Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Regrese!.........¿despues de años? xD
Hoy a las 6:56 am por KIRAN27

» Nuevo y Mejorado taller de MeGustaElAnime
Ayer a las 4:09 pm por MeGustaElAnime

» (Juego)¿Que opinas?
Ayer a las 2:57 am por KIRAN27

»  Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos
Dom Ene 15, 2017 5:21 pm por Aisha

» Una Vida Hermosa En Mi Corazon
Dom Ene 15, 2017 11:24 am por KIRAN27

» Simba el rey león foro amigo.
Sáb Ene 14, 2017 6:15 pm por Lyre

» El Rey Leon:Una Historia Diferente (Modificado)
Sáb Ene 14, 2017 4:13 pm por princesstwivinecadenza

» Harry Potter: ¿A alguien más le gusta?
Sáb Ene 14, 2017 3:35 pm por Danitilla

» La Historia De Sky [Fan-Fic]
Sáb Ene 14, 2017 12:02 pm por KIRAN27

» felicidades hermana malkahazi
Sáb Ene 14, 2017 11:52 am por KIRAN27

» felicidades hermano kopa321
Sáb Ene 14, 2017 11:49 am por KIRAN27

» Aventuras de Marini
Sáb Ene 14, 2017 9:13 am por KIRAN27

» felicidades hermano sora_96
Vie Ene 13, 2017 1:10 pm por KIRAN27

» Taller de Recoloraciones de Dan!
Jue Ene 12, 2017 10:49 pm por *Wendy*

» Hola! Soy Ziko
Jue Ene 12, 2017 10:46 pm por catsinger

» Yo confieso... (juego)
Jue Ene 12, 2017 2:11 pm por KIRAN27

» felicidades hermana fankovu
Jue Ene 12, 2017 2:05 pm por KIRAN27

» felicidades hermana naliita,luli
Jue Ene 12, 2017 1:39 pm por KIRAN27

» felicidades hermano kovuxnala
Miér Ene 11, 2017 4:21 pm por Danitilla

» Pedido de eliminacion de cuenta
Miér Ene 11, 2017 12:55 am por KIRAN27

Mejores posteadores
KIRAN27 (8840)
 
Kony (7693)
 
Aisha (5398)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3228)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2489)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2042)
 

Enero 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

Kopa, El Rey de dos Mundos

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Anyyi el Dom Mar 03, 2013 9:31 pm

Porfiis me gusto tu fic esta muy bien narrado y las imagenes.lindisimas!! Se pone interesante.. llegaran al serengueti?

Anyyi
Nivel 10
Nivel 10

Mensajes : 1827
Fecha de inscripción : 15/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por kula-chumvi el Jue Mar 07, 2013 11:28 am

wao gracias por invitarme me encanta tu historia espero con ancias el siguiente capi rugi2

kula-chumvi
Nivel 1
Nivel 1

Mensajes : 44
Fecha de inscripción : 11/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por kopa love2012 el Vie Mar 08, 2013 8:37 pm

Wow yo no sabia que kopa en shawili significaba corazon jejeje y eso que soy fan de kopa jejeje de echo se todo de kopa pero no sabia que kopa en shawili significa corazon, de echo simba significa leon, nala sognifica regalo, pumba significa papanatas,rafiki signifoca amigo, sarabi significa espegismo, y banzai significa escurridizo. jejejeje


me encantan tus historias


Última edición por Kopa el Vie Mar 08, 2013 9:29 pm, editado 1 vez (Razón : DoblePost)

kopa love2012
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 208
Fecha de inscripción : 13/12/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Shiragaza el Vie Abr 05, 2013 2:17 pm

CAPÍTULO VIII

UNA PEQUEÑA SORPRESA INVERNAL


-¡¡¡Vamos dormilón, DESPIERTA YA!!!-

Hadiya intentaba que Kopa se levantara a base de jaloneos en la cola y en la melena, también intentó el método de pararse sobre él y ni con eso logró despertarle. La mañana era fresca y ese día en particular se oían a los pájaros silbar y a algunos monos hacer travesuras. En la noche empezaba el invierno y los diamantes de la nieve caerían, por eso mismo había que darse prisa.

Después de un rato, la ya agotada leona decidió ir por su cuenta a cazar y a ver a los primeros copos de nieve caer desde Pinnacle Rock, la piedra de Wasteland. Por el momento sus padres se habían ido a una reunión del consejo de lobos y no iban a volver sino hasta esa misma noche, finalizando la reunión con un aullido (como es costumbre entre los lobos); pero, volviendo al tema, Hadiya salió de la cueva y contempló el cielo: todavía se veían algunas estrellas en el cielo que tenía los colores azul oscuro y rojo fuego, el viento del este le besó las mejillas dándole impulso a sus patas para correr, miró adentro de la cueva para ver a Kopa y se dijo para sí “No creo que le pase nada si me voy por un rato”; con estos pensamientos ella empezó a correr hacia un buen lugar en donde sabía que había ciervos y, mientras corría, con alegría empezó a cantar:

Spoiler:

Imaginen que el caballo Angus y que Mérida son Hadiya, que cuando la joven se detiene en el risco en realidad se detiene a tomar agua y ve recuerdos en el agua y que llega al claro cuando Mérida llega al palacio


Al terminar de entonar su bella voz, Hadiya llegó a aquel lindísimo claro, lleno de hierba tierna y fresca, ciervos de buen tamaño y luz solar filtrada por las hojas gigantes de los árboles de la selva. Paróse ella sobre una piedra alta que señoreaba el paisaje para contemplar mejor todo el paisaje por debajo de sus patas, y en ese momento, varios pensamientos le empezaron a llegar a la mente; en ese lugar su mamá le había permitido ensayar su técnica de cacería y ahí había nacido el amor por Kopa, el león que desde la infancia le había protegido de las burlas y de los insultos que la selva le daba tan solo por ser diferente. Para la joven todavía resultaba incomprensible que la hubiese escogido a ella y no a una verdadera leona, alguien que fuese más digna de subir al trono, pues ¿qué sabia ella del Serengueti?, todo lo aprendido lo sabía por relatos de su mamá y de Kopa; la verdad era que su vida estaba en la India, en la selva del Seeone. Sus pensamientos le empezaban a causar dolores de cabeza y dudas sobre lo que debía hacer, si debía amar a su Kopita o rechazarle y seguir soltera por siempre. Agazapándose en la verde hierba decidió olvidar todo por el momento; ya estaba todo en orden cuando escuchó un crujir de ramas detrás suyo y, al voltear la cabeza, vio como alguien se le abalanzó encima; Hadiya, asustada, se levantó y se preparó para atacar, la leona pensaba que esa criatura le quería hacer daño y empezó a combatir, aunque desistió cuando le dio su primer mordisco a ese animal pues reconoció el pelaje café dorado de su amigo; ¡¡¡Era Kopa!!!. Hadiya se contuvo mientras experimentaba varios sentimientos encontrados; por otro lado, Kopa reía
sarcásticamente mientras cerraba los ojos con fuerza dando a entender que la broma le resultó muy bien. El príncipe le dijo entonces a su panterita con una enorme sonrisa y tono burlón:


-Ja, ja, ja…. debiste ver tu cara Hadi, ¡¡¡Fue realmente espectacular!!!-

-¡¡¡¡¿¿¿¿¿¿ESPECTACULAR??????!!!!, ¡¡¡Casi me matas de un susto!!!- respondió ella con cara de enojo.

-Quizás tengas razón panterita, tal vez me excedí un poco, pero no sabía cómo llamar tu atención.-le respondió el joven ya un poco más
serenado

Spoiler:


A Hadiya se le bajó un poco el furor y le vio ahora con ojos de dulzura. Kopa prosiguió:

-Perdona Hadi, ya sé que arruiné tu casería y que hoy comienza el invierno, pero ya tenía todo planeado para hoy


-Así que parte de tu plan era quedarte aparentemente dormido y hacerme creer que yo tenía que ir por comida ¿no?- volvió a cuestionar la
joven



-Precisamente, y aún no has visto la mejor parte linda-terminó Kopa mientras le sonreía a la leona y le daba la espalda para
avanzar hacia la selva


Las mejillas de Hadiya adquirieron entonces un ligero rubor y empezó a seguir al príncipe. Durante un rato ambos caminaron lado a lado, la pena se veía reflejada en ambos rostros jóvenes y también no se habían hablado desde la broma. Por fin Kopa rompió el silencio:

-Hadi, te noté muy pensativa y triste poco antes de lo de tu casería, ¿qué te pasa?

-Nada Kopa, estoy bien

-Te conozco lo suficiente como para asegurar que algo tienes, ¿Qué es lo que te pasa?, ¿tienes dudas sobre…..

-nosotros?- continuó Hadiya mientras le veía tiernamente, pero a la vez con duda y tristeza- sí, así es

-Y bien, ¿Qué te molesta?

-Tal vez suene raro, pero sigue sin entrarme en la cabeza el cómo me elegiste; ósea, hay muchas leonas en el mundo y muchas gatas más, ¿por
qué yo?


-Hadi, no hay nadie más hermosa que tú. Solamente mírate; no hay nadie que tenga tu personalidad, tus mismas habilidades y tu corazón puro

-Hay Kopa, eso no es motivo para elegirme. Además, ¿yo que sé del Serengueti?

-Sabes lo suficiente como para dirigir mi reino.

Hadiya se sonrojó aún más, parecía un jitomate que se había maquillado con pinturas rojas y sus labios color carmín se habían puesto más rojos que la granada. El príncipe prosiguió pero ahora con otro tema:

-Bueno panterita, la interrupción fue la primera pista de mi regalo, todavía quedan dos más.

-¿Qué?, no es posible- exclamó la joven mientras entrecerraba sus ojos y los volteaba brevemente hacia atrás

-Claro que lo es Hadi, claro que lo es……- terminó Kopa mientras que con una pícara sonrisa apartaba una cortina de hojas para darle
paso a su amada.


Al abrir la cortina una luz encegueció los ojos de Hadiya por un instante, cuando los ojos de la joven por fin se acostumbraron a la luz vio un espectáculo; Kopa la había llevado a las ruinas de Bagdad Log, a una fiesta organizada en honor a ella. Asombrada, Hadiya avanzó temblorosa y, sin haber dado siquiera tres pasos, una multitud de animales la cargo a ella y a Kopa hasta que los sentó en unos tronos de piedra, como diciendo “Bienvenidos sean”. Kopa se paró de su silla y habló con gran voz:

-¡¡¡Que empiece la fiesta para la princesa de la selva!!!

Todos los animales presentes alzaron las patas al cielo y profirieron un grito de alegría, pues sabían que la celebración estaba a punto de iniciar. Empezaron a sonarlos tambores y por ahí algunos elefantes hacían ruidos de trompetas y de clarines con sus trompas. Kopa avanzó hacia Hadiya y cantó mientras movía sus patas como representando algo y dándole imaginación a la mente de su amiga:

Spoiler:

Dos cosas: Kopa es Mowgli, Hadiya es Shanti y Noma es Ranján; omitan la parte en la que Shanti grita al final.
Extra: Si quieren escuchar la canción sola este es el link http://www.youtube.com/watch?v=KKph3FBH-Bo


Al finalizar el baile y el canto los animales profirieron nuevamente el grito de celebración. En cuanto a Hadiya, ella estaba feliz porque el regalo que Kopa le había hecho demostraba que realmente le quería.

La fiesta duro hasta cuando noche ya empezaba a caer y el bullicio empezaba a bajar, pronto todos tendrían que retirarse a sus casas. Ya también los leones empezaban a sentir el cansancio y la frescura de la noche y, justo cuando Hadiya empezaba a caminar para ya retirarse a la cueva, Kopa le detuvo poniéndosele enfrente, acto seguido le pidió que le acompañase, Hadi entonces le respondió un poco malhumorada:

-¿Qué pasa ahora Kopa?, la fiesta ya termino

-Pero mi sorpresa no ha terminado; anda, ven- le respondió el príncipe con una sonrisa de compasión y, de cierta manera, con un aire de pícaro.

Inmediatamente de que terminara de pronunciar Kopa estas palabras camino hacia otra parte de la selva seguido, obviamente, por su panterita. Anduvieron por una dos horas a través de la vegetación abundante y colorida de la jungla, pasaron por varios matorrales con flores de hermoso
color y de aroma fragante; todo esto hacia que la leoncilla se maravillara aún más. Por fin Kopa se detuvo, otra vez ante una cortina de hojas, solo que esta tenia flores moradas, amarillas y rojas; Hadi preguntó:


-¿Ahora adonde me trajiste?

-A un lugar para ver los copos de nieve-contestó el príncipe mientras también apartaba la cortina.

Al recorrer la hermosura de la cortina de jade una luz volvió a enceguecer a Hadi; esta vez el paisaje que estaba detrás de las hojas era un lugar que Hadi conocía muy bien; era Wasteland y también era The Pinnacle Rock; todo era alumbrado por la luna llena y el acompañamiento del dulce sonido del
viento hacia que este momento fuese aún más romántico. Kopa se adelantó y caminó hacia la gran roca que regía el lugar, pero apenas había dado diez pasos se percató de que Hadiya no le seguía, el entonces se voltea hacia la joven y ve en su cara el reflejo de un miedo atroz, como dando a entender que sus patas se habían hundido en la tierra y que no se podían mover. El príncipe volvió sobre sus pisadas y se sentó frente a la leona y con una voz de cariño le dijo:


-Oye, ¿estás bien?

-Sí, es solo que……- Hadiya bajó la mirada- ….. ¿por qué has hecho todo esto Kopa?

-Una vez te lo dije, y te diré de nuevo; tú eres mi luz y la única razón por la que sigo vivo; agradezco al cielo porque todo se dio para que tú y yo no encontráramos.

-Hay Kopa, eso es lo más dulce que alguien me haya dicho- le respondió la joven e inmediatamente le pasó con dulzura su lengua felina a la mejilla de su amigo

El príncipe se quedó inmóvil como roca y con los pelos parados mientras ahora Hadiya avanzaba hacia la gran roca; la leona entonces ahora le preguntó al león mientras apenas volteaba la cabeza en dirección hacia él y medio cerraba los ojos:

-¿Qué, no vienes?

Spoiler:


Kopa se desentumió y empezó a caminar al lado de la joven, sin detenerse ante nada. Después de diez minutos de andanza llegaron a la cima de The Pinnacle Rock, en donde se tenía una vista perfecta de toda la selva. Había algunas nubes en el cielo nocturno anunciando la caída de la nieve. Los jóvenes vieron que todo se alistaba y, mientras se sentaban para ver a los diamantes celestes caer, Kopa sintió un deseo insólito; aullarle a la luna. Ya sabía que ni los leones ni ningún gato aullaban y que eso era cosa de canes, pero de todas formas decidió intentarlo. Tomando aire y viendo a la luna empezó con su canto:

Spoiler:

Tres cosas: Imaginen que Bagheera es Garth, Kimya es Lily, Kopa es Humphey y que Hadiya es Kate; omitan la primera parte en la que Lily le habla a Garth; e imaginen que la nieve empieza a caer cuando Kate se une al canto de su amigo

Ese canto les había llegado al corazón a ambos leones y también a los padres de Hadiya, quienes también habían entonado la melodía ancestral del amor poco después de que había concluido la reunión del consejo de lobos.

Los sentimientos de las dos parejas eran fuertes sin duda alguna, pero el terrible día de regresar a África se acercaba cada vez más, y no sería como pensaban que seria, sino que la tierra que añoraban se les impondría por la fuerza y sin el más previo aviso, destruyendo los sueños ya cumplidos, las esperanzas de un futuro pacífico y de un nuevo comienzo.


CAPÍTULO IX

REVELACIÓN DESOLADORA

La noche fría de invierno, el sonido de algunas aves y el dulce silbido del viento apenas empezaban, la nieve cubría todo el paisaje y los recuerdos volaban en el aire. Al interior de la cueva se encontraba la familia de felinos, todos dormidos, sumidos en un profundo sueño; Bagheera con Kimya, acurrucados el uno con el otro como marido y mujer, esbozando una sonrisa de amor y paz; y también estaban juntos Kopa con Hadiya a su lado; la leoncilla estaba acurrucada junto a él como si fuesen hermanos, pero el príncipe, a sabiendas que seguía en la cueva y que estaba seguro, gesticulaba su cara como dando a entender que tenía un mal sueño, algo que realmente le causaba terror: soñaba con el Serengueti y con la selva del Seeone a la vez, con las enormes hojas de la jungla y con las verdes praderas de su reino que se juntaban separadas únicamente por una línea imaginaria; al comienzo todo el cielo estaba despejado y con muy pocas nubes y el aire tenía el aroma de varias flores, las miradas de Bagui y de Kim se juntaban desde la selva mientras él y Hadiya jugaban en la pradera, todos eran ya adultos, y en una de esas jaladas de juego la vista de los dos jóvenes se juntaban para ver a sus dos protectores, pero al hacerlo los reyes del Seeone empezaban a desaparecer junto con la selva, como cuando un viento toma suavemente las hojas de las copas de los árboles; el claro cielo azul empezaba a tornarse rojo fuego y las nubes en este se ponían color carbón, los leoncillos se empezaban a asustar y Hadi empezó a llorar, tal vez por no saber qué fue lo que le pasó a sus padres o por el miedo de los cambios climáticos bruscos, el punto es que a medida de que la selva se disipaba, un fuego inmenso la sustituía. El sentimiento de correr para salvarse de las llamas impulsó a ambos jóvenes a no detenerse; la hierba se quemaba casi instantáneamente por donde sus patas pasaban, el humo invadía el ambiente y los iba sofocando lentamente. Poco a poco la fuerza de los leones empezaba a flaquear y les obligaba a detenerse, pero si esto continuaba la flor roja les alcanzaría y perderían la vida. Cuando empezaban a creer que toda esperanza se había perdido vieron un rio que pasaba por ahí, al borde de un cañón; al ver que era lo único que les quedaba, ambos saltaron, pero Hadiya se golpeó la cabeza y perdió el conocimiento, en cambio Kopa había logrado nadar a la orilla y, al percatarse de lo sucedido, saltó de regreso a por ella pero el agua se convirtió en un ensangrentado abismo. Kopa ya había saltado y a medida que descendía parecía que la tierra se lo tragaba: veía las paredes llenas de sangre y voces resonaban en aquel oscuro túnel, voces que lo insultaban, lo intimidaban y que hacía que su corazón se pusiera triste. Cuando por fin llegó al final de aquel pozo y vio a su alrededor todo estaba en tinieblas y, temblando, gritó con todas sus fuerzas el nombre de su amada obteniendo por única respuesta un eco y una luz a sus espaldas. El príncipe, al percatarse de ello, volteó su mirada hacia el haz de luz y fue entonces cuando su cara hiso gestos de un dolor desesperante; vio a Hadiya en el suelo, sobre un inmenso charco de sangre. Sin importarle nada, el joven se abalanzó sobre el cuerpo de su amada y, mientras lloraba sobre él, despertó abruptamente al tiempo que derramaba una lágrima; el mal sueño había terminado.

Al abrir los ojos, Kopa vio hacia afuera de la cueva, al paisaje invernal, y vio como Hadiya hacia acrobacias sobre las dunas de nieve al tiempo que era observada con orgullo por sus padres. Aliviado, el joven príncipe suspiró, se paró y se puso en posición de ataque y, con deseos de jugar, saltó al lugar en el que estaba su panterita derribándola cuando esta estaba apoyándose sobre una pata mientras que con las otras tres sostenía bolas de nieve. Ante la sorpresa, el susto y la alegría, los leoncillos rodaron durante un rato por el blanco paisaje invernal hasta que por fin se detuvieron junto a unos árboles. Hadiya le dijo entonces a Kopa con una sonrisa alegre:

-Oye príncipe, ¿es esa la forma en la que tratas a tus amigos?

-Solo cuando quiero divertirme- respondió el leoncillo tratando de seguirle el juego- ahora señorita, ¿podría bajarse de mi pecho?

-Claro, no hay problema- terminó la conversación ella obedecía a la solicitud de su amigo

Spoiler:



Y mientras los leoncillos reían, Bagui y Kim llegaron a la escena aliviados. Juntándose en un círculo después del reencuentro, la familia se dispuso a contar historias, como acostumbraban hacer cada invierno. Hicieron un sorteo y le tocó el turno a Bagheera quien, al ver el resultado, hablo con tono juguetón:

-Bien familia, ¿qué quieren oír?

-Yo quiero oír la historia de como comenzó la selva papá- dijo primero Hadiya

-Yo quiero oír la historia de cómo se conocieron- dijo enseguida Kopa

-Mejor pequeñines,- hablo finalmente el adulto- ¿Qué les parece si nos cuentan sus sueños?, estoy seguro que alguno ha soñado con algo bello.

Kopa se estremeció por dentro, pues no quería contar lo que desde hace unas horas atormentaba su alma y su corazón. En cambio, Hadiya quiso contar su sueño al igual que sus padres. La leona entonces empezó:

-Al principio, vi una roca inmensa con forma de trono con un paisaje tipo estepa y el cielo despejado, con algunas nubecillas blancas en él; y en ella a una familia real de cuatro leones, y sé que eran de la realeza porque una multitud de animales se postraban como súbditos. Recuerdo que quise acercarme, pero no podía, como si mis patas estuvieran hundidas en la tierra, limitándome a ver la escena solamente; oí que el rey rugía y su heredero le
seguía, luego los cuatro y luego toda la manada de leonas, y yo rugí con ellas; y ahí terminó mi sueño.


Toda la familia felina había escuchado a la joven y los rostros de Kopa y de Kimya se llenaron de una luz que es imposible describir con palabras. El silencio se apoderó de todos por unos instantes, hasta que por fin Kimya hablo dirigiéndose a su princesita:

-Hija mía, sé bien que es solo una posibilidad remota y que fue un sueño, pero ¿sería posible que nos describas el aspecto de esa familia?

-No alcancé a ver bien las caras mami,- respondió Hadiya- pero recuerdo un poco su aspecto: El rey tenía la melena rojiza, pelaje café dorado, ojos café rojizo, nariz rosada y las puntas de sus patas eran del color del hocico y del pecho; la reina tenía el pelaje como el color de la arena blanca del mar, ojos color calipso, nariz rosada y los pelos de su cola eran color marrón; la princesa, hija de los reyes, tenía el pelaje más claro que el del rey, ojos como los de su padre, también nariz rosada, los pelos de su punta eran color marrón y también tenía la punta de sus patas como el color de su hocico y de su pecho; por último, el otro león, el heredero, tenía el pelaje color tierra, la melena café oscura, ojos verdes como las hojas de las palmeras, barbilla un tanto prominente y una nariz en forma de tridente de color negro. Es más, ahora que lo pienso, creo que ellos son nosotros.- terminó reflexivamente su descripción Hadiya

-Tienen que ser ellos, tienen que ser ellos- gritó Kimya, al tiempo que lloraba algunas lágrimas y se apoyaba en el hombro de Bagheera para no caer a causa de los temblores que recorrían su cuerpo

-¿Tienen que ser quienes Kim?- preguntó Kopa bastante alterado y emocionado

-¡¡Tus padres y tu hermana Kopa!!, tienen que ser ellos, y el otro león ha de ser el hijo de Chumvi y Kula-contestó Kimya con alegría y con agradecimiento a la vez, y luego volvió a pronunciar pero ahora más bajo, como si hablara para sí- Si Kovu sigue con vida, entonces Vitani y mi hermano Nuka también lo están, mi madre no los mató.

-¿De qué estás hablando Kim?, ¿sabes quién es el prometido de mi hermana menor?, no me ocultes nada, quiero saber sobre él.- volvió a hablar Kopa, casi gritando.

-Cálmate Kopa, por favor, ¡¡¡cálmate!!!, el momento llegará en el que sepas todos los secretos de la vida de mi Kim- intervino Bagheera, hizo esto porque vio que el joven príncipe tenia reflejado en su rostro una desesperación

-¿Qué nos ocultan padre?, ¿Qué es tan terrible como para que no confíes en nosotros?- interrogó Hadiya con tristeza en su rostro

-Nada que no pueda ser averiguado a su tiempo cariño- finalizó el adulto al tiempo que se retiraba en compañía de la madre de su hija, en la voz parecía que tenía furia porque su pequeña le había preguntado eso

Kopa se entristeció, y se enfureció también, y camino hacia el lado contrario de la cueva, como queriendo de cierta forma aclarar su mente. Hadiya le siguió, quería respuestas, y también quería calmar a su amigo. Cuando por fin le alcanzó, la leona le preguntó a su amigo con desesperación:

-¿Qué te ocurre Kopa?, ¿Qué es eso de lo que hablaban?, ¿Quiénes son los leones que he visto en esa visión?, si me amas, respóndeme-

-¡¡¡¡QUE SÉ YO HADI¡¡¡¡, ¿CREES QUE SI SUPIERA ALGO NO TE LO CONTARIA?-gritó el príncipe

-¿Por qué te enojas conmigo?, yo no tengo la culpa de que mis padres no me cuenten todo y de que tu mente este atribulada- respondió la joven indignada por el grito.

Kopa se calmó un poco, bajó la cabeza y le dijo a Hadiya al tiempo que contenía unas lágrimas:

-Perdóname Hadi, es solo que temo que algo te pueda pasar-

-¿Pasarme?, ¿de qué me hablas?-preguntó la joven nuevamente

-Es que, no entiendes, nadie puede

-¿Entender qué?, ¿por qué no me dices nada?, ¿qué acaso no soy de fiar?

-Hadiya, por favor, recuérdame como un cachorro inquieto, como un adolescente juguetón y como un adulto que te ama

-Kopa, estás asustándome, no me ocultes nada príncipe- terminó la joven al tiempo que abrazaba al que, para ella, era el único al que amaba

El león se quebró al sentir el amor que emanaba del cuerpo de su amiga y solo entonces parecía un niño asustado. Hadiya también lloró, pero fue por el amor que le tenía a Kopa y porque no le gustaba verle así.
Después de un tiempo de estar juntos, Kopa le susurró a su panterita:


-Como desearía quedarme a tu lado para siempre, y que la muerte nunca sobreviniese

-Kopa, todavía falta mucho para que alguno de nosotros muera; mejor disfruta nuestra juventud y vive a mi lado con una sonrisa

Estas palabras, de cierto modo, calmaron a Kopa, restauraron su ser y le permitieron olvidar que ese sueño podía representar una verdad lejana. Mientras este suceso y esta discusión culminaban entre los jóvenes, en la cueva que era su hogar, Bagheera abrazaba a Kimya al tiempo que ella tenía la mirada viéndole. Por fin, después de un rato, Kim le dijo a Bagui:

-¿Crees que sea el tiempo en el que mis secretos salgan a la luz?

-Kim, mi amada leona, si crees que es el tiempo en el que los leoncillos deban de conocer nuestro pasado es mejor que lo sepan………





Camaradas, me disculpo por la tardanza, he tenido dificultades porque he estado estudiando para mis examenes de matemáticas.

Por vuestra comprención les agradesco en extremo.

Saludos y rugidos.


Última edición por Shiragaza el Dom Abr 07, 2013 12:04 pm, editado 4 veces

__________________________________________________________




.:FIRMAS:.

DEDICADO A KATARINA 16:



Leoninidad:

Shiragaza
Master Rol
Master Rol

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 22/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Leiza el Vie Abr 05, 2013 3:49 pm

te quedo genial yo creo que kopa esta enamorado...interesante continua pronto espero el siguiente capi.
saludos!!

Leiza
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 711
Fecha de inscripción : 10/11/2012

http://erdnys.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Anyyi el Vie Abr 05, 2013 5:31 pm

Siiii seguiste Very Happy me alegra que hayas segiido!! Me.alegra que.volvieras:) ayy me muero de los nervios que pasara?

Anyyi
Nivel 10
Nivel 10

Mensajes : 1827
Fecha de inscripción : 15/08/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Zergio_2610 el Sáb Abr 06, 2013 2:10 am

Hola,bueno apenas lei el capitulo XVIII y el IX y debo decir que me encantaron y la razon fue que en tu historia refeljas muchos sentimientos y cuando leia el capitulo XVIII me emocione con cada parafo que leia sobre todo cuando kopa lleva a hadiya a su fiesta y todavia mas cuando van a su segunda sorpresa y se ve que Hadiya y Kopa se quieren mucho y con la escena que describiste me la imaginar ademas de tus imagenes que son muy buenas, y con respecto al capitulo IX que mal que kopa alla tenido esa pesadilla pero a la vez bien porque haci creo yo que podra evitar esa trajedia y lo que ahora esta en incognita son los secretos de kim. Te podras imaginar que espero el siguiente capitulo y si es haci tienes razon lo espero con emocion.
Saludos (:

Zergio_2610
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 316
Fecha de inscripción : 16/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por tritani2 el Sáb Abr 13, 2013 12:46 pm

muy buenfic me parese muy interesante saber que va a pasar con los hermanos que se aman,espero que continues.rugidos

tritani2
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 698
Fecha de inscripción : 28/02/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por kiara el Sáb Abr 13, 2013 1:35 pm

guau, que bueno que hallas escrito otro capitulo, la verdad es que extrañaba tu fic amiga, me dio pena la pesadilla de Kopa, espero el proximo capitulo
rugidosss

kiara
Nivel 10
Nivel 10

Mensajes : 1605
Fecha de inscripción : 25/09/2011

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Nya el Jue Abr 18, 2013 7:39 pm

Wow que buena historia espero que sigas amiga
espeor con hancias el proximo capitulo
Rugidos de Kovu_5680

Nya
Rusia
Rusia

Mensajes : 2042
Fecha de inscripción : 28/12/2012

http://nyot-leo.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Aisha el Lun Jun 24, 2013 4:39 pm

Buen capítulo, me encanto, anque no me guste esta pareja, espero que muy pronto kopa y hadiya regresen a África, y ambos luchen por su amor.




Rugidos

__________________________________________________________



Spoiler:





Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5398
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Shiragaza

Mensaje por KIRAN27 el Mar Jun 25, 2013 6:07 am

@Shiragaza escribió:CAPÍTULO VIII

UNA PEQUEÑA SORPRESA INVERNAL


-¡¡¡Vamos dormilón, DESPIERTA YA!!!-

Hadiya intentaba que Kopa se levantara a base de jaloneos en la cola y en la melena, también intentó el método de pararse sobre él y ni con eso logró despertarle. La mañana era fresca y ese día en particular se oían a los pájaros silbar y a algunos monos hacer travesuras. En la noche empezaba el invierno y los diamantes de la nieve caerían, por eso mismo había que darse prisa.

Después de un rato, la ya agotada leona decidió ir por su cuenta a cazar y a ver a los primeros copos de nieve caer desde Pinnacle Rock, la piedra de Wasteland. Por el momento sus padres se habían ido a una reunión del consejo de lobos y no iban a volver sino hasta esa misma noche, finalizando la reunión con un aullido (como es costumbre entre los lobos); pero, volviendo al tema, Hadiya salió de la cueva y contempló el cielo: todavía se veían algunas estrellas en el cielo que tenía los colores azul oscuro y rojo fuego, el viento del este le besó las mejillas dándole impulso a sus patas para correr, miró adentro de la cueva para ver a Kopa y se dijo para sí “No creo que le pase nada si me voy por un rato”; con estos pensamientos ella empezó a correr hacia un buen lugar en donde sabía que había ciervos y, mientras corría, con alegría empezó a cantar:

Spoiler:

Imaginen que el caballo Angus y que Mérida son Hadiya, que cuando la joven se detiene en el risco en realidad se detiene a tomar agua y ve recuerdos en el agua y que llega al claro cuando Mérida llega al palacio


Al terminar de entonar su bella voz, Hadiya llegó a aquel lindísimo claro, lleno de hierba tierna y fresca, ciervos de buen tamaño y luz solar filtrada por las hojas gigantes de los árboles de la selva. Paróse ella sobre una piedra alta que señoreaba el paisaje para contemplar mejor todo el  paisaje por debajo de sus patas, y en ese momento, varios pensamientos le empezaron a llegar a la mente; en ese lugar su mamá le había permitido ensayar su técnica de cacería y ahí había nacido el amor por Kopa, el león que desde la infancia le había protegido de las burlas y de los insultos que la selva le daba tan solo por ser diferente. Para la joven todavía resultaba incomprensible que la hubiese escogido a ella y no a una verdadera leona, alguien que fuese más digna de subir al trono, pues ¿qué sabia ella del Serengueti?, todo lo aprendido lo sabía por relatos de su mamá y de Kopa; la verdad era que su vida estaba en la India, en la selva del Seeone. Sus pensamientos le empezaban a causar dolores de cabeza y dudas sobre lo que debía hacer, si debía amar a su Kopita o rechazarle y seguir soltera por siempre. Agazapándose en la verde hierba decidió olvidar todo por el momento; ya estaba todo en orden cuando escuchó un crujir de ramas detrás suyo y, al voltear la cabeza, vio como alguien se le  abalanzó encima; Hadiya, asustada, se levantó y se preparó para atacar, la leona pensaba que esa criatura le quería hacer daño y empezó a combatir, aunque desistió cuando le dio su primer mordisco a ese animal pues reconoció el pelaje café dorado de su amigo; ¡¡¡Era Kopa!!!. Hadiya se contuvo mientras experimentaba varios sentimientos encontrados; por otro lado, Kopa reía
sarcásticamente mientras cerraba los ojos con fuerza dando a entender que la broma le resultó muy bien. El príncipe le dijo entonces a su panterita con una enorme sonrisa y tono burlón:


-Ja, ja, ja…. debiste ver tu cara Hadi, ¡¡¡Fue realmente espectacular!!!-

-¡¡¡¡¿¿¿¿¿¿ESPECTACULAR??????!!!!, ¡¡¡Casi me matas de un susto!!!- respondió ella con cara de enojo.

-Quizás tengas razón panterita, tal vez me excedí un poco, pero no sabía cómo llamar tu atención.-le respondió el joven ya un poco más
serenado

Spoiler:


A Hadiya se le bajó un poco el furor y le vio ahora con ojos de dulzura. Kopa prosiguió:

-Perdona Hadi, ya sé que arruiné tu casería y que hoy comienza el invierno, pero ya tenía todo planeado para hoy


-Así que parte de tu plan era quedarte aparentemente dormido y hacerme creer que yo tenía que ir por comida ¿no?- volvió a cuestionar la
joven



-Precisamente, y aún no has visto la mejor parte linda-terminó Kopa mientras le sonreía a la leona y le daba la espalda para
avanzar hacia la selva


Las mejillas de Hadiya adquirieron entonces un ligero rubor y empezó a seguir al príncipe. Durante un rato ambos caminaron lado a lado, la pena se veía reflejada en ambos rostros jóvenes y también no se habían hablado desde la broma. Por fin Kopa rompió el silencio:

-Hadi, te noté muy pensativa y triste poco antes de lo de tu casería, ¿qué te pasa?

-Nada Kopa, estoy bien

-Te conozco lo suficiente como para asegurar que algo tienes, ¿Qué es lo que te pasa?, ¿tienes dudas sobre…..

-nosotros?- continuó Hadiya mientras le veía tiernamente, pero a la vez con duda y tristeza- sí, así es

-Y bien, ¿Qué te molesta?

-Tal vez suene raro, pero sigue sin entrarme en la cabeza el cómo me elegiste; ósea, hay muchas leonas en el mundo y muchas gatas más, ¿por
qué yo?


-Hadi, no hay nadie más hermosa que tú. Solamente mírate; no hay nadie que tenga tu personalidad, tus mismas habilidades y tu corazón puro

-Hay Kopa, eso no es motivo para elegirme. Además, ¿yo que sé del Serengueti?

-Sabes lo suficiente como para dirigir mi reino.

Hadiya se sonrojó aún más, parecía un jitomate que se había maquillado con pinturas rojas y sus labios color carmín se habían puesto más rojos que la granada. El príncipe prosiguió pero ahora con otro tema:

-Bueno panterita, la interrupción fue la primera pista de mi regalo, todavía quedan dos más.

-¿Qué?, no es posible- exclamó la joven mientras entrecerraba sus ojos y los volteaba brevemente hacia atrás

-Claro que lo es Hadi, claro que lo es……- terminó Kopa mientras que con una pícara sonrisa apartaba una cortina de hojas para darle
paso a su amada.


Al abrir la cortina una luz encegueció los ojos de Hadiya por un instante, cuando los ojos de la joven por fin se acostumbraron a la luz vio un espectáculo; Kopa la había llevado a las ruinas de Bagdad Log, a una fiesta organizada en honor a ella. Asombrada, Hadiya avanzó temblorosa y, sin haber dado siquiera tres pasos, una multitud de animales la cargo a ella y a Kopa hasta que los sentó en unos tronos de piedra, como diciendo “Bienvenidos sean”. Kopa se paró de su silla y habló con gran voz:

-¡¡¡Que empiece la fiesta para la princesa de la selva!!!

Todos los animales presentes alzaron las patas al cielo y profirieron un grito de alegría, pues sabían que la celebración estaba a punto de iniciar. Empezaron a sonarlos tambores y por ahí algunos elefantes hacían ruidos de trompetas y de clarines con sus trompas. Kopa avanzó hacia Hadiya y cantó mientras movía sus patas como representando algo y dándole imaginación a la mente de su amiga:

Spoiler:

Dos cosas: Kopa es Mowgli, Hadiya es Shanti y Noma es Ranján; omitan la parte en la que Shanti grita al final.
Extra: Si quieren escuchar la canción sola este es el link http://www.youtube.com/watch?v=KKph3FBH-Bo


Al finalizar el baile y el canto los animales profirieron nuevamente el grito de celebración. En cuanto a Hadiya, ella estaba feliz porque el regalo que Kopa le había hecho demostraba que realmente le quería.

La fiesta duro hasta cuando noche ya empezaba a caer y el bullicio empezaba a bajar, pronto todos tendrían que retirarse a sus casas. Ya también los leones empezaban a sentir el cansancio y la frescura de la noche y, justo cuando Hadiya empezaba a caminar para ya retirarse a la cueva, Kopa le detuvo poniéndosele enfrente, acto seguido le pidió que le acompañase, Hadi entonces le respondió un poco malhumorada:

-¿Qué pasa ahora Kopa?, la fiesta ya termino

-Pero mi sorpresa no ha terminado; anda, ven- le respondió el príncipe con una sonrisa de compasión y, de cierta manera, con un aire de pícaro.

Inmediatamente de que terminara de pronunciar Kopa estas palabras camino hacia otra parte de la selva seguido, obviamente, por su panterita. Anduvieron por una dos horas a través de la vegetación abundante y colorida de la jungla, pasaron por varios matorrales con flores de hermoso
color y de aroma fragante; todo esto hacia que la leoncilla se maravillara aún más. Por fin Kopa se detuvo, otra vez ante una cortina de hojas, solo que esta tenia flores moradas, amarillas y rojas; Hadi preguntó:


-¿Ahora adonde me trajiste?

-A un lugar para ver los copos de nieve-contestó el príncipe mientras también apartaba la cortina.

Al recorrer la hermosura de la cortina de jade una luz volvió a enceguecer a Hadi; esta vez el paisaje que estaba detrás de las hojas era un lugar que Hadi conocía muy bien; era Wasteland y también era The Pinnacle Rock; todo era alumbrado por la luna llena y el acompañamiento del dulce sonido del
viento hacia que este momento fuese aún más romántico. Kopa se adelantó y caminó hacia la gran roca que regía el lugar, pero apenas había dado diez pasos se percató de que Hadiya no le seguía, el entonces se voltea hacia la joven y ve en su cara el reflejo de un miedo atroz, como dando a entender que sus patas se habían hundido en la tierra y que no se podían mover. El príncipe volvió sobre sus pisadas y se sentó frente a la leona y con una voz de cariño le dijo:


-Oye, ¿estás bien?

-Sí, es solo que……- Hadiya bajó la mirada- ….. ¿por qué has hecho todo esto Kopa?

-Una vez te lo dije, y te diré de nuevo; tú eres mi luz y la única razón por la que sigo vivo; agradezco al cielo porque todo se dio para que tú y yo no encontráramos.

-Hay Kopa, eso es lo más dulce que alguien me haya dicho- le respondió la joven e inmediatamente le pasó con dulzura su lengua felina a la mejilla de su amigo

El príncipe se quedó inmóvil como roca y con los pelos parados mientras ahora Hadiya avanzaba hacia la gran roca; la leona entonces ahora le preguntó al león mientras apenas volteaba la cabeza en dirección hacia él y medio cerraba los ojos:

-¿Qué, no vienes?

Spoiler:


Kopa se desentumió y empezó a caminar al lado de la joven, sin detenerse ante nada. Después de diez minutos de andanza llegaron a la cima de The Pinnacle Rock, en donde se tenía una vista perfecta de toda la selva. Había algunas nubes en el cielo nocturno anunciando la caída de la nieve. Los jóvenes vieron que todo se alistaba y, mientras se sentaban para ver a los diamantes celestes caer, Kopa sintió un deseo insólito; aullarle a la luna. Ya sabía que ni los leones ni ningún gato aullaban y que eso era cosa de canes, pero de todas formas decidió intentarlo. Tomando aire y viendo a la luna empezó con su canto:

Spoiler:

Tres cosas: Imaginen que Bagheera es Garth, Kimya es Lily, Kopa es Humphey y que Hadiya es Kate; omitan la primera parte en la que Lily le habla a Garth; e imaginen que la nieve empieza a caer cuando Kate se une al canto de su amigo

Ese canto les había llegado al corazón a ambos leones y también a los padres de Hadiya, quienes también habían entonado la melodía ancestral del amor poco después de que había concluido la reunión del consejo de lobos.

Los sentimientos de las dos parejas eran fuertes sin duda alguna, pero el terrible día de regresar a África se acercaba cada vez más, y no sería como pensaban que seria, sino que la tierra que añoraban se les impondría por la fuerza y sin el más previo aviso, destruyendo los sueños ya cumplidos, las esperanzas de un futuro pacífico y de un nuevo comienzo.


CAPÍTULO IX

REVELACIÓN DESOLADORA

La noche fría de invierno, el sonido de algunas aves y el dulce silbido del viento apenas empezaban, la nieve cubría todo el paisaje y los recuerdos volaban en el aire. Al interior de la cueva se encontraba la familia de felinos, todos dormidos, sumidos en un profundo sueño; Bagheera con Kimya, acurrucados el uno con el otro como marido y mujer, esbozando una sonrisa de amor y paz; y también estaban juntos Kopa con Hadiya a su lado; la leoncilla estaba acurrucada junto a él como si fuesen hermanos, pero el príncipe, a sabiendas que seguía en la cueva y que estaba seguro, gesticulaba su cara como dando a entender que tenía un mal sueño, algo que realmente le causaba terror: soñaba con el Serengueti y con la selva del Seeone a la vez, con las enormes hojas de la jungla y con las verdes praderas de su reino que se juntaban separadas únicamente por una línea imaginaria; al comienzo todo el cielo estaba despejado y con muy pocas nubes y el aire tenía el aroma de varias flores, las miradas de Bagui y de Kim se juntaban desde la selva mientras él y Hadiya jugaban en la pradera, todos eran ya adultos, y en una de esas jaladas de juego la vista de los dos jóvenes se juntaban para ver a sus dos protectores, pero al hacerlo los reyes del Seeone empezaban a desaparecer junto con la selva, como cuando un viento toma suavemente las hojas de las copas de los árboles; el claro cielo azul empezaba a tornarse rojo fuego y las nubes en este se ponían color carbón, los leoncillos se empezaban a asustar y Hadi empezó a llorar, tal vez por no saber qué fue lo que le pasó a sus padres o por el miedo de los cambios climáticos bruscos, el punto es que a medida de que la selva se disipaba, un fuego inmenso la sustituía. El sentimiento de correr para salvarse de las llamas impulsó a ambos jóvenes a no detenerse; la hierba se quemaba casi instantáneamente por donde sus patas pasaban, el humo invadía el ambiente y los iba sofocando lentamente. Poco a poco la fuerza de los leones empezaba a flaquear y les obligaba a detenerse, pero si esto continuaba la flor roja les alcanzaría y perderían la vida. Cuando empezaban a creer que toda esperanza se había perdido vieron un rio que pasaba por ahí, al borde de un cañón; al ver que era lo único que les quedaba, ambos saltaron, pero Hadiya se golpeó la cabeza y perdió el conocimiento, en cambio Kopa había logrado nadar a la orilla y, al percatarse de lo sucedido, saltó de regreso a por ella pero el agua se convirtió en un ensangrentado abismo. Kopa ya había saltado y a medida que descendía parecía que la tierra se lo tragaba: veía las paredes llenas de sangre y voces resonaban en aquel oscuro túnel, voces que lo insultaban, lo intimidaban y que hacía que su corazón se pusiera triste. Cuando por fin llegó al final de aquel pozo y vio a su alrededor todo estaba en tinieblas y, temblando, gritó con todas sus fuerzas el nombre de su amada obteniendo por única respuesta un eco y una luz a sus espaldas. El príncipe, al percatarse de ello, volteó su mirada hacia el haz de luz y fue entonces cuando su cara hiso gestos de un dolor desesperante; vio a Hadiya en el suelo, sobre un inmenso charco de sangre. Sin importarle nada, el joven se abalanzó sobre el cuerpo de su amada y, mientras lloraba sobre él, despertó abruptamente al tiempo que derramaba una lágrima; el mal sueño había terminado.

Al abrir los ojos, Kopa vio hacia afuera de la cueva, al paisaje invernal, y vio como Hadiya hacia acrobacias sobre las dunas de nieve al tiempo que era observada con orgullo por sus padres. Aliviado, el joven príncipe suspiró, se paró y se puso en posición de ataque y, con deseos de jugar, saltó al lugar en el que estaba su panterita derribándola cuando esta estaba apoyándose sobre una pata mientras que con las otras tres sostenía bolas de nieve. Ante la sorpresa, el susto y la alegría, los leoncillos rodaron durante un rato por el blanco paisaje invernal hasta que por fin se detuvieron junto a unos árboles. Hadiya le dijo entonces a Kopa con una sonrisa alegre:

-Oye príncipe, ¿es esa la forma en la que tratas a tus amigos?

-Solo cuando quiero divertirme- respondió el leoncillo tratando de seguirle el juego- ahora señorita, ¿podría bajarse de mi pecho?

-Claro, no hay problema- terminó la conversación ella obedecía a la solicitud de su amigo

Spoiler:



Y mientras los leoncillos reían, Bagui y Kim llegaron a la  escena aliviados. Juntándose en un círculo después del reencuentro, la familia se dispuso a contar historias, como acostumbraban hacer cada invierno. Hicieron un sorteo y le tocó el turno a Bagheera quien, al ver el resultado, hablo con tono juguetón:

-Bien familia, ¿qué quieren oír?

-Yo quiero oír la historia de como comenzó la selva papá- dijo primero Hadiya

-Yo quiero oír la historia de cómo se conocieron- dijo enseguida Kopa

-Mejor pequeñines,- hablo finalmente el adulto- ¿Qué les parece si nos cuentan sus sueños?, estoy seguro que alguno ha soñado con algo bello.

Kopa se estremeció por dentro, pues no quería contar lo que desde hace unas horas atormentaba su alma y su corazón. En cambio, Hadiya quiso contar su sueño al igual que sus padres. La leona entonces empezó:

-Al principio, vi una roca inmensa con forma de trono con un paisaje tipo estepa y el cielo despejado, con algunas nubecillas blancas en él; y en ella a una familia real de cuatro leones, y sé que eran de la realeza porque una multitud de animales se postraban como súbditos. Recuerdo que quise acercarme, pero no podía, como si mis patas estuvieran hundidas en la tierra, limitándome a ver la escena solamente; oí que el rey rugía y su heredero le
seguía, luego los cuatro y luego toda la manada de leonas, y yo rugí con ellas; y ahí terminó mi sueño.


Toda la familia felina había escuchado a la joven y los rostros de Kopa y de Kimya se llenaron de una luz que es imposible describir con palabras. El silencio se apoderó de todos por unos instantes, hasta que por fin Kimya hablo dirigiéndose a su princesita:

-Hija mía, sé bien que es solo una posibilidad remota y que fue un sueño, pero ¿sería posible que nos describas el aspecto de esa familia?

-No alcancé a ver bien las caras mami,- respondió Hadiya- pero recuerdo un poco su aspecto: El rey tenía la melena rojiza, pelaje café dorado, ojos café rojizo, nariz rosada y las puntas de sus patas eran del color del hocico y del pecho; la reina tenía el pelaje como el color de la arena blanca del mar, ojos color calipso, nariz rosada y los pelos de su cola eran color marrón; la princesa, hija de los reyes, tenía el pelaje más claro que el del rey, ojos como los de su padre, también nariz rosada, los pelos de su punta eran color marrón y también tenía la punta de sus patas como el color de su hocico y de su pecho; por último, el otro león, el heredero, tenía el pelaje color tierra, la melena café oscura, ojos verdes como las hojas de las palmeras, barbilla un tanto prominente y una nariz en forma de tridente de color negro. Es más, ahora que lo pienso, creo que ellos son nosotros.- terminó reflexivamente su descripción Hadiya

-Tienen que ser ellos, tienen que ser ellos- gritó Kimya, al tiempo que lloraba algunas lágrimas y se apoyaba en el hombro de Bagheera para no caer a causa de los temblores que recorrían su cuerpo

-¿Tienen que ser quienes Kim?- preguntó Kopa bastante alterado y emocionado

-¡¡Tus padres y tu hermana Kopa!!, tienen que ser ellos, y el otro león ha de ser el hijo de Chumvi y Kula-contestó Kimya con alegría y con agradecimiento a la vez, y luego volvió a pronunciar pero ahora más bajo, como si hablara para sí- Si Kovu sigue con vida, entonces Vitani y mi hermano Nuka también lo están, mi madre no los mató.

-¿De qué estás hablando Kim?, ¿sabes quién es el prometido de mi hermana menor?, no me ocultes nada, quiero saber sobre él.- volvió a hablar Kopa, casi gritando.

-Cálmate Kopa, por favor, ¡¡¡cálmate!!!, el momento llegará en el que sepas todos los secretos de la vida de mi Kim- intervino Bagheera, hizo esto porque vio que el joven príncipe tenia reflejado en su rostro una desesperación

-¿Qué nos ocultan padre?, ¿Qué es tan terrible como para que no confíes en nosotros?- interrogó Hadiya con tristeza en su rostro

-Nada que no pueda ser averiguado a su tiempo cariño- finalizó el adulto al tiempo que se retiraba en compañía de la madre de su hija, en la voz parecía que tenía furia porque su pequeña le había preguntado eso

Kopa se entristeció, y se enfureció también, y camino hacia el lado contrario de la cueva, como queriendo de cierta forma aclarar su mente. Hadiya le siguió, quería respuestas, y también quería calmar a su amigo. Cuando por fin le alcanzó, la leona le preguntó a su amigo con desesperación:

-¿Qué te ocurre Kopa?, ¿Qué es eso de lo que hablaban?, ¿Quiénes son los leones que he visto en esa visión?, si me amas, respóndeme-

-¡¡¡¡QUE SÉ YO HADI¡¡¡¡, ¿CREES QUE SI SUPIERA ALGO NO TE LO CONTARIA?-gritó el príncipe

-¿Por qué te enojas conmigo?, yo no tengo la culpa de que mis padres no me cuenten todo y de que tu mente este atribulada- respondió la joven indignada por el grito.

Kopa se calmó un poco, bajó la cabeza y le dijo a Hadiya al tiempo que contenía unas lágrimas:

-Perdóname Hadi, es solo que temo que algo te pueda pasar-

-¿Pasarme?, ¿de qué me hablas?-preguntó la joven nuevamente

-Es que, no entiendes, nadie puede

-¿Entender qué?, ¿por qué no me dices nada?, ¿qué acaso no soy de fiar?

-Hadiya, por favor, recuérdame como un cachorro inquieto, como un adolescente juguetón y como un adulto que te ama

-Kopa, estás asustándome, no me ocultes nada príncipe- terminó la joven al tiempo que abrazaba al que, para ella, era el único al que amaba

El león se quebró al sentir el amor que emanaba del cuerpo de su amiga y solo entonces parecía un niño asustado. Hadiya también lloró, pero fue por el amor que le tenía a Kopa y porque no le gustaba verle así.
Después de un tiempo de estar juntos, Kopa le susurró a su panterita:


-Como desearía quedarme a tu lado para siempre, y que la muerte nunca sobreviniese

-Kopa, todavía falta mucho para que alguno de nosotros muera; mejor disfruta nuestra juventud y vive a mi lado con una sonrisa

Estas palabras, de cierto modo, calmaron a Kopa, restauraron su ser y le permitieron olvidar que ese sueño podía representar una verdad lejana. Mientras este suceso y esta discusión culminaban entre los jóvenes, en la cueva que era su hogar, Bagheera abrazaba a Kimya al tiempo que ella tenía la mirada viéndole. Por fin, después de un rato, Kim le dijo a Bagui:

-¿Crees que sea el tiempo en el que mis secretos salgan a la luz?

-Kim, mi amada leona, si crees que es el tiempo en el que los leoncillos deban de conocer nuestro pasado es mejor que lo sepan………






Camaradas, me disculpo por la tardanza, he tenido dificultades porque he estado estudiando para mis examenes de matemáticas.

Por vuestra comprención les agradesco en extremo.

Saludos y rugidos.

genial capitulo muy emocionante espero que el siguiente con emoción saludos y rugidos Very Happy:kxk::zzz: 

KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 8840
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

me ha encantado :3

Mensaje por FerTaka97 el Jue Jul 11, 2013 12:51 pm

sinceramente me ha emocionado  me ha encantado, me ha maravillado tu historia mientras escuchaba el soundtrack del rey leon me lo omaginaba todo en mi cabeza me ha gustado mucho amiga te invito a que te veas el mio
 kopas desolation o la tierra de las mentiras.

FerTaka97
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 653
Fecha de inscripción : 10/07/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por SCAR10 el Vie Ago 16, 2013 2:26 pm

Huy Huy Veo Que Sos Fanatic@De Kopa Esta Muy Buenoo Very Happy  Una Pregunta No te cansastes en escribir muchooo!!!!JAJAJAJAJAJAJAJAJA:caras: MUCHO RUGIDOS GRAG!!
:puff: :scar2: :jessy:

SCAR10
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 16/08/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kopa, El Rey de dos Mundos

Mensaje por Shiragaza el Mar Sep 17, 2013 4:26 am

Camaradas, me disculpo por la tardanza. No he llevado muy bien el cambio de secundaria a medio-superior.
En fin, aqui traigo otros dos capítulos:
 


CAPÍTULO X
UN TRÁGICO SUCESO

 
Tres meses pasaron y poco a poco la nieve se empezaba a derretir, abriendo paso a miles de flores multicolores que comenzaban a brotar, pasto verde color esmeralda, jaspe y crisoberilo, además de árboles cuya altura, verdor y grosor hacia que incluso un elefante pareciese una hormiga. Al interior de la cueva, el hogar de la familia adoptiva de Kopa, la vida también empezaba a darse a conocer: en el suelo de la pequeña caverna se empezó a proliferar un tipo de musgo verdusco, suave como terciopelo; algunas flores también habían crecido en ese espacio rocoso, inundando el aire con una serie de fragancias dignas de un perfume de alta calidad. Este ha sido siempre una imagen memorable de una estación maravillosa; la primavera.
 
Por el momento es de noche, y la calma inunda el ambiente: apenas y se alcanza a percibir el canto de un grillo o el croar de una rana; el agua del gran rio se ha tornado en un brillante espejo azul y refleja la faz de la luna, ahora llena, junto con miles de chispas azules, violetas, amarillentas y rojizas, como lo son las estrellas que pueblan el firmamento; y la orilla del mismo porta pequeños barcos multicolores, los cuales están hechos de pétalos arcoíris. En medio de este espectáculo, la gran roca de Wasteland se encontraba adornada con sutiles brillos provenientes de lo alto, realzando su altura y porte, y su imagen se veía aún más magnifica a la sombra del caudal del Waingunga que cruzaba toda aquella tierra. Parecía la mismas tierras de Pridelands, pero ahora en la selva.
 
Pero, a pesar de que esta imagen parece una de las más hermosas, hay algo que no encaja: el joven príncipe se encontraba solo, en la cúspide de The Pinnacle rock, observando con pesar la alegría que comenzaba a surgir en toda la jungla. Su corazón no quería saber nada de la vida y se preguntaba el por qué de muchas cosas. Es mejor retroceder algunas días (bueno, muchos)...
 
-o-o-o-
Desde que Hadiya había contado su sueño a su familia ese invierno, empezó a actuar muy extraño: ya no salía a dar paseos con Kopa, ni a fiestas, ni a ver siquiera como se levantaba para ver el sol en la mañana (cosa que acostumbraba hacer). El leoncillo había tratado de animarla, pues le parecía que había entrado en una especie de depresión, pero lo único que ella respondía a todos lo que él le hacía era:
 
-Gracias Kopa, pero no estoy de humor. Si no te molesta, me gustaría dormir un poco...
 
Esta respuesta era bastante frustrante y confusa para alguien cuya presencia irradiaba alegría y actividad. Bagheera y Kimya no decían nada; para ellos el motivo era un secreto, algo que, si su princesita no lo compartía, era mejor no meterse. Hablaban con la joven, pero aparentemente era de otros asuntos.
Kopa no quería ver a Hadi triste, y trataba de averiguar el motivo de tanto desinterés. Le preguntó a Shanti, a Noma y a cuantas amigas tenía su panterita, pero no obtuvo nada; inclusive se propuso  preguntarle a Mahra, la babuina que había alzado a la leoncilla cuando no tenía más de tres días de nacida. Ya para haber llegado a este punto, era que estaba desesperado ya que ni el más osado de los animales de la jungla se atrevían a visitarle, ni a ella ni a sus tres hijos Ned, Jed, y Fred.
 
Un día, de mañana, tres semanas antes de la primavera, Kopa se levantó temprano, dos horas antes de la salida del sol. Mirando hacia todos lados, se aseguró de que nadie se percatase de su ausencia; miró a Hadi, quien dormía profundamente, y le susurró:
 
-Te quiero como a nadie.
 
Él entonces le lamió la mejilla con mucha dulzura y, acto seguido, la joven sonrió. Luego, comenzando a tomar rumbo, se fue a Wasteland. Es necesario recordar que, en esos momento, la tierra todavía portaba una ligera capa de nieve de la que sobresalían algunas pasturas. El hogar de Mahra era un oasis algo retirado de todo indicio selvático, señoreado por un solo baobab (enlace), en el límite con la tierra antes infértil que es señoreada por The Pinnacle rock, cuya longitud es 70 km y su anchura es de 40 km. Todo esto se atrevía a cruzar el joven príncipe, únicamente para pedir un simple consejo. Caminando con paso veloz, por fin llegó a la delimitación de la selva con la pradera. Viendo hacia la inmensa llanura, tomó aire con mucha fuerza para después sacarlo. Solo entonces, armándose de valor, comenzó a correr. Atravesó toda la planicie, teniendo cuidado de no tropezarse él y de no hacerle daño a los animales pequeños que salían de cada hoyo y hueco existente en esas pasturas.
 
Mientras se dirigía hacia su destino, observó toda la transformación del paisaje de una noche fría de invierno a una hermosa mañana próxima a primavera. Pensaba en muchas cosas; en la vida en la jungla, en sus padres adoptivos, en la vida que hasta ahora había vivido. Pero un pensamiento opacaba a los demás con una simple pregunta: ¿qué era lo que ponía a Hadiya con los ánimos por los suelos?; solo tener la idea de que alguna cosa eclipsaba esa sonrisa de diamante de la joven hija del Seeone hacía que el joven príncipe perdiera los estribos por completo.
 
Después de una hora a trote de guepardo, Kopa llegó al pequeño oasis completamente exhausto: su hermosa melena caoba estaba completamente despeinada; su cara era ahora semejante a la de un perro y sus patas apenas y podían sostener el peso de su joven cuerpo. Deteniéndose junto a un pequeño riachuelo que provenía de uno de los grandes brazos del gran rio, se dispuso a beber unos sorbos de agua fresca, para reponer energías. Acostándose bajo una palmera que crecía junto a las orilla de este brazo del Waingunga, el leoncillo se relajó tanto que se dispuso a dormir un poco. No habían pasado ni diez minutos desde que cerró sus ojos cuando sintió que algo o alguien tiraba de su cola, le revolvía los cabellos de su cabeza y le caía encima. Abriendo sus rojizos ojos, Kopa vio a los tres babuinos, hijos de Mahra, ahí, frente a su nariz, jugando como unos niños, pese a que su edad era algo mayor que la de el mismo coronel Háti.
 
"Los tres hermanos:
http://oi43.tinypic.com/106x8xj.jpg

Los babuinos son originarios de Disney, de la serie animaba "The Jungle Cubs"
Parándose, el hijo del Seeone les habló diciendo:
 
-Hola chicos, ¿qué tal les va?
 
Los simios, asustados, detuvieron sus juegos por un momento y se le quedaron viendo. Riendo solo un poco, Kopa les preguntó con la ceja levantada y una sonrisa juguetona:
 
-¿Qué acaso no me reconocen?
 
Observando más detenidamente, uno de los babuinos le reconoció. Acercándose al leoncillo con los brazos extendidos, el babuino exclamó:
 
-¡¡Kopa!!, viejo amigo, ¡¡mira cómo has crecido!!
 
Solo entonces los otros dos babuinos supieron quien era. Haciendo lo mismo que su hermano, los tres le dieron un abrazo de oso al joven. Luego, separándose, empezaron una plática:
 
-¿Y qué haces aquí?, sabes que a Bagheera no le gusta que vengas aquí
 
-Lo sé Jed, pero es una emergencia
 
-¿Cómo qué?- preguntó el segundo hermano
 
-Bueno Fred, así está la cosa: no sé si recuerden a una cachorrita, un poco más chica que yo...
 
-Ah, ¿la niña que presentó nuestra madre?- preguntó el tercer hermano
-Esa misma Ned. Pues, bueno, ella...
 
-¿Tiene catarro?
 
-¿No puede cazar porque se le enterró una espina en su pata?
 
-¿Una nave extraterrestre vino a la tierra y, por el susto, se la pasa en la cueva sin mover una garra mientras que al mismo tiempo  se tapa con una hoja de palma?
 
Los otros tres machos se le quedaron viendo a Ned, confusos por lo que acababa de decir. Este, al ver que no había dado mucho resultado su hipótesis, se encogió de hombros y dijo:
 
-Bueno, no se pierde nada con tratar
 
-Okey, lo entiendo..,.- respondió Kopa- pero ninguno de los tres tiene la razón. Verás, últimamente ha estado, como decirlo, algo deprimida, y vengo a ver a su madre para pedirle un consejo.
 
-Emm..., no creo que sea una buena idea. Ella tampoco ha actuado muy bien últimamente...
 
-Oh, ¡¡vamos chicos!!, no vine de tan lejos como para irme sin su comentario. Díganme donde está, no les diré que ustedes me dijeron...
 
-Eso no será necesario niñito- dijo de pronto una voz
 
De la nada, un ruido seco se escuchó detrás de la pandilla de amigos, los cuales voltearon a ver algo asustados. Cerca de la base de la palmera en la que el príncipe había dormido, una sombra se alzó amenazante: era Mahra en persona (por decirlo así).
 
Mahra, la vieja babuina:
http://oi41.tinypic.com/4qfp6u.jpg

Generalmente, Mahra no sonrie mucho ¬¬
 
Con su típico andar y su viejo hueso, se dirigió al joven con voz rasposa, pero dulce:
 
-Kopa, vaya que ya creciste. Me alegro por eso, pero ¿tú y tu novia no podrían ponerse de acuerdo en un horario de visita?
 
-Ah, hola Mahra.
 
-Sí, sí, niño: hola, ¿qué tal te va?, la nieve ya casi se ha derretido y bla bla bla...- respondió la vieja babuina mientras se acercaba aún más, no de muy buen humor- No viniste aquí para hablar de trivialidades, así que ¿qué quieres?
 
-Pues yo solo vine a pedirte un consejo...
 
-Bah, ¿que no le bastó a tu novia venir a verme cada media noche?
 
-¡¡¡¡¿¿¿Hadiya estuvo aquí???!!!!
 
El joven príncipe no podía creerlo. Esto explicaba el por qué su panterita no estaba precisamente de humor para nada; dormía en el día y salía de noche. Dándose cuenta de que el leoncillo no sabía nada de las visitas de la hija del Seeone al pequeño oasis, Mahra le siguió diciendo:
 
-Sí niño, ella ha estado aquí durante los últimos dos meses. Únicamente ha venido para saber si las estrellas brillan más de lo normal o si una ha caído.
 
-¿Y no sabes para qué quiere ese dato?
 
-No, solo viene y se va. Pero (acercando la cabeza de león para susurrarle al oído derecho) una vez la escuché decir que tenía que darse prisa para llegar a tiempo...
 
-¿A dónde?- preguntó el joven entre interesado, colérico y nervioso
 
-No escuché mucho chico, yo ya soy vieja- le respondió la babuina mientras le soltaba con brusquedad- pero sí te sé decir que si una chica se preocupa por llegar a tiempo a un lugar es o porque va a ver a las amigas o porque tiene una cita con alguien.
 
-"Es la segunda opción"- pensó Kopa con tristeza
 
-Niño, veo que te preocupas en extremo por ella
 
-Así es, pero no sé qué mal le aqueja, ni el por qué de que estas visitas...
 
-Estás enamorado niño, eso no lo dudo, y por esa razón te ayudaré: cuando llegues a casa come y vete a la cama, así te quedes dormido o no. Apenas llegue la luna a su punto máximo, hazte el dormido y trata de no quitarle el ojo a la niña. Cuando veas que se levante y se retire, síguele el paso. Seguramente vendrá hasta acá para hacerme la misma pregunta. Intentaré entretenerla un poco, excusándome de que hay que esperar un poco para ver las estrellas mejor. Dialogaré con ella, para sacarle algo de información, y tú escucharás todo desde la parte trasera de mi árbol.
 
-¿Y nosotros qué ma'?- preguntó Jed
 
-Simplemente se irá a dormir esta noche, como normalmente lo hacen. No dirán nada si se despiertan, ¿vale?
 
-Sé que no harás esto gratis Mahra, así que ¿cuál es el precio?-interrumpió el joven
 
-Solo pido que, al llegar a tu tierra natal, le cuentes a todos sobre nosotros. Como verás, yo ya estoy vieja, y no creo que me quede mucho tiempo.
 
-¿Contar tu historia?, ¿es todo?, ¿así de fácil?-contestó incrédulo el joven
 
-Sí, es todo.
 
Con la espalda recta, los párpados cerrados y una solemnidad enorme, el príncipe respondió:
 
-Por mi linaje, lo prometo
 
Y así, consumado el pacto, a la hora cuarta del día, Kopa se regresó a casa. Con cada paso que daba, dos preguntas se repetían en su cabeza: ¿por qué Hadiya le ocultaría algo?, ¿qué, acaso, el no era de confiar?. Se conocían desde siempre y sus secretos se los confiaban al otro sabiendo que estarían seguros. Con estos pensamientos, Kopa llegó a la cueva. Bagheera y Kimya habían estado buscándolo en todas partes, preocupados por su seguridad. Apenas vieron que el príncipe venia, la pareja se abalanzo sobre de él, llorando de alegría. A duras penas dejaban que el joven respirara. Luego de que los reyes de la selva lo llenaran de besos y de abrazos, se apartaron de él y le empezaron a reprender con tono serio:
 
-Kopa, ¿en qué estabas pensando?, te hemos buscado durante todo el día.
 
-Lo siento Bagheera, pero pensé que podría dar un pequeño paseo
 
-¿Pero que acaso ignoras que no debes de salir sin compañía?, la selva es peligrosa, y nunca hay que fiarse de ella.
 
-Ok, no se volverá a repetir. Lo prometo.
 
-¿Por la garrita?-dijo él, extendiendo su pata y sonriendo
 
-Por la garrita- respondió, el joven mientras encertaba su garra en la del adulto
 
Así, olvidando todo, por fin pasaron al interior de su hogar de piedra. Bagheera se sentó cerca de la entrada mientras que Kimya se iba al fondo de la cueva: iba a despertar a Hadiya, quien dormía con un aparente sueño tranquilo. Con un suave beso en su tersa mejilla por parte de su madre, la hija del Seeone abrió con ligereza sus ojos color violeta, para dar por conclusión su visita por el país de los sueño. Con un ligero bostezo y una levantada momentánea, Hadi le preguntó somnolienta a la adulta que le contemplaba con dulzura:
 
-Mmm, ¿qué sucede mami?
 
-Mi niña, ya es algo tarde. Recuerda que es tu turno de pasear con tu padre por el reino.
 
-Kim, cariño, si se siente cansada iré solo- interrumpió el padre de la joven
 
-De ninguna manera papá-contestó la joven mientras se paraba de un golpe- mis deberes están antes que las diversiones.
 
-Vaya, me sorprendes Hadi-comentó Kopa al tiempo que se sentaba cerca de la entrada, no my lejos de su padre adoptivo
 
-Ah, hola Kopa. No sabía que ya te habías levantado.-dijo la joven mientras con paso lento se acercaba hacia el joven
 
-Pues claro Hadi, no soy perezoso- respondió él, con algo de irritación en su voz.
 
-Cálmate Kopa, ¿y ahora por qué estás enojado?
 
-No es nada Hadi, es solo que hace un rato me espiné una pata, por curioso.
 
-Ah, eso es todo-respondió la joven- yo pensé que era algo más grave. Bueno, en fin, tengo que irme.
 
En eso, Bagheera se levanta, abraza a su esposa, le revuelve los cabello al leoncillo y luego se aproxima a su pequeñita. Luego, con dulzura, le cuestiona:
 
-¿Estás lista?
 
-Lo estoy papi
 
Y así, sin más ni más, padre e hija se salieron de su hogar para ir a dar una vuelta por todo el territorio que les pertenecía: desde las ruinas de Baldar Log hasta el final de Wasteland. Era evidente que el paseo iba a durara hasta el atardecer.
Mientras, en la cueva, el joven príncipe se encontraba bastante desconcertado. La respuesta de Hadi había sido muy desinteresada, sin gracia ni alegría. Su cara reflejaba su desesperación por la contestación de la jovencilla.
 
Kim, quien conocía a la perfección al leoncillo, se le acercó, se sentó a su lado y le preguntó, amorosa:
 
-¿Que sucede Fluffy?
 
-Nada Kim
 
-Querido, te conozco desde que eras un cachorrito travieso; mi niño, ¿qué te sucede?
 
-(suspiro) Bueno, está bien, te diré, pero no se lo digas a nadie...
 
-Está bien, pero anda, acompáñame-respondió la adulta mientras se levantaba y andaba hacia la salida.
 
Kopa le siguió, esperando recibir consuelo. Kimya era la única leona adulta que entendía las preocupaciones de príncipe, quien le confortaba y sanaba sus heridas, aunque no hacía milagros. Caminando durante un rato, por fin se detuvieron junto a un gran árbol: hojas verdes como la crisoprasa, cuya vestidura serviría para cubrir a todos los árboles de la selva; tronco caoba tan ancho que si se tomaran siete personas de la mano, apenas lograrían darle la vuelta, y un concierto melodioso que se extendía por cada rincón alrededor de este, protagonizado por el dulce sonido del viento que se escabullía por ente aquellas hojas.
 
Frenando su paso, la leona volteó hacia el joven y le dijo sonriente:
 
-Pequeño, ¿qué sucede?
 
Cabizbajo y con voz queda, el leoncillo relató los hechos ocurridos desde esa mañana hasta el presente, cuyo conocimiento tenemos. Sabiendo ahora la verdadera causa de tanta apatía, Kim le contestó sonriente:
 
-Hay un secreto en el Seeone; párate debajo de este árbol
 
-¿Cómo?, ¿y eso para qué?
 
-Solo confía en mi
 
Extrañado, Kopa obedeció a la petición de su amiga, su confidente, su protectora. Llegando al pié del árbol, el joven se sentó y, volteando hacia Kim, le preguntó:
 
-¿Así?
 
-Sí mi niño. Ahora, mira hacia la copa del árbol y dime lo que ves
 
-(alzando la cabeza)No logro ver nada, la luz del sol me enceguece
 
-Inténtalo de nuevo
 
Poniendo toda su concentración en ello, el joven príncipe empezó a percatarse de algunas formas que se daban entre las hojas del gran árbol, resaltadas aún más por el brillo de la lumbrera mayor. Encontró figuras hermosas que se escondían en aquel follaje verde: uno, dos, tres puntos se interconectaban, formando una constelación; cuatro, cinco y seis, ahí estaba Orión, con su mazo y su cinturón tan característico; siete, ocho, nueve y diez, las pléyades estaban ahí, al igual que todas las constelaciones que se pudieran imaginar: Draco, Cepheus, Cassiopeia, Leo y Leo minor, solo por mencionar unas pocas.
 
El árbol estrellado:
http://oi42.tinypic.com/10xu5nq.jpg

 
Con una sonrisa de alegría, el joven príncipe preguntó asombrado sin quitar su vista del espectáculo en las ramas:
 
-¿Qué árbol es este?
 
-Es un árbol estrellado, o por lo menos así lo llamo yo. La verdad es que nunca supe su nombre, pero sí aprendí a identificarlo.
 
-¿Cómo?, ¡¡dime!!
 
-Hum, pues mira Kopa, las hojas son en forma de corazón, y son suaves al tacto (Kim toma una y se la da al leoncillo), ¿lo ves?
 
-Es extraño- comento el joven- pero creo que ya vi este tipo de hoja antes
 
-No me extrañaría, este árbol también crece en el Serengueti
 
-¿Y cómo lo descubriste Kim?
 
La reina de la selva solo rió un poco, miró a la rebosante copa y luego bajó nuevamente su cabeza, para dirigir una mirada amorosa a su pequeño príncipe. A continuación, con una sonrisa alegre, dijo:
 
-Yo no lo descubrí; Bagheera tuvo un pequeño accidente y él fue quien me mostró este secreto ya olvidado
 
-¿Qué tipo de accidente?- cuestionó el leoncillo con una sonrisa y un brillo curioso en sus ojos
 
-Hay Kopa, ¡¡si serás chismoso!! (Kim ríe tenuemente)... bueno, así era la cosa; Bagheera me había invitado a salir, y por estar tan nervioso cuando yo me presenté se sentó en un hormiguero. Después de eso, tardó una o dos semanas para poder sentarse con normalidad...
 
-¿Y eso que tiene que ver con el árbol?
 
-Paciencia Kopa, ahora lo averiguarás: durante todo ese tiempo, él se puso a vagar por la selva, buscando algo para entretenerse, hasta que un día, a eso de la hora sexta, se recostó con mucha dificultad debajo de esta belleza. Entonces comenzó a buscar formas en los huecos que se formaban entre las hojas, y fue entonces que descubrió el cinturón de Orión. Siguió buscando, y se encontró con la constelación de la osa mayor; luego encontró la estrella polar y de ahí empezó a recordar cada cosa que veía, para revisar el mapa estelar durante la noche. Luego, una vez que hubiese encontrado todas las constelaciones, me mostró el lugar, y me dijo que si quería recostarme debajo de su follaje. Ese día hacía calor (pues era la época seca), y yo acepté; fue entonces que él me mostró todas estas cosas. Una vez reveladas, le dije que esto compensaba la cita que se había arruinado. Él solo rió, y suspiró, enamorado: en cuanto a mí, creo que me sonrojé. Aún lo recuerdo como si hubiese sido ayer...-
 
Kim suspiró, pero ese sonido era comparable a un pedazo enorme de plomo que era dejado caer desde una altura muy alta; parecía que cargaba un peso cuyo significado era hermoso y horrible. No es posible describirlo con palabras. Después de emitir esa exhalación de aire, la adulta se levantó y caminó al lado opuesto del leoncillo, no sin antes decir:
 
-Kopa, si crees que es correcto lo que harás esta noche, adelante, pero recuerda que muchas de las cosas que están ocultas se pueden observar a simple vista
 
-¿Y qué significa eso?-preguntó el príncipe, bastante confundido
 
-Lo entenderás algún día
 
Y así, sin más ni más, la reina del Seeone se fue, siguiendo las huellas que antes habían dejado ella y el joven hacia tan solo unos momentos. Kopa se quedó pensando, solo en aquel lugar. Meditó por un buen rato en las palabras de su protectora, hasta que empezó a llover en la zona en la que él se encontraba, pero a lo grande: rayos, vientos fuertes, algo de granizo y lo que quedaba de nieve en las nubes de la selva. Buscando refugio, encontró un pequeño agujero debajo de las raíces de un árbol enorme, no muy lejos del árbol estrellado y como no había nada que hacer, el joven príncipe tomó una siesta. Después de un rato, cuando cesó la tormenta y el aire había entibiado, Kopa se despertó. Con un enorme bostezo y una buena estirada, abrió sus ojos rojizos como el alba. Después de unos breves momentos de atontamiento, el leoncillo se percató que ya era bastante tarde y de que si no regresaba de seguro recibiría una buena regañada. Un poco asustado, el leoncillo intentó volver a casa, y comenzó a caminar, hasta que después de un rato de vagar por los alrededores descubrió que se había perdido.
 
Pensativo, el león volvió a tomar el rumbo, para poder volver a casa. Mientras andaba, reflexionaba, y mientras reflexionaba, analizaba cada aspecto hasta ahora vivido. Era extraño, pero sentía que con cada paso que daba se acercaba más y más a un lugar tortuoso; como si se estuviese caminando sobre la hoja de un cuchillo tan afilado como un bisturí. Sin tener sentido del tiempo o de la dirección que tomaba, Kopa llegó nuevamente a la delimitación con Wasteland. Ya no era más de día, pues la señora oscura había cubierto con su manto enjoyado el hermoso cielo, antes teñido de aguamarina y lapislázuli: la brisa era suave y refrescante, perfecta para ayudar a las nubes a desplazarse a otras comarcas, en donde también se necesitaba del precioso líquido que portaban; la noche era magnifica, ya que las estrellas resplandecían más de lo normal, y unas cuantas piedras del río Waingunga resplandecía con el brillo de la luna; eran feldespato.
 
Viendo al horizonte, descubrió que esa ubicación ya era conocida, y ya se proponía ir a casa cuando escuchó una voz dulce que estaba a espaldas suyas, extrañamente familiar. Ocultándose detrás del primer matorral que vio, el joven príncipe se quedó quieto como roca y hacía el esfuerzo por respirar lo menos notorio posible. A medida que esa voz melodiosa se acercaba más y más hacia su posición, Kopa iba adquiriendo la certeza de a quién pertenecía. De pronto, una criatura con las patas negras emergió de las sombras próximas al escondite improvisado; era evidente que eran las patas de una felina.
Ahora, con toda la seguridad del mundo, Kopa podía decir que las patas que sostenían a esa hembra eran de su panterita. Recordando de pronto el pacto que había hecho con Mahra, el leoncillo se propuso a seguirla, intentando hacer el menor ruido posible.
 
Es muy cierto que a ambos leoncillos los entrenaron unos seres muy capaces, astutos y valientes, cuyos secretos para cazar y de sabiduría ahora poseían ambos jóvenes, pero había una pequeña diferencia entre los príncipes: en cuanto a sigilo, Hadiya tenía la habilidad de pasar desapercibida por completo, gracias a su pelaje y a sus patas; en cambio Kopa, en su defecto, en casi todos los entrenamientos se había tropezado con una piedra o pisaba ramitas, obligándole a desarrollarse en el arte de la rapidez. Consiente de todo, y sin importar nada, el enamorado siguió a la joven. Volviendo a atravesar cada pulgada de aquel verde terreno, Kopa pensaba en que ahora quizás podía aliviar a la chica con la que había convivido durante toda su vida, jugando, riendo, haciendo travesuras.
 
Por fin, y tal como lo habían acordado, el joven príncipe se ocultó detrás del gran baobab mientras que la vieja babuina distraía a la joven:
 
-...¿y para qué quieres saber la posición de los astros niña?
 
-Mahra, sabes bien que cuando una estrella cae y todas resplandecen para llorarle significa que un alma ha de ser recibida muy pronto.
 
-Lo sé, pero no entiendo para qué quieres saber eso
 
-Olvídalo, por favor. Solo dime si ya están en su punto alto
 
-Hay niña, ¡¡qué impaciente!!, estás peor que tu novio
 
-(suspiro) Ah, mi querido Kopa. Él ahora ha de estar seguramente en casa, platicando con mis padres, oyendo historias maravillosas.
 
-¿Y por qué no estás con él?
 
-Porque él siempre ha estado mejor sin mi presencia.
 
Tomando su hueso, Mahra apuntó a las estrellas y, mientras hacía esto, la mirada impaciente de la leoncilla se posaba sobre ella.
 
"Piedra leonina:
http://oi39.tinypic.com/2jzf3s.jpg

"No te muevas y no respires" era lo que se repetia a si mismo Kopa. Un solo movimiento podia arruinar todo
 
Después de unos breves instantes con el palo blancuzco (utilizado como una especie de sextante), la vieja sabia se volteó a la niña y, con una cara y voz melancólica, le dio una respuesta a sus preguntas:
 
-Niña, ¿de verdad quieres saber el estado del firmamento?
 
-Mahra, deja de atormentarme y dime lo que has visto.
 
Suspirando, la babuina habló, apoyada por su hueso que le servía de bastón:
 
-He visto a las estrellas resplandecer, y a un cometa que atraviesa cada punto de la bóveda celeste.
Con la cabeza gacha, cerrando los ojos, las cejas arqueadas de dolor y la desaparición de su dulce sonrisa, Hadiya dijo lánguidamente:
 
-Es el tiempo
 
La mano vieja de la sabia se apoyó en uno de los hombros rojizos de la joven. Esto le dio fuerzas a Hadiya para alzar su cabeza y abrir ligeramente sus ojos.
 
-Niña, ¿qué te ocurre?
 
-Será mejor que nadie lo sepa. Dime Mahra, ¿dónde crece esa planta cuya flor es amarilla y su fruto es rojo?
 
La planta "oroval:
http://www.cepvi.com/medicina/plantas/imagen/oroval.jpg
 
-¿La planta de un metro de alto, parecida a una enredadera?
 
-Sí, esa
 
-Yo tengo una, creciendo en mi tronco, ¿por qué?
 
-Necesito algo de polvo de su raíz
 
-Creo que tengo un poco, ¿quieres que te lo traiga?
 
-Te acompaño
 
Alejándose sin decir más palabras, ambas hembras se alejaron por unos instantes de su posición original, todavía hablando. En las cercanías se encontraba Kopa, quien observaba todo pensaba es cada palabra. Aunque en realidad no era mucha la distancia entre las dos zonas, tan solo unos metros podía apagar cada palabra que salía de ambas bocas femeninas, si es que existiesen. Intentando tener toda la paciencia del mundo, el joven príncipe espero durante diez minutos, aproximadamente, para que ambas chicas se acercasen nuevamente a su posición. Parando las orejas, se empeño en escuchar cada palabra:
 
-...pero niña, ¿segura que tienes la fuerza para todo eso?
 
-Mahra, es algo que fue destinado desde el día en el que fui concebida. Mis padres lo sabían, y yo lo
sabía, pero de manera inconsciente. Ahora, ya es tiempo de que se cumpla.
 
-Te admiro pequeña, pero no entiendo, ¿por qué tú?
 
-Mi tío-abuelo una vez le dijo a mi madre; algunos dicen que nuestro destino está conectado a la tierra, que es parte de nosotros como nosotros de ella; otros más dicen que este está entretejido como una tela, entrelazando el de uno con el de muchos otros. Es lo que más buscamos o luchamos por cambiar. Algunos nunca lo encuentran, pero hay otros que son guiados a él.
 
-Hermosas palabras
 
-Sí, lo son. Mahra, amiga mía, te agradezco por cada cosa en la que le has servido a mi familia: a tus hijos, por hacerme reír, y a ti por cada palabra sabia-esto último, Hadi lo dice llorando
 
-Niña, yo soy quien debe agradecerte.
 
-Solo quiero pedirte un favor más, antes que todo lo que te acabo de relatar acontezca..
 
-Dime niña, y con gusto te serviré.
 
-Promete que bajo ninguna circunstancia permitirás que a los nuevos reyes les pasen cosas malas, que pasarás cada palabra sabia a los de tu raza y que harás hasta lo imposible para salvar esta tierra, mi tierra amada...
 
Poniéndose la mano en el corazón y haciendo una reverencia, Mahra dijo solemnemente:
 
-Así será, Hadiya, hija del Seeone.
 
-Y, por favor, no te olvides de decirles a todos cada palabra.
 
Y así, con un abrazo semi-amargo, la leoncilla se despidió de su vieja consejera, compañera y amiga, para no volver a verse más ante la mirada atónita de Kopa.
 
Cuando la leoncilla se había alejado lo suficiente, el joven príncipe salió de su escondite, para poder seguirla. No entendía nada de aquella conversación; desde la manera de hablar de las hembras hasta el extraño comportamiento de Hadiya, y el hilo que buscaba desenredar se había vuelto aún más intricado. Pensando en cada cosa, no notó que una sombra se abalanzaba sobre su joven cuerpo, de manera amenazante. Kopa se percató demasiado tarde de esa presencia; lo sintió cuando la criatura acababa de derribarle. Sorprendido en extremo, reconoció a ese animal; era nada menos que Hadiya. Ella reía, y le dijo, alegre:
 
-¡¡Pinned ya!!
 
Sin salir todavía de su asombro, el joven príncipe se quedó mudo por unos instantes. Hadi, con cara de traviesa, se le quedó viendo por unos segundos, para luego preguntar:
-
¿Qué te pasa príncipe?, ¿te comió la lengua un ratón?
 
-No...eh, yo... solamente...- Kopa no podía hablar bien- trataba...
 
-Anda ya, párate-dijo finalmente la joven mientras se le quitaba de encima.
 
-Me asustaste Hadi- respondió el joven una vez de pie
 
-¿Y por qué?
 
-No sabía que estabas aquí
 
-Ah, ya te entendí. Por cierto, ¿qué haces en la pradera tan de noche?
 
-Nada, solo te buscaba; tus padres se han preocupado por tu ausencia
 
-¿Y eso es todo?
 
-Síp, es todo.
 
-Se me hace que no es todo...
 
-En serio, es todo
 
-Más te vale príncipe. Bueno, vámonos
 
-¿A dónde?
 
-Pues a casa tontito, ¿qué ya se te olvidó todo lo que me acabas de decir?
 
-¿Qué te dije?
 
-No puede ser...- la leoncilla se estira la cara con una de sus patas mientras una sonrisa nerviosa se asoma en su cara-
 
-Solo bromeaba Hadi
 
-Hay Kopa, ¿qué voy a hacer contigo?
 
-Es una excelente pregunta- el leoncillo mira al firmamento al tiempo que se pone una zarpa en la boca- mmm..., veamos... ¡¡Eureka!!- se saca la zarpa y ve a la joven traviesamente-
 
-¿Y ahora qué se te ocurrió?
 
-¿Cuánto apuestas que llego a la cueva antes que tú?
 
-Nada, pues yo soy la más rápida
 
-¡¡AVERIGUEMOSLO!!
 
Kopa se echó a correr, en dirección a la selva, seguido de cerca por la leoncilla.
Con la velocidad de un guepardo, Kopa atravesó árboles, matorrales y algunas telas de araña (de hecho, casi se come una) sin medirse en lo absoluto; en cambió, Hadiya saltaba sobre los árboles para que en vez de ser un estorbo fueran una ventaja: la carrera por el título de criatura más rápida había comenzado. La estrategia de ir por los aires le ayudó mucho a la joven, y ella llevaba la delantera: para no perderla, dejaba caer de vez en cuando algunas ramas delgadas, para obstaculizar el paso del leoncillo, pero sin hacerle daño.
Después de un tiempo, y a tan solo medio kilometro de casa, la situación de alegría entre ambos adolescentes repentinamente cambió: sobre una rama, no muy lejos de la ubicación del príncipe, la cabeza de la chiquilla le empezó a doler, sus patas le temblaban sin cesar y tenía una sensación abrumadora se empezó a propagar por su cuerpo. Con una voz que reflejaba su situación, gritó desde su posición:
 
-Kopa, ¿estás ahí?
 
-¿Hadiya?, ¿qué sucede?, ¿ya te cansaste?- respondió de forma burlona el león mientras detenía su marcha poco a poco, viendo con la cabeza las copas de los árboles
 
-No..., Kopa... no me siento... bien... ahh
 
Casi instantáneamente, la visión de la leoncilla se volvió borrosa. Sus fuerzas disminuyeron a tal punto que perdió el equilibrio, ocasionando que se cayera de un árbol, enfrente de su amigo.
 
Asustado en extremo, Kopa se le acercó y le preguntó histérico:
 
-¡¡¿¿Hadiya??!!, ¡¡HADIYA!!, ¿Qué te sucede?
 
-Me siento muy mal Kopa...-contestó con voz queda la joven
 
-Tenemos que volver a casa
 
-No me puedo parar...
 
-Te llevo sobre mi lomo...
 
Dicho y hecho, el príncipe se las arreglo para subir a su amiga en su espalda. La hija del Seeone se acomodó es la melena caoba de su amigo mientras que éste se echaba a correr, en dirección a casa. Nunca antes el camino se le había hecho tan largo. Por fin llegó, agotado en extremo, a la entrada del hogar de piedra que conocía.
Bagheera y Kimya, al percatarse de su presencia,  salieron a recibirle, pero apenas vieron a su hija en el lomo de aquel leoncillo, se asustaron. Kopa solo alcanzó a decir:
 
-Hadi..., mareo..., mal..., casa...
 
-¡¡Vamos dentro!!- dijo histérico Bagheera
 
-¡¡¿Qué le pasó a mi hija?!!-gritó Kimya. Ella por poco se desmaya.
 
Después de recostarla sobre una especie de colchón de musgo, y de acomodarle una piedra a base de almohada, el joven príncipe cayó rendido junto a ella; estaba asustado, ¿qué había pasado?
Mientras tanto, Bagheera había salido a por Mahra, para pedirle una explicación, y Kim se había quedado en la cueva, para cuidar de su hija e interrogar al joven príncipe él cual le contó todo lo que había pasado desde esa tarde. Cuando llegó a la parte de la planta, Kim susurró:
 
-Oroval
 
-¿Oroval?, ¿qué es eso?- preguntó confuso el joven
 
-Es una planta muy bonita, que tiene propiedades calmantes, pero demasiada puede ser peligrosa.
 
-¿Crees que Hadiya...
 
No hubo contestación, solo las lágrimas de una madre. Kim entonces se lanzó sobre el cuerpo de su hijita adorada, y le susurró:
 
-Mi niña, mi única vida.

-Mami..., ¿eres tú?
 
Eran las palabras de Hadi, con un volumen bajo, casi imperceptible. Alzando los ojos, la mirada de la leoncilla se posó en su madre, quien lloraba a cascadas, y le dijo débilmente:
 
-Ya... ya es hora
 
-No..., todavía no...
 
-Lo es... ahh
 
-Mi vida..., mi tesoro..., aguanta a que venga papá

-Mami, ¿puedes estar conmigo?
 
-Claro..., mi princesa
 
Acurrucándose junto a la adolescente, Kim puso suavemente la cabeza de la pequeña sobre sus patas. Sentía un dolor enorme, pues sabía que esta era de las últimas veces que podrían estar juntas.
Intentando calmarle, Hadiya le dijo a su madre adorada:
 
-Mami, ¿recuerdas cuando era una cachorrita y yo te pregunté por las estrellas?
 
-Sí cielo...(sñif)
 
-¿Cómo iba la canción que me enseñaste?
 
-Iba así...
 
"Noble maiden fair:
http://www.youtube.com/watch?v=qiUHXCjv7b4

Gaelic Lyrics:
A naoidhean bhig, cluinn mo ghuth
Mise ri d' thaobh, O mhaighdean bhan
Ar righinn oig, fas as faic
Do thir, dileas fhein
A ghrian a's a ghealaich, stuir sinn
Gu uair ar cliu 's ar gloire
Naoidhean bhig, ar righinn og
Mhaighdean uashaill bhan
 
English lyrics:
Little baby, hear my voice
I'm beside you, O maiden fair
Our young Lady, grow and see
Your land, your own faithful land
Sun and moon, guide us
To the hour of our glory and honour
Little baby, our young Lady
Noble maiden fair
 
Spanish lyrics:
Pequeño bebé, escucha mi voz
Estoy a tu lado, oh hermosa doncella
Nuestra joven señora, crece y ve
Nuestra tierra, nuestra propia fiel tierra
Sol y luna, guíenos
A la hora de la gloria y el honor
Pequeño bebé, nuestra joven dama
Noble y hermosa doncella
 
-...oh mi dulce pedazo de cielo, ¿aún lo recuerdas?
 
- Si mamá...
 
Un tenue rayo de luna se coló por una pequeña abertura en el techo frio de piedra, dándole en el rostro a la joven. En ese momento, Bagheera llegó, con Mahra sobre sus espaldas, y con Noma, la vieja consejera.
Kopa, hasta entonces en posición de trapo viejo, se levantó con furia y se aproximo a la vieja babuina que recién se había bajado del lomo del rey de la selva. Con desesperación empezó a sacudirla mientras le gritaba:
 
-¡¡¿¿QUÉ LE DISTE??!!, ¡¡habla ya, vieja tonta!!, ¡¡¡MI AMIGA, MI PANTERITA, SE MUERE POR TU CULPA!!!
 
-Kopa..., déjala... déjala en paz...
 
Hadiya era quien había hablado. Con una dificultad inmensa, elevó un poco su voz y dijo, dirigiéndose a su amigo:
 
-Mahra..., Mahra no tiene la culpa de nada..., ni nadie la tiene...
 
Kopa caminó despacio hacia la leoncilla, quien logró abrir un poco sus ojos violetas. Apenas la joven percibió que el príncipe estaba casi enfrente suyo, le dijo suavemente:
 
-Promete..., promete que serás feliz...y que... y que no defraudarás a nadie

-Hadi..., no digas eso..., aún te queda mucho por vivir...
 
-No..., no es así...; ¿dónde está papá?
 
-Tesoro, aquí estoy.... -dijo la pantera, aproximándose
 
-Papi..., te amo... y gracias por cada cosa que me enseñaste...
 
-Mi pequeña princesa...(sñif), gracias a ti; tú llenaste mi mundo de alegría cuando naciste...
 
-Todos nosotros...- dijo Noma, ahora posada sobre una roca, al pie de la especie de cama
 
-Sobre todo a mi- hablo Kopa, llorando
 
-Te... te voy a extrañar Kopa..., pero no hay que estar triste...; cada cosa vivida es un regalo... ahh...
 
Acariciando con su hocico el rostro de fino de la joven, el príncipe soltó algunas lágrimas cristalinas. Hadiya entonces le susurró dulcemente:
 
-Te prometo que te cuidaré...y que estaré a tu lado a pesar de todo...
 
La noche poco a poco se iba disipando, así como la esencia de la leoncilla. La lumbrera menor se iba, para dar paso a su hermana y al comienzo de un nuevo día. Cuando despuntaba el alba, un desgarrador llanto se propagó por toda la selva, despertando inclusive a los osos que hibernaban: la noche se había ido y, con ella, el último suspiro de la princesa...
 
CAPÍTULO XI
UN DOLOROSO ADIÓS Y UNA PROMESA

 
Después de los hechos ocurridos la anterior noche, la mañana amaneció gris, no solo para la familia real sino para cada animal selvático existente en esas tierras.
Ese mismo día, a la tercera hora, la marcha fúnebre recorría la jungla. Con paso lento y pesado, los animales que rodeaban a la caravana se lamentaban: se habían cubierto de ceniza la cabeza y con carbón habían teñido sus pelajes, pieles y plumas. Todavía nadie podía creer lo ocurrido.
La familia encabezaba la procesión, seguida por los amigos más cercanos y luego por los demás animales. En una tabla de madera olorosa decorada a mano, cuyos bordes eran cargados por cuatro animales especiales (Baloo, Loui, Mowgli y Shanti) se encontraba Hadiya, magníficamente ataviada; portaba una corona de plumas de pavorreal, un collar de oro (encontrado en Baldar Log) y, acomodadas sus patas en su pecho blanco, sujetaba un ramo de nardos, recién abiertos.
Entre los familiares se encontraba Kopa, obviamente, quien con cabeza gacha observaba el paisaje, pero sin dejar de lado su tristeza. A su lado iba Kimya, apoyada sobre el hombro de Bagheera, quien trataba de serenarse, sin éxito. A medida que avanzaban por los rincones verdes de la selva, cada vez más se veían ruinas, restos de grandes ciudades y escrituras hindúes, solo entendidas por los humanos.
Era extraño para Kopa que la caravana fuese a un lugar que antes habían habitado los hombres, pues estos solo le habían causado daño a su hogar (con perdón de Mowgli, Shanti y Ranján).
En fin, a medida que se adentraban en antigua ciudad, pese a que todo el arte era hecho por distintas manos, las figuras colosales, los bastones, árboles, la escritura, los murales y hasta en las joyas representaban a un solo ser; la serpiente.
 
La selva central:
http://oi42.tinypic.com/2qunc4l.jpg
 
Cuando la curiosidad se empezaba a apoderar de la mente del leoncillo, la caravana se detuvo frente una piedra inmensa, labrada con palabras en un idioma que ya no existía. Entonces Bagheera y Kimya se apartaron del grupo, y al estar enfrente de la piedra, gritaron juntos:
 
Colosal roca
guardiana de la riqueza
de la sabiduría y del amor
Los hijos del Seeone te llaman
para pedirte un favor
Permítenos entrar en tu interior
Y dejar reposar nuestra herencia aquí
 
 
Al instante, la roca se hizo a un lado, dejando ver la entrada a una caverna; pero, apenas pasados dos segundos, una voz enojada gritó desde el interior:
 
-¡¡¿¿QUIÉN SE ATREVE A DESPERTAR A WHITEHOOD??!!
 
"Whitehood, la gran cobra blanca:
http://oi41.tinypic.com/30arz2s.jpg
 
Y solo entonces, unos ojos amarillos se dejaron ver; unos enormes ojos amarillos que tenía la belleza de la muerte. La pareja de adultos no se inmutó, pero Kopa estaba aterrado, al igual que la mayoría de los acompañantes del cortejo fúnebre.
 
Bagheera, con su esposa a su lado, fue el primero en decir palabra:
 
-Whitehood, último de la raza de las cobras ¿podemos hablar?
 
Entonces, los ojos amarillos salieron de la cueva, haciéndose más y más grandes, hasta que un rostro blanco se asomó, para dar luego paso a un enorme cuerpo de serpiente del mismo color.
La cobra medía cerca de tres árboles Baobab, empalmados uno sobre otro; su cara ya mostraba unas arrugas de vejez, pero conservaba esa mirada hipnótica que le había valido la reputación de ser la mejor de las cobras gigantes. Esta era la serpiente que de la cual Bagheera le había relatado historias asombrosas. Hasta ahora, esa idea de que eran solo fábulas había permanecido intacta.
Ahora, apenas estuvieron frente a frente los seres, Whitehood se inclinó, y al ver a la pareja puso su rostro en la tierra. Luego, mostrando una actitud sumisa, dijo:
 
-Reyes del Seeone, ¿en qué puedo servirles?
 
El rey contestó primero:
 
-Rey de las cobras, hemos venido hoy para pedirte un único favor: la joven felina que vez en esa tabla de madera olorosa es nuestra hija, la princesa del Seeone. En esta noche pasada ha dado su último aliento, y venimos a pedirte que le otorgues un lugar entre los grandes reyes.
 
-¿Esa es su petición?
 
-Sí, Whitehood, lo es- articulo finalmente Kimya, reina de la selva
 
Tras una milésimas de segundo en silencio, Whitehood se dio vuelta y dijo:
 
-Síganme, hay un lugar para ella entre la historia de su pueblo.
 
"Sñif:
http://oi42.tinypic.com/2lkqxyq.jpg

Los rudos también lloran
 
Y acto seguido la enorme serpiente reptó en el suelo, entrando nuevamente a la cueva. Bagheera entonces hizo una señal con su pata la caravana entonces prosiguió.
Después de unos momentos de andar a oscuras, todos entraron a un gran salón de piedra, cuyas paredes eran más altas que el mismo Whitehood. Estas estaban adornadas con figuras de animales, de hombres, de serpientes (por supuesto), de osos, tigres, loros, macacos, babuinos, elefantes, panteras, leones...
 
Mientras, Whitehood se acercó a un lugar pequeño, lleno por algo de la luz del exterior, seguido por todos. Sabiendo esto, la enorme serpiente dijo:
 
-Es aquí. En este lugar pueden sepultar a la princesa Hadiya.
 
Agradeciéndole infinitamente, los adoloridos padres hicieron una seña con sus patas, para que todos supieran qué ese era el lugar. Bajando con delicadeza la tabla, la colocaron al pie del hueco, para que todos pudieran rendirle unas últimas palabras.
Uno a uno, los amigos que conocieron y compartieron sus vidas con la leoncilla se aproximaron, y dijeron lo que les salió de su corazón. El orden era; primero conocidos, luego amigos y, al último, los familiares. La despedida se alargó hasta el anochecer, y poco a poco el recinto se fue vaciando hasta que solo quedaron los tres seres más importantes para la leoncilla.
 
Bagheera y Kimya se acercaron juntos, ya que no se podía sostener el uno sin el otro. Con una mirada que denotaba la más honda tristeza, el papá de la leoncilla le dijo, llorando:
 
-Mi niña, mi princesita, mi único tesoro, ahora te dejamos en manos del firmamento...(sñif); ya no te podremos acompañar más. Ahora solo nos queda esperar que nos reunamos en el cielo algún día....(sñif)
 
-Mi tesoro, mi bebé- Kimya hablo, sollozando- te eduqué lo mejor que pude... y no sabes cuánto lamento el que ya no podamos estar juntas...(sñif). Te amo bebita, ya te extraño cielito... y cómo desearía que este camino lo hubiésemos tomado las dos (sñif)
 
Luego, dirigiéndole una última mirada, los padres se alejaron, al límite del dolor, cerca de la frontera con la locura, dejando a Kopa solo, junto al cuerpo de la joven. Era extraño, pero el color de su cuerpo no se había tornado más pálido, sino que conservaba la hermosura de una rosa recién abierta.
Con paso lento, alma hecha trizas y un amor deshojado, el príncipe caminó al encuentro de esa belleza preservada y, apenas estaba frente suyo, dijo lo siguiente:
 
-Hadi, mi panterita, la única chica que he amado y que amaré. Yo sé que esto era inevitable y que dado el tiempo a mí también me habrá de tocar, pero ¿por qué tú?. Tú eras más joven que yo, y tenias un futuro esplendoroso; amigos de verdad, un hermoso reino, unos padres amorosos y alguien que te amaba no solo como un hermano, sino como una pareja. (sñif) Ahora, no te volveré a ver, tu dulce voz no habrá de ser escuchada otra vez, y el brillo de tu sonrisa de perlas no alumbrarán más mi ser. Te...te prometo que nunca te olvidaré, ni nada de lo que pasamos porque... (acariciándole la cara) yo... te amo...
 
"Te amo:
http://oi41.tinypic.com/34qqts8.jpg
 
Y con un último beso en la mejilla, el príncipe se alejó, llorando amargamente...
 
----0----
De ahí en más, todo se volvió muy gris para el leoncillo: sin su compañera de juegos, ¿qué podía hacer?: ya no salía a fiestas, no comía ni bebía, no reía, no nada. Su depresión llegaba a unos límites tan altos que la carne de su pecho se le pegó a sus costillas y su voz cambió ahora de tono, haciéndose más delgada y queda. Un mes después de ocurridos estos hechos, una noche fresca, Bagheera levantó al leoncillo de la cama. Sabiendo que el joven podía matarse en tales condiciones, el adulto le dijo serio:
 
-Kopa, ven conmigo...
 
-¿A dónde?- preguntó débilmente el leoncillo
 
-Solo ven...-refutó el macho, dándole la espalda y dirigiéndose a la entrada
 
Levantándose, el león dio primeramente un bostezo, para después ir detrás de su protector. Sin detenerse ni por un instante, el rey de la selva corrió a un lugar alejado, siguiendo la rivera del gran rio Waingunga, para probar a su joven amigo. Kopa intentaba seguirle el paso, pero aunque se esforzara al límite, no lo conseguía. Llegando a un punto crítico, el príncipe cayó, de cara al suelo lodoso: sus patas temblaban, su hermosa melena caoba ahora estaba por completo despeinada y manchada (o por lo menos lo que le empezaba a salir), sus párpados ahora estaban cerrados y dejaba escapar aliento al tiempo que jadeaba como perro. Estaba muy débil.
 
Cuando pensaba en el cómo salir adelante, una voz masculina, desde las copas de los árboles, le dijo dulcemente:
 
-Kopa, ¿Te das cuenta ahora de tu estado?
 
Bajando del árbol, la voz se materializó en la pantera negra que había cuidado del joven. Levantando el entrecejo y alargando su cara, el adulto le preguntó nuevamente:
 
-¿Cómo te sientes?
 
-Ca..can...cansado- intentó responder el leoncillo
 
-¿Y qué te pasaría si te digo que esta distancia es apenas una octava parte de lo que podías correr?. Kopa, solo has corrido cien metros
 
Anonadado por este dato, Kopa se puso a llorar. Sabía de cierta manera que podía hacer más, pero algo le pasaba. Intentó explicar todo, pero de su boca solo salían tartamudeos:
 
-Ba..Baghee...Bagheera..., yo...yo no sé...
 
-¿...lo que te pasa?- continuo el adulto- yo sí lo sé, y será mejor que lo superes...
 
-¿Que has dicho?
 
El leoncillo estaba sorprendido, paró de balbucear, alzó su cabeza y dijo entre asombrado y enojado:
 
-¿Cómo puedes decir algo así?, ¡¡¡Hadiya era tu hija!!!
 
-Kopa, lo sé a la perfección...-respondió suspirando el adulto- ella era mi mundo después de su madre, y mi más grande tesoro, aparte de ti. Pero ella ya se ha ido, y ahora solo me quedas tú. Eres un hijo para mí y para Kim, pero (Bagheera se aleja) por lo que veo no te importa mucho...
 
Y entonces la pantera regresó a casa, siguiendo sus huellas. Estas palabras finales habían dejado sin mucho que decir al joven príncipe: era verdad todo lo que le había dicho su protector, pero ¿cómo superar aquella perdida que significaba mucho para él?.
 
Levantándose con dificultad, recordó las palabras de su amiga: "te prometo que te cuidaré, a pesar de todo". Recobrando la fuerza por ese único recuerdo, el príncipe se paró, asomando primero su cabeza a las cristalinas aguas del gran rio, que ahora brillaban con el resplandor de la luna. Mirando detenidamente las aguas, Kopa percibió su reflejo; pero un minuto después esto cambió: Ahora veía imágenes de él con Hadiya, recorriendo cada una de las etapas de su vida juntos. Por la emoción, el joven príncipe no dejaba de sacar lágrimas, y así fue durante una hora.
 
"Bellos recuerdos:
http://th04.deviantart.net/fs70/PRE/f/2010/187/8/d/Kopa_alone_by_melted_gummy_bears.jpg
 
Cuando el agua del rio de empezó a agitar, las imágenes de cada etapa se fueron desvaneciendo, para dar paso nuevamente al reflejo del joven. Enojado al principio, Kopa dio un manotazo en el agua; quería ver a Hadiya otra vez, pero esa ira se contuvo cuando observó nuevamente las aguas: esta vez reflejaban a las almas de los reyes del pasado; las estrellas. Alzando su cabeza a lo alto, Kopa dijo, todavía llorando:
 
-Hadi, perdóname... por extrañarte aquí he descuidado mi salud, y he roto nuestro juramento..., pero ahora renuevo ese pacto: desde hoy todo va a cambiar; cuidaré mi vida y la de tu familia..., es una promesa...
-o-o-o-
...En unos pocos instantes, todo esta había danzado por la cabeza del joven, y pese a que ya habían pasado cinco meses desde todos estos acontecimientos, preguntas mil recorrían una y otra vez sus subconsciente, preguntas tales como ¿cuál era la causa real de que Hadiya hubiese partido?, ¿sería causa de la depresión?, ¿por qué había consumido oroval?, ¿qué le causaba tanto pesar?, ¿Mahra ocultaba algo?.
Entre estos pensamientos, una voz surgió; no era producto de la invención, sino de la realidad. Recobrándose, Kopa volteó a sus espaldas, y vio que, de las sombras, un felino negro le llamaba; era Bagheera. Este se había despeinado un poco los cabellos cerca de su cara, para hacerla parecer una melena. El joven príncipe ya estaba familiarizado con esta imagen.
 
Con paso suave y voz dulce, el rey le preguntó a su joven amigo:
 
-¿Qué te pasa Fluffy?
 
-Nada-contestó este
 
-Oh, ¡vamos!, sé que algo te preocupa
 
-Bueno, confiaré en ti
 
La pantera entonces se acostó junto a su joven amigo, con la vista puesta en el horizonte, y se prestó para escuchar. Tras suspirar un par de veces, Kopa por fin articulo palabra, pero de manera triste:
 
-Extraño a Hadiya
 
Con un amor de padre a hijo, Bagheera le dijo:
 
-Créeme, Kimya y también, pero no nos preocupamos por ello; ella está en un mejor lugar...
 
-Pero hay algo que no entiendo-interrumpió abruptamente el joven- si ella está allá arriba, ¿por qué no me lo hace saber parpadeando?
 
-Hay niño, mi niño, no todo es tan fácil. Yo no te puedo contestar eso, y creo que nadie puede. El otro mundo es distinto a este, y ningún ser terrestre ha nacido con el conocimiento de lo que viene después de la muerte. Si así fuera, nadie le tendría miedo al deceso.
 
-Es cierto-suspiró el príncipe-quizás la pueda ver dentro de unos meses, en el firmamento, pero mientras tanto, ¿qué haré?
 
-Recordarla, soñar con ella y hacerle saber que jamás la olvidarás.
 
Los dos machos entonces fijaron su vista en una tenue luz que provenía desde la parte trasera de una colina; era el amanecer. En este momento tan hermoso, en el que el sol despierta alzando sus brazos color de fuego, ámbar, citrino y espinela, el joven príncipe Kopa alzaba la cabeza hacia lo alto, para contemplar este hermoso espectáculo que se presenta cada mañana en las tierras del Seeone, acompañado por su confidente y amigo, su protector.
 
Cuando el sol ya estaba a la mitad, el rey dijo solemnemente:
 
-Muy hermoso ¿no?
 
-Sí, lo es
 
-Te diré un secreto; los amaneceres son comunes, pero la forma en la que sale el sol cada día es distinta, al igual que la percepción que cada animal tiene de ello.
 
"Un rey pantera:
http://oi40.tinypic.com/25fues7.jpg
 
Todavía la lumbrera mayor no había terminado de salir cuando el adulto se paró, para dirigirse a la bajada de la gran roca. Mientras caminaba, le dijo al leoncillo:
 
-Bueno, es hora de irnos. Es casi seguro que Kim se disgustará si no volvemos pronto
 
-Es cierto- suspiró Kopa- pero ¿qué le decimos?
 
-Llevémosle el desayuno; así ya no se enojará tanto. Luego le explicamos que estuvimos aquí
 
Y así, como un padre y un hijo, ambos felinos se fueron a casa, no sin antes seguir la estrategia de Bagheera.
Pronto Kopa ha de ser un león adulto, listo para tener una familia propia y gobernar el territorio del Seeone, pero hay muchas sorpresas que aún le han de ser reveladas...
 


 
No duden es escribir aqui si tienen preguntas; cualquier duda o comentario es aceptado.
Ah, por cierto SCAR10, no me he cansado en lo absoluto; al contrario, amo escribir. No te preocupes, para mi es un cumplido que reconozcas que escribo bastante.
 
Gracias a todos los lectores de esta teoria, por ponerle atención y por tenerme paciencia.
 
Saludos y rugidos.
 


Dedicado a katarina16, una gran amiga y la mejor leona de la manada


Última edición por Shiragaza el Mar Sep 17, 2013 10:34 pm, editado 3 veces (Razón : ortografía y espacios (son los nervios))

__________________________________________________________




.:FIRMAS:.

DEDICADO A KATARINA 16:



Leoninidad:

Shiragaza
Master Rol
Master Rol

Mensajes : 644
Fecha de inscripción : 22/10/2012

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.