Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Pregúntale al Personaje
Hoy a las 7:36 pm por valentina monsalve

» Cuento del Futuro (fanfic)
Hoy a las 5:32 pm por princesstwivinecadenza

» El último rugido
Hoy a las 4:44 pm por Kushnoff

» el legado de Taka/Scar(Fic)
Hoy a las 1:22 pm por Charles 575

» ¿Posible regreso?
Hoy a las 3:11 am por KIRAN27

» ¡Kion y Jasiri?
Ayer a las 7:14 pm por princesstwivinecadenza

» felicidades hermana mariarosa25
Ayer a las 3:36 am por KIRAN27

» felicidades hermano Zyah
Ayer a las 3:25 am por KIRAN27

» ¿Regreso al foro?
Lun Abr 24, 2017 4:09 pm por KIRAN27

» felicidades hermana Sabanahistory
Lun Abr 24, 2017 3:51 am por KIRAN27

» ¿Que opinan sobre Kion y Fuli?
Dom Abr 23, 2017 3:02 pm por Cyonix

» Debate:Scar como villano en la temporada 2 de The Lion Guard
Dom Abr 23, 2017 2:57 pm por Cyonix

» El Otro Lado De La Moneda [Historia Propia]
Dom Abr 23, 2017 12:30 pm por Whalia

» mi canal de youtube
Dom Abr 23, 2017 8:16 am por KIRAN27

» [Juego] ¿Que opinas de esta cancion?
Dom Abr 23, 2017 8:02 am por KIRAN27

» felicidades hermana TakaTheLioness
Dom Abr 23, 2017 7:40 am por KIRAN27

» felicidades hermana lider siara
Dom Abr 23, 2017 7:24 am por KIRAN27

» [One-Shot] La luz de mis ojos
Sáb Abr 22, 2017 2:01 pm por Lilianrex777

» La historia de Sarabi :3
Sáb Abr 22, 2017 1:35 pm por Charles 575

» De una feliz vida a una vida de odio y venganza (Taka/Scar Fan-Fic)
Vie Abr 21, 2017 8:29 pm por Charles 575

Mejores posteadores
KIRAN27 (9122)
 
Kony (7693)
 
Aisha (5408)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3257)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2524)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2044)
 

Abril 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Alexa18 el Lun Jul 18, 2016 7:31 pm

Me encanto el capitulo, espero que sigas así.
Un enorme abrazo Very Happy
Atte: Ale I love you
avatar
Alexa18
Nivel 1
Nivel 1

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 09/06/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Mar Jul 19, 2016 2:36 pm

buen capituo amigo bako me alegro mucho que volverion a reunirse espero que los demas tambien o haan saudos y rugidos y un fuerte abrazo amigo bako
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9122
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Sáb Jul 23, 2016 3:40 pm

Gracias manada :3 para los que siguen la historia aquí un nuevo cap.



LOCURA ES SUMAR TANTAS DESPEDIDAS


El recién reencuentro de los leones había traído consigo bastante alegría, sobre todo a Kion y Kiara que habían pasado algunos minutos en ese mismo lugar hablando de como la felina había ayudado a que Niho se repusiera de sus heridas y malestar. También comento con orgullo a Kion y a Tiifu como había hecho su primera cacería. Esto asombró a los dos leones que en un inicio creyeron que Kiara les tomaba el pelo para después rendirse ante sus palabras y creerle. Kion así lo hacía pues nunca había dudado de su hermana, claro que no se lo había dicho antes pero estaba orgulloso. De igual manera Tiifu la felicitaba alegre.

Al mismo tiempo Niho charlaba con Dilla. No llevaban ni diez minutos cuando se habían tomado confianza. Niho estaba sorprendido con el león albino pues ahora todas las historias y leyendas sobre los Leones de la Niebla eran verdad y él había podido comprobarlo con sus ojos, cosa que casi ningún león podría hacerlo.

Kiara después de decirles todo por lo que habían pasado se dispuso a escuchar. Kion y Tiifu se turnaban para hablar y poco a poco le contaron a la leona como habían llegado al reino donde pertenecía Dilla.

Ambos decidieron omitir algunas partes de la historia. Tiifu sobre sus charlas con Kion, aunque realmente quería hacerlo pero sabía que no era el momento y Kion sobre sus sueños sobre Scar pues no quería preocuparla.

De un momento a otro y como un flashback, se le atravesó a la mente su descubrimiento sobre que Tiifu todo este tiempo había sido una de las leonas que se le aparecían en sus sueños. Él mismo hiso un gesto de desagrado para apartar la idea… desagrado no porque no le gustara esta revelación si no porque ni siquiera había tenido una charla sobre eso con Tiifu. No le veía el caso de comentarla… sin contar que ni siquiera él mismo sabía bien lo que significaba. El mismo se golpeó mentalmente por haber considerado la idea.

-¿Y bien? ¿Ahora qué es lo siguiente?- la voz de Kiara sacó a Kion de su cabeza.

-Creo que lo mejor sería que nos acompañaran al reino – Tiifu contestó y girando su cabeza para ver al león blanco le llamó – Hey, Dilla – el susodicho junto con Niho se acercó hacia el trio -¿Crees que haya algún problema si llevamos otros dos leones a tu reino?-

Tiifu dibujó una sonrisa nerviosa pues sabía que lo que pedía era demasiado e incluso Esbe podría verlo como una ofensa.

-No sé cómo lo tome Esbe pero al ser conocidos tuyos y de Kion es posible que sea piadoso- contestó con un ligero rastro de duda.

-No perdemos nada al intentarlo- agregó Kion a la conversación.

-¡Pues vamos! Sé que encantará Kiara. Es un lugar muy bello y todos los leones de ahí siempre tienen algo que hacer…- Le decía Tiifu emocionado de al menos encontrar a dos de sus amigos. Zuri seguía extraviada pero al menos ellos dos eran como un lago fresco en medio de un desierto.

Todos estaban dispuestos a irse cuando una voz en el viento llamó la atención de los presentes.

-¿Escucharon eso? – preguntó Niho levantando las orejas y moviéndolas para captar mejor el sonido. Inmediatamente todos los demás lo imitaron.

Hubo un silencio.

-Yo estoy seguro que escuche algo- comentó Dilla él cual tenía mejor desarrollado el oído que los demás leones ahí.

-Quizá solo fue el…- (Tiifu)

El sonido volvió a repetirse y esta vez parecía un llamado.

-Kion…Kiara…- escucharon todos en el viento.

-Alguien nos llama – (Kion)

Kiara dio unos pasos hacia enfrente y trató de buscar al dueño de la voz que apenas podía entenderse. Enfocó su vista a lo lejos y entre el pastizal vio corriendo y saltando a un león joven con mechó marrón en la frente seguido de una leona de pelaje oscuro.

Sus ojos se abrieron como platos y su boca formó una enorme sonrisa cuando pudo reconocerlos.

-¡Es Kopa! – gritó de alegría la cachorra.

Todos voltearon hacia ella y luego siguieron su mirada encontrándose con los antes mencionados.

-¡Zuri! – llamó Tiifu comenzando a correr hacia ella sin esperar más. A cada paso, a cada zancada podía sentir las lágrimas picar en sus ojos jade.

Kopa y Zuri corrían lado a lado y en un momento de la carrera se voltearon a ver felices… habían encontrado a sus hermanos. Kopa vio como Tiifu se acercaba a ellos pero no frenó su paso cuando la distancia ella y Zuri se extinguió, siguió de largo hacia sus hermanos.

Zuri y Tiifu chocaban frente y se dedicaban una que otra caricia y fue ahí cuando Tiifu no pudo contener más las lágrimas.

A Kopa no le importó el jadeo ni el cansancio, decidido, llegó hasta Kion y Kiara quienes lo esperaban impacientes.

Fue ahí, cuando los tuvo enfrente, que detuvo su paso para verlos. No sabía si alucinaba o era la emoción pero veía diferentes a ellos dos. En ese momento solo quería abrazarlos pero se contuvo aunque su sonrisa no…

-Kiara, Kion… me alegra verlos a salvo- fue lo único que se le ocurrió.

Pero sus hermanos no pensaban igual. Kion y Kiara saltaron encima de él en cuanto terminó de hablar. Ahora lo tenía de espaldas contra el suelo mientras los otros dos lo saludaban e incluso lo abrazaban.

-Oigan, ¿Qué le hicieron a mis hermanos y quienes son ustedes? – bromeó el joven león. Todo se le hiso extrañó pero al final dejo que las muestras de afecto vinieran hacia él y soltó una risita de alegría.

Mientras tanto las hermanas…

-Estaba tan preocupada- dijo Tiifu aún aferrada a Zuri.

-Ya no tienes por qué estarlo- (Zuri)

-¿Les ha ido bien en su viaje?- preguntó Tiifu separándose de ella y viéndola a los ojos.

-Sí, creo que sí…- respondió la leona de “ojos tristes” que ante esa pregunta desvió la mirada aún lado. No pudo evitar sentirse un poco incomoda – Algo raro y peligroso pero ahora estamos aquí, ¿no?-

Esa actitud extrañó un poco a su hermana. Era raro verla así sin contar que se le veía más alegre pero bien pudo ser por el momento y por el tiempo que no se habían visto así que decidió dejar el sus dudas a un lado.

Cuando Kiara y Kion se quitaron de encima de su hermano, éste se levantó del suelo sacudiéndose la tierra.

-¡Oye tú, león valiente! – saludó Niho acercándose después de que lo dejaron “libre”.

-¡Niho! – Después Kopa dio un suspiro de alivio –Es bueno ver que estén todo reunidos… y creo que hasta más- comentó después de ver a Dilla.

-¿Espera, eres también eres hermano de Kion?- preguntó el león blanco.

-Así es-

Dilla volteo a ver a Kion con una ceja arqueada.

-¿Cuantos hermanos tienes?- (Dilla)

Una risa escapó de los labios de Kion por la interrogante de su amigo.

-Te prometo que son los únicos-

Justo en eso momento llegaban Tiifu y Zuri para reunirse con ellos.

-Zuri – saludó Kiara frotando su frente con la de su amiga, acto que respondió la felina antes de cruzarse con la mirada de Dilla.

-¿Quién es el pálido?- le susurró curiosa Zuri a Kiara.

-Mi nombre es Dilla. Es un placer- respondió él mismo quien había escuchado perfectamente -De pura casualidad… ¿esperamos a alguien más?- preguntó mientras veía a los 6 amigos reunidos quienes entendieron fácilmente la broma.

Todos negaron con la cabeza.

-Bien, porque comienza a refrescar  y estamos algo lejos del reino y ¡no sé cómo voy a explicar la repentina aparición de cuatro leones nuevos a Esbe!- dijo algo nervioso.

-Nosotros te ayudaremos con eso. Ahora vámonos, ya habrá más tiempo de charlar- 

Kion iba a dar el primer paso cuando la voz de Kopa le interrumpió.

-De hecho…- Kopa miró a Zuri y no pudo descifrar su mirada.

-¿Qué ocurre?- (Kion)

Kopa tomó una gran bocanada de aire para soltarlo suavemente.

-La verdad es que encontramos a los Desterrados-

Todos miraron sorprendidos al león.

Kiara se acercó a ellos -¿En verdad?-

-Así es y aunque agradezco mucho que nos quieran acoger en otro reino yo quisiera estar cerca de los Desterrados- 

-¿Kopa, que haces? – Zuri no lo entendía –Podemos estar a salvo, no correr más o esconderse ¿Quieres volver al peligro?-

-Quiero seguir el plan original de Kiara. ¿Se han olvidado de porque llegamos hasta acá? – Kopa miró a Kiara –Vinimos por ellos, ¿no es así?-

El resto del grupo se miró unos a los otros. Sonaba raro pero era verdad.

-Kopa, sé que es cierto lo que dices pero no podemos dejar así como así el reino de Dilla –dijo Kion quien como al resto comenzaba un dilema interno –Y honestamente es más seguro-

-Lo sé pero ahora estamos juntos, podemos protegernos y créanme cuando les digo que no estamos solos, tenemos a leones que nos apoyan dentro de ese reino-

Zuri lanzó una mirada extraña a Kopa. ¿A qué se refería con eso? No creía que se estuviera refiriendo a Nuka.

-Me sentiría más a gusto con Tojo protegiéndonos –(Tiifu)

-Por cierto, ¿Qué ocurrió con mi padre?- preguntó Niho interesado y al mismo tiempo preocupado.

Hubo un silencio pesado.

Zuri esperaba que Kopa respondiera pero como no parecía ser así trato de responder la verdad pero fue interrumpida al último segundo.

-Perdimos contacto con él en su pelea contra Mistah. No sabemos dónde se encuentra-

Kopa había mentido y Zuri se preguntaba porque. ¿Cuál era la razón para ello? No comprendió las intenciones del macho pero decidió no decir nada.

Niho solo guardó silencio sentándose en su lugar bajando la mirada. Se había ido con la idea de lo que le decía era verdad.

-Lo siento pero yo me quedó- agregó Kopa.

-Hermano, piénsalo bien. Es mejor pasar unos días en el reino de Dilla, descanzar y planear bien lo que haremos.

Así comenzó un debate entre todos los presentes, exceptuando a Dilla por obvias razones. Kopa se plantaba firme en ir al reino de Zira mientras Kion trataba de convencerlo de hacer lo contrario. Sin saberlo, cada uno tenía sus propios intereses para tomar su decisión. Si bien Kion apoyaba enormemente a Kiara y sus ideales, no quería irse del reino de Dilla, sentía que había algo que podría aprender y Esbe de cierta forma le recordaba a Mufasa por lo cual recibiría un entrenamiento digno y al mismo tiempo podría resolver su problema con el Rugido de los Ancestros. 

Después de unos minutos de palabreríos, Kiara se apartó del grupo unos pasos para pensar mejor, comenzaba a dolerle la cabeza y no llegaban a ninguna solución.

Cerró los ojos y trató de alejar su mente del barullo.

Como un momento de alegría se tornó de tal modo. Estaban juntos ahora pero sentía nervios y estrés. ¿Qué debía hacer?

Aún concentrada en lo suyo escuchó una suave voz.

-Estás cerca…-

Kiara abrió los ojos desconcertada. Creyó que uno de sus amigos le hablaba pero en cuanto volteo vio que ellos seguían discutiendo. ¿Entonces que había sido eso?

Posó su vista en el horizonte y poniendo su atención a un punto de la nada sintió un presentimiento… era como un sentimiento familiar pero que a la vez no pudo reconocer.

-Sigue tu camino…-

Volvió escuchar pero parecía que la voz venía de la nada o de su cabeza y apenas era perceptible. No sabía que era aquello pero ahora sabía que hacer.

-Kopa, ¿quién nos asegura que Nuka no los estaba usando? Puede ser peligroso- comentaba Kion.

-Oh vamos, comienzas a hablar como papá- contraatacó Kopa – Hay leones buenos e inocentes  en ese reino… puede que Zira sí represente un peligro pero los demás leones no, solo están atrapados ahí-

-Ya he tomado mi decisión- dijo Kiara regresando a ellos quienes no sabían en qué momento se había apartado del resto pero se le notaba seria.

-Bien, ¿podrías decirle a tu hermano que está equivocado?- dijo Kion inflando el pecho seguro de su hermana y con una sonrisa victoriosa.

-En realidad yo voy con él-

-¡¿Qué!?- exclamaron todos, inclusive Kopa.

-Salimos de las tierras del reino para unificar a las manadas y no podemos hacerlo desde lejos- continuó Kiara.

-Kiara, lo sé pero no podemos darle la espalda así a Dilla y a su manda después de cómo nos recibieron… ellos nos salvaron la vida a Tiifu y  mi- (Kion)

-Yo lo entiendo pero siento que lo que busco se encuentra con los Desterrados-

Kion entendió perfectamente a lo que se refería.

-Aquel león…- susurró.

-Así es. Tú mismo lo viste en sueños pero al mismo tiempo sé que no podemos darle la espalda a Dilla por lo que hiso con ustedes así que tengo un plan – Kiara se apartó un Kion y se dirigió al resto de sus amigos –Quizá no les guste ni sea lo mejor pero propongo que hagamos dos grupos; los que van con Kopa y conmigo a las tierras de Zira y los que regresan con Dilla y Kion-

-¿Qué? Nos acabamos de reencontrar ¿y quieres que nos separemos de nuevo?- cuestionó Tiifu la idea de Kiara y la opinión del resto no estaba muy alejada.

-Les dije que no les iba a gustar pero…-

En ese instante llegó del cielo una pequeña ave azul que se posó en la cabeza de Niho a modo de saludo.

-Ste, ¿Dónde te habías metido? Ave traviesa. Me alegro que estés bien- respondió el saludo Niho.

-Él nos guió hasta ustedes, si no fuera por él no los hubiéramos encontrado- (Kopa)

-A nosotros también nos ayudó de cierta forma- (Kion)

Entonces una solución vino a la mente de Kiara.

-“Guiar”… ¡Lo tengo! – Exclamó Kiara y todos pegaron un brinco del susto por levantar la voz tan repentinamente –Ste es lo que necesitamos, él será nuestro mensajero. Nos mantendrá informado si ocurre algo en uno de los dos reinos y si es así o hay una situación crítica entonces nos reuniremos todos aquí-

Todos volvieron a compartir una mirada. Esta vez no sanaba tan mal la idea.

-Kiara, Kopa ¿están seguros?- preguntó por ultima ves Kion.

-¿Tú estás seguro de regresar?- le contestó Kopa. 

-Bien, al parecer ya está hecho- dijo vencido Kion.

-Bueno, si no les importa yo voy con Kion y Dilla- comentó Niho seguro de sí.

-Ya me lo esperaba- Kiara mostró una sonrisa.

Tiifu observó a Zuri quien miraba al suelo, parecía estar en un dilema lo que sinceramente le sorprendió.

-Supongo que iras con Kion, ¿no es así?- dijo Zuri cuando notó que se le acercaba su hermana.

Tiifu suspiro y le dio su mejor sonrisa pero sus ojos derrochaban tristeza.

-Creo que hay algo bueno para mi allá y puedo aprovecharlo para convertirme en una mejor leona- 

Zuri no respondió.

-¿Vienes?- (Tiifu)

-En realidad hay algunos asuntos que tengo que arreglar por mi cuenta – respondió por fin levantando la mirada para verla a los ojos.

-No quiero separarme de ti de nuevo- las lágrimas volvían a picar en los ojos verdes de la leona.

-Yo tampoco pero has tomado tu decisión y yo la mía- Zuri luchaba para mantenerse seria pero por dentro estaba en el mismo estado que su hermana.

-No sé qué asunto tengas pero lo respeto y espero los encuentres pero no olvides que me tienes a mi cuando lo necesites-

Dicho esto estrechó a su hermana  con su pata derecha en un abrazó y le regaló una caricia en su mejilla.

-Lo sé y no te preocupes que no es una despedida. En unos días nos veremos… o eso espero- le dijo Zuri con un semblante más relajado.

-Así será- (Tiifu)

Así pues, luego de una serie de despedidas largas y cortos entre individuos, que por obra del destino o de los antiguos reyes del pasado, había hecho lazos tan fuertes unos con los otros se separaban nuevamente después de un breve reencuentro, cada uno deseando que la decisión que tomaron haya sido la correcta.

Ahora el viaje de los cinco, que después se les unió Niho, se dividía nuevamente formando dos bandos; por un lado a Kopa, Kiara y Zuri y por el otro a Kion, Tiifu y Niho.

La tristeza les invadía el cuerpo pero al menos sabían que estaban bien acompañados, acompañados por leones a los que sin dudar después de lo ocurrido les confiarían su vida.

La hora de la partida había llegado y comenzaron su andar pero en Zuri había varias cosas que no le intrigaban de Kopa.

-¿Porque no le contaste a Niho sobre su padre?- le cuestionó en un susurró para que Kiara no escuchara.

-No era el momento… ya llegara- fue lo único que respondió el macho.

Eso no le resolvía nada a la leona pero decidió dejar el tema pues la actitud seria del león no pintaba nada bien.



CONTINUARA…
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Aisha el Sáb Jul 23, 2016 5:00 pm

Vaya, estos dos ultimos capitulos me encantaron, no me imagino que clase de reacción tendrá Zira cuando se entere que Kopa y sus hermanos se encuentran cerca de su territorio, en fin, me alegra mucho a que continuas y esperare el siguiente capitulo ^^

Saludos y rugidos

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5408
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Dom Jul 24, 2016 3:41 pm

buen capitulo amigo bako vaya increible que todo haya pasado pero a hora les queda un camino duro espero que sigas pronto saudos y rugidos y un fuerte abrazo amigo bako nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9122
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Vie Jul 29, 2016 3:29 pm

Gracias manada y un abrazo a los que siguen la historia!


BAILA AL COMPÁS DE MIS TAQUICARDIAS


Kopa y Zuri caminaban al lado del otro pero siempre guardando su distancia. Kiara venía un poco por detrás, no porque caminara más lento si no por decisión propia. Observaba a su hermano y amiga. Ambos guardaban silencio y no se dirigían palabra alguna, se notaban distraídos.


No era como si toda la vida se hubieran llevado bien pero esta vez era… diferente. En los recuerdos de Kiara siempre que los recordaba juntos no se hablaban pero era porque nunca se llevaron bien, en otras palabras… "odio". Pero no, esta vez no era ese odio de uno al otro lo que los distanciaba, era más un silencio incomodo como si quisieran evitar un tema y Kiara se dio cuenta de esto. Podrían llamarlo instinto de hermana o una corazonada pero algo había pasado entre ellos dos mientras estuvieron juntos esos días.


-Llegamos- la voz de Kopa sacó a Kiara de sus sospechas. Había sido un camino largo en el cual además de ese tema con ellos también comentaron el cómo le había hecho para cazar por su propia cuenta y otras anécdotas que Kopa escuchaba con atención y dedicándole la mejor sonrisa que se le puede dar a una hermana. Pasase lo que pasase Kopa estaba feliz de tener a Kiara de vuelta.


El trio se asomó por encima de un tronco caído, justo el lugar donde Kopa y Zuri se habían resguardado.


Con el viento sacudiendo el pelaje de sus rostros pudieron divisar aquella enorme roca en el horizonte, objeto que se les había hecho familiar a Zuri y Kopa pero que para Kiara fue una enorme sorpresa y admiración. Nunca pensó que había otras rocas de tal tamaño en otros reinos.


Su rostro se llenó por un momento de ilusión y confianza pero no le duró mucho.


A sus espaldas escucharon unos pasos que se acercaban a ellos lo que los puso alerta. De todas las posibilidades era la que menos esperaban.


Un escalofrió recorrió las columnas de Zuri y Kopa al ver como entre unos matorrales altos salía Zira con una sonrisa maliciosa.


Kiara se mantenía firme. No era el león que esperaba encontrarse pero no quería mostrar signos de miedo. Sabía que tarde o temprano se encontrarían con ella pues su plan la involucraba. En el fondo Kiara sabía que aquella no era una leona mala.


-Pero que sorpresa- Zira rio por lo bajo –Me alegra verlos de nuevo pero no me dijiste que Kiara también estaba aquí-


Zira se volteó por un momento y de donde salió ella también apareció Nuka con mirada pesada pero que al ver a la cachorra mencionada no pudo evitar abrir los ojos con decepción. Sentimiento que después dirigió hacia Kopa pues sabía que si alguien la había involucrado había sido él a pesar de todas sus advertencias. Esos cachorros engreídos habían ignorado sus palabras e hicieron lo que quisieron… ahora pagarían las consecuencias.


Nuka no contestó, desvió la mirada a un lado y esperó a que todo acabara. Kopa notó que él no quería esto, realmente mostró preocupación por ellos y con ellos era evidente que no era como su madre. Todo esto se mezcló al mismo tiempo con la idea de que los había delatado aunque en su lugar cualquiera hubiera hecho lo mismo. Él hiso lo que pudo y no fue suficiente. Ahora Kopa dudaba si su decisión era la correcta.


Zira comenzó a acercarse a ellos lentamente como si disfrutara cada momento, cada segundo. Como si pudiera alimentarse del miedo de los jóvenes leones. A cada paso sacaba más las garras y el filo podía notarse a la distancia.


La sonrisa retorcida aún estaba en su rostro y el mismo gesto puso un alto en los músculos tensados de Kopa. Estaba harto de tener miedo, de correr… de esconderse. No iba a permitirse un segundo más así, la vida de su hermana y de Zuri estaban en peligro y debía plantarse contra el miedo.


-Basta- una voz firme apareció en la garganta del joven león llamando la atención de todos. Kopa se puso enfrente de las hembras e infló el pecho con todo el aire que pudo –No dejare que lastimes a ninguna de ellas dos, ¿oíste?-


Zira en vez de reír por las "amenazas" del indefenso cachorro pareció tomárselo personal pues su sonrisa se transformó en una mueca de desagrado mostrando los colmillos.


-¿Cómo te atreves a decir eso estando en tu posición?- inquirió Zira.


-Kopa…- la voz de Zuri también sonó a espaldas de él tratando de hacerlo recapacitar.


-No más miedo, Zira. Vinimos aquí con la única intención de favorecer a ambas mandas, volver a lo que era- (Kopa)


-Sí que son estúpidos. Nada volverá a hacer lo que era y menos…- Zira sin previo aviso se acercó de súbito hacia Kopa haciendo que este se sorprendiera y tropezara cayendo de espaldas al suelo –Cuando a su manda le falten miembros –


Zira levantó en el aire la zarpa que terminaría con todo. Sus garras se asomaban amenazantes con terminar su vida. Kopa no pudo pensar en otra cosa que cerrar fuertemente los ojos y esperar lo inevitable.


Pero "inevitable" es una palabra vulnerable y cuando los tres cachorros daban por terminadas sus vidas una voz apareció. Voz que en ese momento Kopa la creyó como la más hermosa que había escuchado.


-¡Alto! – Vitani apareció de un saltó colocándose en medio de su madre y de los tres llegados.


-¡Vitani! – Exclamó Zira furiosa -¿Qué estás haciendo?-


-No puedo permitir que los lastimes- el semblante de la leona era serio acompañado de un ceño arrugado.


-Estas protegiendo al enemigo- (Zira)


-No. Ellos no son el enemigo, madre. Ellos al igual que muchos aquí no tenemos nada que ver. Kopa y sus hermanos no fueron los que nos desterraron, no tiene caso… no lograras nada-


Zira le dedicó una mirada furiosa mientras que Nuka detrás miraba nervioso la escena.


Todos guardaron silencio a tal punto que la tención podía cortarse. Nadie sabía cómo reaccionaría el otro.


Vitani seguía plantada firme frente a los cachorros y Zira la desafiaba con la mirada.


Kopa, Kiara y Zuri no movían ni un solo musculo pues podría desencadenar una masacre.


Zira apretaba los dientes pasando la vista a los presentes ahí solo para después encontrarse con los ojos de su hija. De un momento a otro Zira se relajó y volvió a formar esa sonrisa arrogante carente de humor. Incluso una risita se alcanzó a escuchar.


-Bien. Si es lo que quiere mi hija lo aceptaré- respondió Zira.


Todos se miraron extrañados por esa repentina actitud. No podía ser tan fácil.


-Estoy muy orgullosa de ti – le dijo Zira a Vitani quien respondió con un gesto de intriga. ¿Qué quería decir con eso? - ¿Por qué no llevas a nuestros nuevos invitados al reino? Seguro tienen mucho de qué hablar-


Kopa y el resto no estaba seguro pero al menos habían conseguido entrar. Vitani examinaba a su madre de arriba abajo tratando de descifrar lo que planeaba pero no encontró nada. Era la misma mirada de su madre.


-Bien- dijo Vitani con una ceja arqueada. La leona pidió que la siguieran y Kiara, Kopa y Zuri lo hicieron. Tampoco les daba buena espina aquello pero era mejor no contradecir en ese momento, solo agradecían haber salido con vida de esa.


Zira permaneció en su lugar sentada viendo como los cachorros se alejaban y cuando estuvieron lo suficientemente lejos Nuka se acercó a ella y se sentó a su lado.


-¿Por qué los dejaste ir? ¿Qué planeas ahora?- inquirió Nuka.


-Hubiera sido muy fácil pero Vitani me dio una idea. Está claro, Simba seguro está buscando a sus hijos los cuales dos de ellos están ahora en mi reino. Con nosotros aquí superando a su manada en número sin contar con "nuestra pequeña arma secreta" no tendrá oportunidad. ¿No lo ves? Son la carnada perfecta. Solo necesitamos tiempo para que "ellos" se preparen y estén listos- (Zira)


-¿Cuándo llegaran?- (Nuka)


-Pronto, lo más seguro es que en días. Llevan un mes entrenado fuera del reino y ya es la hora. Mientras tanto Vitani distraerá a los nuestros invitados… ella me recuerda tanto a Scar. Esa mente cruel es lo que hiso a Scar tan poderoso-


Pero Nuka discrepaba. A su parecer le estaba dando más crédito del que merecía. Era su hermana pero creía que esa mocosa no tenía la capacidad de crear daño. Zira le había estado inculcando mucho odio y había llenado su mente de pura basura pero aun así no podría cumplir ni con una simple misión.


-Ah y Nuka…- le llamó Zira sacándolo de su cabeza.


-¿Sí?-


Pero Zira le sujetó fuertemente por el cuello sin detenerse y medir su fuerza. Esto sobresaltó y despertó un miedo inmediato en el león.


-Vuélveme a ocultar algo, a traicionarme una vez más y juro que correrás con la misma suerte que Simba y sus malditos mocosos- las garras comenzaron a clavarse en su piel causando que las primeras gotas de sangre mancharan sus garras.


Nuka no podía responder, le faltaba el aire y el dolor pulsante se hacía más fuerte. Lo único que pudo hacer su verla a los ojos.


A punto de desmayarse Zira lo soltó. Vio como él se retorcía en el suelo jadeando por aire y llevándose las patas al cuello.


Mientras tanto Zira disfrutaba la escena y lamía sus garras con la sangre de su primogénito. Cuando terminó se levantó y se dirigió al reino.


-Espero te haya quedado claro- fue lo último que dijo dejando a su hijo en el suelo y con un profundo dolor… no el físico si no más dentro, ese que sé que queda durante años.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Al siguiente día todo fue extraño, como era de esperarse. Miradas de todos los leones viviendo ahí se clavaban en ellos. Mientras unos los veían curiosos, en otros se notaba su despreció.


Kiara sorprendida pudo identificar a varias leonas de su manda y al parecer también ellas los reconocieron. Con ellas fue sobre todo incomodo después de recibir miradas de pocos amigos.


Kopa le explicó a su hermana el como Zira había terminado en el poder, o al menos le dijo lo que sabía por parte de Nuka. Eso explicaba a Kiara por qué habían otro leones a los cuales nunca había visto y por ende eran a los que menos les importaba su estadía ahí.


La primera noche los tres habían dormido fuera de la cueva lo cual comprendieron inmediatamente pues sabían que Simba hacia los mismo con los extranjeros. Por suerte esa noche no fue fría.


A la mañana siguiente parecía tranquilizarse el ambiente ahí. Para su suerte no habían visto a Zira y los leones de un momento a otro dejaron de prestarles atención.


Zuri había despertado antes que Kiara y la razón fue porque algo parecía preocuparle. Con movimientos brucos la leona de ojos azules despertó a la futura reina.


-Kiara despierta- le llamó urgentemente Zuri.


-¿Qué ocurre?- preguntó Kiara como no queriendo la cosa y acomodándose mejor en el suelo.


-Es tu hermano-


Eso alertó a Kiara quien se despertó de subió incluso espantando a la misma Zuri.


-¿Qué le paso? ¿Está bien?- pedía saber la leona volteando a todos lados buscándolo al darse cuenta de que no estaba donde había pasado la noche.


-Ese es el problema. Desperté y ya no estaba-


Era extraño y podía ser que el sueño le hubiera estado jugando una broma pero la voz de Zuri sonaba preocupada pero no lo creía…


¿Zuri preocupada por el bienestar de Kopa? No, seguramente estaba equivocada y le atribuía sus desvaríos al sueño.


Dejo sus pensamientos a un lado para enfocarse en lo que importaba. En ese lugar era cuestión de tiempo para que lago pasara y su hermano podía estar en grave peligro.


-¡Vamos, debemos encontrarlo rápido!- exclamó Kiara y Zuri no dudo en seguirla.


Estuvieron corriendo por unos minutos por todo el reino buscándolo. Incluso se llevaron unas miradas poco amables de leones aun durmiendo por la zona.


Al pasar una colina por fin pudieron encontrarlo… y no estaba solo.


Él junto con Vitani estaban acompañados de una decena de cachorros mucho menores que ellos, ni siquiera tenían rastro de melena, los machos, y aún tenían esas características manchas en el pelaje.


Kiara soltó un suspiro de alivio.


-Ahí está nuestra respuesta – dijo Kiara tranquila y con una sonrisa pero Zuri se reservó sus comentarios para dedicarse a ver – Es mejor ver que están haciendo-


-¿Qué? Espera, Kiara. No me gustan los cachorros- Zuri trato de frenar a su amiga pero fue en vano. Ella ya se hallaba a medio camino y Zuri no tuvo de otra que seguirla.


Kopa y Vitani les hablaba a los cachorros quienes los veían con gran entusiasmo.


-Entonces una centena de hienas aparecieron rodeándonos. Hienas por todos lados, riendo y comportándose como las tontas que son- comentaba Kopa sus "anécdotas" mientras los cachorros lo seguían con la mirada. Kopa daba un saltó a la izquierda y poniéndose en posición de ataque recreando cada palabras e inmediatamente todos giraban la cabeza a donde se moviera y de vez en cuando soltando exclamaciones de sombro. Incluso Vitani escuchaba atenta como cualquiera de los cachorros ahí.


-¿Y luego que paso?- preguntó un leoncito hasta enfrente.


-Lo que debía pasar. Comenzamos a pelear todos. Mis hermanos a mis costados defendiéndonos como podíamos. Patas, golpes, mordidas iban y venían pero al final mis hermanos pudieron ahuyentar a las hienas- continuaba Kopa exagerando cada movimiento.


-Así que una centena de hienas, ¿he?- dijo Kiara burlándose de las palabras de su hermano menor y robándose la atención de todos.


-Bueno quizá exagere… ¡pero si eran demasiadas!- las mejillas de Kopa se pusieron de un color rojizo que el pelaje no alcanzó a cubrir.


-No le crean nada a este tonto león, niños. Es un presumido- Zuri se hiso parte de las burlas.


Kiara y Vitani rieron por aquellas palabras.


-¿Por qué no descanzan un poco? Vayan a explorar- ofreció Vitani a sus alumnos.


-Yo tengo una mejor idea. Niños, ¿ven a esa leona que se burló de mí? –Dijo Kopa señalando a Zuri – Pues ella se sabe más historias, ¿Por qué no van a que les cuente unas cuantas?-


-¡¿Qué?!- exclamó Zuri retrocediendo un poco y los ojos como platos –Kopa, no te atrevas-


-Vayan- animó Kopa y acto seguido el mar de infantes se lanzó contra la pobre leona a la cual le llegaron por todas partes mandándola al suelo mientras la salvaje horda pedía a gritos más historias.


Kopa no pudo evitar las carcajadas acerándose a la víctima.


Kiara y Vitani también rieron.


-Es curioso ver que te pongan a cargo de estos cachorros- dijo Kiara viendo la escena; Zuri luchando por su vida y Kopa… bueno, no aportando mucho solo disfrutando la agonía de la leona.


-No solo soy niñera. También los entreno en muchas cosas. Al indicó fue difícil hacer que se mantuvieran quitos pero no se le podía pedir mucho a un león que apenas podía caminar- Respondió Vitani en el mismo estado de ánimo.


-Por cierto…- Kiara se volteó hacia ella para verla – Ayer fu un día agitado y no pudimos darte las gracias por lo que hiciste. Nos salvaste la vida-


-No se preocupen. Son mis amigos, incluso esa leona que se están comiendo los niños a la cual nunca había visto, no iba a dejar que les pasara nada-


-Me alegra volver a verte, Vitani- una sonrisa se dibujó en sus labios.


-Lo mismo digo. Los extrañaba-


Zuri logró levantarse pero hiso un gran esfuerzo por no volver al suelo cuando dos cachorros le saltaron a la espalda.


-No sabía que no te gustaban los cachorros- dijo Kopa cuando pudo controlar las risas, ya le dolía el estómago.


-Son bolas de pelos… bolas de pelo molestas y ruidosas- la cara de Zuri era de pocos amigos y su entrecejo no podía arrugarse más, incluso parecía un puchero lo que hacia la leona.


-¿De qué hablas? Se ven tan adorables juntos- la voz de Kopa rosaba la burla.


-Kopa, juro que cuando salga de aquí voy a darte tu merecido-


El mencionado tragó saliva para luego mostrar los dientes en una nerviosa sonrisa y retroceder lentamente.


-Vitani… ¿Por qué no seguimos con el entrenamiento?- sugirió el entre dientes.


-Muy bien niños, ya déjenla y sigamos- les habló la leona.


Todos los susodichos soltaron quejas pero al final obedecieron.


Tan pronto liberaron a Zuri esta miró directamente a Kopa con el mismo semblante y a paso rápido se dirigió hacia él comenzando así una persecución en cuanto el macho echo a correr para escapar de la leona.


-¡Zuri, fue una broma!- se escuchaba a lo lejos.


-Sabes qué puedo hacer esto todo el día, Kopa- le contestó la victima convertida en victimaria.


Los cachorros solo se reían y venían la escena asombrados de la velocidad de ambos.


-¿De dónde sacaron a esta leona?- preguntó Vitani divertida.


-Es una larga historia- se limitó a contestar Kiara. A diferencia del resto ella estaba en otro estado. Una vez más esta tipo de interacción entre ambos sacaba dudas de lo que había pasado al estar todos separados. Ellos nunca jugaban de ese modo. Y sí, Kiara al ver la persecución fue la única que notó que en realidad se trataba de un juego, no de amenazas o de causarle daño de verdad a Kopa, un simple y quizá no tan inocente juego.


Obtendría respuestas.


Risas, el canto de grillos y de algunas aves a lo lejos se mezclaban en esa hermosa noche bajo un manto estrellado.


Después del entrenamiento, Kopa y Vitani había pasado todo el día juntos recordando sus aventuras o mejor dicho travesuras y recuperando el tiempo perdido para meterse en nuevas.


Tanto era su goce que se olvidaron de los peligros y el ambiente de tensión que se vivía.


Ahora, al final de un día activo, decidieron contemplar las estrellas como Simba se lo había enseñado y que siendo cachorros habían copiado.


-Oh, ¿recuerdas esa?- le preguntó Kopa a Vitani tendidos en el césped señalando el firmamento.


-Sí, ¿Cuál era su nombre?-


-Mmmm – trataba de recordar Kopa rascándose la cabeza - ¿Boca de Chacal?-


Vitani rió.


-Ese fue el nombre que le dimos a un manantial que encontramos una vez en el reino- corrigió la leona.


-Es verdad – dijo Kopa imitando las risas – Oh vaya, sí que no éramos muy creativos poniéndoles nombres a la cosas-


-Cierto pero…- Vitani hiso una pausa volteando su rostro para verlo. Él hiso lo mismo- El nombre que nunca olvidare es el que le pusimos a nuestra propia constelación de estrellas –


Kopa la miro curiosa.


-¿No lo recuerdas verdad?- una ceja arqueada se formó en su rostro – ¿"El Ñu" no te dice nada?-


-¡Oh, claro! Fue el día que te salve de uno- recordó el macho después de tiempo.


-Casi muero aplastada en una de nuestras venturas pero tú lo viste venir y te lanzaste justo para esquivar el golpe mortal-


-Sí… curiosamente esa noche al ver las estrellas, y después de recibir mis regaños, le encontramos forma de Ñu a una constelación de estrellas- Kopa lo pensó por un momento tratando de descubrir cómo funcionaba el mundo - ¿Acosa habrá sido una clase de premonición o coincidencia?-


-Creo que fue más que eso…-


A Kopa no le había quedado clara la afirmación de su amiga pero ambos decidieron pasarlo y seguir admirando el espectáculo nocturno.


No muy lejos de ahí se encontraba sentada una leona observando la escena.


La simple imagen de Kopa y Vitani le revolvió el estómago pero trató de relajarse. Tomó aire y lo soltó lentamente.


Sus ojos brillaban en la noche y sus patas parecían clavadas al suelo.


-Ahí estás- escuchó la voz de Kiara detrás de ella acercándose.


La recién llegada se sentó a su lado y pudo ver lo que su amiga veía con tanta atención.


-Sabía que esto iba a pasar- soltó Kiara de la nada.


-¿A qué te refieres?- preguntó Zuri pues en verdad le interesaba saber el significado de esas palabras.


-Ya sabes, a ellos dos; Kopa y Vitani. Sinceramente cuando uno es menor no se da cuenta de muchas cosas pero ahora lo veo y es claro- (Kiara)


-Yo no veo nada- la voz de Zuri era seca.


Kiara notó cierto rastro de dolor en su voz y al mismo tiempo esto le dilía a ella. Era su amiga de quien se trataba y se interesaba por lo que estuviera pasando.


-Zuri, ¿algo te molesta?-


-No. Todo está bien- la leona de pelaje oscuro dio vuelta con la intención de irse.


-Desde que nos volvimos a ver has actuado extraña. ¿Acaso tiene que ver con Kopa todo esto?- Kiara trató de detenerle pero fue en vano.


-No quiero hablar ahora, Kiara. Solo… quiero descansar- respondió en un susurró.


Kiara no comprendía nada, vio a su amiga alejarse con paso lento y luego regresó la mirada al duo tumbado en el césped.


Si no tendría respuestas de Zuri las tendría de Kopa.


Algo andaba mal y la preocupación por otra separación del equipo le preocupaba. Separación ya no física si no de la confianza.




CONTINUARA...
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Aisha el Vie Jul 29, 2016 4:29 pm

Buen capítulo amigo!, en verdad disfruto mucho leer cada capítulo y siempre terminas dejándome intrigada, espero ansiosa a que puedas traernos la continuación, ¿Zuri celosa?, ya me lo esperaba por parte de ella jajaja.

¡Saludos!

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5408
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Sáb Jul 30, 2016 8:42 am

buen capitulo amigo bako vaya zuri celosa de vitani jeej el amor es lindo espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo bako nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9122
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Lun Ago 01, 2016 5:13 pm

Gracias a los lectores fieles, por ustedes no abandono la historia Smile


IMPUROS

Tras días caminando el grupo de leones se detuvo para descansar en una jungla espesa. Inclusive el rey de Prindelands no pudo evitar comparar dicho lugar con Hakuna Matata. Realmente era un lugar hermoso digno de admirar.

Simba se apartó de la manada un momento mientras ellos descansaban.

La preocupación por sus hijos durante días que parecían años le había traído un dolor agudo de cabeza y un cansancio enorme. Apenas podía dormir y sus parpados pesaban. Por su mente pasaba la misma pregunta una y otra vez: ¿Qué les motivó a irse del reino? Sin una respuesta clara solo podía castigarse y echarse la culpa. No había actuado como un padre, había fallado. ¿Qué importaba ahora el cargo de rey si su familia peligraba y se dividía?

Claramente recordaba las discusiones con Kiara que si bien no eran tan graves la culpa lo mataba por dentro.

Simba observaba el paisaje desde un desfiladero. Al igual que en Hakuna Matata se podía observar gran parte de la jungla.

Unos pasos se hicieron evidentes detrás del león pero él no se molestó en voltear, podía reconocer a alguien con tan solo escuchar su andar. Podían llamarlo un don pero en ese momento no importaba.

Una leona madura se acercó hasta él y sin pedir permiso o decir nada se sentó al lado izquierdo del rey… ninguno se miraba. Veían el horizonte nocturno.

-¿Todo bien, majestad?- preguntó la leona con una pisca muy disfrazada de broma al final que Simba detectó sin problema y que no le había hecho gracia.

-Uyama, no es el momento- respondió cansino el león.

-Solo trató de levantarte un poco el ánimo. Si nuestro líder no se empeña en la búsqueda nadie lo hará, eres un ejemplo a seguir y lo sabes-

-¿Cómo puedo dar mi mejor cara a esto? Mis hijos están perdidos y cada día, cada minuto que pasa pueden estar en peligro y todo esto es mi culpa, si fuera más atento con ellos…-

-Basta, Simba – Le detuvo Uyama poniendo su pata sobre la del rey a modo de consuelo – Nadie sabe porque huyeron pero fuera lo que fuera lo que los motivó a hacerlo sé que tú no eres el culpable-

Simba volteó a ver a la leona encontrándose con los ojos azules de ella.

-¿Cómo estas tan segura?-

-Porque mis hijas fueron con ellos y no creo que ellas te vean como un mal rey. Yo también estoy preocupadas por ellas pero no puedo permitir que mi estado anímico flaquee. Tenemos que ser fuertes y optimistas. Los encontraremos- animó Uyama regalándole una sonrisa a su amigo él cual no dudo en devolver el acto y dándole la razón.

De los labios de Simba salió un “gracias” el cual llegó hasta los oídos de una felina escondida detrás de un árbol.

La Chetah había estado pendiente de aquella conversación con la esperanza de sacar alguna ventaja pero fue inútil, aunque no todo era una perdida para ella. Las palabras que intercambiaron le ayudaron en su situación como ahora líder de la guardia de león. Ser optimista y no dejar que los ánimos caigan era lo que debía transmitirles a sus amigos que ahora esperaban cosas de ella.  Observó a los adultos una última vez y regresó por donde había venido.

Besthe y Bunga vieron como regresaba su amiga un poco distraída y pensativa.

-¿Y bien? ¿Te enteraste de algo?- preguntó Besthe.

-La única ventaja que tenemos ahora es que sabemos el porque Kion y los demás se fueron. Fuera de ahí… nada- contestó Fuli pasando de darlo.

-He, espera ¿A dónde vas?- trató de detenerle Bunga pero no consiguió nada.

-Solo… necesito un poco de agua-

Las palabras de Fuli no convencían a sus amigos pero decidieron no molestarla. Se vía un poco cansada y la felina no se caracterizaba por tener el mejor carácter.

Unos metros lejos de ahí Fuli encontró un pequeño lago entre la espesa oscuridad. Sin pensarlo se acercó y agachándose se dispuso a saciar su sed pero un ligero sabor en el agua acompañado de un olor familiar en el aire llamó su atención.

El sabor en el agua apenas era perceptible pero mezclado con el olor presente era claro de lo que se trataba.

Con un suave sabor metálico en la lengua se dispuso a encontrar el origen de todo aquello y no le llevó mucho tiempo encontrarlo pues a la orilla de ese casi inexistente lago un rastro de sangre se hacía presente. 

Las preguntas aumentaron al levantar la mirada y descubrir que por todo el lugar había más de ese líquido rojo. Sin mucho esfuerzo pudo descifrar que en realidad dicho líquido pertenecía a dos animales. Todo daba pie a que se trataba de un campo de batalla y ahí se había librado una masacre.

Ella misma sabía lo que era quitar la vida a alguien más pero la escena era tétrica. Sus latidos se aceleraron, sus ojo se abrieron como platos y un escalofrió recorrió su espalda. Su único deseo era que Kion y los demás no tuvieran nada que ver con ello.

------------------------------------------------------------------------------------

Los días siguieron su curso.

La hostilidad y peligro no se borraba del aire pero el pequeño tiempo ahí le sirvió a Kiara para darse cuenta de lo que en realidad pasaba en el reino de Zira. Era extraño pero tan solo pensar en las palabras de “El reino de Zira” no le agradaba del todo, palabras inofensivas por si solas pero juntas no daban buena espina.

Leonas y cachorros se paseaban por el lugar y muchos de ellos parecían no querer estar ahí pero en sus ojos no había rastro de maldad. Todo esto solo abría las puertas a su plan original.

Si todo salía bien podría llegar a conseguirlo inclusive sin aquel león misterioso pero antes… había otro tema que tenía inconforme a la joven leona.

El sol salía de nuevo por el horizonte trayendo un cielo anaranjado.

El inocente Kopa trepó una roca para ver tal espectáculo y una vez arriba tomó una gran bocanada de aire formando una sonrisa. Parecía distante  a lo que pasaba o como si se le hubiera olvidado el porque estaban ahí.

Con un gran salto desde aquella base cayó al suelo y se disponía a salir corriendo cuando una leona de ojos rojizos salió de la nada limpiándole el paso.

-Kiara ¿Qué haces?- preguntó un poco divertido de la actitud de su hermana. Pensaba que de un juego se trataba.

Pero el semblante de ella era serio. Su entrecejo se arrugaba y sus ojos pedían respuestas. Era la mirada calcada de su madre cuando lo regañaba.

-No iras a ningún lado- reprochó Kiara.

-¿Pero porque? Sabes, estas actuando como mamá-

-Ahora mismo me dirás que sucedió entre tú y Zuri mientras no estuvimos-

Tan solo al escuchar esas palabras el estado de ánimo de Kopa cambio drásticamente. Adoptó una postura insegura y comenzó a ponerse nervioso pues desviaba la mirada de su hermana.


-¿A qué te refieres? No sucedió nada-

-¿A si? Pues algo le hiciste. Sé que nunca se llevaron bien pero ahora parece odiarte más que antes-

Sus nervios cayeron drásticamente cambiándolos por duda e interrogantes. 

-¿Qué? ¡Eso no es verdad! Al contrario, no quería decirlo pero esos días nos ayudaron a arreglar nuestras diferencias. Entendimos al otro y ahora nos llevamos excelente. Me atrevería a decir que somos amigos- con esto último Kopa fingió burla pero al parecer no logro transmitirla.

-¿Enserio?- el sarcasmo se apoderó de su voz- Pues ella no quiere verte y aunque no quieran decirme la verdad es mejor que te disculpes con ella –Kiara se acercó a él relajando sus gestos –Debemos ser un equipo y necesitamos que todos confíen en todos-

-Pero ella ya confiaba en mi…- respondió Kopa cabizbajo para luego soltar un suspiro – Está bien. Hablaré con ella-

-Bien y hazlo pronto, hermano-

Kiara se quedó en su lugar mientras observaba a Kopa caminando en busca de Zuri y una clase de melancolía invadió repentinamente su cuerpo. Por un momento se sinceró consigo misma y no pudo evitar mirar diferente a su hermano, tanto física como mentalmente. No habían pasado mucho tiempo separados pero en cuanto se reencontró con él y con Kion sus hermanos lucían… diferentes. Podría sonar tonto y quizás era porque nuca se había parado a verlos detenidamente pues convivían con ella diario pero el estar sin verse durante un tiempo le había ayudado a darse cuenta que sus hermanos estaban creciendo. La melena de Kion había lucido más abultada pero en ese momento no hiso comentario alguno. Kopa no se quedaba atrás, su melena casi cubría su frente y su actitud también cambio… podría seguir siendo el mismo cachorro inmaduro pero notaba un ligero cambio en su carácter, sobre todo ahora respecto a Zuri. Todos, y obviamente ella, crecían… dejaban de ser unos cachorros los cuales sus únicas preocupaciones era jugar todo el día.


------------------------------------------------------------------------------------

Kopa buscaba a Zuri por todos lados hasta dar con ella.

Se encontraba tumbada sobre un tronco en el suelo, apoyaba su cabeza sobre las patas delanteras y prestaba su atención a un grupo de cachorros que de vez en cuando pasaban sobre ella jugando. A la mayoría ni caso les hacía y sus ojos entreabiertos carentes de ánimo se hacían presentes.

Kopa no pudo evitar formar una pequeña sonrisa al ver la escena para después seguir andando hasta ella.

-Creí que no te gustaban los cachorros- dijo amablemente el león  parándose frente a ella.


-Y eso no ha cambiado pero ellos me encontraron. Llegó un punto en el que me rendí y simplemente  lo ignoré. Ya me ha funcionado con otras cosas – respondió Zuri mirándolo pero sin moverse-

-Oye… ¿podemos hablar?-

-Ah, ahora quieres hablar- Zuri se levantó sin muchas ganas y comenzó a andar sobre el gran tronco caído. 

-Eso espero – Kopa subió al tronco de un saltó y siguió el camino de Zuri – El asunto es que Kiara cree que aún hay problemas entre nosotros…-

-Y supongo que ella fue quien te mandó – 

El árbol comenzó a dividirse en ramas en las cuales Zuri seguía su camino hacia la nada, parecía simplemente querer alejarse de él.

-En realidad así fue pero está equivocada, es decir, aún cree que me odias – una risa emanó de la boca de Kopa pero ésta se fue apagando en cuanto Zuri giró la cabeza para verlo y su rostro seguía antipático – Se equivoca, ¿no es así?-

-¿Kopa, no tienes nada que hacer?- Zuri siguió subiendo más y más por las ramas que comenzaban a crujir pues el árbol muerto poco a poco se hacía más delgado. 

Fue ahí cuando Kopa notó que se trataba de algo serio.

-Sí, contigo-

Las palabras del león frenaron a Zuri por un momento pero no fue suficiente como para regresar la mirada, prefirió continuar sobre esa superficie vulnerable.


-No hay nada que hablar, Kopa. No tuviste nada que hablar en cuanto tocamos estas tierras, siempre distante y ahora quieres venir a “hablar” solo porque tu hermana te obligó-

-Zuri, eso no es verdad. Solo que he estado un poco ocupado. Vitani me ha enseñado el reino y cuando te reencuentras con alguien después de mucho tiempo de no verse hay tanto que platicar- Kopa estuvo a punto de perder el equilibrio pero logró sujetarse clavando las garras. Ahora se hallaban a varios metros de altura sobre aquel tronco en el suelo. Le asombró la facilidad con la que la felina caminaba, era como si estuviera en el suelo.

Zuri rodó los ojos regresando hacia él encarándolo.

-¿Sabes? Me costó trabajó recordar donde había escuchado ese nombre. Fui tan crédula, es el nombre de la leona de tu trágica infancia-

-¿A dónde vas con esto?- exigió saber Kopa a quien no le gustaba el tono de voz de ella.

-Dime la verdad, Kopa – Zuri miró a los ojos al león tan profundamente que él pudo darse cuenta del porque Tojo le apodó “Ojos Tristes”. En ese instante es lo que le transmitía - ¿Ella es la razón porque que viniste hasta aquí?-

Su pregunta golpeó directo su corazón, no quería responder pero sus ojos exigían respuesta.

Kopa agachó la mirada causando que su melena en desarrollo callera sobre sus ojos.

-¿Y bien?- la voz de Zuri imploraba con un rugido ahogado en su garganta.

-Después de todo sí tenías razón; yo no tengo un destino como mis hermanos. Creí que al llegar aquí lo encontraría, fui tan iluso que hasta le puse nombre a mi destino…-

-“Vitani”- susurró Zuri con pesar.

Kopa alzó la vista hacia ella.

-Así es…- en su voz no había duda –He sido tan egoísta con mis hermanos y todo para mi propio beneficio. Deje a un lado lo que importaba solo para llegar a mi “destino”-

-Lo conseguiste, felicidades pequeño embustero-

-¡Espera! –

Zuri dio media vuelta con la intención de seguir andando pero la rama a sus patas terminó con el camino arrinconándola, o eso pensaba Kopa.

-Quería encontrar a Vitani, es verdad… pero  nunca creí que pasaría algo entre tú y yo-

-¿Y qué es lo que pasó entre ambos?- Zuri lo miraba de reojo.

Kopa no sabía la respuesta y con ello entendió a lo que se refería.

-¿Unas simples caricias y abrazos inseguros significan algo?- (Zuri)

Kopa lo repasó por su cabeza. Sí, podía ser que ninguno fuera experto en la materia y que fuera algo nuevo para ellos pero ¿realmente había cariño en esos simples actos o existía eso a lo que los adultos llaman “amor”? El ser una experiencia nueva los había traicionado, ambos estaban fascinado por la nueva sensación pero no pasaba del asombró.

Era ahora o nunca cuando Kopa debía preguntarse a sí mismo que sentía por la leona que ahora tenía enfrente y en sus ojos navegaba la decepción. Seguir mintiendo y herirla más. Era curioso, siempre había deseado mal para la leona pero después de conocerla bien y como era por dentro ahora era lo que menos quería para ella. No se merecía recibir palabras huecas y carentes de significado. No importa lo que pasase… nunca iba a recibir lo dado. No, ya no quería más daño para ella.


-No- fue su única respuesta y volvió al silencio.

-Necesitaba saberlo- respondió la leona y Kopa no pudo encontrar emoción alguna en su voz, parecía monótona.

No había más que hablar. Zuri tomó impulso con sus patas traseras y saltó a una rama que estaba al lado de la que se sostenían, de esa saltó a otra más y así hasta llegar al suelo con gran habilidad.

Kopa vio cómo se alejaba, no una leona, no alguien que pudo ser más si no una amiga.


------------------------------------------------------------------------------------

Caía la tarde, los últimos rayos de sol pronto se extinguirían.


Vitani desde una distancia prudente vigilaba a los cachorros. Hace unas horas que habían terminado su entrenamiento y ahora se divertían.

Al lado de la leona había un macho con el ánimo por los suelos que apenas prestaba atención a lo que sucedía a su alrededor.

-Kopa… ¡Kopa! – Le grito Vitani recuperando su atención – Suficiente, cuéntame lo que te sucede. Tan solo ayer tenías el mejor carácter del mundo y hoy estas que apenas te sostienes-

-No creo que sea lo mejor. Ya he metido la pata muchas veces hoy-

-Oh, vamos. Creí que entre mejores amigos no había secretos- trataba de convencerlo pero su carácter no cambiaba.

-Créeme, es mejor así- Kopa sentado con la mirada baja arrancaba pasto con sus garras, cosa que no pasó desapercibido por Vitani

-Está bien…- Su amigo casi nunca estaba de ese ánimo y cuando lo estaba entonces se trataba de algo serio pero parecía que lo mejor era hacerle caso. Quizá necesitaba un poco de tiempo para él pero verlo así le causaba dolor. Pronto le contagió su estado de ánimo causando un silencio incomodo lo que era algo nuevo para ese dúo pues siempre tenían que hablar o de que burlarse. Todo esto arrinconó a la leona - En realidad hay algo que debo decirte –

Fue ahí cuando Kopa levantó las orejas para escucharla. No fue lo que dijo si no como lo dijo lo que llamó su atención. Sonaba preocupada.

-¿Qué ocurre?-

-Te he estado mintiendo sobre…-

Pero Nuka interrumpió la charla apareciendo de donde ninguno supo bien pues de un minuto a otro ya estaba.

-Vitani, han regresado- dijo el león adulto y sonaba algo serio –Dense prisa-

Nuka no espero respuesta, aunque realmente no la hubo, y regresó al reino.

-¿Regresar? ¿Quiénes? –preguntó Kopa con una ceja arqueada.

Vitani se notaba nerviosa por esas palabras. No hallaba donde postrar su mirada.

-Te lo dire estando ahí –

Así ambos tomaron el mismo camino que Nuka. Kopa se encontraba expectante pues todo esto sonaba raro.

Al llegar todos los leones de la manda se encontraban reunidos en un solo sitio.

Kiara y Zuri ya estaban en el lugar y  los recién llegados se agruparon con ellos. Por supuesto que Zuri evitaba todo contacto visual con Kopa. La leona se concentraba en descubrir porque tanto escándalo.

-No hablaste con Zuri ¿verdad?- Kiara le susurró al oído a Kopa.

-Si que lo hice- respondio del mismo modo.

-¿Y bien?-

-Creo que hubiera sido mejor no hacerte caso-

En ese momento todos los leones guardaron silencio y rápidamente hicieron dos filas, una delante de la otra y por en medio seguramente pasarían los invitados o a quienes esperaban todos.

Kopa echó un vistazo hasta al último que daba a la entraba de la cueva y de esta salió Zira viéndole muy sonriente. Se notaba impaciente.

De pronto todas las miradas apuntaban a un mismo punto.

Los cuatro cachorros hicieron lo mismo y el primero en aparecer fue un león adulto de abundante melena, ya se veía de edad avanzaba pues en la melena de este una líneas blancas se asomaban pero su físico se conservaba.

Kopa no resistió más la duda.

-¿Qué es todo esto y quien es el?- le susurró Kopa a Vitani tan bajo que solo escuchara ella.

-Es parte de lo que te quería decir…- (Vitani)

Después del macho que parecía ser el líder de alguna manda, aparecieron uno por uno leones jóvenes. En total eran cinco y la sorpresa de Kopa fue ver como los respetaban el resto de la manda pues calculó que algunos de ellos tenían su edad, dos eran un poco mayores y ya tenían su melena más desarrolla. Cada uno tenía paraciencia distinta pero se caracterizaban por tener el en rostro el mismo semblante. Lucían serios y parecían no estar dispuestos a bromas.

-Ellos son leones de la manada especialmente elegidos por Zira. Hace más de un mes que fueron a un entrenamiento fuera del reino- continuó Vitani.

-¿Elegidos? ¿Para qué?- Kopa seguía con las interrogantes pero antes de contestar Vitani hiso una pausa. Parecía estar eligiendo las palabras correctas.

-Para defender a la manada- contestó finalmente pero Kopa se dio cuenta que evitaba su mirada como ocultando algo, fingía ver a los leones delante de ellos.

Kopa siguió su juego.

-Y estos leones… ¿Son de confianza?- (Kopa)

-Por supuesto…- (Vitani)

Cada uno de los recién llegados iba pasando hasta llegar frente a Kiara y Zuri. Como lo esperaban, estos les dirigieron miradas interrogatorias hacia ellas. Era obvio que se dieron cuenta de su presencia. No importaba, ninguno hasta ahora irradiaba confianza a los leones hasta que algo cambió.

Al final, el último león no mayor que ellos dirigió su mirada a ellas como los anteriores pero esta vez fue diferente. Al posar su mirada sobre los ojos de Kiara, ella no percibió odio si no un brillo, algo familiar que incluso el mismo león pareció detectar también pues los ojos verdes del él no se despegaron de ella hasta que su cuello no se lo permitió más.

Entonces Kiara lo supo.

-… Uno de ellos es mi hermano. Confiaría mi vida en él- (Vitani)

-Espera, ¿tienes otro hermano? ¿Desde cuándo?- dijo Kopa sorprendido pues no había comentado nada de él hasta ahora.

-Es una larga historia, Kopa, pero me alegro que haya regresado- (Vitani)


CONTINUARA…


Creo que no hace falta decir el nombre de este "nuevo" personaje jajaja
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por firsthuntress el Miér Ago 03, 2016 1:35 pm

Hola Bako, acabo de leer los primeros cinco capítulos de tu historia. ¡Pinta muy interesante! Me gusta la manera en que escribes y en cómo describes las emociones de los cachorros. Soy una gran admiradora de Rafiki y ver que hizo su aaprición para guiarlos en sus momentos difíciles me hizo sonreír. En cuanto pueda seguiré con los demás capítulos! 
Saludos  :rugido
avatar
firsthuntress
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 107
Fecha de inscripción : 28/05/2016

http://firsthuntress.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Vie Ago 05, 2016 3:37 am

buen capitulo amigo bako espero que sigas pronto y vaya que bien salieron mas personajes y espero que kopa y zuri hagan las paces ya que creo que estan demasiados amargados saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo bako nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9122
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por león kopa el Sáb Ago 06, 2016 11:11 pm

Hola bako me encanta esta historia estoy esperando con ancias el siguiente capitulo espero zuri admita lo que siente por kopa veo amor entre ellos estare atento al siguiente capitulo.

Saludos
avatar
león kopa
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 02/08/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Sáb Ago 13, 2016 9:54 pm

Bien manda, he regresado a la universidad y ya no tendré tanto tiempo para actualizar pero de que termino esta historia la termino.
Ya lo saben... va por los que son seguidores de la historia Smile



DE VUELTA AL PASADO

(Perspectiva de Kion)



Los días pasaron y yo no podía dejar de estar intranquilo.


¿Alguna vez han sentido la necesidad de estar en dos partes a la vez? ¿Qué en cada uno de los dos sitios hay algo por lo cual quedarse y no sabes por cual decidirte?


Bueno, así me sentí durante los dos primeros días después de nuestro reencuentro. Kiara es mi hermana mayor pero eso no implica que no me preocupe por ella en ese lugar hostil. Mi único consuelo es saber que está con Kopa. Ambos podrían cuidarse.


También me alivia el hecho de que Ste va y viene de ambos reinos y no trae noticias, quiere decir que está tranquilo por haya… pero aun así se me estruja el estómago al recordar a mis hermanos… a mi madre y mi padre. ¿Qué estarían haciendo en ese momento? ¿Estarían decepcionados? Furiosos seguramente…


Aquí el ambiente se ha calmado. Seguimos con los entrenamientos.


Ya nos han presentado al resto de los Guardianes del reino de Alba como realmente es el nombre de este sitio.


Aparte de Naru, cuatro leones más nos enseñan diferentes habilidades y tácticas; tres leonas y dos machos. Así es como se conforma esta guardia.


Guardia… al pensar en la palabra se me vienen a la cabeza solo dos cosas; el impacto e importancia que tuvo Mufasa en vida pues gracias a la batalla entre los impuros y su equipo se llevó a otras tierras la idea de crear su propia línea de defensa…. Lamentablemente a espaldas de saber que ven a la original guardia de león como unos monstros. La otra cosa para pensar es sobre mis amigos, parte de mi familia. Los últimos días ahí no me sentí como un líder digno, les falle y hasta la fecha dudo de mis capacidades. Si pierdo el rugido por culpa de Scar, si me aterra convertirme en él y si al final lo logra entonces ¿Qué sucederá? ¿Qué le sucederá a la guardia de león? Le haré honor al apodo de "monstruo".


Temo fallarles también a mis amigos…


Rafiki me lo dijo a la cara; soy inseguro de mí mismo y es verdad. Quizá fue ese sentimiento, quizá fue la necesidad de convertirme en un mejor líder y borrar todo rastro de duda lo que me trajo hasta este lugar.


¿Por qué no seguí a mis hermanos? ¿Por qué me separé de nuevo de ellos? No quería pensarlo pero todo apuntaba a una palabra: Egoísmo.


Aprieto los ojos con fuerza tratando de luchar contra mis propios ataques personales pero no se apaciguan. Soy duro conmigo mismo.


La decisión ya la había tomado y no podía echarme para atrás. No podía desaparecer así como si nada de ese reino y ahora más sabiendo lo que se había conseguido.


Debía admitir que no toda la situación era mala. Lo negativo venía de mi parte no de afuera.


Esbe nos acogió muy bien aunque fue difícil tratar de explicar la presencia de Niho. Al final le contamos la verdad omitiendo la parte de Kiara y el otro reino pues podría traer más inseguridades.


Niho tan pronto tocó el reino encajó perfectamente… y cabe añadir el cómo su mandíbula se salió de lugar cuando vio el sitio. De donde venía él todo lo que veía eran leyendas pero ahora se hacían verdad. En unas cuantas horas ya parecía otro león de Alba más y si no fuera por su color de pelaje no podrías notar la diferencia.


Rápidamente formó una buena amistad con Dilla y otros leones de ahí. Fue esta buena vibra que emanaba que era inevitable acercarnos más a los leones blancos. Pronto nos dejaran de ver con mala cara y se podía tener una plática normal con ellos.


Seguían llamándonos "forasteros" pero ahora era con otra intención, como un apodo entre amigos.


Sí, pronto Niho y Tiifu encajaron en el lugar… en los entrenamientos y con el ambiente que se respiraba, se les veía felices. Ajenos al peligro.


Tiifu, la felina de ojos verdes que siempre tenía una sonrisa en el rostro, cada vez estaba más distante. Se pasaba toda la tarde con los leones y leonas de nuestra edad aprendiendo todo lo que podía pero… al verla unos cuantos minutos al día, ya sea en la cena o cuando salía en ocasiones con ellos, siempre me regalaba una sonrisa.


Un simple gesto que parecía contener un sinfín de significados.


Todo esto me llevaba a preguntarme que significaba mis visiones sobre ella. Tenía mis sospechas pero no quería precipitarme a lo equivocado.


(Fin de perspectiva de Kion)

-¿No puedes dormir?- preguntó Esbe acercándose a un joven león que veía el horizonte en medio de la espesa noche alejado del reino.

-No he podido hacerlo desde hace semanas- respondió Kion volteando a verlo sin muchas ganas y unos parpados pesados.

-La angustia te está matando y no solo eso, también la duda y el miedo- inquirió el anciano león acompañándolo a contemplar el paisaje.

Las palabras de Esbe sorprendieron a Kion.

-¿Cómo lo sabes? ¿Es una habilidad que tienes?- inquirió Kion.

-No, tus ojeras te delatan- dijo Esbe sin inmutarse.

-Claro…- Kion le restó importancia.

-La pregunta real es ¿Por qué te sientes así? – El anciano volteo para verlo -¿A que le tienes miedo?-

Kion no quería responder, su orgullo no se lo permitía pero para él más claro no podía ser. Tanto tiempo negándolo no le había servido de nada, al contrario, lo carcomía poco a poco.

-A Scar- admitió –Temo lo que puede llegar a hacer… temo convertirme en él, a fallarle al resto de mis amigos y familia, me da miedo no ser un buen líder… -Kion hiso una pausa para él mismo, las palabras sobraban ahora –Le temo a todo-

Su susurro alcanzó a penetrar los oídos de Esbe.

El joven león parecía otro al que se veía por el día. Este estaba cansado y sus sentimientos lo devoraban.

Esbe lo observó en silencio sin siquiera recibir una mirada de vuelta. Kion no era un león malo. Tenía claro lo que quería lograr pero no sabía cómo hacerlo y no conseguiría nada si primero no tenía el control de su cuerpo y mente. Esbe tuvo dudas el primer día que llego y que confesó formar parte de la nueva guardia de león pero no más. El cachorro se exhibía, como realmente se sentía y lo hacía prácticamente frente a un desconocido.

No había visto tal desesperación y cansancio desde Mufasa.

-Eres la clara imagen de tu abuelo. Te comportas como él – Esbe se levantó de su lugar buscando llamar la atención de Kion –Ahora ven, quizá tenga la solución-

Las orejas de Kion se alzaron en el aire al escuchar que Esbe se encaminaba a un punto indefinido. Kion sin dudar lo siguió, si tenía una solución no se opondría, al menos debía intentarlo.

Minutos más tarde después de emprender viaje a través de una pequeña selva cerca del reino llegaron a un pequeño lago. Los árboles y plantas adornaban el lugar dándole un ambiente de armonía.

-¿Un lago?- preguntó Kion sin altas expectativas.

-Es más que eso, forastero. Acércate- Esbe se sentó a la orilla de este, se notaba seguro de sí.

Kion hiso caso y asomando su cabeza por encima del agua vio reflejada su imagen pero además del llamativo liquido el cual era el más cristalino y puro que había visto también llamó su atención algo más.

Su reflejo no devolvía solo la mitad de su imagen como en otros ríos y estanques, poco a poco la otra mitad oscura fue aclarándose para luego de unos segundo dar su reflejo completo, tan claro y vivido que parecía otro león. Los ojos de Kion se abrieron ante el asombro y no pudo contener una pequeña sonrisa aunque no sabía el motivo del porque se había formado en sus labios.

-¿Qué sucedió? ¿Es agua mágica?- el león no perdía rastro de su reflejo.

-Lo que ves ahí es tu contraparte. El tú sin angustias, negatividad o en tu caso… sin miedo e inseguridad- (Esbe)

-¿Cómo es posible?- (Kion)

-Este estanque representa mucho para nuestro clan pues su existencia es desde antes del primer león. Es el agua más pura y limpia que encontraras jamás – Esbe se levantó de su lugar para caminar por la orilla mientras relataba – Nuestros ancestros lo usaban para purificarse, enfrentar sus miedos y encontrarse consigo mismo. Muchos que han entrado describen la experiencia como todo un viaje-

-Es lo que necesito- soltó Kion.

-Sí posiblemente- (Esbe)

-Debo entrar ahí-(Kion)

-Mmm no, no puedes- respondió Esbe como quien comenta el clima.

-¡¿Qué?! Pero esto aclararía mi mente de ser verdad ¿Porque me trajiste aquí si no…?

-Y lo hará, no dudamos de su eficacia pero no cualquier león puede entrar. Yo nunca he entrado porque no estoy preparado. Para entrar hay que pasar por muchas cosas antes sin contar que nunca lo ha usado un león que no fuera un Alba-

-Debe ser una broma-

-No pero he notado quien eres en realidad y es por eso que te traje. Te entrenare personalmente para que estés listo. Cuando llegue el momento podrás enfrentarte con tus miedos cara a cara- Y son decir más Esbe regresó por donde vino.

Kion dio un último vistazo al agua cristalina antes de seguir al adulto. Conseguiría entrar ahí cueste lo que cueste.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

La época de lluvia comenzaba y en todo el día no había parado una suave llovizna.

Algunos leones se resguardaban dentro de la cueva y otros seguían con sus tareas de caza o de vigilancia.

A paso desganado una joven leona empapada se dirigía a un rio cercano para saciar su sed.

Semanas atrás te encontrarías con una leona a la cual le preocupaba su físico, tener su pelaje bien peinado y limpio y una uñas afiladas pero hoy no era así. En su rostro había manchas de suciedad y su pelaje estaba descuidado, sus ojos delataban monotonía y sus parpados apenas dejaban ver esas joyas azules.

Ahora no le importaba caminar bajo la lluvia.

Al llegar al rio se dispuso a tomar de él. Cuando terminó levantó un poco la cabeza para verse en su reflejo y se dio cuenta de estos detalles… no le gustó lo que vio pero ya no importaba.

¿Cómo era posible ese tipo de pensamientos y sentimientos en un cuerpo tan joven?

Bueno, ella no era como los demás leones.

Ahora la muerte de su padre le volvía a pesar como si hubiera ocurrido hace días. La imagen de Tojo también acompañaba sus recuerdos y al final un león macho de su edad: Kopa. Había dejado a su hermana para nada y tenía la necesidad de salir de ahí, no había nada por lo cual quedarse.

Zuri hubiera seguido en sus pensamientos si no fuera por el sonido de unos pasos detrás suyo.

Ella volteó y sintió helarle la sangre y un escalofrió recorrer su columna al ver a Zira caminando a su dirección. La leona mayor no expresaba emoción alguna pero esto no tranquilizaba a Zuri.

Zira no perdió rastro de ella pasando por su lado.

Zuri sentía como su corazón latía con fuerza a cada paso, todo parecía pasar en cámara lenta y los pies de la cachorra no respondían. Solo pudo soltar el aire que guardaba en sus pulmones cuando Zira pasó de largo y se inclinó en el mismo rio para beber agua.

Ahora parecía ni siquiera notarla y Zuri aprovecho para tratar de irse del lugar pero no pudo…

-¿Tienes miedo? – escuchó la voz de Zira llamándola.

La leona de ojos azules no dio un paso más pero tampoco se atrevió a voltear. Se quedó plantada en su lugar sin saber que responder pues cualquier cosa que dijera la podría tomar como amenaza.

Zira se irguió y unas gotas del líquido caían de su barbilla.

-Dime, ¿Quién puede causar más daño? ¿Una desconocida de la que solo has escuchado historias o los que te han rodeado por años?-

Zuri no comprendía la pregunta.

-El dolor es físico cuando de alguien que no conoces se trata pero ese dolor incrementa y se transforma si lo causa alguien a quien has depositado tu confianza- Zira dio vuelta acercándose nuevamente a la cachorra - ¿Tienes miedo? Deberías tenerlo…-

Zira sujetó fuertemente la mandíbula de Zuri la cual al inicio puso resistencia pero al ver que no podía escapar de su agarre desistió de sus intentos encontrándose con los ojos muertos de la leona mayor.

-Pronto tendrás que elegir porque tipo de dolor quieres pasar, todos pasaron por ello pero solo tú tienes la opción de elegir- (Zira)

-¿Por qué me dices esto a mí?- apenas fueron entendibles sus palabras pues la zarpa de Zira la sujetaba con fuerza.

-Por qué no eres una simple leona más. Tienes un potencial del cual no te has dado cuenta pero lo desperdicias al lado de los hijos de reyes-

Zira soltó a Zuri de un jalón lastimándola un poco pero la cachorra no mostró queja.

-Me han advertido de ti antes. No caeré en los trucos de una leona la cual seguía al bastardo de Scar – dijo Zuri una vez que su miedo paso transformándose en odio. Aun así apenas sus amenazas llegaron a los oídos de Zira.

La imponente leona ante todo pronóstico soltó una carcajada baja irguiendo esa sonrisa que tanto le repugnaba a Zuri.

-Es mejor que cuides tus palabras. Te sugiero que no hables de lo que no sabes o podrías morderte la lengua-

-¡Ya basta! Hablas demasiado pero al mismo tiempo no dices nada. Si tienes algo que decir hazlo ya-

-Es obvio que te han ocultado la verdad todo este tiempo…- Zira regreso por sus pasos pero antes de desaparecer de la vista de la cachorra se detuvo -¿Quieres respuestas? ¿Por qué no se las pides a tu asquerosa hermana? Pequeña Zuri-

Dicho esto, Zira desapareció con una mirada de victoria en su rostro.

Zuri volvió a quedar en shock.

¿Por qué Zira sabía su nombre si nunca se lo dijo? Ni siquiera recordaba habérselo dicho a Nuka pero más importante… ¿Cómo era posible que Zira supiera de la existencia de Tiifu?

Todo aquello no le daba un buen presentimiento.

Tojo se lo dijo en su momento: "Hay más de ti de lo que crees", "Busca la verdad" y ahora esto. Con estas afirmaciones ya se esperaba mentiras y dudas ¿pero de Tiifu? No, no podría haberle mentido. Era su hermana, la leona en la que más confiaba ¿Por qué le ocultaría algo tan importante como su pasado? Pero Zira sonaba segura y parecía hablar enserio.

Las palabras de Zira y Tojo encajaban. Debía dejar de mentirse a sí misma, todos por mucho que lo negaran buscaban su propio asunto personal y con ella no era la excepción: buscaba esa verdad desde que conoció a Tojo.

Dentro de su pecho algo se estrujaba.

Haber recorrido un largo camino, pasado por dramas infantiles solo para que al final se diera cuenta de que sus respuestas habían estado a su lado siempre: Tiifu.

Pero no más, no más juegos, no más mentiras…estaba harta.

Zira no era una leona a la que se le pudiera creer lo que dice pero el hecho de haber pronunciado su nombre y a Tiifu era más que suficiente para ella.

Encontraría a su hermana y esta vez no sería un "reencuentro feliz"

CONTINUARA…
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por león kopa el Sáb Ago 13, 2016 10:50 pm

Buen capitulo amigo bako espero que kion arregle sus problemas para ser un buen lider de la guardia del leon y que zuri resuelva sus dudas, que le dira a tiifu cuando la encuentre, esperare el siguiente capitulo.

¡¡Saludos y rugidos!!
avatar
león kopa
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 162
Fecha de inscripción : 02/08/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Aisha el Dom Ago 14, 2016 4:45 pm

Wow ¿por qué siempre tienes que dejarnos con mas intriga? xD. Estos últimos capítulos han estado excelentes, me pregunto como Zira sabe tanto de Zuri, ¿será que ambas tienen relación familiar?, bueno, eso no lo sabremos hasta del subes jeje, espero ansiosa el siguiente capítulo Very Happy

Saludos

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5408
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.