Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La pureza en mi Universo. [Rol privado~Peter~Dash~Zyah~ 1 persona más.]
Hoy a las 5:42 pm por Zyah

» feliciades hermano Dark Mheetu
Hoy a las 4:34 pm por KIRAN27

» ¿Por qué lloramos si reímos mucho?
Hoy a las 4:07 pm por KIRAN27

» ¿Qué estás escuchando ahora mismo?
Hoy a las 4:00 pm por Whalia

» [CONCURSO] Diseños de fondo para proyecto de animación
Hoy a las 1:59 pm por trini200324

» Un nuevo amanecer. [Rol público]
Hoy a las 11:56 am por Mushikin

» El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]
Hoy a las 9:02 am por Whalia

» El último rugido
Ayer a las 8:23 pm por Cyonix

» mi vida un misterio
Ayer a las 7:47 pm por Leiza

» ¡Hola chicos! Soy nueva en la manada
Ayer a las 5:47 pm por REINA NALA

» Vitani History
Ayer a las 4:05 pm por princesstwivinecadenza

» La Historia De Sky [Fan-Fic]
Ayer a las 4:02 pm por princesstwivinecadenza

» White Blood
Ayer a las 12:38 pm por KIRAN27

» Elige tu historia. [Concurso de Rol]
Mar Mar 21, 2017 9:09 pm por kopax

» Los 7 museos sobre dinosaurios que debes visitar
Mar Mar 21, 2017 11:33 am por KIRAN27

» felicidades hermana princesa101
Mar Mar 21, 2017 11:00 am por KIRAN27

» Lian's Story (Fan Fiction)
Mar Mar 21, 2017 8:03 am por KIRAN27

» Oficial Cloudsdale {Foro amigo}
Mar Mar 21, 2017 2:01 am por Yeezy Snow

» Qué es la parálisis del sueño
Mar Mar 21, 2017 1:23 am por Yeezy Snow

» Brillo en la oscuridad [Fic]
Lun Mar 20, 2017 9:28 pm por QueenSara

Mejores posteadores
KIRAN27 (9038)
 
Kony (7693)
 
Aisha (5402)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3256)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2522)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2044)
 

Marzo 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

Mi querido hermano

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Kony el Jue Jul 17, 2014 11:15 pm

Gracias por tu comentario esmkovuxkiaralove, con un usuario que comente me da ánimos para continuar, espero les guste.

Capitulo 9: Kony, el Héroe

En la roca del rey Kony estaba muy preocupado por su hermano ya que había pasado día y medio y nadie había sabido nada de él, Kovu buscaba a Hat en el cementerio de elefantes mientras que Kiara, Vitani y Nala lo buscaban en las praderas y por el arroyo, en un descuido de su abuelo, Kony decidió ir a buscar a su hermano por su propia cuenta, salió a la punta de la roca del rey y miro el reino.
- Tengo que recordar a donde fuimos yo y Hat- Dijo a sí mismo el cachorro en voz baja para no ser escuchado- ¿Por qué no puedo?, rayos, esto es mi culpa si no hubiera dejado a Hat solo él estaría aquí-
- Kony no te preocupes tu hermano va a estar bien- Comento Simba mientras lo abrazaba, el rey podía tener sus años pero sabía lo que era criar a un pequeño escurridizo
- Pero abuelo si le pasa algo malo yo seré el culpable- Respondio triste y con las orejas bajas el leoncito –Si pudiera recordar a donde fuimos sabria donde esta Hat-
- Sabes pequeño, cuando yo era joven había una sequia, un día jugando encontré un manantial, se lo conté a mi padre pero no recordaba donde estaba-
- ¿y qué paso abuelo?- Pregunto curioso Kony
- Él me dijo cierra tus ojos, trata de visualizar ese lugar y dime si vez algo que destaque-
- ¿Y qué más?, cuéntame-
- Esta bien, continuo, cerré mis ojos, trate de imaginar ese lugar y recordé un árbol de ramas curiosas y que tenía unas marcas de garras, en ese momento mi padre supo la ubicación del manantial ya que ese árbol es muy viejo y decía que el abuelo Ahadi lo había marcado como señal de la vieja frontera-
- ¡Increíble historia abuelo!, intentare eso de cerrar los ojos y pensar- Exclamo lleno de felicidad el cachorro
Kony cerró sus ojos y trato de visualizar el lugar hacia donde fueron él y Hat, en ese momento recordó unas huellas rinocerontes.
-Abuelo recuerdo unas huellas de rinoceronte, ¿dónde podría encontrarlas?-
- Pienso que en la parte norte del reino, ahí pastan los rinos en esta época-
- Gracias abuelo- Dijo Kony mientras abrazo a Simba y se fue
El viejo rey no trato de detenerlo, tenía que quedarse a cuidar su hogar, además sabía que su nieto era capaz de hacer esto solo, era un aventurero igual que él en su juventud.
Kony camino unos minutos hasta que empezó a reconocer el lugar
- Ese es el árbol con las marcas de fruta, ahí esta la pisada de la liebre en las flores, esa es mi huella y aquello es…-
Un grito se escucho en la sabana, el pequeño no pudo terminar su frase, sin darse cuenta había caído a la madriguera de la liebre y también hasta las cuevas Jasiri al igual que su hermano.
- Me duele la pata, creo que me raspe, pero no creo que sea muy malo-Dijo Kony quejándose un poco del dolor intentando caminar para inspeccionar ese lugar.
El mismo topo que Hat se había encontrado choco con Kony
- Oye, ¿podrías ayudarme?-
- Ya te dije la salida, ¡no me molestes!-
- ¿Qué?- Respondió Kony sin entender nada
- Oh espera no eres el leoncito café, creo que mi vista falla-
- Podrías decirme la salida por favor- Dijo Kony acercándose al topo
- Haber si recuerdo, sigue ese camino por toda la cueva y vas a hallar una roca con una pata pintada cuando la veas la salida estará cerca- Respondió señalando un túnel
- Muchas gracias señor-
Kony empezó a caminar por todo el túnel, después de unos minutos encontró la salida y comenzó a pasearse por las praderas cuando escucho una voz familiar
- AAAAAAH!, espera yo no quería, ella me beso- Gritaba esa voz desesperadamente
- Esa es la voz de Hat, podría jurarlo- Pensó Kony
- ¡Estas mintiendo!- Decía otra voz diferente, era más ronca y llena de ira
- ¡Joey déjalo!- Clamaba la voz de una cachorra
- Pero quien son esos otros que se escuchan-Susurro Kony para que no lo escucharan mientras caminaba de forma sigilosa por el pasto
- Espera, entiende, ella me beso- Gritaba Hat mientras esquivaba torpemente los zarpazos de Joey
- ¡Es inútil mentir tonto!- Decía Joey mientras intentaba dañar al cachorro de pelaje café
- ¡Deja a mi hermano!-Exclamo heroicamente Kony mientas saltaba de la hierba hacia aquel león que molestaba a su hermano
- ¿Qué está pasando, otro tonto más?- Dijo Joey con desprecio mientras volteaba
- Si quieres golpear a mi hermano, ¡golpéame a mí!, jamás lo dejare solo- Dijo Kony con un tono furioso
-No sabes con quien te metes- Comento Joey gruñendo mientras se acercaba a Kony
- Atácame, si te atreves- Respondio Kony mientas sacaba sus garras
En ese momento los dos empezaron a tratar de hacerse daño, Hat aprovecho que Joey estaba en desventaja de numero y ayudo a su hermano. Unos segundos después de zarpazos al aire Kony logro hacerle un minúsculo rasguño a Joey en la pata.
- Una herida, una herida, ¡mamá! ¡ayúdame voy a morir por infección!, por pérdida de sangre o algo peor- Lloriqueo Joey mientas se alejaba con lagrimas en sus ojos en buscar de su madre
- Wow eres muy valiente, además de guapo- Dijo Shani dejando salir una risita y acercándose a Kony
-¿No estabas enamorada de mi?- Pregunto Hat mirándola sin entender nada
- El corazón de una leona es muy impredecible y cambia de un segundo a otro- Exclamo Shani exagerando su reacción
- Aléjate de ella, está loca, me beso sin motivo- Susurro Hatari a su hermano para advertirle de esa cachorra
- Consejo anotado, sabes, me debes una Hat- Contesto Kony riendo nerviosamente mientras miraba a la cachorra
- Si es verdad, algún día te lo pagare hermano-
-¿Lo prometes?-
-Te lo juro por mi futura melena- Respondió Hat de forma sincera
Las cosas parecían comenzar a ir bien pero de repente un ruido como si de pisadas se tratara empezó a escucharse en el pasto, eran pisadas extrañas, más débiles que las de un león, pero no eran de ningún animal que Kony o Hat conocieran.
Una silueta apareció muy cerca corriendo rápidamente, junto con Shani los cachorros se escondieron en el pasto
- Son los Ktíni- Dijo Shani muy asustada
- ¿Qué es un Ktíni?- Preguntaron en voz baja Kony y Hat
- Son animales muy feroces, no tienen piedad, debemos cuidarnos de ellos- Respondió temerosa la cachorra
- Ahí está una de las crías de esas bestias, ¡atrápala!- Grito uno de los Ktíni
Un par de ellos salto logrando atrapar a Shani, la metieron a una bolsa de cuero, Kony y Hat no sabían que estaba sucediendo ni que hacer ya que estaban sumamente  asustados.

__________________________________________________________







ábreme y ve la firma sorpresa:




avatar
Kony
Admin
Admin

Mensajes : 7693
Fecha de inscripción : 15/03/2011

http://www.ellegadodesimba.com

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por KIRAN27 el Vie Jul 18, 2014 8:18 am

buen capitulo hermana kony me alegro que kony salvo a su hermano lo malo es que unos enemigo los estan atacando espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermana
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9038
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Kony el Sáb Jul 19, 2014 12:03 am

Gracias por tu comentario Kiran, me alegra saber que tengo un lector fiel, mi meta es traer un capitulo por día, ahora les traigo el siguiente.
Este capitulo esta dedicado a un pajarito cantor que me dio ideas con sus palabras y sonidos, ella sabe quien es pero no quiso que revelara su identidad, lo respetare, hasta que logre convencerla de que sí aparezca su nombre en esta dedicación.

Capitulo 10: El origen de los Ktíni

En la sabana se encontraban un par de cachorros asustados, acababan de presenciar como los Ktíni habían secuestrado a su nueva amiga hace pocos segundos, temían ser detectados por lo que estaban inmóviles entre el alto pasto, eran muchas de esas bestias, nunca antes habían visto una de esas cosas pero sin duda era el animal más raro de la sabana.
-Amheer se alegrara con esto- Comento un Ktíni riendo
-Sí, esas bestias son de lo peor- Respondió uno de ellos
-Vámonos tontos, Amheer no se pondrá feliz si no llevamos comida hoy, aún debemos ir a cazar algo, ¡así que vámonos!- Ordeno un tercer Ktíni mientras se retiraba.
Los pasos de esas bestias se alejaron cada vez más, Kony y Hatari se sintieron tranquilos ya que esas cosas se habían alejado.
-Estuvo cerca- Exclamo Hatari levantando la mirada
-Pero se llevaron a tu amiga, ni siquiera logre preguntarle su nombre-
-Se llama Shani, es hija del rey Jasiri- Comento Hat con una mirada triste en su rostro
-¿Qué le diremos?, digo él no se pondrá feliz al saber esto-
-No importa, ahora debemos regresar con su padre y avisarle de lo sucedido antes de que sea tarde- Dijo Hat preocupado- Su hogar no está lejos, si apresuramos el paso llegaremos rápido-
Los dos pequeños no tardaron en llegar al lugar de donde la manada se asentaba, buscaron frenéticamente en todos los lugares al joven rey pero no estaba por ningún lado, cerca de ahí Jasiri venia de una cacería exitosa, un par de gacelas habían sido atrapadas con su manada, se sentía feliz ya que este día no habían tenido que competir con los Ktíni, esos animales eran buenos para cazar, siempre arrasaban con todas las presas en el lugar dejando a los leones y otros depredadores con hambre pues su sola presencia hacia huir a todos los que sabían de lo que eran capaces.
En el hogar del rey los pequeños cachorros estabas desesperados, sintieron alivio y temor al ver a lo lejos que el rey Jasiri venia directo a casa, esperaron pacientemente, conforme se acercaba el joven pudo notar que ahora junto a Hatari estaba un nuevo cachorro que nunca antes había visto, tardo un minuto en llegar junto a su pequeño invitado y tan pronto como pudo hizo su primer pregunta.
-Hatari, ¿quién es ese cachorro?- Dijo el león mirando atentamente al cachorro dorado
-Es mi hermano señor- Respondió Hat con cortesía tocando con una pata a Kony
-¿Como llegaste aquí?- Pregunto el joven rey
-Sólo seguí el rastro de mi hermano y pregunte, nada especial señor- Contesto rápidamente Kony
-Rey Jasiri, tenemos algo que contarle- Exclamo Hat muy apenado –Es algo muy malo-
Él joven león no pensó que algo malo podría salir de la boca de esos pequeños, seguro era que habían peleado con Joey o algo por el estilo.
-Anda dime pequeño, no creo que sea algo tan malo-
-Secuestraron a Shani- Dijeron los dos cachorros al mismo tiempo llenos de tristeza
El rey quedo en shock, no podía creer que los dos cachorros hubieran dicho eso, en un interior deseaba haber escuchado mal o que fuera una broma de cachorros, el joven león sacudió su cabeza y procedió a responder.
-Niños, con temas así no se juega,  fui joven como ustedes pero ese tipo de broma no es apropiada- Dijo en tono serio Jasiri
-No estamos bromeando, unas cosas grandes, feas sin pelo y que nunca antes habíamos visto saltaron sobre ella y la metieron a una cosa rara- Exclamo Hat desesperadamente
-Los Ktíni- Susurro el rey lleno de tristeza
- Esos, Shani dijo que eran esas cosas antes de que se la llevaran, señor, debemos hacer algo ahora para salvarla- Comento Kony preocupado
-No podemos hacer nada ahora, ellos seguramente están cazando, son sumamente peligrosos en ese momento, debemos esperar a la noche, iremos a sus hogares para una emboscada, están indefensos en la noche, nuestra vista y el factor sorpresa está de nuestro lado-
-Señor, ¿podría decirnos que son esas cosas? ¿De dónde vienen? Y ¿Por qué son tan malos?-Pregunto Hat, nunca antes había visto uno de ellos y parecía que el rey Jasiri conocía de ellos muy bien
-Creo que será lo mejor para intentar pasar el tiempo, debemos esperar al anochecer y parte de mis leonas no regresaran en un rato, no puedo planear nada sin todas ellas, en fin, les contare una leyenda sobre el origen de los Ktíni, mi padre me la conto cuando era pequeño para advertirme de ellos y me alegra poder pasarla a la siguiente generación-
-¡Qué bien!- Gritaron los hermanos, a pesar del mal momento los pequeños no perdían la oportunidad de escuchar una buena historia.
Ambos cachorros se sentaron y miraron atentamente al rey, estaban emocionados por conocer más de esas maléficas criaturas.
-Comenzare con decirle que los Ktíni son el animal más peligroso de todos, siempre deben tener cuidado de ellos, su mismo nombre indica su naturaleza, este significa bestia, se dice hace mucho tiempo ellos y los demás animales vivían en paz, respetaban a la naturaleza, eran buenos momentos pero algo en ellos cambio, la ira, envidia y el egoísmo como en cualquier animal surgió entre algunos de su especie pero al contrario de los demás ellos lo veían como características de un ser fuerte y pronto los animales de ese tipo se volvieron lideres, sus hijos fueron iguales y todos en sus manadas, destruían todo ser vivo a su alcance, mataban por placer y detraían las tierras en busca de expandir sus territorios, Aiheu estaba enfurecido con ellos pero en el fondo de su corazón deseaba que ellos cambiaran, hasta aquel día-
-¡¿Qué paso señor?!-Gritaron los cachorros muy emocionados
-Niños, si interrumpen tardare más en contarles- Comento Jasiri con una mirada tranquila
-Perdón- Dijeron los pequeños bajando las orejas
-Retaron a Aiheu, a su parecer ellos deberían ser los reyes de las tierras y no lo que ellos llamaban esas bestias de cuatro patas, el gran león se enfureció y los maldijo, tendrían una maldición física y una espiritual, se dice que sus palabras fueron “no tendrán un gran pelaje que los proteja del frio ni del ambiente, carecerán de garras y grandes dientes para defenderse, todos serán débiles en comparación a la mayoría de los animales, sus sentidos serán débiles, sólo su vista se conservaran para que vean el daño que han causado y su único don será pensar para que puedan darse cuenta de todo el mal que han hecho, serán aislados de cualquier tipo de comunicación entendible excepto con los de su misma especie, incluso en eso habrá dificultad pues dependerá de su forma de pesar la lengua que hablaran, jamás habrá paz entre ustedes y si la hay será solo una ilusión, la guerra será para ustedes su perdición, se mataran unos a los otros hasta que no quede ninguno, todo el daño que hicieron a la naturaleza será regresado a ustedes hasta por siete veces”, muchos murieron y los pocos que sobrevivieron a la maldición tuvieron descendientes pero desgraciadamente esos fueron los de mal corazón ya que su egoísmo y envidia les impedía ayudar a otros, se sintieron superiores ya que a pesar de estar malditos aún causaban daño y podían sobrevivir a la cruel naturaleza, usaron su inteligencia para crear nuevas formas de destrucción y contaban que a sus hijos que habían sido bendecidos por un ser superior con un gran intelecto por eso debían ser dueños de todo, que nosotros éramos las bestias que debían ser destruidas pues éramos un peligro y que ellos eran algo totalmente diferente y a la vez superior, se llaman a sí mismos hombres-
Ambos cachorros están asombrados por esa historia, no creyeron que los Ktíni estuvieran maldecidos como castigo por su forma de actuar y aún así siguieran haciendo daño a la naturaleza.
-Señor, ¿todos ellos son así?- Pregunto Kony, el no podía creer que todos esos animales estuvieran llenos de ira
-Se dice que sólo los de buen corazón serán perdonados, entenderán la naturaleza y animales, su maldición física no desaparecerá pero su espíritu libre de ella será, volverán a sentirse en paz y pese a sus limitaciones sus sonrisas serán verdaderas, ellos tendrán un lugar de honor entre los animales y sólo ellos sabrán quienes son-
-Wow, ¡entonces sí existen Ktínis buenos!- Dijo Hat muy feliz
- Yo no lo creo, nunca he conocido a ningún Ktíni así, todos son bestias sin respeto por la vida-
-Señor, ¿antes ha enfrentado a esas cosas?- Pregunto Kony mirando fijamente al rey
-Una vez hace mucho tiempo, cuando Shani era una cachorra recién nacida un par de ellos acorralaron a mi esposa e hijo, los amenazaron con lo que ellos llaman lanzas, intente ir a su defensa apenas me lo contaron pero fue tarde, al llegar ahí ya habían terminado con la vida de mi amada y mi muchacho, me vieron como una amenaza, pronto me rodearon, no tenía más opción que escapar para salvar mi vida, no podía hacer nada por mis seres queridos, cuando regrese sus cuerpos no estaban, me di por vencido esa vez y aprendí que no puedes enfrentarlos sólo ni de día. Las leonas me ayudaron a criar a Shani en muestra de su gratitud, ella no recuerda a su madre, era muy pequeña en ese entonces- Conto el joven rey, el dolor era visible en su rostro, él intentaba no llorar
-Lo sentimos mucho señor- Comento Hat acercándose a él para intentar consolarlo
-No te preocupes, está en el pasado, ahora debo irme, mis leonas están a punto de llegar- Dijo Jasiri levantándose y yéndose, estaba muy triste para seguir hablando con los pequeños, en especial porque le recordaban a su hijo que perdió hace tanto y lo hacían pensar en que ahora podría perder lo único que le quedaba en este mundo, su pequeña Shani.

__________________________________________________________







ábreme y ve la firma sorpresa:




avatar
Kony
Admin
Admin

Mensajes : 7693
Fecha de inscripción : 15/03/2011

http://www.ellegadodesimba.com

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por KIRAN27 el Sáb Jul 19, 2014 2:58 am

buen capitulo hermana kony espero que salven a shani de los ktini y que los pequeños no se preocupen seguro que shani estara bien espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermana
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9038
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Kony el Lun Jul 21, 2014 10:55 pm

Muchas gracias por tu comentario Kiran, siempre animandome a continuar con esta historia pues un seguidor es suficiente para saber que le gusta a alguien.
Vengo a dejar el capitulo 11, perdon por la pequeña tardanza, tuve un compromiso que me impidio continuar con mi fic estos días.




Capitulo 11: Emboscada

La noche comenzaba a caer en las tierras del joven Jasiri, la manada de leones estaba a punto de partir hacia la pequeña tribu donde habitaban sus enemigos, era casi seguro que Shani aún estuviera ahí, habían estado vigilándolos de lejos durante horas y no habían notado nada sospechoso.
El gobernante junto con sus leonas habían planeado una emboscada rápida contra los Ktíni, su plan consistía en primer lugar en una distracción al robar su alimento, las leonas más rápidas se encargarían de ello, su objetivo era que los cazadores de la tribu las siguieran, un segundo grupo se encargaría de detener a los Ktíni que permanecieran en la tribu y un tercero junto con Jasiri buscaría a la pequeña, el rey seria quien salvaría a su hija, al ser un león los pocos cazadores restantes temerían con un solo de sus rugidos así que no temía a que hubiera peligro.
-Señor, queremos acompañarlo- Dijo Hat con entusiasmo caminando tras el león de melena negra
-Sera peligroso niño, quédense aquí, sus vidas son importantes, no quiero que la pongan en riesgo- Respondió el rey mirando fijamente un punto brillante en la lejanía, un débil viento movió la melena del joven león, él cerró los ojos para concentrarse, si fallaba este podría ser el fin no solo para su hija sino toda su manada, estaba llevándolos al hogar de esas bestias, a pesar de que la noche era su aliada los Ktíni eran listos, usaban el fuego para compensar su débil visión nocturna y también para dañar.
Una de las integrantes de la manada se acerco al joven león, dio un suave toque en su hombro sacándolo de ese trance en el que parecía estar cada vez que miraba aquella luz proveniente de la tribu de Ktínis.
-Rey Jasiri, las leonas estamos listas- Comento la joven mientras se alejaba de a poco con el resto de la manada para tomar posiciones.
Todas las leonas junto al joven rey se dividieron en sus grupos correspondientes como se había acordado, comenzaron a caminar en dirección al hogar de las bestias, Kony y Hat sólo podían verlos alejarse, Jasiri como todo líder era el que iba al frente, se acercaban silenciosamente, intentaban cubrirse con el alto pasto mientras cada leona tomaba su posición rodeando la pequeña tribu, el león de melena negra lanzo un feroz rugido, a los pocos segundos sus súbditas hicieron lo mismo para dar la sensación de que los tenían rodeados.
Un par de hombres que hacían guardia se levantaron sumamente asustados, era de noche y esas bestias los tenían rodeados, no sabían si atacarían o sólo estaban cerca de su hogar, rápidamente todos los guerreros salieron de sus chozas con sus lanzas y arcos en mano, las mujeres y niños permanecieron en sus chozas temerosas de esos animales.
La primera parte del plan comenzó, un par de leonas corrieron a donde los hombres tenían parte de la cacería de esa tarde, cada una tomo el pedazo más grande que pudo, intencionalmente pasaron frente a los cazadores para que las vieran, cuatro de estos comenzaron a seguirlas, tenían grandes lanzas pero evitaban arrojarlas para no perderlas en la oscura noche, únicamente amenazaban a las leonas que ni siquiera les hacían caso, ellas continuaban corriendo pero no tan rápido como podían, querían que ellos las alcanzaran así que soltaban leves rugidos para delatar su ubicación.
El segundo grupo conformado por cuatro leonas se adentro deliberadamente en la tribu, comenzaron a rugir para llamar la atención de los cazadores que aún quedaban, había cinco de ellos fuera esperando para atacar a sus agresores, todos bien armados y defendiéndose pues contra tal cantidad de bestias el atacarlas sería un suicidio, todos los hombres estaban atemorizados en parte ya que más  leonas salían y entraban a la oscuridad, el peor de sus miedos era que aun era posible escuchar los cercanos rugidos de un macho el cual no se había dejado ver.
Jasiri estaba cerca de la tribu pero no dentro, dos leonas lo acompañaban, buscaban por todos lados a la pequeña Shani hasta que les fue posible encontrar su olor, estaba dentro de una choza grande.
-Mi rey, es ahí- Susurro una de sus acompañantes señalando el lugar donde la pequeña estaba
-Lo sé- Respondió Jasiri mirando ese lugar, dentro podía oler más Ktínis pero no le importaba, quería salvar a su hija –Iré sólo-
Las leonas sólo asintieron y miraron como su rey se alejaba en dirección a ese misterioso lugar, ambas estaban listas para atacar si era necesario.
Jasiri camino lentamente, de un zarpazo destrozo un improvisado bloqueo que para él no fue más fuerte que un montón de ramas secas, se pendía escuchar su respirar y leves gruñidos, estaba enojado de que esas bestias osaran en secuestrar a su pequeña hija.
Shani estaba en una especie de jaula de palo, había escuchado la feroz pelea que se desarrollaba fuera, sabía que era su manada y el león que rugía era su padre, estaba nerviosa pero evitaba hacer ruido ya que temía que le ocurriera algo.
-¡Papá!- Grito de alegría la cachorra conforme el gran león se acercaba
-Ahora estarás a salvo hija, te sacare de esa cosa en un instan…-
El rey no logro terminar su frase cuando sintió algo clavado en su costado, era una de esas armas de esas bestias de las cuales temían, un rugido de dolor salió de su boca, rápidamente volteo a ver con ira buscando a su agresor y ahí estaba, el más grande de los Ktíni que nunca antes había visto, su piel era de un color chocolate oscuro, sus ojos eran negros como la noche, de su cuello colgaba un collar con colmillos de león, su vestimenta consistía principalmente en unas hombreras y un taparrabo piel de leopardo y de las puntas colgaba melena de algún desafortunado león, en su cabeza llevaba una corona de piel de leopardo con una pluma azul y en sus manos una gran lanza con una punta afilada tan grande como para atravesar un león de un lado a otro, era el jefe Amheer, el más grande cazador de leones según su tribu, se decía que en su prueba de hombría cazo un león solo y sin arma alguna, prueba de ello era la melena que colgaba de su vestimenta, le gustaba cazar leones por placer y usar sus melenas para decorar su ropa,  odiaba a esas bestias, cazar madres con cachorros era su pasatiempo favorito ya que así evitaría que 2 bestias más existieran en sus tierras.
-Veo que no eres nada contra mi despreciable bestia- Dijo una gruesa y fría voz que parecía carecer de alma –Serás perfecto para la prueba de hombría de Akin-
Una suave risa maléfica se escucho en esa tienda, Amheer saco la lanza de la piel del joven león y comenzó a jalar su melena, el rey intentaba atacar pero era imposible, ese hombre se había montado en su espalda haciéndole imposible alcanzarlo.
Jasiri corrió fuera de la tienda para alejar al Ktíni de las armas pero al salir se encontró con la sorpresa de que sus leonas ahora estaban rodeadas, los guerreros que habían seguido el anzuelo lograron herir a las dos cazadoras y regresaron rápidamente a casa para ayudar a pelear contra las demás leonas.
-¡Huyan!, los distraeré, corran hasta que les sea imposible alcanzarlas- Gritaba el león lo más fuerte que podía
-¡¿Pero que hará usted?!- Dijeron algunas de ellas mientras esquivaban las lanzas y flechas
-Yo me encargare de ellos, por favor, huyan- Suplico el rey una vez más
Todas las leonas se negaban a dejar a su rey atrás pero tuvieron que tomar ese salida, ellas sabían que él era capaz de defenderse solo de todas esas bestias, ellas comenzarían a seguirlas una vez se alejaran y dejarían a Jasiri con solo un par de Ktínis, era una pelea técnicamente ganada.
Las leonas comenzaron a huir pero no paso lo que esperaban, los diez cazadores rodearon al joven león.
-Ataquen pero no lo maten, lo usaremos mañana en el ritual de Akin, es una oportunidad perfecta- Comento el jefe bajándose del león y tomando una lanza que un compañero le lanzo.
Los diez guerreros que conformaban la tribu rodearon a Jasiri, comenzaron a atacarlo con lanzas y flechas evitando puntos vitales, el joven rey sentía como esas cosas atravesaban su cuerpo, estaba rabioso, intento atacar pero al hacerlo los Ktíni aprovechaban para atacar puntos que permanecían ocultos cuando estaba en cuatro patas, no podía soportarlo, en cuestión de segundos cayó al piso sin poder moverse, una docena de armas estaban clavadas en su cuerpo, era demasiado para él.



Imagen representativa de Amheer, pertenece a una película, al encontrarla fue perfecta y quise basar el diseño del personaje en él:
Spoiler:

__________________________________________________________







ábreme y ve la firma sorpresa:




avatar
Kony
Admin
Admin

Mensajes : 7693
Fecha de inscripción : 15/03/2011

http://www.ellegadodesimba.com

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Leiza el Mar Jul 22, 2014 6:41 pm

Muy buena historia kony espero con muchas ganas el siguiente capítulo
avatar
Leiza
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 713
Fecha de inscripción : 10/11/2012

http://erdnys.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Kony el Mar Jul 22, 2014 11:48 pm

Muchas gracias por tu comentario Karely, me alegra que te haya gustado mi historia, traigo un nuevo capitulo, para este les dejo una imagen representativa del protagonista de este capitulo, Akin, la imagen es de un niño Zulu pero igual que en la de Amheer me pareció perfecta para el personaje.

Spoiler:

Sin más rodeos, les dejo el capitulo de hoy.




Capitulo 12: Iniciación

-¿Donde está el rey?- Pregunto preocupada una voz infantil, Kony para ser más especificos
- N-No pudimos hacer nada pequeño, él nos dijo que huyéramos- Susurro una joven leona, su cuerpo estaba lleno de heridas por el terrible enfrentamiento, en su rostro había tristeza y dolor, sin embargo no era físico sino del corazón.|
-¡Pero debemos salvarlo!- Alego uno de los pequeños cachorros, era Hat
-Más de la mitad de la manada esta herida, sin un león protegiéndonos y en estas condiciones nuestra muerte seria segura-
Las leonas habían regresado ya pasada la media noche, todos en la manada se sentían inútiles ya que no podían siquiera pensar en regresar a pelear estando así, sólo podían pensar en que Jasiri había sido rodeado y ahora tal vez moriría por culpa de esas bestias.
A la mañana siguiente en la tribu de Ktínis un ritual iniciaba, los tambores tocaban y un canto lleno de furia y coraje provenía de todos los guerreros, bailaban alrededor del fuego, un muchacho de 13 años miraba nerviosamente todo lo que sucedía mientras un anciano chaman pintaba cuidadosamente líneas rojas en su rostro.
-Hoy Akin te volverás un hombre- Exclamo una gruesa voz, era Amheer, el jefe de la tribu, él puso su mano en el hombro de su hijo, lo miro de reojo lanzándole una mirada fuerte, fría y llena de confianza a la vez.
Hoy Akin, su único primogénito y único hijo, haría su prueba de hombría, matar un león y tomar su melena como corona, su padre espero este día por años pero hasta hoy se les presento la oportunidad de tener un león para hacer el ritual, quería demostrarle a todos que su vástago era un valiente hombre capaz de matar un león, la prueba era la única forma para ganar el rango de hombre y a la vez de cazador en la tribu, sólo así ganarían derechos frente a los demás, si no eran capaces de matar un león a los 13 años se les daba dos oportunidades más, una cada año, en caso de fallar eran desterrados, en cambio si lo lograran rápidamente y con la menor ayuda posible su rango en la tribu seria mayor, Amheer mato su primer león a la edad de 13 años, en su primera prueba sin ayuda alguna de guerreros ni armas, sus manos eran armas por si solas ya desde niño, sus habilidades como cazador y líder le permitieron convertirse en jefe con tan sólo 18 años.
Mientras tanto Jasiri comenzaba a despertar, intento moverse pero se dio cuenta que estaba tirado en el piso, se encontraba fuertemente atado a estacas en el piso, la cuerdas rodeaban sus cuatro patas y también su espalda, estaba completamente inmovilizado, comenzó a rugir pero a los hombres que bailaban no les parecía importar, ellos seguían con su danza.
-Akin, es hora- Comento una anciana voz, pertenecía al chaman de la tribu
-Está bien- Dijo nervioso el joven levantándose, sus piernas temblaban y sudaba frio, nunca antes había hecho algo como esto
El viejo chaman se postro frente al fuego, mostro una mano al cielo para parar el ritual por un momento y comenzó a hablar con un tono que denotaba su sabiduría.
-Hoy nos hemos reunido para presenciar el ritual de iniciación del joven Akin, hijo de Amheer el más grande cazador de leones que alguna vez mis avejentados ojos hayan presenciado, esta prueba definirá si te conviertes en un hombre o pasas otro año como un niño, ten en cuenta que sólo tienes tres oportunidades, de fallarlas serás desterrado, una cacería exitosa de un león te dará estatus entre nosotros, la gran melena negra de este macho será tu corona una vez haya terminado todo, tienes derecho a llevar hasta cinco hombres contigo para tu defensa y ayuda en la cacería pero recuerda que tú debes arrojar la ultima lanza que se haga caer a la bestia, una vez en el piso deberás darle muerte clavando esta daga ceremonial en su corazón- Exclamo acercándole un afilado cuchillo hecho de dientes de león
Akin sólo extendió sus manos para tomarla pero lo hizo con duda, como si no deseara hacer esto.
-Hijo, recuerda de dónde vienes, de la más pura línea de cazadores de leones, es tu momento de ser un hombre- Exclamo el jefe dándole una lanza a su hijo
El joven tomo el arma con su mano derecha, la miro perdidamente con una gran tristeza y duda en sus ojos.
-Ahora muchacho, escoge a tus acompañantes, puedes decidir ir sólo, eso te dará más rango si matas a la bestia pero en caso de que algo salga mal nadie intervendrá para salvarte pues fue tu decisión pelear sin tu tribu, una acción de valientes pero a la vez de tontos-
Amheer se encontraba ahí e hizo una mueca por lo dicho por el anciano, técnicamente le había dicho que fue un tonto al enfrentar a un león por sí sólo cuando era joven.
Akin comenzó a escoger a 5 hombres, en realidad ni siquiera puso atención en quieres eran, sólo apunto al azar a algunos de los integrantes, para ellos era un honor participar en los rituales ya que por cada lanza o flecha clavada en el león su estatus aumentaba.
-¡Qué comience el ritual del joven Akin!- Grito el chaman cortando las cuerdas que aprisionaban a Jasiri
El rey se dio cuenta de su situación y rápidamente comenzó a correr fuera de la tribu, le era difícil por las heridas, esperaba que todos los Ktíni corrieran tras de él pero curiosamente no lo hacían, ellos estaban inmóviles mirándolo mientras se alejaba.
-Akin, ¿qué rayos estás haciendo?, ¡da órdenes!- Grito furioso el Jefe
-Pero padre, no estoy listo para hacer esto- Comento el joven mirando temerosamente a su progenitor
-Patrañas, yo a tu edad ya había cazado a mi primer león con mis propias manos y sin ayuda- Exclamo sumamente enojado Amheer mientras lanzaba una bofetada a su hijo –Ahora ve y se hombre- Ordeno fríamente zarandeando a su hijo
Akin hizo una mueca de dolor, su padre amaba las lecciones físicas pues decía que eso lo templaría, el joven no tuvo más opción que ir tras el león pero lo hacía a un paso lento y con una mirada llena de temor al estar tan cerca de uno de esos asesinos.
-¿Qué hacemos Akin?- Pregunto uno de los guerreros mirando a quien era ahora el jefe de cacería
El tener éxito cazando en grupo y siendo un buen líder también demostraba habilidad y te daba un buen rango, incluso podías convertirte en jefe de cazadores honorario en la próxima salida a buscar alimento si hacías todo bien en tu ritual.
-Rodéenlo, un arquero en cada costado, un hombre con lanza en la parte trasera y dos al frente, cuando se sienta acorralado disparen las flechas, los de enfrente lanzaran sus flechas y lo de atrás cuidaran que no escape- Ordeno Akin sin mucho ánimo y lleno de temor
Todos estaban corriendo tras el joven rey, Jasiri estaba cojeando y le era difícil seguir adelante a mucha velocidad, esas bestias se acercaban rápidamente moviendo sus armas arriba y abajo gritando como locos
-¿Y tú que harás?- Reclamo uno de los guerreros, el plan incluía a todos menos a quien realizaba la prueba
-Ya lo verán- Respondió el joven
Rápidamente lograron alcanzar a Jasiri, estaba algo débil y no podía correr por grandes distancias, miro al frente para alejarse y ahí estaban dos Ktíni con grandes lanzas, intento regresar pero uno más le bloqueaba el paso poniendo una lanza de frente de forma amenazante, Jasiri estaba confundido, esas bestias estaban bien organizadas, comenzó a rugir y lanzo fuertes zarpazos pero eso parecía no asustarles
-¡Largo de aquí bestias!- Grito Jasiri pero para los Ktíni no fueron más que molestos rugidos amenazadores
-¡Ahora arqueros!- Ordeno Akin
-¿Ar qué?- Se pregunto el rey
Aunque los hombres habían sido aislados de comunicarse con los animales estos sí podían entenderlos vagamente, ellos usaban muchos términos que para un animal era desconocido por lo que hasta cierto punto el aislamiento de comunicación era para ambos lados.
Un par de flechas volaron y se clavaron firmemente en la piel del joven león, un grito de dolor fue escuchado en todo alrededor, estaba herido y las flechas penetraron en la carne que apenas comenzaba a sanar haciendo que el dolor punzante fuera más fuerte de lo normal.
-¡Arrojen las lanzas ahora!- Exclamo el joven con un tono nervioso, los arqueros seguían lanzando flecha, estaba agotado y sumamente herido –Es ahora o nunca- Susurro débilmente, odiaba esto pero debía hacerlo, apunto, cerro sus ojos y con todas sus fuerzas arrojo la lanza que su padre le había dado, dio en el blanco, el joven Jasiri tenía una gran lanza clavada en su costado, pasados unos segundos él se desplomo.
-¡Akin!- Dijo una voz conocida para el muchacho, era su padre, él quería presenciar de cerca a su hijo hacer su prueba.
-Denle vuelta- Ordeno el joven temerosamente
Akin tenía en sus manos la daga ceremonial, debía hacerlo pero estaba temeroso.
-Hazlo Akin, es un hombre, enorgulléceme- Dijo el jefe Amheer mirando fijamente a su hijo desde lo lejos
El joven cerró sus ojos, con su mano derecha levando la daga para apuñalar definitivamente a esa bestia y bajo su mano con todas sus fuerzas para terminar esto.




Comenten que les gusto del capitulo, que desearían que pasara, cosas por el estilo, me ayuda mucho para continuar mi fic.

__________________________________________________________







ábreme y ve la firma sorpresa:




avatar
Kony
Admin
Admin

Mensajes : 7693
Fecha de inscripción : 15/03/2011

http://www.ellegadodesimba.com

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por KIRAN27 el Miér Jul 23, 2014 1:16 am

buen capitulo hermana kony valla ese pequeño humano no quiere matar mas leones pero debe hacerlo para que su padre este orgulloso de el espero que sigas pronto haber que ocurre saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermana
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9038
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Kony el Miér Jul 23, 2014 11:34 pm

Gracias por tu comentario amigo, Akin es un humano diferente, ya lo verán en este capitulo, espero lo disfruten.




Capitulo 13: Arrepentimiento

Akin estaba a punto de dar muerte a su enemigo cuando escucho un rugido que le hizo abrir los ojos de par en par, sólo por un instante observo algo que le partió el corazón, miro como el joven león al que cazo comenzaba a retorcerse de dolor y lagrimas salían de sus ojos mientras se mezclaban con la sangre de su rostro, los rugidos que dejaba salir de su boca denotaban desesperación y miedo, el muchacho se detuvo a centímetros de la piel de Jasiri y soltó la daga que tenía en sus manos.
-No puedo hacer esto- Musito llorando
Frías y cristalinas lagrimas salían de sus ojos, al llegar a la pintura roja la hicieron correrse dándole un aspecto bastante triste al muchacho, el joven aferro sus dedos a la tierra logrando sacar pedazos enteros buscando descargar su sentir, se suponía que los leones eran bestias pero ahora él era una peor, pensaba que ese macho seguramente era el padre de la cachorra que los guerreros habían traído el día anterior, él sólo quería salvar a su pequeña y ahora iba a morir a causa de una tonta prueba de hombría.
-Akin, ¡eres una vergüenza para nuestra tribu!- Grito enojado Amheer acercándose lleno de determinación para castigar a su hijo por tal insolencia
El jefe dio una patada en el estomago al muchacho, este se desplomo en el piso aun con lagrimas de culpa ahora mezcladas con dolor, Amheer era una verdadera bestia sin sentimientos, no le importaba golpear a su hijo y esposa a la más menos de las incitaciones, era el jefe y todo mundo debía hacer lo que él quisiera.
-Jefe, ya basta, es solo un niño y es su hijo, es normal que se sienta así en su primera prueba y más si es tan repentina, a más de uno le ha pasado incluso con tiempo de preparación- Comento uno de los guerreros intentando defender al joven
-Tú no eres nadie para decirme como tratar a alguien en mi tribu-Exclamo Amheer tomando del cuello al guerrero, volteo a mirar al muchacho y regreso la mirada al hombre que comenzaba a sentir le faltaba el aire -Si él no es capaz de matar a un león y se pone a llorar durante su prueba no es digno de siquiera ser llamado mi hijo-
Akin seguía tirado en el piso sollozando, todo lo que podía ver en su mente era la imagen de ese león llorando, los tristes rugidos de Jasiri no lo ayudaban, sólo lo hacían sentí más culpable, el joven muchacho comenzó a levantarse con dificultad y miro a su padre, esperando recibir su castigo y efectivamente fue así, una bofetada fue lo que recibió, cayó al piso cerca de la daga ceremonial, la miro confundido y en ese instante decidió hacer una locura.
-Me alegra que ya no me reconozcas como tu hijo, me siento horrible al compartir un vinculo con alguien tan despreciable como tu-Exclamo el muchacho levantándose y sosteniendo la daga en su mano –Regresare a la tribu a aceptar mi derrota, espero esta sea la última vez que nos veamos padre-
El joven emprendió el corto camino de regreso a casa, el chaman lo esperaba pero al ver que regresaba sin su corona supo que había fallado la prueba, él vio como el muchacho paso de largo sin siquiera decir una palabra, sabía que en este momento no era momento para dar fin a la ceremonia, Akin fue hasta la choza de su familia y ahí estaba su madre, al verlo no pudo evitar acercarse a él.
-Hijo, ¿estás bien?- Pregunto preocupada la mujer dando un abrazo a su pequeño
-Sí pero falle, no pude cumplir el deseo de mi padre pero me di cuenta de algo, yo no quiero ser como él, me destroce al ver llorar a ese león, todo esto comenzó porque los guerreros trajeron a esta pequeña- Dijo acercándose a la jaula donde se encontraba Shani – Ella merece estar con su familia, su padre la quiere a diferencia del mío a mi-
-¿Qué quieres decir con eso Akin?- Dijo dudosa la madre al ver que su hijo comenzaba a tomar la jaula donde se encontraba la cachorra
-Me iré madre, para mi padre ya no soy su hijo y yo no podría vivir siguiendo los pasos un hombre tan deplorable que mata por placer y no para vivir, al ver esos ojos grises derramando lagrimas mezcladas con sangre me di cuenta de que yo no tengo un lugar aquí, quiero ser un hombre del tipo que conviva con la naturaleza y no sea su enemigo-
-Hijo, ¿en verdad escuchas lo que dices?- Exclamo la madre mirando fijamente a los ojos de su pequeño
-Sí, no temas madre, volveré, volveré por ti, cuando me convierta en un hombre grande y fuerte que este en paz con la naturaleza vendré a demostrarles que no es necesario matar por placer, sólo por necesidad al igual que lo hacen los leones y otros animales-
Para la madre de Akin parecía simplemente una rabieta de su hijo, que únicamente estaba avergonzado por no pasar su prueba y quería estar lejos de todos unas horas para que no se burlaran de él pero estaba equivocada, pudo ver como su pequeño tomaba un arco que pertenecía a su padre, un par de flechas y colocaba en una pequeña bolsa de cuero pedernales, palos, algunas herramientas y la daga ceremonial.
-Hijo…- Dijo con tono triste la madre
-Estaré bien, cuando me vuelvas a ver estarás orgullosa de mi- Susurro Akin al oído de su madre mientras le daba un fuerte abrazo antes de despedirse
El joven muchacho se puso su bolsa, coloco su arco en su espalda y con ambas manos comenzó a cargar la jaula que contenía a la pequeña Shani, todos en la pequeña aldea lo miraban, no solo por el hecho del terrible aspecto de su rostro sino también por traer la jaula con la leona, nadie dijo nada ya que pensaron que era solo un juego de niños.
Akin comenzó a caminar en dirección contraria de donde se encontraba su padre, cuando estuvo lo suficientemente lejos decidió romper los palos de la pequeña prisión de la cachorra para liberar a Shani, tomo a la pequeña levantándola a la altura de sus ojos para ver más de cerca esos hermosos ojos verde grisáceos que lo cautivaban.
- Oye, gracias por liberarme- Dijo alegremente la cachorra lamiendo el rostro de Akin, el no escuchaba más que maullidos pero en su corazón sabían que eran de agradecimiento
-Tomare eso como un gracias- Comento el muchacho con una pequeña risa limpiando la saliva con su brazo –Sabes, no sé si puedas entenderme pero yo no necesito entenderte para saber para saber que te sientes feliz-
-Oye, ¡claro que puedo entenderte!- Exclamo Shani sin entender pero fue hasta segundos después que recordó que los Ktíni no podían saber que decían los animales
-Discúlpame por dañar a tu padre, él estará bien y podrás reunirte pronto con él, según las reglas él debe ser dejado libre si no paso la prueba, espero mi padre respete eso-Comento el muchacho algo arrepentido por todo lo hecho ese día –Te escoltare a casa, quiero que estés a salvo, guíame pequeña-
Akin coloco cuidadosamente a la cachorra en el piso, acaricio suavemente su cabeza y comenzó a seguirla como su guardaespaldas, todo parecía estar bien hasta que un rugido estremeció fuertemente la sabana, ambos estaban asustados ya que no sabían de donde venia ese rugido tan feroz que con sólo escucharlo por un par de segundos sabias que el león que lo hizo estaba sumamente furioso.




Se aceptan con gusto comentario y sugerencias.

__________________________________________________________







ábreme y ve la firma sorpresa:




avatar
Kony
Admin
Admin

Mensajes : 7693
Fecha de inscripción : 15/03/2011

http://www.ellegadodesimba.com

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por KIRAN27 el Jue Jul 24, 2014 10:11 am

buen capitulo hermana kony espero que sigas pronto y el pequeño se arrepintio hizo bien espero que sigas pronto se pone interesante saludos y rugidos y un fuerte abrazo
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9038
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Leiza el Jue Jul 24, 2014 2:02 pm

Muy buen capítulo kony se esta volviendo muy interesante continúa pronto espero el siguiente capítulo 
Saludos!!
avatar
Leiza
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 713
Fecha de inscripción : 10/11/2012

http://erdnys.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Thanos el Jue Jul 24, 2014 3:01 pm

hola, este fic es uno de los mejore que he leído, leí todos los capitulos ayer y hoy. espero que continúes no puedo esperar.

saludos y rugidos
avatar
Thanos
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 17/05/2014

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Kony el Jue Jul 24, 2014 11:48 pm

Wow, 3 comentarios, no me lo esperaba, me siento tan feliz, gracias chicos, se los agradezco muchísimo, les dejo el capitulo de hoy, espero lo disfruten, antes de todo les comento que me tome una libertad creativa (creo que así se dice) de colocar una tuza (animal que solo vive en america) ya que se adapta al animal que busco describir ya que se parecen mucho al topo de TLK 1, en fin, sin más rodeos.



Capitulo 14: Búsqueda

Era una tarde tensa en las tierras del reino, Kovu y Kiara estaban angustiados debido a que nadie había visto a Hat desde el día anterior, su preocupación era evidente, a pesar de que él no fuera su hijo biológico lo amaban tanto como a Kony, decidieron regresar a la roca del rey para descansar un par de minutos y poder ver a su hijo.
-Padre, no podemos encontrarlo, hemos buscado en cada rincón de este reino y nada, Hatari no ha aparecido, no hay rastros de él- Exclamo de forma triste la princesa
-Kiara, no te preocupes, él seguro está bien- Contesto Simba con una leve sonrisa optimista
-Simba, se que ser positivo ayuda pero eso no nos hará encontrar a nuestro hijo, esta anocheciendo y me temo que lo peor le pase, eso si aún sigue vivo- Dijo Kovu con un rostro lleno de tristeza y preocupación
-Mañana continuaremos la búsqueda- Comento Simba, él podía ver como todos en el reino daban lo mejor de sí pero estaban cansados, una búsqueda así haría que incluso sus sentidos fallaran
-No padre, si Hat pasa la noche solo podría ocurrirle algo, iremos a buscarlo pero antes de eso quiero darle las buenas noches a Kony por si no regresamos antes de que se quede dormido-Dijo Kiara yendo en dirección a donde su hijo debía estar pero se encontró con el terrible hecho de que no estaba ahí –¡Padre! ¿Has visto a Kony?-
-Sí, él fue a buscar a su hermano, yo le di permiso-
-¡¿Qué hiciste qué?!- Grito Kovu furioso, se llevaba bien con Simba pero no podía entender en qué momento al rey le pareció buena idea darle permiso al pequeño Kony fuera por su cuenta a buscar a su hermano, aún era un cachorro, apenas si era mayor que simba cuando huyo del reino, estando solo podía perderse o pasarle algo
-No se preocupen, se que ellos estará bien, son hermanos, tienen una conexión, podría jurar que ahora mismo se encuentran juntos-
-Padre, la edad te hace desvariar, por favor, no intervengas más, iremos ahora mismo a buscar a nuestros hijos- Comento Kiara saliendo de la cueva junto con su marido
-Vayan a la frontera norte, Kony se dirigía para allá- Grito el rey para que su hija y yerno pudieran escucharlo
-Simba, pero en esa zona están las montañas, ya hemos buscado ahí-
-Vean más allá de lo obvio, las montañas son el fin de nuestro reino pero no de nuestro mundo, miren más allá de lo que ven- Dijo sabiamente el león de melena roja, los años le habían dado sabiduría y las platicas con Rafiki rendían frutos después de todo
Kovu y Kiara no entendían del todo ya que no le tomaron importancia a las últimas palabras del rey, decidieron salir rápidamente a buscar a sus hijos, Simba era sabio y posiblemente tenía razón con que los dos cachorros estuvieran juntos y la frontera norte era tal vez la opción más acertada para el paradero de sus nietos.
Kovu y Kiara caminaron hasta el límite norte a un paso veloz para buscar pistas de sus pequeños, varios minutos pasaron pero no había rastro alguno de ambos cachorros.
-No tiene caso, Hat y tal vez Kony ya están- Exclamo Kovu deteniéndose, era doloroso aceptar que tal vez perdería a sus hijos
-Kovu, anda, debemos seguir buscando- Dijo la leona acercándose a su esposo
-Kiara, estoy cansado, mis patas duelen de caminar tanto hoy- Respondió Kovu dejándose caer en el piso, pronto recostó su cabeza en el piso y un olor familiar llego a su nariz, sin duda pertenecía a Hatari, el reconocería ese olor a cachorro sucio donde fuera, Hat no era fanático de la limpieza y su olor era muy fuerte en ocasiones – ¡Encontré un rastro!-
-¿Qué?- Se pregunto Kiara
-¡Encontré un rastro de Hat!, está impregnado en las hierbas bajas, como si él se hubiera caminado entre ellas para no ser visto-
Kiara se acerco a la hierba y efectivamente, era el olor de su hijo-
-¿Cómo no pudimos notarlo antes?- Exclamo sin poder entenderlo
-Confiamos demasiado en nuestra vista y olvidamos nuestras demás sentíos, no miramos más allá de lo que vemos- Dijo el león de melena café caminando con la cabeza en el piso hasta llegar a un hoyo –Kiara, ven aquí-
-¿Qué sucede?- Pregunto la leona acercándose al hoyo en la tierra
-¡El rastro de Hat y también de Kony!- Grito de alegría el león
Ambos comenzaron a escarbar la pequeña madriguera hasta que derrumbaron la parte superior y se mostro el interior, dentro había una madriguera con varios tuéneles lo suficientemente grande para que cupiera un cachorro joven, Kovu y Kiara se sintieron angustiados ya que era imposible para ellos entrar a ellos, estaban cabizbajos sin saber que hacer hasta que a Kiara se le ocurrió una idea fantástica.
- ¡Tengo una idea!- Dijo llena de alegría la joven leona
-¿Cuál?- Respondió Kovu mirándola con duda
-Espérame aquí, ahora vuelvo- Grito Kiara alejándose a toda prisa
Kovu sólo la miro alejarse, no podía hacer más, quería descansar y esta era su oportunidad, se preguntaba donde estarían sus hijos, el ser padre no era una tarea fácil pero ver cada noche esas sonrisas inocentes de ambos cachorros le alegraban, quería darles una buena vida como la que él no tuvo, Kiara deseaba darle esas libertad que le fue negada debido al miedo constante de su padre, no creyeron que algo malo podría pasarles al darles tanta libertad, después de unos minutos el joven león comenzó a conciliar el sueño cuando escucho a su esposa llamándolo a lo lejos.
-¡Kovu!, ¡encontré ayuda!- Decía la princesa corriendo en dirección a su marido
-¿Dónde está la ayuda?- Pregunto Kovu mirando a todos lados para intentar encontrar a él o ella
- Justo bajo tus patas- Exclamo
En ese instante una tuza comenzó a salir de debajo de la tierra, era pequeña pero parecía ser buena excavadora para seguirle el paso a Kiara bajo la tierra.
-Hola príncipe Kovu, me presento, soy Jiro, mi familia ha servido por generaciones a los reyes dando noticias del submundo, la princesa Kiara me ha comentado que buscan a sus hijos, ¿es cierto?- Comento alegremente el pequeño animalito
- Sí, pero dime, ¿cómo nos ayudaras?-
-Mi vista no es muy buena pero tengo un excelente olfato, puedo seguir un rastro y traerles información sobre sus pequeños-
- Muy bien, en esa madriguera hay un rastro de nuestros hijos, uno es muy fuerte y huele a sucio, sigue ese ya que será más fácil de diferenciar- Comento Kovu señalando el agujero donde se encontraba los rastros de sus pequeños.
-Está bien señor- Dijo Jiro acercándose a la madriguera, después de olfatear unos instantes reconoció un olor muy fuerte que realmente pertenecía a alguien que no le gustaba darse un baño- Listo, espérenme aquí, volveré apenas encuentre rastros del cachorro, una pregunta, ¿como se llama?-
- Su nombre es Hatari-Respondió amablemente Kiara
-Anotado princesa, vuelvo tan pronto como pueda, descansen mientras tanto, yo me encargare de esto-
Con estas palabras la pequeña tuza emprendió su viaje en busca de Hatari, entro a la madriguera y comenzó a seguir el olor, Kovu y Kiara siguieron el consejo del animalito, en verdad necesitaban darse un respiro.
-¿Crees que el encontrara a nuestros hijos?- Pregunto Kovu mirando al cielo algo preocupado pidiendo a los grandes reyes del pasado que así fuera
-Claro que si cariño, estoy segura-
Jiro caminaba ágilmente por la madriguera, era un muy buen excavador así que cualquier piedra o tierra caída no eran problema para él, paso un tiempo y la pequeña madriguera se volvió más grande, tan grande como para que un elefante pudiera entra a ella, sin duda el pequeño túnel se había convertido en una cueva, la tuza miraba asombrado tan lugar pero no dejo de lado su deber, siguió caminando, cada vez el olor era más fuerte, lo siguió por un par de minutos hasta que al fin ahí estaba, era un cachorro de león, el olor venían fuertemente del, era el indicado.
-Hatari- Exclamo la tuza moviendo a Hat de forma energética pero este pequeño ni siquiera se inmutaba, tenía el sueño pesado.
El animalito comenzó a dar vueltas por todo el lugar, miro junto al pequeño un segundo cachorro, seguro era el otro hijo de los reyes pero lo que le asusto fue voltear y ver a muchas leonas heridas, el olor a sangre estaba en el ambiente como si una pelea hubiera ocurrido hace no mucho.
La pequeña tuza siguió intentando despertar al cachorro pero fue inútil, decidió que si sabia donde estaban los niños sería suficiente, miro a su alrededor intentando recordar olores, sonidos, su escasa vista le permitió ver unas montañas y la entrada a la cueva por donde había venido, tan pronto como memorizo todo regreso en busca de Kovu y Kiara.
-Kovu, ¿qué pasa?- Pregunto la joven leona la cual pudo notar que su marido no era capaz de conciliar el sueño.
-Simplemente estoy preocupado, ese animalito no ha regresado-
-Vamos, no te preocupes, el estará aquí cuando menos te lo esperes-
Como si de un llamado se tratase Jiro apareció de entre la tierra, estaba feliz de poder dar la noticia de que los cachorros se encontraban bien.
-¡Príncipes!, los he encontrado- Grito de alegría la pequeña tuza
-¿Dónde están?- Dijeron emocionados Kovu y Kiara
-Al norte, pasando las montañas, sigan de frente y verán que del otro lado de la montaña hay varias cuevas, yo puedo guiarlos pero llévenme con ustedes, cerca de las cuevas es donde el olor de su hijo es más fuerte.
Kovu no espero un segundo más tomo al pequeño lanzándolo arriba de su melena para que tuviera de donde agarrarse, comenzaron a correr en dirección a las montañas, intentaron tomar el camino más corto para hacer el viaje más rápido, el sol ya comenzaba a salir en el horizonte, la temperatura subía rápidamente y todos en la sabana comenzaban a despertar.
-Miren, ahí están las cuevas- Grito Kovu dirigiéndose rápidamente para hacer que Jiro encontrara el olor, Kiara bajo a la pequeña tuza para que los guiara
-¡Síganme!- Dijo Jiro caminando con la nariz pegada a la tierra –Por allá-Exclamo apuntando a donde su olfato lo guiaba
Los preocupados padres comenzaron a correr y a lo lejos pudieron ver un cachorro dorado con un minúsculo mecho café que apenas comenzaba a salir, sin duda era su hijo Kony.
-¡Kony!- Grito Kovu de alegría con todas sus fuerzas
El joven cachorro reconoció la voz de su padre y volteo rápidamente para ver si ese sonido no era una ilusión
- ¡Papá!- Exclamo el pequeño al ver a su padre y yendo en dirección a él a máxima velocidad
-¡Me alegra tanto verte cachorro!-Dijo abrazando a su hijo
-¿Como me encontraste?- Pregunto mirando a su padres el pequeño Kony
-Es una larga historia, luego te la contare- Comento Kovu- ¿Dónde está tu hermano?, debemos regresar a casa ahora-
- Él fue a salvar al rey Jasiri- Respondió con tono triste
Hatari se sentía terrible por que el rey estaba en peligro, su hermano le había dicho la noche anterior que no podían hacer nada cuando vieron a las leonas heridas regresar a casa, solo esperar lo mejor pero el cachorrillo era muy necio y decidió tomar esto en sus propias patas cuando a la mañana siguiente escucho el rugido lleno de lamento del rey, el mismo que le partió el corazón a Akin e hizo que desistiera de su prueba, Hat corrió en dirección de donde venia ese ruido, las leonas intentaron ir tras de él pero todas estaban muy heridas para hacer algo.
-Jiro, muchas gracias por tu ayuda, te debemos un favor, búscanos luego, te daremos una gran recompensa real, puedes irte ahora, yo tengo asuntos que tratar- Dijo resaltando lo ultimo con un tono frio, Kovu estaba preocupado pero a la vez algo enojado por tener un hijo tan arriesgado
-Kovu, ¿Qué estas planeando?- Pregunto Kiara poniéndose en frente de su esposo y mirando a los ojos
-Iré a salvar a mi hijo y luego a darle una lección- Respondió caminando en dirección a donde el olor de Hatari lo guiaba
-No debes hacer esto solo- Exclamo Kiara –También es mi hijo, iré contigo-
-¡Yo también voy mamá!- Dijo el valiente Kony
A ninguno de los dos padres les gustaba la idea pero dejar a su cachorro solo no era una opción, si todo salía bien Hat estaría a salvo y todos estarían en casa al atardecer.
-Está bien, puedes ir esta vez pero al regresar tú y tu hermano recibirán un castigo que recordaran hasta que tengan nietos, entendido- Exclamo Kovu, está feliz de ver a su hijo pero el saber que había desobedecido le hacía ponerse enojado
-Está bien-Respondió el pequeño con la cabeza abajo
Todos comenzaron a ir en dirección del rastro cuando repentinamente se encontraron con animales que Kovu y Kiara jamás habían visto, eran los Ktíni, mantuvieron la distancia por si acaso, los Kíni estaban rodeando el cuerpo de Jasiri riéndose del infortunio de la bestia, uno de ellos pateo el rostro del león, no le temían ya que sus heridas eran muy graves, el joven macho no era capaz siquiera de levantarse
-¡Como te atreves!- Grito una voz infantil, de entre el pasto salió un cachorro de león sumamente enojado, era Hatari, el intentaba rugir pero a los guerreros simplemente les dio risa
-Oh míralo, está enojado- Exclamo uno de ellos riendo –Ni siquiera tiene melena y ya quiere hacerse el valiente- Continuo soltando una carcajada
-De que te ríes mono sin pelo, ya tengo 3 mechones de melena- Respondió el pequeño pero para los hombres no fue más que un rugidito
Uno de ellos tomo por la cola, le divertía ver sufrir y luchar al pequeño.
-¡Oye!, crees que debería llevármelo a casa, sería un bonito taparrabos- Dijo a sus compañeros
-Me estas lastimando, por favor suéltame, duele mucho- Chillaba Hatari
Kovu al escuchar esas palabras sintió como la furia recorría su ser y dejo salir un fuerte rugido, fue tan ensordecedor que varios de los Ktíni se taparon los oídos.
-Es otro león y está enojado- Grito un guerrero mientras intentaba correr junto con sus compañeros pero fueron detenido por Amheer
-Regresa ahí tonto y enfréntalo- Exclamo enojado el jefe –Sí tu no lo matas yo te matare a ti, entendido-
Los pocos guerreros que acompañaron a Akin se prepararon en contra de su voluntad para pelear contra ese nuevo león, eran simples bravucones que necesitaban de una tribu entera para enfrentar a un león sano, ellos podían vencer a leones debilitados con pocos hombres pero este se veía enojado, no sería nada fácil.
Kovu los miro furioso, mostro sus dientes y dejo salir un segundo rugido lleno de furia, la batalla para salvar a Jasiri y dar una lección a esas bestias iba a comenzar.

__________________________________________________________







ábreme y ve la firma sorpresa:




avatar
Kony
Admin
Admin

Mensajes : 7693
Fecha de inscripción : 15/03/2011

http://www.ellegadodesimba.com

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por KIRAN27 el Vie Jul 25, 2014 7:49 am

buen capitulo hermana kony me alegro que hallan encontrado a su hijo kony pero hatari esta en peligro espero que sigas pronto y que le salven saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermana
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9038
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Correcto Re: Mi querido hermano

Mensaje por Kony el Vie Jul 25, 2014 11:17 pm

Agradezco tu comentario Kiran, hoy por poco olvido colocar el capitulo, tuve un día algo ocupado fuera de mi rutina por lo que mi meta de escribir 2 capítulos por día aún no se cumple pero no se preocupen, tengo el de hoy listo, disfrútenlo:



Capitulo 15: Un héroe inesperado

Los dos animales más fieros de la sabana estaban a punto de enfrentarse, uno tenía la fuerza de su lado y el otro su mente, león contra hombre, estaba por comenzar.
Kovu rugía ferozmente mientras se acercaba a los Ktíni, sus grandes dientes y leves gruñidos no ayudaban mucho a que los guerreros se sintieran más confiados, todos estaban temblando excepto Amheer quien miraba fijamente al león, ese pelaje oscuro y ojos verdes le recordaban al león de su prueba pero por alguna razón este parecía diferente, actuaba más como una bestia, el hombre que aún sostenía a Hatari lo lanzo y corrió directo a su lanza para defenderse.
-¿Qué esperan idiotas?, ¡ataquen!- Ordeno el jefe apuntando al furioso macho que estaba frente a ellos
Rápidamente los cinco hombres rodearon a Kovu pero de poco les sirvió, uno de ellos fue el primer valiente en apuntar su lanza al joven pero de un zarpazo hizo pedazos el arma del guerrero y se lanzo sobre él intentando morderlo, los arqueros intentaban con dificultad lanzar flechas pero el ver como ese león atacaba a uno de ellos después de que este actuara contra él les asustaba y hacia desistir, uno de los cuatro hombres tomo valor y lanzo una flecha con nerviosismo, esta paso rozando por la espalda del macho de melena café pero pudo sentir el rozar de la roca en su piel, volteo rápidamente, se lanzo contra el arquero destrozando su arma y clavándole una mordida en el brazo, los tres hombres restantes no se quedaron a ver lo que ocurría, abandonaron sus armas y comenzaron a correr en dirección contraria de Amheer, preferían vivir como cobardes que morir en garras de una bestia tan feroz que sin duda tenia la fuerza suficiente para acabar con todos ellos de un zarpazo.
-Jefe, ¡ayúdenos!- Gritaban desesperados los dos guerreros que recibían el castigo por parte del joven y enfurecido Kovu
-No pueden hacer nada por ustedes mismos- Dijo desesperado el cruel hombre
Amheer comenzó a caminar lentamente, de un salto logro tomar una lanza y apunto a Kovu a lo lejos, él había cazado leones por años, sabia todos sus puntos débiles y fuertes, comenzó a caminar rodeándolo, Kovu se dio cuenta de esto y en ningún momento le dio la espalda, sin embargo, no noto que cada vez se acercaba más y más hasta que estuvo a un escaso metro, el jefe aprovecho para saltar a la espalda del joven león, Kovu luchaba ferozmente para poder quitarse a esa bestia de encima pero Amheer estaba fuertemente aferrado a su melena y esquibava con facilidad, en un pequeño descuido de Kovu el jefe coloco su lanza delante del cuello de su enemigo y comenzó a apretarla para sofocarlo uso, estaba funcionando al león le faltaba el aire, Kiara no pudo soportar un segundo más ver lo que ocurría, sabía que era peligroso y salto hacia el hombre liberando a su amado de esa bestia sin sentimientos.
-Kiara, no tienes que meterte en esto- Exclamo el joven poniéndose rápidamente de su lado
-Peleamos juntos contra Zira para unir nuestras manadas, pelearemos juntos contra esta bestia para liberar al rey de esta tierra-
El jefe observaba desde el piso como una pareja de leones ahora lo tenía rodeado, no sentía miedo alguno, era un juego de niños para él, rápidamente se acerco a la lanza que aún estaba en el piso, se puso de pie y apunto al macho, sabía que la hembra seria tarea fácil una vez eliminaran a la fuerza bruta de ahí.
-Serán unos bonitos tapetes malditas bestias- Dijo riendo maléficamente al final de su oración
-No te atrevas ni a pensarlo- Exclamo una voz conocida para el jefe
-Con que te atreviste a volver, dime, ¿ahora sí pasaras tu prueba?- Respondió con todo el cinismo que le fue posible
Era Akin que había vuelto para salvar a Jasiri, aunque las reglas le permitían al león vivir sabía que su padre y hombres no la respetarían, aprovecho la distracción del jefe para postrarse tras él con un arco y flecha apuntando directamente a su progenitor, no tenía miedo de atacar.
-Suelta esa lanza y regresa a casa ahora mismo- Continuo el joven sin dejar de apuntar
-¿Quién te crees para mandarme?, muchacho insolente- Grito el jefe arrojando la lanza con todas sus fuerzas directo a su hijo
Akin esquivo por centímetros, su ligero cuerpo le permitía moverse como una gacela, después de esto no dudo e hizo un disparo certero, logro darle en el brazo a su padre, saco una segunda flecha preparándose para atacar de nuevo.
-Si no quieres que esta valla directo a tu corazón te irás ahora mismo-
-¡Nunca!, eres un mal agradecido, te di todo, eres mi hijo, me perteneces- Gritaba histérico el rey sacándose la flecha del brazo y apretando la herida para evitar la hemorragia
Una segunda flecha voló, Amheer logro evitar que diera en su corazón pero no se libro de ella, ahora estaba incrustada en su costado, el dolor era intenso, los dos guerreros que se encontraban en el piso se levantaron como pudieron y comenzaron a huir a un paso lento pero seguro, tenían sus brazos lastimados pero eso no les impedía correr.
Kovu y Kiara por su parte comenzaron a acercarse más y más a esa bestia rara que había intentado atacarlos unos segundos antes, Amheer estaba rodeado.
-Largo de aquí padre, ahora yo protejo a la naturaleza y si te metes con ella te metes conmigo- Exclamo el joven Akin amenazando con una tercera flecha
-Eres un mal…- Dijo sin poder terminar su frase el hombre cuando recibió otra flecha en la pierna
-Espero regreses rápido a casa, esa flecha esta envenenada- Exclamo el muchacho sonriente
El jefe no tuvo más opción que emprender su huida, el veneno actuaria rápido y si eso no lo mataba los jóvenes leones que se encontraban ahí que comenzaron a perseguirlo lo haría, no tenía armas, había una flecha estaba clavada en su costado, una segunda que se encontraba envenenada en su pierna complementando con una severa hemorragia en su brazo, quedarse ahí seria un suicidio, mientras corría no podía entender como su propio hijo le había hecho tal cosa y como pudo perder ante esas bestias.
-Se ha ido- Dijo Kovu regresando, no tuvieron que perseguir al jefe por más que un par de metros para asustarlo lo suficiente y decidiera no volver
La tranquilidad se respiro en el aire, el peligro se había ido.
-Ya puedes salir pequeña- Susurro Akin suavemente mirando al pasto con una mirada serena
De entre los matorrales salió una cachorra de león, no era nadie más que la pequeña Shani, se acerco a su padre apenas pudo pero el estado en que se encontraba la hacía sentir triste y mal a la vez, ella intento comunicarse con Akin a pensar de que sabía que no la entendería.
-¡Ayuda a mi papá! Por favor, está herido- Exclamo Shani mirando a Akin con una mirada llena de preocupación
Como si de alguna forma mágica el joven fue capaz de entender lo que quería la pequeña, no con palabras sino en su corazón pudo sentirlo, el muchacho se acerco lentamente al rey, comenzó a revisar sus heridas, algunas eran profundas pero la mayoría por suerte no, retiro las flechas con sumo cuidado intentando no lastimar al gran león.
-Listo pequeña, tu papi sólo debe descansar, vayan a casa- Le comento a Shani acariciando su cabeza
Desde lejos Kovu, Kiara, Kony y Hatari observaban la amistad entre la pequeña leona y ese animal de especie tan extraña que apenas habían conocido, no podían comprender como esa bestia tan grande fuera tan maligna y ese pequeño fuera tan amable.
Kovu se acerco a la cachorra y preguntaba que debían hacer, ella les comunico que debían llevar a su padre a casa, el joven león de melena café se acerco a Jasiri y lo cargo en su espalda, Shani comenzó a guiarlos hasta su hogar, Akin fue con ellos para asegurarse que todo fuera bien.
-Hija, me alegro tanto de verte- Exclamo con dificultad el rey mirando a su pequeña
-Y yo a ti papá, todo está bien, mi amigo dice que debes descansar mucho para mejorarte-
Akin podía ver como dos cachorros acompañaban alegremente a la leona y al león de pelaje oscuro, sin duda eran sus hijos, era fácil de ver que todos esos animales se amaban, para ellos la familia era lo más importante al contrario de los hombres.
-Hemos llegado- Dijo débilmente el rey
Kovu bajo cuidadosamente al joven león para que descansara, todas la leonas se acercaron rápidamente a Jasiri y agradecieron a Kovu que lo salvara pero él no pudo darse el crédito, señalo al pequeño Akin y explico que él salvo a su rey, las leonas desconfiaban de los Ktíni pero solo por hoy uno de ellos era su amigo.
Jasiri durmió por horas en busca de recuperación, poco a poco comenzó a abrir los ojos y miro a su alrededor, pensaba que todo lo ocurrido fue sólo un mal sueño pero ahí estaba su manada cuidándolo junto con Akin al fondo.
-Gracias por todo, me han salvado- Fue lo primero que dijo el joven rey dejando salir una sonrisa
-No debes agradecernos nada, todo lo hizo ese Ktíni- Explico Kony a Jasiri apuntando al muchacho
-Él no es más un Ktíni, ese es un nombre despectivo que significa bestia, de ahora en adelante lo llamaran Akin, que significa un chico valiente-
Se dice que los nombres pueden marcar a las personas, al obtener el nombre de Akin de su familia se le dicto un destino que cumplió, ahora entre los hombres y animales era conocido como Akin, el chico valiente, él se sentía orgulloso de ser un hombre a su manera, miro a los animales presentes por última vez y decidió marcharse a explorar el mundo sin no antes dar un cálido abrazo de despedida a su nueva amiga, tenía un largo camino que recorrer para convertirse en ese hombre que deseaba ser para volver a demostrarles a su tribu que el ser un asesino sin motivo solo te convertía en una bestia y no en alguien superior a las demás especies con quienes habitaban.
Después de ver marcharse al muchacho Kovu, Kiara y Jasiri se quedaron a solas mientras sus hijos jugaban cerca de ahí.
-Ahora me doy cuenta de que no nos hemos presentado- Dijo el león de melena café algo apenado -Mi nombre es Kovu, príncipe de las tierras del reino de Simba y futuro rey consorte- Comento con una sonrisa
-Mi nombre es Kiara, princesa de las tierras del reino de Simba y futura reina- Exclamo la leona de forma amable
-Yo soy Jasiri, rey de estas tierras, me alegro de conocer a la familia real del reino vecino, nunca he conocido a tu padre princesa, he escuchado que Malca que perteneció a esta manada cuando mi abuelo era rey sí lo hizo, no hemos contactado con ellos desde entonces esto se dio porque mi familia rompió relaciones con su reino en el momento en que Scar subió al trono, sabían que algo andaba mal como ese rey y no quisimos tener nada que ver con él-
-Entiendo, fue difícil para el rey Simba reconectar las relaciones con otros reyes pero con algunos simplemente fue inútil, en el caso de tu padre fue uno de ellos-
-Sabes, conozco una forma perfecta de unir nuestros reinos y pagarles por salvar mi vida, veo que tienes dos hijos, uno de ellos algún día será rey, el otro será un simple león que vagara por la sabana hasta encontrar su lugar, te propongo que cuando mi hija este en edad de casarse nos reunamos y ella decida si quiere ser esposa de tu segundo hijo, así podrá ser un rey también-
-No lo sé, son algo jóvenes para un matrimonio arreglado, yo y mi esposa creemos fielmente en que el amor debe encontrarse, no forzarse, además hay un problema, Hatari no es mi hijo, él fue encontrado por mi esposa cuando cachorro, era tan pequeño cuando lo hayo que él ni su hermano lo saben, su abuelo los ama a los dos por igual pero nos ha dicho que Hatari no tendrá derechos reales, deberíamos hablarlo con él-
-Espero acepte, Hat y mi hija serian una linda pareja, sólo es cuestión de que se conozcan un poco-
- Tal vez su idea pueda darse pero sólo el tiempo lo dirá, bueno rey Jasiri, ha sido un honor conocerlo pero mi familia y yo debemos regresar a casa ahora mismo, espero nos reunamos luego-
Jasiri intento levantarse con todas sus fuerzas para despedirse.
-Les deseo lo mejor, vayan con cuidado, nos veremos pronto-
-Kony, Hat, es hora de irnos- Exclamo Kiara llamando a sus hijos para que se despidieran
-Pero mamá, nos estamos divirtiendo con Shani- Refunfuñaron ambos cachorros
-Lo siento niños pero debemos llegar a casa antes del anochecer- Dijo Kovu invitándolos a despedirse
-Nos vemos pronto Shani, fue divertido jugar contigo- Comento Hat
-Sí, espero podamos jugar pronto, también me divertí mucho- Complemento Kony
Con esas palabras la familia real abandono el reino y regreso a casa, poco antes de que se ocultara él sol, contaron toda la historia a su abuelo, antes de ir a dormir se sentaron en la punta de la roca del rey para ver el atardecer.
-Hermano, ¿crees que volvamos a ver a ese chico que salvo al rey?- Pregunto Kony mirando a Hat
-No lo sé, lo importante ahora es que tenemos un mañana por delante, sabemos que hay muchos lugares fantásticos más allá de nuestras fronteras, quiero conocerlos todos y ver que hay más allá de lo que podemos ver junto contigo hermano- Respondió Hatari mirando el sol ocultarse
Ambos cachorros sonrieron, esta había sido su primera aventura pero no la ultima, su futuro les deparaba algo grande pero tendrían que esperar un tiempo para averiguarlo.



Este señores es el fin de la primera parte de mi fic, se dividirá en 3 partes, pronto verán de que van las 2 siguientes, pongan atención a los pequeños detalles ya que tras ellos se esconden claves para futuros episodios.

__________________________________________________________







ábreme y ve la firma sorpresa:




avatar
Kony
Admin
Admin

Mensajes : 7693
Fecha de inscripción : 15/03/2011

http://www.ellegadodesimba.com

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.