Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Galería de Akidra.
Hoy a las 3:46 am por KIRAN27

» felicidades hermana timonelle1
Hoy a las 3:44 am por KIRAN27

» felicidades hermana _DashaMerey_
Hoy a las 3:40 am por KIRAN27

» Me presento.
Hoy a las 3:32 am por KIRAN27

» Kovu & Nala: No se permite
Hoy a las 3:24 am por KIRAN27

» Vitani History
Hoy a las 3:19 am por KIRAN27

» La Guardia de León (la serie)
Ayer a las 11:01 pm por Akidra

» mis dibujos off-topic
Ayer a las 8:45 pm por *Wendy*

» ¿Qué estás escuchando ahora mismo?
Mar Jun 20, 2017 3:47 am por KIRAN27

» felicidades hermana *Emma*
Mar Jun 20, 2017 3:34 am por KIRAN27

» felicidades hermana wendy
Mar Jun 20, 2017 3:29 am por KIRAN27

» [Relato Fantástico]
Lun Jun 19, 2017 7:10 pm por Whalia

» ¿quien te viene primero a la mente? (juego)
Lun Jun 19, 2017 7:02 pm por princesstwivinecadenza

» La retorcida GALERÍA de NARANJADA
Lun Jun 19, 2017 6:44 pm por Naranjada

» Cuenta tus experiencias paranormales
Lun Jun 19, 2017 2:54 pm por KIRAN27

» La Galería de Moroni :3
Dom Jun 18, 2017 4:04 am por LillyDiaz18

» Jeff Y Jane: Un Amor Inesperado.
Sáb Jun 17, 2017 9:56 pm por valentina monsalve

» felicidades hermana kiara pridelands
Sáb Jun 17, 2017 11:26 am por KIRAN27

» [Foro] Caminando Entre Fantasía
Vie Jun 16, 2017 9:58 am por kivana

» felicidades hermana Princesa_Molestia
Vie Jun 16, 2017 4:53 am por KIRAN27

Mejores posteadores
KIRAN27 (9257)
 
Kony (7693)
 
Aisha (5412)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3270)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2524)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2044)
 

Junio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Página 1 de 8. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por firsthuntress el Vie Jun 03, 2016 7:49 pm

Bueno, como dije en mi presentación, ¡aquí dejo el primer capítulo de mi historia sobre el pasado de Taka/Scar! (es cortito) Aquí hago una pequeña introducción a mi personaje, Liara, una leoncita que huye de su pasado por la seguridad de otros y que encuentra una primer cara que les resultará muy familiar Wink En lo personal me gusta que la fuente sea como la de los libros, y tengo que confirmarlo pero me pareció leer en el reglamento que había un asunto de restricción con las fuentes, así que si infrinjo una norma lo editaré para cambiarla otra vez.
Aún no sé cómo se llamará la historia, por eso iré poniendo los nombres de los capítulos. En fin, ¡espero que les guste! Acepto comentarios de crítica para mejorar Very Happy


Capítulo I: La huída


Érase una noche fresca y tranquila en la sabana africana, y todos los animales dormían plácidamente después de otro día amansador. Todos, excepto uno: una pequeña leona deambulaba por tierras que le eran totalmente desconocidas, abrumada por el miedo de los acontecimientos recientes y por el hecho de estar sola, a merced de los depredadores que pudieran habitar allí. Un sonido extraño similar al revuelo de césped captó su atención e hizo que se parara en seco, observando sus alrededores con terror. Extendió instintivamente sus oscuras garras, que eran filosas aún pero que no eran capaces de hacer daño grave a nadie que la superase dos o tres veces en tamaño. Permaneció en silencio conteniendo la respiración, esperando a oír otro sonido, temiendo lo peor. Varios minutos transcurrieron y nada cambió. Soltó el aire lentamente e intentó calmar sus nervios sobre-estimulados.


“Seguro ha sido el viento.” Pensó, procurando auto convencerse, aunque sin éxito.


Estaba a punto de continuar su camino y buscar algún lugar donde dormir, cuando el sonido volvió a abrirse camino entre el forraje que estaba dejando atrás.
La pequeña leona se volteó rápidamente, sabiendo que algo o alguien más estaba allí, probablemente observándola, y sus ojos saltaron de punto en punto buscando ávidamente el origen del ruido, aterrada. Una risa un tanto psicótica y escandalosa hizo que el pelaje de su espalda se erizara y de repente, una sombra enorme que siluetaba una  figura peluda apareció frente a ella.


Sin voltear, ella gritó espantada y salió pitando, en búsqueda de ayuda, o refugio. Encontró una cueva de rocas y se metió allí sin pensarlo dos veces, temblando como una hoja y mirando hacia afuera, rezando porque el monstruo no la encontrara. Desgraciadamente, su plegaria fue en vano, porque dicha criatura la siguió sin problemas.
La leona llegó a ver dos pies grandes que parecían más bien manos, y vio que los dedos carecían de pelo. Sus piernas, sin embargo, estaban cubiertas de él, y era de un color grisáceo azulado. Volvió a escuchar la risa y ella se tapó el hocico para no gritar.


Sus ojos captaron bajo la tenue luz de la luna que la criatura colocó algo redondo y partido en dos sobre el suelo, justo a la salida de la cueva.


—Tranquila, ven. Seguro tienes hambre. —dijo la voz de la risa.


Y el extraño estaba en lo cierto. No ingería nada desde su escape, iniciado hace tres días. Estaba famélica, puesto que no sabía cazar. Su estómago rugió al ver la jugosa fruta morada, y en ese momento su biología ignoró que fuese un carnívoro como cualquier león. Si el monstruo quisiese herirla, hubiese entrado a la fuerza a buscarla. En lugar de eso, estaba ofreciéndole comida. ¿No podía ser tan peligroso, verdad? La leona apartó con dificultad la vacilación de su mente y comenzó a salir de su escondite con cautela.


—Eso es, no temas—dijo suavemente la criatura.


Ella lo observó y supo que no era un monstruo. Era un animal extraño, aunque sabía que lo había visto antes. Respetuosamente el animal se mantuvo en su sitio para dejar que ella fuera la que se acercara y pudiera perderle el miedo. Por supuesto, la leoncita no pasó por alto el gesto y se relajó visiblemente, acercándose con más confianza a la botana que le estaba ofreciendo. Comenzó a comer el dulce fruto y cuando sus papilas degustaron la pulpa y el jugo, le pareció lo más delicioso que había comido en su vida. El animal rió satisfecho y divertido al ver que estaba en lo cierto.
Ella devoró el fruto en minutos y al terminar, el pelaje de su hocico estaba cubierto de jugo morado. Él volvió a reír al notarlo.


—¿Quieres otro?


Ella asintió enérgicamente.


—Ten—y le pasó uno más. Esta vez, esperó a que ella lo tomase de su mano. Cuando la leona se dio cuenta de lo que esperaba, se acercó con lentitud. Tomó el fruto con su hocico y se sentó a comer junto al animal.


—Me alegra que te hayan gustado—comentó él, con normalidad.


— ¿Quién eres? —le preguntó ella.


—Un amigo—respondió con una sonrisa. El abundante pelaje blanco que rodeaba su rostro se agitó suavemente con la brisa nocturna.


—Oh, bueno, eso puedo verlo. Esperaba un nombre.


El animal rió nuevamente.


—Todos necesitan ponerle un nombre a todo hoy en día. —dijo, y añadió—De acuerdo, te diré el mío si tú me dices el tuyo.


La leona pensó que era lo más justo.


—Liara.


—Un placer, Liara. Mi nombre es Rafiki.


Última edición por firsthuntress el Sáb Jun 04, 2016 6:29 pm, editado 1 vez
avatar
firsthuntress
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 28/05/2016

http://firsthuntress.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por LillyDiaz18 el Vie Jun 03, 2016 9:25 pm

Para ser el comienzo está muy bien.

Me agrada la forma en la que narras y, por lo que puedo ver, esta será una gran historia  Very Happy El nombre de tu leoncita me parece muy lindo x3

Esperaré tu próxima actualización. Ya me tienes como lectora  Wink

¡Saludos!  :sim:
avatar
LillyDiaz18
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 256
Fecha de inscripción : 21/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por Aisha el Vie Jun 03, 2016 9:39 pm

Fue un gran comienzo!, no se por que desde un principio supuse que se trataría de alguna hiena xd, también déjame decir que la narración fue atrapante, espero ansiosa la continuación ^w^

Saludos y rugidos

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5412
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo II: La invitación

Mensaje por firsthuntress el Vie Jun 03, 2016 10:05 pm

Muchas gracias por los comentarios chicas! (Aún no pude hallar la forma de citar los comentarios para responderle a cada una, así que si alguien me lo puede explicar lo agradecería mucho Embarassed) Cuando terminé con el primero me puse a escribir el segundo y lo terminé hace un rato, ahora que veo que hay algunos interesados procuraré actualizar n.n Así que nada, aquí les dejo la segunda parte. Repito, comentarios constructivos y sugerencias serán muy bien recibidos! Disfruten  Smile

Edit: Acabo de descubrir cómo se cita, don't worry Very Happy

—Hola, Rafiki—dijo la leoncita—el placer es todo mío.


El mandril observó a la leona. Su aspecto aún era saludable, por lo que intuyó que no había pasado mucho tiempo desde que se había separado de su manada.


—Y, dime. ¿Qué te trae aquí?


La leoncita bajó las orejas, apartando la mirada. No quería hablar del asunto. Rafiki detectó enseguida que había tocado un tema delicado cuando vio la tristeza asomándose a sus ojos.


—Un pasado difícil, al parecer. Y no quieres hablar de ello.


Ella negó con la cabeza.


—Entiendo. Bueno, cuando te sientas lista puedes contarle lo que sea al viejo Rafiki, está aquí para escuchar.


Ella volvió a mirarlo.


—Gracias—susurró con una débil sonrisa.


Pasaron unos cuantos minutos hasta que ella pudiera terminar el fruto, y cuando lo hizo, se limpió el hocico con las patas. Rafiki estaba sentado mirando hacia el horizonte, esperando a que ella terminara de comer, y al notar que ya lo había hecho, volvió a dirigirse a ella.


—Dime, Liara. ¿Estás buscando donde dormir?


—Mmmh—asintió ella.


—Bueno, yo debo volver a casa. Puedes quedarte conmigo si quieres.


Ella lo miró, sorprendida.


— ¿No te molesta?


— ¿El qué?


—Tener una leona en tu casa.


—Oh, no. —dijo en un mohín—Tengo mucho trato con ellos.


Liara frunció el ceño, confundida. Un mandril, ¿tratando con leones? Decidió descartar la idea de inmediato. Rafiki parecía ser un poco… excéntrico. Quizás lo que dijo tendría otro significado. Vio que él se quedó esperando una respuesta por parte de ella, así que se apresuró a dársela:


—…de acuerdo. Gracias.


—No hay problema. Sigue al viejo Rafiki, él conoce el camino.


 Dicho esto, el tomó su bastón, que hizo un leve sonido parecido a un centenar de semillas, y comenzó a caminar justamente en la dirección que iba Liara antes de que la encontrase. Ella lo siguió en completo silencio, y notó con sorpresa que no le incomodaba en absoluto. Anduvieron un largo tramo, hasta que pudo visualizar a lo lejos un gran árbol solitario.


Tardaron unos cuantos minutos en llegar hasta él, y Liara se quedó boquiabierta al contemplar la enormidad de ese árbol. Jamás había visto uno tan grande.


—Es un Baobab—explicó el mandril al ver su expresión.


— ¿Vives aquí… tú solo?


—Mmmh—asintió Rafiki.


Ella torció el gesto, incómoda.


—No puedo trepar tan alto.


Rafiki soltó una carcajada.


— ¡Yo tampoco! —Y al ver que la leona se quedó mirándolo confusa, se volteó para mover una puerta muy bien camuflada en el tronco. Liara asintió en señal de entendimiento con una sonrisa.


Rafiki ingresó a él, seguido por Liara, y cerró la puerta nuevamente detrás de él. Estaba oscuro, pero una luz plateada se filtraba por un agujero situado en el techo. El mandril observó a Liara.


—Eres muy pequeña aún. Ven, deja que te ayude a subir.


Ella se acercó y dejó que Rafiki la tomara por el torso, para apoyarla en su hombro derecho.


—Agárrate fuerte.—le sugirió.


 Liara obedeció, tratando de no clavarle las garras, y el mandril alcanzó los bordes del agujero de un salto, subiéndose con un poco de dificultad por el peso extra que llevaba consigo.
Cuando logró llegar al “segundo piso”, Rafiki bajó a la leoncita con cuidado y se dirigió hasta un montón de hojas apiladas que tenía en un rincón. Liara, por su parte, contempló con fascinación el hogar del mandril. El árbol parecía mucho más grande por dentro, y estaba decorado por todas partes. A donde fuera que mirara, había frutos  y rocas anudados con lianas, pinturas de todos colores y cuencos llenos de polvos y hierbas. Un cuenco que la superaba en tamaño llamó su atención, y al acercarse a él notó que no era un cuenco, sino un enorme caparazón de tortuga. Tenía un poco de agua adentro y unas hierbas flotaban  formando pequeños remolinos sobre ella. Al mirar con detenimiento, pudo jurar que las hierbas se movieron formando, al menos por un momento, un cachorro de león.


—Ése es un cuenco de hidromancia—le explicó Rafiki, interrumpiendo sus pensamientos.


— ¿Para qué sirve?


—Me permite ver cosas.


— ¿Eres…?


—Soy un chamán. Curo y ayudo a quien lo necesite.


—Oh—dijo ella—Acabo de ver un cachorro de león ahí.


— ¿Vaya, en serio? —respondió él, un tanto sorprendido porque pudiera verlo. Luego, le sonrió—Eres tú.


Liara lo observó con nuevo interés.


— ¿Por eso fuiste a buscarme? ¿Porque me viste ahí?


—Bueno, para serte sincero, al principio no lo entendí. Un cachorro necesitaba ayuda, eso era evidente, pero no sabía de quién podía tratarse. No fue hasta que te vi deambulando en ese prado que comprendí que eras tú.


— ¿Cómo...?


— ¿Cómo funciona? —la interrumpió el mandril.


La leoncita asintió.


—Es un poco temprano para que lo entiendas aún, pero te lo explicaré más adelante si sigues interesada—le respondió con una cálida sonrisa.


Ella se la devolvió.


—Lo estaré.


El mandril asintió y le mostró un pequeño colchón de hojas que había montado cerca de uno de los muros con pinturas.


—Puedes dormir ahí. Espero que te sea cómodo.


Liara se acercó a dicho colchón y al recostarse sobre él notó que era muy mullido.


—Es perfecto. Muchas gracias.


—No hay de qué. Me levanto temprano, así que mejor vayámonos a dormir.


—De acuerdo. Buenas noches, Rafiki.


—Buenas noches Liara, que duermas bien.



Ella escuchó el crujir de unas hojas cuando él se recostó en su propio lecho, y luego se volteó a observar las pinturas. Pudo notar que muchas de ellas representaban leones, de varios tonos de colores y tamaños. Quizás no era del todo errónea su suposición del trato que tenía con ellos. Recorriendo el gran mural con su mirada, se detuvo en un dibujo que llamó su atención. Era un cachorro de pelo cobrizo, junto a otro de pelo dorado. El segundo estaba rodeado de rayos similares a los del sol, mientras que el primero, tenía una media luna dibujada encima de él. Algo en su corazón se movió, y se sintió extraña, pero decidió no darle importancia cuando su cuerpo comenzó a expresar el cansancio de varios días. Después de tanto tiempo, después de todo lo que había pasado, al fin estaba a salvo. Liara se acurrucó en su lecho, y cerrando sus ojos se rindió ante el sueño, bañada por los rayos plateados de la luna que se filtraban por la copa del árbol.
avatar
firsthuntress
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 28/05/2016

http://firsthuntress.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por LillyDiaz18 el Sáb Jun 04, 2016 1:21 am

Entré al foro antes de irme a dormir, vi tu actualización y la curiosidad de impidió pegar los ojos XD 

Terminé de leerlo a eso de la 1:15 am, pero valió la pena. El capítulo es corto pero conciso y perfecto Wink Ya quiero saber que pasará después con Liara (sobre todo, me intriga mucho saber que le ocurrió antes de encontrarse con Rafiki).

Buen capítulo, esperaré por más x3

¡Saludos!  :sim:
avatar
LillyDiaz18
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 256
Fecha de inscripción : 21/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por KIRAN27 el Sáb Jun 04, 2016 8:34 am

buen comienzo de tu historiia amiga firsthunders espero que sigas pronto y que nos pongas el capitulo siguiente esta muy bien jeje saludos y rugidos y un fuerte abrazo nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9257
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por Aisha el Sáb Jun 04, 2016 9:15 am

Otro gran capítulo!, estuvo muy interesante, a pesar de ser corto aún así no deja de ser un capítulo integrante, espero que nos sigas trayendo la continuación, sigue así

Saludos y rugidos

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5412
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Guau! Llegar de la facu y ver respuestas aquí me subió el ánimo :D

Mensaje por firsthuntress el Sáb Jun 04, 2016 12:04 pm

@LillyDiaz18 escribió:Entré al foro antes de irme a dormir, vi tu actualización y la curiosidad de impidió pegar los ojos XD

Terminé de leerlo a eso de la 1:15 am, pero valió la pena. El capítulo es corto pero conciso y perfecto Wink Ya quiero saber que pasará después con Liara (sobre todo, me intriga mucho saber que le ocurrió antes de encontrarse con Rafiki).

Buen capítulo, esperaré por más x3

¡Saludos!  :sim:

Hola Lilly! Wow! Me halaga que te hayas quedado para leer la siguiente parte, sólo espero que no duermas menos por ello o me sentiré culpable, jeje.

@KIRAN27 escribió:buen comienzo de tu historiia amiga firsthunders espero que sigas pronto y que nos pongas el capitulo siguiente esta muy bien jeje saludos y rugidos y un fuerte abrazo nwn

Muchas gracias KIRAN27! Me falta hacer unos redondeos en la tercer parte, pero ya casi está. Pronto la subiré Smile

@Aisha escribió:Otro gran capítulo!, estuvo muy interesante, a pesar de ser corto aún así no deja de ser un capítulo integrante, espero que nos sigas trayendo la continuación, sigue así

Saludos y rugidos

Muchas gracias Aisha! me alegro que te haya resultado interesante, porque los comienzos de las historias siempre son un problema para mí. No suelo imaginarlas desde el principio, sino que fabrico una escena en mi cabeza, luego otra, y luego de reunir varias busco maneras de relacionarlas entre sí para armar una historia. Tenía estas escenas en mi mente pero llegaron luego de otras que ocurren más adelante, por ejemplo. Así que haber conseguido captar la atención de algunos es todo un logro para mí, jeje.


Bueno, con respecto al capítulo, admito que son cortitos, sin embargo, la realidad es que tengo gran parte de la historia esbozada y estas primeras partes para darle comienzo se convirtieron en capítulos recién ayer, y en un principio este "Capítulo II" estaba destinado a formar parte del I, sólo que cuando volví al foro vi que ya lo habían leído y dije bueno, pasemos al segundo entonces xD
Me alegra que les haya gustado y mientras tanto puedo decirles que pronto subiré el tercero, que será un poquito más extenso que los dos anteriores.
Saludos, rugidos, y gracias por leer!  :hula:
avatar
firsthuntress
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 28/05/2016

http://firsthuntress.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Capítulo III: La rutina de un chamán

Mensaje por firsthuntress el Sáb Jun 04, 2016 6:01 pm

¡Buenas tardes manada! Como lo prometí, aquí está el tercer capítulo. Liara experimenta su primer día viviendo con Rafiki y tenemos un primer (mini) vistazo al pasado de la leoncita. También hago una breve introducción a otros personajes principales. ¡Espero que lo disfruten! Desde ya voy avisando que ahora sí me demoraré un poco más para la cuarta entrega, ya que lo próximo que ocurra determinará el curso de la historia y quiero pensarlo bien. 
Como habrán notado, cambié el nombre del tema con un título que es transitorio, así no queda como que sólo escribí el primer capítulo. Dudo mucho que termine llamándose así, fue lo primero que se me ocurrió. 
Saludos!  :rugido


El nuevo día fue anunciado una vez más por el asomo del astro rey a través del horizonte africano. El reloj interno de Rafiki, como si estuviera sincronizado a la perfección con este evento, le indicó que era hora de levantarse al igual que todas las mañanas. Se desperezó bostezando profundamente, a la vez que estiraba uno a uno sus brazos y piernas, para luego dar el estirón final con todo el cuerpo. Sus articulaciones resonaron en la inmensidad del Baobab al hacerlo, recordándole lo primero que debía hacer en el día. Rafiki se puso de pie para deslizarse hasta el suelo del árbol y al llegar, miró en dirección al “mural principal de los leones” para ver que su nueva compañera seguía profundamente dormida. Sonrió para sí y se dirigió hasta los cuencos con polvos y raíces para tomar su medicina diaria: una pequeña cantidad de hierbas suspendidas en fresca y deliciosa agua, preparada la noche anterior para aliviar sus dolores crónicos, que generalmente empeoraban durante la mañana.


Luego, trepó por una de las enormes ramas y habiéndose sentado en la posición de loto, se dispuso a dar las gracias a Aiheu.


—Querido Aiheu, te doy las gracias por este nuevo día con el que me bendices y por haberme ayudado a encontrar la cachorra de león el día de ayer. Estoy seguro de que tienes grandes planes para ella, así que prometo cuidarla con mi propia vida. Incúlcame tu sabiduría y ayúdame a seguir la senda para tomar las decisiones correctas una vez más.


Una brisa cálida removió su pelaje. Como siempre, su dios, a su modo, respondía a las plegarias del mandril. Rafiki solía interpretar estos mensajes por su olor e intensidad, pero esta vez era un aroma extraño, picante. Tenía la sensación de que lo había olido antes, pero en ese momento era incapaz de recordar cuándo o bajo qué circunstancias. El mandril no dijo nada más, pues sabía que Aiheu podría leer la confusión en su corazón y que volvería a mandarle el mensaje cuando su mente estuviera en mejores condiciones para captar su significado. Rafiki hizo una reverencia final tocando la madera de su árbol con su frente y pudo sentir la vida fluyendo dentro de él.


Habiendo terminado, bajó una vez más hasta el nivel principal de su hogar para tomar algunos frutos. Los fue partiendo por la mitad y luego los llevó hasta donde descansaba su huésped. Verla tan calma hizo que las comisuras de su boca se elevaran y le tomó un largo momento de vacilación decidirse a despertarla. Finalmente lo hizo, y apoyando una mano en el lomo de la niña la removió suavemente, susurrándole con dulzura:


—Liara… despierta pequeña.


—Nnnnh—se quejó la leona, frunciendo el ceño sin abrir sus párpados.


—Vamos, despierta. Tengo más frutos para ti…—añadió con una sonrisa.


Al oír esto, la leoncita abrió lentamente un ojo, que se enfocó con dificultad en la mano que sostenía el desayuno. Dio un bostezo y rodó sobre su espalda para ponerse de pie y estirarse, y luego se echó como una esfinge.


—Buenos días, Rafiki.


—Buenos días, mi niña. ¿Cómo te sientes hoy?


Ella le dedicó una sonrisa.


—Muy bien, aunque estoy muerta de hambre.


El mandril rió y le ofreció los frutos dejándolos frente a ella para que pudiera comer tranquila.


—Come entonces—dijo—Tengo mucho que hacer hoy y estaba pensando que podías ayudarme.


Los ojos de Liara se iluminaron de incrédulo entusiasmo.


— ¿ necesitas mi ayuda?


—Todos la necesitamos en algún momento, ¿no?


—Supongo—respondió ella, recordando la noche anterior.


Rafiki la miró satisfecho, y despeinando juguetonamente los mechones de su cabeza, volvió a dirigirse a ella.


—Termina de desayunar y luego te diré qué debes hacer.




 
Lejos del Baobab, un pequeño ratón corría por su vida. Sus enormes ojos cafés buscaban con desesperación algún escondite mientras que su pelaje y bigotes color gris topo se agitaban en la ventisca de su carrera del terror. Dos patas que lo triplicaban en tamaño se interpusieron en su camino con sus garras oscuras ligeramente extendidas, y el pequeño ratoncito tropezó. Sólo fue cuestión de nanosegundos hasta que lograra ponerse de pie de nuevo y corriera en la dirección opuesta para huir del cachorro de león que intentaba hacerse con él.


El ratón se adentró en una  maraña de maleza y pasto crecido y no fue hasta que se volteó para espiar al depredador (que había perdido su rastro) que consiguió un momento para recobrar el aliento.


—Ven, ratita, ratita…


El león le resultaba enorme. Vio que zarandeaba su cola con violencia de un lado a otro, mientras olfateaba su alrededor en posición de acecho, buscando al indefenso animal que se convertiría en su próximo aperitivo sino lograba escabullirse de ahí pronto.
El forraje que rodeaba al ratón lo mantenía a salvo de aquella criatura pero también le impedía tener buen acceso visual a posibles vías de escape. Mientras lo observaba, el instinto le dijo que debía cruzar ese descampado de tierra si no quería perderse en el matorral, ya que era lo único que lo separaba del túnel de tierra por el que había llegado momentos antes. Se quedó agazapado allí, esperando el momento indicado, como si el hecho de agazaparse fuera un esfuerzo extra necesario para que el león no pudiera verlo. El cachorro desapareció de su visión momentos después, en la dirección opuesta a la que se encontraba, y el pequeño roedor olfateó el aire moviendo con gracia sus largos bigotes. Pasaron interminables minutos, y le pareció que el leoncito se había alejado de ahí, aunque no demasiado: aún podía escuchar sus pisadas haciendo crujir el pasto seco. El ratón decidió que había llegado el momento adecuado para correr lejos de allí, y su corazón palpitó errático ante la idea de aventurarse en ese enorme campo totalmente desprotegido, pero no tenía elección. Respiró hondo, y tomando impulso con sus patas traseras, se precipitó hacia el peligro.


—Ahí estás—susurró sombríamente el león, y con un rugido no desarrollado se lanzó en su persecución.


El ratoncito corrió lo más rápido que pudo. Aunque desde luego había escuchado rugidos más aterradores que ese, al voltearse pudo ver los filosos dientes que le mostraba el cachorro mientras corría: esas fauces podrían triturar sus huesos en tan sólo segundos.  La idea hizo que su pelo se erizase del horror, y el subidón de adrenalina hizo arder sus músculos sobre exigidos. Pudo ver que frente a él se erigía una elevación de tierra y para su alivio, el túnel. Sus pequeñas garras rasguñaron esos últimos metros que quedaban entre su salvación y su letal final, y de un salto poco calculado aunque exitoso, logró adentrarse a la oscuridad antes de que las patas del león pudieran hacerlo pedazos.


Sin embargo, el león no pudo considerarse tan dichoso. Se había focalizado tanto en su presa, que no vio hacia dónde se dirigía. El salto hizo que se golpeara fuertemente contra la pared de tierra, y su cola se tensó al impactar contra ella.


— ¡Pfff! ¡JAJAJA!


—Ah, genial. —dijo para sí el cachorro que ahora se frotaba la cabeza con su pata.


La risa escandalosa de Mufasa le resultaba más molesta de lo normal con el dolor quemándole los nervios.


— ¿Qué haces aquí? —le espetó Taka, sin voltearse a mirarlo.


— ¿Disculpa?


—No te disculpo. ¿Acaso no deberías estar en tu baño? —Taka se agachó a mirar por el pequeño agujero.


—Me escabullí —Mufasa sonrió de oreja a oreja, lleno de orgullo, y Taka se volteó a verlo con los párpados cerrados hasta la mitad, frunciendo el ceño.


—Ya lo veo, apestas.


La sonrisa se borró del rostro de Mufasa, pero esto no le impidió responder al insulto de su hermano.


—No estaré limpio, pero al menos yo sí puedo cazar un tonto ratón.


—Eso lo dices ahora que se fue.


—No necesito probártelo, sabes que es cierto.


—Puede que no necesites probármelo, pero jamás te vi cazando algo. —dijo con una sonrisa maliciosa. Si Mufasa quería provocarlo, él lo provocaría el doble, y sabía bien que su hermano no dejaba pasar los retos.


—No me desafíes.


—Como digas. —Taka se alejó sonriendo, desde que descubrió los efectos que tenía la psicología inversa sobre su hermano la usó a diestro y siniestro.
Mufasa, por supuesto, corrió hasta ponerse frente a él y le bloqueó el paso.


—Sal de mi camino. —le dijo cuando se vio obligado a detenerse.


—Discúlpate.


— ¿Por qué?


—Por darme la espalda.


—No me disculparé porque tú viniste a molestarme, como siempre. Me voy a casa, después de todo, yo ya estoy limpio.


Mufasa gruñó y se lanzó sobre su hermano, y ambos comenzaron a pelear. Mufasa era más robusto y fuerte que Taka, y una vez que lograba aprisionarlo bajo su cuerpo su rapidez no le servía de nada.


— ¡Déjame ir!—gruñó Taka.


—Ahora tú también estás sucio, y mamá te bañará otra vez.


—Como si me molestara—le respondió desafiante.


— ¡Hola chicos! —canturreó una leoncita que venía acercándose a ellos.


— ¡Ahora no! —respondieron al unísono.


— ¡Ay, pero que actitud! —dijo Sarafina, dedicándoles un gesto de disgusto—Tu madre te está buscando, Mufasa, dice que es hora de tu baño.


—Ya lo sé, boba. Por eso estoy aquí.


—Estás evitando tu baño de nuevo.


—No, ¿de veras?


—Sí, y yo le diré que estás aquí huyendo de él, con Taka —la leona se volteó para volver a la Roca del Rey.


— ¡Oye! ¡Eso no es cierto! ¡El me tiró! —se quejó Taka.


Mufasa, que seguía sobre su hermano, no le prestó atención y le gritó a su amiga.


—Sarafina, ¡vuelve aquí!


— ¡No! ¡Así aprenderás a hablarme bien! —Y con esto, ella comenzó a correr.


—Pero qué niñita entrometida…—Bufó Mufasa, y salió en su búsqueda.


— ¡Si ella no logra decírselo a mamá, yo lo haré! —gritó Taka mientras se ponía de pie y comenzaba a caminar en la misma dirección por la que se habían ido los cachorros, pero su hermano no alcanzó a oírlo.


 
Desde luego, Mufasa jamás pudo alcanzar a Sarafina. Era un cachorro muy robusto y ella era una leona destinada a la caza. No eran parámetros adecuados  para comparar cuando de medir velocidad se trataba, ya que era como comparar agua con aceite.
De modo que Saffy se adelantó por mucho, y al llegar a los prados periféricos de la Roca del Rey, vio a la reina Uru preguntándole a las otras leonas si alguna había visto a su hijo, agitando la cola, molesta.


—¡Uruuuu! —exclamó la niña.


La leona de pelo oscuro se dio vuelta y clavó sus ojos ocre rojizo en la leoncita que corría hacia ella.


—¿Saffy? —preguntó con desconcierto.


—¡Uru! —exclamó nuevamente Sarafina, respirando con agitación—Encontré a Muffy. Está huyendo del baño otra vez.


—Ya veo—asintió la reina, luego añadió— ¿dónde está? —Y en ese momento, vio a lo lejos un bulto mediano color dorado que recién había entrado en su campo de visión. —No te molestes, ya lo vi. Hazme el favor de quedarte aquí, iré a colocarme detrás de esa roca para atraparlo. —y dicho esto, la leona le guiñó un ojo a la niña.


Saffy sonrió con complicidad.


Mufasa se detuvo sólo un momento para echar un vistazo al terreno. Debía atrapar a esa endemoniada niñita antes de que encontrara a su madre. Si le decía que había estado evitando el baño, su madre lo castigaría haciéndolo durar más de lo necesario.
Finalmente, sus ojos la encontraron. Corrió en su dirección una vez más y Saffy fingió estar buscando a Uru. Estaba a punto de alcanzarla cuando una delicada pero firme mordida lo tomó por el lomo a mitad de su objetivo.


Saffy escuchó el quejido de Mufasa y le mostró una sonrisa dentada y llena de suficiencia.


—Te odio—le dijo el león, mientras la lengua de su madre limpiaba afanosamente su pelaje.


—Yo también te quiero—respondió ella, divertida.


Una leoncita de pelaje dorado, aunque más oscuro, se lanzó sobre ella y ambas rodaron por el suelo.


—¡Hey, Saffy! —exclamó llena de entusiasmo.


—¡Hola, Sassie! Mira, llegaste justo a tiempo. A Muffy lo atraparon huyendo de su baño…


—… ¡otra vez! —finalizó Sarabi, con una gran mueca.


— ¡Ya cállense las dos! —se quejó Muffy.


Y ambas soltaron una carcajada. Taka fue el próximo en llegar, y lo primero que vio fue a su madre sosteniendo a su hermano entre sus patas mientras frotaba su lengua contra su cabeza. Mufasa tenía el rostro arrugado del disgusto. Al verlo, le lanzó una mirada llena de exasperación.


—Buenas tardes para ti también, hermanito—dijo Taka, y con esto se echó a dormir allí.
 
 
Las horas fueron pasando y el sol ya había comenzado a ocultarse. Los últimos rayos penetraban por las ramas del Baobab, iluminando su interior con matices dorados y naranjas, algo que brindaba aún más calidez al acogedor hogar del mandril.


—Pásame el cuenco con la pasta roja, Liara, por favor.


La leoncita tomó uno de los bordes del cuenco entre sus dientes, y lo colocó sobre la tabla de madera para que el mandril pudiera subirla. Rafiki estaba colgado de unas lianas a modo de hamacas, renovando las oraciones del día en uno de los murales mientras le explicaba las actividades que solía hacer un chamán.


— ¿Por qué las pintas? ¿No alcanza con sólo rezar?


—Bueno, la verdad es que al pintarlas su significado y poder aumentan considerablemente.


— ¿O sea que es más posible que se cumplan?


El chamán procesó su pregunta unos segundos, pensando una respuesta apropiada para la inclinación que pudiera tener ese interrogante.


—Sí, y no.


La leoncita lo miró confundida, y Rafiki procedió a explicarle a lo que se refería.


—Esto es un mural de oraciones Liara, no un mural de deseos. Ahieu no está para cumplir los caprichos de nadie, ni siquiera los de un chamán.


— ¿Los chamanes también tienen caprichos?


—Claro que sí. Seremos seres “más espirituales”, pero no por ello dejamos de ser hijos del Ma’at. Las oraciones son para pedir cosas importantes pero desinteresadas, sin esperar ningún beneficio de ellas que no sea para otros.


—Yo siempre he rezado porque mis papás estuvieran siempre conmigo, y hoy no lo están. Es por eso que Aiheu no escuchó mis plegarias? ¿Porque fui egoísta? —Liara lo miró con ojos tristes.


Rafiki se quedó callado por un momento. Así que por allí venían las cosas. Su corazón se encogió al oír esas palabras, en especial con ese tono que intentaba esconder un profundo dolor.


—Oh, mi pequeña. Eso es lo más desinteresado que he escuchado. —Rafiki tomó una de las lianas que había anudado a su propia hamaca y desarmó el nudo para que ésta descendiera. Una vez en el suelo, se acercó a la leoncita y tomó su barbilla. —Ellos están con Mano y Minshasa ahora, y te protegerán con su amor hasta que llegue el momento de reunirte con ellos.


—¿Por qué tuvo que llevárselos, Fiki? ¿Por qué?


—¡Mi muchachita! Oh, ven aquí. —Liara se acercó con los ojos llenos de lágrimas. Cuando llegó a él, Rafiki la tomó entre sus manos con facilidad, pues aún era muy pequeña, y se la llevó al hombro para reconfortarla—Escucha, Aiheu tiene un maravilloso plan preparado para cada uno de nosotros, y a veces, para que se cumpla, es necesario hacer ciertos sacrificios. Tú sufres por tu terrible pérdida, pero muy seguramente vendrán cosas mejores en el futuro. Y cuando lleguen, aún podrás sentir el dolor, pero habrás aprendido a convivir con él, y las otras cosas que vayan ocurriendo te ayudarán a sentirte agradecida por tener lo que tienes.


Ella no respondió, pues su respiración aún intentaba aplacar sus sollozos. Sin embargo, ella asintió débilmente con la cabeza. Rafiki le dio un beso en la frente y con una sonrisa cálida, le dijo:


—Todo saldrá bien, te lo prometo—hizo una pausa, mientras secaba sus mejillas con sus manos—¿Quieres que hagamos una oración por tus papás?


—Sí—susurró.


Rafiki dejó que ella escogiera los colores y luego tomó un cuenco para comenzar a dibujar dos leones enfrentados. Uno, era de pelaje oscuro y melena negra abundante, mientras que la leona era dorada y de orejas oscuras como las de su hija. El mandril estaba a punto de apoyar la mano que no sostenía a la leoncita sobre el dibujo y recitar su plegaria, pero ella lo detuvo.


—Espera.


Él la miró con extrañeza mientras le indicaba un cuenco que tenía en el suelo. Se lo alcanzó y cuando ella embadurnó su dedo más pequeño en la pintura, se acercó al muro para pintar los ojos de la leona con color verde. Rafiki sonrió al ver de quién los había heredado.


—Ya, ahora está perfecto. —dijo la niña.



Sin decir más, dejó que ella apoyara su pata delantera sobre el dibujo y el apoyó su mano encima de la de ella. Entonces, ambos cerraron los ojos y comenzaron su oración en silencio.


Última edición por firsthuntress el Lun Jun 06, 2016 11:03 pm, editado 1 vez
avatar
firsthuntress
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 28/05/2016

http://firsthuntress.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por mary lioness. el Sáb Jun 04, 2016 8:33 pm

Wow,amiga,simplemente no sé qué decir,este Fan-Fic es uno de los más interesantes que he visto y leído,apenas te conozco y ya soy tu Fan número 1 :3.
Y pobre Liara,te lo juro que casi lloro xD.Además me inspiraste a hacer un Fic nuevo :3.
En fín,eres una gran y genial Escritora,sigue así! Very Happy
¡Saludines y Rugidis! cyclops
avatar
mary lioness.
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 12/08/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por KIRAN27 el Dom Jun 05, 2016 7:15 am

buen  capitulo firsthrusses jeejje vaya pobre mufasa debe oler bien no mal ejej espero que sigas pronto y vaya la pequeña esta siendo entrenada por el gran rafiki me parece fenomenal espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo amiga nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9257
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por Aisha el Dom Jun 05, 2016 9:15 am

¡Excelente capítulo!, la narración es asombrosa y expresas con detalle cada acción de los personajes, sentí un poco lastima por Liara, al parecer aun sigue dolida por la pérdida, también debo decir que me encanto la personalidad de Taka y Mufasa a su edad de cachorros, sobre todo la da taka, no tendrá mucha fuerza física pero si mental, espero que puedas seguir pronto. Very Happy

Saludos y rugidos

Pd: recuerda que tienes que esperar 24 horas o a que algún otro usuario comente para volver a comentar de nuevo el tema, ya que en tu segundo post (la continuación de la historia) cometiste Doble Post, pero no te preocupes, eres nueva y comprendo que puedes equivocarte ^^

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5412
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por firsthuntress el Dom Jun 05, 2016 1:27 pm

@mary lioness. escribió:Wow,amiga,simplemente no sé qué decir,este Fan-Fic es uno de los más interesantes que he visto y leído,apenas te conozco y ya soy tu Fan número 1 :3.
Y pobre Liara,te lo juro que casi lloro xD.Además me inspiraste a hacer un Fic nuevo :3.
En fín,eres una gran y genial Escritora,sigue así! Very Happy
¡Saludines y Rugidis!
Hola mary lioness! La verdad me siento halagada por tus lindos comentarios :3 Coincido con vos, yo también siento pena por ella. Pero créeme que lo que dice Rafiki es cierto, las cosas mejorarán...

@KIRAN27 escribió:Buen  capitulo firsthrusses jeejje vaya pobre mufasa debe oler bien no mal ejej espero que sigas pronto y vaya la pequeña esta siendo entrenada por el gran rafiki me parece fenomenal espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo amiga nwn
Hola KIRAN27! jajajaj, sí, Mufasa detesta los baños al igual que Simba. Supongo que de tal padre, tal hijo jeje. La relación entre Rafiki y Liara es especial, pero la curiosidad de ella refuerza mucho el vínculo n.n

@Aisha escribió:¡Excelente capítulo!, la narración es asombrosa y expresas con detalle cada acción de los personajes, sentí un poco lastima por Liara, al parecer aun sigue dolida por la pérdida, también debo decir que me encanto la personalidad de Taka y Mufasa a su edad de cachorros, sobre todo la da taka, no tendrá mucha fuerza física pero si mental, espero que puedas seguir pronto.

Saludos y rugidos

Pd: recuerda que tienes que esperar 24 horas o a que algún otro usuario comente para volver a comentar de nuevo el tema, ya que en tu segundo post (la continuación de la historia) cometiste Doble Post, pero no te preocupes, eres nueva y comprendo que puedes equivocarte ^^

¡Hola Aisha! vaya, ya me hacen sonrojar ¡jajaj!
Gracias por los halagos n.n
Con respecto a Liara, la pérdida aún es muy dolorosa porque es reciente, pero con el tiempo aprenderá a aceptarlo, como todos. Sin embargo, puedo decirte lo mismo que le dije a mary lioness: las cosas mejorarán Wink
Me alegra mucho que la relación entre ellos te guste. Es muy difícil crear una relación de hermanos siendo hija única, así que si salió bien, me pones muy feliz, jeje.
Oh, ¡y muchas gracias por el aviso! Lo había olvidado por completo silent

¡Gracias por seguir leyendo chicos! Tener lectores interesados y que encima les agrade mi personaje, me llena de alegría n.n
Tengo ya ideas para los próximos capítulos, pero quiero masticarlas bien antes de volcarlas en el texto. Actualizaré lo más rápido posible Smile

Saludos y rugidos! :shenzi:
avatar
firsthuntress
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 28/05/2016

http://firsthuntress.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por LillyDiaz18 el Dom Jun 05, 2016 3:09 pm

Tu fic me fascina Very Happy creo que es uno de los mejores fics de TLK que he leído. Y Liara es tan linda x3 Aun no sé que parte fue la mejor: la forma en la que das una pequeña muestra de la relación de Mufasa y Taka de cachorros, o el cómo expresas los sentimientos de Liara al final.

Me gustaría preguntarte algo, porque he visto que mencionaste a Aiheu, por ejemplo. En tu presentación dijiste que leíste los fics de John Burkitt y David Morris... ¿dónde los encontraste? .-. He estado como loca buscandolos en internet desde que leí tu presentación y no los encuentro  Sad

Encontré esta página (Click Aquí) pero están en inglés y como soy una inútil XD me da flojera leerlos así. 

¿Puedo preguntarte dónde los leíste tú? Very Happy

Gracias. Seguiré pendiente de tu historia porque me enamoré de ella  I love you

¡Saludos!  :sim:
avatar
LillyDiaz18
Nivel 4
Nivel 4

Mensajes : 256
Fecha de inscripción : 21/12/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de un príncipe segundo (fanfic Taka/Scar)

Mensaje por princesstwivinecadenza el Dom Jun 05, 2016 5:27 pm

Grandiosa historia amiga espero que sigas siempre me han gustado las historias de scar ya quiero leer mas de tu interesante historia espero que traigas el siguiente capitulo 
Saludos  :sim:
avatar
princesstwivinecadenza
Nivel 6
Nivel 6

Mensajes : 694
Fecha de inscripción : 05/08/2015

http://princesscadencetlkzarafina.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 8. 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.