Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» felicidades hermana princess14
Ayer a las 3:25 pm por KIRAN27

» felicidades hermana kopax
Ayer a las 2:07 pm por KIRAN27

» EL REY LEON 0 UN NUEVO COMIENZO
Sáb Ene 19, 2019 9:47 am por KIRAN27

» Amor Prohibído [ Kiara x Kovu ]
Vie Ene 18, 2019 10:32 pm por Aleyan Gomez

» tu me elevas kiara y kovu(fan fic)
Vie Ene 18, 2019 10:13 pm por Aleyan Gomez

» Estoy de vuelta
Vie Ene 18, 2019 9:17 pm por princesstwivinecadenza

» Feliz Año 2019 Mi Legado De Simba
Lun Ene 14, 2019 3:24 pm por KIRAN27

» Feliz Navidad Legado De Simba
Lun Ene 14, 2019 3:21 pm por KIRAN27

» Ayer Fue Nochebuena Y Llegando Papa Noel
Lun Ene 14, 2019 3:20 pm por KIRAN27

» felicidades hermano kopa321
Lun Ene 14, 2019 2:32 pm por KIRAN27

» felicidades hermana malkahazi
Lun Ene 14, 2019 1:57 pm por KIRAN27

» felicidades hermano kovuxnala
Vie Ene 11, 2019 3:51 pm por AngieMorJim

» felicidades hermano simba-
Vie Ene 11, 2019 3:47 pm por AngieMorJim

» felicidades hermana lovekovu
Vie Ene 11, 2019 3:44 pm por AngieMorJim

» felicidades hermano ameth18
Vie Ene 11, 2019 3:41 pm por AngieMorJim

» felicidades hermana lider lyre
Vie Ene 11, 2019 3:39 pm por AngieMorJim

» felicidades hermana laiza
Vie Ene 11, 2019 3:37 pm por AngieMorJim

» felicidades hermano yoshimitsu daetsu
Vie Ene 11, 2019 3:33 pm por AngieMorJim

» felicidades hermana merida
Vie Ene 11, 2019 3:32 pm por AngieMorJim

» DESDE LAS LEJANÍAS [KovuxKiara]
Miér Ene 09, 2019 12:50 pm por AngieMorJim

Mejores posteadores
KIRAN27 (10835)
 
Kony (7798)
 
Aisha (5417)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3319)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2524)
 
Juligamer (2304)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2047)
 

Enero 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Lun Dic 25, 2017 7:29 am

Para leerlo en wattpaden Mi Blog o en archive of your own.


No es tan largo como me hubiera gustado, pero sí que he tardado varios días en poder escribirlo.Espero que os guste.¡Un saludo!


________________


El Otro Lado De La Moneda
 
Capítulo 25
 
Caminábamos en silencio.Ariann estaba a mi izquierda, y Zuan a la derecha.Lo único que se podían escuchar eran nuestros pasos resonando en las paredes del palacio.A través de la ventana podían verse naves partir, otras desembarcaban a lo lejos.


Pocos minutos después de haber contactado a Ariann ya nos habíamos reunido en la entrada de mi palacio, donde pronto discutiríamos cuál sería nuestro plan de ataque.Es cierto que por una parte le estaba cediendo parte de la razón a Ariann al atacarlos en ese momento, pero también teníamos diferentes tipos de estrategias.Teníamos que ponernos de acuerdo las dos.


Hace siglos los líderes éramos la máxima autoridad, pero desde que fueron asesinados decidí que no tomaría en solitario decisiones en campos en los que yo no era experta, como la ciencia o los ejércitos.Aunque en el tiempo que llevaba gobernando por mí misma fui aprendiendo, pero no era suficiente.Tampoco gratificante tener que hacerlo todo sola, pero no me quedaba otra opción.


Aún así mi palabra era la última, pero no quería tener problemas con Ariann ni verme obligada a destituirla, era muy valiosa y de las pocas en las que confiaba.Y si la sustituía podría haber muchos problemas.Ella podría no tomárselo de la mejor manera, pues ha sido General desde que formamos nuestra sociedad como una raza propia e independiente.Si tuviese que hacerlo sería la elección correcta como líder, pero traición para nuestra amistad.Y por cómo estaba la situación desde hace varios meses era la peor que podría escoger.Ya tomaría una decisión cuando todo esto acabase.Y sobre todo, si esta vez salimos victoriosos.


Miré por el rabillo del ojo a Ariann.Se veía calmada, pero yo sabía que en el fondo estaba nerviosa.Como figuras de autoridad teníamos que aparentar a los ojos de los demás, pero entre nosotros sabíamos cómo éramos en realidad.Zuan también, nos conocimos hace mucho tiempo.Aún me parecía surrealista que se convirtiera en mi asistente, pero seguíamos siendo amigos.No lo aparentábamos, sin embargo.Pero él junto a Ariann era una de las pocas personas en las que podía seguir confiando.Sólo esperaba que continuase así, y no seguir perdiendo a la gente cercana a mí.


Aunque Kenneth, al igual que Zuan y Ariann estaba ganándose mi confianza.Él era el ejemplo perfecto del cambio que quería hacer en mi sociedad.Nosotros sabíamos el motivo de la rebelión, y para evitar otro levantamiento debíamos cambiar las cosas.Lo había intentado desde entonces.Los cambios habían sido lentos, y aún no se ajustaban del todo.Para una raza que vive casi eternamente es difícil, las nuevas generaciones y las antiguas convivían.Por lo general los nuevos Ningens copiaban y actuaban igual que sus iguales de más edad.Era nuestra forma de aprender, adoptando las costumbres e ideas de nuestros iguales.No daba tiempo a que cada uno se formase su propia opinión, de inmediato era bombardeado con la sociedad en la que había nacido.


Yo había intentado cambiar esa situación, pero planearlo fue mucho más fácil que llevarlo a cabo.Además, manejar nuestra sociedad no era mi campo, sino el de Shanji.Ya que no estaba él aquí tenía que encontrar la manera de arreglarlo por mí misma.


Disminuí la dureza con la que se trataban a nuestros habitantes.Y se incluían a los nacidos en las colonias, que aunque para muchos no eran verdaderos Ningens en realidad eran de la misma raza que nosotros.Las colonias no aparecieron hasta varios siglos después de asentarnos en Kuhan, pero no podría estar más orgullosa de mi trabajo en esos planetas, nos permitió expandirnos por el universo.Quizá no fuese una experta en el ejército como Akans y Ariann, o en la ciencia como Kuzov, pero sí que tenía conocimiento avanzado en el funcionamiento de las colonias y en cómo optimizarlas.


Regresando al mundo real aún continuaba con la duda rondando por mi cabeza.Lo único que quería era terminar con todo esto.Hace miles de años quería acabar con todos los traidores, en especial con Shanji.Sin embargo, Zuan no lo sentía así.Algunos de sus amigos también se unieron a los rebeldes.Y aún así, él no quiso venganza directa contra ellos, sólo alejarse de esos Ningens y sufrir en silencio por todas las pérdidas que él tuvo.Por mucho tiempo no entendí su forma de ver las cosas.Pensaba que Zuan no sentía el dolor de perderlos a todos ellos, incluidos los Ningens que también eran asistentes de los otros líderes.Cuando se lo pregunté me respondió que continuaban siendo de su raza, y que matarlos a ellos por culpa de Shanji no era justo.Ni siquiera entonces lo comprendí, pero esa conversación jamás salió de mi mente.Continué meditándola hasta que poco a poco pude entender a lo que se refería.


Zuan había sido más cercano a los habitantes de Kuhan, había estrechado lazos con otras personas mientras que yo tenía que gobernar y mantener las colonias.Fue entonces cuando supe que tenía que cambiar muchas cosas para evitar más muertes innecesarias.


Pero, ¿cómo Zuan podía llegar a ser tan compasivo? Claro que siempre había sido benévolo, pero hasta ese momento no había presenciado ese lado de él.Me sorprendió.No obstante no me defraudó.Fue un empuje para que yo también adoptase ese pensamiento.Jamás se lo dije a Zuan o Ariann ya que no era necesario.Lo único que sabían es que para evitar otra revolución debía cambiar la sociedad de los N Ningens.Zuan lo aceptó más rápidamente que Ariann, pero al final ella también optó por seguir mis órdenes.


Estábamos a punto de llegar a nuestro destino cuando de pronto escucho pisadas que se acercaban a gran velocidad hacia nosotros.Ariann fue la primera en darse la vuelta.


—¿Qué hace él otra vez aquí? —preguntó ella con cierto fastidio en su voz.No se veía contenta.


Yo también me giré, intuyendo de quién se trataba.Al ver hacia atrás lo confirmé: era Kenneth que corría hacia nosotras por el pasillo de mi palacio.Detrás de él estaba Alexander, el soldado que le asigné a Kenneth.Podía escuchar que le pedía al chico que se detuviera, pero hacía caso omiso.


—¿Qué haces aquí? —le pregunté cuando estuvo a pocos metros de mí.


Kenneth estaba cansado de correr, se veía a primera vista, aunque él no quisiera aparentarlo.Tardó varios segundos en responderme, le faltaba el oxígeno.


—Nyo-Maese Astro, ¿es verdad que vas a atacar a los rebeldes?


Miré a Ariann, quien me respondió negando con la cabeza y dando a entender que ella no había dicho nada.Entonces, ¿cómo se había enterado él? Ariann y yo nos miramos extrañadas, intentando comprender cómo lo sabía.Ni ella, Zuan o yo habíamos hablado una sola palabra al respecto.Y dudo mucho que Ariann se atreviera a decirles a sus subordinados que aquella misión fue planeada ajena a mí, que ella fue quien tomó el control.Si lo hubiera hecho habría desatado rumores de una posible traición, y Ariann era más inteligente que eso.


—¿De dónde sacas esa idea? —le pregunté a Kenneth.


—Es que…Algunos de mis compañeros de escuadrón lo han estado diciendo.Al principio yo no sabía de qué hablaban, pero hoy me enteré —explicó.Iba a volver a hablar, pero Alexander había llegado hasta donde nos encontrábamos.


—Kenneth, tienes que saludar —le susurró, y él mismo hizo el saludo militar.


—¡Es verdad! Siempre me olvido —y, acto seguido, imitó al soldado—.Como te decía hay gente que habla de que la General Ariann planeó ese ataque ella sola —continuó, mirando a Ariann.


—¿Qué has dicho? —preguntó ella con tono amenazante.Se cruzó de brazos y lanzó una mirada mortal a Kenneth.Él inmediatamente se encogió en el sitio e hizo el saludo militar mientras balbuceaba unas disculpas.


El soldado Alexander continuaba susurrándole a Kenneth que se marcharan, pero él no cedía a los pedidos del soldado.Sus piernas temblaban ligeramente, pero continuaba firme.¿Entrar en el ejército lo había hecho cambiar tanto?
Ariann estaba a punto de ejecutar una orden contra Kenneth por dirigirse a ella de esa forma, pero la detuve.


—Espera —ordené.Lo que recibí de Ariann fue una mirada de confusión total.Zuan también estaba sorprendido, pero no tanto como las primeras veces que conoció a Kenneth—.Si él tiene información lo correcto sería que la compartiera.


En parte era cierto que si Kenneth sabía eso por sus compañeros del ejército es porque alguien más lo había desvelado.Antes de que castigase a Kenneth por su imprudencia quería averiguar más.Tampoco quería que él pagase por un error de novato.Ariann estuvo de acuerdo en cambiar las cosas cuando se lo propuse, pero ella era orgullosa, no se dejaba pisar por nadie.Y menos que un subordinado la hablase así.Sin embargo, quise evitar que el joven Ningen fuese reprendido por Ariann.


—Como usted diga, Maese Astro —hizo una pausa y volvió a dar una mirada mortal a Kenneth—.Pero que no se vuelva a repetir.


—S-sí, General Ariann… —musitó.Apenas fui capaz de escucharlo, pero se notaba que en cierto modo se arrepentía de haber venido.


Quería que Kenneth me contase todo, pero no había tiempo.Desmentir el rumor no serviría de nada a estas alturas, nuestra prioridad era cargar contra Shanji.


—Más tarde me reuniré contigo Kenneth, mas ahora no me es posible.Zuan enviará un mensaje al soldado Alexander —el susodicho se sorprendió al escuchar su nombre, pero rápidamente retomó su compostura y asintió—.Y me contarás todo en profundidad.Ahora, si nos disculpan.


—Pero…¡Quiero ir contigo! —exclamó de repente.Todos los allí presentes nos sorprendimos.En especial Ariann, quien estaba por empezar a replicar.Mientras, el soldado trataba de empujar a Kenneth suavemente para alejarse de allí y evitar que se metiera en problemas.


Miré a Kenneth.Se mantenía firme, no sonreía.Iba en serio.Él había cambiado desde que lo encontré en Reis.Por una parte me alegraba de que tuviese más carácter y no se dejara amedentrar.No obstante tenía claro que eso era consecuencia de convivir con otros Ningens más veteranos.Ellos continuaban teniendo la mentalidad de hace varias generaciones.


—Lo lamento Kenneth, pero no lo tienes permitido —contesté.Al instante pude ver el rostro de la decepción en él.No quería que se sintiese apartado, pero Ariann y yo íbamos a discutir el ataque de los rebeldes, y tenerle allí no era una decisión sabia.


—Oh…Ya veo… —musitó.


—Venga Keny, tenemos que irnos —le dijo el soldado.


—Sí, vale —respondió sin ánimo en su voz.Los vi alejarse sin ninguna emoción.Kenneth tenía la esperanza de querer acompañarnos, no se le pasó por la cabeza el rechazo.Por una fracción de segundo me arrepentí, pero lo correcto en aquel momento era mantenerme firme y continuar.


—Kenneth —le llamé.Él de inmediato se giró, con esperanza en sus ojos—.Ahora no puedes acompañarnos, pero más tarde me reuniré contigo en los hangares.Y Alexander también puede venir —anuncié.Eso le devolvió algo de emoción en él.Por otro lado el soldado estaba notablemente sorprendido.Pude observar que ambos se habían convertido en buenos amigos.


—¡Sí! —clamó con fuerza.Su voz retumbó en el pasillo del palacio.


Volví a darme la vuelta para poder llegar a nuestro destino.Ariann y Zuan hicieron lo mismo.Caminamos unos segundos en silencio cuando la voz de Ariann lo rompió.


—Nyota, ¿por qué eres tan permisiva con ese Ningen? —me preguntó con un atisbo de desprecio en su voz.Ella había estado callada desde hacía varios minutos, y lo primero que dijo no me sorprendió en realidad.


—Tan sólo estoy cumpliendo con los objetivos que nos marcamos en aquel entonces, Ariann.Esperaba que tú hicieras lo mismo —respondí, mirándola a los ojos.


—Y lo hago —contestó—.Pero no sueles ser tan compasiva con los demás Ningens, y sabes a lo que me refiero.


—Con total honestidad, no sé a lo que te refieres —y era cierto, no tenía idea alguna de lo que quería decir con eso.


—No te hagas la ignorante, lo he notado desde el primer día que ese Ningen llegó a Kuhan.


—Kenneth.


—¿Qué? —preguntó arqueando una ceja.


—Se llama Kenneth.Si vas a dirigirte a él tienes que hacerlo por su nombre.Sabes que uno de los cambios que prometimos hacer fue la individualidad en nuestros habitantes —le recordé.Ella entrecerró los ojos, y yo sabía en lo que estaba pensando.


—A eso me refiero, Nyota.Le proteges demasiado.


—¿No hago lo mismo con todos mis subordinados? —cuestioné.


—No —replicó—.Normalmente eres mucho más severa con todos.Las únicas excepciones somos Zuan y yo —y señaló a mi asistente, el cual sólo se encogió en el sitio—.Nunca te he visto ser así aparte de con los anteriores líderes y nosotros.Quiero que sepas que no estoy de acuerdo.


—Ya sabes que quería cambiar nuestra sociedad desde la rebelión.Este es sólo un paso más para lograr el cambio.
Ariann no respondió.Por el contrario miró al frente y continuó caminando, dejándonos a Zuan y a mí atrás.Suspiré y le miré.


—¿Tú piensas lo mismo? —quería saber la verdad, no algo disfrazado.La pregunta le tomó por sorpresa, pero se recompuso en un par de segundos.


—Sí que noté que usted era más benévola con Kenneth, pero no creí que fuera algo injusto.Sólo me sorprendió ver esa faceta suya en alguien ajeno a los líderes y…a mí —contestó.La última parte fue en un suave susurro, pero pude oírlo.Sí que era cierto que aunque Zuan fuese mi asistente no lo trataba mal, tan sólo manteníamos una relación formal.No era un criado ni mucho menos.


Al principio pensé que Zuan odiaba a Kenneth por eso, pero mis dudas se disiparon en aquel momento.Y me alegraba de que fuese así.


Aunque quizá el que quisiera cambiar las cosas en Kuhan y las colonias era sólo la punta del iceberg.Tanto Zuan como Ariann se habían dado cuenta, pero lo que no sabían es que haber tenido un Ningen que nació sin haber estado rodeado de otros de su especie y que fuera de rango bajo fue una grandiosa oportunidad para poder preservar su inocencia y que no fuera corrompido por lo que era ahora Kuhan.Quizá lo mejor hubiese sido que se quedase conmigo, pero hubiera mostrado favoritismo y habría ocasionado el efecto contrario.Los celos entre los Ningens también existían, al igual que en otras muchas razas.Al fin y al cabo éramos muy parecidos entre diferentes especies inteligentes.


Yo también era muy inocente al momento de nacer, fui aprendiendo junto a Kuzov y Akans lo que era el mundo real.Mi personalidad era parecida a la de Kenneth, incluso cuando llevaba ya varios meses en Kuhan.Él ya había comenzado a cambiar, y temía que continuase ocurriendo.Iba a suceder lo que yo misma quería evitar.Parecía que eso era inevitable, que el mundo estaba demasiado corrompido como para que las personas puras tuviesen un hueco en él.Eran a quienes se les consideraba débiles, los que no podrían sobrevivir en un mundo así.


Cambiar era nuestro mecanismo de defensa si es que queríamos continuar viviendo.Sin embargo no es el mundo que yo quería.Casi sin darme cuenta había estado perdiendo a Kenneth por estar sólo pendiente de los rebeldes.Había descuidado al chico y ahora él estaba pagando las consecuencias.Yo no quería que se uniera al ejército, la cumbre del abismo.Pero Kenneth quería sentirse útil, y conocía bien ese sentimiento.Si en unos pocos meses había dejado de dirigirse a mí como Nyota y ser tan torpe a mi alrededor, ¿qué sería lo próximo en miles de años? Revertirlo iba a ser prácticamente imposible.


—Nyota, ¿avanzamos? —me preguntó Zuan, sacándome de mis pensamientos.


—Ehm, sí, prosigamos.


El ambiente ahora era distinto.Podría llamarlo incómodo, pero no se ajustaba a lo que sentía.Incluso si sabía que Kenneth se había visto obligado a cambiar por los Ningens que le rodeaban por un momento vi al novato que recogí de Reis hacía meses.Vi su entusiasmo de ser parte de algo más grande, ese sentimiento que conocía tan bien: ser útil.


Él quería desde el fondo de su corazón sentirse útil para el mundo en el que había nacido.Unirse al ejército fue una manera de hacerlo, pero se le quedaba pequeño.¿Él se habría dado cuenta? Existía la posibilidad, pero todavía era joven, entendería si no lo supiera.


A unos pocos metros de nosotros nos estaba esperando Nyota, frente a una puerta de madera.Era la única construida con aquel material, algo propio de las razas inferiores.Sin embargo, esta habitación existía desde los comienzos de Kuhan, cuando los cuatro habíamos tomado el puesto como líderes.El resto del planeta estaba repleto de avanzada tecnología, con puertas que se abrían a los lados insertando un código en una pantalla a la derecha.Con mucha seguridad, para evitar que indeseables pudieran entrar.Pero esta era diferente.No tenía nada especial.Y aún así, eso era lo que la hacía serlo.Queríamos tener algo que nos recordara a nuestra antigua vida con aquella raza que nos creó.Cuando todavía éramos nuevos e ignorantes respecto al mundo que nos rodeaba, inocentes.


Asentí con la cabeza a Ariann para permitirle que entrase.La puerta crujió por el paso del tiempo, pero no era ningún problema.Zuan pretendía quedarse fuera, pero lo que no sabía es que él también iba a tener que discutir con nosotras.


—Tú también entra —le dije—.Conociste también a Shanji.


—De acuerdo… —musitó.Y acto seguido, ambos entramos.


El interior no era excesivamente grande, lo que daba un toque acogedor, imposible en el resto del planeta.Era una habitación cuadrada con dos sofás de tamaño medio colocados en dirección opuesta.Entre ellos había una mesa no muy alta.Al final del todo, bajo la ventana con las persianas bajadas se encontraban dos sillones.Cuatro mesitas a los lados de los sofás sostenían unas pequeñas lámparas de luz anaranjada que iluminaban el lugar.


Echaba de menos este sitio, cuando los demás líderes aún estaban con nosotros solíamos venir aquí a conversar luego de un largo día.Los líderes, nuestros más fieles asistentes y amigos…Todo era perfecto.Ariann también venía de vez en cuando, era una amiga cercana.Pero desde entonces no había vuelto a aquella habitación y Ariann y yo nos habíamos distanciado.Ya apenas sabía cómo comportarme con ella si no era por temas formales.Ambas habíamos tomado caminos distintos¸ casi nunca hablábamos si no era del trabajo.


¿Qué habría pensado Ariann cuando le dije que vendríamos aquí a discutir el mayor problema al que se enfrentaría Kuhan en milenios? Recuerdo que simplemente estuvo de acuerdo, no sin extrañarse de que no fuera la Sala de Control, como siempre.Yo respondí que era por los viejos tiempos, pero ella no contestó nada después de eso.Zuan no lo cuestionó, pero quedó con una mirada pensativa.Le pregunté en qué estaba pensando, él salió de su trance y con una ligera sonrisa me respondió que sólo se estaba preguntando cómo derrotarían a los rebeldes.


La situación entre nosotras era tensa, pero aún tenía la esperanza de que fuese temporal y de al terminar la guerra volviésemos a ser tan cercanas como antes.Lo único que quería es que todo volviese a ser como antes.Puede que luego de todo lo que ha ocurrido esta sea mi forma de redimirme.Después de todo fue culpa nuestra de que los rebeldes se alzasen contra nosotros.Si hubiéramos manejado mejor la situación no habríamos llegado a ese punto, y millones de vidas se hubiesen salvado.Pero bien es cierto que en otras ocasiones culpaba a los rebeldes por la muerte de Akans y Kuzov.Tenía sentimientos contradictorios, ellos dos eran amigos míos, pero esos rebeldes también fueron cercanos en un tiempo pasado.A pesar de nuestro puesto como líderes nos permitíamos mantener lazos con ellos.Tras la rebelión yo me distancié de ellos, evitando tener una relación más allá de la formalidad.


—Sentémonos —les indiqué.Ellos de inmediato tomaron asiento.Ariann en uno de los sofás, Zuan en un sillón.Yo me coloqué en el sofá opuesto a Ariann, cara a cara con ella y con Zuan a mi izquierda.Cada uno estaba en un asiento diferente.


—Entonces, ¿tienes alguna idea en mente? —me preguntó Ariann.Estaba de brazos cruzados, una postura defensiva.Ya en ese instante supe que no iba a ser fácil.


—He pensado en un ataque combinado al mismo tiempo en varios puntos —expliqué—.Sabemos que el planeta en el que se alojaron fue Reis, si atacamos allí con varias tropas podremos desequilibrarlo.


—Si hacemos eso dividiremos nuestro ejército y esos ataques serán menos potentes —replicó Ariann—.¿Por qué hacerlo así?


—Ya conoces a Shanji, actúa calmado siempre que las cosas salgan como él ha planeado.


—Shanji también nos conoce a nosotras, a estas alturas ya debe saber que vamos a ejecutar tu plan.


—Incluso si lo sabe una vez que ataquemos no tendrá tiempo para defenderse.


—Es posible que haya planeado acabar con el trabajo desde el final de la guerra, ha tenido tiempo suficiente para volver a trazar un plan perfecto.Ya nos ha engañado con las coordenadas de su posición, está tramando algo —aseguró ella.


—Es sólo una suposición, pero a lo mejor no sabe que los Ningens hemos cambiado desde la rebelión, debe de creer que seguimos siendo los mismos contra los que luchó.Tiene que haber alguna forma de usar eso a nuestro favor.


—¿Pero cuál? Sólo estamos suponiendo, sea cual sea la verdad lo único que tenemos claro es que si no atacamos nosotros primero él lo hará, y todavía no estamos preparados.Si nos adelantamos tendremos ventaja.


—Eso sería llevar la batalla a su campo, nos la podría jugar.¿Cuántas tropas mandamos?


—Todas las que estén disponibles, para acabar con un golpe contundente de una sola vez.


—Entonces dejaríamos Kuhan y las colonias desprotegidas.Son puntos clave que si llegan a tomar terminarían por conquistar todo nuestro imperio.Ya hemos perdido algunas colonias por su culpa —había puesto tanto empeño en ellas que me dolía verlas arrasadas, con Ningens asesinados y otros que no llegaron a nacer.Un pequeño porcentaje de ellos vieron la muerte nada más ver el mundo.


Esto estaba resultando tan y como me temía.Si lidiar con Shanji ya era complicado tener que ponerme de acuerdo con Ariann lo era aún más.¿Por qué nunca coincidíamos en algo? Tampoco es que lo hiciéramos a propósito, pero nuestras formas de pensar eran distintas aún si perseguíamos un mismo objetivo.


—Tenemos que decidir cómo será el ataque y cómo distribuiremos las tropas.Tiene que haber una solución que nos guste a las dos —dicté.Cuanto antes acabásemos, mejor para todos.Las vidas de millones de Ningens volvían a depender de nosotras.Más nos valía hacerlo bien.


—No nos tiene que gustar —contradijo Ariann—.Tiene que ser la opción que nos lleve a la victoria —respondió con sequedad.Su mirada era seria, lo que decía lo sentía desde el fondo de ella misma.Yo podía sentir su determinación.


—Si no nos ponemos de acuerdo entonces no habrá victoria que valga.Por una vez tenemos que ceder para ganar.
—Supongo que lo dirás por ti.


Alcé la mirada y vi que Ariann tenía el rostro del enfrentamiento.¿Acaso pretendía salirse con la suya? No, esto no era sobre nosotras, sino por toda nuestra raza.Nuestras diferencias personales no podían interferir en un asunto tan importante.Y aún sabiéndolo yo tampoco quería darme por vencida y dejar que Ariann volviese a actuar tal y como ella quería.Era una cuestión de orgullo.Era poco profesional, pero no podíamos evitarlo.Cuando una de nosotras ofrecía un argumento fuerte la otra lo rebatía como si de una mosca se tratase.


—No he venido para que me retes, Ariann —le advertí—.Esto no es por ti ni por mí, es por un bien mayor.


—No estaríamos metidas en este problema si hubieras sido una verdadera líder en la rebelión.Sólo te acobardaste.


—Modera tu tono —le volví a amenazar.Si esto continuaba así ninguna de las dos saldría bien parada.


—Tú misma has dicho que esto no es por ninguna de las dos.Hay que centrarse en lo verdaderamente importante —respondió con una media sonrisa.Ella sabía que yo lo odiaba, y por eso lo hizo.


Tenía una ligera idea de por qué se estaba comportando así, y por qué lo había hecho por milenios.Aunque aceptó conmigo cambiar las cosas en nuestra raza no fue fácil.En aquel entonces también tuvimos una fuerte discusión.Al final tuve que recurrir a mi rango como líder para que acatara mis órdenes.Por eso el ejército aún continuaba siendo uno de los campos más corrompidos.Una de las razones por las que no quería que Kenneth se alistara.Pero si se lo prohibía le estaría restando libertad, y era justo lo contrario a lo que yo quería.


Desde que la obligué a aceptar mis órdenes nos habíamos distanciado.No siempre estábamos de acuerdo, pero para ella eso fue la gota que colmó el vaso.Yo tampoco quería llegar a ese extremo pero me vi obligada por el bien de mi raza.
Ignorando su mirada de superioridad, proseguí.


—No vamos a llegar a ninguna parte si seguimos así —giré mi vista hacia Zuan—.¿Tú qué piensas? ¿Qué deberíamos hacer? —le pregunté.Zuan se sorprendió, por un segundo se encogió en el sitio mientras jugueteaba con su dispositivo electrónico.


—Bueno, Shanji no manejaba bien la presión y a diferencia de ti, Nyota —contestaba mirándome—.No era nada paciente.Lo que no entiendo es que si planeaba atacarnos desde hace tanto es que esperase ahora a hacerlo.No está actuando como el Shanji que conocemos.


Zuan tenía parte de razón.Si lo había estado planeando desde hace milenios no concordaba con su personalidad.Entonces, lo más probable es que fuera algo espontáneo, para vengarse.Sin embargo, eso no explicaba por qué estuvo actuando con tanta precisión hasta ahora.Tampoco tenía sentido que se le ocurriese de un día para otro, estaba bien planificado, y Shanji siempre procuraba tapar todos los agujeros en cualquier estrategia.


Claro que en todo el tiempo que había transcurrido él pudo aprender a ser mejor estratega militar.En la rebelión se pudo notar que era un novato comandando ejércitos, y aún así pudo derrotarnos.En el fondo de mí tenía cierto temor a lo que nos íbamos a enfrentar ahora, tuvo siglos y siglos para aprender.Y nos lo estuvo demostrando desde hace varios meses.Como si estuviera jugando con nosotros para demostrar su superioridad.Eso no era algo nuevo, a Shanji le encantaba sobresalir.Y si era hacia sus enemigos, mejor.


Me quedé pensando en lo que había dicho Zuan.No me había defraudado su respuesta, sabía lo que decía.


—Todos cambiamos —comenté—.Está la posibilidad de que desde el final de la rebelión su forma de pensar haya cambiado


—suspiré—.Aunque siga siendo alguien insoportable.Ojalá le quitase esa sonrisa de la cara… —pensé.


—Aunque eso sea cierto nos lo estamos jugando todo en este ataque —opinó Ariann.Continuaba de brazos cruzados con una mirada muy seria—.Tenemos que decidir si planear el ataque pensando en el viejo Shanji o el supuesto nuevo y renovado.


—Creo que si enviamos varios ataques simultáneos a Reis y poco después uno más poderoso contra Shanji podríamos tener la oportunidad de ganar —comentó Zuan.Tanto Ariann y yo le miramos,inexpresivas, lo que le puso nervioso—.Es lo que yo creo…


—No te preocupes Zuan, te he traído para que tú también colabores.A estas alturas cualquier ayuda es buena —le tranquilicé, aunque sin ninguna emoción en mi rostro.


—¿Y cómo distribuimos las tropas? —preguntó Ariann—.Si enviamos todos los escuadrones disponibles a Reis Kuhan y las colonias estarían desprotegidas.


—Podemos enviar algunas de Kuhan y y otras de las colonias, pero dejar una retaguardia en caso de que nos ataquen ellos a nosotros.


—Propongo dejar algunas tropas en Kuhan para que defiendan el planeta y enviar todos los ejércitos de las colonias.Tenemos que atacar con todo y defender el núcleo de nuestra sociedad —propuso Ariann.De inmediato, me negué.


—No voy a permitir que los rebeldes tengan vía libre para atacar las colonias —aseguré—.Si lo hacemos perderemos territorio, y si nuestro ataque falla estaremos en desventaja.Sólo será cuestión de tiempo para que lleguen y terminen con el trabajo.


—No fallará —sentenció ella—.Pero sí lo hará si no concentramos todo nuestro poder de una sola vez.Si dejamos una sola grieta la usarán para atacarnos ellos a nosotros.


—Hemos pasado milenios construyendo en esas colonias, millones de Ningens han nacido allí —expliqué con severidad—.Esas colonias son igual de valiosas que Kuhan.


—Seamos sinceras Nyota —interrumpió—.Lo verdaderamente importante y lo que tenemos que proteger a toda costa es nuestro planeta y los palacios.Si conquistan Kuhan todo habrá acabado, incluso sin aún quedan colonias intactas.


—Y si permitimos que avancen invadiendo esos planetas nos tomarán terreno y nuestro imperio se fragmentará —rebatí—.Tenemos que proteger todos los rincones, que ninguno sea menospreciado.


Ariann entrecerró los ojos y me miró con desprecio.


—Es por esto que nunca estamos de acuerdo —sentenció—.Mientras yo intento proteger a mi raza tú sólo te preocupas por esos estúpidos e insignificantes planetas.Céntrate, Nyota, si no nos centramos en lo importante entonces, ¿qué nos queda?


—Quizás para ti sean insignificantes, pero he puesto todo de mí en esas colonias —reproché—.La mitad de los nuestros han nacido allí.La mitad de tu ejército son de las colonias.Si los envías a proteger un planeta en el que no han nacido ni le deben nada entonces los estás condenando.


—¿No nos deben nada? Nos deben todo —dictó Ariann—.Sin nosotras ni Kuhan ellos ni siquiera existirían.


—Lo que ellos sienten hacia su colonia es lo que nosotras sentimos hacia Kuhan —traté de explicar—.No puedes obligar a alguien sentir algo u obligarle a luchar por algo por lo que no cree.


—Si no luchan por defender este planeta entonces no son verdaderos Ningens.


—¿Cómo puedes decir eso? —pregunté, alarmada—.Ellos son tan reales como tú y yo.Son la prueba de nuestro poder, de que podemos expandirnos más allá de nuestra estrella.


—Sus ideales no son los mismos, incluso son diferentes en cada colonia —dijo Ariann.


—Y aún así todos y cada uno de ellos estaría dispuesto a morir por proteger Kuhan, y tú lo sabes —repliqué.


Hubo un silencio con mucha tensión en el ambiente.Odiaba tener que desenterrar errores del pasado en estas discusiones.Pero parecía que era inevitable, siempre ocurría.El tiempo se nos echaba encima, cuanto antes lo solucionáramos, mejor para todos.Sin embargo, si no nos poníamos de acuerdo tenía la certeza de que Ariann volvería a actuar por su cuenta.Tenía pensado discutir eso cuando acabase la guerra, cuando ninguna vida estuviese en peligro por nuestros errores.Bastantes había cometido en la rebelión.


—Zuan, ¿qué hacemos? —le pregunté.


—Esto…Yo sigo creyendo que sigamos tu plan, Nyota.Creo que es lo mejor.


—Ya estamos otra vez —oí quejarse a Ariann.Me giré para mirarla con confusión.


—¿Qué quieres decir? —quise saber.


—Zuan siempre te da la razón aunque no la tengas —acusó.


—No, yo sinceramente creo que es un mejor plan…Ariann.


—¿Que no tengo razón? ¿En que mi estrategia es mejor o que quiero proteger a todos y cada uno de nuestros habitantes? —amenacé.


—No sólo porque es tu asistente, antes de serlo también.¿Por qué? —inquirió.


—Déjalo estar Ariann —ordené—.Antes has dicho que nos centremos en lo importante.


—Claro, y dejar- —empezó a quejarse ella, pero fue interrumpida por Zuan.


—Si fuese posible, me gustaría que sea cual sea el ataque que hagáis —dijo él—.Que haya el menor número de bajas posibles.


—Esa es la idea —replicó con desprecio.


—No, me refiero…Me refiero a que no maten a demasiados rebeldes.


—¿¡Pero qué dices!? —exclamó Ariann.Zuan se asustó al escuchar su grito—.¿Tú también? —le acusó.


—No tendrías que estar sorprendida —le comenté—.Ya nos conoces.


—Estáis defendiendo a unos traidores, claro que me sorprendo.


—Ganaremos en cuanto acabemos con Shanji, matarlos no nos beneficiará en nada —explicó Zuan.


—Entonces tengamos piedad con ellos mientras nos masacran —contestó ella.


—Zuan tiene razón, los rebeldes no tendrán otra opción que retirarse una vez que su líder haya caído —dije con cierta esperanza de que aquello funcionara.


—Si acabamos sólo con Shanji pero dejamos al resto de su ejército en libertad no tardarán en proclamar a otro líder —hipotetizó—.Entonces se volverá a repetir todo hasta que acaben con nosotros.


—Ellos buscaban libertad e individualidad.Si les mostramos lo que hemos conseguido desde la rebelión y que no queremos volver a tener una guerra, puede que entren en razón.


—La época de los tratados de paz pasó hace mucho —dijo Ariann—.A estas alturas no van a aceptar nada de nosotros.


—Mira, Ariann —la miré a los ojos, desafiante—.Sé que quieres venganza por lo que pasó, pero tanto Zuan como yo hemos dejado de perseguirla.Sólo queremos paz y que todo esto se acabe, igual que tú —me acerqué unos centímetros para que supiera que iba en serio—.Si me sigues te prometo que la victoria será nuestra.


Ella frunció el ceño.


—Lo siento Nyota pero ya no es como antes, es casi imposible para mí creerte —respondió—.Está claro que nunca nos vamos a poner de acuerdo —acto seguido de levanta—.Aunque tengo mi propio honor como General, la de escuchar las órdenes de mis superiores.Llegados a este punto no me queda de otra que mantener mi dignidad como General.Hagas lo que hagas, sólo espero que no te equivoques —me ofreció su mano, para estrecharla y zanjar de una vez por todas todo este asunto.Incluso si ella estaba demostrando lealtad hacia mí tragándose su orgullo, sabía que Ariann odiaba tener que hacer eso.Para ella eso era rebajarse.Y yo comprendía ese sentimiento.


—Te lo prometo —contesté cerrando el trato.
 
 
*       *    *


 
—Entonces, ¿qué haremos al final, Mi Astro? —me preguntó Zuan.


Estábamos regresando a la Sala de Control.Ariann volvería a los cuarteles para preparar los ejércitos.Tenía órdenes directas de mí, ella enviaría las tropas a puntos clave de Reis mientras que yo mantenía el resto de las tropas en Kuhan y otras en las colonias.Acordamos que en caso de necesitar más escuadrones dividiría los que había en las colonias para enviar refuerzos a Reis.Esa fue la condición que quiso Ariann, y yo cedí, sabiendo que ella lo hacía para garantizar el éxito de la misión.


—Yo protegeré Kuhan y las colonias.Ariann se encargará de dirigir el ataque contra el planeta de los rebeldes.


Estábamos a punto de llegar a la Sala de Control cuando Zuan recibió una llamada de los tenientes.


—¡Mi Astro! ¡Están atacando dos de las colonias! —exclamó alarmado uno de ellos.


—General Ariann, envía tropas a…


—¡Maese Astro! —gritó Ariann.Me sorprendió su tono, más porque nunca era así que porque gritase a su superior—.Puede que sea otra trampa de los rebeldes para dejar Kuhan desprotegido.Si envía tropas a las colonias tendremos menos defensa.


—¡Rápido por favor! —continuaba suplicando el teniente.


No sabía qué hacer.Hace unos minutos había discutido con Ariann sobre eso mismo, pero ahora no lo tenía tan seguro.Cualquier decisión que tomara lo lamentarían esos Ningens.Pensando fríamente, perder dos colonias era más factible que perder la mitad de los soldados que ya estaban allí y los que serían enviados.Así es como hubiera pensado yo en el pasado, pero ya no era así, ¿cierto?


—Debe tomar una decisión de inmediato, hay vidas en peligro tanto si no envía refuerzos como si lo hace, Mi Astro —recordó Zuan.


—Tienes que confiar en tus soldados —dijo Ariann.


—Corta —ordené.


Todos los gritos de los tenientes cesaron de repente.Dentro de mí tenía una presión muy incómoda.Si tan sólo gobernar fuese más fácil…
 
*         *    *


 
Horas más tarde, cuando no quedaba mucho para que los ejércitos fuesen enviados a Reis Zuan y yo recibimos la última transmisión de una de esas colonias.Le pedí a Zuan que la abriera.De inmediato la gran pantalla holográfica se posicionó por encima de la mesa táctica de la sala.


Sólo se escuchaban gritos y súplicas.Y además, disparos y explosiones que no se detenían.Fue en aquel momento cuando me arrepentí de ver aquel vídeo.Pero no haberlo hecho no cambiaría lo que de verdad ocurrió.Lo mínimo que tenía que hacer era saber lo que les había ocurrido y darles un poco de importancia.


—¡Mi Astro! —exclamó uno de los soldados.No lo conocía, debía de ser muy joven—.¿¡Por qué!? ¿¡Por qué nos hace esto!? ¡Yo siempre le he sido leal! —lloró—.¿¡Por qué nos ha abandonado!? ¡Ofrecí todo de mí para entregárselo a usted! ¿¡Por qué—¡?


—Cierra la transmisión —ordené con severidad.No podía aguantarlo más, no era capaz de seguir viendo ni escuchando.Shanji estaba dispuesto a todo con tal de ganar.


Yo no quería que aquello saliera así, busqué otros métodos.Siempre estaba un paso por delante de mí.Nada de esto hubiera ocurrido de no ser por él.Zuan tenía razón, sus subordinados no tenían la culpa, fueron manipulados para ponerlos en nuestra contra.Puede que fuera cierto lo que pedían, pero aquello no fue la forma de arreglar las cosas.Ellos mismos perdieron a millones de compañeros por su estúpida guerra.¿Era eso lo que Shanji quería?
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por QueenSara el Miér Dic 27, 2017 8:06 pm

Debo decir que el capítulo me ha dejado un poco mas de impresión entre todos los personajes, puede notar tantas cosas en la lectura. Aparte de que finalmente aparece Kenneth sin duda algo cambiado, pero me alegra que haya aparecido.

Sin duda, me quede con la emoción de saber qué es lo que pasara, sinceramente me sorprendió la parte en que ambos planetas fueron atacados, no me lo esperaba como la transmisión, fue un gran toque. Ser líder no es nada fácil. Tantas cosas difíciles que está pasando Nyota.

Igual me agrada que se haya echo mas largo el capitulo como los pensamientos del personaje principal, fueron una buena combinación, así se puedo saber con mas exactitud que es lo que siente Nyota es a su vez una mezcla de dolor, sufrimiento e impotencia. Aparte que su personalidad esta cambiando con forme se sumerge en sus pensamientos.


Debo decir que cuando apareció Kenneth y no se quiso ir apareció mi lado shippeador jaja no lo pude evitar sin duda.
QueenSara
QueenSara
Nivel 5
Nivel 5

Mensajes : 444
Fecha de inscripción : 23/06/2015

http://ellegadodekopa.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Jue Dic 28, 2017 7:29 am

Me alegro de que hayas podido darte cuenta de todo eso, pues significa que he cumplido con mi cometido.
Lo de los planetas fue algo que añadí poco antes de empezar a escribir el capítulo.Me pareció una buena idea, y que fuese inesperado es aún mejor.

Aunque tengo planeado más capítulos "flashback" para explicar aún más el pasado de varios personajes.De vez en cuando doy pinceladas en sus pensamientos o diálogos, pero escribir lo que ocurrió en el pasado es aún más detallado.

(When no hay ningún romance en la historia pero a la protagonista la shippean con varios :v)
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Jue Dic 28, 2017 5:48 pm

Me hallo escribiendo el esquema del siguiente capítulo.¿Qué puedo decir? Después de crear al padre de mi personaje de rol Hakai y Shanji, tengo claro que mi especialidad es crear villanos, antagonistas o incluso antihéroes.Espero que se pueda reflejar en el próximo capítulo, aunque apenas llevo escritas seis líneas del esquema...Trataré de que sea largo, aunque tardaré varios días en escribir el "esqueleto" y el capítulo en sí.Pero todo sea por mantener la calidad y que no sea tanto trabajo la revisión.
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Jue Ene 04, 2018 5:58 pm

Sí, desde que publiqué mi último mensaje en este tema he seguido trabajando en el próximo capítulo.Me está sorprendiendo lo mucho que estoy tardando, pero a la vez también me impresiona todo lo que estoy sacando a relucir de esta historia.Cada vez tengo más claro el final, y estoy deseando poder escribir la palabra "fin".
Voy por poco más de la mitad del capítulo, actualmente he escrito 4600 palabras.Y me está demorando más de lo que me esperaba, pero creo que valdrá la pena.Y es raro que lo diga yo, que soy tan pesimista.
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Vie Ene 05, 2018 2:28 pm

Luego de darle una verdadera maratón finalmente tengo el último capítulo escrito.Sé que apenas va a haber gente que lo lea por estas fechas, pero ya que estoy lo dejo publicado.

Para leer en Wattpad, en Mi Blog o en Archive Of Our Own.

_____________________

Zeit: 100.000 años


El Otro Lado De La Moneda
 
Capítulo 26
 
Hace poco menos de cinco zeits…
 
Había Ningens por todas partes caminando de un lado a otro.Pasaron meses desde que salimos de la ciudad central de los Genas.Ahora éramos miles de nosotros, cada semana aumentaba el número.Nosotros al ser de los primeros sentíamos que se llenaba un vacío que ni siquiera sabíamos que existía.Al principio la compañía de tres de nosotros fue agradable, pero pronto echábamos en falta no ser los únicos de nuestra propia especie.

Con el pasar del tiempo los Genas decidieron crear más de los nuestros.Más Ningens.Y así, cada vez éramos más hasta formar una verdadera comunidad.Nos sentíamos cercanos, como tenía que ser.

Cuando supimos que había más lugares en los que estaban creando Ningens no dudamos en ir en su busca.Teníamos la necesidad de estar juntos y formar lazos entre nosotros.Mentiría si dijera que nos sorprendió la respuesta positiva de los Genas cuando les pedimos viajar por el planeta.Nos esperábamos un rotundo rechazo, nada fuera de lo común.Sin embargo, eso no llegó a ocurrir.Y no podríamos estar más contentos de poder descubrir a más como nosotros, aprender qué éramos exactamente.
Aún si éramos una creación de los Genas nos dejaban tener mucha libertad.Supongo que es porque después de todo somos algo especial para ellos.Su…familia, como dirían ellos.Los Ningens no compartíamos sangre directa a pesar de ser de la misma raza.Aún así nos sentíamos cercanos.No lo cambiaría por nada.

Incluso si yo respetaba a los Genas por habernos creado y permitido experimentar lo que era la vida no todos pensaban lo mismo.Ser de la misma raza no aseguraba tener el mismo pensamiento, eso lo había aprendido hace meses.Akans estaba a mi lado, intentando idear un plan para poder independizarnos de ellos.

—Si esperamos a ser más y les pillamos desprevenidos… —teorizaba Akans.Yo no estaba prestando tanta atención como quería aparentar.No me entusiasmaban los métodos que mis compañeros estaban proponiendo—.Y luego nos aseguramos de que no haya quedado nadie en el planeta.

Sinceramente, apenas había escuchado alguna palabra de lo que me estaba contando Akans.Y ella lo notó.

—Nyota, ¿me estás escuchando? —me preguntó arqueando una ceja y de brazos cruzados.¿De qué servía mentir? Ellos ya sabían mi opinión al respecto.

—Akans…Ya sabes lo que creo.

—Sí, que deberíamos arriesgarnos a que nos capturen como traidores y nos castiguen.No hay nada bueno que pueda salir de eso —contestó con un atisbo de sarcasmo.

—Eso también podría pasar si vuestro plan de guerra sale mal —le recordé.

—Cualquiera de los dos planes pueden salir mal —replicó—.Pero si el tuyo falla entonces nos capturarán como traidores.Es lo más probable después de ir a su casa y decirles “hey nos caéis muy bien, pero queremos independizarnos” —respondió haciendo burla.No era así como era la realidad, ella sólo la estaba exagerando.

—Deberíamos hacer algo más…Diplomático —ofrecí—.Si pudiésemos pedírselo con calma y explicando las razones…No nos tendrían que tachar de traidores, incluso podríamos lograr la independencia.

—Eso es en el mejor de los casos, quién sabe cómo reaccionarán si vamos y les decimos eso.

—Simplemente creo que usar las armas es algo exagerado —expliqué, tratando de convencerla.Pero fue en vano, todos pensaban que entrar en guerra con los Genas era la mejor opción.¿Por qué era yo la única que pensaba lo contrario? ¿De verdad el problema era yo? —.Morirían muchos, tanto Genas como Ningens.O nosotros mismos —tenía la esperanza de que ese caso hipotético (pero seguro si nos metíamos en una guerra) la hiciese cambiar de idea.

Antes de que Akans contestase escuché la voz de Kuzov detrás de mí.

—Opino igual que Nyota —aseguró.Entonces ya no era la única que lo pensaba.Ya había alguien más que me apoyaba—.Lo mejor en este caso sería hacer algo que evite muertos.

—Los habrá de todas formas hagamos una cosa u otra —dijo Shanji, quien también se acercó a nosotros—.Pero si elegimos las armas entonces tendremos la oportunidad de ganar.Si les pedimos la independencia y se niegan entonces ya nos podremos olvidar de ella.

—¿Por qué no veis las consecuencias que tendría una guerra de ese calibre? —les exigí.

—Claro que las vemos —respondió Shanji.Me pareció que estaba ofendido por lo que dije.No le gustaba que le subestimasen—.Estamos escogiendo la opción que nos llevará a la victoria.

—Si mueren tantos Ningens entonces no será una victoria —contradije—.Estamos hablando de nuestros compañeros y amigos, no podemos mandarlos a una muerte casi segura.

—No los estamos mandando a su muerte —contestó Shanji con enfado—.Ellos son los que han decidido luchar por su propia libertad.¿Por qué te quieres entrometer?

—¿Entrometerme? —pregunté subiendo mi tono—.Lo único que estoy tratando de hacer es evitar que mueran inocentes.

—Si queremos libertad tenemos que luchar para conseguirla.Nadie nace siendo libre —aseguró él.

—Los Genas en realidad no nos han hecho nada, ellos fueron los que nos crearon —declaré.

Creía firmemente en mis palabras, en el fondo sentía que si entrábamos en guerra con ellos por nuestra propia libertad sería como traicionarles.Ellos nos dieron la vida, ¿e íbamos a pagárselo matándolos?

—¿Y por qué lo hicieron? —inquirió Shanji—.No nos dijeron el motivo, y tiene poco sentido que lo hicieran por puro altruismo.

—En eso estoy de acuerdo con él —me dijo Kuzov con una mirada de disculpa—.Quién sabe por qué fuimos creados.No somos sólo unos pocos, cada semana salen más Ningens de distintas bases.¿Con qué propósito?

—Puede que nos quieran usar como carne de cañón en los enfrentamientos con otras razas —teorizó Akans.Ellos estaban poniéndose en las peores situaciones.¿Por qué no podían simplemente creer que los Genas dieron a una raza entera la oportunidad de vivir?

—Si tuvieran objetivos tan oscuros, ¿entonces por qué nos dejaron salir de la Ciudad Central? Nos habrían retenido y seguramente lavado el cerebro… —planteé con seriedad.Incluso Kuzov le había dado la razón a Shanji, nada podría salir bien.

—Para que no nos rebelásemos contra ellos tan pronto —respondió Shanji arqueando una ceja mientras me miraba directamente a mí.Tenía el ceño fruncido, sabía lo que significaba: no le gustaba que le subestimasen.

—No estoy segura…

—Creo que Shanji tiene un punto clave —dijo Akans con las manos en las caderas—.Eso explicaría por qué nos crearon y que nos permitiesen salir de la Ciudad Central.Quizá tengan planes para más adelante.

No tenía caso discutirlo con ellos, estaba claro que no llegaríamos a ninguna parte.Algunos Ningens expertos en ingeniería estaban reparando naves caídas de los propios Genas.El motivo era obvio: usarlas en la batalla contra quienes las crearon.Y a nosotros mismos.
Realmente no sabíamos por qué algunos de nosotros tenía un mejor manejo en la tecnología y otros no.Kuzov era uno de ellos, y quien se encargaba de dirigir a todos los demás ingenieros para mantener un orden.Zuan también sabía cómo trastear con dispositivos electrónicos, por eso también ayudaba a reparar las naves.Sin embargo, para mí, estaba contribuyendo a acercanos cada vez más a una guerra.

—Hey chicos, acercaos —llamó Shanji a dos Ningens que casualmente pasaban cerca de nosotros.Ariann era uno de esos Ningens.Ellos sonrieron e hicieron caso a Shanji—.Vosotros, ¿qué creéis que deberíamos hacer con esto de los Genas?

Se miraron mutuamente durante un par de segundos.

—Vengarnos de ellos y demostrar que no les tenemos miedo —contestó uno de ellos—.Que aunque nos hayan creado los Genas somos mejores de lo que creen.

—Nos subestiman —afirmó Ariann—.Ya va siendo hora de demostrar que se equivocan.

Miré a Kuzov en busca de complicidad, pero él estaba mirando a los dos Ningens que habían venido.Se le veía confuso.¿Estaría replanteándose su postura?

—A todos a los que les he preguntado piensan lo mismo —señaló Shanji con un encogimiento de hombros.

Aún así yo me mantenía firme.Si ninguno de ellos iba a estar dispuesto a negar una guerra entonces yo lo haría.No podía soportar verles tan animados cuando en medio del encuentro seguramente nosotros seríamos los que perderíamos.No quería ni pensar en lo que iba a ocurrir, seríamos unos traidores.Incluso los Genas tenían la opción de contactar con otras razas para tener refuerzos.Nosotros a su lado no éramos prácticamente nada, era una estupidez pensar que teníamos oportunidad de ganar.Pero sobretodo, de que nadie muriese en vano.
Hace meses que por accidente vi cómo eran las armas.Vi a un Gena usarlas contra otro de los suyos.¿Por qué iban a atacarse entre sí? Por mucho que tratase de pensarlo no lograba entenderlo.Claro que no puedes ser amigo de todos, ¿pero de verdad era necesario llegar a matar? Por lo visto había Ningens que también lo creían.

En lo personal no me gustaban los ejércitos, pero no iba a decirlo en voz alta.Ya se lo comenté en una ocasión a Ariann y ella me respondió que era una tontería, que eran necesarios.Desde entonces no volví a mencionarlo a ningún otro.

Como si yo no estuviera Akans, Shanji y Ariann empezaron a discutir el plan de ataque.El otro Ningen que acompañaba a Ariann se marchó, pues era uno de los ingenieros que estaban reparando las naves.Antes de que se fuese Kuzov se excusó y también se fue con él.
Debía ser problema mío creer que podíamos arreglar este problema sin el uso de las armas.Si apenas había Ningens en contra, ¿por qué yo iba a tener razón? Quizá Shanji estuviese en lo correcto.No obstante no quería simplemente rendirme porque fuese la única en pensar lo contrario.

No soportaba tener que escuchar a mis propios amigos hablar de básicamente cómo iban a matar a otros, por lo que decidí alejarme de ellos.No me molesté en despedirme, ni siquiera se percataron de que me había ido, estaban demasiado concentrados en su conversación.
Tuve que esquivar en varias ocasiones a todos los Ningens que estaban reparando las naves, ya que buscaban piezas o herramientas e iban con prisa.No perdían el tiempo.Cuanto antes tuvieran las naves preparadas antes podrían atacar.O eso es lo que ellos decían.

Me acerqué a ver una de las naves que estaban reparando.Eran grandes, pero no tenían un tamaño excesivo.De esa manera ahorraban combustible al despegar y viajar.Tenían tonos oscuros para camuflarse en la inmensidad del universo.Lo interesante de ellas es que el interior era mucho más grande que el exterior, una tecnología propia de los Genas que les permitían tener multitud de salas y amplios pasillos sin ocupar mucho espacio.La forma de las naves era como un semirombo alargado, junto a cuatro alas con propulsores debajo para mantener la estabilización al aterrizar.Tenían ocho motores muy potentes que permitían alcanzar una velocidad considerable en pocos segundos.

Un noveno motor se encontraba en la parte trasera del todo, pero todos en conjunto eran los que hacían que la nave fuese tan rápido y con tanta destreza.No eran muy altos para poder dejar pasar el aire al volar, haciendo que se moviese con mayor velocidad.Claro que eso sólo ocurría cuando estabas en un planeta con atmósfera, en el espacio y algunos cuerpos celestes no había aire y mucho menos oxígeno.Y por muy rápido que fueses las distancias en el universo eran demasiado grandes aún yendo a la velocidad de la luz.Por eso las naves de los Genas disponían de creadores de agujeros de gusano.Otro logro de unas pocas razas afortunadas, los agujeros de gusano eran muy inestables y ni siquiera daba tiempo para poder entrar en uno antes de que se evaporizase.Pero los Genas eran uno de los que lograron estabilizarlos y usarlos para viajar a través del universo y sus grandes distancias.

Gracias a esa tecnología habían logrado conquistar otros planetas a los que de otro modo jamás hubieran podido.
¿Cómo sabía todo esto? Algunas de las naves ya tenían reparado el sistema de archivos, toda esa información se encontraba allí.
Y pensar que son capaces de viajar a otros planetas, en cuestión de minutos.Cuando supe que se podía hacer mis ganas de experimentar lo que era un agujero de gusano y ver otros mundos fueron infinitas.No quería meterme en una guerra en la que íbamos a perder, sino poder disfrutar de lo que los Genas nos podrían ofrecer.No conocíamos el motivo de nuestra existencia, pero lo que yo quería era visitar otros planetas por medio de los agujeros de gusano.No tenía idea alguna de lo que era, y qué mejor manera de saberlo que descubrirlo por mí misma.

—¡Hey, Nyota! —me llama Zuan.Me giro en la dirección que venía su voz y le veo saludándome con una sonrisa en su rostro a unos pocos metros de mí.

Le devuelvo el saludo alzando mi mando.Zuan también era uno de los ingenieros que estaban reparando las naves.Él era uno de los dotados de ese don para manejar las herramientas y la tecnología.

—¿Cómo vais con las naves? —le pregunté cuando estuvo lo suficientemente cerca como para escucharme.

—Ya hemos restaurado el sistema de archivos de varias, pero para que funcionen nos quedan meses de trabajo —contestó con un suspiro de agotamiento.Habían estado trabajando desde hace mucho tiempo para tenerlas arregladas cuanto antes.

—¿Cuántas naves son?

—Pues ahora que lo preguntas…—dudó por varios instantes, indeciso—.No estoy seguro, pero sé que son más de doscientas.

Me sorprendió que fuesen tantas, tenía razón cuando dijo que aún les quedaban meses.Quién sabe cuántos años.Y sabiendo que iba a ser un trabajo difícil decidieron ponerse a repararlas.No estaba segura de si llamarlo determinación o cabezonería.

—Ven, mira —Zuan me condujo al interior de una de ellas.Estaba iluminada por luces blancas que estaban en las paredes y en el suelo en forma de líneas uniformes.El interior era de algún tipo de metal, lo podía sentir con tan sólo pisarlo.

—¿Qué hacemos aquí? —le pregunté.

—Sólo…observa —dijo abriendo el sistema de archivos de la nave.Se desplegó una pantalla holográfica azul donde se podían leer frases escritas en la lengua propia de los Genas.Nosotros conocíamos el idioma desde el principio, quizá ellos quisieron que así fuera.

En la pantalla iban pasando imágenes de planetas desiertos pero con algunos esqueletos de estructuras.Debajo, estaba el nombre de cada uno de los planetas.Pero,por qué Zuan me estaba mostrando esto? Antes de que pudiera preguntárselo él se adelantó.

—Verás, ya sabes que estas naves se usaron en viajes interestelares, ¿cierto? —asentí como respuesta—.Pues bien, hace poco he descubierto estos archivos —señaló las imágenes de los planetas—.Y parece ser que eran futuras bases para expandirse en más mundos, pero las abandonaron antes de terminar.

—¿Por qué? ¿Ocurrió algo? —pregunté, creyendo que pudo haber habido una guerra o un conflicto similar.Los Genas eran una raza pacífica, pero nunca se estaba a salvo en el universo.

—No fue lo que estás pensando —afirmó Zuan como si me hubiera leído los pensamientos—.Por lo que he podido averiguar en los documentos —pulsa en la pantalla táctil que estaba debajo del holograma para navegar en él.Acto seguido aparecen textos de los Genas.No lo leí, esperé a lo que Zuan quería decirme—.Y es que abandonaron esos proyectos por falta de recursos.

—¿Cuándo fue eso?

—Hace siglos —señaló sin pararse mucho a pensarlo.¿Por cuánto tiempo había estado estudiando esos documentos?

—Ahora tienen más estabilidad, ¿por qué abandonar algo así de grande? —cuestioné.

—No sé el motivo exacto, lo más probable es que luego encontrasen planetas habitables a menor distancia.

Leí un poco aquella información, y parecía ser cierto.Esos planetas estaban en otras galaxias mientras que las colonias que yo conocía estaban en la misma en la que vivíamos.Sin embargo sentía que era una pérdida para los Genas, pudieron haber viajado mucho más lejos ahora que podían permitírselo.

—Zuan, ¿y si cuando tengáis las naves reparadas viajamos a uno de esos planetas? —le sugerí.Él arqueó una ceja en señal de confusión, pero no rechazó la idea de inmediato.

—¿Por qué íbamos a hacer eso? —preguntó.No estaba haciendo ver que era una estupidez, sólo curiosidad.Quería saber a dónde iba yo a parar.

—Ya que estamos intentando independizarnos de los Genas y sabemos que esos planetas son habitables —empecé a relatar—.Ese podría ser nuestro nuevo hogar.

Zuan se quedó pensando por varios momentos en lo que acababa de decir.No era una idea descabellada.Es decir, si lo conseguíamos teníamos que vivir en otro sitio.Todos los demás Ningens se habían centrado en meterse en una guerra, pero no en lo que haríamos después.O antes, si las cosas salían mal.De ese modo tendríamos un escape seguro.

—Tiene sentido —dijo al fin.Había estado mirando suelo, pero cuando contestó elevó su mirada para encontrarse con la mía—.Ya tienen los cimientos de las bases, podemos aprovecharlas para usarlas en nuestro favor —a medida que hablaba su voz sonaba más 
esperanzadora.Extendió sus brazos hacia las imágenes de los planetas—.¡Puede ser la solución a nuestro problema! —exclamó con felicidad.

—Y no tendríamos que invadir a nadie... —susurré.Zuan se giró y extrañado me preguntó.

—¿Has dicho algo?

—No, nada, no te preocupes —mentí con una ligera sonrisa para desviar toda sospecha.Y funcionó, porque instantes después él seguía hablando de cómo iban a usar la tecnología de los Genas para que los Ningens prosperasen.Ya estaba ideando planes a largo plazo, grandes construcciones que se alzarían en los cielos.Infraestructuras que haría replantearse a más de uno lo que era la belleza.

Yo simplemente me quedé de pie a unos metros detrás de él, con los brazos cruzados.Me estaba imaginando la vida en cualquiera de esos planetas, cómo íbamos a ser en varios años, décadas, siglos…Aunque ninguna raza antes había vivido más allá de los doscientos años.Ese era el top que se podía alcanzar.Por mucha tecnología que se tuviese o avances en la ciencia jamás se podría superar.Nosotros ya nacíamos con el cuerpo adulto.¿Cómo lo sabíamos? Pasaron unos años y no habíamos notado ningún cambio.Vimos a otros Genas “crecer”, pero no sabíamos cómo se sentiría.¿Pasabas de ser algo pequeño e insignificante a un ser enorme e intimidante?

Y pensar en todos los Genas que no iban a tener la oportunidad de saber lo que era crecer por culpa de la guerra que nosotros íbamos a provocar.Tendrían todo el derecho a tratarnos como traidores.Hace unos momentos pensaba que en efecto, yo era la única que creía que entrar en guerra con ellos era un error.Pero cuanto más lo meditaba menos me convencía.Éramos miles de Ningens, y no podía ser casualidad que sólo yo fuese quien estuviera en contra.Hasta hace poco Kuzov también me apoyaba, pero Shanji le convenció finalmente.Si él y yo pensábamos en lo mismo, era posible que otros Ningens también.De todas formas yo no soy nadie importante, pero alguien tiene que preocuparse por los dos.

¿Qué pensaría Zuan al respecto? En todo el tiempo que llevamos desde que acordaron que nos independizaríamos de ellos no lo habíamos hablado cara a cara.Yo ya me había rendido en intentar convencer a los demás, pero Zuan tampoco me había dicho algo claro.Éramos amigos, sí, pero Shanji y yo también.Y él era uno de los que más odiaba a los Genas.Incluso siendo amigos nuestras maneras de pensar eran diferentes.La tensión entre nosotros iba en aumento por esa misma razón.No obstante aún perseguíamos el mismo objetivo, que era lo que nos mantenía lejos de una ruptura definitiva.

—Otra vez te has olvidado de mí —dijo riendo Zuan.Alcé la vista y vi que me miraba con las manos en las caderas.

—¿A qué te refieres? —le pregunté, aún con los brazos cruzados.

—Tienes esa manía tuya de meterte demasiado en tus pensamientos —contestó, aún sonriendo—.Cuando pasa eso te olvidas de todo a tu alrededor.

—¿En serio? —respondí incrédula.No me había dado cuenta, pero ahora que me lo había dicho cobraba sentido.

—Te pregunté en lo que estabas pensando, se te veía distraída.

¿Se lo digo? ¿Miento? ¿Me lo callo? No, él se merecía saber la verdad.

—¿Crees que estamos haciendo lo correcto?

No hacía falta especificar, Zuan sabía a lo que me refería.Su sonrisa ahora había desaparecido para dar lugar a un rostro serio.Pensé que había cometido un error al querer ser sincera, pero ya no había vuelta atrás.Sólo quedaba esperar su respuesta y que no hubiese más tensión de la que ya había.

—¿Tú también…? —empezó a preguntar, pero se detuvo a mitad de camino.Tenía una expresión de confusión mezclada con…¿Esperanza?

—¿A qué te refieres?

—Yo tampoco... —susurró—.Yo tampoco quiero hacerlo —respondió, más seguro que hace unos segundos.

No sabría decir quién estaba más sorprendido de los dos, ambos estábamos asimilando la nueva información.

—Sabes a lo que me refiero, ¿no? —pregunté para asegurarme de que estábamos en la misma página.

—Si entrar o no en guerra con los Genas —contestó, haciendo ver que en efecto, tanto él como yo pensábamos lo mismo.

—Shanji dijo que todos querían usar las armas —recordé, aún sin creerme que el mismísimo Zuan estuviese de acuerdo conmigo.

—A mí me dijo lo mismo…

Había algo raro en todo eso.Era cierto que prácticamente todos le apoyaban, pero si ya había hablado con Zuan, ¿desde cuándo Shanji sabía que Zuan, Kuzov y yo estábamos en contra de la guerra? Y sin embargo a Zuan y a mí nos contó que éramos los únicos.Kuzov ya había sido convencido, era una batalla perdida.Yo ya había dejado de decir en voz alta lo que opinaba, pensando que era la única.Zuan seguramente hizo lo mismo.¿Por qué Shanji querría hacerlo?

—¿Y si…Fue para hacer creer que todos pensaban en lo mismo que él? —propuse—.Si a ti y a mí nos lo ha dicho, puede que de esa forma parezca que nadie está en contra.

—Eso —contestó Zuan—.Podría ser verdad.Así ganaría más apoyo —se detuvo un momento a pensar.Yo no dije nada, estaba procesando lo que estaba ocurriendo.La realidad era cada vez más difusa—.Entonces por lógica se lo tiene que haber dicho a más Ningens —dijo finalmente Zuan—.Puede haber más que estén en contra de la guerra.

—De ser cierto ya los hubiera encontrado —le contesté con los brazos cruzados y frunciendo el ceño.Ojalá fuese cierto, pero había pocas probabilidades—.Al principio busqué a quienes me apoyasen, pero hasta ahora sólo tenía a Kuzov.Shanji también lo ha convencido y está de su parte.

—¡Eso es! —exclamó con los brazos extendidos hacia mí—.Justo lo que has dicho.
—¿Qué he dicho?

—Que Shanji los ha convencido, por eso no encontraste a nadie —explicó él.Me paré a pensar en eso, y parecía explicar la situación.¿Shanji se había dedicado a comerles la cabeza a los demás Ningens para meterse en una guerra? ¿Tanto odiaba a los Genas?
—No tiene caso buscarlos, ya no hay nadie —le aseguré.Entonces sólo quedaba resignarse y esperar la muerte inminente.Ni se acercaba un poco a gratificante, pero ya había hecho lo posible por evitarlo.
—Puede que tengas razón, pero es información.
 
 
*    *    *
 
 
Varios días después…
 

—¿Es en serio? —suspiraba Kuzov.Pensé que no iba a volver a discutir sobre el tema de la guerra, pero aquí estábamos otra vez.Yo no me rendía.Y Zuan tampoco.

—Tú eres el que menos tendría que hablar —le reproché a Kuzov—Hasta hace unos días tú también pensabas lo mismo.Te dejaste convencer muy fácilmente.

Él no responde, se queda callado.Pero Shanji contesta por él.

—Fue lo suficientemente inteligente como para darse cuenta de lo que es mejor para los Ningens —aseguró señalando a Kuzov, quien seguía sin decir una palabra.

—Eso no es inteligente —protesté—.Matará a muchos de los nuestros.No somos tan numerosos como los Genas, ¿qué te hace pensar que podemos ganar?

—Por esa razón estamos esperando —contestó con convicción—.Ellos crean cada semana Ningens desde varias bases, y tenemos a grupos que se encargan de traerlos aquí.Esperaremos hasta tener un ejército.

Estás loco —pensé—.Ellos no saben lo que hacen, los estás obligando a ir a una guerra que no pidieron ir.

—Van a luchar por su propia libertad, ¿qué otra razón necesitan aparte de esa? —replicó encogiéndose de hombros.
—Los matarán —me quejé, alzando mi voz—.Y si no, los castigarán injustamente.

—Ellos son los que deciden, no puedes privarles de la libertad por la que lucharán.Tú eres una Ningen, tendrías que entenderlo.

—¡Son unos recién nacidos que no saben nada! —grité enfadada—.¿¡Cómo puedes mandarlos a una muerte segura como si no fuese nada!?

—Eh, tranquilízate, no hace falta ponerse así.

—¡No me pidas que me tranquilice! —exclamé de nuevo.Hace días estaba a punto de ceder, pero al saber aquello no podía callarme.Y menos que fuese él quien me lo pidiera—.No es un juego, es la guerra, ¡ninguno de nosotros saldrá vivo!

—Nos estamos preparando para que eso no ocurra —respondió—.Tenemos decenas de naves de los propios Genas, cada mes somos cientos de Ningens más.Eso no va a ocurrir.

Lo que más me irritaba era su pasividad ante un problema tan grave.¿En qué estaba Shanji pensando? Era como traicionar a tu propia raza, a tus compañeros.

—Me largo de aquí —y acto seguido di media vuelta y me marché a paso acelerado.Shanji no trató de detenerme, ni siquiera me pidió que me quedara.Incluso si lo hubiera hecho no me habría seguido adelante.

Con paso firme me alejé cuanto pude.En ese momento si me cruzaba con otro que apoyaba a Shanji posiblemente le pegaría un puñetazo.Y todos queríamos evitar eso, ¿no?

Miré a mi derecha y vi una fila cuyo fin no podía verse con las naves que estaban reparando.Me imaginé a mí misma finalmente viajando en una de esas por el espacio.Más que nada para poder tranquilizarme y no tener que pegar a alguien.

Yo fui una recién nacida en su día, todo lo que aprendí desde el primer momento fue de aquel Gena que me acompañó y mis propios congéneres.Si nosotros les decíamos nada más nacer que su deber desde el primer momento iba a ser luchar en una guerra en la que ellos no tenían la culpa de estar…¿Qué próximas generaciones iban a haber? Los Genas no se encargaban de educarnos, tan sólo nos daban la información necesaria como tu nombre y poco más.Nosotros éramos los que enseñábamos, recaía en los propios Ningens la responsabilidad.

Busqué a Zuan entre todas las naves que estaban en el campo llano.Encontrarle no iba a ser fácil, eran hectáreas y hectáreas donde buscar.Me paré para preguntar a uno de los Ningens.No sabía dónde estaba, pero su compañero que estaba detrás de él, sí.Me dijo que estaba en la nave   , el cual en el idioma universal vendría a ser Hermes ZXY.



Le agradecí la información y me dispuse a buscar.Por suerte cuando encontramos las naves y vimos que estaban nombradas las colocamos de tal forma que estuviesen ordenadas.Y esta en particular estaba muy lejos.
Tuve que pararme en dos ocasiones para descansar.Aunque no dejé que el cansancio ni la distancia no me permitieran disfrutar de las vistas.Todas las naves tenían el mismo aspecto por defecto, apenas tenían algunas diferencias.Pero esos pequeños detalles eran los que las hacía únicas.

—Hermes XYZ, Hermes YZX…¡Hermes ZXY, esta es! —exclamé al fin.La puerta de la nave estaba abierta, por lo que entré sin pensármelo dos veces—.¿Zuan? —llamé.Mi voz se hizo eco en la inmensidad de la nave.

Nada más entrar vi que era la misma en la que Zuan había descubierto los archivos.La entrada era muy espaciosa, a ambos lados se extendían dos pasillos mientras que al frente estaban los asientos y los controles de mando.No estaba con los archivos de la última vez, por lo que tal vez se encontraba en alguna de las habitaciones.Decidí ir primero por el pasillo izquierdo.Estaba por empezar a caminar cuando detrás de mí escuché una voz.Pero no era de Zuan.

—¡Nyota! Al fin te encuentro —dijo Shanji mientras se acercaba.Era la última persona a la que quería ver, pero no me quedaba más remedio que hacerle caso.Por el momento éramos los únicos allí.

—¿Qué quieres? —pregunté con desprecio.Mi voz salió más grave de lo normal, y Shanji lo notó.Se enderezó y me miró.

—Sólo quería dejar las cosas claras.Lo hacemos por los Ningens, para que puedan ser libres —aseguró.

—Yo también, pero no creo que sea la mejor forma —contesté cruzándome de brazos.Sabía que si continuábamos con esto iba a perder a todos mis amigos.¿Por qué tenían tantas esperanzas de que iban a ganar? O de no morir.

—Te prometo que ganaremos, ¡ya verás! —exclamó con optimismo, pero yo no lo sentí así.Creía que estaban siendo demasiado imprudentes para lo que se avecinaba.Y de lo cual ellos iban a ser culpables—.Kuzov está dirigiendo a los ingenieros, Akans y Ariann ya están planeando cómo serán las tropas, yo me ocupo de mantener unidos a los Ningens… —explicó—.Tú también podrías sernos de mucha ayuda, si lo permitieras.

—He visto cómo son los ejércitos.Y es muy cruel, no quiero hacerle eso a mis propios compañeros —defendí—.Y porque también sería traicionar a quienes nos crearon —pensé, pero no lo dije en voz alta.Ya me habían contestado hacía varios días y no quería volver a tener esa discusión.

—Te voy a decir algo, pero mantenlo en secreto —me advirtió, más serio que de costumbre.Por esa misma razón supe que no iba a ser ninguna broma.Pero era raro viniendo de él.Echa un vistazo a su alrededor para asegurarse de que no haya nadie y me susurra: —Yo tampoco quiero que se desperdicien vidas, pero en momentos como este es necesario por un bien mayor.
Me alejo de golpe, mirándolo con profunda indignación.Si minutos antes ya me había enfadado bastante, esto era ya otro golpe directo.Sí, él y yo éramos amigos, ¿pero hasta qué punto eso lo excusaba de todo?

—Ellos pagarán por nuestros errores con el peor de los castigos, ¡la muerte! —repliqué, furiosa.

Shanji frunce el ceño.

—¿Tú serías capaz de dar tu vida a cambio de la de los demás?

Mi primera reacción fue contestar que por supuesto, pero las palabras no salieron jamás.Hasta entonces siempre había creído que sí.Pero ahora que me lo habían preguntado directamente ya no estaba tan segura.Cogí aire y abrí la boca para contestar, pero nuevamente no pude decir nada.

—Lo sabía —dijo Shanji antes de marcharse sin recibir respuesta.Dio media vuelta y ni se molestó en mirar atrás, cruzó la puerta de la nave y antes de que me hubiese dado cuenta ya se había ido.Todo transcurrió muy deprisa.

En aquel momento no supe qué contestar.


¿Y si lo mejor era unirme a ellos y terminar de una vez por todas con esto? Sería más fácil, desde luego.Si todos pensaban en lo mismo, quizá yo era la que estaba equivocada.Puede que tuvieran razón en que si tanto apoyaba a los Genas, es que les estaba traicionando a los Ningens.Y tenía sentido, que era lo peor.

No, elegir el camino más fácil no siempre era el indicado.Aunque yo sea la última en pensarlo, continuaré.Si nadie más lo hace, seré yo.

—¿Qué te ha dicho? —me pregunta Zuan de repente.Di un pequeño salto por la impresión, no me esperaba ver a Zuan tan de improviso.Él lo notó, y dio un paso atrás.

—¿Cómo…?

—Hay eco en las paredes de la nave —explicó él antes de que terminara de preguntar.Quizá por eso sabía que Shanji había estado aquí.Sin embargo otra vez me había metido demasiado en mis pensamientos, pues no escuché las pisadas de Zuan.

—Ah, bueno… —comencé a relatar—.Me ha estado diciendo que todo esto de la guerra es por un bien mayor —hice una pausa—.Aunque signifique morir.

—No me creo lo que dice —respondió caminando hacia los asientos de la nave.Se sentó en el del piloto principal—.No concuerda con nada de lo que ha estado diciendo.

Le seguí y también me senté en el asiento del copiloto.Observé los mandos por unos segundos, maravillada por su complejidad.

—Puede que sea verdad —alegué—.No hay ninguna razón por la que tuviera que mentir.Él quiere lo mejor para los Ningens —suspiré—.Aunque sus métodos para conseguirlo no sean los mejores.

—Pero para él sí.

—No sólo para él, sino para todos los Ningens.

—Shanji fue quien dio la idea de la guerra, los demás simplemente estuvieron de acuerdo.

Era cierto, Shanji fue el primero en proponer atacar a los Genas para independizarnos.En aquel entonces ni ahora hubo ninguna objeción.Claro, excepto Kuzov y yo.No sabía si Zuan le dijo a Shanji personalmente que era una mala idea.Bueno, más que una mala idea, era una condena segura.

No nos podíamos comparar con los Genas, su armamento era muy superior al que nosotros podíamos recolectar de batallas pasadas.Y las naves no eran tan actualizadas como las suyas.Y ni mencionar la experiencia.Eso sería los que nos mandaría a la muerte.Y si tenían la suficiente clemencia no nos exterminarían a todos, pero al resto seguramente nos trataría como traidores.No quería ni imaginarme cómo sería aquello.Apenas teníamos unos años de vida, desperdiciar lo que nos quedaba en la absoluta miseria no valía la pena.
No quería que otros Ningens muriesen por mi propia libertad si eso significaba matar a otros, a quienes nos dieron la vida.Pero, ¿yo estaría dispuesta? Lo que sí sabía es que todos los demás sí lo estaban.¿Era yo una cobarde por no querer morir en una guerra por nuestra libertad?

—Ahora se hacen los valientes, pero en la verdadera batalla querrán salvarse a sí mismos —afirmó Zuan mirando hacia el cristal de la nave.Ninguno habíamos dicho nada, pero es como si supiera en lo que estaba pensando.¿Habría escuchado a Shanji?

—¿Estuviste escuchando? —le pregunté.

—No quiero que te lo tomes a mal, pero sí —respondió, ahora mirándome a mí—.Primero escuché tu voz, pero cuando oí la de Shanji esperé hasta que acabarais de hablar.

Asentí con la cabeza, pero no dije nada.Nos quedamos unos segundos más callados, reflexionando.

—Para ofrecerse a morir por otros hace falta una gran capacidad de sacrificio y valentía —comenté pasando mi mano por los controles.Su tacto era suave, pero tenía polvo por el pasar del tiempo.Soplé y diminutas partículas salieron volando.

—O estupidez —aseguró él—.Si no valoras lo suficiente tu propia vida, ¿por qué ibas a entregarla a otro?

Me sorprendieron sus palabras, y yo ya no sabía lo que era correcto.¿Desvivirse por los demás o darle más importancia a ti mismo? Unos decían una cosa y otros, una muy distinta.

—Ya no estoy segura de lo que está bien y de lo que no —comenté al aire, más para mí misma.

—No deberías dejarte manipular por Shanji.

—¡No me he dejado manipular! —exclamé indignada, levantándome del asiento de golpe—¿¡En serio me ves capaz de rebajarme a eso!?

—¡Eso no es lo que quería decir! —pone sus manos frente a él, agitándolas—.Perdona, no me refería a eso.Quise decir que Shanji está mintiendo, eso es todo —se disculpó—.Lo que él quiere es convencerte para no tener a nadie en contra.

Acto seguido Zuan se levanta también.Fue entonces cuando verdaderamente me di cuenta de nuestra diferencia de altura.Yo era más alta que él, como poco por quince centímetros.De todas formas yo era bastante alta comparándome con los demás Ningens.Zuan en cambio tenía la altura estándar.

—A este punto no creo que exista una opción correcta o incorrecta —dijo él—.Cualquiera tendrá sus cosas malas y buenas —se detuvo para mirarme—Tú, ¿qué quieres para ti?

Pensé en vivir con mis amigos sin tener que depender de los Genas, sin que ninguno de los dos bandos tuviese que morir.Además, ya no estaba segura de ser capaz de dar su vida por mis propios compañeros.
En aquel entonces tampoco supe qué contestar.
 
 
 
Supimos de unos pocos que también estaban en contra de la guerra.Sin embargo con el tiempo fueron cediendo y apoyando a Shanji.Yo misma estuve en varias ocasiones a punto de tirar todo por la borda y rendirme.No obstante Zuan siempre me recordaba la verdadera razón de estar en contra de la guerra; me hacía recordar lo que pasaría si llegase a suceder.Que no lo estaba haciendo sólo por mí, por mantenerme con vida.Sino por todos los Ningens.Además, él mismo me contó que incluso si yo también cedía él continuaría estando en contra.

Akans intentó convencerme varias veces, pero yo nunca terminaba por creérmelo.Mi amistad con todos ellos se fue tensando debido a nuestras diferentes ideas, pero no quería perderlos.Esa era la razón de querer evitar una guerra.Traté de razonar con Kuzov, aquel que también me había apoyado, pero que se cambió de bando.Tampoco me hizo caso.

Y así pasaron los meses, los años…Los Ningens nos estábamos preparando para atacar.Casi todas las naves estaban ya reparadas, incluso llegaron a encontrar más esparcidas por el planeta.Mandamos a varios espías para aprender de los Genas y saber exactamente cómo atacarles.¿Era traicionar? A esas alturas ya no lo sabía a ciencia cierta.

Averiguamos cómo nos habían creado y su propósito; éramos un simple experimento para demostrar su superioridad ante las otras razas.Esto ocasionó que los pocos que se negaban a luchar se pusieran del lado de Shanji, se sintieron usados y querían venganza.Entendía cómo se sentían, pero no era el camino.

Creaban a los Ningens con recursos orgánicos ricos en minerales, carbono y agua.Dependiendo del lugar en los que sustraían los materiales nos clasificaban en rango “bajo, medio y alto”.¿La diferencia? Los de “alto rango” tenían el potencial para ser excelentes guerreros o brillantes científicos.Con seguridad serían uno de los dos.En cambio, los de “bajo rango” no tenían ese “plus” como potencial.No obstante eran capaces de lograrlo, pero les sería casi imposible.Era seguro que al verse incapaces se rendirían antes de tiempo.
No todos los nacidos en un mismo sitio tenían la misma calidad genética: si uno absorbía más recursos de su alrededor podría llegar a ser de rango medio-alto, mientras que el resto de nivel bajo.

Nosotros los Ningens comenzamos a replicar las armas de los Genas gracias a la información que nos facilitaban los espías.Los que debían ser Ningens de clase alta se encargaban de fabricar ese armamento.Algunos incluso llegaron a perfeccionarlo al utilizar sus capacidades a nuestro favor.Estábamos casi preparados para el golpe final.Sin avisar.De una sola vez.


En tres años atacaríamos.
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Mar Ene 16, 2018 3:23 pm

Llevo varios días escribiendo el esquema del próximo capítulo.He estado haciendo pruebas de portadas en photoshop, y estoy dando retoques al final.Tengo una hoja en la que voy añadiendo cambios que haré en el siguiente borrador de la historia, y tengo ya varios.Es casi seguro de que no os hayáis dado cuenta de que mi historia ya no está disponible en ninguna página excepto en el foro.Os estaréis preguntando por qué.
El caso es que estoy eliminándola, más adelante pediré a alguna administradora o moderadora que borre este tema también.¿Por qué? Ya os lo diré, pero lo principal es que tenéis suerte de poder leerla cuando ya no se puede en otra parte.
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Yoshimitsu Daetsu el Miér Ene 17, 2018 11:12 pm

Me encanta la historia, saca el isbn y a vender tu libro madre mia dios, el ISBN depende del pais, en tu caso es la Agencia del ISBN.

Saludos y rugidos
Yoshimitsu Daetsu
Yoshimitsu Daetsu
Nivel 7
Nivel 7

Mensajes : 827
Fecha de inscripción : 19/12/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Jue Ene 18, 2018 6:58 am

Escribir un libro no es tan sencillo como tener el isbn y ya, me temo.El proceso dura de un año a varios más, no es algo que se haga en una semana ni en unos pocos meses.Además, el isbn es tan sólo una pequeña parte del libro.Añadir que para publicar un libro mediante una editorial tradicional es sumamente complicado, y más si eres novel y encima, desconocido.En resumen, no es posible que me pidas algo tan grande como eso.
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Dom Ene 21, 2018 4:21 pm

¿Qué decir? En esos meses ya tengo apuntados bastantes cambios que haré una vez termine la historia.Como dije al principio (y seguramente nadie se acuerde) mencioné que iba a esperar a terminarla para poder corregirla, pues si lo hacía a cada paso que daba jamás terminaría.
Calculo que la terminaré este verano, pues los próximos meses van a ser muy difíciles y no voy a tener tiempo de escribir, y me temo que volveré a olvidarme de los detalles.

Por suerte los resúmenes-esquema me están ayudando mucho a retener la información, pues aunque durante la escritura del capítulo en cuestión cambio pequeños detalles la base sigue ahí.

En fin, decir que ya me estoy acercando al final, no queda mucho (aparte de comenzar el segundo borrador, claro está).
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por QueenSara el Mar Feb 27, 2018 5:08 pm

Hola, bueno he decidido volver a pasearme más aquí.

Y de hecho que me encuentre con la noticia de que ya casi la acabes como a su vez el hecho de que borres tu historia. Es algo que me intriga y quisiera saber la razón del hecho. Igual por que noto que se ausento un poco la historia.
En resumen, me encanto el ultimo capitulo que has subido, leyendo con detenimiento y tomando mi tiempo, me encanto mucho ver a Nyota tan diferente (claro en el pasado :v). Tiene una buena personalidad o la tuvo, a parte de sus ideales, una buena demostración de la fase en que se estuvo desarrollando lo que para mi sería el colapso y se dividieran en dos partes los Niegens. Igual note que lleva una buena relación con Zuan, a pesar de que el capitulo fue largo dejo demostrar algo de lo que quería saber, así puedo formulas varios hechos que lleven a la pelea con los Genas.

De igual forma estaré ansiosa de saber que es lo que pasara en el siguiente capítulo, y cual será su conclusión.
QueenSara
QueenSara
Nivel 5
Nivel 5

Mensajes : 444
Fecha de inscripción : 23/06/2015

http://ellegadodekopa.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Whalia el Jue Mar 01, 2018 5:07 pm

@QueenSara escribió:Es algo que me intriga y quisiera saber la razón del hecho. Igual por que noto que se ausento un poco la historia.

Es una buena razón, créeme. No es ninguna mala señal. Al contrario, me alegro de poder decirlo.

@QueenSara escribió:me encanto mucho ver a Nyota tan diferente

Sin duda, me encanta que se pueda apreciar esa evolución en Nyota. Es difícil cuando se escribe cada ciertas temporadas. Los exámenes (y sin estar de exámenes, lamentablemente) no me permiten estar al día. Y estaba escribiendo el siguiente capítulo, pero no me dio tiempo a terminarlo. Y ahí sigue, desde finales de Navidad...

@QueenSara escribió:así puedo formulas varios hechos que lleven a la pelea con los Genas.

Ya que tuve que paralizar la historia todavía tengo algunos detalles que consolidar. Será una decisión difícil, pero no quiero escribir nada de lo que no me sienta orgullosa.
Whalia
Whalia
Nivel 9
Nivel 9

Mensajes : 1532
Fecha de inscripción : 15/12/2015

https://kaoskuantico.deviantart.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por QueenSara el Dom Dic 09, 2018 8:55 pm

Han pasado 84 años y sigo esperando que algún día pueda llegar a ver un final para esta historia.
Aunque ha pasado demasiado tiempo, pensé que habría algún avance. Supongo que me seguiré quedando con la intriga para ver que pasara mas adelante con la historia :c
QueenSara
QueenSara
Nivel 5
Nivel 5

Mensajes : 444
Fecha de inscripción : 23/06/2015

http://ellegadodekopa.foroactivo.mx/

Volver arriba Ir abajo

Re: El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.