Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» felicidades hermana whalia
El Rey León: Una Historia EmptyMiér Mayo 15, 2019 2:47 pm por KIRAN27

» felicidades hermana vanessa14
El Rey León: Una Historia EmptyMiér Mayo 15, 2019 2:17 pm por KIRAN27

» felicidades hermano Shimming
El Rey León: Una Historia EmptyLun Mayo 13, 2019 2:51 pm por KIRAN27

» el legado de Taka/Scar(Fic)
El Rey León: Una Historia EmptyDom Mayo 12, 2019 3:36 pm por KIRAN27

» felicidades hermana Nadine_Simba
El Rey León: Una Historia EmptyDom Mayo 12, 2019 3:33 pm por KIRAN27

» felicidades hermana KeiraLioness
El Rey León: Una Historia EmptyDom Mayo 12, 2019 3:31 pm por KIRAN27

» felicidades hermano zeek
El Rey León: Una Historia EmptyJue Mayo 09, 2019 3:47 pm por KIRAN27

» felicidades hermano Sirius Moonglade
El Rey León: Una Historia EmptyJue Mayo 09, 2019 3:44 pm por KIRAN27

» Ayer Cumpli 6 Años En Mi Legado De Simba
El Rey León: Una Historia EmptyMiér Mayo 08, 2019 1:55 pm por KIRAN27

» felicidades hermana leonela
El Rey León: Una Historia EmptyMar Mayo 07, 2019 11:52 am por KIRAN27

» felicidades hermana lionqueen
El Rey León: Una Historia EmptyMar Mayo 07, 2019 11:46 am por KIRAN27

» felicidades hermana lider tia scar
El Rey León: Una Historia EmptyMar Mayo 07, 2019 11:43 am por KIRAN27

» Feliz Dia De La Madre Legado De Simba
El Rey León: Una Historia EmptyDom Mayo 05, 2019 2:17 pm por KIRAN27

» felicidades hermana Lys
El Rey León: Una Historia EmptyVie Mayo 03, 2019 10:12 am por KIRAN27

» El Rey León: Una Historia
El Rey León: Una Historia EmptyVie Mayo 03, 2019 9:19 am por KIRAN27

» felicidades hermano firsthuntress
El Rey León: Una Historia EmptyJue Mayo 02, 2019 2:44 am por KIRAN27

» EL REY LEON 0 UN NUEVO COMIENZO
El Rey León: Una Historia EmptyJue Mayo 02, 2019 2:26 am por KIRAN27

» Feliz Dia Del Trabajador Legado De Simba
El Rey León: Una Historia EmptyMiér Mayo 01, 2019 7:05 am por KIRAN27

» felicidades hermana Dominique_Nala
El Rey León: Una Historia EmptyMar Abr 30, 2019 5:14 pm por KIRAN27

» Un Nuevo Lider Ayudara A Su Familia Clan Manada Legado De Simba
El Rey León: Una Historia EmptyMar Abr 30, 2019 3:50 pm por KIRAN27

Mejores posteadores
KIRAN27 (10971)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
Kony (7798)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
Aisha (5417)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
Kopa1911 (3911)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
Naranjada (3319)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
.-Keira-. (3205)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
Jasiri (2524)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
Juligamer (2304)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
BrendaKovu (2049)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 
Nya (2047)
El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10El Rey León: Una Historia Barra_10 

Mayo 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

El Rey León: Una Historia

Ir abajo

El Rey León: Una Historia Empty El Rey León: Una Historia

Mensaje por Simba2001 el Dom Mar 03, 2019 6:02 pm

Hola amigos, extrañaba el foro... Y como lo extrañaba tanto, decidí exponer mi nuevo fanfic titulado: El Rey León: Una Historia. 
En ella se contarán algunas historias sobre los personajes. Espero la disfruten.


El Rey León 
Una Historia
Razón y Consuelo


     Según Rafiki, otro año solar estaba por finalizar. Simba había estado hablando con sus “padres adoptivos”, Timón y Pumba, sobre su tan preciada celebración de la Navidad y, como rey, había aceptado la celebración como un día en el cual festejar la familia, la vida y la culminación de otro año “en paz” y en unidad.


     Durante unos días en los que él y Nala habían decidido dejar en garras de Kiara el reino, y a Kion y a su Guardia a cargo de la seguridad y estabilidad; mientras disfrutaban de un merecido descanso en Hakuna Matata, estuvo ponderando la idea de celebrar la festividad, pero no sabía como


- La verdad, Nala, no sé qué hacer este año. Quiero festejar esta “Navidad”, pero no sé cómo. – dijo Simba conversando con su compañera, mientras ambos disfrutaban de una noche despejada en un claro en la selva, mirando las estrellas.


- ¿No nos había dicho tu padre que las estrellas nos guiarían durante nuestro camino? – acomodando su cabeza en la melena de su esposo, le decía Nala.


- Ay, Nala; si tan… solo… - pero Simba se quedó en silencio instantáneamente. En el cielo vio un cumulo de estrellas, apenas perceptibles. - Juntos. – fue la última palabra que salió de su boca.


- Vaya, ¿tenía razón o tenía razón? – Nala saltó sobre su compañero, ya no solo de juegos, sino de vida, juguetonamente 


- Jaja. Si, tuviste razón cuando me insististe que regresara cuando Scar, tuviste razón con nuestros hijos, tuviste razón al dejar a Kion dirigir la Guardia del León y al dejar a Kiara mantener el reino unos días. – dijo mientras le hacía unos mimos, muy dulcemente. – Creo que no te has equivocado en nada por el momento. – culminó de decir, mirándola a los ojos.


- Si, me equivoqué en algo… - dijo Nala, mirando detenidamente a Simba, cosa que extrañó a su esposo bastante. – Me equivoqué al decir que te amaba… es algo más profundo que eso. – dijo regalándole un par de lengüetazos al anonadado león.


- Yo también te amo, mucho más que eso: Te Adoro. – dijo Simba regresando los lengüetazos a su amiga eterna y compañera.


Mirar las estrellas, esa noche, pasó a no ser importante. 


……….


     A unos kilómetros de ahí, en las Tierras del Reino, dos figuras felinas observaban la penumbra del ocaso y las estrellas, desde el tope de la Roca del Rey.


- Y así ese búfalo había metido su cabeza en una madriguera, jajaja… - reía Kion mientras recordaba lo que había pasado, no más, unas horas atrás. - … ¿Cómo algo tan pequeño como una liebre, puede asustar algo tan… bestial? – seguía digiriendo ese suceso con mucha comicidad.


- Jajaja, ser líder de la guardia tiene sus beneficios, ¿no? – comentaba su interlocutora, quien no era otra que Tiifu. – Como me gustaría ser alguien de importancia, pero no, soy una nada. – decía mientras apoyaba su cabeza en sus patas, con gesto triste.


- ¡Eh! – reaccionó, algo sorprendido por las declaraciones de su amiga, Kion. – No eres una “Nada”, como dices, eres la mejor amiga de Kiara, de la princesa; pero más allá de eso, más allá de tener amigos con “status”, eres alguien importante por ser quién eres, por ser tú. – le explicaba mientras apoyaba su pata sobre el hombro de ella, dándole ánimo.


-Si, pero el crédito de amiga preferencial se lo lleva Zuri, yo soy como la barita que sobra en el nido perfecto; estoy, pero no soy necesaria. – seguía aun desanimada, Tiifu. – Quizá, el “status ese que tú dices, no sea determinante en quien soy, pero si en cómo me siento conmigo misma; es como un consuelo. – en definitiva, Kion no sabía cómo hacer para que la leoncita se diera cuenta de cuán equivocada estaba.


- Tiifu, mira el firmamento y dime qué ves. – la incitó Kion.


- Pues, ¿Qué más voy a ver en el cielo, Kion? Solo estrellas y alguna nube, nada más. – dijo Tiifu, recostándose de espaldas.


- Ay, qué amargura. – se quejó Kion. – Bueno, ya; si estrellas, pero ¿Qué pasaría si una de esas estrellas dejara de brillar? – le preguntó Kion mientras se erguía y se sentaba a su lado.


- En realidad no pasaría nada de gran importancia, solo eso, una estrella dejaría de brillar. No cambiaría en nada, el cielo. – decía mientras desviaba su mirada hacia el rostro de su amigo, quien instantáneamente le respondió.


- En eso te equivocas; el cielo no sería el mismo. – dijo con toda seriedad, volteando un segundo para observar el cielo. – Cada estrella, así sea la más pequeña y tenue, tiene su importancia y, al desaparecer, se nota su falta. Solo hay que observar bien. – explicó Kion.


- O sea que, aunque yo me sienta inservible y un estorbo, soy importante, al menos para alguien. – sintetizó Tiifu, mirando con algo de duda a Kion, pero con una leve sonrisa tironeando de sus labios.


- ¡Ni Rafiki lo hubiera dicho mejor! – exclamó el joven león, feliz de haber logrado su objetivo.


- Jej, pero aquí entre nos: … - susurro y le hizo una mueca para que Kion acercara su oreja. - … no soy tan fea ni tan vieja como ese simio loco. – dijo Tiifu logrando una carcajada del león, la cual ella no tardo en corear.


- JAJAJAJA… eso es, definitivamente, cierto… JAJAJA. – dijo Kion, mientras trataba de tranquilizarse un poco. Definitivamente, esa había sido buena; y aún más bueno había sido ver a Tiifu sonreír un poco. 


- Si, jaja… - también se calmaba ella. - … ¿y de donde sacaste el don de consolar, o por lo menos, tranquilizar a alguien así? – le pregunto, ahora sentada, más seriamente, pero sin perder su sonrisa. 


- Bueno, aunque no soy tan viejo como otros, tengo experiencia; ya pasé por lo mismo. – dijo algo avergonzado de recordar su época de cachorro. – Eso de sentirse inservible, sin importancia. – terminó de decir Kion, rememorando su joven pasado.


- Ah, ¿sí? – preguntó, intrigada, la joven hembra. - ¿Cómo es eso de que pasaste por una etapa depresiva, tú, el más fiero de las Tierras del Reino? – se atrevió a exponer su duda la joven hembra. 


- Si… bueno, te contaré… - empezó a decir Kion, pero fue interrumpido por Kiara quien subió para buscarlos. 


- ¡Ey! – exclamó suavemente. – Perdón, tortolos, pero las cazadoras volvieron y trajeron la cena, hace un momento. Bajen si quieren comer algo más que “comida de hiena”. – dijo y, enseguida, volvió por donde vino.


- Jej, “comida de hiena” … bueno, parece que tendremos que bajar. – dijo Kion parándose y estirando sus aletargados músculos.


- Si, pero aún me debes el porqué de tu decaimiento. – dijo, imitando a su amigo.


- Si, prometo contarte todo, pero mañana; hoy ya estoy cansado y, además, mañana parece ser un día largo. – dijo iniciando su lenta caminata hacia la base de la Roca del Rey. – Por ahora comamos y descansemos. – culminó de decir, Kion.


Rato después, ya con las panzas llenas, decidieron que era hora de dormir. Todos ya habían entrado a la cueva, solo ellos dos se habían quedado en la puerta, a lo último.


- Eh, Kion… - llamó la atención la leoncita, a su amigo. - ¿Puedo pedirte algo, sin que te enojes? – consultó, toda avergonzada, Tiifu.


- Si, claro, Tiifu; ¿Qué pasa? – dijo Kion dándose vuelta para ver de frente a su amiga.


- Emmm… me preguntaba si, si no te molesta, si…. ¿puedo dormir a tu lado? – decía mientras frotaba su pata contra el suelo, señal clara de la vergüenza que sentía al pedir eso. – Es que tú me das seguridad, o por lo menos me siento segura contigo. – explicó su solicitud Tiifu.


- Pero, Tiifu, no tienes porqué ponerte mal por pedirme algo así. – dijo Kion levantándole levemente el mentón con su pata. – Puedes dormir conmigo todas las veces que quieras, sin importar el motivo. A mí no me molesta, en absoluto. – le terminó de decir Kion con una sonrisa dulce en su cara.


- Ay, gracias, Kion. – dijo frotando su cabeza bajo el mentón del cachorro, ya no tan cachorro. – Te quiero mucho. – en tanto, dijo esa frase que marcaría un momento nuevo para Kion.


- No hay de qué. – dijo Kion. – Y, ¿Tiifu? – llamó a su amiga.


- ¿Si, Kion? – preguntó Tiifu.


- Yo también te quiero, y mucho. – dijo frotando su cabeza con la de su amiga y regalándole un suave lengüetazo, tierno e inocente, en la mejilla.


- Gracias, igual, por todo. – dijo ella, y ambos iniciaron su camino, hacia la cueva, y en la vida.



Bueno, amigos. Este es el primer capítulo y espero que les guste. Se aceptan criticas.
Simba2001
Simba2001
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 28/12/2014

http://lastierrasdesimba2.forouruguay.net

Volver arriba Ir abajo

El Rey León: Una Historia Empty Re: El Rey León: Una Historia

Mensaje por KIRAN27 el Lun Mar 04, 2019 2:28 pm

buen capitulo hermano simba2001 me alegro mucho que hayas empezado una historia es muy bonita sigue asi y nosotros/as nos alegramos que hayas vuelto al foro familia clan manada legado de simba saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano simba2001 nwn
KIRAN27
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 10971
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

El Rey León: Una Historia Empty Re: El Rey León: Una Historia

Mensaje por Simba2001 el Lun Mar 04, 2019 8:44 pm

Me alegra que te haya gustado, y que te parezca buena la historia ,es algo muy bueno, viniendo de un gran escritor como tú eres. Y si, es bueno volver a los orígenes, a los inicios. Ya extrañaba bastante. Muchas gracias y pronto continuare.
Simba2001
Simba2001
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 28/12/2014

http://lastierrasdesimba2.forouruguay.net

Volver arriba Ir abajo

El Rey León: Una Historia Empty Re: El Rey León: Una Historia

Mensaje por KIRAN27 el Jue Mar 07, 2019 7:11 am

de nada hermano simba2001 y gracias por tus palabras y espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano simba2001
KIRAN27
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 10971
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

El Rey León: Una Historia Empty Re: El Rey León: Una Historia

Mensaje por Simba2001 el Jue Mayo 02, 2019 9:59 pm

Capítulo 2


El regreso de los reyes... y un accidente.


      Las primeras luces del alba inundaban las Tierras del Reino, y los primeros en despertar fueron los hermanos, lideres temporales del reino. En cuanto ambos salieron de la cueva fueron recibidos por una hermosa ráfaga de aire matutino, haciendo que ambos se despabilaran instantáneamente. Así ambos fueron, hablando sobre cosas banales, hasta un pequeño manantial cercano a la roca.

- Así que, cuando te perdimos de vista ayer, estabas en tu momento romántico con Tiifu, ¿eh? – dijo de forma pícara, Kiara, haciendo que Kion le prestara real atención por un instante.

- ¡¿Eh?! ¿Qué dices, Kiara? Ella es solo mi amiga. – se defendía el menor ante las sospechas del mayor.

- Oh, si… me olvidaba que los amigos son de darse tales muestras de afecto, mimos y besos. – dijo casi sin aguantar la risa, Kiara.

- ¿Vi-viste eso? – preguntó avergonzado de que hayan sido descubiertos, Kion.

- Pues, no sé si te diste cuenta, pero lo expusiste delante de toda la manada, hermanito. Creo que lo vio toda la manada… - dijo, pero luego se detuvo a pensar un segundo. -… oh, perdón. Casi toda la manada, Zuri se había dormido ya. – terminó por aclarar, disfrutando del momento. Pocas veces podía ver a su hermano tan avergonzado, solo cuando había tenido “la charla” con su padre lo había visto así.

- Auch, eso me va a costar varios días de bromas pesadas. – dijo algo decaído, leoncito de mechón rojo. – Debió haber sido demasiado empalagoso. – dijo Kion, sintiendo las miradas de toda la manada, ya, sobre él.

- Eh, tranquilo. Eso no tiene por qué avergonzarte, solo demostrabas cariño hacia alguien especial para ti. Eso es todo. – la unión fraternal que existía entre Kiara y Kion era fuerte y, aunque se hicieran bromas y discutieran, siempre terminaban solucionando sus problemas o riéndose ambos de dichas bromas. A tal punto llegaba esa compenetración con el otro, que lograban descifrar todos los sentimientos que el otro tenía y comprenderlos. Toda esa vergüenza, que Kion sentía, terminó con un abrazo entre ambos hermanos.

- Jej, mi hermanito está creciendo. Eso es bueno, ya no tendré que salir a cuidarlo de noche, cuando va al baño. – dijo haciendo reír a su hermano, quien además se había avergonzado un poco.

- ¡Vaya! Regresar después de tantos días y ver esto, es realmente hermoso. ¿No crees, Simba? – dijo una voz de una leona a espaldas de los dos hermanos, quienes se pusieron a la defensiva instantáneamente por la sorpresa.

- Si, es algo sorprendente, más al recordar que, cuando nos fuimos, estaban peleándose y compitiendo por quien tenía que estar al mando del reino. – dijo Simba mientras miraba a sus dos hijos, quienes ya se habían relajado un poco.

- ¡Mamá! ¡Papá! – gritaron ambos al ver a sus padres de vuelta tras varios días.

- ¿Cómo les fue? – preguntó Kiara sentándose junto a su hermano, luego de haber saludado a sus padres.

- Pues, realmente bien. Volvimos descansados hasta por demás. – dijo Nala, mientras se estiraba un poco.

- Si, era lo que necesitábamos. – dijo Simba, mirando el cielo. - ¡Oh, por los reyes del pasado! Mira la hora que es. La manada no está en movimiento, aun, ya deberían estar cazando para el mediodía. – dijo Simba mientras se paraba para ir rumbo a la cueva.

- Papá, tranquilízate. Las cazadoras tienen la mañana libre, todos estos días han estado cazando por doble partida, unas por el sur y otras por el norte, así hay más comida y menos desgaste físico. – dijo Kiara deteniendo al asombrado rey de las tierras. – Hay comida, hasta de sobra, para el mediodía. – terminó calmando a su padre, quien aún no había llegado de sus vacaciones y ya estaba estresado nuevamente.

- Wow, ¿Quién te enseñó eso, Kiara? Es sorprendente, te dejamos una semana a cargo del reino y ya instauraste un nuevo método de caza. – dijo Nala, sorprendida de su hija y de todo lo que había crecido en tan poco tiempo.

- No me lo enseñó nadie, solo vi que las cazadoras eran muchas para cazar todas juntas y decidí dividirlas en dos grupos. Día a día rotan la zona de cacería, y siempre vuelven con la cantidad justa para la noche y la mañana siguiente. Eso sí, aprovechando siempre la noche. – dijo Kiara muy segura de sus palabras.

- ¿Y tú, Kion? ¿Qué tal te trataron las tareas de la guardia? – preguntó Simba a su hijo quien por ahora no había interrumpido en la conversación.

- Sin ataques de ningún tipo, sin grandes tormentas, sin nada entretenido. Solo una estampida de búfalos, ayer, por una mísera liebre que los asustó. Casi dejo que Fuli los correteara un rato, como castigo, pero me apiadé. – dijo Kion dando su reporte mientras se reía un rato.

- Bueno, me alegro que hayan podido estar bien, ahora: Kiara, tómate el día con tranquilidad, te esforzaste cuidando el reino estos días. Y Kion… - decía Simba a sus hijos, cuando…

- ¡¡Kion!! Los búfalos, estampida, se dirigen al este. – dijo Ono, llegando de improvisto desde el cielo. – Buen día, mis majestades, espero hayan disfrutado de la tranquilidad. Ahora, bienvenidos al loquero del reino. – dijo con respeto, pero con un tono bromista.

- Y yoooo… Tengo que trabajar. – dijo Kion con una sonrisa en la cara, mirando a sus padres. – Ono, muéstrame el camino. – ordenó a su compañero y amigo.

-Si, Kion. Por aquí. – dijo Ono volando en dirección al este, donde se veía una polvareda bastante grande.

- Chau ‘Ma, chau ‘Pa. – mientras corría tras su amigo se despedía de sus padres. – Hasta luego, Kiara. Luego hablamos. – dijo por último para luego centrarse en su trabajo.


      Tras este corto reencuentro, Kion partió a iniciar su día de labores y, la familia real continuó su camino hacia la Roca del Rey.

……….

- Vamos chicos, calmemos a estos animales y vayamos a casa. – como buen líder y amigo, Kion incentivaba al grupo. – Y, ¿Fuli?... – llamó Kion a su amiga.

- ¿Si, Kion? – preguntó a la carrera, Fuli.

- … Nada de cazar búfalos, después de esto. – dijo Kion, riéndose un poco.

- Oh, no los voy a cazar… ¡LOS VOY A EXTERMINAR! – dijo algo enojada, pero jamás cumpliría lo que dijo. – Ya nos hicieron correr de forma desmedida, ayer, hoy también; solo espero que tengan una buena excusa para hacerlo. – exclamó algo cansada.

- Ono, observa si ves algo que haya podido asustar a los búfalos. – ordenó el único león del grupo.

- Veré que puedo ver, Kion. – dijo Ono remontando vuelo. – Eh, Kion, no quiero ser pesimista, pero creo que tenemos el mismo caso de ayer. – anunció bajando hasta la altura de Kion.

- Te lo dije, Kion. Hoy almuerzo búfalo. – dijo Fuli a punto de dejar que sus instintos salieran a flote.

- Wow, Wow, Wow; solo respira, tranquila, Fuli. – dijo Kion acercándose a su amiga en carrera.


      Tras varios minutos de carrera, los amigos alcanzaron a la manada y toda su polvareda, lo que hacía muy difícil ver por donde andaban.

- ¡Beshte, Bunga! ¡Vayan por la derecha y cálmenlos por ese lado! – gritó por sobre el tronar de las pisadas de los animales. - ¡Fuli, tu y yo, por la izquierda! Luego cenaremos búfalo. ¡Todos tengan cuidado con los pisotones! – ordenó y advirtió a todos, no quería que nadie saliera herido.


      Con un “Entendido, Kion” todos se pusieron en marcha para intentar detener la estampida, cosa que lograron varios minutos después hablando y corriendo a la par de la manada de bestias.

- Bien… hecho… todos lo… hicieron excelente… - dijo Kion entre jadeos intentando buscar aire como todos sus amigos. - … y Fuli, intenta no hacer correr a la manada nuevamente. Caza alguna gacela, o ven y come con mi familia, si estas muy cansada. – sugirió el líder de la guardia a su amiga.

- Asante, Kion. Agradezco la oferta y la acepto, estoy casi muerta… - dijo, pero enseguida se puso en alerta. - … ¿Escuchan eso? – preguntó al resto.

- ¡Hapana! Todos muévanse, ¡Un socavón! – dijo Ono volando y advirtiendo al resto.


      Todos se movieron en seguida, pero, increíblemente, Fuli casi no lo lograba, hasta que Kion tomó todo el impulso que pudo y empujó a su amiga fuera del área del socavón. Lo malo de esa decisión fue que el cayó al pozo, pero lo bueno que nadie de su equipo estaba herido.


      - ¡¡Kion!! – gritaron todos al ver caer a su amigo al agujero.


      Tras unos cuantos segundos, el polvo se despejó por completo y pudieron ver la situación de forma clara. El pozo terminó siendo algo más profundo de lo que se pudieron imaginar, pero por suerte ninguna roca había caído sobre su amigo, y al contrario él había caído sobre un montón de ellas. El león se encontraba inmóvil sobre las rocas, pero desde esa distancia nadie podía juzgar su estado de forma precisa. Solo podían rogar a los grandes reyes que todo estuviera bien. Necesitaban a su líder, querían a su amigo.


      Sin esperar ningún tipo de orden, Ono descendió hasta el fondo del agujero para ver cómo estaba su amigo. 2 minutos después, el plumífero, retornó con noticias buena y malas.

- Las buenas noticias es que está vivo, respira, pero las malas son que está bastante lesionado. Tiene muchos golpes, cortes y creo que unos huesos rotos. – dijo de manera bastante tranquila. – Otra cosa que creo es que no va a poder salir solo de ahí. Tendremos que rescatar al que rescata a todos. – dijo para terminar su reporte.

- Eso lo veo hasta yo, Ono. El pobre cayó como fruto de baobab podrido. – dijo Bunga, preocupado por su amigo.

- Bueno, ya. Bunga, ve con Beshte y busquen, y traigan, bastantes lianas. – dijo Fuli ordenando a sus dos amigos.

- Vamos, amigote… hay que trabajar. – dijo Bunga iniciando su carrera, junto con Beshte, hacia un pequeño bosque.

- … Ono, lo lamento, pero serás el más atareado. – inició Fuli. – Necesito que revises como está la manada de búfalos y que me avises. Luego necesito que busques a Rafiki y le avises lo que sucedió. Y luego de eso, necesito que le digas al resto de la Familia Real, pero que no se preocupen de más. Tu sabrás como hacerlo. – dijo Fuli, aclarando las órdenes a su compañero volador.

- No hay problema, Fuli. Ya vuelvo… - dijo elevándose en el aire para revisar la manada. - … la manada está en orden. Ahora voy por lo demás. – dijo dirigiéndose rápidamente hacia el Norte, donde estaba el árbol de Rafiki.


      Fuli no tuvo más remedio que cuidar del, por ahora, inerte león. No es que fuera egoísta, pero bien sabía que ella era rápida, pero insensible y bruta, además de demasiado apurada para decir las cosas, lo que llevaría a confusión y desesperación.


      Varios minutos después, Bunga y Beshte regresaron con las lianas, y Ono volvió de su misión. Ya todos juntos se decidieron a rescatar a su amigo, con Bunga en el fondo del pozo ayudando a Ono con las lianas, mientras que el plumífero lideraba todo milimétricamente.


      Tras unos minutos, ya con Kion sobre Beshte, se dirigieron al baobab de Rafiki, donde había un pequeño cumulo de animales esperando. Los primeros en aparecer en escena fueron sus padres.

- ¡Kion! ¿Está bien? – preguntaban ambos llegando a una distancia prudencial donde, velozmente, Fuli les cortó el paso para no entorpecer el paso del hipopótamo.

- Lo siento, sus majestades, pero debemos llegar rápido. – dijo Fuli con una pequeña reverencia a sus reyes. – Respecto a su pregunta: si, está bien. Solo algo golpeado, pero es Kion de quien hablamos; se recuperará pronto. – terminó de aclarar la chita, aunque realmente dudaba un poco sobre lo que dijo.

……….

      Dentro de la Roca del Rey, un león joven de ojos ámbar, despertaba de un sueño en extremo raro. Tenía la boca con gusto a sangre, pero no había comido nada, la espalda no tenía lugar sin dolor, y en sus patas tenía un dolor tortuosamente fuerte. Intentó sentarse, pero el dolor de sus patas no lo dejó siquiera estar un segundo así, solo se desplomo con un grito desesperado. Buscando una razón lógica, solo pudo recordar manchas negras y una gran caída sin fin.


      Lo que no se había enterado hasta el momento, era que estaba acompañado por alguien, a quien despertó con su grito.

- ¡Kion! ¡Al fin despiertas, ya estaba muy preocupada! – amagó a darle un fuerte abrazo, pero luego recordó el estado de su amigo y se detuvo. Solo frotó suavemente su mejilla contra la de él.

- Tii-fu… ¿Qué… me pasó? – preguntó realmente adolorido. – Parece que me hubiera pasado por encima Mtembo. – dijo, lo que hizo sonreír un poco a Tiifu, por lo menos su sentido del humor seguía ahí.

- Bueno, en realidad te caíste desde muy alto. – dijo la leoncita, mientras se echaba en frente de su compañero. – Hubo un socavón en la pradera de los búfalos y, intentando salvar a Fuli, caíste tú. Rafiki dice que la mayoría son golpes y cortes, pero tus patas son otro tema: están rotas, Kion, no podrás caminar, por lo menos, en tres semanas. Y sin ayuda, en más de 5 semanas. – dio las malas noticias la pequeña de color crema.

- Así que fue bastante grave. Bueno, por lo menos mi equipo está bien y a salvo. – dijo conformándose un poco, pero solo recibió un gruñido y un entrecejo arrugado por parte de su amiga.

- Si, pero deberías pensar un poco en ti, Kion. Casi te matas. – dijo Tiifu reprochando las actitudes de su amigo. - ¿Qué hubiera pasado si hubieras muerto, ¿eh? Dime. – reprochó un poco más fuerte la felina.

- Si, te entiendo Tiifu, y te pido perdón, pero es mi deber como líder mantener a salvo a mi equipo y todos los habitantes de las Tierras del Reino, así me cueste la vida. – dijo de forma seria Kion, cosa que dejó boquiabierta a Tiifu.

- Si, lo se… - dijo la misma con cara de tristeza, ella estaba muy asustada de perder a su amigo especial, el único que la entendía e intentaba ayudarla. - … pero no podría vivir sabiendo que ya no estarás… conmigo. – concluyó entre lágrimas.

- Eh, tranquila, no llores, ¿sí? – cómo pudo, Kion se acercó y tomo, con su pata sana, el mentón de su acompañante. – No me pasó nada, e intentaré que no me pase nada nunca. ¿Recuerdas como estuve siempre a tu lado cuando quedamos atrapados en la madriguera? Bueno, así estaré siempre, a tu lado. – dijo dándole una pequeña lamida a sus húmedas mejillas.

- Gra-gracias, Kion. En verdad aprecio que lo hagas, y tal cual anoche estuviste junto a mí, estos días yo te haré compañía y te ayudaré en todo. – dijo con una pequeña sonrisa formándose en sus labios.

- Gracias, Tiifu. Por eso siempre serás mi compañera. Te amo. – dijo Kion refregando su cabeza con la de ella.

..........


Bueno amigos, manada, familia... e aquí un capitulo más de mi historia. Espero lo disfruten y, si pueden, comenten. El comentario y la critica es el salario del escritor aficionado.


Rugi2
Simba2001
Simba2001
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 180
Fecha de inscripción : 28/12/2014

http://lastierrasdesimba2.forouruguay.net

Volver arriba Ir abajo

El Rey León: Una Historia Empty Re: El Rey León: Una Historia

Mensaje por KIRAN27 el Vie Mayo 03, 2019 9:19 am

buen capitulo hermana simba2001 vaya interesante que romantico ejje esa pareja espero que kion se mejore mucho y que la cuide su querida tifu saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano simba2001 nwn
KIRAN27
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 10971
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

El Rey León: Una Historia Empty Re: El Rey León: Una Historia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.