Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» mis dibujos off-topic
Vie Dic 15, 2017 5:48 pm por *Wendy*

» Boxeo tailandés: Muay Thai
Vie Dic 15, 2017 2:58 pm por Whalia

» Nuevo y Mejorado taller de MeGustaElAnime
Jue Dic 14, 2017 3:25 pm por Saphira

» felicidades hermano kopa rey leon
Jue Dic 14, 2017 12:28 pm por KIRAN27

» feliidades hermana kopa love
Jue Dic 14, 2017 2:58 am por KIRAN27

» Simba el rey león foro amigo.
Miér Dic 13, 2017 11:38 pm por Siara

» ¿Que pasaria si Simba no era el hijo de mufasa
Miér Dic 13, 2017 5:35 pm por nalita98

» Historias Diferentes o Alternas (varios fan fic's)
Mar Dic 12, 2017 4:23 am por KIRAN27

» ¿Hora de regresar?
Lun Dic 11, 2017 5:51 pm por esmkovuxkiaralove

» Soy una forastera de otro reino
Lun Dic 11, 2017 5:23 pm por esmkovuxkiaralove

» ¿Con que personaje femenino prefieren que se quede con Kion al final de la serie?
Lun Dic 11, 2017 5:18 pm por esmkovuxkiaralove

» felicidades hermana celeyoshi
Dom Dic 10, 2017 11:35 am por KIRAN27

» felicidades hermana kirafi
Sáb Dic 09, 2017 1:30 pm por KIRAN27

» feliidades hermano MeGustaElAnime
Sáb Dic 09, 2017 1:25 pm por KIRAN27

» felicidades hermana fran
Vie Dic 08, 2017 2:38 pm por KIRAN27

» feliidades hermana reina nala
Vie Dic 08, 2017 2:09 pm por KIRAN27

» La nueva generación de Leones lideres
Jue Dic 07, 2017 9:25 pm por Kushnoff

» ¿como no aburrirme en un examen?
Jue Dic 07, 2017 8:07 pm por marifer401

» felicidades hermana isi-kopa
Jue Dic 07, 2017 10:39 am por KIRAN27

» felicidades hermana kopa12
Jue Dic 07, 2017 10:36 am por KIRAN27

Mejores posteadores
KIRAN27 (9740)
 
Kony (7688)
 
Aisha (5395)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3270)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2524)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2043)
 

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

Sora y Storm: problemas en KH

Página 10 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... , 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Dom Feb 21, 2016 3:29 am

[size=32]Capitulo 26: EL INICIO III - REY[/size]
|Jishin, Limites del reino|
Recién llegamos de un día de descanso y me encuentro con todos patas arriba.
Meiyo y mi hermana me habían recibido con la ultima noticia que esperaba escuchar este día: una amenaza de guerra.
Le pedí a Kibo que se retirara con los niños, no quiero que ellos se preocupen, bueno esa era la excusa que yo siempre decía, realmente no quiero que vean el hecho de que no se manejar este tipo de situaciones, la ultima vez que lo intente falleció mi padre, que pasaría si…
-No importa si el abuelo Taiyo no confiaba en ti, yo si lo hago y lo hare por siempre-
No! Lo hare, esta vez lograre salir de esta por el bien de mi familia, mis amigos y el reino.
Yoake me conto todo lo que había pasado con el jaguar que vino mientras tanto Meiyo había ido a buscar a Hayai. Akuma y Laion habían regresado de buscar a Kurei quien atendía a las leonas malheridas.
Dentro de la caverna me había reunido con Akuma y Hayai para discutir cual seria nuestro siguiente movimiento.
 
Akuma:…Por lo cual creí conveniente aceptar para ganar tiempo
Hayai: No puedo con esto, no otra vez!...
Jishin: Relájate Hayai! No será como hace 5 años, esta vez conocemos a nuestro enemigo, tenemos oportunidad de ganar esto si nos concentramos
Akuma: Ahora, sabemos que por algún motivo son extremadamente fuertes, si ese jaguar solo era un mensajero en misión suicida significa que no era muy útil
Jishin: Quieres decir que sus compañeros son aun mas fuertes que el
Akuma: Probablemente, si ese mocoso pudo vencer a 7 de las leonas significa que estamos en problemas, además otra fue herida por un desconocido.
Hayai: Kurei dice que las heridas que tienen las leonas tardaran en sanar, contando a las malheridas contamos con alrededor de 30 leonas, sin embargo solo tenemos a 19 disponibles pues las otras 3 se encargan de cuidar a las crías de todas mientras salen a cazar o inspeccionar
Akuma: es decir que por culpa de ese maldito es un total de 11 leonas las que no pueden actuar
 
Esto no pinta nada bien, ellos tienen experiencia peleando, son demasiado fuerte y las leonas no están en condiciones, solo espero que Yoake lo logre…
 
Jishin: Entiendo, estamos en desventaja en número y…
Akuma: No solo eso majestad, a juzgar por como me hablo ese sujeto Shawd, ellos nos conocen.
Jishin: ¿Qué quieres decir?
Akuma: lo estuve pensando, si ellos fueran un grupo que decidió atacar el reino sin algún motivo en especial no sabrían que Yoake es princesa, si no por naturaleza pensarían que ella es la reina, lo cual no fue el caso, además sabía información sobre mi
Hayai: ¿Sugieres que ellos nos han estado vigilando?
Akuma: No lo sugiero, lo afirmo, estos tipos saben de nosotros
Jishin: Esto no se ve bien, espero que Yoake consiga mas apoyo
Hayai: ¿Y ella donde esta?
Jishin:…
Akuma: ¿Jishin?
Jishin: Haciendo lo que yo jamás podre hacer…
 
Salí de la caverna un poco enojado, se que deje con confusión a ambos, pero ahora lo que necesito es relajarme y no recordar…
Supongo que era inevitable no recordarlo, el día de la tragedia, el día que le falle al reino y a Taiyo… mi padre. De no ser por el, este reino hubiera desaparecido ese día. Desde hace 5 años es que el reino se dividió en 2: aquellos que aun me siguen y los que no, siendo esta ultima la gran parte del reino. Mande a Yoake a que se reuniera con un representante de cada especie del reino con la excusa de que yo no me encuentro y que le declararon la guerra a ella, ya se que estoy mintiéndole a mi gente pero ellos jamás accederán a ayudarme, no desde que por mis decisiones mi padre falleció.
Maldición, me estaba mareando, decidí recostarme algo lejos de la caverna, necesito despejar un poco mi mente de todo esto. Mire la noche estrellada que caía hoy sobre Kingdom Hearts, cerré los ojos tratando de imaginarme como seria el día de mañana, imaginar que logramos salir de esta, aunque si soy honesto no puedo imaginarlo.
 
???: Con que aquí estabas ¿Qué haces aquí? Levántate holgazán
 
¡Esa voz…no es posible que…! Me puse de pie y me gire para confirmar mis sospechas, melena roja y dorada, pelaje beige, ojos anaranjados. No había duda ¡era el!
 
Jishin: ¡¿Pa…padre?!
Taiyo: ¿Y a quien esperabas ver?
Jishin: pero…¡estas vivo!
Taiyo: ¡¿Huh y por que no iba a estarlo?!
 
Ni si quiera supe que pensar, me acerque y lo abrase, un sentimiento de nostalgia me invadió, vaya, esto debe sentir Sora cuando me ausento en el reino. La sensación no duro mucho, mi padre me empujo y tumbo al suelo
 
Taiyo: ¿Se puede saber que fue eso? ¡Andando! tenemos una guerra que planear
 
Mi padre se puso en marcha a la caverna, confundido simplemente lo seguí, al entrar ahora estaban diferentes individuos. Mi padre se coloco en medio de todos… 10 éramos los presentes en la reunión, de los cuales a simple vista reconocí a mi hermana, Kurei, Meiyo y las 3 leonas que hacen de niñeras.
 
???: Tarde, como siempre alteza
 
Reconocería ese tono de reclamo donde fuera, ese era Zeio, un león de un reino vecino, amigo y guardia de mi padre, el era el que se encargaba de entrenarme en la cuestión física, sin embargo también había muerto en la guerra de hace 5 años defendiendo a papá.
 
???: ¿Qué esperabas Zeio? El príncipe nunca ha sido realmente "responsable" después de todo
 
Ese otro era Kuasa, el jaguar dominante del reino, el logro sobrevivir a la tragedia mas días después seria vencido por Akuma y abandonaría el reino, el era el punto estratégico de mi padre.
 
Taiyo: ¡Basta! Ya me encargare yo de reprender a mi hijo mas tarde, ahora tenemos asuntos mas importantes
Kurei: Cierto, la amenaza de guerra
Taiyo: Kuasa ¿Qué sabemos del enemigo?
Kuasa: bueno majestad, la verdad no mucho, ellos…
 
No podía concentrarme en la conversación así como no podía dejar de ver a mi padre, esta vivo y frente a mi, no logro comprenderlo. Mientras estaba distraído mi hermana y Meiyo se me acercaron, por alguna razón ellos no parecían sorprendidos de ver a mi padre.
 
Meiyo: Jishin ¿Dónde te habías metido?
Yoake: Estábamos muy preocupados por ti
Jishin: ¿A ustedes no les sorprende ver a mi padre?
Meiyo: lo que me sorprende es que me permitiera estar en la reunión, considerando que no le agrado nada
Yoake: vamos Meiyo, no es tan malo
Zeio: ¡Ustedes tres pongan atención!
 
Ese grito me asusto, al parecer ya se había tomado la decisión para la guerra ¿Cómo lo se? Mi padre no nos consultaba ni a Yoake ni a mi para las decisiones, solo nos hablaba para informarnos de que se hará.
 
Kuasa: bien, como decía, no contamos con muchos individuos para este enfrentamiento, ahora el reino es nuestra prioridad máxima por lo que no involucraremos a los animales que no tengan un motivo para actuar, el enemigo sabe de nuestro déficit de guerreros por lo que pensaran que haremos pequeños equipos para atacar cautelosamente
Kurei: eso seria lo mas adecuado
Taiyo: Sin embargo, volteando el escenario, ellos saben que haremos eso, así que sugiero que hagamos lo contrario
Zeio: es decir ¿Un ataque directo con todos nuestros miembros?
Kuasa: Exacto
Taiyo: Suena bien, Yoake
Yoake: ¿Si padre?
Taiyo: tu te quedaras aquí, en caso de que el enemigo ataque directamente la caverna, tu estarás lista para proteger el lugar y a las leonas y sus crías
Yoake: ¡Bien!
Taiyo: ¡Meiyo!
Meiyo: ¿Si majestad?
Taiyo: Concéntrate, tu protegerás a Jishin en el campo de batalla y espero que lo hagas bien
Meiyo: estoy consiente que de ser necesario daré mi vida por el príncipe
Taiyo: Así se habla
Jishin: ¡Esperen!
 
La atención se centro en mi mientras el nerviosismo aumentaba en mi interior, mi padre y sus guardias tenían expresiones de enojo, no tuve por que haber interrumpido.
 
Jishin: yo… no creo que sea adecuado ese plan
Zeio:….¿Porque?
Jishin: ¿no es demasiado arriesgado atacar con todo desde el comienzo? Si el enemigo nos espera seria mejor atacar con cuidado para evitar bajas y…
Taiyo: ¡Suficiente!
 
Un potente rugido lleno la cueva, mi padre se coloco frente a mi con furia en su mirar ¿yo? Solo gane un nudo en la garganta al ver su expresión.
 
Taiyo: esto no es una salida con tus amigos o un entrenamiento Jishin ¡Esto es la guerra! Claro que habrá bajas, es inevitable
Jishin: pero si actuamos con cautela podemos evitar…
Taiyo: ¿cautela? El enemigo no dudara en matarte apenas te visualice
Jishin: pero…
Taiyo: ¡Por eso es que no pudiste salvarnos hace 5 años Jishin!
 
Sin duda esas palabras me hicieron retroceder, sentía la mirada de todos, culpándome, juzgándome.
 
Jishin: te equivocas, no…no fue mi culpa
Taiyo: ¡¿Entonces de quien?!
Jishin: No…
???: ¿Papá?
Taiyo: ¡¡Por esa débil mentalidad tuya es que estoy muerto!!
Jishin: NO!
???: ¡Papá!
 
Abrí los ojos asustado mirando al suelo, me costaba un poco respirar. Una pesadilla, todo había sido solo un sueño, levante la mirada y vi a mi hijo, sus ojos verdes reflejaban confusión igual que los míos.
 
???: ¿Estas bien?
Jishin: S…Storm
Storm: ¿Papá?
Jishin: Si, estoy bien, solo… solo fue un mal sueño
Storm: bueno
Jishin: ¿Qué haces afuera de la caverna?
Storm: me desperté porque también tuve una pesadilla, quise salir a tomar algo de agua pero ni mamá ni Sora se levantaron así que salí por mi cuenta
???: Se perdió y lo encontré buscando la caverna
 
Estaba tan confundió por mi sueño que no me percate de que Meiyo estaba aquí también
 
Meiyo: es muy valiente, a su edad tu no querías salir de la caverna de noche para nada.
Jishin: Meiyo ¿Qué haces aquí?
Meiyo: buscándote, ya todos están esperando
Jishin: Ya veo, gracias
 
Me puse de pie y acompañe a Meiyo y Storm de regreso a la caverna, efectivamente, estaban todos. Kurei, Akuma, Hayai, Yoake y Laion. Antes de poder hablar lleve a Storm con Kibo y Sora quienes estaban dormidos.
 
Storm: ¿Papá?
Jishin: Descansa Storm, yo aun tengo cosas que arreglar
 
Me di la vuelta y antes de caminar sentí como Storm abrazo una de mis patas traseras deteniéndome, una vez que la soltó voltee a verlo para averiguar que pasaba
 
Storm: papá sobre mi pesadilla…
Jishin: tranquilo, solo fue…
Storm: ¿Prometes que nunca te iras de nuestro lado?
 
No esperaba esa pregunta, esa pregunta que yo mismo le hice a mi padre cuando tenia la edad de Sora. No sabia como responder, Storm es un joven muy sentimental, incluso aun sin contestar ya tiene algunas lagrimas cayendo de sus ojos
 
Jishin ¿P…Porque preguntas?
Storm: Tuve un sueño muy feo donde unos tipos raros nos llevaban lejos y luego ellos te… ¡ellos te…!
Jishin: wow, wow, tranquilo Storm eso nunca pasara, no dejare que nadie nos separe nunca, ya te tuve lejos mucho tiempo y no dejare que vuelva a ocurrir
Storm: Gracias papá
Jishin: Te quiero mucho hijo
Storm: y yo a ti
 
Finalmente con otro abrazo Storm se recostó junto a su hermano y a mi esposa, verlos a los tres tan calmados, tan relajados, me duele saber que mañana todo podría acabar y por mi culpa. Finalmente me acerque a los demás para discutir nuestras acciones, nadie dijo nada por la escena que presenciaron de Storm, yo seque las pocas lagrimas que tenia en mi cara usando mi pata y finalmente empezamos a discutir en lo poco que quedaba de noche. A mi izquierda tenia a Yoake, Kurei y Laion y a mi derecha a Meiyo, Hayai y Akuma
 
Jishin: lamento la tardanza
Akuma: quisiera empezar diciendo que nuestras probabilidades de victoria son muy escasas
Hayai: no seas tan pesimista Akuma
Laion: pero casi no tenemos aliados para enfrentar esta amenaza
Kurei: ¿Cómo les fue con la junta anterior Yoake?
 
¿Tienen que preguntarlo? La respuesta es demasiado obvia, nadie accedió a ayudar y solo por que yo soy el rey
 
Laion: sobre eso…
Yoake: bueno… la verdad…
 
Mi hermana volteo a verme, no mentiré, estaba molesto ¿Por qué no pueden confiar en mi? ¿Por qué no pueden hacer esto por el reino? ¿Por qué me culpan a mi de la muerte de mi padre?
 
Yoake: solo algunas aves aceptaron ayudarnos como un sistema de mensajes…pero nadie que quisiera pelear
Jishin: ¡Maldita sea!
Yoake: Hermano no te…
Meiyo: Jishin relájate, ahora no es el momento
 
Mis ojos se encontraron con los de Meiyo, mi ira no significaba nada para su mirada seria, necesitaba gritar, desahogarme, yo…
¡ROOOAR!
Un rugido no tan fuerte salió de mi garganta, al comienzo quise hacerlo a todo pulmón pero luego recordé que mi familia esta allá atrás. Camine alrededor de la caverna rompiendo pequeñas rocas que encontraba
 
Kurei: Basta, después podrás desahogarte, ahora debemos concentrarnos
 
Kurei tenia razón, por ahora solo intentare relajarme.
 
Akuma: bien tenemos un numero pequeño y ellos son mas fuertes , normalmente lo mas recomendable seria actuar con cautela, dividir en pequeños grupos y atacar sigilosamente, pero en nuestra situación no tiene sentido. Uno de ellos puede vencer a 7 leonas fácilmente, considerando esto sugiero dejar de lado la cautela y atacar directamente con todo.
 
Esa estrategia ¡es la misma que Kuasa y Zeio propusieron en mi sueño!
 
Meiyo: estoy de acuerdo, no veo el caso de escondernos si igual nos derrotaran.
Jishin: Esperen no creo que sea…
Yoake: parece ser la mejor opción
Hayai: Considerando nuestra situación, si, es la mejor opción
Jishin: ¡Esperen por favor!
 
¡¡POR ESA DEBIL MENTALIDAD TUYA ES QUE ESTOY MUERTO!!
No solo lo escuche en mi mente, lo vi parado en la entrada de la caverna, se que solo es mi mente recordándomelo ¿pero porque ahora?
Ese día hace 5 años fue exactamente igual, se propuso un ataque directo, yo propuse un ataque sigiloso pues mi padre pidió mi opinión, y decidieron hacerme caso mas por eso… por eso…
 
Taiyo: Por eso estoy muerto ¡mejor quédate cayado inútil!
 
Dolió, aunque se que no es real, escuchar a mi padre decir esas palabras dolió. Y sin mas desapareció, la imagen que estaba viendo, la voz que estaba escuchando se calló, y la poca luz de luna que entraba se desvaneció, así como mis fuerzas y finalmente caí al suelo
 
|Narra Nadie|
 
Yoake: ¡Jishin!
Laion: ¡Alteza!
Meiyo: ¡¿Qué paso?!
 
Kurei se acerco al rey y revisándolo rápidamente descubrió algo raro, como siempre era costumbre de el callarse si se sentía mal, acostumbraba poner a los demás antes que el
 
Kurei: ¡Esta ardiendo!
Yoake: ¿Qué dices?
Kurei: Necesito atenderlo ya, pero las cosas para poder tratarlo están en mi árbol
Akuma: Es demasiado tiempo que viaje y regrese
Kurei: Irán Laion, Hayai y tu Akuma
Hayai: ¿Nosotros?
Kurei: Laion sabe exactamente lo que necesito para tratarlo, a no ser que olvidara lo que le enseñe hace mucho
Laion: ¡Claro que no!
Kurei: bien, ustedes dos se encargaran de protegerlo, aunque ya se decidió donde lucharemos, el enemigo puede tramar algo
Akuma: ¡bien, vámonos!
 

Y así los tres salieron corriendo dejando a Kurei, Yoake y Meiyo con un inconsciente y grave rey Jishin siendo vigilado desde el cielo oscuro por la figura de su padre.
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por KIRAN27 el Dom Feb 21, 2016 6:45 am

buen apitulo hermano sora-vs-roxas- espero que sigas prornto y que el enemigo no ataque y que esten preparados saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9740
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Sáb Abr 02, 2016 4:54 am

[ltr]Capitulo 27: TRAMPA[/ltr]
[ltr]
Spoiler:
Perdón por no subir cap hasta ahorita. Vaya que ya llevaba mucho sin subir algo y para compensarlo traigo el (creo) cap mas largo hasta ahora, que lo disfruten Very Happy
[/ltr]
[ltr]-Es la hora-
|Kibo, Caverna del león|
Era mi pensamiento mientras el sol salía al horizonte. Me sentía un poco calmada a pesar de haberme enterado de todo hace poco tiempo: Amenaza de guerra, el poco apoyo del reino, Jishin en mal estado…
Mi Jishin, mi amado; como siempre se calla sus problemas y pone a los demás antes de él.
El sabio Kurei dijo que tenía una temperatura muy alta lo que causo que se desmayara pero por fortuna Laion y los otros volvieron con las cosas necesarias para atenderlo.
Fue después de que Kurei me contara todo que Laion llegaría agitado a la caverna, en su boca traía algunas frutas y hojas que cargaba con ayuda de una hoja grande que seguramente arranco del árbol de Kurei.
Mientras trataban a Jishin llegaron los otros dos con algunas heridas ligeras.
Akuma me comento que los atacaron 2 jaguares, entre los cuales estaba el mensajero, pues pensaron que sacarían a Jishin y los niños del reino para protegerlos.
¿Tan vigilados nos tenían?
Finalmente antes de que amaneciera se decidió la siguiente estrategia:
El rey y los príncipes se quedarían en la caverna vigilados por la princesa
Laion se aseguraría que ningún animal se dirija al campo de batalla
Las 3 leonas junto con algunas crías se esconderían en una cueva cercana
Hayai y 4 leonas se quedarían cerca de la caverna vigilando que nadie se acerque
Akuma, Meiyo y las otras 15 leonas se encargarían del ataque, originalmente encabezado por Jishin, pero iré yo
Kurei y Hayai se opusieron a la idea pero no hay otra opción.
 
???: ¡¿Qué hicieron qué?!
 
El grito me trajo de regreso a la realidad seguido de un fuerte rugido; si, Jishin había despertado. Salió rápidamente de la caverna volteando a todos lados hasta que su mirada se encontró con la mía, se acerco preocupado
 
Kibo: buenos días amor
Jishin: Kibo… tu…
Kibo: ¿Cómo te sientes?
Jishin: Ni creas que te dejare hacer esto
Kibo: Jishin…
Jishin: no permitiré que participes en el conflicto
Kibo: Claro que te ayudare, no dejare que hagas esto solo
Jishin: No tienes porque hacerlo, los guardias y yo lo haremos
 
Levante mi pata y la acerque a su cabeza, el retrocedió lo que confirmaba mis sospechas, puse mi pata sobre su cabeza y vi que aun estaba muy caliente
 
Kibo: ¿y en esa condición planeas salir a pelear?
Jishin: Con tal de que nada te pase, si
Kibo: se que solo quieres protegernos ¿pero entonces quien te protege a ti?
 
Jishin: prométeme que no te pasara nada
Kibo: te prometo que regresare a salvo, a demás no creo que puedas criar a los chicos solo ¿o sí?
Jishin: Jaja, si tienes razón
 
Me acerque a Jishin y finalmente lo bese y él me abrazo, sentí como se relajo. Tras un tiempo de estar hablando finalmente llego la hora, antes de partir Jishin hablo con Meiyo en privado y después brindo algunas palabras a las leonas, guardias y pocos animales que accedieron a ayudarnos y así fue como se puso todo el marcha. Mientras caminamos hacia el punto acordado me acerque a Meiyo.
 
Kibo: ¿Qué fue lo que te dijo?
Meiyo: Me pidió varias cosas, pero solo puedo cumplir una de ellas; asegurarme que la reina regresa sana y salva
Kibo: ¿Y lo otro?
Meiyo: Bueno…
 
La petición de Jishin:

Meiyo: ¿Qué pasa alteza?
Jishin: En primera recuerda que las formalidades no son necesarias entre nosotros, en segunda quería pedirte un favor
Meiyo: ¿En estos momentos?
Jishin: Si
 
Jishin respiro profundamente, no se sentía preparado para lo que le diría a su guardia o más bien no estaba seguro de la respuesta de este
 
Meiyo: ¿En qué puedo servirte?
Jishin: Ya que estén en el campo de batalla quiero que tu y Kibo escapen del conflicto
Meiyo: ¿Pero porque? No tiene sentido, eso solo debilitará nuestro ataque
Jishin: Quiero que se pongan a salvo, no soportaría que algo te pase y menos a ella
Meiyo: ¿Me estas pidiendo que abandone a 15 leonas y a Akuma solo para salvarnos la reina y yo? Jishin, eres mi mejor amigo, te respeto y lo sabes, pero estas completamente equivocado si crees que haré eso
Jishin: Sabia que dirías eso
Meiyo: ¡Claro que me negaría! ¿Acaso esperabas que deje morir a todos?
Jishin: en ese caso te lo diré una vez más pero como orden: Tú y Kibo abandonaran el campo de batalla apenas tengan la oportunidad y como guardia espero que lo cumplas
 
Meiyo se estaba enojando ¿Cómo es que Jishin le estaba pidiendo eso? Se quedo observando al rey con furia y confusión en su mirar
 
Meiyo: Regresando hablare con usted majestad
 
El guardia se alejo sin responderle al rey dejando en duda si obedecería su orden o no

 
Jishin es tan predecible, sabía que pediría algo así después de la plática que tuvimos, y claro seria a su guardia de mayor confianza a quien le pediría esto, sin embargo Meiyo es alguien justo, en su pasado vivió muchas injusticias, el no hacia esto por Jishin, lo hacía por el reino. Termino de contarme y note como se enojó al recordar la petición de mi amado.
 
Kibo: ¿Y qué es lo que harás?
Meiyo: ¡Con todo respeto majestad..!
 
El grito me sorprendió así como a algunas leonas que iban atrás con nosotros. Meiyo se percato de las miradas en el, respiro para relajarse y se aclaro la garganta, las demás leonas solo siguieron caminando
 
Meiyo: Con todo respeto no pienso obedecer la orden de Jishin, claro que me asegurare de protegerla en batalla, dar mi vida si es necesario, pero no puedo dejar que las leonas mueran con tal de salvarla a usted y a mi
Kibo: Te entiendo y respeto completamente tu decisión, si Jishin te llega a castigar me asegurare de defenderte, así como tú haz decidido defender las vidas de tus compañeras
 
Seguimos caminando al punto acordado, al llegar no había nadie extrañamente, Akuma aprovecho esto para repasar una vez más el plan de ataque con las leonas, mientras él hablaba vi a lo lejos un pequeño cachorro como de la edad de Sora, estaba mirando hacia todos lados, pobre, de seguro está perdido.
Me aleje del grupo hasta llegar al cachorro el cual se acostó llorando, tenía un alocado mechón blanco y pelaje crema también una extraña franja azul en su espalda, la punta de su cola también era azul, una apariencia muy anormal sin duda alguna
[/ltr]
[ltr] 
Kibo: ¿estas bien?
???: Estoy… perdido… y no encuentro a mis amigos
 
El pequeño hablaba entre llantos sin levantar la mirada, estaba asustado
 
Kibo: ¿Dime hay algo con lo que pueda ayudarte?
 
|Akuma, Zona Norte del Reino|
 El enemigo no había llegado, así que decidimos repasar nuestro plan nuevamente. Las leonas y Meiyo escuchaban atentamente mis palabras, al ver que el enemigo no aparecía decidí cambiar la estrategia, nos dividiríamos en grupos de 3 y esconderíamos para preparar una emboscada, cuando finalmente tocaba hablar con la reina me percate de su ausencia.
¡¿Dónde estaba?! La busque con la mirada y la localicé a unos metros del grupo, estaba hablando con un extraño cachorro
 
Akuma: ¿Todo bien majestad?
 
Las leonas voltearon al igual que Meiyo, parece que tampoco se había percatado de la ausencia de la reina
 
Kibo: Si, solo es un pequeño perdido
???: ¿Usted es la reina? ¡¿Podría ayudarme por favor?!
Kibo: Claro niño ¿Qué necesitas?
 
Me acerque a la reina, Meiyo y las leonas se quedaron atrás, una vez me acerque lo suficiente vi bien al cachorro, si que era rara su apariencia.
 
???: Bueno, podría ayudarme…
Akuma: ….?
Kibo ¿Si?
???: ¡Siendo nuestra rehén!
 
El cachorro levanto la mirada, sus ojos eran de diferente color cada uno (azul y verde, padecía Heterocromia) con una sonrisa maliciosa se puso de pie mostrando que solo estaba actuando.
Desde atrás sentí que alguien me jaló y aventó hacia el grupo de leonas, al levantar la mirada vi al cachorro junto a la reina que estaba tirada en el piso inmovilizada por un tigre, un joven adulto (25 años aprox.)
¿Qué diablos está pasando?
Las leonas quisieron actuar pero al ver las garras del tigre en el cuello de Kibo todas se detuvieron, Meiyo y yo nos colocamos al frente del grupo listos para actuar si es necesario.
 
Kibo: ¡Ugh, suéltame!
Tigre: Eso no será posible majestad, usted es ahora nuestra prisionera
Meiyo: Maldito, aprovecharse de la amabilidad de la reina
C León: Se llama trampa primer guardia ¿Vez Azaarc? Shawd tenía razón, hicieron justo lo que el predijo
Azaarc: Hmm…
Akuma: ¡Devuelvan a la reina o si no….!
Azaarc: ¿O si no que?
 
El tigre apretó su pata contra el cuello de Kibo, ella intentaba repetidamente zafarse del agarre pero no podía
 
C León: ¿Entonces? ¿Lo hice bien?
Azaarc: Si Toddler, ahora regresa al refugio
Toddler: Esta bien
 
El pequeño león se alejo del lugar, algunas leonas lo siguieron con la mirada, querían perseguirlo y hacerlo pagar pues, si bien es solo un cachorro, era nuestro enemigo.
 
Azaarc: Ni lo piensen, si alguien lo sigue la reina se muere
Meiyo: ¡Desgraciado, te voy a…!
Akuma: Relájate Meiyo
 
Entendía el enojo de mi hermano ¿Cómo pudimos dejar que esto pasara? Estamos en total desventaja aunque nuestro enemigo solo sea un tigre
 
Akuma: Habla ¿Qué es lo que quieres?
Azaarc: ¿Qué te hace pensar que quiero algo de ustedes?
Akuma: El hecho de que no mataste a la reina cuando tuviste la oportunidad
 
El tigre se quedo callado viéndome fijamente así como yo a él, si bien no era tan grande ya era un adulto, además de las rayas negras características de su raza tenia marcas en la cara del mismo color y ojos rojos con una mirada muy pesada. Era más joven que yo y aun así me ponía muy tenso.
 
Azaarc: Buena deducción. Es correcto, quiero algo de ustedes y a cambio les daré a la reina sana y salva.
 
Aquí venia. Estos sujetos suelen soltar una locura en estas situaciones así como ya experimentamos con… ¿Cómo se llamaba? ¿Shawd? No recuerdo bien.
 
Azaarc: El tigre junto a ti…
 
Dijo haciendo una seña con la cabeza refiriéndose a Meiyo
 
Azaarc: Les daré a la reina si nos dejan a solas
Meiyo: ¿Qué?
Akuma: ¿Espera? ¡¿Eso es todo?!
Azaarc: ¿Aceptan o no?
 
Nuestras miradas se conectaron. No estaba seguro de abandonar a Meiyo, pero su mirada me decía todo. Estaba dispuesto a sacrificarse por la reina.
 
Azaarc: decidan rápido o será tarde para el rey Jishin
Kibo: ¡¿Qué dijiste?!
Azaarc: lo que escucho alteza, en este momento los demás ya debieron haber capturado al rey y los herederos
[/ltr]
[ltr]Kibo:¡No, dejenlos en paz!
Meiyo: Imposible
Akuma: Todo fue una mentira…
Azaarc: Se llaman trampas tercer guardia. Volviendo al tema principal ¿me entregaran al primer guardia o no? El tiempo corre para su amado rey
 
Todo fue una trampa para atrapar a todos a la vez, nos tienen justo donde quieren, están preparados para cualquier jugada que hagamos.
 
Meiyo: No tenemos opción, lo hare
Azaarc: Sabia decisión
Akuma: Entréganos a la reina
Azaarc: El tigre primero
Meiyo: ¿Cómo sabemos que nos darás a la reina?
Azaarc: No pueden saberlo y no es como que tengan más opción
 
Empezó a apretar el cuello de Kibo recibiendo quejas de dolor como respuesta
 
Azaarc: Corre tiempo
Meiyo: Esta bien, Esta bien
 
Entonces aflojo el agarre, Meiyo camino hasta ponerse unos metros a lado de Azaarc tal como él le indico. Las leonas también empezaron a retirarse, teníamos que dejar solos a Meiyo y Azaarc para que el liberara a la reina, le ordene al grupo que volvieran a la caverna lo más rápido posible, si lo que dijo Azaarc es verdad estaremos en problemas.
Al final nos quedamos Meiyo, Azaarc, Kibo y yo solos en medio de la nada
 
|Meiyo, Zona Norte del Reino|
[/ltr]
[ltr]
Azaarc: ¿Qué esperas? Largo
Akuma: No pienso irme sin la reina
Meiyo: Hazlo
Akuma: ¿Perdiste la cabeza?
Meiyo: ¡Solo hazlo!
 
¿Cómo puede estar dudando? Si no se va pondrá en peligro la vida de Kibo
 
Akuma: Confiare en ti Meiyo, pero si algo sucede te juro que…
Kibo: Tranquilo Akuma, puedes confiar en el
Azaarc: ¡Silencio!
 
Finalmente Akuma accedió a retirarse volviendo a la caverna con las leonas. Me quede solo con Azaarc quien me veía directamente a los ojos, su mirar me da escalofríos, esos ojos rojos suyos te causan dudar de ti mismo.
 
Meiyo: Ya cumplimos todos tus caprichos ¡ahora déjala ir!
Azaarc: Lo hare cuando yo quiera ¿entendido?
Meiyo: Estoy arto de tus juegos mocoso
Azaarc: Perdona viejo pero hasta donde se nuestra diferencia de edad no es tanta
Meiyo: ¿Por qué atacan el reino? ¿Qué es lo que quieren con los reyes?
Azaarc: Ordenes, nos pidieron acabar con este reino pero eso no significa que no podamos jugar con ustedes un rato
Meiyo: ¡¿Jugar?!
Azaarc: Y en cuanto a la reina creo que ya puedes tenerla, después de todo ya se alejaron lo suficiente como para que las leonas representen un peligro.
 
Con eso Azaarc dejo ir a Kibo quien se coloco junto a mí. El siguió observándome ¡Rayos! ¿Qué le pasa a este tipo?
 
Azaarc: Como estaba diciendo nos ordenaron acabar con este reino, eventualmente ella y el rey morirán
Meiyo: Kibo quiero que vuelvas a la caverna
Kibo: Pero…
Meiyo: Dije que te protegería y falle antes de tener la oportunidad de hacerlo, solo regresa a la caverna, Jishin te necesita
Kibo: Entonces prométeme que volverás a salvo
Meiyo: Lo prometo
 
La reina se retiro rápidamente vigilando que Azaarc no la siguiera, claro, no dejaría que lo hiciera de todas formas. Lo que me extraño es que aun después de eso su mirada no se aparto de mi ¿Quién eres Azaarc? ¿Qué es lo que quieres conmigo?
 
Azaarc: Finalmente solos
Meiyo: ¿Qué quieres de mí?
Azaarc: Mi nombre es Azaarc
Meiyo: Lo sé, escuche al cachorro llamarte ¿Quién era él?
Azaarc: Su nombre es Toddler, es el nuevo de mi equipo y está bajo mí cuidado personal por órdenes
Meiyo: ¿Equipo?
Azaarc: Si nuestro grupo no es muy grande pero tenemos a verios reinos comiendo de nuestras patas y pronto Kingdom Hearts también lo estará
Meiyo: No los dejaremos, la reina está a salvo y ellos evitaran que se lleven al rey
Azaarc: pff…¡jajaja!

Su risa me asusto, igual que ayer en la caverna con el jaguar ¿Qué tienen estos sujetos en la cabeza? De repente dejó de reír y se sentó aclarándose la garganta
 
Azaarc: Perdona eso ultimo, no suelo reír así a menudo, por un momento soné como Griol
Meiyo: ¿Qué diablos les pasa ?
Azaarc: Lo lamento, es que no puedo creer que realmente pienses que pueden salvar al rey
Meiyo: ¿Por qué lo dices?
Azaarc: Porque desde que dejaron la caverna para venir aquí el rey ya estaba bajo nuestro control. Apenas se fueron fue capturado junto a los herederos, las leonas que cuidaban junto a la segunda guardia fueron derrotadas. Desde el principio teníamos todo a nuestro favor.
 
El rey… ¡¿Jishin fue capturado?! No es posible ¡No lo aceptare! Cuando nos fuimos estaba todo seguro... Pero ya han probado varias veces que sus palabras son reales... ¡Entonces Jishin está...!
 
Azaarc: Pero basta de hablar de mí, me interesas tú
Meiyo: ¿Yo? ¿Por qué? No, más bien ¡¿Qué hicieron con el rey?!
Azaarc: Si, tu. Tienes mucha información interesante, de haberte conocido antes te hubiera invitado a unirte a nosotros
Meiyo: Jamás hubiera aceptado
Azaarc: tigre, tigre ¿estas seguro?
Meiyo: ¡Al grano!
Azaarc: Bueno veo que te molestas fácilmente y no quisiera hacerte enfurecer, eh escuchado muchos rumores sobre ti: Fuiste exiliado por el rey Taiyo, eres el guardia que más joven empezó sus labores, causaste un fuerte conflicto entre el rey Jishin y su padre y a pesar de tu fuerza y mal control de la ira solo has matado a 5 animales en combate, impresionante.
Meiyo: ¡Cállate!
Azaarc: Además de la muerte de tu esposa cuyo asesino aun para nosotros es desconocido, hay sospechas de que fueron las bestias sin pelo que atacaron hace 5 años, incluso dicen que el tercer guardia es el responsable, la verdad no hay nada confirmado
Meiyo: ¡No hables de Kweli como si no importara!
Azaarc: bien ya revisamos tu vida amorosa y personal… ¿Qué tal la familiar?
 
Este tipo me hace enfurecer ¡¿Cómo sabia tanto de mí?!
 
Azaarc: Tienes un hijo muy energético ¿sabes?
Meiyo: ¡Aléjate de mi hijo!
Azaarc: El pequeño Tidus es muy ingenuo, fácilmente podría arrastrarlo hacia mi grupo, no me importaría otro niño en el grupo
Meiyo: No te atrevas a…
Azaarc: ¿Y cómo sabes que no está ya bajo mi posesión?
Meiyo: ¡Yo…!
Azaarc: Tan preocupado por el que ni siquiera sabes donde está. Si, me recuerda a mí, yo abandoné mi hogar porque mis padres me maltrataban, ellos me hacían sentir nada
Meiyo: Te equivocas, Tidus es mi hijo y jamás me atrevería a dañarlo
Azaarc: Que persistente eres. Me agradas tigre, te diré la verdad, tenía pensado en secuestrar a Tidus para hacerte sufrir pero para tu suerte no logramos encontrarlo tampoco
 
No sabía si realmente podía creerle pero dada las circunstancias prefiero hacerlo. Por favor Tidus que estés a salvo en algún lugar seguro. Y si, tiene razón, eh descuidado mucho a mi hijo pero no más, si salgo de esta me asegurare de estar más tiempo con el… aun si para eso es necesario contarle la verdad sobre la muerte de su madre.
 
Azaarc: Primer guardia
Meiyo:…
Azaarc: Te desafío a un combate
Meiyo: ¿Un combate?
Azaarc: eres alguien interesante, aun no estoy listo para matarte así que será sencillo, el primero en derribar al otro gana
Meiyo: ¿Por qué debería aceptar?
Azaarc: Si ganas te entregare a uno de los prisioneros, será tu elección
 
¿Habla en serio? ¿Me está dando una oportunidad de rescatar a Jishin o a uno de sus hijos? Su mirada ya no es tan fuerte, se ve como…¿feliz?
 
Meiyo: ¿Y si llego a perder?
Azaarc: Me dejas ir y además me llevaré a Tidus
Meiyo: Jamás aceptare es…
Azaarc: Si te rehúsas asesinamos a los herederos
Meiyo: ¡Grr!
 
Otra vez, tienen todo previsto ¿realmente hay forma de vencerlos?
 
Azaarc: Me pregunto qué diría el rey si se entera que sus hijos están muertos por que tú no aceptaste una simple pelea
Meiyo:…Esta bien ¡Lo hare!
Azaarc: Excelen…
Meiyo: Con una condición
Azaarc: ¿Hm?
Meiyo: Si gano dejaras ir a ambos herederos
Azaarc: mmm… ¿Qué te hace pensar que aceptare eso si los herederos están bajo mi control?
Meiyo: No creo que vayas a querer cancelar la pelea. Cuando mencionaste el combate tus ojos brillaron, te emociona enfrentarte a mí, no sé porque pero me asegurare de averiguarlo
Azaarc: Bien jugado. Efectivamente, llevo mucho tiempo queriendo pelear contra ti Meiyo. Tu ganas ¿Entonces aceptas?
[/ltr]




[ltr]Sin responder me puse en pose de co,bate, él afirmo con la cabeza imitando mis acciones.[/ltr]
[ltr]No pienso perder, no te fallare Jishin y sobretodo... ¡No pienso perderte Tidus![/ltr]
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por KIRAN27 el Sáb Abr 02, 2016 6:00 am

buen capitulo hermano sora-vs-roxas- me alegro que hayas seguido y es increible espero que puedas hacer otro capitulo es emocionante saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9740
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Dom Abr 17, 2016 4:05 pm

[ltr]CAPITULO 28: ¿QUIENES SOMOS?


|Azaarc, El día de ayer, Limite sur de KH|
Finalmente habíamos llegado al punto que se nos marco seria el escondite que usaríamos durante la operación; el sol estaba saliendo apenas, no estaba de humor para ser honesto, por culpa de Toddler tardamos un día más de lo planeado en llegar, además que Raizo se la paso discutiendo la mayor parte del camino; si bien mi equipo no son la gran cosa pero son útiles.
Mi nombre es Azaarc, un tigre, el líder del equipo. En palabras de los demás soy un peligro, alguien misterioso, manipulador, temible… ¿yo? Yo solo soy como quiero y hago lo que me plazca, además de cumplir las misiones que nos ordena nuestro "Amo".
 
Aziral: Azaarc, estamos listos
Azaarc: ¿Y Toddler?
Aziral: Ya lo he mandado a investigar tal como ordenaste
Azaarc: Perfecto
 
Todos los demás ya estaban dentro de la caverna al pie de la montaña que marcaba el límite sur del reino. Entré para dar las indicaciones de la misión.
 
Azaarc: Escuchen bien, la misión es algo sencilla, no es nada que no hayamos hecho antes
Raizo: ¡Al grano Azaarc!
Shawd: !Raizo cállate¡ muestra más respeto
Raizo: ¿Otra vez quedando bien con el "líder" hermano?
Shawd: No me provoques
Dali: Ya basta ustedes dos
Raizo: No te metas Dali
 
Esto era cosa de siempre, Raizo, a pesar de ser de los más jóvenes, se creía superior a todos, incluyéndome. Por otro lado Shawd era muy respetuoso conmigo, me agradaba eso, ser capaz de manipular a los demás y que ellos te obedezcan. Mientras tanto Dali es alguien amable pero si la haces enojar… bueno, solo diré que es como enfrentarte a mí, aunque ella es más débil.
 
Azaarc: ¡Silencio!
 
Me avente encima del jaguar, lo tuve contra el piso, quedamos frente a frente, el tirado y yo encima de él.
Si bien Raizo es fuerte y muy confiado tiene el gran defecto de temerle a los ruidos fuertes y el estar dentro de la caverna, mas mi enojo, un rugido fue más que suficiente para calmarlo, más bien asustarlo. Tras rugirle justo en su cara se quedo unos segundos en shock y cuando reacciono se agito, se retorcía debajo de mí, quería zafarse y correr. Me gusta, su cara de miedo, la sensación de impedirle escapar, torturarlo, ser yo el que decida cuándo puede huir de su miedo. Solo por el placer de ver su cara de pánico lo volví hacer; Un segundo rugido resonó en la cueva, algunas piedras pequeñas cayeron del techo acompañadas de polvo y tierra. Seré un tigre pero tengo un rugido mejor que el de un león.
 
Raizo: ¡Basta! ¡Déjame ir!
Azaarc: ¿Quién es tu líder Raizo?
Raizo: ¡Tú!¡Tú lo eres! ¡Solo suéltame!
Azaarc: ¡Eso, retuércete más!
Aziral: ¡Azaarc!
 
Cómo siempre Aziral llega y me arruina la diversión, bueno, si bien disfruto hacer sufrir a los demás y gozar de su dolor, no me gusta hacerlo con mi equipo, pero no puedo evitarlo, el sentimiento es más fuerte que yo, a veces hasta pierdo el control. Deje ir a Raizo quien corrió detrás de su hermano y Dali quienes intentaban calmarlo.
 
Azaarc: Y espero que te quede claro que yo mando
Raizo: ¡Grr!
Azaarc: Como les decía, esta vez es un secuestro, nos ordenaron raptar al heredero de este reino
Griol: ¿Para eso nos hiciste caminar tanto? ¿Un simple secuestro? Mejor hubieras venido solo
Azaarc: Si los traje es por algo Griol
Dali: ¿Y en cuanto tiempo debe quedar?
Azaarc: No nos dieron límite, lo que significa que los dejare jugar con los habitantes de este reino una vez capturados los objetivos.
Griol: ¡Oh si!
Raizo: Algo bueno para variar
Aziral: ¿Entonces cual es el plan?
Shawd: ¿Cuál es la prisa querida? Acabamos de llegar
Aziral: Esa no es excusa para retrasar la misión Shawd
Azaarc: Ella tiene razón
Raizo: ¡Ah, por favor!
Azaarc: Grr
Raizo: ¡Esta bien! Maldita sea
Dali: Entonces ¿Cuáles son tus órdenes?
 
La verdad aun no tenía planeado completamente que haríamos, sé que hay que secuestrar al príncipe Sora, pero mi objetivo personal era algo… alguien más. Sabemos todo sobre el reino, quien nos ordeno la misión, nuestro "Amo", nos tuvo vigilándolo por casi un año entero, todo para este momento, el fracaso no es opción.
 
Azaarc: Hagámoslo en grande, pongan atención. Cuando regrese Toddler comenzara el plan, Shawd, iras directo a la caverna de los leones y darás una declaración de guerra. Oblígalos a aceptar, los mandaras a la zona norte del reino, mañana cuando el sol este en su punto más alto.
Shawd: Con todo respeto ¿no podría intentar algo menos violento?
Azaarc: Hazlo si quieres pero no funcionara, son muy leales al reino
Shawd: Esta bien
Azaarc: Aziral, Dali ya que ustedes fueron la clave de la misión pasada las dejare descansar hasta que sea realmente necesario
Aziral: ¡Tch! Que aburrido
Azaarc: Mañana cuando los representantes del reino acudan a nuestra amenaza de guerra los herederos quedaran sin protección; Griol, Raizo, ustedes dos junto con Shawd se encargaran de buscarlos y raptarlos.
Griol: A la orden
Azaarc: Y esta vez no quiero errores ¡¿Me están escuchando gemelos?!
Raizo: ¡Ya te explique que no fue mi culpa!
Shawd: Esta bien
 
Con eso el plan quedo establecido, un tiempo después llego Toddler, lo mandamos a investigar pues era el único que no conocía bien la zona. Tras revisar que estuviera bien y que nadie lo siguiera decidimos comenzar con el juego… si, esto no es más que un juego de captura. Nosotros contra el reino de Kingdom Hearts. Hace mucho que no me hervía la sangre con tanta emoción.
Shawd se puso en marcha mientras los demás descansaban en la caverna o cazaban algo para comer.
Si todo sale bien al fin podre conocerte en persona tigre.
Con el pasar del tiempo temía que Shawd hubiera sido asesinado, pero logro volver aunque un poco lastimado. Me quede parte de la noche discutiendo con él, pues era, después de mi, el más listo del grupo, se podría decir que es nuestro estratega. Compartí mi objetivo personal con él y me confirmo que podre cumplirlo, lo que significa que seré yo quien haga de carnada para ganar tiempo y que puedan secuestrar al príncipe. Finalmente llegamos al acuerdo que así seria y se retiro a dormir. Por mi parte tenía algo que hacer, me adentre en el reino cerca de la caverna de los reyes. Es una jugada riesgosa, si me descuido todo se ido todo se arruinara.
Tengo entendido que por esa zona vive el 1° guardia con su hijo. Si, ese era mi objetivo personal, el pequeño Tidus. Cuando di con la cueva donde vivían no negare que me sorprendí al ver que no había nadie. El guardia estará en alguna reunión con los reyes pues según Shawd ellos no se encontraban cuando dio el mensaje ¿pero donde está el pequeño? Decidí buscar en el hogar de la 2da guardia pero solo encontré a su hija durmiendo. Ella no me interesa, creo que podría utilizar al otro cachorro, pero con eso de que su padre lo exilio de la manada de los jaguares no sé donde pueda estar. Lo más probable es que él y Tidus estén juntos. Maldición, con mi plan frustrado regrese a nuestro escondite y descanse lo poco que quedaba de noche.
 
|Azaarc, Actualidad, Limite sur de KH|

Al llegar el día confirme que todos recordaran que hacer. Finalmente llego la hora de partir.
 
Azaarc: muy bien, no quiero piedad chicos, si alguien se interpone ya saben qué hacer, no aceptare ningún error en esta misión ¡Aquí empieza todo! ¡Esta es "La caída del cielo"!
 
Toddler y yo nos dirigimos al campo de batalla, mientras Shawd, Raizo y Griol se encaminaban a la caverna del los leones y Dali y Aziral cuidaban el escondite.
Nosotros no llevábamos prisa realmente, pensé en una forma de contarle a Toddler nuestros verdaderos objetivos sin que pensara que hacemos mal. Ahora que lo pienso ya ha pasado mucho desde que lo conocí
Cuando lo conocí me pareció una molestia, escandaloso, joven e inmaduro. Recuerdo el primer día que lo vi hace ya casi dos año.
 
Estaba recostado boca arriba en la rama de un árbol… si, el lugar donde vive "Amo" tiene arboles ridículamente grandes y resistentes; para mí fortuna siempre fui bueno escalando.
Contemplaba el cielo en lo que nos asignaban otra misión a mí y a mi equipo. En ese entonces éramos más que hoy pero en el camino perdimos a 3 miembros.
Uno de ellos falleció, los otros dos los tuvimos que abandonar durante misiones y nunca más volvimos a saber de ellos, sin embargo se que están vivos… lo presiento.
Estaba a punto de quedarme dormido cuando Aziral me grito desde abajo que nuestro "Amo" me llamaba.
Cuando llegue a ver que quería lo primero que vi fue al pequeño junto a él, me parecía ridícula su apariencia.
Mechón blanco, ojos de diferente color ¿Y que con esa franja azul en su espalda? ¿Y porque la punta de su cola también tenía ese extraño color? Este niño es un fenómeno.
Seguro nuestro "Amo" lo encontró abandonado por lo mismo. Todos los que estamos aquí pasamos por lo mismo: Aziral, Raizo, Shawd, Dali e incluso yo. Todos fuimos abandonados o sufrimos alguna injusticia en nuestras vidas, pero nuestro "Amo" nos rescato de la soledad, le debemos la vida.
Tras compartir su lamento por la pérdida de mi equipo "Amo" me pidió que cuidara de Toddler. Si, el nombre combina con su apariencia: ridículo. ¿Además porque yo? Dali es a la que le gustan los niños.
Antes de la siguiente misión me vi forzado a convivir con el mocoso, aprendí mucho sobre el pero el nada de mí. Descubrí que es muy inocente y ahí fue cuando empezó a agradarme, especialmente su inocencia, un chico muy ingenuo. Me divertía pensar en formas de destruir su bella forma de ver el mundo, de mostrarle la cruda realidad que vivimos. Lo haría al volver de la siguiente misión.
Sin embargo esa vez salí muy malherido de la misión, fue una pelea muy dura para ser una misión individual.
Al volver Toddler lloró al ver mi estado, no lo entendía ¿Por qué le importo a este cachorro?
El tiempo que me tomo recuperarme fue largo pero él se quedo a mi lado todo el tiempo ¿Así que esto se siente que se preocupen por uno, eh?
No hay duda que soy muy importante para él. En el tiempo que paso Toddler se gano el cariño de casi todos.
Después de eso preferí mentirle sobre las misiones; No sé porque, pero ahora quería mantener su inocencia intacta y especialmente la imagen que tenia de nosotros. El no sabía y hoy en día no sabe que realmente nos dedicamos a destruir y asesinar lo que se ponga en el camino de nuestro "Amo".
Pensar que un simple niño me hizo cambiar de parecer… ¿Por qué? ¿Qué me ocurre?
Fueron al menos 5 misiones desde que lo conocimos cuando finalmente el "Amo" lo integro en mi equipo y decidió que ya debía participar en misiones con nosotros.
Esta es la primera misión de Toddler, sin embargo no quisiera que descubriera la verdad, soy como "el hermano mayor que siempre quiso" lo sé porque me lo ha dicho en múltiples ocasiones.
Más no había forma de ocultar lo que pasaría en esta misión.
 
Azaarc: Toddler
Toddler: ¿Qué pasa?
Azaarc: ¿No sabes cuál es el verdadero objetivo de nuestras misiones verdad?
Toddler: Pues tú siempre decías que eran secretos o llevar algún mensaje
Azaarc: No es nada de eso
Toddler: ¿Entonces qué?
Azaarc: Te lo diré con una condición, prométeme que sin importar lo que diga o veas que hagamos seguirás confiando en nosotros.
Toddler: No me gusta cómo suena eso Azaarc ¿De qué hablas?
Azaarc: Nuestro verdadero objetivo es raptar al príncipe y asesinar a todo el que se interponga en nuestro camino.
Toddler: Pero… pero eso es mentira, tú no eres alguien malo
Azaarc: Bienvenido a la realidad chico
Toddler: ¿Entonces lo que dijo Raizo es verdad?
Azaarc: ¡¿Raizo?! Ese maldito, lo pondré en su lugar después de esto, lo voy a….
 
Fue cuando me di cuenta de la cara de susto de Toddler, me tenía miedo y no sé porque, pero ver su pánico no me causaba ningún placer ni nada. Me relaje con un gran respiro y me dirigí al pequeño
 
Azaarc: Escucha, no te culpare si después de esto no quieres hablarme o incluso si escapas del equipo, no te detendré, pero hasta que esto termine tendrás que hacer todo lo que te digamos sin dudar.
Toddler:…Esta bien, ustedes son como mi familia Azaarc, si son asesinos no importa, yo creo en ustedes. De ser necesario seré como ustedes para seguir a su lado.
 
Esa respuesta me tomo por sorpresa, esperaba que su mundo perfecto se derrumbara pero solo lo adapto a nuestra visión, puede que llegue a agradarme….No, no puedo encariñarme con él, en este trabajo nadie puede encariñarse con alguien. Hay que estar listo para lo peor, cualquiera puede morir en cualquier segundo. Más no el día de hoy. ¡Nosotros aplastaremos a este reino hasta que no quede nada! Hoy causaremos el terror que se nos ha encargado en este patético intento de manada regida por una monarquía.
Le demostraremos a este reino la mala suerte que ha tenido al ser nuestra víctima.
¿Pero quiénes somos nosotros? Ja, fácil, somos un grupo de asesinos a cargo de cumplir las órdenes de nuestro salvador: nuestro "Amo".
 
Dali - "Amor" La Jaguar Engañosa
Griol - "Ambición" La Hiena Rebelde
Raizo y Shawd - "Fuerza" y "Mente" El Dúo Imperfectamente Perfecto
Aziral - "Inmortalidad" La Leona Guardiana
Toddler - "Inocencia" El Cachorro Fenómeno
Y yo, Azaarc "Temor" al mando de ellos.
 
¡Nosotros somos Eien![/ltr]
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por KIRAN27 el Mar Abr 19, 2016 1:29 pm

buen capitulo hermano sora-vs-roxas- esta genial el capitulo veremos si la masion sale o no se pone interesante saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9740
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Dom Mayo 08, 2016 7:22 pm

Capitulo 29: DOS CAMINOS NO TAN SEPARADOS
 
Tidus: ¡Vamos papá!
Meiyo: Hijo por favor, no van ni dos horas que llegue de vigilar
Tidus: ¿Eh? Pero lo prometiste ¡Vamos!
 
Abrí un ojo para ver a mi pequeño, 6 años tenía ya, se veía molesto por mi respuesta. El Sol ya se estaba asomando, estos días eran especiales pues marcaban la mitad de la primavera, lo que significa que en ese maravilloso lugar al fin llegarían las mariposas que le encanta ver a Tidus. Lo he llevado a ese lugar desde que puede caminar. Se podría decir que es un bello paraíso donde solo viven algunos insectos y peces, pero ningún animal grande, el problema es que teníamos que cruzar todo el reino y algunas trincheras para llegar y realmente estaba cansado, además hemos estado pasando por cosas difíciles, el reino recién se recuperaba de una guerra donde falleció el rey Taiyo y… y Kweli. Ya no es lo mismo sin ella, antes podía cumplir con mi labor sin preocuparme totalmente por mi hijo pues ella lo cuidaba, pero ahora se ha ido, ya ha pasado casi un año desde entonces y sé que estoy haciendo un pésimo trabajo como padre, no estoy listo para criar a un cachorro yo solo y menos con mi responsabilidad en el reino.
 
Tidus: Por favor
Meiyo: Tidus, solo quiero descansar un poco, otro día te llevare
Tidus: Pero me prometiste que iríamos hoy
Meiyo: Lo sé pero no pensé que Hayai se retiraría ayer, lo siento
Tidus: Mmm… Ya no eres divertido
Meiyo: No empieces por favor
Tidus: Eres un mentiroso, apuesto a que si mamá me lo hubiera prometido si lo hubiese cumplido
 
Al responderle cerré mi ojo abierto pero con su comentario abrí ambos de sorpresa.
Kweli, él te extraña y no lo culpo, yo también lo hago, él creció junto a ti, siempre estabas a su lado cuidándolo y ahora que no estás…
 
Meiyo: Esta bien hijo tu ganas
Tidus: ¿Lo dices enserio? ¡Sí!
 
Tras hacer el recorrido llegamos al lugar, no podía ser selva, era más bien un extenso oasis, una mezcla de arboles y palmeras, algunos planos con rocas grandes para recostarse en ellas, flores y arbustos y un rio. Era un lugar muy bello. Tidus inmediatamente corrió cuando visualizo un grupo de mariposas volando en círculos entre los árboles, lo impresionante eran los patrones de sus alas.
Mi hijo las veía asombrado y yo sentado junto a él.
 
Tidus: Son hermosas papá
Meiyo: Lo sé hijo
Tidus: ¿Crees que a mamá le hubiese gustado verlas?
Meiyo:…apuesto a que lo amará
 
Traer la imagen de mi esposa a mi mente con esa pregunta causo que le respondiera a mi hijo con una lagrima escapando de mis ojos
 
-¡Concéntrate Tigre!-
|Meiyo, Zona Norte del reino|
El grito acompañado de una fuerte patada que me hizo retroceder me trajeron de regreso a la realidad, maldición, no puedo enfocarme en la pelea, cada vez que lo intento otro recuerdo con mi hijo me viene a la mente.
El segundo y tercer golpe no se demoraron en llegar, si, golpe, no estaba usando sus garras, simplemente impactaba sus patas contra mí y aun así me lastimaba demasiado. Era la quinta vez que me hacia retroceder con ataques sencillos y yo aun no logro acertarle un solo golpe, tampoco puedo esquivarlo, es demasiado rápido, cuando menos lo pienso ya está a un costado mío o detrás de mi listo para atacar. Me estaba dando una paliza, cada ataque que le realizaba lo esquivaba y sus golpes nunca fallan, estaba cansado y adolorido, no sabía qué hacer.
4,5, 6 golpes seguidos y nuevamente caí al piso.
 
Azaarc: ¿Qué es lo que pasa Tigre, la vejez es demasiado para ti? Esperaba mucho más con esos antecedentes que te cargas.
Meiyo: ¡Te dije que dejaras de hablar… de eso!
Azaarc: ¿Así que ya no puedes ni hablar bien? Eso no puede ser todo lo que tienes, levántate
 
Intente ponerme de pie pero Azaarc me golpeo en la cara y luego en la espalda derribándome de nuevo consiguiendo un grito de dolor como respuesta.
Ahora que lo pienso… no sé porque acepte esta pelea, si me negara él tendría que volver a su escondite para matar a los herederos y yo pude haberlo seguido, además no hay forma confiar en que el cumplirá su palabra.
 
Azaarc: Absolutamente decepcionante, uno de los motivos por los que quería enfrentarme a ti era por los rumores que existían de ti sobre ser una amenaza para tus oponentes, pero veo que no son más que mentiras. Supongo que eso es todo
Meiyo: ¡No! No permitiré… que te lleves a mi hijo
Azaarc: Entonces levántate y pelea, ni siquiera lo intentas
 
Nuevamente me levante eh intente acertar algún ataque, dos zarpazos, 3, todo lo esquivaba. Por un momento detuve mi ataque y él se miraba confuso.
 
Meiyo: ¿Qué es lo que quieres de mí?
Azaarc: Quiero que uses toda tu fuerza contra mi
Meiyo: ¿Toda mi fuerza? Si ya lo estoy haciendo
Azaarc: ¿En serio? Ahora entiendo porque no pudiste defender a Kweli en esa guerra
Meiyo: ¡Deja de mencionarla! Tú ni siquiera la conoces
Azaarc: ¿Qué te hace pensar eso?
Meiyo:… ¡¿La…conociste?!
Azaarc: Ella… Ella era alguien importante para mí ¡Y tú la dejaste morir!
Meiyo: No… no puede ser… ¿De qué estás hablando?
Azaarc: Cambio de planes, morirás aquí y ahora
Meiyo: ¡Responde! ¿Cómo conoces a Kweli?
 
Estaba paralizado ¿Cómo este sujeto…? No, debe ser una mentira para distraerme
Azaarc respondió golpeándome nuevamente, un único ataque  que me dejo tirado bocarriba, luego sentí como sus garras cayeron sobre mi pecho consiguiendo un agudo grito de dolor de mi parte y al enterrarlas giraba su pata causando que la herida se volviera más grande, pareciera que intenta arrancarme el pecho. Sacó sus garras solo para volver a clavarlas, esta vez jalando, tratando de cortar mi pecho, el dolor era insoportable.
 
|Azaarc, Zona Norte del Reino|
Esto debe ser una broma
¿Este sujeto retorciéndose bajo mío fue el que causo conflictos en la familia real, quien mato a esos leones, el guardia más fuerte de este reino? Mejor terminar esto rápido para al fin poder cobrar venganza.
 
Meiyo: ¡Urg! ¡Ahhh! ¡Detente!
Azaarc: Eso no es todo lo que tienes
Meiyo: ¡Arg! ¡Basta!
Azaarc: Es una pena, esto significa que yo gano.
 
Saque mis garras de su pecho el cual se teñía de rojo lentamente, revise mi pata la cual también estaba cubierta de sangre. Una lamida rápida me confirmo el sabor de la sangre del tigre el cual se retorcía de dolor cubriendo la herida con sus patas delanteras.
 
Azaarc: Este sabor… Es algo adictivo sabes…
 
Termine de limpiar mi pata y luego me dirigí al guardia. Verlo sufrir me traía satisfacción, saber que al fin recibiría lo que merece.
 
Azaarc: Esperaba mucho más de ti
Meiyo: ¡Urgh!... ¡Agh!
Azaarc: ¿Cómo se siente? Duele ¿verdad? Eso es lo que sufría Kweli
Meiyo: ¡Arg! Este… olor…
Azaarc: Además no solo perdiste la oportunidad de salvar a los hijos de tu mejor amigo sino que también significa que Tidus es mío ahora.
Meiyo: ¡No!... Por favor...
 
Me gire y di unos paso rumbo a nuestro refugio cuando algo me detuvo, ni siquiera me moleste en girarme para hablarle.
 
Meiyo: Es…pera…
Azaarc: ¿Qué quieres?
Meiyo: Sangre… Huele a sangre
Azaarc: ¿Vas a seguir intentándolo? Ríndete, ya perdiste a Tidus
Meiyo: No… Ella… nuestro hijo…
Azaarc: En ese caso…
 
Más al voltearme no estaba el 1° guardia en el piso como esperaba ¿A dónde fue? ¿Cómo pudo levantarse con una herida así en su cuerpo? *Sniff**Sniff* ¡¿Detrás mío?! No pude terminar de voltear cuando sentí un zarpazo hiriendo mi cara y arrojándome unos metros hacia atrás. Rápidamente me puse de pie. Él estaba frente a mí, su pecho aun sangrando más su mirada no expresaba dolor, no expresaba nada ¿Qué está pasando? ¿Acaso a esto se referían los rumores? ¿Entonces la sangre realmente desata su locura, eh? La hipótesis de Aziral tenía razón.
Este es el verdadero potencial del 1° guardia, el exiliado, aquel que dejo morir a Kweli. No te preocupes, me asegurare de acabar con aquel que te causó tanto daño.
 
Meiyo: ¿Quién…eres tú?
Azaarc: Tu futuro asesino
 
Me acerque rápidamente a él queriendo atacarlo en la cara más evito el golpe y me tumbo bocarriba aplastando mi cuello con su pata delantera izquierda. Sentía que me destrozaría el cuello ¿De dónde sacó tanta fuerza? Hace unos segundos ni siquiera podía ponerse de pie.
 
Azaarc: Así que esta es tu fuerza…
Meiyo: ¿Quién eres… tú? Tú… Kweli…
Azaarc: Eso no te importa, tú la dejaste morir ¡No hiciste nada para evitarlo!
 
Levantó su otra pata intentando un zarpazo pero fui más rápido, lo avente usando mis patas traseras. Ambos nos levantamos pero el guardia fue el primero en atacar con un zarpazo en mi mejilla.
Contesté dando varios ataques que él bloqueaba o esquivaba. No lo entiendo ¿Porqué no combatía así hace rato? ¿Por qué solo al reaccionar a la sangre? ¿Quién eres Tigre?
En un descuido al atacarlo recibió el zarpazo pero reacciono mordiendo mi pata sin soltarla, intente zafarme pero el solo mordía con más fuerza, empecé a golpearlo con la pierna libre que tenia pero el solo aplico más fuerza hasta que acompañado de un dolor se escucho un crujido. Destrozó mi pata izquierda
 
Azaarc: ¡Aaargh! ¡Maldito!
 
Seguí golpeándolo hasta que soltó mi pata, que más que eso parecía una deformidad roja, intente apoyarla pero no podía. Estaba sentado frente a él inmovilizado, no podía huir ni pelear bien ¿Cómo ocurrió esto? Tenía la pelea bajo mi control.
 
|Mientras tanto, Wakka, Árbol de Kurei|
No entendía del todo la situación, ayer Tidus llegó agitado pidiendo si podía dormir con nosotros. Si, por ahora estoy viviendo junto al viejo Kurei mientras soluciono mi problema con Akuma, claro que no estoy solo de arrimado, ayudo al mono a atender a los animales que lo buscaban y a cambio el me enseña a tratar las heridas y me da refugio. Claro que parte me entreno físicamente para algún día poder derrotar a Akuma y lograr que me reconozca como su hijo.
Volviendo a lo otro, Tidus menciono que algo grave pasaba pero no quiso explicarlo y hoy trajo a Selphie también, no entiendo que ocurre.
 
Selphie: ¿Entonces por qué dices que debemos quedarnos aquí?
Tidus: ¿Debo explicarlo otra vez?
Wakka: Es que todo es muy confuso, de repente legas y dices que el reino está en guerra…
Tidus: Bueno, lo explicare una vez más, ayer que me acerque a la caverna a buscar a mi padre escuche una conversación extraña, era una voz que nunca había escuchado y estaba declarando guerra al reino  exigiendo que entregaran al rey Jishin y a Sora y pensé que a lo mejor por ser hijos de los guardias del rey podrían usarnos de rehenes, así que por eso nos reuní aquí donde estaremos a salvo, el conflicto es en la zona norte y el árbol de Kurei está en el sur.
Selphie: Aun así no termino de entender porque le declaran la guerra a KH, mi madre dice que está en alianzas de paz con otros reinos para evitar conflictos precisamente.
Wakka: ¿Y si no fuera un reino el que ataca a KH?
Selphie: ¿Qué quieres decir?
Tidus: ¿Un grupo ajeno a los reinos?
Wakka: Si, Kurei dijo que habría problemas pero no me contó que era una guerra.
Selphie: ¿Y donde esta él?
Wakka: Hace rato que se fue, tuvo un mal presentimiento por lo que se fue a la caverna
Selphie: ¿Y nadie más sabe que estamos aquí?
Tidus: Me encontré a Laion cuando iba por ti, creo que es el único que sabe donde estamos.
Wakka: Me pregunto… ¿Cómo estarán nuestros padres?
 
|Akuma, Zona Norte – Caverna León|
Rápidamente al marcharme me reuní con las leonas y seguimos nuestro camino de regreso a la caverna. Ellas no tardaron en preguntar por la reina a lo que respondí que Meiyo se encargaría.
Ahora nuestra prioridad es llegar a la caverna y asegurarnos de que el rey esté a salvo.
No podía andar bien, me dolía el cuerpo por el golpe cuando el tigre me arrojó, así que nuevamente le pedí a las leonas que se adelantaran.
Me senté a descansar un poco, no puedo creer que ese golpe me este causando problemas ahora, paso un rato hasta que me puse en marcha de nuevo. Seguro ellas ya están en la caverna.
 
???: ¡Akuma!
Akuma: Alteza
Kibo: ¿Qué haces aquí?
Akuma: Lo lamento, tuve que reposar por el golpe de hace rato
Kibo: ¿Y la caverna?
Akuma: Las leonas ya deberían estar ahí
Kibo: Esta bien, en marcha
 
Cuando llegamos vimos un escenario decepcionante, la mayoría de las leonas estaban fuera de la caverna hablando con Laion que se veía impaciente dando vueltas de un lado a otro. Entre las leonas también estaba Hayai y el grupo que se quedo a vigilar la caverna herido ¡Maldita sea! Llegamos tarde, Kibo sola comprendió lo que pasaba, no se dejo derribar por la noticia pero si tenía varias lagrimas brotando de sus ojos. Al visualizarnos Hayai se acercó rápidamente.
 
Akuma: ¿Qué fue lo que pasó?
Hayai: Fue muy rápido, justo cuando partieron…
 
Flashback:

Habían pasado solo unos minutos desde que el grupo de ataque partió, nos encontrábamos separadas alrededor de la caverna vigilando, entonces una leona lanzó un rugido, advirtiendo que algo no estaba bien, no pude ir a ver qué pasaba porque una hiena me detuvo. Mientras combatía contra ella, que no fue muy difícil, llegaron otros dos jaguares, eran exactamente iguales, mencionando que ya habían neutralizado a las leonas, aguante cuanto pude pero al final me derrotaron, cuando desperté Kurei estaba aquí pues tuvo un mal presentimiento, me conto que había encontrado a todas heridas y a tres incluyéndome inconscientes, además que el rey y los herederos habían desaparecido.

 
Hayai: Kibo, lo lamento tanto yo… No pudimos hacer nada…
Kibo: No es tu culpa Hayai
 
Ella no aguanto más y dejo sus lágrimas correr, acababa de perderlo todo… No, aun no, mientras podamos hacer algo.
 
Akuma: ¿Qué pasó con Yoake?
Hayai: Kurei la encontró dentro de la caverna con mucha sangre y una herida en su cabeza
Kibo: Entonces…ella…
Hayai: No sabemos, todos estamos angustiados, especialmente Laion
Akuma: ¿Y qué esperabas? Él la ama, claro que esta preocupado
 
Tras un momento de esperar Kurei salió de la caverna, Laion junto a algunas leonas al igual que nosotros nos acercamos para ver que ocurría
 
Laion: ¿Y bien?
Kurei: Por ahora está bien, perdió mucha sangre, sigue viva pero no sé si lo lograra
Laion: ¡¿Cómo que no sabes si lo lograra?! ¡Tu la revisaste!
Kurei: Relájate, hice lo que pude, ahora todo depende de ella
Laion: Grr ¡maldición!
 
Se fue corriendo, no se a donde pero se veía molesto y además triste. Kurei se quedo hablando con Kibo sobre la desaparición de Jishin y sus hijos mientras Hayai y yo acordamos esperar a la reina para discutir nuestro siguiente movimiento.
 
Hayai: A todo esto ¿Dónde está Meiyo?
Akuma: Se está enfrentando a un enemigo, otro tigre
Hayai: ¡¿Y lo dejaron solo?!
Akuma: Era eso o mataban a Kibo
Hayai:…Debemos ir a ayudarlo
Akuma: Él dijo que podía solo…
Hayai: ¿Así como dije que podría proteger al rey y no pude?
Akuma: Es diferente, Meiyo…
Hayai: Debemos ayudarlo
 
Ella estaba dispuesta a ir a pesar de sus heridas ¿Así que Meiyo es tan importante para ella?
 
Akuma: Tú ganas, pero iré yo solo
Hayai: Yo también
Akuma: No, tu quédate al lado de la reina
Hayai: Pero…
Akuma: a dejaste que se llevaran al rey, mínimo protege a la reina
 
Y con eso me puse en marcha para apoyar a Meiyo en su pelea. Hayai se veía muy triste cuando dije eso pero es la verdad, además esta herida, solo sería un estorbo.
 
|Azaarc, Zona Norte del Reino|
Me encontraba inmóvil ante el 1° guardia. Él me rodeaba sin hacer o decir nada, solo me observaba hasta que se paró frente a mí. Su cuerpo se tambaleaba, si bien estaba moviéndose y no sentía nada su cuerpo perdió sangre por la herida que le hice y ahora se lo estaba cobrando y cayó, estaba en el piso bocarriba respirando profundamente al igual que yo producto de las heridas y el cansancio de pelear, aunque fue algo muy ligero. He tenido peleas peores aunque esta herida tomará demasiado tiempo en sanar, aunque quizá no podrá remediarse…no lo sé realmente, Griol y Dali son los que saben de estas cosas.
Como pude camine y me coloque junto al cuerpo del tigre, el solo me veía con una mirada vacía.
 
Azaarc: Eres fuerte, lo reconozco, pero esto es todo para ti, sé que no sería combate a muerte pero me obligaste a hacerte esto
Meiyo: Tú… Kweli… ¿Cómo?...
Azaarc: Si tanto quieres saberlo entonces te lo diré, es una historia de una pareja de tigres…
 
Una pareja de tigres…:

Él la amaba y ella lo amaba, un clásico romance, eventualmente se juntaron y tuvieron a su primer bebe, una bella hembra que crecería hasta convertirse en una cachorra curiosa y hermosa, a los 7 años de dar a luz a su hija ella se embarazo otra vez, esta vez de un barón, la cachorra no pudo conocerlo, los padres se separaron y ella se fue con su padre, su madre crio al barón, este se convirtió en un cachorro energético, bondadoso pero principalmente fuerte. Sin embargo ella falleció cuando él tenía 8 debido a una injusticia del reino, la habían acusado de asesinato y la tacharon de culpable, pero ella no lo había hecho. El joven creció con rencor al reino, queriendo hacer justicia ante estas situaciones y se adentro en otros reinos buscando ayuda. Nadie lo apoyo y cuando estuvo a punto de morir en unas tierras áridas e infértiles alguien lo rescato, un león y cuido del joven hasta que fuera lo suficientemente maduro para empezar a actuar por su cuenta, le ayudo a investigar el paradero de su hermana. Él sabía de ella porque su madre le conto cuando aún vivía y la localizaron en un pequeño reino, ella ya estaba junto a su pareja y un pequeño cachorro de 2 años, 3 años después él se armo de valor para visitarla pero se entero que murió, fue asesinada por unas bestias sin pelo que montaban enormes bestias más duras que la roca, o al menos los rumores dicen que ellos la mataron. El tigre que estaba con ella no fue capaz de defenderla y la dejo morir en las supuestas manos de esas bestias.
Él juro que se vengaría de aquel que no pudo salvarla y protegería a la cría que dejó.

 
Azaarc: Entonces ¿Ahora lo entiendes?
Meiyo: ¿Ella…y tú son…?
Azaarc: Así es Tigre, Kweli es mi hermana mayor.
Meiyo: Imposible…
Azaarc: Créelo, además se la verdad, se quien fue su asesino, al igual que los reyes y la familia real lo sabe.
Meiyo: Pero…dijiste…
Azaarc: Mentí y eventualmente le hare saber a tu hijo quien fue el asesino de su madre
Meiyo: ¡N…!
Al parecer decirle mi objetivo fue muy impactante para él pues se desmayo después de eso. Supongo que es todo, al fin termino. Puse mi pata sangrando en su hocico, dejándolo rojo también, esta es tu verdadera apariencia, alguien sádico y peligroso, pero todo acabo.

Contemple una última vez la herida en su pecho, si sobrevive al menos le dejara una marca de por vida, sonreí satisfecho por la pelea y mi victoria y como pude me puse en marcha de regreso a la caverna de Eien cojeando por la herida.
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por KIRAN27 el Lun Mayo 09, 2016 2:45 pm

buen capitulo hermano sora-vs-roxas espero que continues pronto esto se pone muy interesante saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9740
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Dom Mayo 15, 2016 3:54 am

CAPITULO 30: LA DECISIÓN DE UN PADRE
|Hace 3 días – Noche, camino a KH|
 
Jishin: ¿Estas emocionado?
Storm: ¡Si papá! Al fin conoceré mi hogar.
Kibo: Me alegra que te agrade la idea de venir a KH.
Storm: Si pero…
Jishin: ¿Pero?
Storm: ¿Tendré que volver a Destiny Kingdom? No quiero separarme otra vez de ustedes.
Kibo: Claro que no, tu padre dijo que no tendrás que volver.
Jishin: Eh… Si, no será necesario que regreses…
Storm: ¿Me lo prometes?
Jishin: Yo…
Kibo: ¿Jishin?
Storm: ¿Papá?
Jishin: Si, te lo prometo hijo.
 
|Actualidad, Jishin, Limite Sur de KH|
¿Cómo pude dejar que esto pasara? Nos tomaron de rehenes, y todo por no vigilar al segundo jaguar que tomó a los chicos, lo que significa que algo le paso a mi hermana, estoy preocupado por ella pero no tuve otra opción más que dejarla. Llegamos a una caverna a las afueras del reino en la zona sur. Tras pensarlo un poco me di cuenta, se escondían aquí para ocultar su presencia pues en el sur del reino es donde viven la mayoría de los animales.
Al entrar se llevaron a ambos, Sora y Storm, al fondo de la caverna de donde provenían más voces…una…dos y eran femeninas, hasta ahora sé que son 2 jaguares, una hiena y además dos hembras de especie desconocida.
A mí me dejaron cerca de la entrada solo con el primer jaguar que llego a nuestro hogar. Buena jugada, saben que no huiré de aquí sin mis hijos así que no se preocupan por eso.
Al parecer el nombre del jaguar era Shawd, el mismo que declaró la guerra al reino y por ende debe ser el líder de este pequeño grupo que…vaya, decir que es un grupo chico de 5 animales el que ataca al reino y va ganando esta guerra hacer que KH se escuche patético.
¿Qué es lo que haría mi padre en esta situación? Lo más probable es que me abandonaría en un intento de buscar ayuda, ya era un fracaso para él así que no veo por qué no lo haría.
 
Jishin: ¿Qué es lo que quieren con nosotros?
Shawd: Me temo que no puedo responder eso.
Jishin: ¿Por qué tomaron a mis hijos también?
Shawd: Ya basta majestad, le deje muy en claro al 1° guardia que jamás me sacaran información, ahora hablemos de cosas más importantes ¿sí?
 
Tenía que intentarlo, ya fracase al dejar que me tomaran de rehén, mínimo debo conseguir algo de información útil.
 
Shawd: El día de hoy vi algo extraño en la caverna, tengo entendido que el heredero es Sora pero entonces ¿Quién es la bola de pelo café?
Jishin: Es mi hijo.
Shawd: No se a que este jugando alteza, con lo que hemos investigado usted solo tiene una cría, un curioso e irresponsable cachorro café con ojos azules que claramente es Sora.
Jishin: ¡No hables de mi hijo como si lo conocieras!
Shawd: Pero nunca escuchamos nada del pequeño con ojos verdes. Lo preguntare una vez más ¿Quién es?
Jishin:…Es mi hijo menor
Shawd: ¡Déjese de estupideces!
Jishin:…
Shawd: ¿Entonces no piensa hablar? Bien, hay otras formas de hacerlo
Jishin: ¿Qué vas a…?
Shawd: ¡Dali, trae al menor de nuestros invitados por favor!
 
Un escalofrió corrió por mi espalda ¿Estará pensando en lastimar a los niños? No… ¿No lo haría verdad? De todas formas no pienso permitirlo, no dejare que los hieran así deba pelear contra todos a la vez. Un momento después del fondo de la caverna en forma de C salió otro jaguar, debe ser una de las hembras que escuche hace rato y a su lado mi hijo pequeño. Storm estaba asustado…no, lo siguiente. Dali, el cual parece que es su nombre, dejo a Storm junto a Shawd y luego se volvió a retirar. Mi hijo intento correr a mi lado pero el jaguar lo detuvo con una pata bloqueando su paso.
 
Storm: Papá
Shawd: ¡Cállate!
Jishin: ¡Déjalo en paz!
Shawd: El que pone condiciones aquí soy yo
Jishin: ¿Qué es lo que quieres?
Shawd: Respuestas ¿Quién es él? Y si realmente es su hijo ¿Por qué no sabemos nada de él?
 
Me costaba pensar cómo explicar esto, si bien Storm es mi hijo el no sabe el motivo de porque no podía estar en KH a nuestro lado. Claro que tena pensado decírselo pero no en estas condiciones.
Primero pensé en mentirle, si no sabían de su existencia no tenia caso decir la verdad pues sería información desconocida para ellos pero ver las garras de Shawd cerca de mi hijo me puso tenso, no lo estaba amenazando o hiriendo, solo bloqueaba su paso con su pata delantera izquierda pero con sus garras fuera.  Respire profundo y luego hable, toda la verdad, no pienso jugarme la vida de mi hijo
 
Jishin: Su nombre es Storm, es hijo mío y de Kibo y hermano menor de Sora. Nació poco antes de la tragedia de hace 5 años tras la cual cayó enfermo por los restos de la guerra.
Shawd: ¿Enfermo?
Jishin: Nunca le permitimos jugar junto a otros cachorros, si se agita mucho empieza a sufrir problemas de respiración.
Shawd: Interesante, entonces si es su hijo, ahora dime ¿Por qué no sabemos nada de él?
Jishin:…
Shawd: ¿No piensa hablar?
Jishin: Él estuvo viviendo en un reino vecino cuyo aire y ambiente era más limpio, KH sufrió muchas perdidas por los restos de la batalla, hoy en día ya es un lugar apto para él, por eso fue capaz de regresar.
Shawd: ¿Eso es todo?
Jishin: Si, toda la verdad
 
Mi sorpresa no tardó cuando escuche a Shawd reírse a carcajadas, Storm se asustó aun más de lo que ya estaba. Enserio que estos tipos son aterradores.
 
Shawd: Jaja…ah, lo lamento majestad, es un mal hábito mío, ¿Pero es que enserio cree que puede engañarme?
Jishin: ¿De qué hablas?
Shawd: ¿No creerá que aleatoriamente decidí ser yo quien lo interrogaría o sí? Sé que aun me oculta algo, sus expresiones me lo dicen todo.
 
¡¿Cómo puede…?! Me descubrió, quería evitar cosas que afecten a Storm pero al parecer es imposible. Este sujeto realmente está preparado para todo.
 
Shawd: No me diga que se está jugando la vida de su hijo…
Jishin: ¡No, jamás!
Shawd: ¡Entonces habla o esta vez sí lo lastimo!
 
El maldito acercó a Storm y le coloco una garra en el cuello, un chillido de susto de mi hijo lleno la caverna. Shawd jalaba su cabeza hacia atrás para poner su garra en el cuello y Storm solo intentaba hacerse más para atrás y alejarse de la pata del jaguar.
 
Storm: ¡Papá ayúdame!
Jishin: ¡Déjalo ir!
Shawd: ¿Quiere conservarlo intacto? Hable
Jishin: Lo hare, lo hare, solo…
Shawd:…
Storm: ¡Papá!
Jishin: Por favor…
Shawd: Esta bien, más espero que me diga toda la verdad esta vez
 
Finalmente retiro sus garras y Storm se relajo un poco mas se notaba el miedo en su cara, quería correr a mi lado. Me dolía ver a mi hijo aterrado y con lágrimas y ser incapaz de hacer algo.
 
Jishin: Su condición de salud no era el único motivo por el que estaba en Destiny Kingdom, la verdad es algo más allá.
Storm: ¿Qué? ¿De qué hablas?
Shawd: Lo escucho…
Jishin: Hace mucho hubo un problema entre Destiny Kingdom y Kingdom Hearts, un fuerte conflicto que duro años, finalmente se llego a un acuerdo de paz.
La reina de DK no podía dar a luz a un heredero y Storm necesitaba un lugar más limpio para sobrevivir así que ellos aprovecharon para declarar un acuerdo de paz, a cambio de que Storm se quede en DK y en un futuro se convirtiera en el heredero él podría vivir en ese lugar.
Shawd: ¿Usaron a su hijo para el acuerdo?
Jishin: Al comienzo no había problemas y podíamos visitarlo frecuentemente pero los reyes temían que él se encariñara demasiado y quisiera volver con nosotros así que restringían las visitas cada vez más. No podíamos hacer nada, hasta que finalmente hace poco accedieron a que Storm visitara KH pero…
Shawd: ¿Pero?
 
Voltee a ver a mi hijo a los ojos, perdóname por favor…
 
Jishin: No será permanentemente, eventualmente deberá volver a DK de nuevo.
Shawd: ¿Está diciendo que usaron la libertad de su hijo para un acuerdo de paz? ¿Y que además no podrá volver jamás a su hogar? Pff jajajaja ¡Simplemente patético!
Storm: ¡¿Qué?! ¡Pero… tu dijiste que…!
Jishin: Lo siento Storm, no quería que lo supieras antes de tiempo, ni siquiera tu madre lo sabe
Storm: ¡¿Nos mentiste?!
 
“Nos mentiste” Si, fue justo lo que hice, le mentí a mi hijo y mi esposa. Soy un fracaso de padre, las lágrimas de Storm me lo confirmaban. No quería que Shawd lo lastimara y al final fui yo quien lo hizo.
 
Storm: ¡Lo prometiste!
Jishin: Lo lamento, yo…
Storm: ¡Me quieres separar de ustedes otra vez, te odio!
Jishin: Storm no digas eso…
Storm: Nunca me quisiste cerca de ti
Jishin: Te equivocas, solo…
Storm: ¡Te odio!
Shawd: Niño ya me canso tu llanto ¡Dali ven por él!
Storm: ¡Waa! ¡Sora!
Jishin: ¡No, espera!
 
Me dolió mas ver que Storm solo corrió al fondo de la caverna buscando a su hermano llorando ignorándonos a Shawd y a mí. Maldita sea…
 
Shawd: Eso fue interesante majestad.
Jishin: ¡¿Lo tenias planeado verdad malnacido?!
Shawd: Wow, wow, calma, tal como dije nosotros no sabíamos nada de él, usted fue quien dijo algo que no debía. Ahora hablemos un poco de nuestro objetivo: El príncipe Sora.
Jishin: No pienso decirte nada hasta que me dejas hablar con mi hijo.
Shawd: Majestad, creo que ya le dije usted no manda aquí, además tenemos otras formas de hacerlo hablar.
???: ¡Shawd!
 
Un pequeño blanco entro corriendo a la caverna y se detuvo frente al jaguar… más bien tropezó y cayó frente a Shawd, quien no se veía del todo alegre de verle. Antes de ponerse de pie agito la cabeza para quitarse algo de tierra que tenia encima.
Ya que lo veo bien es algo raro, principalmente la franja en su espalda y la punta de su cola ¿Cómo tiene partes azules así en su cuerpo? Bueno, yo tengo ojos azules oscuros, pero eso es más normal.
¿Qué hacia aquí un cachorro de león? Obviamente no es del reino pero… ¡No me digas que…!
 
Shawd: ¿Qué haces aquí niño? ¿No estabas con nuestro líder?
Toddler: Se quedo con varias leonas, un tigre y un jaguar,
Shawd: ¿Te siguió alguien?
Toddler: No, me asegure de desviarme varias veces tal como dijiste ayer
Shawd: ¿Y nuestro líder está bien?
Toddler: Pues dijo que quería divertirse y que se pondría feo.
Shawd: ¿Así que no encontró su objetivo, eh? Espero que no se sobrepase esta vez
Toddler: ¿De qué te preocupas? Ya sabes lo fuerte que es Az...
Shawd: Cuidado niño, tenemos invitados.
 
Bueno ¿Por dónde empezar? Shawd no es el líder de este grupo y al parecer el pequeño… ¿Toddler era? Es parte del grupo y viene del campo de batalla, lo que significa que este misterioso líder se enfrenta a Kibo, las leonas y los guardias. Por favor Meiyo solo cumple con la orden que te di y ponla a salvo.
El pequeño se acerco a mí y me olfateo, raro, luego me observo determinadamente y volvió al lado de Shawd.
¿Cómo alguien de su edad puede estar aliado con ellos y porque?
 
Toddler: ¿Quién es él Shawd?
Shawd: El es el rey de Kingdom Hearts Toddler, Jishin, es nuestro prisionero pero igual debes mostrarle respeto.
Toddler: Oh, tiene sentido, después de todo hace rato engañamos a la reina para capturarla.
Jishin: ¡¿Qué dijiste?!
 
Estuve a punto de salir de la caverna corriendo, pero si lo hago ellos mataran a los niños seguro ¿Qué debo hacer? ¡¿Qué se supone debo hacer?! Kibo puede estar sufriendo ahora mismo pero Sora y Storm pueden ser…
-¡Te odio!-
No, ahora no, mis recuerdos me quieren jugar un mal truco, pero es que cuando Storm me grito esas dolorosas palabras me recordó a eso…
 
¡Te odio!:

|KH, Caverna del león, Reinado de Taiyo|
El hijo del rey estaba molesto con éste, falsas acusaciones causaron el exilio de su mejor amigo y lo peor, nadie le había dicho nada, le dieron todas las noticias de golpe.
 
Jishin: ¡¿Cómo pudiste echarlo del reino?! ¡Es mi mejor amigo!
Taiyo: ¡Es un asesino!
Jishin: ¡No tienen pruebas de eso, no puedes ir acusando a todos de cosas que no hacen!
Taiyo: El lo confesó.
Jishin: ¡No! Conozco a Meiyo y el jamás haría eso
Taiyo: ¡Suficiente Jishin! No discutiré de esto contigo, él siempre fue un problema para ti, ahora estarás más seguro.
Jishin: ¡Tú siempre haces lo mismo! Crees que esto o aquello es lo mejor para mí pero no me conoces realmente, solo haces lo que te conviene sin importarte los demás ¡siempre arruinas mi vida!
Taiyo: ¡Basta!
Jishin: ¡Te odio Taiyo! ¡Te odio!
 
Y con eso el joven príncipe dejo a su padre para ir a buscar a quien era como su hermano mayor.
 
Nunca me lleve bien con mi padre, ni siquiera durante sus últimos momentos de vida ¿Pero fue mi culpa? Yo solo seguía mis instintos y decisiones…
Basta, no puedo desconcentrarme ahora, tengo que pensar que hacer para ayudar a Kibo y no perjudicar a los niños.
 
Shawd: Así que ya te contaron la verdad niño.
Toddler: Si, él me lo dijo todo.
Shawd: ¿Entonces la reina esta capturada, eh?
 
Su sonrisa me puso nervioso. Di un paso hacia atrás y entonces me di cuenta, estaba temblando, tenía miedo…no, pánico de lo que fuera a decir, mi respiración se estaba acelerando.
 
???: Veo que ya entiendes lo que pasa
 
Del fondo salió el otro jaguar, el que se había escabullido para secuestrar a mis hijos y lastimo a mi hermana.
Caminó tranquilamente y se coloco junto a Shawd, espera… ¡Si son idénticos! ¿Gemelos? Era lo más probable, sin embargo al analizarlos mejor se nota una pequeña diferencia por el pelaje maltratado del segundo.
 
Toddler: ¡Raizo!
Shawd: ¿Qué es lo que quieres?
Raizo: Oye si “rayitas yo mando” nos va a tener esperando aquí mínimo quiero divertirme, además…
 
Hizo una pequeña pausa y miró al fondo de la caverna,  luego poso sus ojos iguales a los míos en mí.
 
Raizo: Dime hermano ¿Recuerdas qué es mi “eternidad”?
Toddler: ¿Su qué?
Shawd: Eternidad, es como “Amo” llama a nuestros motivos para vivir y cobrar venganza contra los reinos.
Toddler: ¿Y qué es la de Raizo?
Shawd: La preferencia entre hermanos.
Raizo: Exacto
Jishin: Preferencia entre… ¿Qué estas insinuando?
Raizo: ¿No es obvio?
Jishin: Te equivocas, yo a ambos…
Raizo: ¡Silencio!
 
Ahora que hay silencio se pueden escuchar los sollozos de mi hijo, sufría, igual que yo con mi padre y aun sabiendo como duele, en vez de evitarlo, estoy repitiendo la historia.
 
Raizo: “Lo odio”, “Solo piensa en Sora”, “No quiero regresar”, “Solo quiere separarme de ellos” ¿Te suenan esas frases?
Jishin:…
Raizo: Es todo lo que tu hijo le a estado diciendo entre sus llantos a Dali.
Jishin: ¿Dali? ¿Y qué paso con Sora?
Raizo: Se quedo dormido mientras lloraba, por cierto, se nota que te preocupa tu hijo.
 
Con ese tono de sarcasmo sonó como Kuasa cuando me regañaba junto a Zeio.
El jaguar le hizo una seña a su hermano para que se retirara al fondo junto con el pequeño león.
 
Jishin: ¡Claro que me preocupo por ellos, son mis hijos!
Raizo: ¿Por ellos? Hasta donde escuche tú preguntaste por tu primogénito que está bien, pues claro, es quien heredara el trono, al fin y al cabo ¿Qué importa el pequeño que esta ahogado en llanto junto a una jaguar perteneciente a un grupo de asesinos verdad?
Jishin: No, espera. Pregunte por Sora porque Storm dijo…
Raizo: Ah, las clásicas excusas de un padre, que absurdos recuerdos. Terminemos con esto ¡Shawd trae a ambos!
Jishin: ¡No te atrevas a lastimar ni a Sora ni a Storm!
Raizo: A mi Sora no me interesa, en cuanto al otro…¡El único que lo está dañando aquí eres tú estúpido rey!
 
Me dolía aceptarlo pero tenía razón, no pude protegerlo, le mentí, le di falsas esperanzas y luego se las arranque en segundos…
 
Raizo: Supongo que ya te habrás percatado que Shawd y yo somos gemelos
Jishin: ¿Eso que tiene que ver?
Raizo: Yo siempre les decía algo a nuestros padres. “Si no pueden con ambos entonces desháganse de mí”
Jishin: ¿Disculpa?
Raizo: Todo el tiempo, cuando me hacían sentir triste, molesto, deprimido, enfurecido, que no valía nada, les recordaba que prefería estar muerto a sufrir sus maltratos. Se lo que ese pequeño está sufriendo así que ahora te pido que hagas lo mismo.
Jishin: ¡¿Qué estás diciendo?!
Raizo: Así funcionara esto. La reina esta capturada, le daré la oportunidad de que usted y uno de los príncipes, quien usted elija, vayan a ayudarla pero a cambio deberá sacrificar a su otro hijo.
 
¡¿Sacrificar a uno de mis hijos?! Dejar morir a uno para salvar al otro y poder ayudar a Kibo…
¡Jamás! ¡¿Me están pidiendo que renuncie a ellos?!
Shawd traía cargando con su boca a Storm y Sora caminando junto a él.
Dejo al menor en el piso quien se escondió tras Raizo y Sora se había quedado junto a Shawd
 
Sora: Papá
Shawd: No se qué planeas pero espero que no lo eches a perder
Raizo: Tranquilo, lo tengo controlado. Muy bien empecemos con el espectáculo
Jishin: Storm…
 
Ni siquiera voltea a verme. Lo arruine, lo arruine todo y en grande, además si salimos de esta se lo contara a su madre y… ¡Agh! ¿Qué haría mi padre en esta situación?
Es algo obvio, me sacrificaría para salvar a Yoake, ósea que en este caso el dejaría morir a Sora…
Mas no puedo dejar morir a Sora, sería dejar al reino sin heredero pero Storm ya ha sufrido demasiado como para hacerle esto también. ¡Maldita sea! Porque tengo que elegir entre ambos, no quiero hacerlo… y no lo hare, mi padre hubiera mencionado mi nombre, pero no se trata de que haría él, si no de que hare yo.
 
Raizo: ¿Y bien? ¿Quién será sacrificado?
Sora: ¡¿Sacrificado?!
Jishin: Me rehúso a escoger, no dejare morir a ninguno de los dos.
Shawd: Era lógico.
Raizo: ¿Dos? Hay tres vidas en juego por si no sabe, sus hijos y tú esposa, no escoger a alguno de tus hijos es decir que la dejaras morir.
Storm: ¡No!
Raizo: Escoge ahora ¿A quién vas a matar?
Jishin: No lo hare, ambos son mis hijos y si uno va a vivir el otro también tiene el mismo derecho
Raizo: ¡Grr…!
Jishin: ¡Así que piensa en algo mas porque no renunciare a ninguno!
Raizo:…
Shawd: No lo hará cambiar de parecer majestad, él tiende a ser muy terco…
Raizo: Esta bien
Shawd: ¡¿Qué?! ¡Raizo!
Raizo: Le daré un tiempo con sus hijos pero si al volver no tiene una respuesta los mato a ambos, al menos ya no sufrirán junto a un padre como tú.
 
Raizo salió de la caverna seguido segundos después de su hermano que lucía confundido, sin pensar me acerque a mis hijos y abrace a ambos, Sora devolvió el abrazo mientras que Storm solo volteo la mirada. Después hablare con él, ahora debemos buscar una forma de salir de esta.
 
|Shawd, Limite sur de KH|
¿Qué diablos estás haciendo ahora Raizo? Lo seguí, caminaba lentamente con la cabeza hacia abajo sin decir nada. Finalmente se detuvo unos metros lejos de la caverna.
 
Shawd: ¿Se puede saber que fue eso?
Raizo: Déjame solo Shawd
Shawd: Pudiste echar a perder la misión con eso
Raizo: ¡Déjame en paz!
Shawd: Solo necesitamos al mayor ¿Qué ibas a hacer si elegía sacrificar a Sora? ¡¿Matar a nuestro objetivo?!
Raizo: ¡Cállate ya!
 
Lanzo un zarpazo a mi cara, logre detenerlo antes de que fuera un golpe completo sin embargo logro clavar sus garras en mi mejilla. Mi pata deteniendo su pierna y sus ojos de furia clavados en los míos, si bien yo era más listo y táctico él era más ágil y fuerte. Aunque lo había detenido el seguía haciendo la misma fuerza, quería terminar su ataque.
Nos quedamos ahí un par de minutos hasta que él se dio y retiro su pata, un vistazo rápido a sus garras confirmo que estaba sangrando.
 
Shawd: ¿Qué fue lo que pasó?
Raizo: Fue su respuesta, el que no quiera sacrificar a nadie, aun no lo creo.
Shawd: ¿De qué hablas? Era la decisión mas obvia para esa pregunta.
Raizo: Si claro, eso para alguien como tú que siempre ha tenido a otros a su alrededor, pero para alguien como yo… esperaba que sin dudarlo mataría al menor.
Shawd: Raizo…
Raizo: Siempre te odie por lo mismo, te odie a ti y a nuestros padres todo el tiempo.
Shawd: Las cosas pudieron ser diferente hermano.
Raizo: Pero no fue así, ellos arruinaron mi vida y luego yo eche a perder la tuya.
Shawd: Escúchame, sé que me odias y yo te odio por lo que hiciste pero estoy seguro que mamá no te hubiese dejado morir en una situación así.
Raizo: Aunque sé que no lo sientes y que eso no es cierto… gracias.
Shawd: ¿Sabes que aun así te matare cuando Eien ya no nos necesite verdad?
Raizo: ¡Ja! En ese caso solo debo matarte primero.
 
Si, será mi hermano, más que eso, mi gemelo, la misma imagen pero aun así jamás perdonare el que arruinara mi vida. Mas el verlo sonreír es algo que me trae recuerdos de cuando nos llevábamos bien, aunque sé que es una sonrisa falsa…
 
Raizo: Bueno volvamos a la caverna y terminemos con esto.
 
Ambos nos adentramos de regreso, vimos al rey abrazando a sus hijos por última vez y luego ellos se separaron tras una orden de Raizo, cuando estaban a nuestro lado finalmente se hizo la pregunta.
 
Raizo: ¿Y bien? ¿Qué decisión tomaste? ¿Cuál de tus hijos es? ¿Sora, el mayor? ¿El menor? ¿O será tu esposa la que sufra?
 
El rey volteo a ver a Storm, luego a Sora, después al suelo y finalmente alzo la mirada para responder tras soltar un suspiro, su voz sonaba triste, deprimida, rota, había empezado a llorar.
 
Jishin: Eh decidido sacrificar…
Raizo:…
Sora: ¡Papá!
Storm: ¡No lo hagas!
Shawd: ¡Silencio ustedes dos!
Raizo: ¿Y bien?
 
Los niños siguieron gritando a pesar de decirles que se callaran así que solo los ignoramos, el rey hizo una larga pausa, respiro profundamente y entre llanto tomo su decisión el rey tomo hizo su elección:

La decisión de un padre:
Jishin: Eh decidido sacrificar a Sora.
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por KIRAN27 el Lun Mayo 16, 2016 7:04 am

buen capitulo hermano -sora-vs-roxas no me lo puedo crear quiere sacrificar a sora espero que cambie de parecer espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9740
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Mar Ago 02, 2016 6:05 pm

CAPITULO 31: CONFLICTOS, SORPRESAS Y VERDADES REVELADAS
 
La caverna donde yacían los miembros del extraño grupo que se hacían llamar "Eien" y la familia real secuestrada parecía oscurecerse con las palabras que el rey había recitado.
 
Storm: ¡¿Qué?!
Shawd: Mierda…
Sora: Pero ¡Papá!
 
Jishin no dejaba que vieran sus lágrimas ¿Cómo pudo decir eso? ¿Realmente acababa de renunciar a su hijo mayor? ¿Acaso tomó la decisión que hubiese tomado su padre? No es que él fuera el único sorprendido de su acción, los príncipes al igual que ambos jaguares estaban en shock.
Raizo, quien juraba que el rey dejaría morir al menor, se acerco al príncipe mayor y lo tumbo bocarriba.
 
Shawd: Raizo espera ¿A caso vas a…?
Raizo: ¿Qué no lo escuchaste?
Shawd: ¡Idiota, él es nuestro objetivo! ¡Lo necesitamos vivo!
 
Cuando Sora sintió las garras del mayor en su cuello dejó salir un chillido muy agudo causado por su temor, no dejaba de ver a su padre quien regresó la mirada al escuchar a su hijo y justo cuando el gemelo terco estaba por herir al menor el rey intervino reaccionando más rápido que Shawd.
 
Jishin: ¡Detente!
Raizo: ¿Qué quieres?
 
El soberano de KH estaba realmente confundido ¿En qué diablos pensaba al responder? Estaba haciendo justo lo que su padre hubiera hecho.
No más. Estaba cansado, arto, enfadado de ser rebajado y comparado con Taiyo, si iba a salvar a sus hijos, a su esposa, y al reino, seria a su manera, después de todo él era el rey ahora.
 
Jishin: No te atrevas a poner una garra sobre Sora
Raizo: ¿Huh? ¿No fuiste tú quien lo dejo morir?
Jishin: Eh cambiado mi respuesta
Shawd: ¿Entonces será el menor?
Sora: Oh no ¡Storm!
 
El más respetuoso de los gemelos imitó las acciones de su hermano sujetando al hijo menor de Jishin contra el suelo. Por su parte Sora intentaba soltarse de Raizo, no lo conocerá realmente, pero sentía la necesidad de proteger a su hermano menor.
 
Raizo: Bueno, era predecible, siempre es el pequeño el estorbo para…
Storm: ¡Cállate!
Shawd: ¡Silencio niño! Tu padre ya habló, así que despídete de…
Jishin: Donde lastimes a mi hijo te mato Shawd.
 
Los gemelos estaban confundidos pues no herir a Sora significaría matar a Storm y viceversa, mas el rey no dejaría que nada de eso pasara. Intercambiaron miradas y casi telepáticamente interpretaron el pensamiento del otro, el rey tramaba algo.
 
Shawd: Con todo respeto majestad, decídase.
Jishin: Me rehúso a escoger.
Raizo: Ya hablamos esto ¡¿Qué parte de uno va a morir no entiende?!
Jishin: ¡¿Y qué parte de no lo permitiré tu no entiendes?!
Raizo: ¡Suficiente, si no elige a uno de los dos vamos a matar a ambos!
Jishin: ¡No lo hare!
 
A ambos jaguares pareció disgustarles la respuesta del Rey y no iban a responder cuidadosamente, Shawd empezó a apretar el pecho de Storm aprovechándose de su condición mientras Raizo colocó sus garras en el cuello de Sora. La mirada de ambos había cambiado, ahora estaban realmente molestos, la frialdad de sus ojos lo decía todo. De alguna forma a Shawd ya no le importaba quien moriría, estaba demasiado enfadado, al igual que Raizo.
El rey no se quedo quieto ante esto, intento acercarse pero los gemelos no cedieron, solo le quedaba esperar otra oportunidad para atacar.
 
Raizo: Si realmente valoras a tus hijos tomaras una decisión…
Shawd: Sacrificara a uno de los príncipes y nada de negarse.
Jishin: ¡Bien! ¿Quieren una respuesta? Se las daré
Sora: ¡No lo hagas!
Storm: *cough* *cough* ¡Papá!
Shawd: Su respuesta.
Raizo: ¡Ahora!
 
Jishin sabía que esta sería la única oportunidad que tendría, tal vez desconfíe mucho de sí mismo pero aun así era listo, su razonamiento era bueno, había sido entrenado por el estratega de su padre, Kuasa. Volteó a ver a sus hijos, Sora con las garras en su cuello cerca de la entrada de la caverna y Storm siendo aplastado un poco más adentro de la cueva, y finalmente respondió.
 
Jishin: Ni Sora, ni Storm, ambos volverán junto a Kibo sanos y salvos ¡Y a cambio les daré mi vida!
Shawd: ¡¿Qué?! ¡Jamás! Solo aceptaremos a uno de los herederos ¿No es así Raizo?... ¡¿Raizo?!
 
Shawd se sorprendió al ver a su gemelo en shock, temblando con la mirada perdida.
A Raizo le costaba sostenerse en pie ¿Estaba renunciando a su vida para salvar a sus hijos en lugar de dejar morir a uno? Aunque otros lo considerarían normal, para él esto era algo imposible.
La respuesta lo hizo retroceder dejando libre al heredero mayor quien sin pensarlo corrió, ya estaba cerca de la salida de la caverna y solo le costó unos pasos salir.
Al ver esto el jaguar al mando exploto en cólera, atacó a su gemelo quien salió de su estado de asombro.
 
Shawd: ¡¿Se puede saber que haces?! ¡Dejaste ir a nuestro objetivo!
Raizo: ¡No fue mi culpa, yo…!
Shawd: ¡Lo echaste a perder otra vez! ¡Ve tras él! Seguro ya llego a una zona habitada ya que estamos junto a los matorrales del sur de KH.
Raizo: Tranquilo, puedo encontrarlo fácilmente.
Shawd: Será difícil rastrearlo debido a que en esta parte vive la mayoría de los habitantes del reino. ¡Muévete! Te enviare apoyo.
 
Tras eso el jaguar salió corriendo, mientras Shawd llamó a Griol y Aziral, la hiena y la leona, para que acompañaran a Raizo.
Ambos salieron del fondo de la caverna, con que una leona era la otra voz femenina, con esto el rey ya conocía la identidad de 6 miembros de los atacantes y esperaba que no fueran más.
Los dos salieron tras Raizo, por otro lado, Storm había sido soltado en el transcurso del ataque y se acerco a su padre refugiándose detrás de él.
Shawd respiro fuertemente y se coloco en la entrada dirigiendo su mirada al rey y su hijo.
 
Shawd: Este imbécil lo arruino otra vez, espero que lo logren antes que regrese Azaarc o tendré que pensar en otra excusa…
 
El rey no entendía muy bien, Shawd, Raizo, Toddler, Dali, Griol y Aziral… Estaba seguro que ellos eran todos ¿Ahora resulta que hay un tal “Azaarc”? ¿Así que eran 7? Quizás eran más y él no podría saberlo. Su hijo abrazó su pata trasera cuando vio a Shawd acercarse un poco rodeándolos.
 
Shawd: Que giro tan… interesante majestad, ahora ¡¿Se puede saber que fue todo eso?!
Jishin: Te lo dije, mi decisión es que ambos huyan, así que dile a tus… compañeros que los dejen en paz.
Shawd: No lo hare.
Jishin: ¿Por qué? ¡Estoy cumpliendo con lo que dijiste, déjalos ir!
Shawd: No sea ingenuo majestad, independientemente de quien eligiera mataríamos a Storm, o al menos esa era mi intención.
Storm: ¿Qué? ¿Pe…pero porque yo?
Shawd: ¿No escuchaste a tu padre hace rato? Tú no le sirves a nadie, ni a él, ni al reino, y tampoco a nosotros, solo queremos a tu hermano.
Sora: ¡Entonces ven por mí!
 
El heredero estaba parado en la entrada de la caverna siendo observado por los 3 pares de ojos sorprendidos ¿Qué hacia aquí? Se veía demasiado confiado.
 
Jishin: ¡Sora! ¿Por qué volviste?
Shawd: ¡¿Cómo?!
Sora: Jeje no son tan listos como creían.
Shawd: ¡¿Qué?!
Sora: Al salir me desvié y me escondí detrás de la cueva, solo tenía que esperar a que salieran a buscarme.
Jishin: Sora…
Shawd:…
Sora: ¿Qué se siente ser engañado?
Shawd: Jajaja…ah… ¡Estoy arto de sus estupideces!
 
El jaguar salto hacia el menor pero antes de tomarlo fue tumbado por el rey. Jishin intentaba contenerlo en el suelo mientras Shawd solo soltaba mordidas y zarpazos queriendo liberarse.
Al ver que su hermano no reaccionaba, Sora entró a la caverna y lo empujó para salir de ahí, el mayor corrió detrás del menor que avanzaba más lento de regreso al reino.
Los minutos parecían eternidades, tener que andar lento porque había 3 enemigos buscándolos. Se escondían entre las hierbas altas y cuando estas se acababan corrían hacia zonas pobladas para esconderse, más la mayoría de los animales, al enterarse del conflicto por parte de la princesa y Laion, se alejaban de ellos pensando que algo malo estaba pasando.
Finalmente se escondieron bajo un desnivel cuando sintieron que eran perseguidos. Parecía que Storm se desmayaría en cualquier segundo, tenía una respiración muy agitada y empezó a toser al no poder inhalar bien, su hermano solo cubrió su boca mientras se estiraba para  escuchar si los seguían.
 
Sora: Storm, a mi señal, corre.
Storm: *cough* No puedo…
Sora: ¡Oh vamos! Aguantas más que eso, no puede ser que estés cansado.
Storm: Papá dice que… *cough*
 
Un, dos, tres, los odios de Sora ignoraron al menor al escuchar pasos rápidamente acercándose a ellos. Ambos temblaron al ver frente a ellos una sombra ¿De quién era? No había forma de saberlo ¿el jaguar, la leona o la hiena? Parecía que se iba, al menos estaban a salvo otro rato mas.
 
Storm: *cough*, *cough*
Sora: ¡Storm!
 
La figura de la sombra regresó y esta vez saltó el pequeño desnivel que no dejaba ver a los herederos.
 
 
 
La confusión se apodero de él al despertar, su cabeza y el cuerpo entero le dolía. Su memoria daba vueltas sin lograr recordar nada exacto de lo que había pasado, no podía ponerse en pie, estaba echado bocarriba con su pelaje blanco del pecho, barriga y hocico manchados de un rojo oscuro.
A su mente vino una única frase pronunciada por una grave voz acompañada de esos ojos rojos que parecían matarlo con solo verlo.
-…y además me llevaré a Tidus-
 
Meiyo: ¡Tidus!... ¡Argh!
 
Su hijo estaba en peligro mas no podía levantarse, ni moverse mucho, incluso respirar le dolía. Movió su pata delantera derecha a su pecho y luego a su rostro, la sangre aun salía de su herida pero en menor cantidad, casi nada. De milagro es que el guardia no estaba muerto.
Le preocupaba su hijo, Azaarc, el tigre que le dio una paliza, lo estaría buscando en este momento, eso si no lo ha encontrado ya, además no sabía dónde estaba o si estaba bien.
 
Meiyo: Vaya padre que soy…
 
Echó la cabeza hacia atrás, vio todo al revés y a unos metros un extraño bulto, el calor y el mareo por la pérdida de sangre no le dejaban concentrarse para distinguir que era.
Se quedó rato tirado y nuevamente intentó levantarse, esta vez logró sentarse al tercer intento solo por que alcanzó a apoyarse antes de caer, su pata izquierda contra el piso y la derecha en su pecho tocando la herida. Estuvo quieto un rato, intentando acostumbrarse al dolor y al aroma de la sangre sin perder el control.
Miró sobre su hombro y fue recibido por una mejor percepción del bulto y sea lo que sea estaba vivo. Se acercó caminando lentamente y a los pocos metros lo identificó.
Era ese sujeto que hace poco intento asesinarlo, Azaarc.
Estaba tirado bocabajo sobre su costado izquierdo, parecía inconsciente.
Su pata destrozada sobre un pequeño charco de sangre, el mayor se sentía asqueado ¿Él le causo eso?
 
Akuma: ¡Meiyo!
 
El tercer guardia se acercó a su “hermano” algo exaltado al ver su condición, su hocico y pecho estaban ensangrentados, la herida de su pecho casi cerrada, luego vio lo que captaba la mirada de Meiyo, era el líder de Eien tirado en el piso sangrando también.
 
Akuma: ¿Qué fue lo que paso? ¿Acaso lo mataste?
Meiyo: No y si uno de nosotros hubiera muerto en combate créeme que sería yo.
Akuma: ¿Entonces que le paso?
Meiyo: Temo que no lo sé, recuerdo que el clavo sus garras en mi pecho causándome esta herida y luego…
Akuma: ¿Luego?
Meiyo: Nada, no lo recuerdo, cuando desperté estaba tirado bocarriba muy adolorido.
 
El análisis de Akuma fue breve y sencillo, había sangre y Meiyo no recordaba nada, era claro que había enloquecido de nuevo. Con esta conclusión en mente el jaguar retrocedió unos pasos, sabía que lo que desataba esa demencia era el olor de aquel liquido rojo y ver la sangre en el hocico del mayor, cerca de la nariz, le daba un poco de… ¿miedo? No, más bien inseguridad. El mayor se percató de esto pero prefirió no preguntar acerca de eso, tenía una duda más importante en su cabeza.
 
Meiyo: ¿Sabes donde esta?
Akuma: ¿Quién?
Meiyo: Tidus
Akuma: ¿Tu hijo? ¿Por qué yo debería saberlo? Es tuyo.
 
El tigre siempre intentaba llevarse bien con Akuma pero no le agradaban varios puntos de él, entre ellos, el sarcasmo que usaba, el cómo habla de los demás como si fueran objetos o pertenencias ¿Acaso no tenia corazón? Bueno, con lo que le había contado Wakka que él mató a Itami…
 
Meiyo: ¿Qué pasó con los reyes?
Akuma: Kibo está a salvo
Meiyo: Ya veo ¿Y Jishin?
Akuma: Ellos lo tienen
 
La sorpresa ante la situación también reflejaba enojo ¡¿Cómo que ellos tenían al rey?! ¿No se suponía que había otros animales protegiéndolo? Se volteo hacia el menor ignorando el dolor de su cuerpo con enojo en su cara y antes de que pudiera decir algo, Akuma le respondió.
 
Akuma: Hayai nos comentó que fue el mensajero de ayer junto a otro jaguar y una hiena
Meiyo: ¿Y ella no hizo nada?
Akuma: Dijo que no pudo con los 3 a la vez
 
Meiyo no la culpaba, el solo enfrentó a Azaarc y casi muere en el intento, pero también estaba molesto ¿Cómo permitieron que Jishin fuera capturado? Por esta razón es que quería ser él el que se quedara en la guarida.
 
Meiyo: ¿Y las demás? Yoake estaba con él en la guarida ¡¿No hizo nada?!
Akuma: ¡Yoake estuvo a punto de morir por eso!
Meiyo: ¿Qué?
Akuma: Lo que escuchaste hermanito, Kurei la encontró medio muerta, dijo que seguía respirando pero no sabía si lo iba a lograr.
 
La furia del tigre se convirtió en preocupación, no sabía que responder ni que pensar, posó su mirada en el menor inconsciente, su hermano le imitó. Meiyo veía como su mirada se nublaba, de repente veía borrosa la imagen de Azaarc tirado en el suelo.
 
Meiyo: Puedo preguntarte algo.
Akuma: ¿Acaso no te importa Yoake?
Meiyo: ¿Sí o no vas a responder?
Akuma: ¿No puedes esperar a estar de regreso en la guarida?
Meiyo: No, debe ser ahora aprovechando que esta él aquí.
Akuma: Esta bien ¿Qué pasa?
Meiyo: ¿Sabes si Kweli tuvo algún hermano?
Akuma: Una pregunta algo curiosa viniendo de su marido ¿Puedo saber porque te interesa saber?
Meiyo: ¡Déjate de juegos y respóndeme!
 
El mayor se echo encima de Akuma empujándolo haciendo que rodaran y quedar él encima, sus ojos estaban llenos de ira y su respiración agitada, usar un tono burlesco en su respuesta quizá no fue la mejor opción considerando el estado de Meiyo que empezaba a cambiar a su demencia causada por la sangre. Una pata del primer guardia bastaba para retenerlo en el suelo mientras la otra, posicionada en su cuello, le robaba el aire al ahorcarlo.
 
Akuma: ¡Suéltame Meiyo!
Meiyo: ¡Grr!
Akuma: Re…acciona.
 
El jaguar siguió forcejeando pero el tigre no lo dejaba ir ¿Por qué hacia esto? Hace rato estaba bien a pesar de tener la mayor parte de su pelaje manchado de sangre. No entendía bien que pasaba pero debía salir ahí si quería seguir viviendo.
Con un jalón finalmente logro zafarse un poco y aun siendo ahorcado lanzó un zarpazo a la herida en el pecho causada por Azaarc.
Meiyo lanzó un rugido de dolor antes de caer al suelo, el jaguar alcanzó a quitarse antes de que le callera encima. Segundos después el tigre se puso de pie jadeando por el dolor, se quedo viendo a Akuma y finalmente preguntó.
 
Meiyo: ¿Por qué… hiciste eso?
Akuma: ¡Intentabas matarme!
Meiyo: Claro que no… ¡Argh! Maldita sea.
Akuma: Espera… ¿No recuerdas nada?
Meiyo: Lo último que recuerdo fue que me dijiste que Yoake estaba grave ¿Por qué preguntas?
 
No había explicación… El actuó normal hasta la pregunta de Kweli. Algo raro pasaba con Meiyo y Akuma quería llegar al fondo de esto pero ahora no es el momento ni el lugar.
 
Akuma: No es nada, por ahora regresemos a la caverna. Necesitas ser atendido.
Meiyo: ¿Qué pasara con Azaarc?
Akuma: Dejémoslo así, llevarlo a la guarida sería peligroso.
Meiyo: Esta bi…
-Mentí y eventualmente le hare saber a tu hijo quien fue el asesino de su madre-
 
Tras recordar las palabras del tigre Meiyo se giro buscando el cuerpo de Azaarc, pero el bulto ya no estaba, había desaparecido. Akuma ya estaba algo adelantado en el camino por lo que no lo notó y el tigre prefirió no decir nada, pero llegando con la reina lo primero que haría sería buscar a su hijo.
Mientras tanto a unos metros de ahí tras una gran roca escondida entre matorral, el tigre menor se encontraba tirado y ya consiente, su respiración agitada junto a la leona que lo había arrastrado mientras los guardias peleaban.
 
Azaarc: Te tardaste.
Aziral: Agradecido deberías estar que vine, te lo advertí Azaarc, ese sujeto no es normal.
Azaarc: Jaja lo sé y por eso ahora tengo más ganas de matarlo.
Aziral: Serás el líder y mayor que yo pero a veces eres peor que Toddler.
Azaarc: Nunca lo entenderás Aziral, nadie me había herido de esta forma jamás, por un momento me hizo dudar. Al fin alguien me hace sentir que moriría.
Aziral: Para alguien que acaba de sufrir una grave herida en su pata te vez muy animado,
Azaarc: No sentía esta emoción desde el incidente en Destiny Kingdom tras la llegada del niño.
 
La leona suspiro al oír esto, si había algo que Azaarc amaba tanto como ver a otros sufrir era un buen combate. ¿Más que podía hacer ella? Así era el líder de Eien del que ella estaba enamorada.
 
Aziral: Bueno ya te salvé el trasero… de nuevo, y ya mande a Dali a asaltar el árbol del viejo para tratar heridas sencillas ¿Cuáles son tus órdenes ahora?
Azaarc: ¿Dali asaltando el árbol de Kurei? ¡Ja! Que encuentro tan conmovedor, en fin, por ahora ayúdame a volver al refugio, por cierto ¿Qué te causo tanta demora?
Aziral: Hubo… complicaciones.
Azaarc: Ese par de imbéciles ¡¿Ya lo echaron a perder otra vez?!
Aziral: Por algo eres el líder.
Azaarc: Esta vez sí los matare.
 
 
 
Sora y Storm no sabían qué hacer, lo único que vieron fue la sombra volando sobre ellos y aterrizando en frente, ni siquiera se detuvieron a ver quién era, solo entraron en pánico.
 
Storm: ¡Waaa!
Sora: ¡Corre!
 
Por la izquierda y derecha, cada quien por su lado intentaron alejarse de ahí, solo para ser detenidos por las patas color beige que debido al miedo no reconocieron antes.
 
Jishin: ¡Oigan, tranquilos, soy yo!
Storm: ¿Papá? Pero… ¿cómo?
Jishin: Les he dicho que la violencia nunca es la solución pero hay veces que debemos hacer algo…
Sora: ¡¿Lo mataste?!
Jishin: Lo deje inconsciente, nunca hay que asesinar a alguien si no es completamente necesario.
Storm: Oh… ¿Y ahora qué?
Jishin: Iremos a la caverna, nos reuniremos con las leonas y buscaremos ayuda para mi hermana.
Sora: ¿Qué hay de mamá?
Jishin: Confío en Meiyo y Akuma, jamás dejaran que le pase algo a Kibo, vamos, andando.
???: No lo creo alteza.
 
Griol los había encontrado, Jishin inmediatamente se puso por delante de sus hijos.
 
Griol: Que lindo ¿Pensaban que ya había terminado todo? ¿Qué escaparían sin más?
Jishin: ¡Lárgate de aquí!
Griol: ¿O qué? ¿Me mataras? Inténtalo, tú nunca has podido asesinar a nadie jajaja.
 
La hiena se reía de forma extraña mientras se acercaba, solo quedaba retroceder pero detrás estaba la pared que marcaba el desnivel, estaban acorralados.
 
Griol: Entonces ¿Vendrán conmigo de forma pacífica o tendré que forzarlos a regresar?
???: ¡Ellos regresan conmigo!
 
Desde atrás una figura salto encima de Griol tumbándolo y lanzando una rápida mordida a su cuello. Laion de alguna forma, sin soltarlo del cuello, levantó a Griol y lo arrojó a un lado, abriendo el paso para el rey y los herederos.
 
Sora: ¡Laion!
Laion: ¿Están bien majestad?
Jishin: Gracias Laion.
Sora: Que oportuno jeje.
Laion: Te recuerdo que aun cumplo mi labor de “niñero” como dices tú.
 
La distracción perfecta, Griol imitó el primer ataque del mensajero dejándolo en el piso, estaba por atacarlo pero al ver el rostro del león se quedo quieto unos segundos, momento que aprovecho Laion para quitárselo de encima, quedaron frente a frente.
 
Griol: ¡Tu! ¿Cómo es…?
Laion: ¡Cállate!
 
El menor hizo el primer movimiento lanzando zarpazos a la cara de Griol, la hiena lo esquivaba retrocediendo, Laion siguió hasta dejar a su oponente contra un árbol, lo sostuvo contra el tronco y luego se dirigió a los demás.
 
Laion: ¡Corran!
Jishin: Vamos niños.
Sora: ¡Pero papá, no podemos dejar a Laion solo…!
Laion: ¡No me subestimes niño! ¡Huyan ahora!
Jishin: ¡No hay tiempo Sora!
 
El rey tomó al menor de los dos herederos en su hocico y salió corriendo seguido de su hijo mayor que volteaba para atrás a ver la pelea.
Se desviaron un poco, si bien se dirigían al Norte, ya no iban rumbo a la caverna, Jishin pensó que si los estaban siguiendo ellos ya estarían de por medio en las rutas mas rápidas, así que ahora se juntaría con Kibo, Meiyo, Akuma y las leonas en el campo de batalla, claro que él desconocía que ya todo había acabado por allá.
Mientras tanto Laion seguía conteniendo a Griol como podía para que no fuera tras el rey, Sora y Storm.
 
Griol: Maldito, no solo te metes en nuestros planes, ¡¿si no que osas seguir usando el nombre que “Amo” te dio?!
Laion: No se dé que me hablas hiena.
Griol: No te hagas leoncito, ellos ya no pueden escucharte.
 
Volteó hacia atrás y al ya no poder ver a los chicos ni a Jishin dejó salir un suspiro que estaba reteniendo.
 
Laion: Sigo usando el nombre porque agradezco que me salvara la vida.
Griol: ¡Si realmente estuvieras agradecido hubieras regresado con él!
Laion: ¡Cállate! Estaba agradecido porque pensé que jamás los volvería a ver después de que me abandonaron ¿A qué diablos vinieron?
Griol: La pregunta debería ser ¿Cómo es que estas vivo? Nos contaron que el rey de Destiny Kingdom te había ejecutado.
Laion: Escúchame bien, ya no tengo nada que ver con ustedes así que no me hables como si fuéramos amigos Tamaa.
Griol: ¿Tamaa? ¡¿Acaso dijiste Tamaa?!
 
Su voz sonaba molesta, con el ceño fruncido atacó al menor dejándolo en el piso con sus garras al cuello del león.
 
Griol: Tú escúchame bien imbécil ¡Mi nombre es Griol, Tamaa murió hace mucho cuando “Amo” me salvó y rebautizó!
Laion: Entonces si eres tu… Pensé que me estaba equivocando… Espera, si tu estas aquí… significa que el jaguar del otro día… ¡¿Akili?!
Griol: No hables así de Shawd escoria, todavía usas tu nuevo nombre ¿Y encima te atreves a llamarnos por nuestros nombres "malditos"? No entiendo porque estás vivo pero si el rey no te mató en ese entonces ¡Yo lo haré ahora!
 
Mas tarde ese día:

Aziral y Azaarc estaban de regreso a la caverna, nadie había vuelto más que Dali quien los recibió atendiendo las heridas del tigre rápidamente. Después reportó que tenía buenas noticias según ella, ayudo a su líder a llegar al fondo de la caverna y fue cuando la bomba estallo. Los ojos de Azaarc se abrieron de par en par con sorpresa y algo que parecía felicidad o mas bien emoción, emoción de pensar las torturas que podría causar ahora.
 
Dali: Pensé que te gustaría.
Azaarc: je… Je je… Jajaja ¡Esto es simplemente perfecto! Bien hecho Dali, luego quiero hablar contigo de como lo hiciste.
???: ¡Ugh! Mi cabe… ¡¿Quiénes son ustedes?! ¡¿E… En dónde estoy?!
 
 
El tigre se acercó al recién despierto sonriendo maliciosamente, con su pata derecha, pues la izquierda estaba destrozada, levantó la cabeza del menor de la barbilla para verlo directo a los ojos.
 
Azaarc: Nosotros somos Eien, mi nombre es Azaarc, mucho gusto… Tidus.
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Jue Oct 06, 2016 1:16 am

CAPITULO 32: DESCONFIANDO DE UN ALIADO
 
El rey, con su hijo mayor siguiéndolo y el menor siendo cargado, corrió aprovechando la ayuda de Laion, quería que llegaran con los guardias pero al final terminó dirigiéndose a la caverna sin darse cuenta. Las leonas sanas se percataron de su presencia aun cuando no llegaba y corrieron a recibirlo, afortunadamente ninguno de los tres tenía heridas.
Hayai también se aproximó rápidamente aunque no se atrevía a hablar con Jishin, ella había fallado horriblemente protegiéndolo a él y sus hijos.
Storm finalmente fue dejado en el suelo quien corrió al interior de la caverna buscando a su madre, quien al verlo entrar se alegró y lloró, pensaba que todo había acabado. Tras abrazar a su hijo menor salió para encontrarse con Jishin y Sora.
Un encuentro emotivo se daba frente a la caverna donde vive la familia real de KH, la reina corrió a abrazar a su esposo, que estando desprevenido cayó al suelo, estaba tan feliz de ver que su familia estaba bien.
Desde el interior de la caverna se oían varias quejas, Meiyo, quien había llegado poco antes que el rey, quería salir a verificar que su mejor amigo estaba bien pero Kurei y Akuma se lo impedían pues debía quedarse quieto para que su herida del pecho causada por Azaarc sanara correctamente, mas no estaría solo por mucho tiempo.
El príncipe mayor entró a la caverna después de saludar a su mamá y se acercó al 1° y 3° guardia.
 
Kurei: Veo que están sanos ¿Tu padre también está bien niño?
Sora: Si, afortunadamente no nos paso nada a ninguno de los tres.
Meiyo: Que alivio.
 
El jaguar no prestaba atención al heredero, estaba concentrado viendo al cachorro menor que tras saludar a su mamá se aparto en un rincón de la caverna, aislado de los demás.
 
Sora: Emm… ¿Señor Akuma?
 
El guardia solo volteó a verlo con una mirada de inferioridad. Si, él no se ablandaba ante nadie, ni siquiera los herederos o el rey.
 
Sora: Vera, se que usted es el padre de Wakka y… bueno, una vez menciono que usted es muy bueno analizando situaciones y…
Akuma: ¡Al grano niño!
Sora: ¡Lo siento! Eh, bueno, quería pedirle su ayuda sobre algo.
Akuma: ¿Mi ayuda?
Sora: ¡Por favor señor!
 
Si bien Akuma no era un enemigo, era alguien malvado y Sora le tenía miedo, si no le importaba lastimar a su hijo menos le importaría hacerle daño a él. Por su lado Meiyo no estaba seguro de esto, también desconfiaba de su hermano.
 
Akuma: Niño, yo no hago las cosas gratis, te ayudaré a cambio de cierta información que se que tienes.
Sora: ¿Información?
Akuma: Sobre ese chico, el mensajero.
Sora: ¡¿Laion?! ¿Para qué quieres saber de él?
Akuma: Eso no te incumbe; por ahora quiero que nos digas todo lo que sabes del enemigo
Kurei: Te secuestraron y supongo estuviste en su refugio ¿Qué tanto sabes?
Sora: ¡Oh! Bueno…
 
El joven león contó todo lo que sabía detalladamente y al final se llegó a una conclusión:
Ellos se hacen llamar Eien, en la cueva donde los tuvieron conocieron a 5 de ellos: Griol la hiena que atacó a Hayai, Raizo, Shawd y Dali eran jaguares y los primeros dos gemelos, había una leona llamada Aziral y también un pequeño cachorro blanco de nombre Toddler. Junto con Azaarc que se enfrentó a los guardias eran 7 miembros conocidos del grupo. Su misión al parecer era capturar a Sora con vida y no les importaba tener que matar a quien sea para conseguirlo, se escondían poco más allá del límite sur de KH. Azaarc estaba muy malherido y Laion se estaba enfrentando a Griol, los demás salieron a cazar al Rey y sus hijos.
 
Akuma: Ya veo, entonces tú eres su objetivo niño.
Sora: Eso parece, Shawd lo menciono y además pudieron haberme matado pero no lo hicieron, en serio, tuvieron 2 oportunidades.
Meiyo: Sora, perdona que te interrumpa pero de casualidad ¿sabes dónde puede estar mi hijo?
Sora: Mmm… La última vez que vi a Tidus creo que estaba con Wakka y Selphie cerca del árbol de Kurei.
Kurei: Esos niños estaban con el hijo de Akuma en mi árbol, querían estar juntos cuando se enteraron del conflicto.
Meiyo: Entonces está a salvo.
 
Tras la noticia Jishin al fin entró a la caverna seguido de las leonas, se acercó a Kurei rápidamente.
 
Meiyo: ¡Jishin! Me alegra ver que estas bien.
Jishin: ¿En donde…? ¡¿Qué te pasó?!
Akuma: Se enfrentó solo a un sujeto que proclamaba ser líder del grupo que nos ataca para defender a Kibo.
Meiyo: No fue la gran co... ¡urg!
Kurei: Tu tonto ¡no te muevas!
Jishin: Meiyo…
Kurei: Y tu cabeza hueca ¿Ibas a preguntar por tu hermana o me equivoco?
Jishin: ¿Eh? ¡Sí! Ellos dijeron que la hirieron ¿Está bien? ¡¿Cómo se encuentra?!
Kurei: Sígueme.
 
 
 
El sirviente seguía retrocediendo esquivando los ataques de su oponente, quien una vez fue su compañero. Griol estaba realmente molesto por las palabras de Laion, atacaba sin detenerse golpeando alguna roca o árbol que el joven usaba para evitar ser herido.
 
Griol: ¿Qué pasa Laion? ¿Acaso sigues siendo tan blando como para no matarme?
Laion: Te lo repetiré solo una vez más Tamaa, regresa por donde viniste o ya no me voy a contener, tú jamás lograste vencerme en entrenamientos a pesar de ser mayor y esta vez no será diferente.
Griol: ¡Jajaja! Te equivocas, mientras tú jugabas al sirviente yo… Nosotros nos hicimos aun más fuertes, ya no puedes vencerme.
Laion: ¿Quieres apostar?
 
La hiena volvió a atacar y Laion otra vez solo esquivaba hasta que en un descuido tropezó. Griol aprovecho y se lanzó encima del león.
 
Griol: ¡Te tengo!
Laion: Eso es lo que tú crees ingenuo.
 
Si alguien conocía el estilo de combate de Griol, ese era Laion, a pesar de que él y Azaarc trabajaban solo para el líder de Eien, el tigre reclutaba miembros para tenerlos bajo su control y Griol, uno de los reclutados, se aprovechaba de la bondad del león para hacer realidad sus ambiciones. Esta pelea era más que solo venganza o traición, era para hacerle cobrar a la hiena todo lo que le había hecho hacer.
Lanzó a Griol usando sus patas traseras y corrió alejándose, ocultándose de la vista de la hiena.
 
Griol: ¿Así que vas a empezar con tu contraataque, eh? Luchar desde las sombras siempre fue tu especialidad. Sin embargo ¡Ya se me tus…!
 
Se giró justo a tiempo para sujetar la pata de Laion que apuntaba a golpear la parte trasera de su cuello. Lo soltó y arrojó hacia atrás riéndose de su oponente.
 
Griol: …Trucos.
Laion: Haz mejorado.
Griol: Lastima que tú sigues siendo un inútil.
Laion: ¿Inútil, eh? Bueno, supongo que entonces es la hora de la verdad.
 
Una rápida mirada a la izquierda y derecha, Laion ahora conocía la ubicación de algunas rocas y troncos rotos por los ataques de Griol. No lo dejaría ir esta vez, nuevamente se escondió tras un tronco dejando que Griol viera lo que hizo, pero cuando la hiena revisó el lugar, él no estaba y como consecuencia se llevo un ataque por la espalda en una de sus piernas traseras. Este era el verdadero potencial de Laion, aquel que, de no ser por Azaarc sería el actual líder de Eien. “Amo” lo había reclutado porque sabía la habilidad que escondía este sujeto, aquel con la “Eternidad” de ser ignorado y subestimado.
Él siguió atacando escondiéndose para herir por la espalda, de vez en cuando Griol fue capaz de detenerlo pero solo escapaba y volvía a atacar.
Cuando la hiena estaba lo suficientemente herida Laion dio su golpe final hiriendo sus patas delanteras para inmovilizarlo. Mas esto no funciono, no era broma que él ha mejorado. Laion detuvo el ataque de Griol a tiempo y le devolvió el zarpazo tumbándolo en el piso.
 
Laion: Debo admitirlo…
Griol: Demonios.
Laion: Eres bueno Tamaa.
Griol: ¡NO ME LLAMES ASI!
Laion: …mas no lo suficiente.
Griol: ¡Maldito! Todo el tiempo eh estado entrenando para no perder ante nadie, para alcanzar la fuerza máxima, para saciar mi ambición ¡¿Y que recibo a cambio?!¡Un mocoso que sin mejorar aun me derrota! ¡NO! ¡NO!
 
El joven se asusto al ver como la hiena empezó a golpear el suelo gritando e hiriendo su pata delantera, cinco, seis, al séptimo golpe paró y solo se quedo jadeando quejándose de frustración en el piso.
 
Laion: ¿Por qué sigues con Eien Tamaa?
Griol: ¿Qué? Ya demostraste que soy inferior a ti ¡¿Ahora intentas que deje a los únicos en los que confió?!
Laion: Ni tú te crees eso que dijiste, a ti solo te importan tus intereses ¡Incluso pensabas desafiar a nuestro líder solo por tu deseo de poder!
Griol: ¿Retar a Azaarc? ¿Estás demente? Mis ambiciones son muchas pero tampoco estoy loco.
Laion: Azaarc no es el líder de Eien y lo sabes ¿Qué estas…?
Griol: Entérate mocoso, Azaarc es nuestro líder.
Laion: Pero…
Griol: ¡Oh! Es cierto, tú nos dejaste antes de eso.
Laion: ¿Eso?
Griol: Unas misiones después TU líder fue asesinado en uno de sus encargos y Azaarc tomo el mandato del grupo.
Laion: ¡Mientes! Él era el más fuerte de todos, Cloud no pudo…
Griol: Créelo Laion, está muerto y todo por débil.
 
¿Acaso Griol se atrevió a hablar mal de Cloud? Eso fue todo, la hiena había cavado su propia tumba. El admiraba a Cloud casi como a un dios.
Laion ignoró la noticia que le habían dado, su furia era mayor que su tristeza.
Atacó repetidamente con zarpazos y mordidas a Griol que ahora se limitaba a retroceder, recibiendo los golpes no en su totalidad. Finalmente lo tumbó al suelo y lo retuvo ahí con su mandíbula en el cuello.
Terminó, todo había acabado
 
???: Déjalo ir.
 
… ¿O no?
 
 
 
El rey siguió al amigo de su padre a lo profundo de la caverna, justo donde sus hijos estaban siendo cuidados por su hermana quien ahora solo hacia tirada, la sangre que se derramó hace unas horas seca.
Jishin se acerco a ella solo para ser detenido por Kurei quien negó con la cabeza. Estaba débil así que no podía acercarse, se supone que nadie debería entrar pero al ser su hermana el mono hizo la excepción, ni siquiera los guardias la habían visto, solo la reina quien se aproximó a su marido al verlo llorando.
 
Jishin: ¿Realmente no sabes si se pondrá bien?
Kurei: El golpe fue muy duro, si lo hubiera visto de inmediato no habría problemas, pero la verdad no se que pasara, solo queda rezar para que todo salga bien.
Kibo: Estoy segura de que todo saldrá bien amor.
Jishin: ¡Es culpa de los malditos de Eien!
Kurei: Chico relájate.
Jishin: ¡Ellos fueron los que causaron todo esto!
Kibo: Contrólate querido.
Jishin: No entiendes como me siento Kibo, me las van a pagar ¡Cuando los encuentre…!
Kibo: ¡Jishin basta!
 
Estuvo a punto de gritar de no ser porque se trataba de Kibo. También estaba molesta pero por la actitud del rey y no ocupó preguntar el por qué, ya lo sabía.
Estaba actuando como su padre: rencoroso.
 
Kibo: ¡Todos aquí saben cómo te sientes! Como miembros de una manada pudieron perder el futuro del reino, como amigos pudieron perderte y como tu familia casi te pierdo a ti y a nuestros hijos.
Jishin: Kibo…
 
Ella tenía razón, aunque eso no quite el sentimiento de tristeza e impotencia, él sabía que su esposa tenía razón, siempre era así.
Sintió las patas de su amada abrazándolo, usándolas para recargar su cabeza en el pecho de ella, permitiéndole llorar y desahogarse.
 
Kibo: Todo saldrá bien querido, te lo prometo.
 
Sora también quería estar junto a su padre en ese momento, pero Akuma le impidió el paso, él mejor que nadie sabía cómo eran este tipo de situaciones en una relación. Por otro lado Storm si llego a ellos y los abrazó. El cachorro mayor vio conmovido a su familia ¿Por qué debía de haber momentos que los separaran así? ¿Por qué la vida no puede ser tan sencilla como eso?
Vio a su padre hablarle al oído a su hermanito y fue cuando, en un recuerdo fugaz, vino a su mente ese momento de hace unas horas en la caverna de Eien.
 
 
 
Estaba angustiado, no solo los habían separado de Jishin, ahora también querían apartarlo de Storm. El mayor se puso entre su hermano y Raizo, quien estaba molesto pues quería descansar pero Shawd lo seguía molestando.
El jaguar no podía usar la fuerza para quitarlo de en medio y se estaba enfadando cada vez mas.
No fue hasta que Storm accedió a ir con el que Sora se movió aunque su mente le decía que era una mala idea. Al final fue Dali quien lo llevo para evitar que el jaguar lo hiriera.
Raizo se quedo sentado a unos metros de Sora sin dejar de verlo que entre algo de llanto por el miedo se quedo dormido.
Cuando abrió los ojos la escena lo lleno de confusión. Raizo ya no estaba pero ahora Dali estaba consolando a su hermano quien lloraba profundamente.
 
Storm: ¡Yo no quiero volver a ese reino! ¡Quiero quedarme con ellos!
 
El leoncillo café se acerco a su hermano, Storm se acurrucaba en las piernas de Dali quien le contestaba de forma dulce pidiendo que se relajara.
 
Sora: ¡¿Storm?! ¿Qué te ocurre? ¿Te hicieron daño?
Storm: Es un mentiroso Sora, papá me volvió a mentir.
Sora: ¿De qué hablas?
Storm: ¡No le importo realmente! ¡Solo soy algo que le sirve para estar en paz con otro reino!
Sora: ¡Claro que no Storm! Realmente no te conozco pero estoy seguro que papá te ama igual que a mí y a mamá.
Storm: ¿Tu que sabes? El siempre ha estado contigo, no sabes lo que es crecer sin tus padres.
 
Él tenía razón, Storm creció en otro reino, Tidus y Selphie casi no ven a sus padres y Wakka ni se diga. Sora era el único que tenía una “vida completa”.
Después de eso llego Shawd y los llevo con Raizo y Jishin, el resto es historia ya contada.
 
 
 
La noche no se hizo esperar, aunque parecía que todo había pasado en cuestión de segundos. Sora estaba sentado en la entrada de la caverna escuchando a los adultos discutir sobre esta “guerra” pero su mente estaba en otro lado, pensaba en que pasó con su amigo que dejaron luchando con la hiena. Laion aun no regresaba y parecía que nadie se acordaba de él. Pensó en ir a buscarlo ¿Pero de que serviría? Si lo encontraba en una mala situación solo sería un estorbo, además, su padre le dejo muy en claro que no debe salir. También pensaba en el trió de cachorros que conoció hace poco, no tenían ni dos meses conociéndose y ya se trataban como mejores amigos. Había muchas cosas que le preocupaban y que no sabía.
Finalmente cuando parecía que el rey no discutiría nada más, su hijo mayor salió corriendo alejándose de la caverna.
Estaba preocupado, Laion podrá ser fastidioso y protector pero era su amigo y lo habían abandonado.
Tampoco era tan despistado para alejarse demasiado de la caverna, lo sabia pues alcanzaba a escuchar los gritos de su padre regañándolo más los ignoro por completo cuando a unos metros vio a su amigo que se acercaba, al parecer, victorioso de su pelea.
 
Sora: ¡Laion!
 
El mensajero, que venía caminando lentamente por las heridas de su combate, cayó al suelo debido a que el menor lo tumbo al acudir a su encuentro.
 
Laion: ¡Au! Oye, tranquilo amiguito.
Sora: Estaba preocupado ¿Estás bien?
Laion: Algo adolorido pero viviré jeje ¿te importaría quitarte de encima?
Sora: ¡Oh lo siento!
 
El pequeño dejó ponerse en pie al mayor, quien por seguridad prefirió hablar con él de regreso en la entrada de la caverna.
 
Laion: Sora, en estos momentos no deberías salir por ninguna circunstancia de aquí.
Sora: Lo siento, es solo que estaba preocupado por ti.
Laion: Ya te dije que solo soy un mensajero Sora, en estos momentos tú eres más importante.
Sora: Sera así en tu reino pero para mi tu importas, así como mis amigos y familia.
 
Ese no era el punto que Laion quería hacerle entender, sin embargo la inocencia de Sora no lo comprendería. A veces actuaba demasiado maduro y otras parecía recién nacido.
 
Laion: Sora, eso no es lo que quiero decir… ¡Ugh! Olvídalo, tengo cosas que hablar con tu padre.
 
Sora estaba confundido y a la vez arto, quería que esto acabara pero solo parecía prolongarse cada vez mas y mas.
Se acercó a donde estaba su padre y el joven león hablando, disimulando que quería jugar con Jishin; él solo quería respuestas, se acurruco entre las patas de su papá quien solo lo acaricio para hacerle saber que estaba bien con su presencia.
 
Laion: …Dijeron que será pasado mañana.
Jishin: Deja ver si entiendo, ¿Ellos quieren que terminemos esto en dos días con la condición de que mañana todos estarán en paz?
Laion: Es lo que… la hiena dijo.
Akuma: No podemos confiar en su palabra.
Laion: ¿Tienen opción?
Akuma: ¿Porque lo dices?
Laion: Destiny Kingdom ya ha sido atacado por Eien hace poco y créeme que ellos no se detienen hasta obtener lo que quieren.
Akuma: Los conoces…
Laion: ¡Claro que no! Yo…
Jishin: Bueno por ahora solo seguiremos sus reglas.
Akuma: Estas bromeando.
Jishin: Confiare en la palabra de Laion, él es el único que ha tenido un acercamiento anterior a estos sujetos en ese incidente que menciona.
 
Akuma seguía insistiendo sobre el asunto pero al final el rey optó por creer en el mensajero. El jaguar actuaba raro con respecto al joven león y Sora notó esto, había dicho que quería información de él y ahora no confiaba en sus palabras, le preocupaba que el padre de Wakka le pudiera hacer algo a Laion.
Jishin se llevo a su hijo y se recostó junto a su esposa y Storm pensando que al menos pasarían la noche tranquila creyendo en las palabras de Eien.
Pero el pequeño heredero tenía otros planes, una pequeña aventura nocturna cruzó su mente. Quería respuestas del porque este conflicto pero sería imposible descubrirlo por ahora, así que la otra incógnita que le quedaba era el comportamiento de Akuma respecto a Laion.
Aunque no llevaba prisa, Akuma había cruzado el campo del reino rápido de regreso a la caverna donde vivían Meiyo y su hijo; al ser el único en condiciones de cuidarlo, se le asigno esta tarea al 3° guardia, después de todo Meiyo era su hermano.
Finalmente cuando ningún ruido se escuchaba y nadie se movía Sora se levanto y volteando a ambos lados confirmo que todos durmieran, era hora. Burlar a las pocas leonas que hacían guardia fue fácil, después de todos estaban heridas así que no estaban completamente atentas.
El niño caminaba nervioso en la noche vigilando que nadie estuviera cerca. Estando ya lejos de la caverna escuchó el pasto agitarse y su nariz captó un aroma familiar, lo siguió y fue cuando a lo lejos distinguió la figura de Laion, al parecer hablaba con alguien ¿Pero quién?
Se agachó entre la hierba e intentó escuchar cuanto pudo.
 
Laion: ¡¿Quieres que yo qué?! ¡Olvídalo, jamás!
???: Solo cumple tu labor mensajero, mañana, aquí a esta hora. Si no se presenta mataremos al niño.
 
Escuchó como la otra voz calló y en su lugar se escucharon pisadas alejándose. Laion se quedo quieto un rato para luego voltearse y caminar callado hasta que un chillido lo asustó, había pisado la cola de Sora.
 
Sora: ¡Oye más cuidado!
Laion: ¡¿Tu qué haces aquí?!
Sora: Estaba siguiendo a…
Laion: ¿Me seguiste?
Sora: ¡No! Seguía a Akuma.
Laion: Pues él no ha pasado por aquí, y hablando de salir ¿Por qué saliste de la caverna solo? ¿Alguien sabe que te fuiste?
Sora: no… espere a que se durmieran todos
Laion: ¿Estas consciente que si no te hubiera encontrado pudiste haber muerto y nadie se hubiera enterado? ¡Sora, hay asesinos en el reino! No es seguro y mucho menos para ti.
 
El niño seguía pensando que decir, no esperaba ser encontrado para ser honesto y esa última frase lo dejo algo asustado. Al ver el silencio Laion solo caminó sin dirección fija.
Sora lo siguió pues temía quedarse solo afuera en la noche después de esa frase.
No se iba a quedar con las ganas de preguntar pero en serio le daba miedo la respuesta que pudiera darle el mensajero, los únicos aquí capaces de tener un rehén son los miembros de Eien, de ser así ¿Qué hacia Laion con ellos?
 
Sora: Te… ¿Te puedo preguntar algo?
Laion: No.
Sora: Pero…
Laion: Basta, ya hiciste mucho con ponerte en peligro 2 veces hoy por mí, tu tía casi me asesina aquella vez que te lastime peleando con Meiyo ¿Y ahora esto?
Sora: Me preocupo por ti ¿Acaso eso está mal?
Laion: Esta mal cuando pones el futuro de tu reino en peligro por un simple sirviente que ni siquiera pertenece aquí.
Sora: Tú perteneces aquí, eres mi amigo y por eso me arriesgo tanto. Me preocupa que te comportes así y guardes secretos.
Laion: ¿Secretos?
Sora: escuche algo sobre un rehén ¿Con quién hablabas Laion? ¿Acaso te aliaste con Eien?
 
El menor retrocedió un poco al pensar que de responder afirmativamente estaría en peligro. Lion agachó la mirada, pensó un poco y luego respondió.
 
Laion: Si te cuento la verdad ¿seguirás confiando en mí como lo haces ahora?
 
El heredero dio otro paso hacia atrás y afirmó con la cabeza ¿Porqué preguntaba eso? ¿Qué estaba a punto de contarle?
 
Laion: En su momento yo fui…
 
Volvió a analizar ¿Le convenía decirle la verdad? ¿Confesar todo sin mas ahora en este momento de crisis? ¿Tras un breve silencio se decidió?
 
Laion: Mira, ese sujeto era un miembro de Destiny Kingdom, quería que regresara al reino o si no lastimarían a un ser cercano como castigo.
Sora: ¿Y qué fue lo que te pidió que hicieras?
Laion: ¡¿Qué tanto escuchaste?!
Sora: ¡Solo eso, lo juro!
Laion: ¡Grr!
 
No entendía por qué le molestaba tanto, es cierto, se estaba metiendo demasiado en sus asuntos pero aun así Sora no comprendía porque tanto enojo.
 
Laion: Ya te dije todo lo que necesitas saber, ahora te llevare de regreso a la caverna y te quedaras ahí, de ser necesario me quedare en la entrada.
 
Y antes de poder responder, Laion tomo a Sora con su boca. El menor seguía confundido pero no podía hacer nada, era normal que el mayor se enojara si él se metía demasiado en su vida ¿Verdad? Siguió callado el camino y cuando estaban cerca de la entrada a la caverna…
 
Sora: Oye Laion
Laion: ¿Hmph?
Sora: Te creo.
 
Las palabras calmaron al mensajero, pensar que podría dormir tranquilo sabiendo que el menor había creído su mentira.





???:

Laion: ¡¿Quieres que yo qué?! ¡Olvídalo, jamás!
???: Solo cumple tu labor mensajero, mañana, aquí a esta hora. Si no se presenta mataremos al niño.
 
A lo lejos una sombra más esperaba a quien recién había amenazado a Laion.
 
???: ¿Y bien?
*??: Lo tengo comiendo de mis garras, lo hará.
???: ¿Cómo estas tan seguro?
*??: No puede negarse, le prometí cierta información que jamás le daré.
???: Y pensar que él era el favorito de “Amo”.

*??: Lo sé, pero ya mañana nada importara. Ahora que empiece el show.
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Lun Dic 12, 2016 1:36 am

Aclaración:
Cualquier edad, lapso de tiempo o fecha se refiere a tiempo o edades humanas Razz 

CAPITULO 33: TRAICIÓNES FORZADAS (PT. 1)
 
Tras pasar una muy confusa noche el Sol intentaba asomarse entre las nubes grises. Esa mañana los cielos despertaron rugiendo con fuerza, múltiples truenos sonaban de vez en cuando a pesar de que las nubes no soltaban una sola gota de agua.
En la caverna de la manada de KH, el menor de los príncipes estaba despierto acurrucándose entre los cuerpos dormidos de sus padres. Estaba aterrado por la situación del clima. ¿Y quién no lo estaría? En su otro hogar, Destiny Kingdom, era muy raro que lloviera y cuando lo hacía muy escasas veces se escuchaba algún estruendo proveniente del manto azul que estaba pintado de un color gris.
El joven temblando se acercaba a su hermano, aun dormido, después de la aventura que tuvo anoche.
No fue hasta el 5to trueno desde que Storm se había despertado que Sora al fin reacciono y lentamente abrió los ojos.
Sintió el pequeño cuerpo de su hermanito acurrucado contra el suyo, le tomó un tiempo despertar del todo y darse cuenta que el pequeño estaba temblando.
-¿Storm qué ocurre? Aun es muy temprano- El reclamo de Sora fue acompañado por un largo bostezo, acción que al asustado le recordó a su padre.
En eso otro estruendo se hizo presente, lo que llamó la atención de ambos cachorros, Sora sonreía pero Storm se escondió tras de su hermano nuevamente.
-¿Eso fue un trueno? Eso significa que comenzaran las lluvias pronto ¡Qué bien!- La alegría lo invadió y quiso salir a ver el cielo gris.
-¡Sora espérame por favor!- su hermano lo seguía pues no quería quedarse solo ni despertar a nadie.
Pero fueron detenidos por el mensajero de Destiny Kingdom, quien pasó la noche en la entrada de la cueva vigilando por si había alguna actividad de Eien. Fue ahí cuando a Sora se le paso la felicidad y recordó todo los problemas que estaban pasando, así como la conversación que espió anoche.
-¿A dónde crees que vas? Ustedes dos tienen prohibido salir de aquí-
-¡Oh vamos!- respondió enojado el heredero –Solo quiero salir a ver el cielo ¿Es eso mucho pedir?-
La frustración de Sora era entendible, solo quería disfrutar el día e ignorar todo. Como pudo burló a Laion y salió de la caverna seguido de su hermano, el mayor se detuvo a ver el cielo cuando llego a un claro, se tumbó en el piso bocarriba a ver las nubes grises que tanto le agradaban.
Storm solo se quedo viéndolo como si estuviera cometiendo la mayor locura del mundo.
Si bien los truenos seguían sonando, los vientos y el cielo oscuro por alguna razón le daban paz a Sora, paz que fue interrumpida cuando su hermanito lo alcanzó abrazándolo tratando de protegerse de los estruendos.
-¡Storm no! Déjame en paz- intentaba quitarlo pero él solo se aferraba más cuando otro trueno sonaba.
Finalmente fue capaz de arrojar a su hermano lejos cuando éste se asustó por un estruendo mayor a los otros, a lo que el niño solo se refugió en sus propias patas.
Sora lo observaba confundido ¿Qué le causaba tanto miedo? ¿Los truenos? Pero Jishin siempre decía que no eran motivo de temor.
La curiosidad mató al gato, en este caso al príncipe de KH.
Se acercó a su hermano quien soltaba pequeños gemidos de temor, volteó a ver el cielo y luego a su hermano hasta que se animó a soltar la pregunta.
-Storm, la tormenta de KH ¿Acaso no lo temerás a los truenos o sí?- Primero imitando a su padre y luego con un tono burlesco cuestionó el heredero mayor al menor.
-¡Claro que sí! No sé cómo puede agradarte ese estruendo-
-Jajaja, te nombraron tormenta ¿Y no soportas estos ruidos? vaya ironía- Dijo el mayor ahora en el suelo riendo a más no poder mientras su hermano se molestaba pero seguía quieto por el miedo. De repente sintió como alguien abrazaba su pequeño y peludo cuerpo, no vio quien era pero algo en ese gesto se le hacía familiar y cálido.
-Sora deja en paz a tu hermano, es normal tener miedo a ciertas cosas- La leona recién entraba en escena cuando el mayor se acostó para ver a su mamá consolando a Storm, quien respondió acurrucándose contra su madre.
-Lo siento mamá, es solo que es muy gracioso que “Tormi” le tema a los truenos- cubrió su boca riéndose acompañado de su madre, mientras Storm molesto y con sus mejillas rojas de vergüenza repitió el apodo que le acababa de poner su hermano en forma de pregunta.
Pasaron parte de la mañana juntos hablando de los hermanos para que se conocieran mejor, después Kibo les sugirió volver a la caverna, idea con la que Sora estaba en total desacuerdo.
Quería relajarse y volver a casa era sinónimo de preocuparse de este conflicto estúpido, bien es cierto que era inmaduro de su parte querer evitar el problema pero estaba cansado.
En su lugar fueron a ver un punto que le encantaba a Sora en estas fechas: el límite Oeste de KH.
Parecía un cañón que solo conectaba al reino atreves de unos troncos caídos, pero eso no importaba, lo interesante era donde comenzaba a partirse la tierra: un hueco que durante la época de lluvias formaba un ojo de agua que desbordaba y convertía el cañón en un hondo rio de rápidos.
Tan pronto el pequeño se asomó a ver la profundidad de la caída sintió una gota caer sobre su peludo cuerpo, estaba comenzando la lluvia y esta vez no había excusas, debían volver a casa.
Cuando Kibo al fin convenció a su hijo de regresar… pues lo único nublado no iba a ser el día.
-Buenos días majestad, príncipes- la elegante y medio grave voz resultó familiar para ambos cachorros y con miedo retiraron la vista del cañón para plasmarla en el felino sentado detrás de la familia real.
El jaguar estratega de Eien los tenía acorralados contra el cañón, pero a pesar de todo mostró respeto inclinándose ante la reina de KH.
Kibo colocó detrás de ella a Storm y quiso hacerlo con Sora pero él se puso enfrente en posición de combate mostrando los dientes, no dejaría que ese maldito tocara a su familia, no otra vez.
Shawd soltó una pequeña risa ante el gesto de valentía… no, de estupidez del príncipe ¿Realmente creía que podía hacerle frente? Si no estará más equivocado.
Ignoró a la familia real y se acerco a presenciar el inmenso hueco mientras las gotas de lluvia caían sobre su pelaje.
La reina aprovechó y tomo a Storm con su boca para retirarse en silencio, pero la mente de Sora estaba en otro lado ¿Si lograba empujarlo se desharía de él para siempre no? Su padre dijo que nunca hay que recurrir a estas cosas pero realmente estaba enfadado de Eien.
Sin que su madre pudiera frenarlo a tiempo tomó viada y corrió hacia el jaguar, justo cuando estaba por impactarlo no supo que paso pero en un parpadeo se encontraba colgando hacia una caída aterradora siendo sujetado por la pata del felino que supuestamente estaba distraído.
Resulta que al saltar para empujarlo, Shawd reaccionó a tiempo y lo atrapó en el aire, por la viada que llevaba el príncipe el jaguar tuvo que dar un giro que terminó con el menor siendo sujetado hacia el vacio.
-Eso fue muy predecible alteza, quizás deberías practicar mas tu sigilo- Shawd reía macabramente al ver la reacción de pavor de Kibo por la situación de su hijo, quería atacarlo pero eso le podía costar la vida a Sora.
-Además creí que estaríamos en paz por el día de hoy ¿O me equivoco?- Era un hipócrita, o al menos eso pensaba la reina. Le respondió que dejara ir a su hijo a lo que el jaguar rió afirmando que el príncipe fue quien atacó primero pero por respeto a la soberana y el “pacto acordado” bajó a su hijo sano y salvo que inmediatamente se juntó con su familia aterrado por la vista del cañón y el vacio.
Se despidió de la familia real no sin antes mencionar que en ese mismo punto mañana esperaría todo el grupo al rey y otros individuos que citó uno a uno, si alguno faltaba o asistía alguien más acabarían con reino.
Cuando desapareció de la vista de los 3, la reina se llevo a sus hijos a la caverna pues la lluvia empezaba a caer con fuerza. Tras poner al día al rey la primera reacción no fue ante el ataque del jaguar o el mensaje que dejó, si no al intento de asesinato de Sora.
-Hablare después contigo ¡No puedo creer que intentaste matar a alguien!- Los gritos del rey eran incomprensibles para el príncipe, ¿Por qué se molestaba si era un enemigo? ¿No sería eso un problema menos?
Intentó excusarse pero el rey no cedió en su palabra, al final acabo todo con un castigo para el heredero y se retiró a discutir con su esposa y la única guardia disponible la lista de nombres que Shawd proporcionó a Kibo.
Aun molesto y confundido el menor salió de la caverna seguido por su hermano y el mensajero encargado de cuidarlos, Storm intentaba animarlo pero eran esfuerzos en vano, Laion también intentó explicarle pero con todo lo que ha vivido en su, aun joven vida, no serviría de mucho pues su pasado se manchaba de varias muertes. Siguieron sin rumbo hasta que a lo lejos un grito atrajo la atención del trió de leones. Eran Selphie, Wakka y otro guepardo, Sora lo identificó como Ray, un joven del que Tidus le había platicado hace poco que al parecer era buen amigo de Selphie. Ella se acercó al príncipe, en su rostro y el de Wakka se reflejaba preocupación en gran medida.
-Sora, tenemos un grave problema, es Tidus…-
 
 
El jaguar siguió avanzando y se acostó bajo un árbol sin preocupación, como si no se tratara de tierra invadida por ellos. Un estruendo más del cielo y un poco de lluvia le trajeron a la mente el rugido de su líder y como no dejaba de resonar de cólera el día anterior cuando se enteró de la metida de pata de su hermano.
 
Era la cuarta vez que de un zarpazo tumbaba a Raizo al suelo mientras los demás solo podían observar como el líder disciplinaba al maldecido por las preferencias. No fue hasta que vieron sangre caer que tanto Dali como Aziral intervinieron bloqueando el paso a Azaarc, pero eso no lo detuvo, empujó a la jaguar fuera de su camino y esta vez atacó a mordidas al gemelo quien solo podía gritar de dolor, no se atrevía a llevarle la contra a Azaarc en esos momentos.
Griol contemplaba riendo para sí mismo, a Toddler se le ordenó quedarse junto al inconsciente Tidus donde no podía ver la pelea, Aziral ayudaba a Dali y Shawd solo apartaba la mirada. Odiaba a su hermano y cuando ya no le sirviera a Eien decidió que lo mataría, pero nunca le desearía a nadie tener que enfrentarse a Azaarc, el tigre era odio puro dispuesto a matar cualquier cosa que se mueva cuando estaba molesto.
Impulsivamente saltó y quito al líder de encima poniendo detrás suyo a un aterrado Raizo, sabía que si no lo paraba lo mataría.
-¡Muévete! O espero que tengas una buena razón para no despedazarte a ti también Shawd-
-Al menos escuche lo que tiene que decir para defenderse líder- ¿Estaba arriesgándose por su hermano? Estaba confundido consigo mismo, no hacia eso desde que eran cachorros.
-Tengo más razones para matarlo que escucharlo ¡¿Por qué debería oír las razones de este inútil?!- Dejó salir una pequeña sonrisa al escuchar esa pregunta. Si había algo que Shawd podía hacer mejor que nadie era armar el escenario a su conveniencia, y una vez mas lo había logrado. Se felicitó internamente, es tan bueno que hizo caer también al tigre que tanto admiraba.
-¡Oh crueles palabras de la realidad, ilumina a esta pobre alma sin conocimiento!... Y por eso me refiero a que usted, líder y ser de admirar por aquellos que somos rechazados, debería saber perfectamente lo que se siente sufrir una injusticia como la de ser acusado sin ser escuchado antes ¿Verdad?-
“Eres un payaso manipulador” pensaba Azaarc al caer en cuenta lo que le quiso decir con tan exagerado acto dramático. No ocupaba que le remarcara su “eternidad” nombrada casi al final, y lo que más detestaba es que el jaguar tenía razón, y se atrevía a pensar que era el único que vio su maliciosa sonrisa. Oh si, será respetuoso y muy servicial, pero no te metas con la “eternidad” del control pues nunca sabes que esperar de él.
Mientras el tigre pensaba, ambas hembras ayudaron a Raizo a ponerse en pie, tenía un daño grave considerando los pocos golpes y mordidas que Azaarc le dio.
Finamente tras pararse y limpiarse la sangre de una cortada en el cuello y otra en la cara decidió hablar. No es que no lo hubiera hecho por querer ser castigado o por inferioridad ante el líder de Eien, si no que el tigre no le dio la oportunidad de hacerlo, inmediatamente llego a la caverna de cazar algo, fue recibido por los ataques del mayor, aun con su pata herida.
-Es cierto, lo eche a perder- comentó entre jadeos – ¡Pero al menos deberías preguntarte como ese chiquillo llegó a esta caverna en primer lugar!-
-¿Quieres que crea que fuiste tú, el más inútil de los seis, el que trajo al hijo del primer guardia a mis garras?-
Mas Dali salió en su defensa admitiendo que lo vio cometer el secuestro cuando asaltó el árbol de Kurei, los 3 hijos de guardia estaban cerca y no fue difícil para el jaguar atacarlos.
El tigre cedió no sin antes darle un último zarpazo mandándolo al piso.
Tras el “numerito” Griol informó de su encuentro con Laion, cosa que nadie creía posible después del rumor de su muerte, y su idea de terminar todo en dos días, dando el siguiente como descanso. De no ser porque esa idea se ajustaba a un plan de Azaarc la hiena estaría retorciéndose de dolor al igual que Raizo.
-Muy bien, esta será tu última oportunidad escoria- recitó avanzando hacia ambos gemelos –Escoltaras a tu hermano en la noche, atraerán y se reunirán con ese mensajero traidor y le informaran lo siguiente…- Ambos jaguares oían atentamente y con cada palabra se hacían la idea del plan que tramaba el tigre. Ya de noche todo salió de acuerdo al plan, al día siguiente ocurriría el encuentro acordado.
 
 
De regreso a la realidad prefirió volver a la guarida de Eien antes de que la lluvia cayera más fuerte.
 
 
Un terrible trueno interrumpió su sueño, y se sobresaltó al haber sido pillado por sorpresa, se puso de pie y dirigió sus cansados ojos alrededor con el fin de identificar el lugar donde se encontraba. Ante él paredes de roca se alzaban en todas direcciones excepto por un pasillo que terminaba en curva bloqueado por algunos felinos, mayores a él, acostados que conversaban de algo que no alcanzó a identificar. A su lado un trozo de algún animal que el día de ayer le llevaron para que comiera pero él rechazó.
Al parecer ya era de día, lo último que recordaba era la cara con sangre de aquel tigre que se presentó ante él como Azaarc, después fue llevado al fondo de la caverna y básicamente tomado prisionero.
El primero en notar que estaba despierto fue el cachorro de león albino seguido de la hembra mayor de pelaje café, después una jaguar y… Pensó que sus ojos le jugaban una broma por el cansancio pero aun después de tallar sus ojos vio dos veces al mismo jaguar… ¿Gemelos? Todos lo observaban como esperando su reacción o al menos un movimiento, Tidus solo se sentó y apartó la mirada sin decir nada.
Se la pasó un rato contemplando el suelo hasta que escuchó una risa desagradable. Al voltear a la curva del pasillo vio entrar a una hiena y a aquel tigre que pensó había sido un sueño de mal gusto, pero no. Le costaba caminar, era evidente por su pata herida, todos, a excepción de uno de los gemelos, se apartaba cuando el tigre pasaba, imponía su presencia e incluso a Tidus, que era la segunda vez que lo veía, le causaba una sensación de inferioridad.
Mientras avanzaba solicitó quedarse a solas con el pequeño tigre y le encargo a Shawd, que al parecer era uno de los gemelos, que atendiera el mensaje para la familia real. ¿Lo estarán usando de rehén? Parecía ser la opción más obvia.
Cuando solo las dos almas rayadas quedaron en la caverna surgió un silencio incomodo.
-Llevaba un tiempo queriendo conocerte Tidus- Y nuevamente silencio, no quería responderle pero algo en el tigre mayor lo atraía, le decía que había algo detrás, no solo un simple asesino.
Los ojos ámbar de Tidus se clavaban en los oscuros rubíes del mayor, no podía despegar la mirada de Azaarc, pues por algún motivo le causaba una sensación familiar.
-No has comido nada- Finalmente aquel con su pata herida rompió el silencio con su afirmación, su voz era grave y su expresión facial solo mostraba molestia –Aliméntate o terminaras agotado-.
-Lo… Lo lamento, no tenía hambre y…- Calló al ver como el mayor arqueaba su ceja confundido.
No lo entendía ¿Porqué se disculpaba con él, con un extraño, con su captor?
-¡Solo no tenía hambre!- Gritó apartando la mirada, sentía sus mejillas arder ¿Qué le pasaba? Ni siquiera conocía a Azaarc y actuaba como si un regaño de su padre se tratase.
Siguieron hablando de esa forma por un rato, discutiendo sobre el reino o el estado de rehén de Tidus, todo terminaba de la misma forma incomoda: con él menor apenado sintiendo que hablaba con Meiyo.
-¿Por qué te pones así?- Finalmente pregunto el líder de Eien cuando otra pregunta que le hizo terminó de la misma manera.
Iba a responder pero luego pensó sin resultado… ¿Por qué? ¿Qué es esa sensación que lo hacía actuar así?
-No lo sé, cuando respondo siento que hablara con alguien que conociera y recuerdo a mi padre al…- Fue interrumpido por la pata frontal sana de Azaarc tumbándolo sobre su espalda, sus colmillos y garras se hicieron presentes al igual que el miedo del menor.
-¡Escúchame bien! ¡A mí jamás me vas a comparar con el asesino de tu padre si quieres seguir vivo ¿entendido?!- Pensándolo bien eso sonaba muy hipócrita –¡Jamás le perdonare lo que nos hizo a mí y a Kweli!-.
Fue ahí cuando el miedo se transformó en duda ¿Qué tenía que ver el con su madre? Aun con temor en su voz se atrevió a preguntar
-¿Conociste a mamá?- Le tembló el habla pero la sorpresa de escuchar el nombre de su madre le armó de valor.
Quedaron callados en esa misma posición hasta que Azaarc retiró su pata, aclaró su garganta.
-Lamento ese ataque de ira, Tidus- El mencionado ahora se sentía más confundido ¿Cómo sabia quien era? –Te contare todo cuando llegue el momento-.
Azaarc estaba dispuesto a dejar solo otra vez al menor hasta que este molesto gritó -¡Oh vamos! Primero mi padre, luego Akuma ¿Y ahora tú también? Nadie me responde nada, estoy arto de secretos ¡Solo son unos viejos amargados!-.
Al relajarse un poco el naranja se topó nuevamente con el rojo de los ojos molestos de Azaarc, que lo viera fijamente con ceño fruncido no ayudaba a su situación, retrocedió unos pasos y el tigre finalmente habló después de dejar salir un fuerte suspiro de molestia.
-Niño…- Se acercó a Tidus y al igual que antes levantó la cabeza del menor de la barbilla –En primera no soy “viejo” como tú dices, en segundo, si, conocí a tu madre pero tendrás que esperar por mas respuestas- Soltó a Tidus quien estuvo a punto de exigir de nuevo una respuesta mas Azaarc se le adelantó –Créeme cuando digo que lo que sea que este tramando lo hago por ti, para que no termines con el mismo destino que tus padres-.
Pidió que le explicara eso último pero el mayor solo respondió que se pusiera a comer algo señalando con la cabeza el trozo de carne que le habían dado para alimentarse el día de ayer. Dudó si obedecerlo o intentar sacar información otra vez y al ver este comportamiento el líder de Eien afirmó –Mira, no te pido que confíes, pero todo esto es por tu bien, eres alguien muy importante para mí-
Esa forma de hablar, parecía que escucho a su madre cuando lo consolaba al ser un cachorro de 3 años. Finalmente obedeció y se puso a comer mientras era observado por su, aun desconocido para él, tío.
Mientras, en la curva de la caverna, una presencia que por curiosidad desobedeció a su líder, dejaba caer unas lágrimas al escuchar las palabras que Azaarc le dedicó al cachorro. Ella llevaba varios años a su lado y jamás le había dicho algo como que fuera importante o que confiaba en ella. El cachorro albino que la acompañaba notó eso y la abrazó de su pierna para intentar calmarla.
 
 
“¿Hago lo correcto en creerle?” Era el único pensamiento en la cabeza del joven mensajero que se dirigía a ver al 1er guardia.
Claramente era una trampa, pero las palabras del miembro de Eien que lo visitó anoche eran claras: “Si no se presenta mataremos al niño” y la visita de hace rato de la hija de Hayai lo había confirmado, ellos tenían al hijo de Meiyo.
Divisó el hogar de los jaguares y se la pensó dos veces para seguir adelante, tenía que pasar el mensaje al tigre sin que nadie más se diera cuenta. Fue una gran jugada por parte de Akuma, debía reconocerlo, poner al guardia herido en el hogar de su gente para que siempre esté vigilado.
Unos cachorros acompañados por tres jaguares, 2 machos y una hembra, advirtieron la llegada del mensajero, metieron a los cachorros a la caverna y en cuestión de segundos salió su peor pesadilla, Akuma, el tercer guardia y representante de la especie.
-¿Qué es lo quieres?- Se detuvo en su lugar ante el agresivo tono de voz del jaguar, había escuchado rumores de él y si todo era cierto no era conveniente hacerlo enojar.
-Vengo…- aclaró su garganta al ver como los nervios se apoderaron de su voz –Vengo a ver al segundo guardia, ordenes del rey- agregó mintiendo para convencerlo más la cara de Akuma no cambió ni un poco.
-¿Por favor?- retrocedió un poco por el miedo que le causaba la presencia del mayor.
Bien la diferencia de edad no era tan grande pero Laion, a pesar de su pasado donde sirvió a “Amo” no le gustaba pelear y menos tener que derramar sangre, cosa que para el jaguar era casi cosa de todos los días.
Sintió un escalofrió recorrerle la espalda cuando empezaron a rodearlo dos jaguares que salieron tras una señal de Akuma. Claramente eran “amigos” del guardia, se notaba que eran fuertes e igual de agresivos.
-Que… ¿Qué está pasando?- Intentó salir del circulo pero ambos jaguares no cedieron – ¡Basta! Esto ya no es divertido- Comentó el león nervioso y asustado ante la situación. El jaguar que caminaba a la derecha lucía un poco más joven que Akuma, con algunas cicatrices en su mejilla izquierda, el otro era de su edad, tenía un ojo cerrado y por su experiencia en combates presumía que estaba ciego de ese lado.
El jaguar con cicatrices en la cara habló parándose cerca de Akuma –Lo es para nosotros niño- Al ya no ver al menor de los 3 dedujo que se había detenido detrás.
-Silencio Simadi, depende de lo que responda te dejare jugar con el cachorro- ambos rieron un poco siniestramente y Laion solo retrocedió hasta toparse con el jaguar medio ciego.
Akuma se acercó con mirada intimidante al león analizándolo de patas a cabeza, el mensajero desvió la mirada ¿Por qué actuaba así el demonio? ¿No será que lo descubrió o sí?
-¿Exactamente qué es lo que vienes a infórmale a Meiyo?-
Nuevamente se armó de valor y mintió por segunda vez –El rey ha solicitado verlo en la caverna-
El jaguar mayor lo observó de forma incrédula, cosa que al menor se le hizo extraño. De repente sus reflejos reaccionaron y se movió a un lado, justo a tiempo para esquivar la zarpa del menor de los jaguares.
Laion estaba confundido, Akuma solo ordenó a Simadi retirarse, y al menor, Fovos, que llamara al 1° guardia. Al quedarse solos finalmente habló el demonio.
-¿Es la mejor mentira que conseguiste?- sus ojos reflejaron miedo de la nada, iba a excusarse pero el jaguar no le dio oportunidad –Jishin está más que consciente de la condición de Meiyo ¿Por qué lo haría caminar hasta la guarida sabiendo que está herido?-
Se bloqueó, no pudo crear una excusa coherente y solo balbuceaba –Pues yo…-
-Que te quede claro Laion, que el rey o su hermana confíen en ti no significa que todos lo hagamos, te estaré vigilando-
-No se…- Se le fue el habla tan pronto el tigre salió caminando con dificultad de la cueva seguido de Fovos.
Akuma no dijo nada más y procedió a retirarse junto al otro jaguar, Laion había captado la advertencia, el demonio tenía sus garras en él y no iba a ser fácil que lo dejara en paz.
Por otro lado al mensajero le sorprendió un poco la condición de Meiyo, bien le dijeron que Azaarc lo había dañado pero no esperaba esa herida en el pecho, se le dificultaba estar en pie.
El ambiente era un poco tenso, la última vez que ellos dos estuvieron solos terminaron peleando e hirieron gravemente a Sora. El tigre esperaba algún comentario por parte del león, después de todo, fue él quien dijo que tenía un recado que contarle.
-Le… ¿Le importaría si hablamos en un lugar más privado?- Preguntó el más joven dirigiendo su mirada a la entrada de la cueva detrás del guardia, claramente sentía la penetrante mirada de Akuma clavada en sus acciones.
-¿Me perdí de algo? No veo por qué no puedas contarme aquí-
-Es de suma importancia y un asunto muy delicado, le pido por favor 1° guardia que me acompañe- Ese vocabulario no era el acostumbrado de Laion ¿Qué le había pasado a ese joven rebelde que llegó hace un tiempo al reino?
Accedió a seguirlo llegando a un punto en las praderas donde lo único que se avistaban eran otros animales que no estaban involucrados en esta pequeña guerra. Se recostaron cerca de un árbol, bien la lluvia seguía cayendo pero con una intensidad diminuta, no parecía que caían gotas.
No fue directo al grano, el joven sacó a relucir otros temas como los príncipes, la hermana menor del rey, el día que se conocieron él y el tigre, la relación entre los guardias… Meiyo solo contestaba, hacía comentarios y debes en cuando se reía de algo que decía el león.
Si había algo que Laion detestaba era tener problemas con alguien, bueno, al menos después de su vida con Eien.
-Jaja, créeme, no puedes quejarte si nunca le serviste al padre de Jishin-
-¡Oh vamos! Los reyes de Destiny Kingdom no son suaves con nadie-
Se rió por lo bajo, no le agradaba la idea de volver a ese reino.
Frecuentemente regañaba a Sora por preocuparse por alguien de otro reino, pero en el fondo lo apreciaba. No recordaba a su familia, solo recuerda a Kurei que lo acogió como aprendiz cuando cachorro, luego a Cloud y finalmente los reyes de DK. Meiyo era alguien con quien quería entablar una amistad, empezaron con la pata izquierda pero quería darle una oportunidad.
-No entiendo, si solo querías charlar ¿Para qué traerme a otro lugar?-
Su alegría se cortó rápidamente, no quería decirlo, deseaba solo poder evitarlo y ya, pero la vida de un cachorro estaba en juego.
-Es… un secreto ¡Sí! Y si quieres saber que es…- Se detuvo al ver la mirada del tigre claramente diciendo “¿Me crees tonto o qué?”
-¿Piensas que soy un niño o qué? Dime la verdad chico-
Quedarse callado o alzar la voz, era una decisión difícil: Por un lado confesaría ser miembro de Eien, por el otro pondría en riesgo la vida del pequeño Tidus.
-Escucha…- Se puso de pie y con la mirada más seria que pudo hacer dijo: -No puedo revelarle nada ahora mismo, pero por favor, si valora a quienes le importan búsqueme esta noche cerca de la caverna-.
Meiyo no podía estar más confundido ¿Por qué el cambio de humor tan repentino? Pensó que se trataba de una broma así que respondió acompañado de una pequeña carcajada -¿Qué te ocurre? ¿Por qué tan serio de la nada?-
-Por favor Meiyo, necesitó…-
-Laion, si tienes algo que decirme puedes hacerlo con toda confianza, no voy a…-
-¡Tiene que ver con Kweli!- Mintió finalmente sabiendo que así lo convencería de asistir.
Los ojos del guardia se abrieron de par en par a la vez que reflejaban miedo y sorpresa ¿Qué sabia él de Kweli? O más bien ¿Cómo la conocía?
Se alejó rápidamente y el tigre quería seguirlo, pero la herida de su pecho lo detuvo en seco. Le gritó pidiendo que volviera y explicara todo, a lo que el joven león respondió deteniéndose y volteando a verlo y sin decir nada siguió su camino.
Frustrado se recostó con la duda de que era aquello que conocía el mensajero.
El tiempo pasó rápido, Meiyo se quedó el resto del día recostado en aquel lugar esperando la noche tal y como dijo Laion; Había sido visitado por Simadi que fue mandado por Akuma. Si algo había quedado claro era que su hermano adoptivo no confiaba en el joven león.
Esperó a que fuera lo suficientemente tarde para acercase, cuando las leonas que hacían guardia se retiraban, pues si alguna lo veía ahí le comentarían a Jishin inmediatamente por ordenes del rey y lo último que necesita era que le asignaran mas cuidadores.
La luz de la Luna se marcaba en las rayas del felino con el que se encontró, su sorpresa era evidente, pues en lugar de Laion quien apareció fue el líder de la pandilla que atacaba KH, Eien, el tigre que casi lo asesinó el día anterior: Azaarc.
-Te estaba esperando tigre- saludó con un descaro, pareciera que eran amigos por esa forma de saludar, la confusión y temor se apoderaron del 1° guardia.
-¿Qué haces tú aquí?- Adoptó una posición de pelea, cosa de la que se arrepintió al sentir el dolor de su pecho, terminó cayendo al suelo mientras el tigre menor lo veía burlándose de lo patético que Meiyo se veía.
-Calmado tigre, aunque quisiera darte tu merecido me temo que eso no se podrá- Dijo levantando su pata izquierda, aun herida pero en mejor condición que la última vez que la vio el mayor –Solo quiero hablar, o más bien negociar-
Algo tramaba, pero no podía concentrarse, su mente estaba tratando de encontrar una solución lógica de porque apareció Azaarc en lugar de Laion.
-Dime tigre ¿Qué es lo que más te importa de este reino?-
Le dio miedo responder, la respuesta era muy obvia y esa era la fuente de su temor a lo que fuese a salir de la boca del asesino.
-¿Por qué debería responderte? Estas mas herido que yo y bien podría acabarte- Intentó amenazar el guardia pero el más joven ni se inmutó. Hizo una seña con su pata sana y la hierba alta alrededor de ellos empezó a emitir ruidos, no estaban solos.
Meiyo se puso alerta, dos… tres presencias los rodeaban y vigilaban desde las sombras, otra señal y los ruidos cesaron. Eien estaba presente.
-¿Creíste que sería tan descuidado como para reunirme contigo sin una medida de seguridad?-
-Lo planeaste todo…-
-Bueno, al ver que no cooperaras iré al grano- Esperaba el golpe, las palabras del tigre que le harían temblar, lo veía venir todo –Tengo bajo mi poder a tu hijo, coopera mañana con Eien y nada le pasara a Tidus-
Sus pulmones se vaciaron ante tal afirmación, su respiración se agitó y su mirada se nubló. No podía ser verdad, Tidus no… ¡No podía…!
-Mientes…- Su voz parecía quebrarse en cualquier segundo.
-Creerme o no es decisión tuya, obedecerás todas mis órdenes si no quieres que nada malo le pase a tu hijo-.
Lo tenía contra las cuerdas, ¿Es que estos sujetos no conocen límites?
-¿Por qué debería creerte?-
Azaarc soltó un suspiro sabiendo que Meiyo respondería algo por el estilo.
-Está bien si quieres negarte a la idea de que fallaste como padre, solo no digas que no te lo advertí-
El menor se puso en marcha para retirarse. El guardia debía actuar rápido, jugarse la vida de su hijo no era algo que estaba dispuesto a hacer.
-¡Espera!- El líder de los asesinos volteó mientras le daba la espalda al guardia, eso era todo, había caído en su juego perverso. -¿Qué debo hacer para que lo dejes ir?-
Azaarc se rió por lo bajo, se giró y acercó al guardia dictando fuerte y claro cada instrucción que debía seguir el guardia mientras Meiyo solo lo observaba con una mezcla de sentimientos, enojo, sorpresa, tristeza…
-Esa será tu tarea en el enfrentamiento de mañana tigre-
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por KIRAN27 el Lun Dic 12, 2016 11:08 am

buenos capitulo hermano -sora-vs-roxas vaya esto se pone cada vez mejor espero que continues pronto aber como sigue tantas cosas por vivir para los grandes personajes saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano -sora-vs-roxas
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9740
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Sora-vs-Roxas el Mar Feb 21, 2017 3:09 am

CAPÍTULO 34: AQUEL EN QUIEN SIEMPRE CONFIÉ (PT. 2)
 

Spoiler:

Cualquier edad, lapso de tiempo o fecha se refiere a tiempo o edades humanas 

Wow, dos meses... cada vez tardo menos xD, no ya enserio, la uni y la falta de inspiración es un problemas pero poco a poco hay vamos

 
-¡Espera!- El líder de los asesinos volteó mientras le daba la espalda al guardia, eso era todo, había caído en su juego perverso. -¿Qué debo hacer para que lo dejes ir?-
Azaarc se rió por lo bajo, se giró y acercó al guardia –La pregunta es ¿qué estás dispuesto a hacer para salvarlo?- Meiyo no se movía pero seguía al líder con la mirada mientras este lo rodeaba -¿Hasta dónde llegarías por tu hijo?-
Maldita sea, era tan obvio el punto al que quería llegar pero aun así no se animó a decirlo, quizás dentro de él quería mentirse o esperaba un milagro de que no fuera lo que creía. –Tienes tres opciones guardia, puedes dejarme ir y sacrificar a tu hijo, puedes matarme y ser asesinado por aquellos que nos vigilan o haces todo lo que te ordene, tú decides-
-Oh, no me veas así, pareciera que Tidus está molesto conmigo- Meiyo entendía perfectamente, su hijo había heredado sus ojos, y ahora que lo pensaba bien, Azaarc y Kweli, ambos de ojos rojos, pero ella tenía una tonalidad más clara. Eso solo probaba sus palabras del otro día “Así es Tigre, Kweli es mi hermana mayor.”
Las cosas de ahora en adelante ya no serían las mismas y todo por descuidar a su hijo. Sentenció el futuro del reino diciendo –Haré todo lo que tú me pidas- Su voz sonaba convencida, pero su mirada reflejaba otra cosa.
El líder de Eien se detuvo estando detrás del guardia -¿Todo lo que te ordene tigre? Esas son palabras muy fuertes- No podía verlo pero sabía que el joven asesino sonreía maliciosamente, disfrutaba jugar con el que fue pareja de su difunta hermana.
-Por Tidus… por mi hijo haré lo que sea necesario- Estaba sentado, había cerrado los ojos y su cabeza baja. Le costaba decir cada palabra pues sabía las consecuencias que cada frase traería al reino, a su vida y a su relación con su hijo.
-Bien, empieza por demostrarme que tan leal me vas a ser con tal de liberar a tu hijo...- Lo rodeó hasta quedar frente al tigre de KH, pensar que es más joven y lo tiene bajo su completo control ¿Todo por su hijo, eh? Le cabreó el ver su determinación ¿Por qué no actuó así cuando Kweli fue asesinada? -Muéstrame la verdad en tus palabras, si cumplirás mis órdenes comienza mostrándome respeto…-
La rabia de Meiyo se reflejaba en sus ojos de tono ámbar ¿No le bastaba con controlarlo usando a Tidus? El líder de Eien lo miró acompañado con una sonrisa, no de burla, más bien reflejaba satisfacción y superioridad –De rodillas ante mí- Ordenó finalmente el menor sabiendo lo que, específicamente, esa acción causaría. El guardia se lanzó encima de su enemigo, lo aprisionó bajo su cuerpo dejando ver garras y dientes, ¡¿Reverenciarlo?! En toda su vida solo se había arrodillado ante alguien y fue porque lo merecía, es decir, le “salvó la vida” ¿Y ahora este sujeto cree que puede venir y ordenarlo como si nada? Su posición agresiva no duró mucho, apenas cayó sobre Azaarc sintió como alguien lo empujó a un lado, ni siquiera notó quien fue pues estaba centrado en los ojos rojos, le enfermaba ver como disfrutaba ese maldito.
Antes de que pudiera levantarse vio las patas del tigre menor frente a su cara, al voltear arriba y toparse con los ojos como sangre este solo repitió la orden –Hazlo, no hagas esto más difícil para ti-
Realmente no pensó lo que hacía al no obedecerlo, algo dentro de él le decía que no se levantara, que no le diera la satisfacción a ese desgraciado pero la vida de Tidus corría peligro, su orgullo no le impediría salvarlo. Fue el guardia quien cedió y finalmente se arrodilló ante Azaarc, se quedó viendo el suelo esperando a que el líder de los asesinos dijera o hiciese algo.
-¿Lo ves? No fue tan difícil- Se sentó presenciando al tigre mayor frente a él –Pero un acto tan ridículo no me convence del todo- Un gruñido se hizo presente por parte de Meiyo ¿Podría dejar de jugar? Quizás para él sea cualquier cosa pero para el guardia era la vida de su hijo. –Creo que ya se… Recita el juramento del rey-
El padre no dudó al lanzar un zarpazo directo a la cara de Azaarc, lo que le sorprendió fue que lo recibió de lleno. El menor simplemente se limpió la sangre de la herida y lamió su pata. Era la segunda vez que hacía eso en su presencia y al guardia aun le parecía repugnante. –Golpéame lo que quieras, igual debes hacerlo- Le proporcionaría una paliza de no ser porque tenía razón, no ganaría nada con hacerlo, y si lo llegase a matar él sería asesinado por los demás miembros de Eien presentes.
-Tiene que haber algo mas…- Se negaba a recitar las palabras de su mejor amigo, de por si obedecer al líder enemigo ya era considerado traición, ahora jurarle lealtad sobre todas las cosas sería como declarar la guerra a Jishin, Kibo y Yoake –Si, hay muchas cosas más que puedes hacer, pero yo quiero que digas ese absurdo juramento-
-¿Por qué eso sí es absurdo para ti?- Meiyo estaba a la defensiva, desde que le dio el golpe la hierba a su alrededor no dejaba de sacudirse, sus seguidores no estaban contentos con ese acto de estupidez… o así pensó que lo veían ellos. –Quiero que lo digas para mí porque sé lo importante que es para ti, tus acciones pasadas también me arrebataron algo y por eso quiero consumir todo lo que te importa poco a poco, primero tu hijo, ahora tu lealtad al reino-
¿Sus acciones? ¿De qué hablaba? –Lo haré… pero será lo último- No estaba en posición de poner condiciones pero tampoco dejaría que jugaran con él. –Está bien, tu hijo aún es mío así que tendrás que seguir obedeciendo-
Tragó saliva y dejó salir un fuerte suspiro mientras agachaba la mirada ¿Cómo pudo dejar que lo manipularan de esta forma? Azaarc tenía razón, había fallado como padre, descuido a su hijo y permitió que lo secuestraran, ahora debía pagar con esta humillación.
Nuevamente hizo una reverencia ante el menor pero esta vez no espero su respuesta, simplemente intentaba recordar las palabras que Jishin le dijo aquel día hace 12 años y cambiarlas para que puedan ser dichas por el guardia.
-Azaarc, déjame ser tu voluntad, ser tu sirviente, cumpliré tus gustos, caprichos y todas tus exigencias, tus deseos serán órdenes para mí y a cambio te ofrezco mi alma- Su voz sonaba débil y baja, sus palabras se oían cargadas de odio y disgusto, no quería que nadie más de los presentes lo escuchara, era desagradable recitar esas palabras para un asesino manipulador.
Parecía que finalmente se retiraría, le dio la espalda después de todo y comenzó a caminar, pero, como si de verdad lo hubiera olvidado, se giró y acercó dictando fuerte y claro cada instrucción que debía seguir el guardia mientras Meiyo solo lo observaba con una mezcla de sentimientos, enojo, sorpresa, tristeza… -Bueno creo que eso es todo por hoy, ahora escucha bien, ya sabes que hacer mañana, tú jugaras el papel más importante para nuestra victoria, espero verte ahí y que hagas todo lo que dije tigre, de lo contrario… ya sabes- se detuvo justo frente a él y en un movimiento rápido clavó sus garras en el pecho del mayor volviendo a abrir la herida que le causaba dificultades para andar, no hubo resistencia ante tal acto pues de hacerlo solo recibiría otro golpe por quien sea que se esconda en las sombras alrededor de ellos, movía sus garras para hacer más grande la herida mientras veía el dolor reflejado en los ojos naranjas de aquel que le arrebató todo. Cuando se aburrió de verlo, limpió la sangre de la misma forma que antes y golpeó a Meiyo cerca del hocico con la misma pata, lo que causó que su pelaje se manchara con su propia sangre mientras caía al suelo por el impacto.
-No vuelvas a tocarme como antes… ¡Oh! Y una última cosa, si ves a ese mensajero traidor dile que ahora estamos a mano pero la próxima vez que intervenga en nuestros planes será asesinado-
Y con eso el malvado ser se retiró junto a su gente. El guardia se quedó un momento tirado viendo a la nada tratando de procesar todo lo que le habían dicho y que él hizo mientras se quejaba del dolor de la herida, no quería que ese infeliz lo viera sufrir así que estaba aguantó como pudo hasta que se fue. Un enfrentamiento mañana, el aroma de la sangre, el rapto de su hijo y lo que en ese momento consideraba más impactante… Laion ayudó a que el plan se llevara a cabo, convirtiéndolo en un octavo miembro de Eien. Reposó un momento contemplando la Luna mientras la ira se acumulaba en su interior, no podía tocar a Azaarc pero sí que le iba a hacer daño a ese león estúpido, además, esa tarde él dijo que era algo sobre Kweli… no solo lo engaño, lo engaño con algo tan sensible como la muerte de su esposa ¿Cómo se atrevía?
Kweli… Tidus… Sus nombres y el aroma de la sangre era lo único que transcurría por su mente y como si estuviera en perfecta condición se puso de pie. No le importó el dolor, en ese momento no le importaba nada más que la venganza y su mirada vacía era señal de eso.
Se movía rápido y no sentía sus heridas, ni siquiera la de hace unos momentos. Primero llegó al punto donde fue llevado esa tarde… nada. Después recordó que el mensajero se quedaba en la caverna de los reyes… o eso pensó, al parecer tomó sus medidas y se ocultó en otro lado.
Caminaba molesto aplastando las hojas, flores y arbustos que se topaba a su paso, confió en su olfato al ver que esa rata traidora no estaba con la familia real, ni en el punto donde se reunieron aquella tarde, duró un tiempo buscando hasta que pudo trazar una ruta, lo había encontrado.
Siguió su aroma y llegó a la cueva temporalmente deshabitada donde vivían el guardia y su hijo. Ahí lo vio, afuera, moviéndose con la noche. Se notaba nervioso caminando de un lado a otro mientras murmuraba algo que por su cólera no entendió. El pensamiento de Meiyo estaba nublado por la ira y pensó que la actitud del menor se debía a que él sabía que en cualquier momento el tigre llegaría para darle su merecido, y vaya que iba a recibirlo.
Se acercó trotando sin importarle si advertía su llegada, cosa que pasó ganándose un chillido por parte del mensajero, quiso correr, pero al ver esto, Meiyo saltó ignorando el dolor de su pecho cayendo sobre su, espalda deteniéndolo en el suelo. Laion se agitaba desesperado, aunque desconocía lo que le dijo Azaarc al tigre, sabía perfectamente de lo que era capaz y que claramente reveló su secreto como venganza por atacar a Griol.
-Por favor Meiyo ¡No es lo que cree!- Se le notaba asustado, tenía lágrimas de pánico en sus ojos pero el tigre estaba convencido de que era algo falso.
-¡¿No?! A mí me quedó muy claro todo- Sin saber de dónde sacó las fuerzas para empujar a Laion y dejarlo boca arriba. Se miraban a los ojos y a pesar que sus respiraciones eran agitadas la del mayor era por su incontenible enojo mientras el menor por miedo a lo que pudiera hacerle el tigre.
–Si pensaste que hacerle algo así a Jishin era buena idea, déjame decirte que te metiste con el rey equivocado, pero sobre todo… pensar que ayudaste al rapto de mi hijo- Recordó lo último que le había mencionado Azaarc minutos atrás, se llenaba de ira de con solo saber que esta escoria formaba parte de Eien.
-¡Te enseñare a no meterte con mi familia!- Sentenció el guardia levantando su zarpa apuntando al rostro asustado del mensajero. En el último momento alcanzó a desviar el ataque causando una herida en su frente, las cosas ya se veían muy mal como para todavía tener que pelear contra Meiyo, si estando concentrado la otra vez no pudo ni hacerle frente menos ahora que estaba aterrado.
Tenía que escapar, bien ya le habían comentado que el 1° guardia no era de escuchar razones, menos ahora que estaba molesto. Solo por desviar uno no significa que todo había acabado, recibió tres seguidos en el pecho, luego lo sujetó del cuello con los dientes y, con la fuerza que caracterizaba al tigre, lo levantó y arrojó pocos metros estrellándolo contra la pared de la cueva. Intentó sentarse, agitando la cabeza para desaturdirse.
El guardia se acercó todavía cabreado y clavó sus garras en la espalda del menor para después soltar múltiples zarpazos, haciéndolo sangrar. Los gritos de agonía de Laion fueron callados cuando aplastó su cabeza forzandolo a gritar con el hocico cerrado. Meiyo pudo ver los ojos del menor dilatarse cuando logró quitárselo de encima, no supo cómo pero de alguna forma se lo esperaba, si es un miembro de Eien claro que no será débil peleando.
La realidad era que el mensajero sufría de un arranque de adrenalina, intentó escapar tan rápido como sus patas le permitieron. ¡Oh, pero esto no se iba a quedar así! Se habían metido con lo más valioso para él, su cachorro.
Laion se detuvo cuando sus pulmones comenzaron a arderle de tanto correr, le costaba mantenerse en pie y respirar, además del cansancio por la herida y el correr se sentía mareado, bien todo fue  muy rápido pero algo de sangre había perdido en el atentado. Se acercó a un pequeño lago, no conocía KH del todo pero logro identificar el hogar de los jaguares, se detuvo cuando ya no pudo ver sus patas por el agua, gotas de sangre caían de las heridas de su pecho, cabeza y espalda -Esto no está pasando ¡No pueden hacerme esto! Ellos me abandonaron a mi suerte ese día ¿Y ahora vienen a arruinar mi vida otra vez?- Le gritaba a su reflejo golpeando el agua, pensaba que al fin tendría una vida tranquila y podía empezar de cero
-No sé de que hablas, pero no retira lo que hiciste- Se congeló al escucharlo hablar, no era posible que lo encontrara nuevamente y tan rápido, solo escuchó cómo se acercó por detrás mientras el cerraba sus ojos fuertemente esperando el golpe. Se sentía frustrado ¿Qué se supone que haría ahora? ¿Cómo le iba a explicar esto al rey, o a Sora o…? Yoake. Si se llegaba a enterar era todo, no podría volver a verla otra vez, y no quería que su último recuerdo de ella fuera verla recostada sangrando de su cabeza.
-¿Cómo pudiste hacerle esto a Tidus?- Fue lo último que escuchó, sus ojos alcanzaron a captar como el reflejo del tigre aparecía detrás suyo lentamente antes de que su visión se nublara y cayera desmayado en el agua.

Jishin abrió los ojos antes de de que los rayos de luz comenzaran a entrar en la formación rocosa donde vivían los leones, se levantó con cuidado de no mover a su esposa o a Storm que se durmió entre sus patas, Sora estaba más separado pero junto a Kibo. Ver a su familia completa y junta lo llenaba de paz y tranquilidad. Vino a su mente su reacción cuando le dijeron que casi tiran a Sora del cañón que marca el límite oeste del reino. No era fácil ser padre y menos con los cargos de rey, en momentos así quería disculparse con el suyo por causarle tantos problemas.
Bostezó y se estiró mirando a su alrededor, las leonas que estaban a su servicio aun dormían, algunas solas, otras con sus cachorros que nunca lograron llevarse bien con Sora al ser más jóvenes, esperaba que Storm pudiera relacionarse con ellos pero la preocupación de su condición volvía a atacarlo.
Continuó dándole vueltas a diferentes asuntos excepto a lo que debía aclarar, el combate que tendría lugar en poco tiempo. Si algo tenía bien claro era que no permitiría que lastimaran a su familia, no otra vez como pasó con… ¡Yoake!
Se dirigió a la parte trasera de la caverna donde la vio en la misma posición que la vez pasada, dos leonas cerca encargadas de vigilarla ahora descansando, se acercó temblando y puso su pata sobre su pecho. Un latido débil se hizo presente bajo la extremidad de Jishin. De alguna forma lo relajó el saber que ella seguía a su lado a pesar de su estado.
Si bien ellos compartían ojos de tonos oscuros por parte de su madre ambos nunca hacían mención de ella, no desde el día en que desapareció cuando eran crías. Tan entrado estaba en sus pensamientos que no notó los ojos verdes abrirse por un momento, acompañado de la mirada confundida dejó salir un leve susurro -¿Padre?-. El rey volteó sorprendido a ver la cara de su hermana ahora con una pequeña sonrisa, se bloqueó y no pudo hacer más que sonreír y responder –¿No eras tú quien decía que no me parecía nada a él?- La leona rió para sí misma y respondió –Yo dije que no actuabas como él, en el buen sentido-.
Siguieron viéndose sonriendo hasta que a Jishin le ganaron las lágrimas poco a poco hasta que empezó a llorar. Juntó su frente con la de su hermana y la abrazó suavemente. Ella, al perder el conocimiento no entendía la reacción de su hermano, pero era una sensación preciosa el abrazar así a su familia.
El tiempo pasó rápido, el acto de amor familiar fue interrumpido por el bastón del viejo Kurei, impactándose en la cabeza del rey. El mensaje era claro: ¡Ella aun estaba en una situación delicada! Y por lo mismo acordaron que no dirían nada aun.
El era un amigo de su difunto padre pero eso no le daba el derecho a tratarlo así, aunque esta vez, al igual que todos los golpes que le ha dado antes, tenía razón. Con la alarmante llegada del mono varias leonas y cachorros, incluyendo a la familia real, despertaron, lo raro es que todos exceptuando a la reina seguían con su rutina diaria, pues el rey había hecho de las suyas otra vez. Esta vez no le dijo a nadie ajeno a la familia real, como sus súbditas u otros animales del reino, del conflicto.
Aparte de que Eien solo citó a ciertos individuos, no quería poner en riesgo a nadie innecesariamente y menos a aquellos pocos que aun creían en su reinado y su juicio. Algo que el soberano no heredó de su padre era el ser precavido. Jishin realmente se pensaba las cosas demasiado antes de hacerlas y aunque sus decisiones siempre parecían una locura, como enfrentar a estos sujetos con solo el apoyo de 4 individuos más, él creía firmemente en sí mismo, cosa que a veces se volvía un problema. Algunas leonas que seguían con el temor de Eien preguntaban al rey sobre el asunto a lo que el mentía que al parecer se habían retirado, pues el día anterior no atacaron, pero que siguieran pendientes. Logro engañarlas pero se sentía mal, negaba el que su esposa e hijos estuvieron en peligro al toparse con Shawd en el límite del reino, pero ahora era tiempo de pensar en el plan que armó con Hayai y Akuma.
Era simple, cuando la 2da y tercer guardia llegaran para asignar sus tareas diarias él se retiraría con ellos y su hijo mayor, además serian acompañados por Laion y un apoyo que Hayai conseguiría. De esa forma su mejor amigo, hijo menor pero sobre todo su esposa estarían a salvo. Claro que Kibo estaba al tanto de lo que pasaba pero Meiyo ni Storm tenían idea de lo que pasaría en unas horas.
 

Por su lado la reina estaba con sus dos hijos, ella tenía un mal presentimiento de todo esto, Shawd lucia demasiado confiado ayer cuando citó a los miembros del reino que debían asistir, era obvio que quisieran ver a los guardias y al rey ¿Pero Laion y Sora?
-¿Tengo que ir? No quiero hacerlo- Sora se veía deprimido e incluso asustado ¿Porque tenía que ir? Solo pensar en Eien se sentía frustrado y a la vez asustado al recordar la caída que casi sufre por intentar empujar a Shawd al vacío.
Kibo sabía exactamente que su hijo mayor no tendría que hacer nada más que presentarse pero era con el fin de tener una oportunidad de secuestrarlo ¿Mas qué otra opción tenían? Varias leonas y dos guardias estaban heridos, no podían hacer nada más que obedecer a Eien por ahora y tratar de darle la vuelta a la situación en algún descuido.
-¿Porqué él puede ir con papá y yo no?- preguntaba el menor, ignorante de la situación actual, pensaba que sería una salida para ver el reino o a lo mejor para prepararlo en cuanto a gobernar. Se sentía excluido, ¿Quizás por crecer en otro reino no tenía derecho a aprender a gobernar como su hermano mayor? Pero no fue su culpa, ya había aprendido hace 2 días que fue su padre el que lo usó para crear una alianza con Destiny Kingdom.
Kibo le explicó que saldrían solo unos momentos para hablar algo del reino, extrañamente, Storm sintió la necesidad de tallarse los ojos, sentía comezón o algo así, acción que no paso desapercibida por Kurei, quien se retiraba después de atender las heridas de la princesa. Le pidió a la reina que lo acompañara junto con su hijo menor, quería revisar algo, una pequeña sospecha que de ser cierta podría cambiar el futuro del reino.
 

Eventualmente ambos guardias arribaron acompañados de un macho, al igual que Hayai era un guepardo poco mayor que ella y Akuma. Al ver acercarse al rey hizo una rápida reverencia y luego se dirigió a él de una forma muy parecida a como lo hizo Shawd dos días atrás –Majestad, Hayai me ha puesto al tanto de la situación y déjeme decirle que es un honor servir a usted, hijo del Sol, que sepa nuestra especie está dispuesta a obedecerlo- ¿Así que este sujeto era el representante de los también llamados chitas ante la familia real, eh? Algo en su comentario dejó confundido al rey, hasta donde recordaba los guepardos en múltiples ocasiones se negaban a colaborar, contadas eran las veces que accedían a apoyar al reino en general –Además ¿Cómo negar mi ayuda a la más bella de las hembras?- Agregó acercándose a la madre de Selphie… demasiado. Era eso, Hayai era gran amiga de la reina, y este sujeto solo quería impresionarla.
El demonio solo rodó los ojos ante un acto tan ridículo e inmaduro y se recostó cerca de la entrada de la caverna, Jishin se acercó mientras la guardia regañaba a su acompañante por ese inapropiado acto.
-¿Acaso él es…?- Pero Akuma ni siquiera lo dejó terminar, dada la situación y las palabras que dijo el chita era obvio cual iba a ser su pregunta.
-No- respondió secamente  el jaguar.
-¡Oye! Ni siquiera sabias que es lo que quería preguntar- Al igual que el príncipe mayor, Jishin dejaba salir su lado infantil en los momentos menos adecuados, a lo que su 3° guardia le contestó.
-Quería saber si Eitel era la pareja de Hayai y padre de Selphie ¿no es así? Pues déjeme aclararle, él no tiene nada que ver con ella, excepto que es el representante de los guepardos ante usted. Además, el tiene un hijo también, su esposa se harto de su actitud y lo dejo hace poco, lo que causó conflictos entre él y su cría, pero se quedo en el reino para seguir cuidando del niño, mientras el guepardo ahora intenta ir por Hayai- terminó el guardia dejando salir una sonrisa de superioridad y arrogancia.
Jishin estaba anonadado ¿De dónde sacó tanta información? -Dime algo ¿Conoces a…? ¿Como dijiste? ¿Eitel?- El jaguar negó con la cabeza – ¿Entonces cómo sabes tanto de él?- Akuma se levantó con ojos cerrados y al abrirlos dirigió una mirada que le causo que un escalofrió corriera por la espalda del rey erizando su pelaje de miedo –Nunca me alío con alguien sin saber nada de su vida, por más corto que fuera una noche en cuestión de tiempo, me aseguro de saber todo lo que pueda en caso de que sea necesario, incluso usted no es excepción joven rey- ¿Joven? ¡Vamos! Por mucho era 2 o 3 años mayor que él –Solo un sujeto a escapado de esta regla mía y es hora que aun no consigo nada- Aun con un poco del miedo causado por la expresión de su guardia se interesó en su respuesta -¿Quién es el que “escapó” de esta regla?- pero antes de formular su respuesta un grito de Hayai llamó la atención de los dos.
Estaba algo alejado pero al ser de día lo distinguieron perfectamente, el mensajero venia caminando lento, forzándose a avanzar a pesar del dolor de sus heridas, cuando llegó a la entrada de la caverna junto a los 4 individuos que veían su condición, se acercó al rey y con la sonrisa característica que usaba casi siempre saludo con un “buenos días a todos”.
Se veía cansancio y dolor en sus ojos. Su pelaje lucia maltratado y manchas secas de sangre hacían evidente la gravedad de sus heridas, en su frente marcas de zarpazos que con suerte no dejarían cicatriz también presentes en sus patas delanteras con lo que parecían ser evidencias de mordidas. Su espalda forrada de ataques causados por feroces garras.
Todos, incluido Akuma, se quedaron sorprendidos por las heridas que cargaba Laion, bien él nunca confió en este sujeto pero estaba seguro que no ordeno un ataque contra el más joven de los presentes. Al final el rey fue el que se atrevió a hablar.
-Laion ¿Qué…Qué te pasó?-
-Lo atacó Eien en la noche- Nadie esperaba oír esa voz este día considerando que se actuó con discreción para no involucrarlo debido a su condición, por otro lado había llegado Meiyo, extrañamente parte de su pelaje estaba húmeda.
-¿Qué haces tú aquí?- preguntó Jishin algo molesto al ver que su mejor amigo batallaba para caminar por el combate con Azaarc, además que por algún motivo algunas heridas se habían abierto.
Mientras el tigre se explicaba Akuma se concentró en resolver esto ¿Realmente era como su hermano decía? ¡Ja! La mentira no colaba ante la mente del jaguar, si algo había aprendido de Kuasa era a usar la lógica, uniendo las pistas que se le brindaban. En este caso le pareció algo obvio, y todo por el descuido de Meiyo de su pelaje mojado, si se mojo fue por algún motivo ¿qué tal para limpiar algo que lo delataría de atacar al mensajero? Algo como… ¡Un momento!
Sin previo aviso, literalmente, el jaguar empujó al rey y jaló a Meiyo de la cola para alejarlo y poder cuestionarlo sin problemas, el tigre exaltado no tuvo chance de poner resistencia mientras Jishin era ayudado a ponerse en pie por Hayai, Eitel se mantuvo al margen al no saber nada de lo que pasaba y solo se quedo quieto observando cómo el 3° guardia arrastraba casi a su hermano detrás de la caverna. Pasando desapercibido Laion los siguió deteniéndose un poco antes que ellos para escuchar la conversación, debía intervenir si es que el tigre revela algo.
Lo soltó y empujo contra la pared de piedra, cortando sus posibles salidas pero a pesar de esto el mayor no estaba sorprendido ni nada, pareciera que ya esperaba este comportamiento por parte del que, se suponía, era el guardia mas inteligente.
-¿Por qué lo hiciste?- el 1° guardia fingió no escuchar nada y solo apartó la vista. Un golpe contra la piedra junto a su cara lo alertó causando que volteara solo para toparse con el ceño fruncido de su hermano mostrando los colmillos. -¡¿Por qué lo hiciste Meiyo?!-
-Sabía que no creerías en mis palabras hermano- Bajó la mirada algo preocupado, lo que menos necesitaba era que lo forzaran a decir la verdad y menos ahora que estaban tan próximos al enfrentamiento con Eien.
-¡Déjelo ir Akuma!- Interrumpió el mensajero ganándose la mirada de ambos –El primer guardia no tiene nada que ver con mi estado actual, excepto que…- Quizás se dejo llevar un poco, pensó en algo rápido cuando vio como cambiaba la mirada del jaguar -…él me rescato del ataque- terminó bajando cada vez más el volumen de su voz hasta callar.
Akuma no era tonto, sabía que ambos mentían, todo indicaba a eso pero para cada explicación Laion soltaba de forma insegura una nueva mentira que cubría perfectamente la escena. Mientras discutían lo ojos de Meiyo nunca se despegaron del mensajero, esa rata traidora ¿Cómo se atrevía a mostrar su presencia ante el rey y los demás? Le había dejado bien en claro el mensaje anoche ¿Y aun así regresó?
Eitel mandado por el rey fue quien terminó la conversación haciendo que todos, uno insatisfecho y los otros dos preocupados, volvieran a la entrada de la caverna. Akuma se disculpó con el rey por su actitud, pero eso no le interesaba realmente a Jishin, lo que quería saber era que hacia el tigre ahí.
Tras escuchar las mentiras del guardia, todas creídas por el rey y su amiga, se llego a la decisión de que acompañaría a Laion, pues era de los sujetos que el grupo solicitó su presencia y necesitaba ayuda, vaya compañía que le dieron.
El camino al límite Oeste fue callado en su mayoría, Jishin al frente junto a su hijo mayor que no dejaba de hacer preguntas sobre el asunto seguidos por la 2da y el 3er guardia, después Eitel y al final el tigre con el mensajero. El guepardo no quería decir nada pues la tensión que se sentía detrás de él era increíble, claramente algo había pasado entre esos dos pero no era de su incumbencia, los ignoró de forma que no alcanzó a escuchar los susurros entre ellos.
-Meiyo, yo…- No sabía que decir, justo cuando quería intentar llevarse bien con el su pasado lo ataca.
-Cállate- respondió sin más.  
El menor dejo salir un suspiro y se atrevió a hablar nuevamente –Le juro que lo que sea que Azaarc le dijo yo no tengo nada que ver, ellos también me amenazaron para pasarle el mensaje pero…-
Calló al ver la mirada del tigre, se detuvo del pánico. Cuando se volteó el guardia siguió caminando pero más lento, quedándose un poco atrás. Mientras en la mente de Meiyo se revivía la escena, el cómo se sintió y sus acciones.
 

Los gemelos discutían cerca, Dali lo estaba cuidando, Griol jugaba con un ratón que desafortunadamente cruzaba por ahí, pero lo que llamaba la atención era Aziral, la leona se había apartado de los demás, se encontraba recostada y lucía algo deprimida. Toddler sabía bien que era por culpa de ese estúpido cachorro de tigre que había secuestrado Raizo, Azaarc no se despegaba ni por un segundo.
Se levantó y entró al refugio aunque Dali le advertía que no lo hiciera. Ya dentro escuchaba pequeños murmullos distorsionados por el eco de la cueva al estar casi vacía. Cuando iba a dar vuelta para escuchar mejor la conversación, el “capitán” de Eien, como ahora le decía el cachorro, apareció frente a él. Azaarc siempre tuvo mejor olfato que cualquier felino.
-Te dije que esperaras afuera- Regañó conteniendo su enojo, su repentina aparición lo hizo retroceder asustado, e ignorando la advertencia se asomó por detrás del tigre para confirmarlo, estaba hablando con el hijo del guardia. Tidus notó su presencia y se acercó sin pensar en lo que Azaarc podría decirle, ambos se vieron por un momento y enseguida vino el comentario que ya esperaba –Eres… raro ¿sabes?-. El albino se molestó, no ocupaba que se lo recordaran y le hizo saber su enojo al tigre con un gruñido. Lo atacaría pero la pierna del capitán estaba en medio ¿Por qué le importaba tanto? – ¿Puedo hablar contigo Azaarc?- después dirigió la mirada al cachorro con el ceño fruncido – ¿A solas?-
-No tengo tiempo para tus niñerías- Le indicó a Tidus que lo siguiera de regreso a la parte más profunda de la cueva. A Toddler no le gustó para nada su respuesta -¡¿Y porque es tan importante ese tonto para ti?!- El líder volteó casi instantáneamente para encontrarse con una ira azul y otra verde. Ver la expresión del chico cambió su mentalidad drásticamente, él quería conservar la inocencia del fenómeno, pero sus ojos. Se acercó y lo sujeto de la barbilla –Esa es una expresión interesante Toddler ¿Así que también puedes odiar, eh?- Los ojos de Azaarc habían cambiado, ya no le transmitían confianza al menor, si no miedo. El tigre se sentía intrigado, quería ver hasta dónde podría hacer crecer este “odio” que nació de un cachorro tan… ¿bueno?
-Azaarc, es casi hora- Dali afirmo interrumpiendo entrando al refugio del grupo. El tigre, al escuchar al jaguar afirmó con la cabeza. –Gracias y Dali…- dirigió la mirada al cachorro deforme –Saca a Toddler de aquí y llévalo lejos de mi vista, no necesito mas interrupciones estúpidas de su parte-
La cara del albino no tuvo precio, ni siquiera le tomó la palabra y ahora lo quiere lejos de él, mas Toddler no estaba enojado con Azaarc, oh no, el jamás podría llegar a odiarlo o molestarse con él, el problema eran sus acciones que afectaban a los demás miembros de Eien, como cuando casi mata a Raizo antes de revelar que él secuestro a Tidus, detestaba que hiciera eso y era confuso ¿Se puede estar molesto con las acciones de alguien sin enojarse con ese individuo?
 El tigre mayor vio como Dali sacaba a Toddler de ahí y se dirigió al hijo de Meiyo por última vez.
-Escucha Tidus, aquí nos separamos- El menor lucia confundido y asustado a la vez, por algún motivo no quería dejarlo.
-Pero… pero  ¿Por qué Azaarc? Además aun no me explicas lo de mamá- Agitaba la pierna del líder reclamando por respuestas.
-Entonces búscame, si logras encontrarnos te diré todo- Eran las últimas palabras que recordaba, después de eso sintió un dolor en su cuello y todo se volvió oscuro.
El líder de Eien salió de la caverna cargándolo despidiéndose de Toddler, que debía quedarse ahí sin importar que, partiendo así al lugar acordado acompañado de sus 5 seguidores.
 

-El escenario está puesto, ahora que entren los actores a escena-
 
El cielo no se veía contento con los acontecimientos que ocurrirían en el reino, nubes grises impedía el paso del Sol y los vientos agitaban la hierba alta así como los árboles que se alzaban cerca del cañón del límite Oeste. El primero en llegar fue el bando de KH: El rey y su hijo mayor, los 3 guardias, Eitel y Laion, lo que no sabían es que serían los únicos en presentarse, todo porque Eien ya había planeado su ataque y no era necesario que estuvieran presentes para ponerlo en marcha.
Jishin estaba sentado a la orilla del cañón, detrás suyo Hayai, Akuma y Eitel, y descansando un poco más apartados los heridos Meiyo y Laion cuidando del príncipe. Ninguno de estos dos últimos se dirigía si quiera la mirada, el rencor en el tigre era demasiado y más pensando lo que tendría que hacer en unos momentos, la única forma de hacerlos hablar era a través de Sora, quien no aportaba mucho para lograr una conversación duradera. Pasó aproximadamente una hora y el grupo de 7 no aparecía, por su cuenta se veía a los guardias discutiendo con el rey pensando que era una trampa, idea que Sora compartía con Meiyo y Laion.
-¿Quizás nos engañaron de nuevo y están atacando directo la caverna?- preguntó el cachorro de león a ambos, tigre y joven león –Eso no tendría sentido, después de todo tu eres el objetivo que buscan- respondió Laion sin darle muchas vueltas al asunto. Meiyo dijo algo que ninguno de los dos alcanzó a escuchar debido al bajo volumen de su voz, se puso de pie y segundo después se escucho un chillido y un fuerte golpe.
Pensando que se trataba del enemigo tanto rey como guardias voltearon en pose de combate pero la realidad que captaron sus ojos era algo más allá que un simple ataque. Frente a ellos el cuerpo de Laion, tirado consciente en el suelo, quejándose del dolor y detrás Meiyo sujetaba a Sora de la cola impidiéndole moverse.
Jishin no lograba formular una sola palabra, veía la escena dos, tres, cinco veces y no podía pensar en una explicación lógica, iba a decir algo pero el medio hermano del guardia “más fuerte” se le adelantó -¿Qué significa esto Meiyo?- Se intentó acercar pero el tigre sujeto más bruscamente a Sora sometiéndolo contra el suelo, dando a entender que se mantuvieran quietos. El príncipe soltó un chillido al sentir la gran pata del adulto apretando su cuerpo contra la tierra, las garras del felino mayor llegaban más allá de su pelaje y era solo cuestión de un movimiento para que se clavaran en su pecho.
-¡¿Qué estás haciendo Meiyo?! ¡Deja ir a Sora en este momento!- Finalmente gritó con cólera el rey.  El mayor de todos los presentes solo apretaba la mirada, evitaba todo contacto visual con los demás, bien hacía esto por una causa justa pero… aun así no sería capaz de ver a los ojos a nadie después de esto. Jishin avanzó ignorando las advertencias del tigre y fue ahí cuando se dio cuenta de lo que pasaba.
En menos de un parpadeo aparecieron frente al guardia 3 figuras muy familiares, un macho aparentemente de la edad de Laion, su pelaje lucía bien cuidado y no se veía tan fuerte, la otra era una hembra de la misma especie que su acompañante, jaguares, la última presencia era diferente, una piel gris y algunos pelillos negros acompañados de cierta risa molesta, sin duda sabían perfectamente quienes eran: Shawd, Dali y Griol.
Todos entraron en shock, unos más que otros pero el motivo era el mismo. –Majestad- comenzó el jaguar intelectual, dando inició a lo que sería el mejor plan de Eien hasta ahora –Veo que acudieron justo como lo solicitamos, gracias por tomarse las molestias, pero me temo que es el fin del juego para ustedes- caminó un poco y se sentó al lado del Heart-lander –Oh, donde están mis modales, ya sé que todos ustedes conocen a “el primer guardia: Meiyo”, pero permítanme presentarles a alguien más- Los demás miembros de KH seguían a Shawd con la mirada, excepto el rey que se centraba solo en su mejor amigo y su hijo, sus ojos azules no comprendían lo que pasaba, y vaya que se abrieron de par en par al escuchar la última frase que dijo el jaguar, acompañado de una lagrima por parte del tigre de la cual nadie se percató más que él.
Aquel en quien siempre confié:
-Les presento a Meiyo: La octava eternidad y nuevo miembro de Eien-
avatar
Sora-vs-Roxas
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 734
Fecha de inscripción : 04/03/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Sora y Storm: problemas en KH

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... , 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.