Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» feliicdades hermana naliiiiblue
Ayer a las 10:50 am por KIRAN27

» felicidades hermana nayla
Ayer a las 10:45 am por KIRAN27

» La nueva galería de MeGustaElAnime
Ayer a las 10:01 am por MeGustaElAnime

» felicidades hermana kivana
Dom Ago 19, 2018 4:25 pm por KIRAN27

» Juego: Palabras Encadenadas
Vie Ago 17, 2018 8:41 am por KIRAN27

» Juego: A la carcel por....
Vie Ago 17, 2018 8:36 am por KIRAN27

» Descríbeme en una sola palabra [juego]
Vie Ago 17, 2018 8:26 am por KIRAN27

» felicidades hermano lider tay
Jue Ago 16, 2018 10:05 am por KIRAN27

» felicidades amigo torito
Miér Ago 15, 2018 11:06 am por KIRAN27

» ¿quien te viene primero a la mente? (juego)
Lun Ago 13, 2018 9:52 am por KIRAN27

» La maldad de simba
Jue Ago 09, 2018 7:18 pm por princesstwivinecadenza

» felicidades hermana sangha
Jue Ago 09, 2018 4:21 pm por KIRAN27

» Taller de Angie
Miér Ago 08, 2018 11:27 am por AngieMorJim

» cumpleaños
Miér Ago 08, 2018 10:45 am por KIRAN27

» felicidades hermano osmund
Mar Ago 07, 2018 10:21 am por KIRAN27

» felicidades hermana vitni935023
Mar Ago 07, 2018 7:18 am por KIRAN27

» felicidades hermano valcom75
Dom Ago 05, 2018 10:37 am por KIRAN27

» El Rey Leon una Historia Diferente De Simba
Sáb Ago 04, 2018 2:53 pm por KIRAN27

» es oficial Adios.
Sáb Ago 04, 2018 6:02 am por KIRAN27

» felicidades hermana brendakovu
Vie Ago 03, 2018 2:26 pm por KIRAN27

Mejores posteadores
KIRAN27 (10598)
 
Kony (7798)
 
Aisha (5416)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3317)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2524)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2047)
 

Agosto 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Sáb Jul 22, 2017 2:10 am

Capitulo 7: Traicion, la llegada de 3 antiguos enemigos

The Lion Guard: De la amistad nace el amor Opening 2:

La luna llena lentamente ilumino el interior de la cueva principal de la montaña, poco a poco la oscuridad se difumino, revelando a todos los habitantes. La guardia, a excepción de Fuli y Khamisi, se sorprendieron al encontrar una cantidad enorme de todo tipo de felinos, incluyendo híbridos, todos descansando y charlando en pequeños grupos. El tamaño de la cueva era superior al de la roca del rey, tanto así, que Ono pudo sobrevolar la cueva sin ningún inconveniente, con el objetivo de tener un mejor panorama del lugar.

El lugar estaba repleto de rocas planas, una más grande que otra, formando una especie de escalera rocosa, donde reposaban algunas leonas y tigres con sus respectivos cachorros.

- Increible… Kion mira arriba, es ¡bungaincreible! – dijo Bunga muy emocionado al ver todo el lugar, sobretodo la parte superior.

- Cielos… - susurro Kion.

Kion al levantar la mirada, encontró un enorme agujero, revelando gran parte del cielo nocturno con su infinidad luminosa de estrellas, formando una vista espectacular. Una parte de la luz lunar entraba en dirección hacia la parte final de la cueva, en la cual estaban descansando dos cheetah, ambos de enorme tamaño, del mismo color de piel de Fuli. Delante de ellos se encontraba una leopona, de la misma edad de Fuli, sus ojos eran de un hermoso color Azul topacio y su pelaje era tono rojizo, un poco grisáceo, con unas pocas manchas cerca de sus dedos y algunas en su espalda y costado, de un color oscuro que su pelaje. Su cuello tiene un pelaje más frondoso que el resto de su cuerpo, ella al fijar su mirada con Kion, este de alguna manera, se sonrojo un poco, no se explicaba la reacción de su cuerpo al ver a aquella felina. Por el otro lado, la leopona solo se extrañó al ver a Kion y al resto de la guardia.

Poco a poco todos los felinos comenzaron a notar la presencia de la guardia a medida que avanzaba, las voces se iban apagando poco a poco, subiendo un poco tensión en el ambiente. Kion no pudo evitar sentir un ligero aire de peligro al sentirse tan observado, era su primera vez en la que visitaba un reino sin la protección de sus padres. Fuli se percató de reojo al ver como el paso de Kion disminuía gradualmente, se dio la vuelta y lo miro a los ojos.

- Tranquilo Kion, ellos no te harán daño – susurro Fuli, acercándose a su compañero – Si pasa algo, te protegeré así que descuida. – coloco su nariz junto a la de Kion, el solo se limitó a sonreír al sentir la amorosa caricia de su amiga.

- Gracias Fuli pero yo debería decir eso – respondió Kion, un poco avergonzado de su timidez, ella le sonrió.

- Bueno acostúmbrate cariño, ambos nos protegeremos el uno al otro si vamos a ser una pareja – le guiño el ojo mientras se daba la vuelta y seguía al resto de la guardia.

- Me acaba de llamar… ¿cariño? – pensó el león algo sonrojado.

Algunos felinos observaron atentamente las acciones de Kion y Fuli, provocando pequeñas conversaciones entre ellos.

Luego de unos cuantos minutos finalmente llegaron al final de la cueva, toda la guardia junto a Khamisi se colocaron en frente de la leopona, ella se acercó donde Khamisi y se posiciono en su delante, ambos se observaban con una mirada muy seria, en especial la felina quien reflejaba cierto enojo en su rostro, el resto no tardó en darse cuenta que ambos felinos no se llevaban bien. Ella suspiro e inicio la conversación.

- ¿Qué es lo que deseas Khamisi?, ahora mismo los reyes están descansando –

- No es de tu incumbencia Asha, apártate a un lado y cierra la boca – gruño Khamisi a la felina, ella comenzó a sonreír y levanto la pata.

Una fuerte cachetada resonó en toda la cueva para la sorpresa de todo el mundo, provocando un pequeño eco, los cincos miembros intercambiaron miradas.

- Pss Ono, ¿es normal que los felinos se saluden con golpes? – susurro Bunga a la garza, quien le devolvió la mirada, el rodeo los ojos y sonrió al ver la inocencia de su compañero, tenía mucho que aprender.

- Por supuesto que no Ono, Khamisi se lo busco, a una dama jamás le debes hablar de esa manera –

- La pequeña garza tiene toda la razón, Khamisi serás el líder de la guardia de los gatitos o de lo que sea pero yo soy la mayordoma de tus gobernantes, recuerda bien tu posición a la hora de hablar conmigo – siseo Asha sacando las garras, Khamisi solo dibujo una sonrisa sarcástica.

- Igual de adorable que siempre, como sea, tengo que hablar con los reyes, traigo la ayuda que tanto solicito – dijo Khamisi, sobándose la mejilla. – Y no solo es eso… diles que traje a su pequeña hija de regreso –

- ¿Fuli? – levanto la voz, observando a la cheetah, estas al verse, ambas no pudieron evitar dibujar un gesto de alegría. Rápidamente Asha corrió donde Fuli y le dio un abrazo, el cual fue profundamente correspondido. El resto de la manada, al escuchar el nombre de la princesa, se impresiono y se incorporaron lentamente para observarla con detenimiento.

- Cuanto tiempo Asha – murmuro Fuli con los ojos cerrados, sintiendo el cálido cuerpo de su querida amiga. – Te extrañe mucho

- Por los reyes, Fuli… en verdad eres tu – respondió la felina, observando a su mejor amiga – Cuanto has crecido… que preciosa estas.

Lentamente se separaron sin decir nada más, Asha se dirigió donde los reyes quienes seguían dormidos. Moviendo un poco el rostro de Faraji con su pata logro despertarlo, este abrió los ojos y bostezo lentamente.

- Señor disculpe la molestia, ya están aquí… - susurro Asha, manteniendo una leve distancia con su soberano, este no dijo ninguna palabra, solo se limitó a ponerse de pie y observar a sus invitados. Parte de su cuerpo reflejaba deshidratación y pérdida de masa muscular, la escases del agua le había afectado fuertemente, volviéndolo un felino muy débil a pesar de su enorme tamaño y edad.

Sin perder el tiempo, este agradeció el aviso de Asha quien hizo una reverencia y se alejó del lugar. Al colocarse frente a frente a la guardia, este examino con detenimiento las cincos presencias, debido a su estado somnoliento, no se percató de la identidad de Fuli. Este dibujo una sonrisa.

- Bienvenidos Guardia del León a Alsius Rock, gracias por aceptar nuestra petición de ayuda – dijo Faraji, tratando de mantener el balance de su cuerpo. – Sé que el viaje no fue nada fácil debido a los diversos peligros que afronta el recorrido y… - El cheetah estaba a punto de continuar hasta que se desplomo.

- ¡Papá! – grito Fuli logrando despertar a su madre.

Kion y Bunga, con un rápido reflejo, lograron sujetarlo a tiempo mientras que Asha rápidamente se unió en la ayuda. Poco a poco lograron incorporarlo hasta colocarlo en una posición cómoda, este estaba agitado debido al cansancio y la sed.

- Es un honor venir a ayudarlo Rey Faraji… le prometo que haremos lo posible por solucionar este problema por la mañana, ahora mismo todos nos encontramos agotados por el intenso viaje y no tenemos muchas fuerzas para poder corregir el problema ahora mismo – explico Kion algo preocupado por el bienestar del rey, este observo atentamente la figura de Kion y por un instante vio la silueta de Simba en su época de cachorro.

- ¿Eres es el hijo de Simba no? Te pareces mucho a tu padre, igual de amable y gentil – dijo Faraji con una sonrisa al recordar a su viejo amigo.

- Si, mi nombre es Kion, soy el segundo hijo de mi padre y actualmente soy el líder de la guardia del león. – se dio la vuelta y presento a sus compañeros.

- Ellos son mis compañeros y a la vez, mis mejores amigos, Ono, Beshte, Bunga y… - se quedó mudo al ver a Fuli.

- Fuli… - respondió la felina ante la mirada atónita de Kion, se acercó al rey y pego su cabeza en el pecho de su padre.

- Papá, ¿me recuerdas? –

Faraji al escuchar ese nombre y aquellas palabras tan suaves, todo rastro del sueño se disipo, observo bien a Fuli y se quedó pasmado, no podía creer lo que estaba viendo, su pequeña hija, a la que creía muerta, estaba delante de él, dándole un tierno abrazo. Este sujeto la mirada de su hija y miro sus ojos con detenimiento, toda duda se esfumo al ver sus ojos, poco a poco las lágrimas comenzaban a brotar de los ojos del rey.

- Como no recordar a mi pequeña Fuli – susurro con una voz quebrada mientras abrazaba a su hija, ella cerro los ojos y lloro en silencio, no era muy sentimental pero el hecho de ver a su padre llorar, la conmovió. – Creí que te habíamos perdido pero estas aquí… gracias a los reyes estas de vuelta.

- Si… los extrañe demasiado – murmuro Fuli, tratando de contener su voz quebrada por sus emociones.

Ono miro de reojo a Beshte quien estaba llorando al ver tan maravillosa escena entre padre e hija.

- Serás el más fuerte de la banda Beshte pero tienes un corazón de paja – pensó la ganza sonriendo.

Luego de que ambos secaran sus lágrimas y se separaran, Fuli regreso al lado de Kion y el rey recupero la compostura, esta vez se mostraba más feliz. Kion dentro de sí, entendía que esto no iba a durar mucho por obvias razones, sobre todo al ver a Khamisi acercarse al rey.

Este le comenzó a explicar todo lo sucedido en su llegada a Pridelands sin omitir ningún detalle, enfatizando la huida de Fuli, la relación que tenía con Kion y el recibimiento hostil por parte de su hija al momento de encontrarse y su total desaprobación ante su matrimonio. El rey lentamente cambio su mirada a una de decepción y de enojo, lentamente la ira se le iba subiendo a la cabeza al escuchar más detalles de la historia. Hasta que finalmente Khamisi termino por contarle las decisiones de Kion a lo largo del viaje, poniendo en énfasis la herida causada en la cola de Fuli.

Asha por su parte, al terminar de escuchar el relato, comprendió de inmediato los sentimientos de Fuli y el conflicto que se venía a continuación, por lo cual decidió colocarse delante de Kion en una postura defensiva. Conocía bien el carácter de su rey, por lo que no dudo en ponerse del lado de la pareja de su mejor amiga para protegerlo ante cualquier ataque. Ella miro de manera rabiosa a Khamisi quien le devolvía la mirada con un guiño.

Todos los felinos, en especial los cachorros, observaban atentamente la escena, sintiendo el peligro que se avecinaba, Besthe y Ono dieron unos cuantos pasos hacia atrás a excepción de Bunga quien no tenía miedo ante la mirada de Faraji.

- Kion, acércate – ordeno el rey, observando seriamente a león, quien a la vez no se intimidaba ante aquella mirada furiosa.

Kion se acercó hasta estar cara a cara con Faraji, Fuli lentamente sacaba sus garras y se colocaba en una postura defensiva en caso de tener que defender a su pareja ante algún ataque de su padre.

- Todo lo que me dijo Khamisi ¿es cierto? –

- Si… todo lo que le menciono Khamisi es totalmente cierto, actualmente soy la pareja de su hija – dijo Kion, tranquilamente, no sentía nada de miedo al revelar sus sentimientos. El rey suspiro tratando de calmar su ira.

- Como debes saber, Fuli está comprometida con Khamisi por un acuerdo que llegue con sus padres, actualmente ellos están muertos debido a un accidente que tuvieron en el pasado, por lo cual, por respeto a ellos, no lo puedo romper. Entiendes lo que estoy tratando de decir ¿no? –

- Así es rey Faraji, estoy consciente de ese compromiso pero mi respuesta será esta y no planeo cambiar de opinión – volteo a ver a Fuli quien le devolvió la mirada con una sonrisa, estaba completamente feliz al escuchar las palabras de Kion.

- Con el debido respeto, en un futuro, cuando seamos adultos, planeo casarme con su hija le guste o no, la amo con toda mi alma, una vez que hayamos terminado con este problema de Alsius, ella vendrá conmigo a Pridelands por voluntad propia. Además es parte importante de la Guardia del León. Espero que usted, como rey de este reino donde se aceptan parejas entre distintas especies de felinos, lo comprenda – dijo Kion, con total firmeza y seguridad, luego miro a Khamisi.

- Asi como lo oyes Khamisi, Fuli no tiene ninguna intención de casarse contigo y yo no tengo la intención de dejarla sola a no ser que me lo pida, por lo que considera tu matrimonio como tema del pasado. – Finalizo Kion, Khamisi estaba enfurecido ante aquellas palabras, estaba con ganas de despedazarlo.

- ¡No te atrevas Khamisi! – Grito Fuli colocándose al costado de Kion. – No dudare en atacarte si te acercas más a Kion.

- Ella y Kion no están solos en esto – susurro Asha colocándose al costado de Kion, quien no se esperaba aquella acción – Soy su mejor amiga y apoyare su relación que tiene con el príncipe de Pridelands.

- Así que esa es tu respuesta final Kion… no lo voy a negar, eres muy valiente al decirme todo eso a pesar de la situación, sin embargo – de un rápido movimiento, golpeo a Kion en la cara, ante la sorpresa de todos. El león no se movió de su lugar, se mantuvo en su misma posición con la misma mirada de firmeza y seguridad.

- Ella es mi hija y yo decidiré con quien va a formar su vida, por lo cual se va a casar con Khamisi por decreto real, te guste o no… aun así, ¿tu respuesta sigue siendo la misma Kion? – pregunto el Rey al ver la mirada de Kion.

- Si, le guste o no mi rey, ella vendrá conmigo de regreso a Pridelands, haga lo que haga, no me hará cambiar de opinión. – respondió Kion con una mirada aún más seria.

Esta vez el rey se enfureció por completo y desenvaino las garras de su pata. Fuli y Asha estaban a punto de bloquear el ataque del rey pero no pudieron debido a que alguien más se les había adelantado. El rey al lanzar el zarpazo, fue interceptado por una figura femenina, unas gotas de sangre salpicaron en el rostro de Kion quien estaba sorprendido al ver la figura.

- Madre – dijo Fuli asustada al ver a la reina con el rostro lastimado ante aquel zarpazo.

- Reina Nyah – susurro Kion, preocupado al ver la herida en su mejilla.

- ¡Ya fue suficiente Faraji! – grito la reina con una mirada rabiosa, logrando intimidar al rey por unos instantes, este se dio cuenta de lo que había hecho a su esposa. – Escuche todo lo que tenía que escuchar ¿Así es como recibes a tus invitados y en especial a tu hija?

- Nyah, ¿qué demonios significa esto? – gruño el rey aún más enfadado ante la actitud de su esposa, ella se colocó delante de Kion y saco sus garras.

- Si quieres desquitarte con alguien, hazlo conmigo, no con el hijo de Simba. Acaso lo has olvidado, este león salvara nuestras vidas, las vidas de todos los habitantes de tu reino… y aun asi ¿tienes el descaro de atacarlo? – dijo Nyah mostrándose más agresiva contra su esposo, el resto de los felinos estaban intercambiando conversaciones al ver el conflicto.

- Este león me está desafiando yendo en contra de mis decisiones y de las leyes del reino – replico el cheetah. – Quiere contraer matrimonio con nuestra hija, quien ya está comprometida con Khamisi.

- Lo sé, escuche toda la historia y para tu mala suerte, yo apruebo su solicitud de compromiso, si el desea casarse con Fuli y ella también lo desea entonces lo acepto. Recuerda que fue tu culpa del porque nuestra hija se haya escapado, sin tomar en cuenta mi opinión.

El rey golpeo el suelo en señal de completa ira, estaba tratando de calmar sus impulsos asesinos a ver que su voluntad no se cumplía como era debido, revelando la poca paciencia que tenía el Rey Faraji ante los problemas del reino. Fuli al ver la rabieta de su padre, no pudo dar un suspiro de decepción.

- Bien no soporto más esto, no has cambiado en nada padre, sigues siendo el mismo rey gruñon y agresivo de siempre, ni siquiera sientes arrepentimiento después de atacar a mi madre y a mi compañero – dijo Fuli con las orejas bajas, se dio la vuelta y se dirigió a la salida.

- Bunga, Ono, Beshte vengan conmigo, no es necesario que sigamos en este lugar – grito Fuli captando la atención de la guardia, ellos decidieron seguirla, luego giro la mirada donde Kion – Kion no pierdas el tiempo, mi padre no quitara ese compromiso aunque lo obliguemos, prefiere mantener su maldito orgullo de rey y hacer lo que le plazca a costa de la felicidad de los demás.

- ¡Hija, regresa aquí de inmediato! – ordeno el rey, pero para su desgracia, recibió las palabras más hirientes de su vida. Fuli con una mirada fría y bañada por la ira observo a su padre.

- ¡No me digas hija!, Fuli murió aquel día que decidiste comprometerla con Khamisi, puedes hacer lo que se te plazca, pero no me obligaras a quedarme en este lugar ni mucho menos a obligarme a casarme con alguien que no me agrada, así no te guste, me quedare para siempre con Kion, así que trágate tu maldito orgullo de rey, aquí la única familia que tengo son mi madre y Asha, tu para mi estas bien muerto como los padres de Khamisi – dijo Fuli muy molesta ante el desconcierto de su padre, antes de dar sus últimos pasos, miro por última vez a su padre – Ten esto en mente, si te atreves a hacerles algo a mis amigos, a mi madre y sobre todo a Kion, no dudare en enfrentarte así me cueste la vida o un posible exilio, estas completamente advertido, también esto va para ti Khamisi, más te vale que alejes a tu condenada guardia lejos de mis compañeros.

Todos los felinos de la cueva, la guardia completa, la reina y la mayordoma se dieron cuenta de las palabras de Fuli y la determinación que mostraba al decirlas, había cambiado mucho, era más protectora, valiente y fuerte en caracter. Demostraba seguridad y firmeza en todo momento, en ningún segundo demostró rastros de sumisión, ni siquiera al enfrentarse a su propio padre, de la cual ya era toda una osadía.

- Kion ¿vienes? – pregunto Fuli, el león no sabía que decisión tomar en ese momento, no se esperaba que todo el asunto terminara tan mal, la reina se dio la vuelta y acaricio la cabeza con una mirada cariñosa, como si fuera su propio hijo.

- Ve con ella, a partir de ahora yo me encargare de todo este problema, estate tranquilo – susurro Nyah con una sonrisa – Asha ve con ellos, llévalos a un lugar cómodo en donde puedan descansar y llévales algo de comida.

- Como desee su alteza – respondió Asha con una reverencia, luego se dirigio donde Kion y lo empujo lentamente con sus patas – Vamos Kion, ya la escuchaste, no te preocupes.

- Esta bien… lamento todo lo ocurrido reina Nyah – susurro Kion, dándose la vuelta para seguir a sus compañeros.

Cuando Kion y Asha dejaron el lugar, todos los felinos conversaban entre si sobre el conflicto, la reina con un fuerte palabra de "Silencio" cayo a toda la manada, luego de eso se dirigió donde su esposo quien estaba mirando la pared, dándole la espalda. Ella suspiro y se colocó detrás de él.

- Lamento mucho si me entrometí en tus asuntos pero no podía quedarme de brazos cruzados al ver como maltratabas al hijo de nuestro amigo – susurro ella con las orejas bajas y los ojos cerrados. Antes de retirarse del lugar, pronuncio sus últimas palabras.

-Sera mejor que reflexiones en tus próximas palabras y decisiones si quieres recuperar ese pequeño lazo de amor de tu hija, aun estas a tiempo… -

Luego de unos minutos, Asha dirigió al grupo hacia una cueva, ubicada un piso inferior al de la cueva mayor, esta tenía una mejor visión de todo el reino y era más cálida debido a que le entrada bloqueaba las heladas brizas nocturnas. Todo el mundo se recostó de golpe, estaban completamente agotados por todo el viaje. De pronto el estómago de Bunga hablo por todos, los demás se rieron al escuchar aquel rugido, Asha se limitó a sonreír y se retiró de lugar en busca de comida.

- No quisiera tocar el tema pero lo que acabamos de vivir es algo para recordar ¿no creen? – dijo Beshte observando al grupo.

- De hecho, Kion y Fuli estuvieron increíbles al hablarle al rey de esa manera, fueron muy valientes – agrego Ono con un suspiro de alivio. – Menos mal que ese pequeño pleito no termino peor.

- Si… quería hablar a solas con el rey respecto a la relación que llevo con Fuli pero no me esperaba a que Khamisi se me adelantara – respondió Kion, sobándose un poco el rostro, el golpe del rey resulto ser demasiado fuerte.

- Ven, recuéstate boca arriba sobre mis patas, Kion – susurro Fuli dulcemente al ver a su compañero lastimado.

- Esta bien Fuli, no te preocupes que no es nada grave – respondió Kion pero luego fue interrumpido por Fuli con una mirada completamente seria.

- No te estoy pidiendo que lo hagas, te lo estoy ordenando querido líder – el tono mesurado de la cheetah convenció a Kion en un parpadeo, los demás no pudieron evitar reírse al ver la sumisión de Kion ante Fuli.

Kion lentamente se recostó entre las patas delante de Fuli, ella cerró los ojos y lentamente comenzó a lamer la zona herida del rostro de Kion, al principio le dolió un poco pero luego el dolor se transformó en suaves muestras de amor. Era una escena algo romántica a la vista de los demás, quienes decidieron no molestar a la pareja.

- ¿Así seremos cuando tengamos pareja? – pregunto Bunga a Ono

- Quien sabe, puede que sí o no, todo depende del tipo de chica que se enamore de nosotros – susurro Ono, tratando de no incomodar a Kion y Fuli con la conversación.

Luego de unos minutos, debido al relajo y a la suavidad de las lamidas de Fuli, Kion lentamente se quedó dormido, ella sonrió al verlo descansar, era uno de los pocos momentos en lo que podía pasar un tiempo de calidad con el sin que nadie los molestara, la presencia de sus amigos no le incomodaba pues estos ya habían aceptado su relación y estaban charlando entre si sobre otros temas. Ella coloco su cabeza alrededor de la cabeza de Kion y cerró los ojos, ronroneando.

- No se dé donde sacas toda esa valentía Kion, pero no voy a dejar que nadie más te lastime, te lo prometo -

Antes de que Fuli lograra entrar al mundo de los sueños al lado de su amado león, escucho unos pasos aproximándose a la entrada, el resto de la guardia se puso en alerta. Fuli, cuidadosamente de no despertar a Kion, se levantó y se aproximó a la entrada. Era su madre junto a algunos tigres y Asha quienes traían en algunas enormes hojas, algo de fruta, insectos y algo de carne. Todos los felinos entraron a la cueva y dejaron las provisiones en el medio de la cueva, la reina con una sonrisa les agradeció la ayuda. Todos, con excepción de Asha, se retiraron del lugar.

- Adelante muchachos, coman todo lo que deseen – dijo la reina con una sonrisa.

- Cielos, estos insectos nunca los había visto – grito Bunga al probar uno. – ¡Están deliciosos!

- Apoyo tu comentario Bunga – comento Ono, al probar uno de los insectos

- Gracias por las frutas su alteza, no tenían por qué haberse molestado al traerme tantas frutas – agradeció Beshte observando la montaña de frutas al costado de Bunga.

Debido a las voces, Kion se despertó de golpe, captando la atención de las felinas, este se incorporó olfateo la carne cerca de él.

- Adelante Kion, come todo lo que desees – susurro la reina al ver la cara hambrienta del león. – Tu también hija, come todo lo que se plazca, estas en casa después de todo.

- Muchas gracias reina Nyah – agradeció Kion con una sonrisa.

- Madre…-

Fuli se acercó donde su madre y cariñosamente pego su cuerpo con la de su madre, ella le devolvió la muestra de cariño a su hija, dándole una cariñosa lamida en la frente de la cheetah, luego de muchos años, su hija estaba de regreso. Por su parte Fuli, no pudo evitar derramar unas lágrimas, había extrañado profundamente a su madre más que a su padre, al abrazarla sentía que parte de su alma se completaba.

- Gracias por protegernos de la ira de mi padre, y de proteger a Kion ante su fuerte golpe, al final terminaste cargando con su ira – susurro Fuli con las orejas bajas al sentir el olor a sangre de la mejilla de su madre.

- No te preocupes hija, mientras yo esté viva, hare todo lo posible para que seas feliz, no dejare que nadie te lastime nunca más – en eso empuja cariñosamente a su hija con su rostro – Adelante, ve con tus amigos y recupera tus energías.

Ella con una sonrisa asistió con la cabeza y se dirigió donde Kion, la reina junto con Asha salieron de la cueva esperando el momento adecuado para hablar con Kion. Pasaron alrededor de 10 minutos, las provisiones se hicieron humo en un instante y el resto de la guardia estaba más que satisfecha. Debido al cansancio, Beshte fue el primero en dormirse, Bunga se recostó encima del hipopótamo y se quedó dormido, Ono por su parte estaba algo pensativo, algo lo inquietaba respecto a lo que había visto antes de llegar a la montaña, sin darle más rodeo al asunto, decidió dormirse a un lado de la cueva.

Fuli decidió recostarse en el lugar donde estuvo con Kion, ella con una mirada llamo la atención del león, quien se le acerco cariñosamente como si estuviera hipnotizado, ambos cerraron sus ojos y se dieron un pequeño beso, beso que duro unos minutos, a ambos no les importaban si alguien los estaban observando, solo disfrutaban del momento. Luego de separarse para recuperar el aire, ambos sonrieron mutuamente susurrando algunas palabras. Finalmente Kion se recostó a su lado, mientras que Fuli recostaba su cabeza en la suave melena de su compañero mientras que Kion le dio una lamida en su mejilla y recostó su cabeza cerca del estómago de la cheetah. Ambos en un par de minutos se quedaron profundamente dormidos.

La reina y Asha habían presenciado tan hermosa escena de amor entre ambos felinos, todas las palabras de Kion resultaron ser verídicas respecto a sus sentimientos hacia Fuli. Asha quiso acercase donde la pareja para poder platicar con ellos pero la reina la detuvo.

- Sera mejor que los dejemos descansar, mañana ya hablaremos con ellos –

- Reina, se ven tan adorables, mire el rostro de su hija, está completamente feliz – susurro Asha viendo la mirada de Fuli.

- Lo sé, esto es algo que nunca sucederá con Khamisi, Kion de alguna manera conquisto el corazón de mi hija, con lo que estoy viendo ahora, les doy mis bendiciones para que ambos estén juntos – respondió Nyah mirando tiernamente a la pareja – Solo espero que Faraji abra su mente y acepte el amor de mi hija, todo dependerá de las acciones de Kion en la mañana.

- Bien será mejor retirarnos, vamos Asha – murmuro la reina dando sus primeros pasos en dirección a la cueva central, Asha solo asistió y observo por última vez a Kion.

- Me recuerda mucho a aquel león que nos visitó aquella vez, me pregunto cómo le estará yendo ahora…

Faltan 4 días para la celebración del Upendi.

Al día siguiente, por el medio día

Asha se acercó a la cueva de la guardia y observo que todos aún seguían dormidos, lentamente se colocó en el medio de todos.

- Despierten dormilones, ya es medio día – grito la leopona, despertando al instante a los cincos miembros.

- ¿Medio día? – Pregunto un somnoliento Kion, mientras se incorporaba lentamente – Creo que el viaje fue más de lo que esperábamos

- Es normal, este es su primer viaje de un reino a otro, es natural que se hayan quedado dormidos por un buen tiempo – dijo Asha con una sonrisa.

- Buenos días muchachos – susurro Ono mientras estiraba las alas.

- Que increíble sueño tuve, soñé que ahuyentaba a Janja yo solito – dijo Bunga con una mirada de alegría.

- Buen trabajo Bunga, salvaste al reino, aunque sea en un sueño claro – dijo Beshte, mientras se incorporaba.

- ¿Janja? – pregunto Asha con una ceja levantada.

- Es una hiena que siempre está buscando problemas en Pridelands, uno muy terco y persistente – respondió Fuli aun recostada ante el sueño.

- Ah ya veo, bueno en este lugar no hay hienas así que pueden estar tranquilos – comento Asha tranquilizando a todos, volteo la mirada hacia Kion y se acercó hasta estar cara a cara.

- Y bien Kion, ¿cuál es tu plan para salvar este reino?

El león se quedó pensativo durante unos cuantos minutos hasta que finalmente sonrió y comenzó a explicar con detalles su plan.

- Veamos… mi plan se compone de 3 partes: El rescate de los felinos atrapados en las cuevas, encontrar la manera en la que podamos llegar a la parte superior de la cascada y finalmente destruir ese enorme escombro que bloquea el agua, con eso habrá suficiente agua para que todos los felinos puedan saciarse y puedan tener las fuerzas suficientes para conseguir alimento.

- Es un magnifico plan Kion solo que… hay un pequeño problema respecto a la segunda parte – dijo Ono, acercándose a su líder – Cuanto estábamos de camino hacia la montaña, pude observar por la izquierda, cerca del lago, un enorme cañon atravesando todo el lugar, impidiendo el paso directo hacia la parte superior de la cascada. Y por la derecha, hay una enorme jungla que se extiende muy a lo lejos, nos tomaría muchos días rodear la montaña para llegar hacia la cascada.

- No necesariamente, existe una tercera opción – dijo Fuli saliendo a la vez de la cueva. – En la parte superior de la montaña, a la derecha, hay una entrada que está bloqueada por una enorme pared durante muchos años, y desde que llegamos, pude verla intacta, si logramos derribar ese obstáculo, podremos llegar rápidamente a la cascada.

- Entonces vamos por ese camino, solo debemos destruirlo y listo, asunto resuelto – dijo Bunga observando desde afuera, la enorme pared.

- No es tan fácil Bunga… veras, hay un mito acerca de esa entrada – dijo Asha captando la atención de todo el mundo. – Se dice que cruzando ese lugar, existe un enorme mounstro capaz de causar fuertes temblores si se enoja y eliminar a cualquier ser vivo que lo rodee, todos los habitantes de este reino le tienen miedo, por lo cual nunca intentaron buscar la manera de derribar ese muro.

Todos intercambiaron miradas y llegaron a la misma conclusión respecto a la historia.

- ¿Están pensando lo mismo que yo? – pregunto Kion.

- ¡El Zimwi! – gritaron todos al mismo tiempo, causando la confusión de Asha, Kion solo se rio del relato y observo a Asha

- Todo tiene su explicación lógica Asha, hace tiempo, en Pridelands, un amigo nos contó la historia de un mounstro que vagaba todas las noches buscando presas, cuando fuimos a buscarlo y lo encontramos, resultaron ser dos simples puercoespines. Así que creo que nosotros seremos los primeros en cruzar ese lugar, si existe tal mounstro lo enfrentaremos por el bien de tu reino.

- ¿Lo dices en serio? – pregunto Asha incrédula al escuchar las palabras del león.

- Totalmente, tranquila que no pasara nada malo – luego observo al resto de sus compañeros quienes ya estaba listos para iniciar con la misión. – ¿Guardia del león, listos?

Todos asistieron la cabeza y se pusieron en marcha, antes de que Asha pudiera decir algo, Kion le pidió un favor, algo desagradable tanto para ella como para Fuli quien lo escucho.

- Asha, Fuli sé que no les agrada, lo veo reflejado en sus rostros con tan solo mencionar su nombre… pero necesitaremos de la ayuda de Khamisi y su guardia completa si queremos hacer esto más rápido, estamos jugando con la vida de muchos individuos quien quedaron atrapados en sus cuevas por muchos días, si ambas guardias cooperan entre sí, podremos salvar la vida de todos.

Ambas felinas se quedaron en silencio, una mirada de disgusto se dibujaba en sus rostros, a ambas no les agradaba la idea de trabajar con Khamisi debido a su "acciones" en el pasado, sobretodo Fuli quien no deja de recordar la suicida decisión del cheetah.

- Por favor Asha, Fuli, es por el bien del reino – suplico Kion

- Si es por el reino, lo hare tal y como me lo pides Kion, confiare en tus decisiones – dijo Asha con los ojos cerrados, – Ire a buscarlo de inmediato, espérenme aquí – rápidamente se fue corriendo en busca del cheetah y su guardia.

- Kion, recuerdas que Khamisi trato de matarte una vez ¿no? – protesto Fuli observando con una mirada de preocupación hacia su compañero, este le sonrió con mucha confianza.

- Si, lo recuerdo bien pero no te preocupes, el estará muy ocupado con lo que le voy a pedir, además seré más cuidadoso con el de ahora en adelante –

- Apenas vea que intente hacer algo… - fue interrumpida por Kion quien le dio un beso inesperado.

- Lo se Fuli, ambos nos cuidaremos nuestras espaldas, confía en mi – susurro Kion acariciando su mejilla, ella se limitó a abrazarlo con todas sus fuerzas. – Esta bien Kion, confiare en ti, recuerda que te amo demasiado.

- Y yo a ti Fuli – respondió Kion correspondiendo el abrazo.

Luego de unos minutos, llegaron Khamisi con Asha, acompañado de cinco jaguares, estos mostraban una mirada de pocos amigos, detalle que intimido un poco a Ono y Beshte, Kion por su parte estaba tranquilo al igual que Fuli, quien por un lado no dejaba de estar a la defensiva. Tenía su mirada puesta en Khamisi.

Todos se dirigieron hacia el final del camino del quinto nivel de la montaña y prestaron mucha atención ante las palabras del león, desde la parte superior se encontraba el rey, observando y escuchando a la vez al hijo de Simba con una mirada seria. La reina lentamente se acercó a su marido y también observo a Kion.

Kion les explico el plan con detenimiento, indicándoles que debía hacer cada felino al encontrar a los damnificados, todos los jaguares intercambiaron miradas de disgusto al ver que su labor era algo insignificante ante la vista de ellos, Khamisi por su lado no le quedo de otra que aceptar las indicaciones de Kion con un ligero gruñido.

- Ono y Beshte, ustedes serán los pilares de este plan, den lo mejor de sí y no caigan ante el cansancio – dijo Kion con una mirada seria.

- Afirmativo, ¿Beshte listo para la acción? – grito Ono, dirigiéndose a una distancia considerable entre el grupo y la montaña.

- No hace falta que lo digas, tan solo dame la orden y saldré a toda velocidad – respondió Beshte preparándose para abrirse paso ante todos los obstáculos de todos los niveles.

Ono se alejó lo suficiente para observar con mejor exactitud todas las cuevas de la montaña, en total había 10 bloqueadas y el número de obstáculos eran de 5. Gracias a su vista aguda, logro divisar a los felinos atrapados, la mayoría eran felinas con muchos cachorros, todos en total estado de deshidratación y cansancio.

- ¡Hapana! ¡Ahora Besthe! – Grito Ono con todas sus fuerzas, dirigiéndose a la primera cueva.

- ¡Twende kiboko! –

Todos los felinos, en especial los reyes, se impresionaron ante la velocidad que empleaba el hipopótamo sin importarle el temor de caer por uno de los caminos, dentro de poco tiempo se escuchó una gran explosión, Beshte había destruido por completo los escombros que cubría la primera cueva, luego de esto, se dirigió a una segunda cueva y repitió el proceso, Ono lo guiaba con una precisión exacta la dirección de los caminos que debía tomar.

- Muy bien Beshte, sigue así – dijo Ono volando rápidamente hacia la siguiente cueva.

- Muy bien, aquí entran ustedes Bunga, Fuli y Asha, ambas son las más rápidas del grupo, su prioridad es llevar a los cachorros hacia el pozo, tengan mucho cuidado a la hora de cargarlos, en especial tu Bunga. – dijo Kion observando a las dos felinas y al tejón

- Tranquilo, nací para este momento – dijo Bunga con una sonrisa

- Hecho, lista Asha – pregunto Fuli poniéndose lista para correr – Bunga súbete en mi espalda.

- Jamas estuve tan lista en toda mi vida – respondió la leopona con una sonrisa – Aquí vamos.

- ¡Huwezi! – gritaron las dos, levantando una gran cortina de humo, en poco tiempo llegaron a la primera cueva y encontraron a una leona inconsciente con dos cachorros llorando.

- Tranquilos gatitos, salvaremos a su madre –

Cada una tomo un cachorro y comenzaron a correr en dirección hacia el pozo, en pleno camino Bunga salto y se dirigió a la segunda cueva. La reina estaba impresionada ante la velocidad de su hija, era más veloz que ella.

- Muy bien seguimos nosotros, cada uno diríjanse hacia una de las cuevas y carguen a las hembras y ancianos, tengan mucho cuidado a la hora de bajar por la montaña, un pequeño error y podrían causarles la muerte. – Dijo Kion dando sus primeros pasos, pero al ver que nadie lo seguía, suspiro. El rey estaba mirando con mucha atención la reacción de Kion.

- Ya están avisados, depende de ustedes si quieren salvar a sus compañeros o no, pero yo no me quedare a perder el tiempo tratando de convencerlos, prefiero invertir cada segundo de ese tiempo perdido en salvar la mayor cantidad de vidas posibles – finalizo con una mirada seria, giro la cabeza y se dirigió hacia la primera cueva.

- Muchachos… muévanse – gruño Khamisi al ver como el león se les adelantaba.

Todos asistieron y decidieron moverse. A medida que iba avanzando el tiempo, se escuchan explosiones llamando la atención de todos los habitantes del reino, quienes veían sorprendidos las acciones de la guardia del león, este trabajo, a comparación de todos las aventuras que tuvieron en Pridelands, era el más exhaustivo de todos. Kion se quedó con un sentimiento de tristeza al ver la deplorable condición de los felinos atrapados, estaban a un paso de morir por el hambre y la sed.

- Así que esto es lo que vivió mi familia en el reinado de Scar… es una pesadilla - pensó Kion mientras bajaba con cuidado a una tigre blanca cerca del pozo.

A la guardia les tomo un aproximado de 4 horas llevar a todos los damnificados hacia el pozo, todos estaban al tope de su resistencia, en especial Bunga quien no paraba de llevar muchos cachorros hacia el poso. Bunga y Ono al terminar de desbloquear la última cueva, se dirigieron donde Kion quien se encontraba cerca al pozo. En total lograron rescatar a 10 leonas con 23 cachorros, 3 tigres de diversos colores, 5 jaguares y dos leones ancianos. Todos estaban bebiendo sin parar del pozo.

- Kion… todos los caminos están desbloqueados – dijo Beshte muy agitado y adolorido por la fuerza empleada en abrirse paso entre las cuevas. – Dinos que es lo que sigue –

- Necesitamos reventar ese muro cerca a la cima de la montaña, debemos desbloquear ese pedazo de escombro cerca de la entrada de la cascada, es solo cuestión de tiempo antes de que el pozo se seque por completo – dijo Kion algo desanimado al ver el estado de todos los felinos, estaba pensando en que hubiera pasado si llegaban tarde a Alsius Rock.

Lentamente Fuli, Ashe, Bunga y Khamisi con su guardia se acercaron donde el león. Fuli al ver la mirada desolada de Kion, se acercó y lo acaricio con su cabeza, tomando toda su atención.

- Tranquilo Kion, logramos rescatarlos a todos, todo gracias a tu plan – susurro cariñosamente la felina, alegrando un poco el estado emocional del león. – Salvaste la vida de todos.

- Gracias Fuli, lo necesitaba – susurro Kion ronroneando, luego de esto se separó de Fuli y observo a Ono y Beshte.

- Beshte ¿crees tener la fuerza necesaria para poder derribar ese muro? – pregunto Kion, al ver la mirada agotada de su amigo.

- Si… hare todo lo posible por desbloquear ese camino – susurro Beshte observando la cima de la montaña.

- Te acompañare Beshte, puede que encuentre un punto débil en ese muro – dijo Ono, levantando vuelo sobre la espalda del hipopótamo, este sonrió y emprendieron su camino hacia la cima.

- Beshte… no te presiones, no quiero que te hagas daño, si no puedes hacerlo lo entenderemos – susurro Kion, Besthe le guiño el ojo y siguió su camino.

- Asha necesito que avises a los reyes que preparen todo tipo de alimentos para los heridos, están muy flacos y débiles para cazar, el resto de nosotros llevara los alimentos una vez estén listos.

- Esta bien, aunque esto tardara unos minutos, son muchas bocas que alimentar después de todo – dijo Asha.

- Y bien Kion, ¿el resto de nosotros que haremos ahora? – pregunto Khamisi con una mirada seria.

- Debemos esperar la indicación de Asha, por ahora descansen un poco – respondió Kion recostándose a un lado.

Bunga estaba a punto de decir algo cuando sintió como una suaves patitas se le subían encima, eran todos los cachorros quienes estaban felices y agradecidos con el tejon por haberlos salvados.

- Je felicidades Bunga, tienes admiradores – rio Fuli al ver la adorable escena.

- Cielos, es demasiada ternura para mí, ¡Kion ayúdame! –

- Lo haría bunga pero estoy demasiado cansado como para poder liberarte de esos pequeños – susurro Kion riendo al ver la escena.

En ese pequeño instante, capto un aroma conocido, provenía cerca de los bosques cercanos a la derecha de la montaña, estaba a punto de reconocerla hasta que se desvaneció.

- ¿Habrá sido mi imaginación? – se preguntó Kion al observar con detenimiento el bosque

- Ya falta poco tiempo – susurro Khamisi a sus subordinados, estos sonrieron entre sí.

Mientras tanto en la cueva principal

El rey Faranji estaba observando desde la cima a Kion al lado de su hija, dentro de si sentía algo de rabia contra el cachorro por lo ocurrido anoche, pero a la vez se sentía impresionado y agradecido al ver tan maravillosa labor de rescate por parte de sus amigos y de Khamisi. A pesar de que ambos son rivales por el corazón de su hija, hicieron un excelente trabajo en equipo. Las últimas palabras de Kion hacia Khamisi y el resto de los jaguares al momento de partir hacia la primera cueva lo dejaron pensativo, Kion era distinto al cheetah, se preocupaba por la vida de los demás sin importar si eran de su reino o no. Demostraba un amor inmenso hacia el resto de los animales, cualidad que solo un verdadero rey tendría.

- ¿En qué piensas cariño? – susurro Nyah detrás de él, colocándose lentamente a su lado, no hubo respuesta alguna, entendía que aún seguía molesto con ella por haberse entrometido en su asunto con el príncipe, ella se encogió de hombros y suspiro.

- Kion es muy diferente a Khamisi como te habrás dado cuenta, su plan de rescate funciono a la perfección, no hubo ninguna muerte. Sé que estás enojado con él, pero debes admitir que tiene madera para ser un excelente rey, quizás un gran rey para este reino – comento la reina con una sonrisa, pensando en un posible futuro para Kion y Fuli en Alsius Rock.

El rey solo se quedó más pensativo ante las palabras de su esposa.

- ¡Altezas! – grito Asha desde lo lejos, estaba muy agitada debido al recorrido.

- ¿Que sucede Asha? Respira un poco – pregunto preocupada al ver a su mayordoma tan agitada

- Kion me pidió que lleváramos todo tipo de alimento hacia los heridos, están demasiados flacos y hambrientos, el agua no los ayudara a recuperarse por completo –

- Entiendo, avisa a todos los felinos de la cueva que se preparen para cazar y recolectar algunos frutos, necesitaran toda la ayuda posible – ordeno Nyah a Asha quien asistió con la cabeza.

Antes de que Nyah se retirara del lugar, escucho unas palabras.

- Nyah sé que es una pregunta demasiado estúpida a mi edad pero… ¿crees que fue una decisión correcta haber comprometido a Fuli a tan temprana edad?

Ella se quedó pensativa y se encogió de hombros, la respuesta era más que obvio pero de igual manera decidió acercarse donde su marido, coloco lentamente su cabeza en el hombro de Faraji.

- Antes de que yo te responda esa pregunta, necesito que me respondas esta – susurro la cheetah con un tono más cariñoso, el rey la miro de reojo y observo que sus ojos estaban cerrados, la herida de su mejilla aún no se había sanado, esto hizo que el rey se sintiera más culpable.

- ¿Tú me amas, con todo tu corazón? –

- Claro que sí, eres mi esposa después de todo –

- ¿En serio? Porque desde el día que contrajimos matrimonio, durante todos estos años, jamás me tomaste en cuenta para ayudar con asuntos del reino, ni siquiera en pedirme consejos – susurro la cheetah algo melancólica, estas palabras dejaron sin argumento a Faraji, lo que decía era totalmente cierto.

- A pesar de recordar al pie de la letra, todas tus decisiones erróneas como por ejemplo, comprometer a nuestra hija sin mi autorización y alejarla de mi lado durante todos estos años, aun te sigo amando, jamás me separare de tu lado a no ser que tú me lo pidas. – dijo Nyah mirando de reojo a su marido, luego de esto se separó del cheetah y se dio la vuelta.

- Esas palabras de Fuli fueron muy dolorosas para ti ¿no es cierto? Bueno, aun tienes la oportunidad de recuperar el amor de tu hija, esta vez tomando la decisión correcta, no como rey, sino como su padre – finalizo la reina retirándose del lugar, dejando al rey muy pensativo ante sus palabras

- Como un padre… -

Mientras tanto en la entrada bloqueada

Ono se encontrando observando fijamente el muro de piedra sin encontrar ninguna clase de grieta o punto débil, al volar sobre el muro, pudo observar a lo lejos una intensa neblina, decidió retroceder debido al miedo que le provocaba aquella vista. De pronto se exalto al escuchar un fuerte golpe contra la pared, era Beshte quien se había lanzado con toda su fuerza. La pared no sufrió ningún daño.

- No es posible, lo golpee con todas mis fuerzas y aun así sigue intacta – renegó Beshte

- El muro es demasiado grueso Beshte, si sigues lanzándote a lo loco, te lastimaras por completo – advirtió Ono observando la cabeza del hipopótamo. – Recuerda las palabras de Kion

El hipopótamo retrocedió y pisoteo fuertemente el suelo, al terminar de pisotear comenzó a correr con más velocidad contra el muro y estrello su cabeza. El golpe fue más intenso y doloroso a la vez, Ono al escuchar el golpe no pudo evitar sentir escalofríos al tratar de comprender como Beshte podía soportar todo ese dolor de cabeza.

- ¿Nada aun? – pregunto Beshte con los ojos cerrados, le dolia mucho la cabeza pero no quería demostrarlo.

- No y creo que ya fue suficiente Beshte, tu cabeza ya está sangrando, si lo intentas por tercera vez te causaras un daño enorme – Dijo la gazella, colocándose al frente del hipopótamo.

- Ono, a un lado… lo voy a intentar de nuevo – susurro Beshte con una mirada muy enfadada. – Se lo prometí a Kion y a mi padre al iniciar nuestro viaje, no vine hasta aquí solo para ser un estorbo, también soy un miembro de la guardia del León.

- Eso es una mentira total, has ayudado mucho a lo largo de este viaje, salvaste la vida de todos esos felinos atrapados en la cueva. – grito ono molesto al ver la terquedad del hipopótamo.

- ¡Si pero hasta cuando crees que durara eso, el agua se está agotado y no hay ningún solo animal que tenga la fuerza suficiente que pueda destruir este obstáculo! – replico Beshte esta vez mas enojado, Ono suspiro y lentamente se retiró del lugar al ver la mirada del hipopótamo.

- Veo que no puedo hacer nada para poder convencerte – suspiro fuertemente – Esta es tu ultima oportunidad, si no funciona, renuncia ante esta patética idea.

Beshte retrocedió unos cuantos metros, su mirada se estaba tornando borrosa, el dolor que sentía era insoportable.

- Esta en su límite, si esto sigue así… - pensó Ono con preocupación.

Beshte no escuchaba nada, ni el sonido del viento, lo único que escucho antes de comenzar a correr contra el muro fueron las siguientes palabras:

"Deben demostrar que son dignos de formar parte de la guardia por medio de acciones de valentía."

Kion, Fuli, Bunga Khamisi y su guardia, el rey junto a Asha y Nyah escucharon una enorme explosión a lo alto de la montaña, una densa cortina de humo se expandía por todo el lugar, nublando la visión de todo el mundo. Poco a poco comenzó a manifestarse una pequeña luz blanca, como si fuera el sol en miniatura. Ono estaba tosiendo fuertemente por el polvo, al recuperar la compostura observo como poco a poco se dibujaba la figura de Beshte con una luz, esta comenzaba a tomar la forma de un león completo en su hombro.

- No puedo creerlo, ¡lo logro! Y no solo es eso… – grito Ono anonado al ver el muro destruido – La marca lo acepto como un miembro de la guardia, Beshte recupero su fuerza –

- Kion, padre, lo logre – grito Beshte saltando de alegría como si fuera un cachorro – Ono viste eso, te dije que podía lograrlo.

- Nunca lo dude Beshte, sin duda eres un gran miembro de la guardia del león, tu padre estaría muy orgulloso – dijo Ono con una sonrisa.

Luego de unos minutos, tanto Kion como Khamisi llegaron con sus respectivas guardias al lugar de la muralla, Asha llego acompañado de la reina. Todos no lo podían creer, el muro que permaneció intacto por años, estaba totalmente destruido. Cerca de la entrada se encontraba Beshte descansando un poco, mientras que Ono limpiaba con una pequeña hoja, la mancha de sangre que había en su frente.

- ¡Beshte lo hiciste! – grito Bunga con un salto de alegría.

- No puedo creerlo, que fuerza tan demencial tiene ese hipopótamo – susurro Khamisi impresionado.

Rápidamente Kion, Fuli y Bunga se acercaron donde su compañero herido

- Beshte, ¿te encuentras bien? Pregunto Kion preocupado al ver la ensangrentada frente del hipopótamo

- Estoy bien, solo es una pequeña herida, no es nada grave – respondió Beshte con una mueca de dolor.

- Tonto, no debiste esforzarte tanto, pudiste haberte roto la cabeza – dijo Fuli muy molesta al verlo herido.

- Esta bien Fuli, tienes motivos para enojarte pero mira, el muro se destruyó, Beshte se convirtió en un héroe, ahora podremos salvar a todos los animales de este reino gracias a su audaz acción. – Dijo Bunga, tratando de calmar a su compañera, ella solo gruño y aparto la mirada.

La reina lentamente se acercó dónde Beshte, observo detenidamente su herida, suspiro de alivio.

- Tranquilo, es solo una cortadura pequeña, en poco tiempo se sanara sola – luego miro a Beshte con una sonrisa. – Tal y como lo dijo Bunga, eres un héroe, salvaste la vida de todos los animales de este reino, te lo agradecemos mucho Beshte.

- Es un honor haber ayudado su majestad – susurro Beshte, un poco más tranquilo y satisfecho.

El sol comenzó a ocultarse a lo lejos, ya estaba anocheciendo y el resto de la guardia del león estaba exhausta por su labor de rescate, a lo lejos, cerca al pozo se observaba como varios felinos cargaban al resto de los heridos y los llevaban hacia la cueva central, tardaron unos cuantos minutos en llevarlos debido a su fuerza, era superior a la de ambas guardias.

- Kion… Guardia del león – se escucharon unas palabras detrás de todo el grupo, era el rey Faraji, este lentamente se acercó donde Kion y lo miro seriamente. La reina se acercó donde Kion con intenciones de defenderlo en caso de que su marido intente atacarlo por segunda vez.

- Lamento mucho los problemas ocasionados, te trate de una manera muy hostil Kion y a pesar de todo eso, ayudaste a salvar la vida de mi gente, tú y tus amigos tienen mi total gratitud. – luego de esto observo a Fuli quien giro la mirada, mostrando rastros de odio en sus ojos, se acercó donde su hija y se recostó.

- Fuli… lamento todo el daño que te cause desde que eras pequeña, deje que mis deberes como rey me dominaran por completo y eso llevo a alejarte de nuestras vidas, soy responsable de causarles un inmenso dolor tanto a ti como a tu madre… sé que nunca vas a perdonarme pero lo único que quiero que sepas es que te amo y quiero que seas feliz – acaricio la mejilla de su hija, Fuli lentamente hizo contacto visual con él al escuchar sus palabras.

- Khamisi lo siento mucho pero tu compromiso con Fuli queda totalmente revocado en vista de que ella no te ama, ahora es libre de escoger a su pareja.

- ¡Papa! – grito Fuli al escuchar las últimas palabras de su padre, no lo podía creer.

- Hija, tienes mis bendiciones para quedarte con Kion, si ambos desean comprometerse, debemos ir a Pridelands una vez se solucione el problema de la cascada. ¿Te parece bien?

El resto de toda la manada, en especial Kion y Khamisi estaban con la boca abierta, la reina no pudo dibujar una sonrisa en su rostro al escuchar aquellas palabras. Ono, Beshte y Bunga se miraron entre si y comenzaron a sonreír.

- ¿Lo dice en serio? Su alteza, ¿en verdad lo está diciendo en serio? – pregunto Khamisi con una mirada llena de rabia.

- Así es Khamisi, Fuli ya no está destinada a estar contigo – finalizo el rey con los ojos cerrados.

- ¡Kion! – grito Fuli muy alegre mientras salvaba encima del león, quien aun permanecía en shock.

- Fuli… debo estar alucinando debido al cansancio, ¿tu padre dijo que nos podíamos comprometer? -

- No estas soñando, es la realidad, por fin podemos estar juntos y regresar a Pridelands – susurro Fuli juntando sus labios al del león, este al reaccionar sintió la alegría más grande su vida, ya no había barrera alguna que pudiera oponerse ante su amor con Fuli, este correspondió el beso, sintiendo una lágrima proveniente de su compañera.

- Felicidades muchachos – felicito la reina a la pareja.

Cuando Kion se incorporó luego de cálido beso, capto nuevamente el aroma, esta vez con mayor intensidad, poco a poco se dio cuenta de lo que significaba.

- ¡Hienas! – grito Kion.

- Muchachos… estoy mal de la vista o eso que estoy viendo abajo es un enorme grupo de hienas- dijo Ono alarmado al ver a todos los felinos correr directo hacia la cueva central.

- ¿Pero qué rayos… de donde aparecieron tantas hienas? – pregunto Asha alarmada ante la presencia de aquellos animales.

- Honestamente no me esperaba esto pero es una verdadera lástima, rey Faraji usted cargara con toda la responsabilidad de su acción. – dijo Khamisi mientras se acercaba donde Kion, rápidamente le dio un fuerte golpe en el cuello, dejándolo inconsciente en el acto.

- ¡Kion! – gritaron los cuatro miembros de la guardia.

El resto de los jaguares rodearon a todo el grupo, mostrando sus garras y dientes.

- ¿Qué significa esto Khamisi? – pregunto el rey muy enfadado, colocándose delante de su hija.

Es simple su alteza, este reino necesita un nuevo líder que sepa dirigirlo, usted no está en condiciones de llevar tal responsabilidad – se manifestó una voz conocida detrás de los jaguares, eran tres hienas.

- ¡Hapana! Son Shenzi, Banzai y Ed – grito Ono

- ¡ASHA ESCAPA AHORA! – grito la reina a su mayordoma, ella no quería dejar solo a sus soberanos pero no le quedaba otra opción, de un fuerte salto, empujo a las tres hienas y comenzó a correr a toda velocidad rumbo a la salida de la montaña.

- ¡ONO TU TAMBIEN, VE CON ELLA! – grito Fuli, la garza solo asistió con la cabeza y comenzó a volar al lado de la leopona.

- Khamisi, maldito eso no quedara impune – susurro la leopona mientras corría en dirección hacia un rumbo desconocido.

- Les recomiendo que no se atrevan a hacer ningún movimiento brusco, si no quieren que los tres miembros de la familia real mueran – dijo Khamisi con una sonrisa, se acercó donde Fuli y coloco su pata en su mejilla.

- Te lo dije en Pridelands y te lo repetiré aquí, tu serás mía lo quieras o no, junto a tu reino – Fuli contuvo toda su ira, no podía hacer nada en ese momento, si atacaba podrían matar a sus padres.

- Muchachos, llévenlos a la cueva central y no dejen que nadie salga de ese lugar, yo me encargare de Kion personalmente – sujeto el cuello del león y comenzó a arrástralo en dirección hacia la entrada destruida.

- ¡Kion! – grito Fuli al ver como Kion desapareció entre la neblina del lugar, Bunga en un acto desesperado trato de seguir a Khamisi pero fue sujetado por uno de los leopardos.

- Tranquila jovencita, tu amigo estará en un mejor lugar – rio sarcásticamente Shenzi – ¿Que están esperando?, ¡muévanse!

Todos no podían hacer nada más que seguir las órdenes de la hiena, todos se dirigieron rumbo a la cueva central, todos estaban asustados, la cantidad de hienas en las proximidades del reino era superior a lo que habían enfrentado en Pridelands. Al llegar a la cueva, todos los felinos estaban hambrientos y sedientos, se encontraban muy débiles para poder defenderse.

La familia de Fuli, junto a Bunga y Beshte, quien aún se encontraba herido, estaban recostados en una esquina.

- Este reino es perfecto para las hienas, esperemos que Khamisi honre su pacto y no nos traicione como lo hizo Scar. – dijo Ed recordando con amargura al malvado león.

- El sabrá lo que le espera si se atreve a hacer eso – dijo Shenzi.

Paso una hora desde que las hienas invadieron el lugar

Khamisi regreso con la boca cubierta de sangre, Fuli al ver esto se quedó shockeada, rápidamente corrió donde el cheetah pero fue detenida por su madre.

- Maldito, ¿qué le hiciste a Kion? – pregunto furiosa la cheetah.

- Kion ya no vive más en este mundo, así que olvídate de el para siempre – sonrió el cheetah.

Ella se quedó con la boca cerrada, lentamente dejo de forcejear y sus ojos perdieron el brillo, su corazón se partía a pedazos al escuchar las últimas palabras del cheetah.

- Ed, Banzai necesito que me acompañen, tengo algo que hacer con ustedes –

- Más vale que sea importante – gruño Banzai

- Oh lo es, créeme no te arrepentirás – susurro Khamisi alejándose de la cueva, ambas hienas decidieron dejar sola a Shenzi.

Ella lentamente se acercó donde Fuli quien estaba con la mirada perdida, con su pata levanto su mirada y sonrió.

- Que pasa pequeña, es solo un león patético, alégrate por el hecho de que Khamisi te haya dejado vivir, serás una esposa fantástica –

Fuli no decía nada, su madre se interpuso entre su hija y la hiena con una mirada rabiosa, Bunga rápidamente salto sobre la cara de Shenzi y comenzó a forcejear su rostro, ella en un rápido movimiento lanzo al tejón al costado de Fuli.

- Mi mejor amigo no está muerto, el no morirá tan fácilmente por un patético cheetah – grito Bunga muy molesto, saltando nuevamente sobre el rostro de Shenzi, esta vez lanzándole pequeños puñetazos con sus patas, lastimosamente no causaban daño alguno a la hiena quien solo se limitó a sonreír.

- Todos tus puños son tan insignificante pequeño tejón estúpido – rio Shenzi mientras lanzaba nuevamente a Bunga contra el suelo.

- Bunga… deja de atacarla, viste la mandíbula de Khamisi, estaba cubierta de sangre, mato a Kion… - susurro Fuli derramando sus lágrimas.

- ¡Él no está muerto! Tú eres su pareja, no pierdas la fe.

El resto de los felinos miraban con mucha impotencia las acciones del tejón, era el ser más valiente que hayan conocido.

Shenzi rápidamente levanto una garra y aplasto al pequeño tejón, esta se sorprendió al ver como Bunga sujetaba su pata con sus garras.

- Fuli, recuerda todas las aventuras que vivimos junto a Kion, recuerda el momento en el que te propuso ser su pareja, ¿vas a perder la esperanza tan fácilmente? Pues déjame decirte que yo no perderé aquella fe, mi mejor sigue vivo y hare todo lo posible por encontrarlo.

- Lindas palabras pero eso no sucederá jamás… - estaba a punto de continuar hasta que sintió una mirada penetrante a su espalda, Shenzi sintió un fuerte escalofrió, como si sintiera la mismisma muerte detrás de ella.

- Muy bien dicho pequeño Bunga – dijo una voz conocida detrás de la hiena, ella al voltear recibió un zarpazo con una tremenda fuerza, mandándola a volar unos cuantos metros contra el muro. Todos los felinos se quedaron sorprendidos ante la fuerza de aquel león, el rey reconoció aquella figura.

- Por fin, luego de todos estos años, finalmente te encuentro Shenzi… - dijo aquella voz con una voz furiosa. – Debo decir que esas cicatrices que te causo mi padre cuando era cachorro, se te ven muy bien.

Ella se incorporó ante aquel ataque, su rostro estaba sangrando bastante, aquel golpe hacia sido demasiado fuerte para ella, dejándola aturdida.

Bunga y Fuli se sorprendieron al ver aquella figura delante de la puerta, por un momento vieron la silueta de Kion pero luego su imagen se aclaró por la luz lunar, era Zuberi en persona.

- Fuli, Bunga, Kion no está muerto, no sufran en vano – explico Zuberi.

- ¿Pero cómo lo sabes? – pregunto Fuli con una pequeña esperanza en su corazon.

- Porque cuando el líder de la guardia del león muere, las habilidades y las marcas del resto de los guardianes desaparecen por completo, chequen el hombro de Bunga y Beshte.

Ambos vieron el hombro de ambos miembros y efectivamente la marca aún se encontraba allí.

De pronto escucharon una enorme explosión sumado a un enorme rugido, Zuberi sonrió y observo a ambos miembros.

- Allí tienen la prueba, es el rugido de los ancestros – dijo el león a medida que avanzaba contra Shenzi, esta al recuperarse se lanzó contra el león, este con un rápido reflejo, le lanzo una tremenda zarpada contra su rostro, embistiéndola contra la pared nuevamente.

- Dime Shenzi, hace unos momentos mencionaste que los puños de Bunga eran insignificante, puedes entonces te daré todos los golpes que sean necesarios hasta que des tu ultimo respiro.

Rápidamente comenzó a lanzar múltiples zarpazos contra todo el cuerpo de Shenzi, quien gritaba de dolor, ella trato de morder al león pero este lo esquivo fácilmente y le devolvió la mordida con toda su ira.

- ¿Quién demonios eres tú? – pregunto Shenzi muy asustada y herida al ver la mirada fría del león, este levanto la ceja.

- Soy aquel león que vino del mismísimo infierno para vengarse, mi nombre verdadero es Kopa, soy el primer hijo de Simba y Nala, y soy el hermano mayor de Kion y Kiara. – revelo el león su verdadero nombre ante la mirada estupefacta de Shenzi, estaba con una mirada de horror.

- ¿El hermano mayor de Kion y Kiara? – dijeron Fuli, Beshte y Bunga sorprendidos a tal revelación.

- Maldito Kopa, sobreviviste al ataque de Zira – grito con furia la hiena mientras vomitaba algo de sangre.

Está en un último acto, se lanzó contra el león con intenciones de morder su cuello, pero este la detuvo con un pequeño movimiento, ella observo la parte inferior de su cuerpo y observo como las garras de Kopa estaban enterradas en su corazón. Este lentamente saco sus garras del pecho de Shenzi, estaba agonizando. Ambos intercambiaron miradas.

- Un león que vino del mismo infierno para vengarse, jaja quien lo diría, tus fríos ojos, tu mirada completamente profunda. Toda esa ira se vendrá en tu contra un día de estos Kopa, recuerda mis palabras. – susurro lentamente Shenzi dando su último suspiro de vida.

- Una menos, faltan 2 – pensó Kopa limpiándose las garras, luego dirigió su mirada hacia el rey Faraji.

- Se encuentra bien señor Faraji –

- Si, gracias por salvarnos Kopa – agradeció el rey con una sonrisa – Pero como llegaste hasta aquí.

- Fue gracias a una linda leopona y una pequeña garza – señalando la entrada de la cueva, Ono y Asha ingresaron lentamente.

- No hay porque, si me disculpan iré en busca de mi hermano menor – dijo el león dándose la vuelta.

- Iré contigo Kopa, quiero verlo con mis propios ojos – dijo Fuli acercándose a Kopa, el solo sonrió y asistió con la cabeza.

- No pierdas mi paso Fuli.

Mientras tanto en un lugar desconocido

Se encontraba una cueva, alrededor de esta se encontraba una cantidad enorme de rocas y pedazos de escombros, lentamente un leon comenzó a caminar ante la densa neblina de la zona. Era Kion quien estaba tratando de reconocer la zona mientras una pequeña luz se dibujaba en su hombro, formando la figura de un leon completo.

- Te agradezco mucho por lo que has hecho por mi… pero quiero saber el ¿porque? De todos los seres que he conocido, no me esperaba esto de ti – pregunto Kion con una mirada de confusión sin dar la mirada hacia la cueva

- Porque no quiero que la historia se repita, tu eres igual a mí solo que ambos tomamos rumbos distintos en nuestras vidas, ahora la decisión está en ti, usa tu poder para el bienestar de todos tus seres queridos. – Susurro una voz conocida dentro de la cueva – Recuerda esto Kion, todo destino puede cambiarse para el bien o para el mal, todo depende del camino que elijamos, te confió la guardia del león.

Kion cerro los ojos y susurro sus últimas palabras: Muchas gracias Scar… no, mejor dicho, Taka.

Lentamente comenzaron a caer gotas, el cielo comenzó a lloviznar.

Faltan 3 días para la celebración del Upendi

Fin del capitulo 7


The Lion Guard: De la amistad nace el amor Ending 2:
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por KIRAN27 el Dom Jul 23, 2017 1:23 pm

buen capitulo amigo shaka sinceramente nunca pense que las hienas volvieran a aparecer y es una pena que una de las 3 murio cuando se enfrento contra kopa pienso yo que el padre de fuli tiene que respetar la deciciion de su hija con casarse con el que ama y es kion saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo shaka nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 10598
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Charles 575 el Miér Jul 26, 2017 9:15 pm

Buenos capitulos y buena historia en general sigue asi saludos.
avatar
Charles 575
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 08/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Jue Jul 27, 2017 2:30 am

Antes de iniciar con este capítulo, quiero pedir disculpas por la tardanza, la universidad acaba de comenzar y me está quitando la mayor parte del tiempo. Apenas tenga tiempo seguiré con la historia puntualmente, por lo que les digo que se relajen, este fic no estará abandonado en lo absoluto.

Otro detalle que quisiera disculparme, es el poco romance que tendrá este capítulo, a pesar de ser un fanfic de Romance/Drama, quiero darles profundidad a los personajes para que la historia tenga un impacto significativo antes de llegar al capítulo final. Después de toda una buena historia nace de un excelente desarrollo de los personajes. Sin más que decir, disfruten del capítulo ya que este es especial, muchas personas que estén a punto de leerla se sentirán un poco identificado ante las situaciones que se relataran a continuación. Disfruten de la lectura.

The Lion Guard:



Capítulo 8: La Resurrección de Taka y el nuevo destino de Kion


La vida misma nos ha mostrado a veces lo mejor y lo peor del alma de un ser vivo, este puede realizar actos benevolentes y solidarios hacia otros seres para mantener el equilibrio del ciclo de la vida y estar en paz con los demás, demostrando un amor profundo hacia la vida… pero en otras ocasiones, existen seres que, por desgracias y malas compañías y enseñanzas erróneas, se van por el lado negativo de la vida, provocando actos horribles y despiadados, violando la vida de los demás seres con el objetivo de provocar dolor y sufrimiento hacia los demás, solo porque ellos no tuvieron la oportunidad de encontrar la felicidad, perdiendo a la vez su oportunidad de encontrar la redención a medida que causan más atrocidades hacia el prójimo. La vida a veces puede ser muy cruel y a la vez irónica, se ha demostrado que tanto el bien como el mal pueden llevarse de la mano y reencarnarse en dos individuos con un fuerte lazo familiar. Tal y como fue el caso de Mufasa y Scar.

Mufasa tuvo una vida privilegiada y enriquecedora desde su nacimiento, siempre estuvo al lado de su padre Ahadi quien lo apoyaba incondicionalmente, aprendiendo todo tipo de valores morales y respeto hacia la vida de todos los animales, con el pasar del tiempo, se volvió un león sabio y pacifico debido a su excelente crianza, su corazón estaba libre de rastros de maldad pues este nunca fue contaminado por algún acto perverso o tentado por el corazón oscuro de alguien más. En su juventud conoció a una leona que le brindo un amor profundo y un apoyo incondicional en los momentos más duros de su vida, su nombre era Sarabi. Ambos al conocerse, se enamoraron perdidamente, sus almas estaban entrelazadas desde el principio. A tal grado que no tardaron en casarse, luego del fallecimiento de su padre, coronándose a la vez como el Rey de Pridelands y el punto final de su felicidad evoluciono tomando la forma de un cachorro llamado Simba. La vida de Mufasa en pocas palabras, fue perfecta.

Sin embargo no todo es color de rosas en el destino de algunos individuos, los seres que sufren más por cualquier tema doloroso y pasan por mayores retos son por lo general, almas muy bondadosas, puras y benevolentes. En mejores términos humanos, llegan a la tierra con la espiritualidad de un ángel, lo crean o no, esto se ha demostrado muchas veces en la vida real, aquellas personas o animales que pasan por momentos muy difíciles y horribles, tienen dos posibilidades, o enfrentarlos con total determinación para así lograr encontrar una felicidad más profunda y eterna que los seres privilegiados en un futuro y ser más fuertes ante los retos de la vida, o sucumbir ante ellos, convirtiéndose en seres perversos, llenos de odio, envidia, resentimiento, entre muchos otros sentimientos impuros, al final y a cabo, estos seres terminan perdiendo la vida de la peor manera posible. Aquel ser que cometa un acto maligno, la vida misma se lo regresara por tres el golpe.

Un gran ejemplo de esto es Scar, en un principio estaba destinado a ser el rey de Pridelands debido a que fue el primero en nacer, pero su padre decidió escoger a su hermano al ver su delgado y débil cuerpo. Desde ese punto Ahadi cometió el error más grande que pudo haber tomado en toda su vida sin que se diera cuenta y esto lo termino pagando su hijo "favorito" en un futuro de la peor manera posible, espiritualmente Ahadi está pagando por su error al no encontrar el descanso eterno al lado de los reyes del pasado. Solo había una manera en la que el rey encontrara la paz y la palabra era una misma: Taka

El verdadero nombre de Scar era Taka que significaba "siempre honorable" demostrando lo anterior dicho, no es coincidencia que la personalidad de Taka fuera muy pura, inocente y solidaria desde el momento en que nació y se haga honor al significado de su nombre. A pesar de la indiferencia de su padre, tenía como consuelo a dos individuos, Zazu quien era su mejor amigo en aquella epoca, siempre lo acompañaba en su juventud, guiándolo por la senda correcta y Uru quien le daba todo el amor posible y lo consolaba en los peores momentos de su vida. Ellos eran sus únicas luces en su vida, alejando la maldad de su corazón cuando esta misma quería invadirla. Taka amaba mucho a Mufasa, no le tenía envidia en lo absoluto, adoraba jugar a su lado y vivir grandes aventuras con él, sin embargo, la vida no siempre es color de rosa, cuando ambos volvían de sus aventuras "peligrosas", Taka siempre se llevaba la peor parte del castigo al recibir la ira de Ahadi, no obstante Mufasa lo consolaba y defendía siempre, también era su luz en su vida, alejando nuevamente la maldad del corazón de Taka.

La mayor parte del tiempo en su niñez, Taka se la pasaba paseando por el reino completamente solo cuando su hermano estaba ocupado con su padre y con Zazu, debido a su aspecto, no era muy bien recibido por los otros cachorros del reino, no comprendía el "porque" de su tan triste vida y de la indiferencias de todos. En silencio, en una de las tantas cuevas del reino, se la pasaba llorando en silencio, puesto que no quería ver a su madre sufrir al ver su estado emocional ni que nadie notara su infelicidad. Otra pequeña luz apareció en su vida, se manifestó como una cachorra de león, su nombre era Sarafina, ella era diferente al resto de los cachorros, era más amable, cariñosa y "amorosa" a pesar de su edad. Conocía muy bien la historia de Taka y del trato que recibía por parte de todo el reino. Un día lo encontró en una de las tantas cuevas muy solo, ella se le acerco y lo consoló para la sorpresa del pequeño príncipe, desde ese día ambos se volvieron amigos inseparables aliviando su soledad y tristeza.

A medida que iba pasando los años, Taka, debido a la sangre de su madre, su apariencia lo mostraba como un león muy débil, pero ese defecto se compensaba a lo grande con una excelente inteligencia y habilidad mental a la hora de enfrentar conflictos. Gracias a esa habilidad, Taka salvo la vida de su hermano en múltiples ocasiones cuando se enfrentaba contra otros leones ajenos a otros reinos. Por medio de la diplomacia, Taka sabía cerrar de manera correcta los pleitos. Todas estas características lograron flechar el corazón de Sarafina quien lo acompañaba casi todo el día en sus aventuras. Poco a poco Taka también fue desarrollando sentimientos hacia su compañera hasta que finalmente llego el día en que ambos confesaron su amor. La vida de Taka desde ese momento comenzó a mejorar, hasta el día que recibió el puesto de líder en la Guardia del León.

Desde ese momento la marca lo puso a prueba en todo momento, junto a cinco leones, cuidaban con mucha cautela todo el reino, gracias a las decisiones del joven príncipe, casi el 99% de sus aventuras salían con un gran éxito. Sin embargo, la felicidad llego a un punto de quiebre al momento de enterarse de la muerte de su querida madre Uru a causa de una enfermedad, su primera luz se había apagado en un parpadeo. Una parte del corazón de Taka recibió los primeros rastros de maldad al recibir un trato más hostil por parte de Ahadi, quien lo culpaba injustamente de la muerte de su madre al joven príncipe.

Luego de este terrible hecho, las cosas comenzaron a empeorar para Taka, puesto que, debido a órdenes de Ahadi, ordeno a Zazu que pasase el mayor tiempo posible con Mufasa, enseñándole y guiándole con temas del reino, Taka al pensar que Zazu prefería a su hermano, tuvieron una pequeña pelea, conflicto que rompió su lazo de amistad y a la vez apagando su segunda luz.

Meses despues su tercera luz fue robado por un miembro de su guardia, este se había enamorado de Sarafina y ella sentía lo mismo por aquel león, a pesar de que era novia de Taka. Los padres de aquel león hicieron lo posible por comprometerla con Sarafina por medio de Ahadi. Esto provoco en Taka un dolor inmenso por segunda vez, la leona al darse cuenta del corazón roto de su antiguo compañero y del daño que le había causado, trato de disculparse, tratando de mantener ese gran lazo de amistad pero Taka decidió romperlo con un enorme silencio al enterarse que ella acepto su amor con el otro león.

Taka: Lo siento Sarafina pero ya no podemos ser amigos.

La maldad poco a poco comenzó a corromperlo, el odio comenzó a apoderarse de su alma cada vez que veía a su amiga con aquel león, pero Taka, con todo su esfuerzo, trataba de suprimir todos aquellos sentimientos negativos, mayormente por los consejos de su madre y por su amor al reino, y a Mufasa, su última luz. Esto provoco en Taka, la creación de una doble personalidad debido a la lucha mental y sentimental que estaba afrontando en esa etapa de su vida, su lado benévolo y su lado maligno. Era una lucha entre el bien y el mal dentro de su mente y corazón.

La marca de la Guardia del León lo estaba poniendo a prueba cada vez más pasando los dias, provocando en el príncipe mucho estrés y ansiedad. No obstante, si algo se ha demostrado, es que Taka es un león con una voluntad de acero y un guerrero nato a la hora de enfrentarse contra su lado maligno y los momentos más duros de su vida, cualidad por la cual fue escogido como líder de la guardia. Aun le quedaba una última luz y era su hermano.

Un día, cuando estaba acompañando a Mufasa a realizar una misión de reconocimiento alrededor del reino, ocurrió en un accidente que de no haber sido por las acciones de Taka, posiblemente hubiera ocurrido una desgracia. Su hermano se había perdido en las lejanías, al poco tiempo Mufasa fue emboscado por las hienas en un acto cobarde al verlo solo. Taka rápidamente se acercó donde las feroces fieras y con todo su conocimiento logro llegar a un acuerdo final con las hienas, su propia vida por la de su hermano. Mufasa no podía hacer nada en ese momento, a pesar de tener toda la sabiduría de su padre, no podía hacer nada ante la inminente muerte de su hermano. Rápidamente fue expulsado de las lejanías por las hienas, perdiendo de vista a su pequeño hermano.

Para su fortuna, el príncipe fue salvado por una leona proveniente de las lejanías quien tenía un acuerdo de paz con las hienas. Allí mismo conoció a Shenzi, Banzai y Ed quienes se convirtieron en sus "amigos", ellos al ver el enorme potencial que Taka tenía para ser un rey y gracias a las palabras de aquella leona, decidieron perdonarle la vida. Desde ese momento, en secreto, Taka se volvió un aliado de las hienas. Aquella leona ocupo el lugar de Sarafina en el corazón del príncipe, convirtiéndose en una nueva luz.

Lastimosamente las cosas a partir de este punto serian peores para Taka. Cuando regreso a la roca del rey, encontró a un furioso Ahadi reprimiendo a Mufasa debido a la mala decisión que tomo, debido a la ausencia de Uru, Ahadi era un rey completamente duro a la hora de castigar, este estaba a punto de darle un zarpazo al león dorado quien se limitó a aceptar su castigo, cuando de pronto, Taka se interpuso entre ambos felinos y recibió de lleno las garras del rey contra su ojo. Provocándole la tan famosa cicatriz que lo marcaria de por vida. Ahadi no se disculpó en lo absoluto con el herido príncipe, Mufasa estaba a punto de ayudar a su hermano cuando este lo aparto con un rugido, en sus ojos se mostraba una ira y resentimiento contra su hermano. Su penúltima luz se había esfumado, ya no sentía nada por Mufasa al ser consumido por tales sentimientos malignos, solo le quedaba un último consuelo y era la leona quien le había salvado la vida. A pesar de todo esto, el último resto del amor, la bondad y el cariño de Taka trataba de luchar para salvarlo de su inminente caída al lado del mal.

El tiempo paso hasta que finalmente Mufasa se convirtió en Rey, Simba todavía no nacía en esa época, estaba en la panza de su madre. El corazón de Taka ya estaba a un límite de ser devorado por la oscuridad. Solo faltaba un detonante para liberar al demonio que se formó en su ser a lo largo de los años. Y el detonante resulto ser doble, por un lado se enteró que Sarafina estaba embarazada de aquel león de su guardia y la leona que lo salvo en las lejanías, estaba comprometida con otro león de otro reino, dejándolo solo. El último rastro de bondad del príncipe estaba casi muerto, su personalizad maligna ya casi había domado por completo al león, el último acto que mando a la tumba al león conocido como Taka fue el ataque contra su hermano debido a la envidia que comenzó a tener al ver la vida tan privilegiada y feliz de Mufasa.

Esto provoco que utilizara a la guardia para terminar con el reinado de su hermano, pero al ver que sus planes no funcionaban debido a la negación de todos los miembros de la guardia. Un enorme sentimiento de rabia e ira se apoderaron de su ser. Sin mostrar piedad, lanzo el rugido de los ancestros en contra de todos los leones, en especial hacia aquel que le había robado a su mejor amiga, cometiendo así sus primeros asesinatos, desde ese día el alma de Taka se partió en mil pedazos y la marca lo desaprobó como líder, despojándolo de su don para siempre.

El demonio conocido como Scar había nacido, su lado benévolo ya no estaba, solo la maldad pura habitaba dentro de su corazón. Al final Scar cumplió sus objetivos, matar a su hermano, eliminar por venganza al segundo hijo de Sarafina llamado Mheetu, provocar la destrucción de Pridelands y finalmente el sufrimiento de todos los seres a quienes alguna vez considero su familia. Finalmente Scar tuvo una muerte muy horrible, dolorosa y trágica.

La vida no es fácil, para muchos animales puede ser algo fascinante y alegre como Mufasa, pero para otros como Taka, la vida misma les provoca su propia destrucción por medio de pruebas. Sin embargo, a pesar de que la muerte es el final de todo y todos terminan pagando sus pecados, existe una palabra sagrada que permite darles una segunda oportunidad a aquellas almas que caen en la oscuridad, la palabra que puede otorgar la salvación es: Arrepentimiento, el perdón de uno mismo.

Scar, agonizando, lloro y lloro recordando toda su vida, todo el amor que había sentido por parte de Zazu, Sarafina, Mufasa y finalmente de su propia madre, todas las aventuras que tuvo con su hermano, su noviazgo con Sarafina y por último, ya ante sus últimos alientos, recordó a un pequeño cachorro quien estaba llorando desconsoladamente en un abismo negro, era el mismo pero sin poseer la cicatriz, era su lado benevolente, era Taka quien le pedía disculpas por no poder derrotar a maldad que afronto a lo largo de toda su vida.

Scar, alucinando, extendió su pata y acaricio al pequeño cachorro quien comenzó a llorar sangre, señal de que su sufrimiento era muy duro, las últimas palabras del león fueron las siguientes:

Scar: Perdóname tu a mi Taka por haber sido tan débil, perdóname Sarafina por todo el dolor que te cause, Mufasa por haberte causado una muerte atroz, madre… padre… Simba.

El cachorro lentamente se colocó a su lado y se recostó a su lado, cerrando los ojos al igual que Scar, ambos dieron su último suspiro.

Esas últimas palabras que menciono el león no eran de Scar, eran de Taka quien había surgido de las cenizas ante el arrepentimiento de Scar, su corazón poco a poco comenzó a purificarse y finalmente termino dando un último latido. Después de eso, se desconoce el destino final del alma de Taka. El espíritu de Mufasa y Ahadi habían presenciado desde el cielo este suceso.

Ahora la historia se está repitiendo con los hijos de Simba y Nala, Kion estaba por afrontar una enorme prueba que pondrá al león en una situación de demostrar su lealtad y amor hacia los seres vivos. Sin duda seria la prueba más difícil que afrontaría el joven príncipe, sin embargo no estaría solo…

Paso 1 hora desde el ataque hacia Alsius Rock

- Kion… Kion… Kion…, despierta amor – se escuchó una voz femenina en la cabeza de Kion, era Fuli.

Se escuchaba unos ligeros sonidos a unos goteos, este producían un eco alrededor del estrecho lugar. Lentamente Kion comenzó a despertar al sentir algunas gotas caer sobre su rostro, cuando abrió los ojos solo observo oscuridad absoluta. Sentía que todo su cuerpo le dolía, en especial la cabeza. El aire lentamente estaba agotándose y a la vez estaba contaminado con mucho polvo.

- ¡Hevi kabisa! ¿Dónde estoy? – pensó el león tratando de ubicarse, el suelo estaba húmedo.

Lentamente el miedo invadía su cuerpo, trato de dar unos pasos hacia adelante con mucha cautela, pero se estrelló de golpe contra un muro, provocando a la vez la caída de algunas rocas sobre su cabeza. Luego de esto, trato de moverse por diferentes direcciones pero el resultado era el mismo.

- No hay salida… - susurro Kion cada vez más asustado y agitado.

- ¿Estaré muerto? – susurro Kion al recordar aquel golpe que le dio Khamisi.

Paso un buen rato, el león trato de hacer todo lo posible por encontrar alguna salida pero al final se rindió al darse cuenta que estaba completamente atrapado en una cueva. Poco a poco las esperanzas de Kion comenzaron a desvanecerse, nunca había pasado por una situación parecida, estaba completamente solo, no estaban sus padres, no estaban sus compañeros, no estaba Fuli… no había nadie. Kion cerró los ojos mientras bajaba las orejas hasta que algo llamo su atención, a la vez que puso todo los pelos de punta al pobre león.

- Parece que estas en un gran aprieto pequeño príncipe – susurro una voz grave y refinada cerca al oído derecho de Kion. – Parece que vas a morir en unos pocos minutos…

Kion salto del susto, rápidamente retrocedió hasta pegarse contra la pared, lentamente dos luces verdes comenzaron a manifestarse delante del león. Eran un par de ojos verdes, este de a pocos se acercaba hacia Kion, el león estaba aterrado ante lo que estaba observando.

- ¿Que sucede Kion, acaso estos profundos ojos y esta voz te hielan la sangre? – pregunto aquel ser a medida que rodeaba a Kion. – ¿Acaso este es el valiente león que protegerá a su amada Cheetah?

- ¿Quién eres? – pregunto Kion, tratando de alejarse lo más posible de aquellos ojos, esos ojos provocaban en el príncipe, mucha sumisión y terror, como si en cualquier momento lo quisiera atacar.

- Jajaja ¿Yo? No querrás saberlo…

- ¿Acaso tengo otra opción? No sé si me volví loco y estoy hablando con un ser imaginario o con un ser vivo – gruño Kion, poco a poco se estaba calmando.

- Estas muy vivo, por ahora, es solo cuestión de tiempo antes de que se agote el oxígeno – respondió aquella voz con una carcajada, su voz no era natural, este detalle lo noto Kion quien se puso nervioso nuevamente.

Los ojos comenzaron a seguir a Kion, el príncipe retrocedía lo más rápidamente de aquella mirada, sentía en todo su cuerpo una sensación de peligro. De pronto los ojos desaparecieron y reaparecieron en frente de Kion, el león se quedó congelado al no tener salida. Lentamente se dibujaba una sonrisa, mostrando los filudos dientes de aquella cosa.

- Dime Kion… ¿tienes miedo a la muerte? – pregunto aquel ser sin dejar de sonreír y observarlo atentamente.

Kion, con toda la valentía que pudo reunir en aquel momento, se colocó a la defensiva y observo con una mirada completamente seria.

- Todo el mundo le tiene miedo a la muerte, es parte natural del ciclo de la vida – respondió Kion, aquella sonrisa del ente aumento ligeramente, hasta que se detuvo al escuchar las palabras del león. – Pero yo no me puedo dar el lujo de perder la vida, si le tengo miedo a la muerte, pero no quiere decir que me valla a rendir. Tengo una familia, tengo a mis amigos y tengo a alguien especial para mí, si llegara a morir… ella quizás… - susurro Kion sin dejar de observar aquella mirada.

- Buena respuesta muchacho – respondió la voz sobrenatural alejándose un poco. Esto alivio un poco al león.

- Muy bien, es hora de ponerte a prueba joven príncipe, te hare una serie de preguntas, si las respondes correctamente te diré cuál es mi nombre. Pero… si las respondes mal, me iré acercando a ti lentamente, si fallas en todas, morirás – dijo aquella voz con los ojos más brillosos con una sonrisa, demostrando sus intenciones. – Pero eso si, tienes que escoger entre estas dos opciones antes de hacerte las preguntas: ¿Quieres que te ponga a prueba? O ¿Quieres que me valla de este lugar? Cual escoges joven príncipe.

Kion trago un poco de saliva y sintió un nudo en la garganta, de tan solo ver aquella sonrisa lo ponía muy nervioso, por un momento se apegó a la segunda opción pero una parte de su ser le decía que esa sería la peor decisión de su vida, por lo que dio un gran suspiro y se tranquilizó.

- Quien quiera que seas, elijo la primera opción –

Aquella mirada sonrió aún más, a tal punto de desfigurarse su sonrisa, era algo grotesco y a la vez imposible. Kion por un momento estaba de entrar en pánico pero recordó la hermosa imagen de Fuli, esto lo tranquilizo por completo. La mirada se alejó a una distancia considerable del león.

- No te rindas Kion… - escucho una suave voz a su espalda, era la voz de Fuli.

No se escucha ningún ruido, solo se escuchaba un par de respiraciones, la de Kion y la del ente.

- Antes de comenzar, te voy a dar un aviso así que ponte atento, soy capaz de sentir tus emociones y sentimientos, por lo que intentar mentirme sería un tremendo error, tenlo presente siempre. – luego de esto aquella mirada dio un suspiro y su sonrisa cambio a una seria. Kion estaba preparado.

- Primera pregunta: ¿Sientes envidia y odio hacia tu hermana Kiara? –

Esto dejo muy pensativo a Kion, no entendía a donde quería llegar su desconocido invitado con aquella pregunta, cuando estuvo a punto de responder recordó el aviso del ente, este se daría cuenta si él estaba mintiendo o no leyendo sus sentimientos. Cerrando los ojos, sintió un dolor en el pecho a la hora de responder.

- Si, le tengo demasiada envidia a mi hermana, ella tiene toda la atención de mi padre, Kiara siempre me toma la delantera cuando trata de llevarse la atención de Simba y eso me provoca mucha ira… odio hacia ella – respondió Kion avergonzado por lo que acaba de decir, su madre estaría muy decepcionada.

Los ojos comenzaron a brillar un poco más, retrocedieron un par de centímetros. Su fría sonrisa poco a poco, comenzó a transformarse en una más agradable al reducir su tamaño, la voz del ente cambio significativamente, era más "real" y alegre.

- Muy bien Kion, ahora segunda pregunta: Si Fuli desea dejarte y decide ir con Khamisi para casarse ¿te vengarias de ellos y matarías a Khamisi?

No hubo respuesta alguna, esto dejo muy desconcertado a Kion, conocía bien a Fuli y sabía que ella lo odiaba a muerte, la pregunta en si era muy oscura al mencionar las palabras venganza y matar. El león imagino un posible escenario en donde Fuli lo abandonara y se iba con Khamisi, lo que sintió fue algo muy doloroso y decepcionante al imaginar a su amiga rompiéndole el corazón y lo que sentía hacia Khamisi era mucha rabia e ira. Poco a poco sintió las ganas de despedazarlo al imaginarlo a ambos con una familia pero a la vez se sintió feliz al ver la sonrisa de Fuli con sus crías, por lo que finalmente se tranquilizó, la amaba demasiado a tal grado de sacrificar su felicidad por el bienestar de la cheetah.

- Al principio sentiría rabia, decepción y mucha tristeza, si Fuli desea dejarme por Khamisi después de todo lo que hemos vivido, entonces no hay nada en lo que pueda hacer, tomar venganza y tratar de matarlo significaría entregarme al mal por completo, si ella es feliz con Khamisi, entonces les desearía la mejor de las suertes y aceptaría mi derrota ante Khamishi – confeso Kion con la mirada seria, esta pregunta fue realmente difícil para él.

Los ojos se iluminaban cada vez más y la sonrisa cambiaba a una más decente, poco a poco retrocedió unos centímetros. Esto tranquilizo a Kion nuevamente.

- Una pregunta muy difícil para ti ¿no? – dijo sarcásticamente aquel ente provocando la ira de Kion. – Sin embargo tu respuesta fue la más correcta y sabía. Ahora vamos con la tercera pregunta: En un futuro, ¿tratarías de herir a tu querido padre Simba después de toda la tristeza y el dolor que te causo ante su indiferencia y también a tu hermana cuando se convierta en reina?

- Lo siento por ti, pero si algo estoy seguro de mis sentimientos, es que nunca me volveré un tirano y me revelare contra mis seres queridos, no lo voy a negar, le tengo un poco de odio debido a su total indiferencia conmigo pero lo hace con un buen motivo, está entrenando a mi hermana para ser una excelente reina, jamás haría daño a mi padre ni a mi hermana, preferiría suicidarme a que tomar esa acción. – respondió Kion con un tono de voz seguro y tranquilo, no dudo en responder la tercera pregunta con total seguridad.

Los ojos se alejaron otro par de centímetros y comenzaron a brillar cada vez más, iluminando la zona, Kion observo a su alrededor y sus sospechas de hicieron reales, estaba atrapado en una cueva muy chica. Luego volvió a mirar a aquel ente, su sonrisa sarcástica había desaparecido por completo, solo se veían sus dos temibles ojos. Era obvio que aquel ente estaba molesto con las respuestas de Kion.

- Te felicito al responder tan rápido, no dudaste ni un segundo en contestarla – susurro el ser, su voz era más "cálida" a medida que Kion respondía correctamente, poco a poco el león dejo de sentir la sensación de peligro. De pronto los ojos se apagaron y se materializo a unos pocos centímetros de Kion, esta vez Kion no se asustó.

- Solo te faltan dos preguntas y estas serán las más difíciles, si respondes mal una de estas dos, asegura tu vida como terminada – dijo amenazantemente el ente, mostrando aquella desagradable sonrisa.

- Joder, ¡has tus condenadas preguntas de una maldita vez! – gruño Kion al ver la sarcástica sonrisa del ente, estaba muy molesto debido a las desagradable y perturbadoras preguntas, sentía que se iba a enfermar. El ente al sentir la furia del león retrocedió considerablemente, su táctica de intimidación no había funcionado.

- Muy bien, me agrada tu actitud muchacho, aquí la cuarta pregunta: Si Khamisi con toda su guardia mata a toda tu familia, amigos y en especial a Fuli ¿Los matarías a todos a sangre fría con tu rugido o les perdonarías la vida?

Esta vez Kion se quedó sin voz, el ente no bromeaba respecto a la dificultad de las preguntas, era demasiada fuerte y horrible a la vez. Kion nuevamente, para su disgusto total, tuvo que imaginarse un posible escenario en donde todos sus seres queridos estuvieran muertos, su ira, el resentimiento y la sed de venganza estaban aumentando rápidamente, al imaginarse a sus amigos asesinados hizo que gruñera y sacara sus garras. Finalmente llego a un punto en donde casi pierde el control de sí mismo al imaginarse como Khamisi mataba a Fuli. Poco a poco comenzó a sudar debido a la presión y a todas las emociones negativas recorriendo su cuerpo, no sabía que responder en aquel momento. De tan solo imaginar al cheetah con la boca ensangrentada le provocaba un fuerte impacto emocional, luego de un largos minutos, finalmente escogió su respuesta observando a aquellos ojos.

- Al principio sentiría una odio terrible hacia todos ellos, sé que es algo horrible ver a todos tus seres asesinados de una manera terrible, pero… yo no soy un asesino, a pesar de lo difícil que sea ocultar mi odio y mi sed de venganza contra Khamisi y su guardia completa, no usaría el rugido de los ancestros con ese propósito, al final solo decidiría ir solo hacia algún lejano, todos mis seres queridos no querrían verme convertido en un asesino. Fuli estaría muy triste y decepcionada de mí al verme convertido en un monstruo, con el tiempo… les perdonaría la vida… pero mi destino seria incierto - respondió Kion muy agobiado ante toda la tensión del momento, no pudo evitar derramar unas lágrimas al imaginarse todos aquellos escenarios. – Bien… ya te respondí tu asquerosa pregunta, sigamos con la última de una buena vez y espero que cumplas tu palabra.

Los ojos verdosos brillaron con más intensidad, se alejó unos centímetros y sonrió agradablemente a Kion. Este solo se limitó a mirarlo seriamente, tratando de olvidar todo lo que había imaginado.

- Bien aquí la última pregunta: ¿Tienes un profundo miedo de convertirte en una viva imagen de Scar? Ambos comparten destinos similares y una pregunta más ¿Odias profundamente a Scar?

Esto tomo por sorpresa a Kion, no se esperaba tal pregunta, escucho muchas historias respecto a Scar por medio de su madre y de su abuela Sarabi, de lo terrible que fue su reinado, de lo despiadado, cruel, asesino, sin valores morales, sin respecto a la vida, de la falta de remordimiento. Sobre todo a la hora de matar a su abuelo sin piedad y de desterrar a su padre de Pridelands, según las palabras de las leonas, era un auténtico demonio quien no dudaba en matar a alguien si se le oponía. Sin olvidar el detalle del asesinato de Mheetu y de la mayoría de los leones de la guardia. Lentamente dio un suspiro y recordó lo sucedido aquella noche en el campo de los ancestros, del miedo y angustia que sintió a la hora de encontrar la similitud de su vida con la de Scar. Parte de su corazón le temía un miedo profundo y un gran odio por todas las maldades que realizo a lo largo de su vida.

- Creo que esta demás decirte que seré honesto ante mis palabras visto y considerando que de alguna manera puedes leer mis sentimientos, nunca conocí en persona a Scar, solo lo conozco por medio de relatos crueles de mis familiares, sobre todas las atrocidades que cometió en su vida, sobre todo el caos que provoco en Pridelands y de todo el sufrimiento que causo hacia mi familia, en definitiva considero a Scar como un maldito demonio y sí, tengo mucho miedo de convertirme en su versión moderna, la similitud de mi destino es parecido al suyo con excepción de que tengo a Fuli de mi lado. Lo odio con toda mi alma, ese ser al final recibió su castigo de la peor manera posible. – Respondió Kion con una mirada completamente molesta, de tan solo pensar en Scar le provocaba una sensación de asco.

- Debi suponerlo… es normal que sientas eso respecto a ese león, causo mucho daño a muchos seres, merece estar en el infierno por todos sus actos… - respondió el ente con una mirada seria

- ¿Y bien, ahora me dirás cuál es tu nombre? -

- Respondiste correctamente todas las preguntas, lo menos que puedo hacer es revelarte mi nombre y mi forma verdadera.

Poco a poco los ojos del ente comenzaron a brillar intensamente cegando a Kion, poco a poco su forma espectral comenzaba a tomar forma a la de un león adulto, de complexión delgada, con melena negra, con pelaje marrón oscuro y finalmente una cicatriz se manifestaba en su rostro. Kion al verlo por completo se quedó pasmado, no podía creer lo que estaba presenciado, era el mismísimo Scar en persona. Kion rápidamente retrocedió hasta quedarse pegado en la pared, estaba completamente asustado. En cambio Scar solo lo miraba seriamente, su cuerpo brillaba con una pequeña aura rodeando cada rincón de su cuerpo. Se recostó lentamente.

- Tranquilo Kion, no te haré ningún daño – susurro Scar al ver la mirada pasmada del leon.

- ¡NO ME HABLES MALDITO DEMONIO! – gruño Kion mostrando las garras y los dientes, estaba preparado para pelear contra Scar.

- Puedes confiar en mi o no, pero ya te lo dije, no te hare daño, estoy aquí por una razón en particular y es ayudarte – explico el leon con un tono de voz serio, Kion no creía en ninguna de sus palabras.

- ¿En serio? No me jodas Scar, te conozco perfectamente, eres un ser completamente manipulador e inteligente, no me fiare de ti en ningún momento – grito Kion cada vez más furioso, Scar no mostraba signos de enojo, solo estaba recostado tranquilamente.

- Si, todo lo que dices es verdad, soy un ser manipulador y cruel, pero te lo repetiré una vez más, solo estoy aquí para ayudarte a salir de este lugar y enseñarte un nuevo truco que te servirá de mucho una vez lo aprendas. Solo cálmate y respira… - dio un enorme suspiro y continúo su conversación- Adelante, puedes venir a golpearme si eso te hace sentir mejor, no voy a poner resistencia alguna, es más, si deseas puedes matarme, siento todo el odio que hay en tu corazón. – cerro los ojos esperando los golpes del leon.

Kion no dejaba de gruñir, tenía en su delante al ser más perverso que todo Pridelands, le costaba mucho creer en sus palabras, lentamente se tranquilizó al analizar más detenidamente la situación, si Scar lo hubiese querido durante todo este tiempo, lo hubiera matado sin piedad. Poco a poco comenzó a acercarse con cautela y se sentó delante de Scar, este abrió los ojos y ambos compartieron miradas serias.

- Sabes algo Kion, me recuerdas mucho a mi mismo en mi infancia, solo que las cosas son muy diferentes entre nosotros, puedes estar tranquilo, no corres con mi misma suerte, lo que yo pase durante toda mi vida fueron sucesos dolorosos y horrible, tú en cambio tienes amigos, una familia amorosa y sobre todo, alguien especial en quien confiar. – confeso Scar mientras se incorporaba de pie, Kion lo miro con incredulidad.

- Sin embargo, esos sentimientos de odio, resentimiento, envidia, rabia, dolor y sed de venganza no pueden gobernar tu corazón, eres el líder de la guardia del león, debes estar con el corazón puro.

- Si claro… al igual que tú lo hiciste al matar a todos tus compañeros sin mostrar rastros de piedad – dijo Kion con mucho sarcasmo, Scar no se enfadó ante tal comentario, giro lentamente y se dirigio hacia una pared, sus ojos lograban iluminar el lugar.

- Kion déjame hacerte una pregunta: ¿Tú me odias? –

- Creo que la respuesta está más que clara, eres un maldito asesino, sanguinario y el peor ser que existió sobre la faz de la tierra, mataste a mi abuelo y al segundo hijo de mi abuela Sarafina, causándole un tremendo daño psicológico. Si quieres puedo proseguir durante horas pero no tengo tiempo, el oxígeno se está agotando y necesito salir de este lugar. – respondió el príncipe cada vez más molesto e incómodo ante la presencia de Scar.

- Kion necesito que veas lo que te voy a mostrar, con esto aclarare muchas cosas y entenderás algo importante del ciclo de la vida, eres libre de verlo o no, pero mis intenciones son benévolas.

- … - Kion no dijo nada, no creía en sus palabras pero tenía curiosidad saber ese dato del ciclo de la vida.

- ¿Quieres saber porque te hice esas preguntas tan difíciles y fuertes? – Lo miro a los ojos – Es porque quería saber cuál serian tus respuestas ante aquellas situaciones y por lo visto, eres alguien especial, me recuerdas mucho a Mufasa. – luego de esto se acercó a un muro y coloco una garra en la mitad de la pared. – Es hora de que conozcas la verdadera historia de Scar… no, mi verdadero nombre es Taka y esta es mi historia Kion.

Lo que sucedió a continuación dejo boca abierta a Kion, una pequeña luz se manifestó en la pared formando la figura de un cachorro del mismo color de Scar. Al mismo estilo de Rafiki, la imagen cobro vida, por medio del arte rupestre, Scar comenzó a explicarle cada detalle de su vida, las imágenes representaban cada suceso doloroso que le había ocurrido a lo largo de niñez y juventud. Kion prestaba mucha atención, cuando llegaron a la parte donde los golpes de la vida dejaban profundamente lastimado al león, no podía evitar sentir lastima e impotencia al ver tan horrible destino. Todas las imágenes rupestre recorría toda la cueva, formando una experiencia visual increíble, el león narraba con detalle como cada evento negativo en su vida poco a poco lo iban convirtiendo en aquel demonio, a la vez contando como su lado positivo llamado Taka se destruida poco a poco. Kion no podía creer lo que estaba viendo, la vida del león fue totalmente miserable y terrible. Finalizando con la muerte de Scar y su última experiencia vivida antes de su muerte, un pequeño dibujo de Scar y Taka de cachorro se daban un abrazo antes de desvanecerse por completo.

- Como veras Kion, la vida puede ser cruel con muchos individuos, no todos tenemos la misma suerte que algunos como fue el caso de Mufasa, todas estas experiencias que he vivido me han marcado de por vida, convirtiéndome en aquel león maligno que todos conocen. – se acercó lentamente donde Kion y se recostó delante de él, Kion ya no sentía ira ni odio hacia el león, estaba temblando al ver la impactante historia del león.

- Sin embargo, en los últimos momentos de mi vida, logre darme cuenta de todos mis errores, me arrepentí por completo de no haber sido lo suficientemente fuerte para superar los dolores del ciclo de la vida, fui un completo idiota al rendirme tan fácilmente.

- Scar… perdóname pero sigo sin creerte – confeso Kion con un suspiro – Sé que eres un ser que haría lo que sea por alcanzar sus objetivos.

- Supuse que dirías eso, entonces solo hay una manera de demostrarte mi vida – de pronto Scar comenzó a brillar, su figura estaba encogiéndose hasta formar la figura de un cachorro, Kion se mostró impresionado al ver la figura de Scar, era muy parecido a él, en el hombro izquierdo del cachorro estaba la marca de la guardia del león. – Cierra los ojos, confía en mí, no te hare daño, cuando veas lo que te voy a mostrar, no abras por ningún motivo los ojos, bajo ninguna circunstancia lo abras ¿vale?

- Scar si te atreves a hacer algo, no responderé ante mis actos, estas advertido – amenazo Kion con una mirada seria, luego de esto cerro los ojos.

- No lo dudo Kion, ahora disfruta del viaje y analiza detenidamente cada evento que veas, puede que aprendas algo mas de todo esto – levanto su garra y lo coloco en la frente de Kion, una gran luz comenzó a iluminar todo el lugar.

Kion observo una cantidad increíble de imágenes en su mente, ante su perspectiva, el tiempo pasaba horas, cuando en realidad pasaron unos minutos. En aquel trance, estaba observando toda la vida de Scar, la cruda realidad sobre su vida, todos los momentos dolorosos y horribles momentos que vivió a lo largo de su infancia, juventud y adolescencia. Kion no podía creer la tan mala suerte que tuvo el hermano de su abuelo y aun así, lo conmovía mucho el hecho de ver como Scar luchaba contra su lado maligno y contra todas aquellas emociones. Sumado a todas las pruebas que le imponía la marca de la guardia.

Al llegar a la parte de sus dos rupturas amorosas, Kion no pudo evitar sentirse imponente al ver la mirada de Scar en ese preciso instante, tenía ganas de ir a abrazarlo y consolarlo, su rostro reflejaba una tristeza cruda y un dolor inimaginable. Al ver como el león sucumbía ante la maldad, este trato de hacer lo posible por ayudarlo pero era en vano, solo eran recuerdos y sus palabras no llegaban a los oidos de Scar. El viaje de Kion termino observando el malherido cuerpo de Scar y el espectro de Taka dándose un abrazo. Al escuchar sus últimas palabras Kion se quedó sin aliento, aquel demonio que tanto odia estaba pidiendo perdón por todos sus pecados, estaba llorando desconsoladamente antes de dar su último suspiro, finalmente murio con unas lagrimas de sangre, esto dejo helado a Kion.

- Ya puedes abrir los ojos Kion – susurro Taka al quitar su garra de la frente de Kion, el león abrió los ojos y estaba mirando completamente la figura de Taka, su mirada reflejaba aquella tristeza.

- Te repetiré la última pregunta que te hice hace algunos minutos: Kion ¿Tú me odias?

Para la sorpresa de Taka, sintió un enorme abrazo por parte de Kion quien estaba arrepentido por sus duras palabras, estaba llorando desconsoladamente, aquel león maligno resulto ser el león más valiente y fuerte que jamás había conocido. Todo el sufrimiento que paso a lo largo de su vida fue increíble. A pesar de todos sus actos perversos, estos eran las consecuencias de la indiferencia de Ahadi, de la separación de su amor con Sarafina y la leona, y la muerte de su madre.

- No Scar, no te odio… ahora creo en tus palabras... lo siento mucho, perdóname por haberte dicho aquellas palabras tan hirientes - susurro Kion con la voz quebrada

Muy a diferencia de la vida de Kion, este tuvo amigos desde que era cachorro, a pesar de la indiferencia de su padre, Simba era totalmente diferente de Ahadi, si se enojaba solo los reprendía, pero nunca llegaba al acto de golpear a sus hijos. Por otro lado Kion tenía a su madre en perfecta salud. Bunga, Ono, Besthe, Jasiri y finalmente Fuli eran la luz de su vida, en especial su amada cheetah, ella durante todo este tiempo lo había apoyado y el amor de ambos estaba muy avanzado a diferencia de lo que sintió Taka con Sarafina o aquella leona.

- Oye no llores Kion, un líder jamás debe mostrar debilidad – susurro Taka limpiando los ojos de Kion, este no paraba de llorar.

- Lamento mucho haberte dicho todas aquellas palabras – se disculpo Kion tratando de aguantar las lágrimas, Taka solo sonrió con una mirada de alegría.

- Descuida pequeño principe, se que no lo dijiste con malas intenciones, eres un leon muy bueno y valiente al igual que Mufasa, lo creas o no, tus acciones cambiaron a tu padre, el ya no es el mismo, lo descubrirás una vez regreses a Pridelands -

El oxígeno ya estaba a punto de agotarse y ya no le quedaba mucho tiempo a Kion y a Alsius Rock, Taka estaba al tanto de lo que estaba sucediendo en el reino, por lo que no perdió el tiempo. Se alejó de Kion.

- Kion llego la hora, es hora de mostrarte el tercer modo de utilizar el rugido de los ancestros, este don lo descubrí en mi época de adolescencia al entrenar duramente contra una montaña, si logras dominarlo, serás capaz de destruir cualquier escombro, incluyendo aquella roca que está en las lejanías y el escombro que bloquea la entrada de la cascada. Solo tú y tus amigos pueden salvar este reino. Recuerda tus respuestas ante las preguntas que te realice, pues eran una prueba que te impuse y es posible que en algún momento tengas que tomar una decisión importante.

Kion asistió con la cabeza secándose sus últimas lágrimas, poco a poco recupero la compostura y cambio su mirada a una más seria, Taka indico a Kion por medio de su pata, que se colocara a su costado y se colocara en posición defensiva, Kion imito sus movimientos.

- Este rugido consiste en inhalar profundamente tus pulmones y con tus ojos, debes apuntar el punto exacto del impacto, cuando expulses todo el aire contenido, expúlsalo con todas tus fuerzas sin perder de vista el punto de impacto. Recuerda sujetarte fuertemente con tus garras del suelo, pues la onda expansiva en forma de disparo directo te hará retroceder peligrosamente. – Taka coloco sus patas delanteras agachando la cabeza, la parte trasera la tenía levantada, Kion imito sus movimientos, gracias al brillo de los ojos de Taka podía observar perfectamente los escombros. – Debido a la falta de oxígeno, solo tienes tres oportunidades, si fallas, morirás Kion.

- Estoy listo, hagamos esto – respondió Kion muy seguro de sus palabras, Taka sonrió y comenzó a inhalar profundamente, Kion hizo lo mismo, dentro de su cuerpo sentía una presión muy fuerte, le pesaba el cuerpo, mantener el balance le costaba mucho.

- Ahora posiciona bien tu mirada hacia el escombro y con tus garras sujétate lo más fuerte que puedas. – Kion estaba listo para lanzar el rugido.

- ¡Ahora ruge con todas tus fuerzas! – grito Taka

Kion rugió lo más fuerte que pudo, expulsando todo el aire con una gran fuerza, pero no ocurrió nada, le quedaban dos oportunidades.

- No te desanimes, sé que puedes hacerlo Kion, después de todo eres el líder de la guardia del león, hazlo por tu familia, por tus amigos, por tu querida Fuli quien te extraña profundamente.

Kion observo furiosamente los escombros y volvió a inhalar mucho oxígeno, cada vez le costaba más respirar, agacho su parte delantera y de un gran rugido, lanzo todo el oxígeno contenido, nuevamente no ocurrió nada. De pronto Kion se desplomo, la falta de aire le estaba afectando profundamente, solo le quedaba una última oportunidad.

- Fuli, ¿te quieres comprometer conmigo? – se escuchó una voz en la mente de Kion

- Kion… Por supuesto que si – respondió una dulce voz femenina.

- Hermano, confió en ti, sé que cumplirás tu promesa – susurro una cariñosa voz de una cachorra

- Si, es una promesa Kiara, no lo olvides -

- Kion, cuando regreses a casa, las cosas serán diferentes, tendremos más tiempo para nosotros, de padre a hijo.

- Mi pequeño bebe, recuerda que te amamos profundamente, esperaremos ansiosamente tu regreso –

- Señor Faragir, no voy a cambiar de opinión, amo con toda mi alma a su hija y no la dejare sola a no ser que ella me la pida, es un hecho.

- Kion… te amo – susurro la voz de Fuli dentro de el.

Kion se levantó con una fuerza de voluntad increíble a pesar del poco oxigeno que quedaba, volvió a colocarse en posición e inhalo con todas sus fuerzas todo el aire restante de la cueva.

- No me voy a rendir, no voy a morir en este lugar, todos me esperan… Fuli -

"Deben demostrar que son dignos de formar parte de la guardia por medio de acciones de valentía."

Una fuerte luz comenzó a manifestarse en el hombro de Kion, Taka comenzó a sonreír mientras se colocaba en medio de Kion, al ser un espíritu, pudo encajar perfectamente su silueta al cuerpo de Kion.

- Kion, tu nunca serás como Scar, recuérdelo siempre, siempre estaré a tu lado sin importar lo que suceda - una últimas palabras resonaron en la mente de Kion.

- No hay mérito alguno en ser el líder de la Guardia del León si no proteges a los demás, por eso mismo cuando veas la oportunidad, no dudes en socorrerlo con toda tu voluntad y mostrárselo al mundo. – pensó Taka colocándose en la misma posición de Kion quien ya estaba preparado para lanzar el rugido. Ambos al mismo tiempo pensaron unas últimas palabras:

- RECUERDA, EL LÍDER DE LA GUARDIA SIEMPRE DEBE VELAR POR LA SEGURIDAD DE SU REINO Y DE LA VIDA DE LOS ANIMALES. RUGE CON TODO TU CORAZÓN CUANDO ESTÉN EN PROBLEMAS.

El brillo de la marca se intensifico iluminando por completo toda la zona, el cielo comenzó a formar la figura de muchos leones, dando paso a un poderoso rugido contra los escombros, fue tan poderoso que Kion salió volando contra la pared mientras que la enorme ráfaga destruyo por completo toda los escombros delante de la cueva, mandando a volar todos los trozos de piedras por todo el cielo a una gran velocidad. El enorme rugido se escuchó en todo Alsius Rock, todo el mundo lo escucho, las hienas, Khamisi con una mirada de incredulidad, Kopa, Fuli, Bunga, Beshte, Ono, Asha, los reyes y el resto de los felinos en todo el lugar.

- Así es, sale a la superficie, la cualidad más importante de un líder, ¡el espíritu del autosacrifico! – susurro Taka satisfecho ante el progreso de Kion.

La marca de un león completo apareció en el hombro de Kion, este se levantó y se dirigió a la salida, tratando de recuperar el aliento, el rugido lo había agotado por completo. El polvo generado por la explosión no lo dejaba respirar bien. Luego de un rato, Kion estaba recuperado y feliz al saber que había recuperado su rugido y había aprendido dos cosas, la manera de salvar al reino y el verdadero pasado de Scar.

- Te agradezco mucho por lo que has hecho por mi… pero quiero saber el ¿porque? De todos los seres que he conocido, no me esperaba esto de ti – pregunto Kion con una mirada de confusión sin dar la mirada hacia la cueva

- Porque no quiero que la historia se repita, tu eres igual a mí solo que ambos tomamos rumbos distintos en nuestras vidas, ahora la decisión está en ti, usa tu poder para el bienestar de todos tus seres queridos. – Susurro Taka dentro de la cueva – Recuerda esto Kion, todo destino puede cambiarse para el bien o para el mal, todo depende del camino que elijamos, te confió la guardia del león.

Kion cerro los ojos y susurro sus últimas palabras: Muchas gracias Scar… no, mejor dicho, Taka, el león más valiente que he conocido.

Rápidamente Kion observo a su alrededor, todo el lugar estaba cubierto de una densa neblina. Sin titubear, capto el aroma de un par de hienas y de Khamisi, estaban muy cerca de su ubicación, dio un suspiro y se preparó para el futuro combate contra su rival. Rápidamente comenzó a correr en dirección hacia el aroma, la figura de Taka lentamente comenzaba a desaparecer con medio de partículas de luz.

- Nunca imagine ver este día querido hermano… al final lograste vencer toda la maldad dentro de tu corazón. – susurro una voz conocido a la espalda de Taka, este se limitó a sonreír con los ojos cerrados

- Hice lo que tenía que hacer, después de todo, esto no es suficiente para remediar mis pecados – susurro Taka a medida que solo faltaba la parte de su cabeza antes de desaparecer. – Mufasa, tengo entendido que Ahadi no puede encontrar la paz... dile a nuestra madre que la amo con todas mis fuerzas y a nuestro padre, dile que lo perdono por todo lo sucedido en el pasado, después de todo es el ser que me dio una vida, dile que lo amo demasiado y que siempre lo amare, merece descansar en paz.

- Taka… aun puedes corregir tus pecados, ¿es mejor que se lo digas tú mismo no crees? – respondió la silueta de Mufasa detrás de él.

- Lastimosamente no podré ir al lugar donde ustedes están descansando, pero para mí es más que suficiente que ustedes sean felices y estén en paz y… hermano, lo siento mucho por haberte quitado la vida…

- Mi pequeño hermano, no te preocupes por eso, siempre serás mí querido hermano menor, por lo cual tienes todo mi amor y cariño, estaré esperando por ti cuando las puertas se te abran por completo

Estas últimas palabras de Mufasa lograron provocar un sentimiento de tristeza y arrepentimiento hacia su hermano, antes de que finalmente desapareciera su rostro, susurro sus últimas palabras derramando una lagrima:

- Mufasa gracias por tus palabras, finalmente puedo estar en paz hacia el lugar donde me dirijo, no será un lugar lindo pero con tus palabras puedo estar tranquilo, adiós querido hermano – finalmente desapareció por completo de la cueva, Mufasa con una sonrisa miro el lugar.

- Quien sabe Taka, tal vez dentro de poco nos encontremos al lado de los reyes del pasado, te estaré esperando ansiosamente… - susurro Mufasa desapareciendo por completo.

Lentamente comenzaron a caer gotas, el cielo comenzó a lloviznar fuertemente. Kopa y Fuli lograron captar el aroma de Kion en la cima de la montaña, a medida que se acercaban al lugar, el aroma de Khamisi y de las dos hienas se unieron.

- No bajes la guardia Fuli – dijo Kopa con una mirada seria

- Nunca en la vida – respondió Fuli

- Espérame Kion, pronto estaré a tu lado – pensó la cheetah mientras daban los primeros pasos hacia la neblina.

Fin del capítulo 8

The Lion Guard:



Última edición por Shaka el Jue Jul 27, 2017 10:30 pm, editado 1 vez
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Charles 575 el Jue Jul 27, 2017 7:04 am

Wow que buen capitulo redactas muy bien sigue asi saludos y espero mas capitulos.
avatar
Charles 575
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 150
Fecha de inscripción : 08/04/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Jue Jul 27, 2017 10:33 pm

Muchas gracias a Nitaly, Kiran y Charles quienes se estan tomandose un poquito de su tiempo para seguir este humilde fics. Debo decir que fue muy entretenido escribir cada episodio, por un lado sientes que te pones en los pies de los personajes y vives la aventura tu mismo.

Con este ultimo capitulo entre Kion y Taka, actualmente la historia de este fanfic ya va por el 80%, ya es solo cuestion de tiempo antes de que llegue al esperado final. Nuevamente muchas gracias por el apoyo, cada comentario me sube mucho la moral y las ganas de seguir adelante.

Un gran abrazo
:pumtim:
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por KIRAN27 el Sáb Jul 29, 2017 6:30 am

bueno amigo shaka nos alegramos que siga asi y es una pena que las historias poco a poco terminen pero tu historia esta genial te felciito saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo shaka nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 10598
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Dom Jul 30, 2017 9:30 am

Debo confesar algo al crear este capítulo, es sin duda uno de los mejores que ,a mi punto de vista, he creado hasta la fecha y a la vez es el mas largo de los 10 capitulos, a tal grado que casi me hace llorar al final, lo que les digo es verdad, sin duda este capítulo tiene muchos sentimientos encontrados en la vida real, por lo que lo hace una historia algo real si lo vemos desde un punto de vista mas humano y lo comparamos con la vida de muchas personas en la vida real, disfruten mucho de la lectura. Un gran abrazo



The Lion Guard: De la amistad nace el amor Opening 2:


Capítulo 9: Kion vs Khamisi, la salvación de un alma dolida

- Mama… Mama, no quiero ser como mi padre, no quiero convertirme en un felino que golpea a sus seres queridos, tal y como lo hace contigo – sollozaba un pequeño cheetah, rodeado entre las patas delante de su madre. Ambos se encontraban en una cueva, el día estaba lluvioso.

- Quiero elegir mi propio destino, uno en el que pueda lograr que los otros sonrían y se sientan seguros – el llanto aumentaba un poco más, su madre lentamente comenzó a lamer su frente, calmando al pequeño

- Hijo, tú quieres proteger a todos los que te rodean ¿no es así? – Pregunto la cariñosa felina abrazando cada vez más a su cachorro – Quieres ser un protector… uno el que de su vida por los otros sin importar el costo.

- Si… -

- Entonces está bien, conviértete en un gran líder y cumple tu sueño, siempre y cuando nunca olvides estas palabras… - poco a poco la voz de la felina se iba silenciando ante el sonido del ruido de la lluvia, un fuerte rayo cayó cerca de la cueva.

- Antes de saberlo, había olvidado que sucedió después de eso – resonaron unas palabras con una voz conocida.

Cerca al enorme lago cercano a la enorme montaña de Alsius Rock, se encontraba el cachorro al lado de otra cachorra cheetah, esta tenía los ojos verdes y su pelaje era hermoso.

- Sabes, este es uno de los pocos momentos en los que tengo un momento de tranquilidad y de diversión – dijo el cachorro a su amiga, quien le daba una sonrisa

- Digo lo mismo, nuestros padres hacen lo posible por guiarnos por la senda correcta y convertirnos en grandes felinos en un futuro – dijo ella mientras bebía agua del lago.

- Si… por la senda correcta… - susurro el cachorro con una mirada decaída

La cachorra al darse cuenta de la actitud su amigo, se le acercó y le dio un abrazo, ella desconocía las acciones que hacia el padre de su amigo.

- Recuerda Khamisi… siempre seremos amigos y no dejaremos que nadie rompa ese lazo de amistad ¿vale? – susurro la cachorra

- Si, siempre seremos amigos sin importar lo que suceda… eres la única amiga que tengo… Fuli – respondió el cachorro derramando una lágrima.

- Lo sé, descuida que siempre estaré a tu lado sin importar lo que pase, es una promesa – dijo Fuli con una sonrisa.

- Después de aquella pequeña reunión que tuve con ella, no la volví a ver nunca más hasta mi llegada hacia Pridelands, las cosas ya no eran igual desde aquel entonces… -

Hace unos días atrás antes del ataque a Alsius Rock, cerca al árbol de Rafiki en Pridelands

El mandril ya se había retirado luego de sanar las heridas de Khamisi, este se encontraba reposando al lado de un árbol junto a Kion quien lo acompañaba.

- Khamisi ¿tienes una familia en tu reino? – pregunto el príncipe con una mirada curiosa, el felino miro al cielo y dio un suspiro.

- Tenía una familia, mi padre y mi madre pero… a diferencia de tus padres, los míos no se llevaban bien, desde que tengo memoria en mi época de cachorro – Khamisi miro su pata y lentamente desenfundaba sus garras. – Mi padre… mi condenado padre siempre nos golpeaba cuando algunos de sus asuntos personales no les salían bien, le encantaba desquitarse con nosotros.

- Khamisi… - susurro Kion, arrepintiéndose por haber preguntado algo tan delicado pero su invitado siguió.

- Mi padre quería que fuera el Rey de Alsius Rock cuando cumpliera la edad suficiente, todos los días me entrenaba en combate desde que era pequeño, no le importaba si yo salía lastimado del entrenamiento, quería a toda costa que me convirtiera en el guerrero perfecto. Mi madre al ver esto, se interpuso muchas veces entre nosotros, provocando su sufrimiento.

Observo a Kion y se limitó a dibujar una sonrisa, esta era falsa pero logro convencer al príncipe.

- Sin embargo, no quería ser así, no quería ser rey, no quería convertirme en una felino asesino… lo único que quería era tener amigos, tener aventuras… convertirme en un felino que fuera capaz de proteger a todo el mundo, tal y como tú lo haces con la Guardia del León.

- Pero al final te convertiste en el líder de la guardia de los jaguares, lograste cumplir tu sueño – dijo Kion tratando de animar al cheetah, no obstante, no noto alegría alguna en la mirada del Khamisi, este solo miraba el suelo perdido en sus pensamientos.

- No… me convertí en el líder por medio de una estrategia que elaboro mi padre para que fuera parte de la realeza, no pude demostrar mis habilidades ni mi capacidad para ser un gran líder… todo fue una maldita mentira. ¿Y quieres saber cuál es el peor detalle de todo esto Kion?

- … – Kion no dijo nada, solo se limitó a escuchar las frías palabras de Khamisi

- Mi padre es un adorador del ya fallecido tirano Scar… - esto último dejo en shock a Kion.

- Impactante ¿no? Sin embargo, mis padres murieron en un accidente, su sueño al final no se cumplió ni se cumplirá…. No, de hecho, rechazare por completo la sangre de mi padre, sus enseñanzas y su maldito plan para convertirme en rey – dijo el cheetah muy furioso, luego fijo su mirada en Kion.

Kion no tenía palabra alguna ante lo que estaba escuchando, la vida de su visitante resulto ser muy cruda y dolorosa a comparación de la suya, no encontraba la empatía suficiente para poder comprender al cheetah.

- Kion conozco toda la historia de Pridelands, desde el reino de tu abuelo hasta la actualidad, también conozco todas las aventuras que tuviste con tus amigos a través de estos meses, debo decir que sin duda eres un león afortunado, posees un don inimaginable pero a pesar de eso, no se compara con la amistad y el amor que tienes por parte de todos. Por lo que tengo más razones para competir contigo sobre cuál es el mejor líder y quien logra tener el amor de Fuli.

- En mis recuerdos mi madre siempre estaba llorando, "tus ojos son desagradables y horribles", me dijo estas palabras mientras intentaba asesinarme en un intento para librarse de mi existencia – dijo Khamisi con la cabeza baja y con el corazón destrozado al recordar aquel suceso, Kion cada vez se ponía peor y dolido por lo que escuchaba, se sentía completamente impotente al no tener un argumento o respuesta de apoyo.

- La cicatriz que tengo en el pecho es una muestra de su odio contra mi ser, como dije antes, rechazare todas las enseñanzas de mi padre, todo su maldito plan y toda su sangre dentro de mi cuerpo, y lo hare convirtiéndome en rey a mi modo…. Sin importar que seas el compañero de Fuli, me levantare sobre ti usando mis propias tácticas cuando lleguemos al final de nuestra tregua.

- Lo siento por tu pasado Khamisi, en verdad lo siento, pero… yo tampoco puedo perder, si debo competir contigo sobre quien de los dos es el mejor líder y quien se queda con el amor de Fuli, ¡entonces te voy a derrotar!, no lo olvides nunca – dijo Kion con una mirada seria, no tenía miedo ni se sentía atemorizado por el cheetah.

Lentamente la imagen de todo el panorama se fue disipando junto a las figuras del cheetah y del cachorro. Solo se veía oscuridad.

- Esas fueron sus palabras antes de que partaramos hacia Alsius Rock, jamás olvidare aquella mirada suya, llena de convicción, tranquilidad y seguridad. – pensó el cheetah

- Kion… sin duda eres un león afortunado, con una vida privilegiada y el gran punto final de aquella felicidad es Fuli… no tengo nada más que decir… que te envidio mucho -

2 Horas después del ataque hacia el ataque hacia Alsius Rock

Toda la cima de la montaña se encontraba completamente cubierta de una densa neblina, provocada por un enorme geiser que se encontraba en medio de la misma, en el medio se encontraban 2 felinos mirándose entre sí. Luego de esto hubo una gran explosión causada entre dos poderosas enormes fuerzas de viento en el medio del geiser, destruyéndolo por completo, antes de que sucediera la explosión, se escuchan unas palabras, palabras que ninguno de los seres que se encontraba allí olvidaría jamás.

- Kion… gracias por todo… amigo, cuida mucho a Fuli y a todos tus amigos… -

1 hora antes del ataque hacia Alsius Rock

Kion se encontraba caminando con mucha cautela alrededor de una pradera, era algo inusual ver un terreno tan fértil en la cima de una montaña y el detalle más extraño era la temperatura del pasto, estaba muy cálida. La neblina era húmeda y caliente, como si algún fenómeno lo estuviera formando muy cerca a la posición del león. Poco a poco sentía el aroma de Khamisi y de las dos hienas más cerca desde su ubicación. Al cabo de un rato comenzó a sentir para su sorpresa, como la tierra se sacudía con una tremenda fuerza, a tal grado que parecía un terremoto, esto le hizo recordar las palabras de Khamisi cuando estaban Pridelands, sobre el incidente con un terremoto. Finalmente el terremoto seso y escucho un fuerte sonido a su delante, como si un pequeño volcán entrara en erupción. La figura de la supuesta lava ardiente se veía a su delante, estaba volando en línea recta hasta el cielo.

- Sera mejor que tenga cuidado, el menor descuido y podría perder una pata – pensó Kion con algo de temor, observando la figura del chorro de lava.

Poco a poco rodeo el centro de la erupción y se guio por sus oídos y olfato hacia la dirección de su enemigo, cuando estuvo a punto de llegar a una esquina con un gran abismo, pudo apreciar el resto del reino desde lo alto, por algún motivo en particular, las hienas se habían ido. Esto dejo pensativo al líder, un mal augurio se le vino a la mente. Rápidamente se escuchó otro sonido, era otra erupción, pero esta vez la pudo ver con claridad debido a que la neblina se disipo en un punto ciego, no era lava ni mucho menos era un volcán, era un geiser gigante, tenía demasiados metros de largo y lo que expulsaba era agua ardiente, no lava.

- Uff menos mal que solo es agua y no lava… eso explica la temperatura de la neblina y del pasto – susurro Kion

- ¿Kion? – se escuchó a lo lejos una voz femenina, el león la reconoció al instante, provocándole una mirada de felicidad.

- ¡Fuli! – contesto Kion mientras se acercaba a la figura oscura de un felino, al cabo de un minuto, la figura oscura revelo su forma y efectivamente era la cheetah.

Ella al ver a Kion en excelente forma y sin ninguna herida, no pudo evitar emocionarse e irse corriendo contra él cuerpo del felino, tumbándolo de forma cariñosa al pasto, ella estaba llorando al verlo tan bien, lleno de vida. Lentamente ambos juntaron sus labios, dándose un beso muy apasionado a pesar de la situación. Poco a poco la figura de Kopa se fue dibujando en la neblina hasta llegar a ver la melosa escena. No pudo evitar dibujar una sonrisa al ver a la pareja tan unida.

- ¿Interrumpo algo? pequeños tortolos – pregunto sarcásticamente Kopa al ver a su hermano en una posición embarazosa. Kion y Fuli al escuchar la voz se separaron rápidamente, ambos estaban sonrojados al ser sorprendidos por esa manera.

- Tranquilos que no se lo diré a nadie, tienen mi palabra – susurro Kopa con una voz mas sarcástica de lo normal, no podía evitar la risa al verlos así.

- ¡Zuberi! ¿Qué estás haciendo aquí?, pensé que estarías cuidando a tu familia de los chacales – pregunto Kion sorprendido al ver al león – No me malinterpretes, me alegra mucho verte de nuevo, de hecho… viniste en un excelente momento.

- Pues una linda leopona y una pequeña garza me contaron lo que estaba sucediendo en este lugar y decidí venir a hacer una pequeña visita a Khamisi y a todas las hienas – dijo esto sacando sus garras de manera amenazadora, Fuli pudo notar un detalle en aquella garra, estaba lastimada.

- ¿Que le paso a tu pata Ko... quiero decir Zuberi? Está muy lastimada, hasta parece que está rota… - pregunto Fuli algo preocupada al ver el aspecto de la misma y a la vez insegura sobre revelar la identidad de Kopa, este con un guiño en el ojo le indico que no lo haga, cosa que ella acepto.

- Oh ¿esto? No te preocupes, tuve un accidente cuando entrenaba con un árbol, mi pata está bien, por suerte puedo caminar y correr con normalidad a pesar del dolor latente que siento. – de pronto escucho un ruido a su espalda, por el aroma supo de quien se trataba – Veo que sus amigos no aguantaron las ganas de verte de nuevo Kion.

Las figuras de Beshte, Bunga y Ono se mostraron ante la neblina, Ono fue el primero en aparecer por encima de toda la neblina, al ver a Kion no pudo evitar volar hacia él y abrazarlo, lo mismo paso con Bunga cuando lo observo y con Besthe. Kion no pudo evitar dibujar una sonrisa al ver de nuevo a sus compañeros en perfecta salud.

- ¡Kion! Tremendo susto el que nos diste, cuando vimos la boca cubierta de sangre de Khamisi, pensamos que tu... – dijo Bunga con una voz quebrada pero fue detenido por Ono quien no pudo evitar derramar una lagrima al ver a Kion.

- Lo importante es que estas bien y que no te paso nada, cuando oímos tu rugido, rápidamente corrimos hacia aquí sin importar el peligro que corríamos por las hienas – dijo Ono secándose una de sus lágrimas.

- Yo también, creí que ya no estabas con nosotros Kion pero valla, sí que eres un hueso duro de roer y valla rugido, todo los felinos del reino se asustaron por completo al escucharlo – dijo Beshte sonriendo, recordando la cara de los leones.

- Tranquilos muchachos, no lloren en vano, estoy bien como puede ver… bueno casi, estuve a punto de morir en aquella cueva de no ser por la ayuda de… - se quedó en silencio, no sabía si decirles la verdad o no respecto a Taka.

- ¿Por la ayuda de? – pregunto Bunga muy intrigado, Kion se puso más nervioso

- Es una larga historia y difícil de creerla, pero se las contare a todos una vez regresemos a Pridelands… todos en el reino deben conocer una verdad respecto a cierto individuo – dijo Kion con la cabeza baja al recordar la vida de Taka, luego levanto la mirada y volvió a captar el aroma de Khamisi. – Pero ahora tenemos asuntos de que ocuparnos, nuestro pequeño traidor y sus hienas.

- Estoy más que listo para la acción, cuando quieras Kion – dijo Beshte pisoteando el pasto muy fuerte, causando un temblor.

- Estamos contigo Kion, vamos por ese idiota – dijo Kopa dando los primeros pasos.

- Ono, necesito que vueles lo más alto que puedas y localices a Khamisi, está muy cerca de… - fue interrumpido por el mismísimo Khamisi quien se encontraba sentado en una roca junto a Ed y Banzai.

- Aquí estoy por si me buscabas, encantadora escena por cierto, tanto la de Fuli como la de tus compañeros – dijo el cheetah con una sonrisa sarcástica, Kopa no dudo en sacar sus garras y gruñir al verlo. Sin que Kion diera una orden, este se lanzó de golpe contra el cheetah.

- Mala elección… Kopa, igual de imprudente que tu padre – susurro Khamisi con los ojos cerrados.

- ¡KOPA CUIDADO! – Grito Ono señalando el lado derecho del león, este no tuvo tiempo de reaccionar.

- ¡Maldición! me deje llevar por la ira nuevamente – pensó Kopa al ver la figura.

- Buen viaje joven príncipe – Dijo Banzai sonriendo

Desde la niebla, surgió un enorme jaguar más grande que Kopa y lo embistió con gran fuerza, mandándolo al precipicio, este con un rápido movimiento logro sujetarse del borde con sus patas, quedando en la misma posición en la que se quedó Mufasa en el cañón. La guardia estuvo a punto de rescatarlo cuando 4 figuras aparecieron frente a ellos, eran los jaguares restantes de la guardia de Khamisi. Este se levantó y se dirigió hacia Kopa, lentamente coloco una garra en la frente del príncipe y lo miro seriamente.

- Nunca más vuelvas a lanzarte contra mí de esa manera, o lo pagaras muy caro, no querrás morir por segunda vez ¿no? – susurro Khamisi mientras se daba la vuelta.

- Sefu, ayuda a Kopa, eres el más fuerte de los cuatro por lo que no será un problema para ti, el resto de ustedes rodeen a la guardia del león – ordeno Khamisi a medida que se dirigía cerca al geiser. La primera orden dejo confundio a todo el mundo, en especial a Kion y Kopa quienes no se explicaban las intenciones de Khamisi al salvar a Kopa de una inminente muerte.

El resto de la guardia de los jaguares rodeó a la guardia del león y los mantuvieron pegados cerca al barranco, Khamisi se sentó y volteo a mirar a Kion quien lo veía con una mirada furiosa pero a la vez decepcionada. Recordó las palabras de Taka antes de desaparecer, Khamisi era una versión moderna de Scar, solo que este era más inteligente y cuidadoso con sus acciones.

Flashbash

- Muy bien, me agrada tu actitud muchacho, aquí la cuarta pregunta: Si Khamisi con toda su guardia mata a toda tu familia, amigos y en especial a Fuli ¿Los matarías a todos a sangre fría con tu rugido o les perdonarías la vida?

- Al principio sentiría una odio terrible hacia todos ellos, sé que es algo horrible ver a todos tus seres asesinados de una manera terrible, pero… yo no soy un asesino, a pesar de lo difícil que sea ocultar mi odio y mi sed de venganza contra Khamisi y su guardia completa, no usaría el rugido de los ancestros con ese propósito, al final solo decidiría ir solo hacia algún lejano, todos mis seres queridos no querrían verme convertido en un asesino. – respondió Kion

Fin del Flashbash

Beshte y Fuli estaban preparados para atacar en cualquier momento, pero Kion los detuvo levantando la pata, solo se limitó a mover la cabeza en señal de negación, aceptando la derrota ante Khamisi. Este se quedó algo impresionado al ver la reacción de Kion.

Sefu finalmente termino de sacar a Kopa del barranco y lentamente lo empujo en dirección hacia la guardia, Kopa al ver la situación no le quedo de otra que aceptar, estaban prácticamente atrapados.

- Veo que has recuperado tu rugido Kion, es más que perfecto para lo que se viene a continuación. – dijo Khamisi con la mirada seria.

- ¡Explicate! demonio – gruño Fuli con una mirada llena de furia.

"Recuerda Khamisi… siempre seremos amigos y no dejaremos que nadie rompa ese lazo de amistad ¿vale? "

"Si, siempre seremos amigos sin importar lo que suceda… eres la única amiga que tengo… Fuli"
– estos recuerdos llegaron a la cabeza del cheetah por un instante al escuchar la voz de Fuli, poniéndolo de mal humor, no se explicaba porque recordaba eso en ese mismo momento.

- Quiero que todos miren la entrada de este lugar – índico Khamisi señalando con su garra la dirección.

Todos miraron la entrada y se quedaron pasmados ante lo que veían, el rey Faraji y la reina Nyah estaban siendo escoltados junto a todos los cachorros del reino por un número impresionante de hienas, estas eran más peligrosas y feroces que Janja, Jasiri o cualquier otra hiena de Pridelands. Poco a poco obligaron a los reyes junto a los cachorros a quedarse dentro de la cueva donde Kion fue encerrado hasta hace poco, los cachorros estaban llorando y asustados, Nyah hizo lo posible por recostarse cerca de ellos dándoles protección y seguridad.

- Khamisi… tú no eres así, antes eras un cheetah bondadoso, por esa razón te coloque como lider de la guardia de los jaguares – dijo el rey decepcionado al ver las acciones de su antiguo guardia, el cheetah no respondió ni lo miro.

Khamisi dio la indicación de que todas las hienas, 30 en total según la vista de Ono, formaran la forma de un enorme circulo alrededor del enorme geiser, manteniendo una distancia considerable.

- ¡Sefu, Tendaji, Mwenye, Mosi y Kibwe!, lleven al resto de la guardia del león al costado del Rey, menos a Kion, tengo un asunto pendiente con ese maldito león. – ordeno muy enfadado el cheetah, ellos rápidamente separo a la guardia de su lider.

- ¡No, eso nunca! – exclamo Fuli muy molesta.

- Esta bien Fuli, no me pasara nada, tienes mi palabra – susurro Kion, la cheetah lo miro con una mirada de incredulidad y de tristeza. – Kion como te atrevas a morir, iré hasta el mismísimo infierno y te golpeare, lo juro.

- Jaja lo tendré en cuenta amor – dijo Kion con una sonrisa, Fuli trato de devolverle la sonrisa pero fue empujada violentamente por las hienas.

- Kion… ¡ven hacia aquí ahora mismo! Si no quieres ver a tus amigos muertos – Kion dio un enorme suspiro, tenía un plan en mente pero no sabía si ponerlo en práctica debido al enorme riesgo que este conllevaba, no le quedaban muchas opciones, si utilizaba el rugido, posiblemente mataría a todas las hienas, a la guardia de los jaguares y a Khamisi expulsándolos de la montaña, el terreno de la cima era muy grande pero aun así era peligroso y Kion no deseaba convertirse en un asesino, mucho menos luego de darle su palabra a Taka.

Dio un enorme suspiro y comenzó a caminar.

- Como ordenes Khamisi… - dijo Kion con la mirada seria, las hienas se apartaron del camino de Kion, dándole muchos gruñidos, el príncipe no estaba asustado, ya había experimentado el terror en aquella cueva por lo que esto no era nada. En poco tiempo se detuvo delante de Khamisi y se sentó.

- Y bien, ¿qué es lo que quieres de mí? – pregunto Kion con una ceja levantada

- ¿Recuerdas la conversación que tuvimos aquel dia en Pridelands, cuando rafiki curo mis heridas?

- Si, lo recuerdo muy bien, fue el día que me contaste sobre tu triste pasado y de la lucha que tendríamos por Fuli y por demostrar quién es el mejor líder –

"Sin importar que seas el compañero de Fuli, me levantare sobre ti usando mis propias tácticas cuando lleguemos al final de nuestra tregua"

"Lo siento por tu pasado Khamisi, en verdad lo siento, pero… yo tampoco puedo perder, si debo competir contigo sobre quien de los dos es el mejor líder y quien se queda con el amor de Fuli, ¡entonces te voy a derrotar!, no lo olvides nunca"

- Exactamente y ese día ha llegado finalmente, quiero que vallas al otro extremo de este círculo, en frente del geiser y pelees conmigo, uno contra uno. – dijo Khamisi con la mirada desafiante, era lo último que quería escuchar Kion.

- Porque esto no me sorprende… si gano esta estúpida batalla, ¿dejaras libre a todos en el reino?

Khamisi se quedó en silencio por un instante, Kopa, los miembros de la guardia y los reyes escuchaban atentamente toda la conversación, empezaron a preocuparse por la seguridad de Kion, habían presenciado la pelea entre Khamisi y Simba y las cosas no resultaron favorables para el rey. Fuli por su parte estaba aterrada ante la idea de verlo pelea y morir ante sus ojos. Ono la calmo acariciando su espalda al percatarse que estaba temblando, el mismo acto realizo Bunga tratando de dibujar una sonrisa, Fuli se limitó a sonreír al ver el amor de sus amigos.

- Tienes mi palabra, tanto yo con mi guardia y el resto de las hienas dejaremos este lugar para siempre – finalizo Khamisi con una sonrisa amenazadora, Banzai al escuchar esto se enfureció, no era parte del plan. – Pero si pierdes, te iras de este lugar junto con tu guardia y dejaras a Fuli para siempre, ¿te parece bien?

- Como tú digas… - susurro Kion con los ojos cerrados.

- Pero antes de que empecemos con la pelea, quiero dejarte en claro algo, quiero que uses tu rugido contra mi sin importar el peligro, úsalo todas las veces que se te plazca, demostrare que puedo soportar ese inmundo don tuyo. – esto dejo con la boca abierta a Kion, no entendía los motivos de aquella petición por parte del cheetah.

- Lo siento pero no usare el rugido Khamisi, peleare contigo justamente como se debe realizar un combate, esto no es un juego para utilizar esa arma contra un individuo –

- Parece que no exprese muy bien, quiero que uses el rugido con las otras dos formas, al parecer conoces tres formas de utilizar el rugido, una con una enorme onda expansiva, la segunda con pequeños rugidos lanzando pequeñas ondas hacia pequeños objetivos y la tercera es la que utilizaste para destruir aquella roca de la cueva, ¿te quedo claro? Quiero que lo utilices y vengas con todo lo que tienes, después de todo, tu solo eres el líder por poseer esa cualidad, sin eso no eres nada. – dijo Khamisi cada vez más molesto ante la negaciones de Kion.

- Lo siento y te lo vuelvo a repetir, peleare contigo justamente, no me obligaras a usar el rugido ante temas tan triviales como lo es esta estúpida pelea, te demostrare que soy mejor líder que tu sin usar ese don – dijo Kion mientras se dirigía al lugar indicado por Khamisi, el cheetah solo gruño y se dirigió a su lugar.

- Como quieras Kion, es tu vida contra la mía al final y al cabo, cuando el geiser entre en erupción, comenzara la pelea - grito Khamisi desde lo lejos

- Muchachos tengo un mal presentimiento acerca de esto, Kion sabe pelear pero no está al nivel de Khamisi – tartamudeo Fuli, estaba a un punto crítico de entrar en pánico y correr hacia su querido león, pero Kopa la detuvo.

- Mi hermano se las arreglará para pelear contra ese bastardo, tienes que tener fe Fuli, eso le dará la ventaja a Kion, él tiene a gente que lo apoya como nosotros. – susurro Kopa calmando un poco a Fuli.

- Es cierto, nosotros podemos apoyar a Kion desde este lugar, la neblina no cubre todo el terreno, podemos ver a Kion y al otro sin ningún problema. - dijo Besthe tratando de animar a todos.

- Ono… tú podrías ayudarlo desde el cielo – susurro Bunga, las hienas estaban atentas a cualquier movimiento de la guardia.

- Si… puedo hacer eso de hecho, ahora mismo iré – susurro Ono levantando vuelo sin causar ruido, cuando estaba a punto de salir de la cueva, alguien lo detuvo, fue su líder.

- ¡ONO, NO TE ENTROMETAS EN ESTO! – grito Kion con una mirada de furia, causando un gran temor en Ono, Kion nunca le había hablado de ese modo. Lentamente regreso a la cueva con la cabeza baja.

- Lo siento Ono… pero esto es algo que debo hacer solo… solo hay una manera de terminar con esta tontería y la solución es simple… debo liberar el lado bueno de Khamisi de toda la maldad que gobierna su corazón, solo así entrara en razón y no tendrá un final tan horrible como el que sufrió Scar… - pensó Kion poniéndose a la defensiva, ambos felinos ya estaban cara a cara entre el enorme geiser

- Apenas haga erupción… comenzara la pelea – pensaron ambos felinos al sentir como la tierra comenzaba a temblar, ya era la hora. De pronto un gran charco de agua ardiente broto desde las entrañas del geiser.

- ¡AHORA! – Pensaron los dos al mismo tiempo.

Todo el mundo estuvo en silencio, el combate había iniciado, todos en especial Fuli y sus padres prestaban atención a los movimientos de ambos felinos. Tanto Kion como Khamisi estaban rodeando el geiser, manteniendo distancias, se estaban estudiando, tratando de encontrar sus puntos débiles.

- ¡Vamos! Te obligare a usar tu rugido lo quieras o no – pensó Khamisi comenzando a correr rápidamente contra Kion.

- ¡Dale su merecido Kion! – grito Bunga dando un gran salto

Cuando Khamisi estuvo a solo dos segundos de estar al frente de Kion, dio un gran salto mostrando sus filudos dientes, sin embargo Kion se adelantó, este salto primero y, en pleno aire, sujeto el lomo del felino con rapidez y con toda la fuerza que pudo emplear, lanzo a Khamisi hacia el centro del geiser. Debido a la fuerza del lanzamiento, el cheetah no pudo caer de pie, por lo cual su caída fue muy dolorosa, en ese preciso instante su pelaje se comenzó a quemar debido al ardiente agua del geiser.

- ¡MALDITO LEON! – grito Khamisi con una mueca de dolor absoluto, parte de su pelaje estaba delicado por las quemaduras. Dándole una gran ventaja a Kion.

Todo el mundo se quedó anonadado por el movimiento del león, Kopa estaba sonriendo al ver como su hermano se las arregló para escapar del primer ataque y darle un fuerte contraataque al cheetah.

- Gracias por enseñarme ese movimiento padre – pensó Kion muy agitado, el peso de Khamisi lo había agotado, no tenía una excelente condición física para una pelea a su edad pero tenía una excelente habilidad estratégica para las situaciones de peligro.

De un gran salto, el cheetah se ocultó entre la niebla, poco a poco el geiser comenzó a generar más neblina húmeda y ardiente, al estar muy cerca de este, el rostro de Kion se quedó cubierto por las partículas de agua de la neblina, causándole dolor y que perdiera el contacto visual contra Khamisi.

Rápidamente se alejó del lugar y se colocó en medio de la neblina, rápidamente se limpió el rostro y trato de visualizar a su oponente, no veía nada ni escuchaba nada hasta que de pronto.

- Atrás de ti, idiota – Kion no pudo reaccionar a tiempo, apenas giro la mirada recibió un enorme golpe en el rostro con la pata de Khamisi, mandándolo a volar unos cuantos metros, Khamisi desapareció por completo nuevamente.

Kion rápidamente se levantó y trato de ubicar al cheetah, su nariz estaba goteando sangre debido al fuerte golpe, esto no lo detuvo, trataba de prestar atención a su entorno pero cada vez era más la neblina que se formaba por el geiser. Rápidamente sintió una mirada detrás de él, su cuerpo presentía peligro, gracias a esto pudo evitar un segundo ataque.

Khamisi salto con todas sus fuerzas detrás de Kion pero este lo esquivo con facilidad y por segunda vez, lo sujeto fuertemente del lomo y lo lanzo contra el enorme geiser, provocando el mismo resultado doloroso en Khamisi, esta vez había caído de pie pero para su desgracia ese fue su error fatal, sus patas comenzaron a quemarse.

- ¡Bien hecho Kion! – grito Fuli desde lo lejos.

- Esperen un minuto… hay algo raro en todo esto – susurro el Rey al ver los movimientos de Khamisi

- Tienes toda la razón… la manera en la que pelea Khamisi es totalmente diferente a lo que hemos visto hasta ahora – susurro Nyah al ver el combate entre los líderes.

- ¿Diferente? – preguntaron todos al mismo tiempo.

Kion también se había dado cuenta de este detalle, rápidamente se ocultó en la neblina y comenzó a pensar mientras veía como Khamisi se revolcaba de dolor ante las quemaduras.

- No lo entiendo, con el primer golpe pudo haberme rasguñado todo el rostro, hasta me pudo haber dejado ciego… pero se limitó a darme un fuerte puñete… ¿porque? – pensó Kion muy confundido mientras se limpiaba la nariz. – El Khamisi que conozco no habría dudado en matarme en ese preciso momento, desde que observe su pelea contra mi padre, se dedicaba a lanzar zarpazos y tratar de dar golpes mortales… -

- Kion… tu – dijo Khamisi con una mirada seria, el dolor que sentía en su pelaje y patas no lo detuvo, demostrando su enorme resistencia física ante el dolor. – Esta vez no mostrare piedad.

Khamisi comenzó a correr nuevamente contra Kion, esta vez su movimiento fue diferente, dio un gran salto hasta quedar frente a frente a Kion y lanzo un fuerte puñetazo contra el león, este lo esquivo, el golpe fue tan fuerte que parte del pasto se hundió ante el impacto de la pata, pero Kion en pleno aire, fue sujetado por la mandíbula de Khamisi.

- ¡Esto está mal, me tiene! – pensó Kion muy alarmado al sentir los colmillos del cheetah

- Vamos, usa tu maldito rugido en mi – pensó Khamisi mientras arrastraba a Kion hacia el geiser, el león trataba desesperadamente liberarse del cheetah pero este era mucho más fuerte.

Las hienas comenzaron a reírse al ver el destino del león, los jaguares solo estaban observando atentamente a su líder, la mirada que ellos mostraban era diferente al resto, era como si odiaran ver como Khamisi sucumbía cada vez más hacia sus demonios internos. Fuli noto este detalle en ellos, lo cual lo dejo pensativa. Rapidamente recordó como era Khamisi antes de que lo comprometieran con ella, la vida de ambos era maravillosa, ambos eran mejores amigos, él era muy bueno de corazón, no se explicaba cómo se convirtió en aquel demonio.

Si, siempre seremos amigos sin importar lo que suceda… eres la única amiga que tengo… Fuli

Lo sé, descuida que siempre estaré a tu lado sin importar lo que pase, es una promesa


Luego se dio cuenta que en parte ella tuvo la culpa, Khamisi no era culpable del asunto del matrimonio, los verdaderos culpables eran los padres de ambos, desde que lo volvió a ver nuevamente lo ha tratado como si fuera la peor basura del mundo, culpándolo de toda su desgracia injustamente, cuando Khamisi la vio por primera vez en Pridelands, sintió su abrazo y no era un abrazo actuado, era autentico, el en verdad estaba realmente feliz de volver a verla luego de muchos años y ella lo recibió de la peor manera posible, las marcas de sus garras en ambas mejillas del cheetah se lo recordaban en todo momento. La frase "eres la única amiga que tengo… Fuli" hacía eco en su mente. De pronto sus pensamientos se vieron interrumpidos ante un grito

- ¡Kion no te rindas! – grito Kopa con todas sus fuerzas, se sentía impotente al ver como su pequeño hermano era arrastrado ferozmente por el cheetah.

El suelo comenzó a temblar nuevamente, el geiser estaba a punto de entrar en erupción nuevamente, si Kion caía al mismo, su vida llegaría a su fin. Khamisi estaba a punto de lanzarlo cuando escucho unos susurros que lo asustaron por completo.

- Recuerda las palabras de Taka… no mataras a nadie, no usaras el rugido contra un ser vivo de manera incorrecta, no lo mataras, no lo mataras, ¡NO LO MATARAS! – Grito Kion mientras inhalaba mucho aire y miraba directamente hacia el suelo, de pronto lanzo un enorme rugido contra sí mismo, provocando una enorme explosión entre ambos felinos, los dos salieron volando hasta casi llegar hasta la punta del círculo. Kion se aseguró por completo de no lastimar en lo absoluto a Khamisi, en cambio el recibió todo el impacto del rugido, rompiéndose la pata delantera derecha en el acto.

- Kion tu… usaste el rugido en ti mismo para escaparte…- dijo Khamisi al ver su cuerpo en buen estado, luego miro a Kion con una mirada completamente furiosa.

- ¡NO ME JODAS, DEBISTE HABERLO USADO CONTRA MI, NO CONTRA TI MISMO IDIOTA! – grito el cheetah con toda su fuerza, Kion lentamente se incorporaba con mucho cuidado.

- Ya te lo dije Khamisi, no usare el rugido contra ti en ningún momento, solo lo usare contra mí de ser necesario si mi vida peligra, en este caso me costó una pata librarme de aquel horrible destino… - respondió Kion mostrando una mueca de dolor ante la fractura de su pata. – ¡Te demostrare que soy mejor líder que tu sin usar ese don, recuérdalo siempre!

Luego de estas palabras, Khamisi se lanzó contra el león a toda velocidad, Kion no tenía como defenderse ante aquel ataque desesperado del cheetah, por lo que se le ocurrió una idea.

Khamisi cayo delante de Kion y con su pata derecha le lanzo un fuerte puño, Kion lo detuvo con una de sus patas, luego lanzo otro más con su otra pata en dirección al rostro de Kion, para la enorme sorpresa de Khamisi, este lo sujeto con su mandíbula y finalmente, Kion con una enorme fuerza de voluntad lanzo un fuerte puñetazo con su pata rota hacia el rostro de Khamisi, lanzándolo muy lejos del lugar, Kion grito fuertemente al sentir como un dolor inimaginable se manifestaba en su pata rota.

Continua en el siguiente post al ser un mensaje demasiado largo.
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Dom Jul 30, 2017 9:31 am

- ¡KION! – gritaron todos los miembros de la guardia y Kopa, los guardias de Khamisi estaban completamente sorprendidos al ver la determinación de Kion al recibir todo ese dolor.

- Increíble, a pesar de estar herido, sigue estando a la ofensiva, usar su pata rota para darle semejante golpe… es sin duda algo increíble – dijo Tendaji

- No es eso… hay algo de lo que ustedes no se dieron cuenta respecto al hijo de Simba – dijo Sefu con una mirada seria, de los 5 jaguares, él era el más viejo y sabio del grupo.

- No utilizo el rugido de los ancestros contra sí mismo solo para escapar de una muerte segura… no está luchando imprudentemente, esto es lo mejor que puede hacer para ganar en estos momentos. Lo de Khamisi no lo comprendo, el hecho de que no utilice sus garras ni sus movimientos de combate me confunde demasiado pero Kion… tuvo muchas oportunidades para poder lanzarle un golpe mortal contra su rostro o en alguna parte de su cuerpo… es como si no quisiera tratar de lastimar a Khamisi. Aun soportando todo el dolor de los golpes y de su pata rota, algo lo está impulsando a seguir adelante, como si quisiera mostrarle algo a Khamisi...

Khamisi estaba sangrando tanto en la nariz como en su mandíbula, el golpe había sido tremendo a tal grado de romperle la nariz y una parte de sus labios.

- Porque demonios no usaste tu rugido Kion, ¡acaso tienes miedo de matarme! Mira que utilizar tu pata rota para darme un gran golpe… estás loco – reclamo Khamisi mientras se sobaba el rostro.

Kion por un momento estuvo a punto de responderle cuando noto algo extraño en el cuerpo de Khamisi, este estaba temblando fuertemente, aparte que durante todo este tiempo, en ningún momento utilizo sus filudas garras contra el por razones desconocidas.

- No lo entiendo… porque demonios quiere que use el rugido contra el sabiendo que eso lo puede matar… ¿y porque está temblando?… ese no es es Khamisi, este es uno totalmente diferente, el que conocía haría todo lo posible por tomar el control de Alsius Rock y quedarse con Fuli…

"La cicatriz que tengo en el pecho es una muestra del odio de mi madre contra mi ser, como dije antes, rechazare todas las enseñanzas de mi padre, todo su maldito plan y toda su sangre dentro de mi cuerpo, y lo haré convirtiéndome en rey a mi modo..."

Rápidamente Kion se dio cuenta de lo que estaba pasando, Khamisi estaba tratando de pelear por su propia cuenta, sin utilizar los conocimientos de su padre sobre el combate y el liderazgo, los estaba rechazando al pelear de manera limpia contra él y retando a la vez la fuerza del rugido contra su propio cuerpo, quería demostrar que era un mejor líder soportando toda esa carga. El último detalle fue lo que provocó la ira de Kion, se dio cuenta que estaba retando el rugido porque posiblemente, al ser el guardia de los jaguares en Alsius Rock, haya tenido un poder parecido al suyo y lo haya perdido matando a alguien, esto último le provocaba mucha envidia hacia el principe, Kion comprendió todo lo que sentía Khamisi, el cheetah era el Scar de Alsius Rock y eso implicaba que debió tener una vida de sufrimiento, eso aumentaba más la teoría de que el cheetah sintiera envidia y celos hacia la vida tan privilegiada que tuvo Kion.

"Kion conozco toda la historia de Pridelands, desde el reino de tu abuelo hasta la actualidad, también conozco todas las aventuras que tuviste con tus amigos a través de estos meses, debo decir que sin duda eres un león afortunado, posees un don inimaginable pero a pesar de eso, eso no se compara con la amistad y el amor que tienes por parte de todos. Por lo que tengo más razones para competir contigo sobre cuál es el mejor líder y quien logra tener el amor de Fuli."

- Con que eso era… Khamisi… ¡MALDITA SEA! – pensó Kion sacando los dientes ante la frustración que sentía.

Ya veo… así que ese es el motivo de su conducta… no me esperaba esto de ti Khamisi – dijo el rey al ver a cheetah todo dolido y ensangrentado, luego miro a todo el grupo dentro de la cueva y comenzó a explicar un pequeño relato que solo él sabía desde hace mucho tiempo.

- ¿A que se refiere su majestad? – pregunto Ono con curiosidad, sin dejar de ver el combate.

Verán, déjenme explicarles esto y quiero que tomen en cuenta las acciones de Khamisi en este combate.

Hace muchos años, cerca al bosque cercano a Alsius Rock

El Rey Faraji luego de perder a su hija hace algunos años, estaba dando un pequeño paseo por las praderas del reino cerca al bosque, cuando estaba a punto de recostarse para descansar un rato y contemplar su reino, escucho unos sonidos, era una pelea entre dos felinos y provenía del bosque.

Poco a poco fue adentrándose al bosque hasta encontrarse con dos cheetas, los reconoció al instante, era Khamisi con su padre en uno de sus tantos entrenamientos, el cheetah ya había recibido la marca de la guardia de los jaguares junto con un don, el rugido de los ancestros, curiosamente este don habilitaba la habilidad de rugir, Khamisi al no ser un león no podía rugir pero con ese don, ese defecto se solucionó.

Se ocultó lentamente cerca a unos arbustos a escuchar la conversación que poco a poco se volvía más agresiva.

- ¿Que le hiciste a mi madre?… - pregunto Khamisi mirando hacia el suelo, sus ojos estaban llorosos.

- ¿Tu querida madre? La mate en un instante al querer asesinarte por todo ese odio irracional que sentía contra tu persona. – respondió su padre con una mirada furiosa

- La mataste… la mataste así nomas, de golpe… no mostraste piedad alguna ni sufrimiento… solo la mataste para lograr salvar tus objetivos – susurro Khamisi, esta vez levantando la mirada, aquella mirada marcaría por siempre su vida y la vida del rey.

- Tenia que aprender la lección, nunca se debió meter en nuestros asuntos – respondió el padre aún más molesto ante aquella mirada de su hijo.

- ¡TODO ES TU CULPA! DURANTE TODO ESTE TIEMPO, NO HAS HECHO MAS QUE TRAERNOS PROBLEMAS, NUNCA TE IMPORTO MI MADRE NI MI VIDA, SIEMPRE NOS GOLPEABAS Y NOS TRATABAS CON HOSTILIDAD, ELLA SE VOLVIÓ ASÍ PORQUE VEÍA TU FIGURA EN MI ROSTRO, EN MIS OJOS, LO ESCUCHE DE ELLA MISMA, TODO FUE TU CULPA MALDITO ASESINO! - Khamisi mostró su primera mirada asesina, era tan fría como el hielo y tan impactante como la mirada de un demonio, lentamente la marca de su hombro comenzaba a brillar.

- Eso mismo, libérate de tus ataduras y cumple tus objetivos, tu eres mi mejor creación, te volverás rey de Alsius Rock y gobernaras con puño de hierro… - poco a poco la mirada de satisfacción del padre fue disminuyendo al ver como Khamisi se incorporaba y avanzaba lentamente hacia él, la marca brillaba cada vez más en el hombro del cheetah.

- ¡POR TI ES QUE FULI SE LARGO DE LA VIDA DEL REY FARAJI, DE LA REINA NYAH Y DE LA MÍA, ERA MI ÚNICA AMIGA, LA ÚNICA FELINA QUE ME COMPRENDÍA Y POR TU CONDENADA SED DE PODER AHORA ESTOY COMPLETAMENTE SOLO EN ESTE MUNDO ASQUEROSO!... HARÉ LO QUE DEBÍA HABER HECHO HACE MUCHO TIEMPO, RECIBE TU PREMIO QUERIDO PADRE.

Khamisi inhalo una cantidad increíble de aire y con toda su furia, lanzo un enorme rugido que se escuchó en todo el reino, al instante, el cuerpo de su padre salió volando contra la montaña a una velocidad extrema, provocándole la muerte al impactar contra el pavimento, todas las hojas del bosque se esfumaron en un instante, poco a poco caían una tras otra sobre el cuerpo fallecido de su padre, cubriéndolo por completo. Pasando unos minutos, los cincos jaguares entraron a ver la escena, Khamisi estaba agotado y de pronto comenzó a sentir un dolor horrible en el pecho. El rey estaba contemplado todos los hechos.

La marca de los ancestros estaba desapareciendo lentamente tanto en el hombro de Khamisi como de los cinco miembros, la marca del líder lo desaprobó al realizar su primer asesinato.

- Khamisi… que has hecho- dijo el rey acercándose donde el cheetah quien comenzó a llorar fuertemente.

- Rey Faraji, amigos… perdóneme, les he fallado como líder de la guardia, por mi estupidez y mi ira deje que mis emociones me dominaran por completo… por mi culpa todos los miembros perdieron sus habilidades y el rugido se perdió también… ahora estoy completamente solo en este mundo, no tengo a nadie… no está mi madre, mi padre, ni Fuli… estoy solo, completamente solo.

Todos no dijeron nada, no tenían palabras para poder consolar a Khamisi, desde ese día solo se escucharon los dolorosos llantos del cheetah. El rey Faraji y los cincos miembros decidieron guardar el secreto hasta el día de sus muertes. Aquel día no solo se perdieron los dones de la guardia de los jaguares, ese día había muerto el lado bondadoso, cariñoso y benevolente de Khamisi, dando origen a un nuevo demonio.

Año actual, el reino de alsius rock bajo ataque

- Entonces quieres decir que Khamisi perdió a su madre por culpa de su padre y también su don… por los reyes… Khamisi – dijo Fuli muy sorprendida y con los ojos llorosos – Durante todo este tiempo has sufrido mucho… ahora comprendo las palabras que me mencionaste aquel día en el lago.

- Si lo que dices es cierto, entonces el culpable de todo esto fue su padre, Khamisi es una víctima de toda esta historia – dijo Bunga sin poder creer lo que ha escuchado.

- Exactamente, ahora no sé qué sentir por él, traiciono al reino y trajo a las hienas de Scar con la intención de volverse rey, de alguna manera la maldición de su padre y de Scar lo están persiguiendo… - susurro Ono

- Esto debe saberlo Kion de inmediato – dijo Fuli a punto de correr pero fue detenido por Kopa – Kopa déjame ir, ambos van a morir por las acciones de un maldito idiota sediento de poder.

- No es necesario que vallas… Kion ya se dio cuenta de esto de alguna manera, nomas miren su rostro.

Khamisi y Kion estaban agotados y heridos, ambos sentían mucho dolor en sus cuerpos, el sol se estaba ocultando lentamente, faltaba poco para el anochecer y las hienas no se veían complacidas ante la situación actual.

- Khamisi… ¿tienes envidia hacia mi vida no? – dijo Kion mirándolo atentamente, sus ojos mostraban ira y decepción.

- Que estupideces dices – susurro Khamisi con una ceja levantada.

- ¡NO MIENTAS! – Grito Kion todo furioso, esto estremeció a todas las hienas y al mismo Khamisi.

- Tienes envidia al saber cómo fue toda mi vida durante todos estos meses, desde que me convertí en el líder de la guardia del león y recibí el don del rugido de los ancestros, hasta llegar hasta este preciso momento, el punto clímax de ese sentimiento es Fuli, por eso me tienes envidia, de que Fuli sea mi pareja y de que el rey Faraji haya revocado tu matrimonio con ella… no, no solo es eso, es también por el don que tengo, tuviste uno en el pasado pero lo perdiste al igual que Scar y es por eso que tratas a toda costa de pedirme que lo use contra ti sabiendo lo peligroso que es, sabes que soy un mejor líder que tu y te eso te duele bastante ¿no es así?

- Kion… que estupideces estas diciendo… porque vas tan lejos para decir esas palabras sin sentido alguno – susurro Khamisi muy molesto.

- Lo digo porque estas temblando Khamisi… quieres ganar a tu propia manera sin querer usar las habilidades de combate que te enseño tu padre… si lo hubieras querido, me hubieras matado en el primer golpe que me diste… tienes miedo de usar lo que él te enseño con tanto esfuerzo y tu tratas de rechazar esas enseñanzas y tu propia sangre, podrá haber sido el peor padre del mundo pero aun así es tu padre, es el ser que te dio la vida. Por supuesto yo no soy nadie para decirte esto puesto que yo no pase por una situación similar, pero si conocí a alguien que paso por los mismos problemas que tú tienes ahora.

Khamisi lo vio más sorprendido que nunca al escuchar sus palabras, Kion había descubierto su punto débil.

- Déjame decirte una cosa Khamisi, el rugido de los ancestros no define a un líder, es solo una herramienta, hay un límite al tener que usarlo varias veces. Y que si no lo tienes, ¿eso no lo puedes compensar convirtiéndote en un excelente líder que brinde protección y amor hacia los demás usando tus habilidades para el bien? Esas habilidades que tu padre te enseño las puedes utilizar para salvar este reino y a muchas otras vidas. – dijo Kion cada vez más molesto al decir sus palabras.

- Todos los miembros de la guardia del León o de los jaguares o de cualquier otro reino, luchan a diario esforzándose al máximo…

Todos los miembros de ambas guardias se quedaron callados al escuchar aquellas palabras de Kion, en especial la de los jaguares, Sefu estaba asombrado y a la vez, por primera vez sentía que alguien ajeno a su líder los comprendía por completo.

- Para poder proteger a todos sus seres queridos, para ser más fuertes y alcanzar sus sueños, ser protectores para todo el mundo. Dime ¿Quieres ganar solamente usando la mitad de tus habilidades? ¡Déjame decirte que aun ni siquiera me has dañado con ese primer puñetazo que me diste!

Khamisi cambio su mirada a una de disgusto y desagrado, cada vez aumentaba su ira al escuchar a Kion…

- ¡MALDITO CHEETAH, VEN HACIA MI CON TODO LO QUE TIENES, NO TE CONTENGAS, HAZLO COMO LO HARÍA UN VERDADERO LÍDER!

Todo el mundo se quedó en silencio, solo se escuchaba el sonido mientras la tierra comenzó a temblar nuevamente, el geiser entro en erupción aumentando la neblina. Khamisi estaba shockeado ante tal grito de Kion, su mente no procesaba toda la información.

- Kion… - pensó el rey Faraji al escuchar las palabras del príncipe.

Sefu lo miraba impactado desde la espalda de las hienas, recordó las palabras de Kion cuando este mismo explico su plan para salvar a los damnificados del terremoto.

"Ya están avisados, depende de ustedes si quieren salvar a sus compañeros o no, pero yo no me quedare a perder el tiempo tratando de convencerlos, prefiero invertir cada segundo de ese tiempo perdido en salvar la mayor cantidad de vidas posibles"

- Kion… a que se debe todo esto, ¿qué valla con todo lo que tengo? ¿Acaso sabes algo de mi maldita existencia en este reino y lo estas usando en mi contra?… muy bien te lo buscaste – gruño Khamisi muy furioso, comenzando a correr a toda velocidad contra Kion, pero había algo diferente, el cheetah estaba corriendo con mucha dificultad.

- Sus velocidad disminuyo significativamente… Posiblemente sea debido al dolor que las quemaduras en sus patas – pensó el león al verlo correr

Este estaba a unos segundos del león, dio un gran salto pero ocurrió algo que no se esperaba, Kion se dio la vuelta dándole la espalda y agacho su parte delantera inhalando mucho aire, era obvio lo que estaba a punto de suceder, Kion miro el suelo, esta vez un poco más alejado de su posición y comenzó a pensar.

- Recuerda reducir la fuerza de la explosión, no lo matare con esto, no lo matare, no lo matare, ¡NO LO MATARE! – Lanzo un enorme rugido logrando ser expulsado fuertemente contra Khamisi, el golpe contra el cheetah fue tan fuerte que salió disparado hasta chocar con un par de hienas, Kion por su parte se había lastimado fuertemente la espalda, apenas podía mantenerse en posición.

Khamisi se puso de pie nuevamente y se movió lentamente, el golpe fue demasiado fuerte para él, dejándolo sin aire y con un dolor inmenso en su cuerpo.

- Sigues usando el rugido contra ti mismo… ¿porque demonios no me disparas y ya? – susurro Khamisi vomitando un poco de sangre, luego pensó por unos instantes – No lo entiendo, ¿qué es lo que lo está impulsando a seguir adelante?

Khamisi con todas sus fuerzas, trato de correr tras de Kion pero su velocidad se redujo aún más debido al impacto, esta vez salto sin pensar en las consecuencias que estas traería, Kion aprovecho la ocasión para cogerlo del cuello y lanzarlo contra otras hienas.

- Muchachos no aguanto más esto… voy a – Fuli fue interrumpida por su padre, quien con una mirada seria le negó el paso, ella solo se limitó a mirar abajo, no soportaba ver a sus dos amigos pelear tan cruelmente.

Este se levantó nuevamente y miro a Kion con una mirada de furia, seguía sin comprenderlo.

- ¿Porque vas tan lejos? – pregunto el cheetah cada vez más cansado y herido

- Porque quiero demostrarte lo que significa ser un líder verdadero, demostrarle al mundo que estoy aquí para protegerlos y cumplir con las expectativas de todos.

Khamisi lo miro con una mirada de confusión.

- Quiero ser capaz de poder dar todo mi apoyo a todos los seres más débiles y a todos mis amigos, y hacerlos sonreír, que vivan una vida plena y hermosa… ser un gran lider para ellos, es lo que quiero ser y te quiero enseñar todo eso por medio de esta pelea – respondió Kion tratando de mantener el equilibrio, de pronto comenzó a correr tratando de soportar todo el dolor de su pata rota y de su espalda.

Hijo mío… - se escuchó una pequeña voz femenina en la mente de Khamisi, este no se había percatado de la acción de Kion.

De pronto fue embestido por Kion, siendo lanzando más lejos del geiser, este se volvió a parar con una mirada perdida, su mente estaba en blanco al escuchar esa voz.

- Por eso mismo todos se esfuerzan al máximo, es verdad, no hay forma de que conozca tu infancia y el tipo de vida que has llevado o tu resolución… pero, convertirte en un líder o Rey usando artimañas muy bajas como lo es aliándote con las hienas, traicionando a toda tu gente o más importante aún, al no dar lo mejor de ti con las capacidades que llevas para completamente rechazar a tu padre…

Una imagen de Khamisi cachorro llorando con los ojos cerrados se visualizó en la mente del cheetah

- ¡JUSTO AHORA PIENSO QUE DEBERÍAS DEJAR DE JUGAR!

La imagen de un cachorro llorando en el pecho de una cariñosa cheetah quien le sonreía se manifestó en la mente de Khamisi, lentamente su mente comenzó a recordar detalles de su pasado.

- Papá… me duele mucho el pecho, por favor déjame ir a jugar con Fuli… - susurro un cachorro vomitando sangre desde su boca.

- ¡Ahora no!, debes entrenar más – grito el cheetah adulto.

- Por favor querido déjalo ir a jugar, es solo un cachorro… - se acercó su madre lentamente tratando de lamer al cachorro, pero esta fue golpeada con un zarpazo en su rostro, la sangre lentamente le salpico al cachorro al ver a su madre herida.

- Mamá… -

- KION, CIERRA LA BOCA… - pensó Khamisi al ver al león a unos metros de el con una mirada seria.

Otro recuerdo emergió desde el corazón de Khamisi.

- Mamá cada día que pasa, siento que me estoy convirtiendo más en mi padre, no quiero matar a nadie, no quiero lastimar a nadie… no quiero ese destino, no quiero ser rey – sollozo el cachorro en la cueva, al costado de su madre.

- Yo… Yo… no quiero ser como mi padre… por favor has algo – suplico el cachorro muy asustado y llorando aún más.

- Pero quieres convertirte en un protector ¿verdad? – susurro su madre acariciando la cabeza de su hijo. Este levanto la mirada y miro la dulce sonrisa de su madre – Está bien que seas uno, mientras sientas fuertemente que quieras serlo en un futuro.

- POR ESO TE VOY A GANAR AQUÍ Y AHORA – grito Kion dándole un puñetazo con su pata intacta, mandando a volar a Khamisi unos cuantos metros más casi cerca de las hienas.

Otro recuerdo de Khamisi emergió desde su corazón, mientras estaba volando contra las hienas.

Un pequeño cachorro estaba observando desde lo alto de la montaña a otros cachorros, entre ellos estaba Fuli jugando con algunos leones y híbridos, estaba a punto de bajar cuando fue sujetado desde su lomo por la mandíbula de su padre.

- Olvídate de ellos Khamisi, tú tienes otras cosas más importantes que hacer –

El cachorro miraba lentamente como la imagen de Fuli y el resto de los cachorros desapareció entre las rocas

Un recuerdo emergió desde el corazón de Khamisi a medida que caía al suelo.

- Muchachas creo que me volveré completamente loca… mi hijo, con esos ojos, cada día es más parecido a su padre, es un infierno, no quiero cuidarlo nunca más… Khamisi cada día se ve más horripilante para mí – susurro una cheetah adulta

- ¿Madre? – susurro Khamisi observándola desde un arbusto.

- Yo… - penso Khamisi recordando aquella escena

Otro recuerdo emergió desde el corazón de Khamisi a medida que se iba levantando

- ¿Que le hiciste a mi madre?… - pregunto Khamisi mirando hacia el suelo, sus ojos estaban llorosos.

- ¿Tu querida madre? La mate en un instante al querer asesinarte por todo ese odio irracional que sentía contra tu persona. – respondió su padre con una mirada furiosa

- La mataste… la mataste así nomas, de golpe… no mostraste piedad alguna ni sufrimiento… solo la mataste para lograr salvar tus objetivos – susurro Khamisi, esta vez levantando la mirada, era una mirada asesina repleta de odio. Lentamente unas lágrimas caían sobre sus mejillas.

- ¡Yo… rechazo las habilidades y sangre de mi padre! – grito Khamisi ante un furioso Kion. El león al escuchar esto no pudo evitar sentir más rabia e ira hacia el cheetah.

- ESAS SON TUS HABILIDADES ¿VERDAD? ¡TU PADRE, TU MADRE, ELLOS VIVEN EN TI KHAMISI!

Esta vez Khamisi levanto la mirada, todo el mundo estaba estupefacto, incrédulos, impresionados, aterrados y sorprendidos ante la conversación de ambos felinos, la luna llena comenzaba a aparecer a lo lejos.

Un último recuerdo emergió desde el corazón de Khamisi, esta vez el felino levanto la mirada mientras veía a Kion de manera diferente, una manera en la que la misma Fuli y el resto de la guardia de los jaguares no pudieron evitar llorar al verlo.

- Hijo… déjame contarte una historia de un león llamado Mohatu… este león tuvo una mala vida desde su nacimiento, sus padres no lo querían, lo maltrataban todos los días, lo odiaban a muerte pero el sin embargo, no le importo, los amaba con toda su alma a pesar de ser agredido tanto físicamente con psicológicamente.

- ¿En serio? Qué vida más horrible – susurro Khamisi recostado cerca a las patas de su madre.

- Si, muy horrible, sin embargo este león creció con el tiempo y no dejo que la maldad fleche su corazón, siempre hacia lo correcto y era justo con todos, un día se convirtió en el líder de una enorme guardia, con más de 20 leones, juntos salvaban a todos los habitantes de su reino… poco a poco se ganó el cariño y el respeto de todos los seres vivos, incluyendo sus padres quienes tuvieron una vida muy amorosa y bien cuidada por parte de su hijo quien los amaba incondicionalmente, al final se convirtió en un poderoso rey y ¿quieres saber cuál es la mejor parte hijo?

- ¿Cuál es?, dímelo por favor – respondió Khamisi muy entusiasmado ante el gran final de la historia.

- Que esta historia es real y tiene una moraleja, la cual es reconocer tu propia sangre, así sean la peor clase de padres del mundo, uno tiene que amarlos siempre ya que son los seres que te dieron una vida, debes reconocer tu propia sangre y carne, reconocerte a ti mismo, eso es lo que significa ser un protector, un líder… un rey.

Khamisi lentamente se levantó y miro a Kion con una mirada de arrepentimiento, poco a poco comenzó a temblar y sus ojos comenzaron a ponerse llorosos. Kion se quedó quieto al ver aquella reacción del cheetah.

"Pero quieres ser un protector ¿verdad? Está bien que seas uno."

- Pero antes de saberlo, lo olvide… - pensó Khamisi

"No tienes que ser prisionero de tu propia sangre, está bien para ti volverte quien tú quieres ser" – una lagrima lentamente rodó por la mejilla de Khamisi al ver a Kion.

De pronto una intensa luz comenzó a brillar en el hombro de Khamisi, esta luz era muy fuerte a tal grado de cegar a todas las hienas, a Kion y al resto de las dos guardias. El rey y Kion sabían lo que significaba aquella luz.

"Impactante ¿no? Sin embargo, mis padres murieron en un accidente, su sueño al final no se cumplió ni se cumplirá…. No, de hecho, rechazare por completo la sangre de mi padre, sus enseñanzas y su maldito plan para convertirme en rey"

- Khamisi… finalmente lo aceptaste, la marca te acepto nuevamente… – susurro Sefu tratando de mirar a su líder.

- Lo obligaste a aceptar su sangre, sus orígenes, sus habilidades, Kion… ¿Acaso estas intentando salvar a Khamisi de su fatal destino? – se preguntó el rey Faraji.

Lentamente 5 luces más aparecieron detrás de la hienas, la guardia de los jaguares tenían en sus hombros sus respectivas marcas, estas brillaban como si fuera el sol mismo. Kion poco a poco comenzó a divisar al costado de Khamisi como un pequeño cachorro de cheetah y la figura de Taka aparecían, estos le dieron una sonrisa y se fusionaron con Khamisi quien aún seguía brillando, lentamente se dibujaba la marca de un Jaguar en su hombro.

- Kion… aunque tú quieras ganar – susurro el cheetah, aún no se podía ver su rostro, la luz era muy intensa –Maldita sea… ayudar a tu rival, a tu enemigo, al que te traiciono… ¿Quién demonios está jugando ahora?

Kion con una mirada asombrada observaba como el rostro de Khamisi aparecía de a pocos cuando la marca estaba dejando de brillar.

- KION… ¡YO TAMBIÉN QUIERO SER COMO TU, QUIERO SER UN PROTECTOR, UN GRAN LÍDER... QUIERO PROTEGERLOS A TODOS!

Kion lentamente comenzó a dibujar una sonrisa en su rostro, rápidamente corrió hacia el otro lado del geiser y se posiciono, manteniendo aquella sonrisa. Fuli, sus padres, las guardias, las hienas estaban anonadados al ver el rostro de Khamisi, está sonriendo, pero no de una manera maligna, sino una muy amigable y gentil.

El rey Faragir salio rápidamente de la cueva y grito con todas sus fuerzas.

- ¡KHAMISI! –

Todo el mundo volteo a ver al rey quien estaba sonriendo sin dejar de avanzar hasta pararse detrás de las hienas.

- ¿Finalmente te has aceptado? ¡Así! ¡Así está bien! ¡Ahora tendrás un nuevo comienzo en tu vida! Con la sangre de tus padres los superaras, podrás convertirte en un gran líder de la guardia de los jaguares… ¡finalmente cumplirás tu verdadero!

El rostro de Khamisi seguía con una dulce sonrisa, al escuchar las palabras del rey no pudo evitar derramar una lagrima quien caía lentamente sobre su mejilla.

Tanto Kion como Khamisi se miraban atentamente, ambos asistieron con la cabeza al ver a las hienas a su alrededor, ambos se percataron que no estaban contentas con lo que estaba presenciando.

- ¿Porque estas sonriendo Kion? En esta situación, con todas tus heridas y tu pata rota… en verdad eres increíble… - susurro Khamisi con una mirada seria, sus ojos mostraban paz – No me culpes por lo que sucederá ahora, prepárate...

La tierra comenzó a temblar más fuerte, esta vez a la magnitud de un terremoto, Khamisi lentamente se colocó en una posición defensiva, las pupilas de sus ojos se achicaron. Kion reconoció esa posición, por lo cual lo imito también, sus pupilas se dilataron. Ambas marcas de ambos felinos comenzaron a brillar con mucha intensidad, el cielo comenzó a formar la figura de 10 leones, mirándose entre sí. El rey Faragir entendió de inmediato lo que iba a pasar, rápidamente se dirigió a la cueva y advirtió a todos con mucha precaución.

- NYAH LOS CACHORROS, FULI, ONO, BUNGA, KOPA, BESHTE, TAMBIÉN USTEDES GUARDIA DE LOS JAGUARES, TODOS CÚBRANSE ENTRE SI Y CIERREN LOS OJOS.

- Si esto sigue así, los dos van a morir… - pensó Fuli cerrando los ojos, sintiendo las fuertes vibraciones de la tierra.

"RECUERDA, EL LÍDER DE LA GUARDIA SIEMPRE DEBE VELAR POR LA SEGURIDAD DE SU REINO Y DE LA VIDA DE LOS ANIMALES. RUGE CON TODO TU CORAZÓN CUANDO ESTÉN EN PROBLEMAS."- se escuchó la voz de Taka en medio de todo el terreno, todos la escucharon.

Banzai y Ed al darse cuenta de lo que estaba a punto de suceder, trataron de advertir a todas las hienas pero era demasiado tarde, ambos leones antes de abrir sus respectivas mandíbulas, Khamisi dijo unas últimas palabras, palabras que ningún ser vivo de ese lugar olvidaría jamás.

- Kion… gracias por todo… amigo, cuida mucho a Fuli y a todos tus amigos… -

Ambos felinos rugieron con todas sus fuerzas, lanzando dos ondas expansivas contra sí mismas en medio del geiser, lo que sucedió a continuación fue algo inimaginable para muchos animales, ambas fuerzas colisionaron entre sí, provocando una fuerte onda expansiva en todo el lugar en forma de explosión. El geiser se habría destruido por completo, toda la neblina se había esfumado y junto con ella, las 30 hienas volaron muy a lo lejos por todos los lugares de la montaña, por suerte para ellas, ninguna había muerto, ni siquiera las hienas, incluyendo a Ed y Banzai quienes habían caído por el precipicio de la montaña, su caída fue amortiguada por los enormes arboles del bosque cercano. Casi todas las hienas al colisionar contra los muros, el suelo o cualquier obstáculo, se quedaron inconscientes. La fuerte onda expansiva se esparció por casi toda la montaña levantando mucho polvo, piedras y una gran cantidad de escombros, todos los animales de la cueva sintieron como el polvo sumado al fuerte sonido de la explosión entro de golpe a la cueva, dejándolos aturdidos, sobre todo a los cachorros.

Luego de unos minutos

Sefu junto a Ono salieron de la cueva, ambos estaban impactados al ver la enorme cortina de polvo rodeando toda la montaña, ambos no podían ver nada, ni siquiera a las hienas que estaban alrededor.

- Dos rugidos de los ancestros colisionando entre si… en verdad es un don muy peligroso para el que lo porte… - susurro Ono al ver toda la superficie rasgada por el viento, el pasto se había extinguido, solo había tierra húmeda.

- Tú lo has dicho Ono… por suerte para nosotros, nuestros líderes, en especial Khamisi, se convirtieron en excelentes líderes, todo gracias a Kion, salvo a Khamisi de un futuro incierto… Mis más sinceros agradecimientos Guardia de león. – dijo el jaguar observando como poco a poco salían todos los miembros junto a los reyes y los cachorros.

- ¿Donde esta Kion y Khamisi? – pregunto Fuli muy alterada, ya a este punto sus nervios estaban muy elevados.

- No lo sé, no los veo por ningún lugar… espera, ¡miren eso! – grito Bunga señalando el medio del lugar donde estaba el geiser.

Poco a poco el fuerte viento nocturno disperso todo el polvo del lugar, revelando la silueta de dos felinos en medio de la montaña, ambos se encontraban de pie para la sorpresa de todos. En pocos minutos se revelo la figura de Kion y Khamisi, ambos estaban mirándose seriamente sin decir una sola palabra. Finalmente ambos se dieron una sonrisa y cayeron al suelo inconscientemente. Todo el mundo corrió a auxiliar a sus respectivos líderes, en especial a Kion quien estaba con una pata rota.

Khamisi fue el primero en despertar, este dijo unas palabras antes de que sus amigos y el rey Faragir digieran algo.

- Traigan a Kopa por favor, necesito decirle algo muy importante… ¡rápido que el tiempo nos gana, solo es cuestión antes de que despierten las hienas!

Kopa escucho las palabras de Khamisi, luego de presenciar todo lo que había visto, ya no le guardaba rencor, pero si algo de odio por haber obligado a su hermano a pelear de esa manera.

- Te escucho Khamisi… - susurro Kopa acercándose al débil cuerpo del cheetah.

Luego de unos 5 minutos

- Entiendo… muchas gracias por esa información Khamisi, déjanos el resto a nosotros.

- Gracias Kopa y perdóname por lo que te hice… te compensare por todo lo sucedido

- Tómatelo con calma, no tengo problemas contigo ahora que me entere de toda tu historia, al igual que yo, fuiste una víctima de la maldad existente de este condenado mundo y ahora has renacido nuevamente, si quieres compensarme, hazlo convirtiéndote en el mejor líder que Alsius Rock haya tenido ¿vale?

- Prometido – susurro Khamisi con una sonrisa antes de quedarse inconsciente nuevamente, el dolor en su cuerpo provoco el desmayo.

Kion aun no despertaba, Fuli estaba recostada a su costado lamiendo su mejilla y el resto de sus heridas con tal de curarlas, Kopa rápidamente se acercó al resto de la guardia del león y les explico los detalles de la información de Khamisi, todos se pusieron de acuerdo, Con mucho cuidado, colocaron a Kion en la espalda de Kopa y todos se dirigieron al norte, cerca de la cueva, por la derecha había una entrada que los llevaría directamente hacia la cascada. Finalmente el plan para salvar a Alsius Rock comenzó…

Lentamente una silueta de un león marrón con mechón negro y ojos verdes observaba desde la cima de la cueva a Kion y a Khamisi.

- Kion… sin duda eres un león increíble, salvaste la vida de Khamisi, sin duda eres el mejor líder de la historia de Pridelands, estoy muy orgulloso de ti… ahora descansa, te mereces este descanso, al igual que Khamisi quien surgió de las cenizas con un corazón puro. – dijo Taka mientras desaparecía por completo.

Fin del capítulo 9


The Lion Guard:


Dato adicional:

La vida de Khamisi se basó en dos partes de dos obras, la primera es del personaje Severus Snape de la saga Harry Potter y la segunda es de Todoroki del anime Boku no Hero Academia.

Un gran abrazo hasta el próximo episodio.
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por KIRAN27 el Dom Jul 30, 2017 11:55 am

buenos capitulos amigo shaka vaya esto me preocupa hay mucha tension entre ellos ojala que todo haya paz y gane los buenos jeje saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo shaka nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 10598
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Dom Ago 13, 2017 10:13 am

Primero que nada, debo agradecerles mucho la paciencia que deben estar empleando para el siguiente capítulo y todo el apoyo que le dan a la historia. No dudo de eso, todos ustedes son increíbles honestamente.

Ahora mismo quisiera seguir con esta linda historia pero ahora me encuentro repleto de proyectos y exámenes finales de mi universidad, apenas tengo tiempo para escribirles esto. Quiero indicar que este Fanfic no está olvidado ni mucho menos cancelado, solo está en pausa. Debido al poco tiempo que dispongo ahora debido a mi universidad. A partir del 20 de Agosto The Lion Guard: Del amor nace la amistad, regresara a lo grande con 2 capítulos seguidos, ya tengo planeado casi toda la historia hasta el final.

Por lo que pido muchas disculpas a todos los que estén esperando impacientemente este fanfic, hare lo posible por esmerarme con lo de la universidad para si finalmente tener tiempo libre para poder continuar con esto, que sin duda, se convirtió en una historia querida por todas ustedes.

Y pues, un gran abrazo a todo el mundo, nos veremos a partir del 20 de Agosto. Tengan paciencia que solo son 8 días, pasaran volando más rápido de lo que creen XD

Mucha suerte a todos y tengan un excelente día.
La guardia del león y Kopa les dan una cordial despedida: 3

:pumtim:
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por KIRAN27 el Dom Ago 13, 2017 1:02 pm

no te preocupes amigo shaka no pasa nada esperaremos con emocion ese gran dia y que disfrutaremos mucho tus historias muchos animos y ya veras como poco a poco lo conseguiras animo en los estudios y te deseamos lo mejor saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo shaka nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 10598
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Sáb Ago 19, 2017 9:59 pm

Para darle un momento mas emotivo a este prologo, escuchen la canción:

Nirvana - Come As You Are

The Lion Guard: De la amistad nace el amor Opening:

Prólogo del capítulo 10: Nyah, el corazón roto de una madre

Sé que no he sido una buena madre contigo, lo sé muy bien desde el fondo de mi corazón, no puedo pedirte perdón por todo el dolor que te cause al dejar que tu padre te condenara a ese cruel destino y no pude hacer nada para reconfortarte todas las noches que llorabas desconsoladamente.

Cuando te escapaste, mi corazón se rompió en mil pedazos y me dio a entender que fui una pésima madre contigo, desde aquel día, todas las noches, siempre iba sola a buscarte por todos los rincones de Alsius Rock. Inclusive mucho más lejos del reino sin encontrarte… lo único que encontraba era soledad y tristeza en mi camino. Al pensar que posiblemente hubieras estado en peligro y que hubieras muer…. No puedo decirlo, para mi fue como recibir una daga en mi corazón de tan solo pensarlo, pero mantenía una pequeña esperanza… sabia dentro de mi que estabas en un lugar muy seguro en alguna parte de la savana, algo me decía que te mantenias con vida y luchabas por ella todos los días.

Siempre fuiste una bendición en mi vida, desde que naciste, fuiste la mejor bendición que los reyes del pasado me pudieron dar, de los 4 cachorros que tuve, tu solamente sobreviviste… mi una hija, mi única angel que no me dejo sola… sin ti mi mundo se hubiera derrumbado al ver como todos mis hijos nacieron sin poder conocerme… tu fuiste la pequeña felina traviesa y curiosa que me salvo de la soledad.

Recuerdo aun como me llamabas todos los días en las primeras horas de la mañana para pedirme que paseara contigo por todo el reino, con esa linda sonrisa angelical y aquella vocecita tan agradable. Me insistías cariñosamente mordiendo y jalando mis orejas, y yo con mucho gusto me levantaba a darte un beso en tu frente y íbamos juntas a pasear hacia cualquier lugar de Alsius Rock. Siempre haciéndome preguntas de todo tipo, siempre fuiste muy curiosa y decidida ante todo, eso me llenaba de felicidad, el verte tan llena de vida y tu mirada, llena de felicidad y una paz que nunca imagine ver en un cachorro.

Cuando ya eras una cachorrita luego de unos años, eras mas curiosa, cariñosa y fuerte en carácter, pero dentro de ti había una felina muy sensible y amorosa. Lo supe desde el momento que escuche tu conversación con Khamisi, de que no lo dejarías solo pase lo que pase, en ese tiempo crei que tu y el tendrían algo muy especial, pero lastimosamente tu padre se anticipo antes de tiempo y arruino tu felicidad. No dejabas que nadie se te acercara, ni siquiera yo, estabas muy dolida por tu nuevo destino… por mas que lo intentara, tu me alejabas… inclusive intente acércame a ti y tu me arañaste el pecho en señal de ira, causándome una enorme herida… eso no me dolio, lo que mas me dolio fue ver esa mirada de susto, arrepentimiento y tristeza.

Me abrazaste y me pediste perdón muchas veces pero yo te decía que no había nada que perdonar, estabas en tu derecho de estar enfadada conmigo, pues te falle como madre al dejar que tu padre te comprometa con Khamisi, quien también fue una victima de la maldad de su padre… ambos sufrieron mucho y esta tristeza se transmitio en Kion, al conocer tu pasado. Esa tristeza es como un cáncer que se expande peor que la gripe… sin embargo, todos ustedes lograron superar esa tristeza, la batalla entre Kion y Khamisi me lo demostró todo.

Luego de que escucharas mis palabras, igual me seguías de un lugar a otro, con el rostro tan arrepentida, a pesar de lo mucho que te decía que no me dolía y que eso que me causaste fue un accidente, tu solo llorabas y me abrazabas fuertemente… todas las noches y todos los días en la mañana.

Desde ese momento no supe cuál era mi siguiente acción pues cualquiera que tomara, te lastimaría indirectamente, pues cada vez que me veías o quería hablar contigo, con tan solo ver mi cicatriz, llorabas fuertemente y me abrazabas, mi pequeña cachorrita… mi pequeña niña, mi pequeña princesa y mi preciosa hija. Sin duda eres un alma muy humilde y amorosa, Kion no sabe la enorme suerte que tiene al tenerte como pareja… ahora finalmente los dos puedes comprometerse y ser felices en donde deseen vivir.

Sin embargo, aún no me perdono todo lo que debiste pasar en tu infancia, completamente sola en Pridelands, sin tener a nadie a tu lado, no me imagino cuanto sufrimiento, dolor y hambre debiste pasar todas aquellas noches con el frio viento nocturno. Debieron pasar muchos años antes de que conocieras a Kion y a sus amigos, el hecho de que ellos se hayan ganado tu cariño, tu amor y tu amistad dice que realmente son animales muy buenos, si Kion te eligió para ser de la guardia del León, fue por tu amistad y tu manera de ser, una muy decidida, seria, alegre y competitiva, Ono me conto en una ocasión que el té retaba a carreras en las que siempre le ganabas, pero lo hacía con el objetivo de que te divirtieras mucho, cosa que lo lograba perfectamente. El y los otros te aman demasiado mi querida bebe, tienes unas amistades muy poderosas y fuertes.

Tu amor por Kion debio ser una de las experiencias más gloriosas que debiste sentir durante estos días, que un león logre enamorar a una cheetah es muy difícil y complicado, sin mencionar lo raro que los verían todos los animales, pero a Kion no le importo, el abrió su corazón y decidió compartir su felicidad contigo, si lo aceptaste fue porque también lo amabas profundamente y no te importaba lo que el resto de los animales pensara de ti. Eso demuestra lo fuerte que son ambos ante la crítica y el racismo que existe en los animales. Le debo mucho a Kion, no solo te salvo de una vida llena de soledad y tristeza, sino que también salvo a Khamisi de un futuro muy oscuro y terrible, ahora los 3 finalmente son mejores amigos y se comprenden mutuamente, sé que Khamisi aceptara mucho la relación de ambos y es posible que hasta quisiera ser el padrino de tus futuros cachorros. Jaja ya me lo imagino, ese futuro esta a un paso de cumplirse.

No obstante, la situación actual lastimosamente pedirá una ultima prueba de amor hacia todos ustedes y esta vez yo tomare riendas en el asunto, no permitiré que todo su esfuerzo, su sacrificio, la sangre y el sudor que se derramo en todo Alsius Rock sea en vano. Soy tu madre y la reina del reino, es mi derecho a protegerlos a todos ustedes de todo el peligro que se avecina… se que nunca podras escuchar estos pensamientos ni mucho menos podre disculparme contigo por haberte provocado todo ese sufrimiento, en verdad lo siento mucho.

Una gota cae al suelo salpicando todo el lugar, era una gota brillante mientras que todo el área a su alrededor era negro, cuando cayo al suelo, poco a poco la lagrima comenzo a pintar el suelo de un brillante blanco. Otro par de lagrimas cayeron, iluminando mas la zona.

Pero para mi fue mas que suficiente el dia que regresaste y pude proteger a Kion de la ira de tu padre, cuando me abrazaste y lloraste sentí que mi alma se completaba y se fortalecía, de no ser por la presencia de tus amigos, hubiera llorado mucho esa noche y te hubiera dicho todo lo que nunca pude decirte. Todos estos años me hicieron cambiar mi manera de ser, tu padre quería tener otros cachorros pero yo me negué rotundamente, hacerlo significaría darte por muerta y no me gustaba esa idea. Tu padre, sin embargo, no fue una cerecita pues si no estaba conmigo, buscaba a otra felina para tener descendientes, pero como si fuera un gran castigo de los grandes reyes, tu padre se volvió un cheetah estéril.

Nunca pudo tener hijos a pesar de sus aventuras infieles con otras felinas, pero nunca me enoje con el, siempre supe que solo me amaba por necesidad, no por amor… nunca me dijo "te amo" ni "te quiero mucho", simplemente la vida entre nosotros pasaba por largo y no había afecto, yo sin embargo, lo amaba mucho y tolere todos sus maltratos, algunos fueron muy dolorosos y crueles pero al final del día, cuando me iba a dormir lejos de la cueva central hacia algún otro lugar, el me buscaba y me pedía perdón… yo sin embargo no lo perdonaba y me quedaba a dormir en ese lugar, él se quedaba sentado llorando esperando mi respuesta… hubo una vez en la que tuvimos un fuerte diluvio y tu padre se enfermó terriblemente por esperar mi perdón, a pesar de que me dolía mucho verlo así, no lo perdone del todo.

Ahora desconozco si sigue amando a una cheetah tan horrible como lo soy, hay muchas felinas más hermosas que yo, por eso mismo lo dejaba quedarse con ella, quería que fuera muy feliz a coste de mi felicidad, a pesar de que todos me veían como una felina que se dejaba manipular y no era bien vista por todos… no me importaba, solo quería que el fuera feliz… Faranji es el amor de mi vida y cuando amas a alguien con todo el corazón, lo respetas y deseas que fuera feliz. Muchas en mi caso se hubieran ido no sin antes darle una buena paliza a tu padre, pero yo no era así… algo dentro de mí me lo impedía.

Hija... déjame ahora cargar con el peso de los pecados de tu padre, de los mios y de tu dolor, ahora yo seré quien sufra en vez de que lo haga tu corazón, mereces ser feliz rodeada de la gente que amas, no hay una felicidad mas enorme para una madre que al ver a su hija sonreír como lo hacías en el pasado, todas las mañanas, todos esos recuerdos están en mi corazón y cada vez que se cruzan por mi mente, mis lagrimas brotan, tu fuiste mi mayor bendición y mi mayor regalo que el ciclo de la vida me pudo haber otorgado, de ahora en adelante hija mía, yo seré tu escudo, tu protectora y cumpliré mi rol como verdadera madre. Este dolor, odio y resentimiento debe morir de inmediato, no puede seguir existiendo en tu alma ni en la mía, solo espero que tu padre logre recapacitar y darse cuenta de lo mucho que lo ame durante todos estos años, de lo feliz que me hizo al pedirme matrimonio y que haya tenido descendencia con el... en verdad estoy agradecida con ustedes... Kion, tu sobretodo fuiste el que hizo todo esto posible, en verdad eres un maravilloso líder y se que en el futuro seras un maravilloso padre y Rey así como Simba y Mufasa, no tengo palabras para agradecerte lo mucho que te quiero en este momento, te amo como si fueras mi hijo y Nala es muy afortunada de tenerte como príncipe... en especial Kiara, tiene un hermano espectacular...

Se escucha un enorme rugido seguido de una explosión en la cascada, finalmente el agua comenzó a caer fuertemente hacia el lago. De pronto una gran lluvia comenzó a manifestarse en todo el reino. No quedaba mucho tiempo

Ahora mismo todo Alsius Rock depende de alguien y es mi responsabilidad tomar esa carga… aunque eso signifique sacrificar lo mas preciado de mi ser.

Fuli… mi pequeña cachorrita, mi pequeña ángel, mi pequeña guardiana y mi pequeña princesa, perdóname mucho si te hiero nuevamente pero quiero que sepas, desde el fondo de mi corazón, que siempre te amara y estaré a tu lado en todo momento, no importa lo lejos que estés, siempre contaras con mi protección y mi amor, igual con tu padre, así tenga otra pareja, siempre lo cuidare de todos los males… sobre todo a Kion, quien estoy en eterna deuda con él, lo cuidare como si fuera mi propio hijo, Nala estará tranquila al saber que su hijo estará en buenas patas aunque ella no se entere nunca claro.

Detrás de Nyah se encontraba Fuli, Kion y Khamisi heridos, la sangre rodeaba todo el lugar mientras que delante de la reina estaban dos hienas, una mordía su cuello y la otra su pecho.

Lo único que puedo por ustedes es esto… los amo demasiado muchachos, quiero que ustedes sean felices y vivan en paz. Mi querida Fuli, sé que estarás triste y me odiaras por tomar esta decisión pero es lo último que puedo hacer por ti, por Kion, por tus amigos, por Khamisi y tu querido padre. Solo recuerda estas palabras cuando derrames lágrimas en mi nombre.

- Te amo mucho Fuli, se feliz sin importar todo lo que pase, ya no estás sola hija mía, ahora eres libre de tomar tu camino – susurro la reina antes de dar su último respiro.

Se escuchó fuertemente el mordisco en el cuello de la reina, causando un horrible e inolvidable eco en todo el reino…

Mamá… Madre… MAMÁ – Se escucharon unos fuertes gritos que evolucionaron en lamentos y lloriqueos.

Kion… dejo a mi hija en tus patas, cuídala mucho pequeño líder… ahora es tu turno para salvar este reino…

Fin del prologo

The Lion Guard: De la amistad nace el amor Ending:
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por princesstwivinecadenza el Dom Ago 20, 2017 2:09 pm

Gran capitulo amigo me gusto mucho se pone mas interesante cada dia espero que sigas pronto ya quiero leer lo demas
Saludos  :sim:
avatar
princesstwivinecadenza
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 772
Fecha de inscripción : 05/08/2015

http://princesscadencetlkzarafina.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Rakan el Lun Ago 21, 2017 1:39 am

Muchas gracias Cadenza, me ayuda mucho a seguir adelante Very Happy


Como recientemente descubrí la regla de que cada post debe realizarse cada 24 hora, el capitulo 10 es demasiado largo y daria para dos post seguidos, por lo tanto ya no posteare los capitulos aquí para no romper las reglas, lo menos que quiero es hacer eso. 

Pero pueden leerlos a través de Fanfiction.Net o Wattpad, la historia cambio de nombre. Ahora se llama The Lion Guard: Dos corazones, un mismo destino. 

Pondre un aviso por aqui cada vez que actualice el fanfic. Muchas gracias por su apoyo =)
avatar
Rakan
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 377
Fecha de inscripción : 04/07/2017

https://www.fanfiction.net/u/9425062/Shaka-The-Wolf

Volver arriba Ir abajo

Re: La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.