Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» A quien quiso mas taka/scar?
Hoy a las 3:04 pm por esmkovuxkiaralove

» La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)
Hoy a las 2:55 pm por Shaka

» Universo de pradera. [Rol público]
Hoy a las 2:43 pm por Shaka

» EL REY LEON UNA HISTORIA DISTINTA
Hoy a las 5:28 am por KIRAN27

» mi galeria de conita
Hoy a las 5:03 am por KIRAN27

» Historias Diferentes o Alternas (varios fan fic's)
Hoy a las 12:42 am por princesstwivinecadenza

» ¿Qué estás escuchando ahora mismo?
Ayer a las 8:26 am por Whalia

» El Rey León: la verdadera razón de la maldad de Scar
Ayer a las 3:55 am por KIRAN27

» Nuka no es hijo de Scar
Ayer a las 3:46 am por KIRAN27

» Vasco[PJ de Rol]
Mar Jul 18, 2017 6:37 pm por Peter

» felicidades hermana LillyDiaz18
Mar Jul 18, 2017 8:51 am por Whalia

» (Juego) Comparte un momento gracioso de algún dibujo o anime
Mar Jul 18, 2017 6:29 am por Ashe

» felicidades hermana Shany
Mar Jul 18, 2017 5:15 am por KIRAN27

» ¿Sabías que...(Juego)
Mar Jul 18, 2017 3:00 am por KIRAN27

» Kopa Apologize
Mar Jul 18, 2017 2:44 am por KIRAN27

» En busca de nuestro destino (Rol Publico)
Lun Jul 17, 2017 12:55 pm por Shaka

» ¿Que melena les gusta mas?
Lun Jul 17, 2017 11:14 am por Shaka

» {juego} Cinco Mentiras sobre ti
Lun Jul 17, 2017 11:13 am por Shaka

» Canciones del Rey Leon Instrumental (sin voz)
Dom Jul 16, 2017 11:00 pm por Kopa-Love

» ¿Cómo te inspiras al hacer tus Fan fics? x3
Dom Jul 16, 2017 10:56 pm por Kopa-Love

Mejores posteadores
KIRAN27 (9439)
 
Kony (7693)
 
Aisha (5417)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3270)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2524)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2044)
 

Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Página 3 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Lun Mayo 16, 2016 6:52 am

buen capitulo amiga bako vaya el gran poder de kion y espero que pueda escapar los cachorros saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo bako nwn y hakuna matata nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9439
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Lun Mayo 16, 2016 8:43 pm

Muchas gracias por sus comentarios Very Happy Por ustedes aquí estamos. El día en que deje de atraer gente está historia ya no la continuaré pero espero no sea el caso xD


Somos Uno

El lugar era extraño. No era nada de lo que Kion conocía pero por alguna razón no se alarmó. Había algo que le transmitía paz.

El joven cachorro trataba de mirar a su alrededor pero no podía ver a más de tres metros de él pues una capa de niebla le limitaba la vista.

Se sentía cansado pero al mismo tiempo tranquilo…

-Supongo que después de todo sí soy débil – se dijo a sí mismo. Ya tenía una leve idea de lo que le había pasado. Seguramente no había soportado sus heridas

-Nada de eso, Kion –

Escuchó que una voz se aproximaba a él desde atrás… una voz demasiado familiar.

Kion volteó solo para confirmar lo que ya sabía. Detrás de él se encontraba un enorme león que lo miraba con una sonrisa.

El pequeño no pudo evitar que las lágrimas salieran al verlo ahí, en frente suyo y sin pensarlo dos veces se abalanzó hacia el pecho de aquel adulto.

-Abuelo Mufasa- decía Kion mientras lo abrazaba fuertemente.

-Kion, tú no eres ningún débil – le dijo mientras le correspondía el abrazo.

El pequeño Kion alzó la vista para verlo a los ojos.

-Pero yo he…-

-Nada de eso – le interrumpió el majestuoso león – Aún no es tu tiempo de partir, pequeño-

Kion apartó la mirada de su abuelo y volvió a pegarse al cálido pecho de él. Guardó silencio unos minutos tratando de entender lo que sucedía.

-Abuelo, estoy perdido. Necesito tu ayuda- Kion había podido calmar su llanto pero aun sentía las lágrimas picar sus ojos –Hay personas que esperan cosas de mí y yo no sé cómo llegar a ser un buen líder-

-Kion, yo no te puedo ayudar. Debes encontrarlo tu camino tú mismo – le respondió Mufas sin borrar su sonrisa que transmitía serenidad, era como si nunca hubiera tenido problemas.

-¿Pero cómo?-

-Debes apoyarte de las personas que tienes a tu lado y que te quieren- Tan pronto como acabo de decir eso Mufasa fijó su mirada enfrente de él a lo cual Kion hiso lo mismo.

Ambos fijaron sus miradas hacia adelante y entre las sombras poco a poco se formaron dos siluetas que Kion no tardó en identificar.

-Kopa, Kiara – el joven león miraba atento. Ambos le regalaban una sonrisa a su hermano.

-Debes de saber que el hecho de elegir tu propio camino no quiere decir que lo debes hacer solo… – Mufasa bajo la cabeza hasta estar a la altura de su nieto –Así como en tus hermanos-

Esto último lo susurró en el oído de Kion mientras que él no aparataba la vista de Kopa y Kiara.

Inmediatamente otras dos siluetas aparecieron al lado de cada uno de sus hermanos, parecían de la misma edad y costaba identificarlos pues a diferencia de las apariciones de Kiara y Kopa, que eran claros, estos dos nuevos seres eran sombras negras pero una silueta de ellas le llamó más la atención… la sombra que estaba al lado de Kopa, una silueta femenina.

Kion no entendía muy bien a lo que se refería, todo era tan confuso.

-Recuerda, Kion… "Somos uno"- fue lo último que dijo Mufasa antes de desaparecer del lado Kion. El joven cachorro vio cómo su abuelo se desvanecía entre la niebla. No quería que se fuera de su lado pero decidió no alterarse y permanecer en su lugar tranquilo, sabía que no sería la última vez que lo vería.

A continuación regresó la mirada a los cuatro leones de enfrente de él y sucedió lo mismo. Poco a poco sus hermanos y los otros dos leones se desvanecieron sin dejar rastro.

-"Somos uno" – repitió las palabras de Mufasa tratando de encontrar el significado pero su atención su robada por una nueva silueta que se formaba a unos metros de él.

Una sombra oscura de más o menos su estatura que lo miraba fijamente. Una vez más no podía identificarla pero sabía que era una cachorra de león pero lo que sobresalía de ese ser era el brillo en sus ojos. Brillo que se hacía más y más resplandeciente hasta el punto que Kion fue segado y de un momento a otro la luz reino el lugar…

(Fin del sueño de Kion)


-Kion, Kion, despierta – le movía Tiifu de un lado a otro hasta que por fin abrió los ojos.

Él estaba desconcertado. ¿Qué había ocurrido?

Kion la miró desde el suelo.

-Parece que estabas teniendo pesadillas-

-Tiifu, ¿Dónde estamos?- preguntó sin moverse de su posición.

-No te preocupes, estamos bien- trataba de confortarle la pequeña, aunque sabía que no era del todo verdad pero aun así le regaló la mejor sonrisa que pudo.

Kion movió la cabeza para ver su alrededor y recordó todo lo que había sucedido. De pronto toda la pesadez y el dolor volvió a él de golpe. No pudo evitar soltar un grito de dolor causado por sus heridas.

-Tranquilo, Kion. Es mejor que no trates de moverte- dijo Tiifu mientras se acercaba más a él.

-¿Por qué estamos otra vez en la cueva?- le preguntó a su amiga mientras seguía en el suelo.

-No lo sé pero parece que Mistah y Dejarhi cambiaron de idea al último momento-

-Tenemos que salir de aquí- dijo Kion volviendo a tratar de ponerse de pie pero esta vez pudo lograrlo a pesar de que Tiifu se opusiera y en ocasiones lo empujara suavemente para que no se parara.

-Kion estás herido, debes descansar-

-Claro que no. Ya viste de lo que son capaces y no dejaré que les pasé lo mismo a ninguno de ustedes- respondió él dirigiéndose a hacia la roca utilizada como puerta de esa prisión asomándose por una abertura. Para su suerte no veía ni a Mistah ni a Dejarhi.

-Kion…- lo llamaba Tiifu.

-No nos detendremos por mí. Si tenemos la oportunidad de escapar hay que hacerlo. No veo a nadie afuera, debemos aprovechar. ¡Anda!-

A Tiifu le extrañó la actitud de Kion, no parecía él pero sin más opción decidió obedecer. Ella se acercó hasta Kion y espero indicaciones.

-Ayúdame a empujar esta roca- dijo Kion comenzando a aplicar fuerza.

Tiifu y Kion comenzaron empujar durante largos minutos sin éxito. La roca y apenas se movía.

-Es inútil, Kion- dijo Tiifu exhausta por el esfuerzo.

-Sigue, sé que entre dos podemos moverla- continuaba Kion aunque Tiifu había dejado de hacerlo.

-No podremos, estás débil y herido-

Finalmente Kion se detuvo comenzando a jadear del cansancio.

-Kion, descansa- insistía Tiifu preocupada por el estado de su amigo.

Kion la miro pero Tiifu solo pudo ver en sus ojos preocupación.

-Mis hermanos… y Zuri están ahí- decía Kion haciendo pausas para tomar aire.

-No los dejaremos pero ahora no podemos hacer nada. Nosotros estamos en las mismas situaciones-

Finalmente Kion no dijo nada solo se sentó y bajo la mirada al suelo.

Tiifu lo imitó desde el lado opuesto de la cueva. Ella volteó hacia la entrada donde entraba un pequeño y leve rayo de luna. A pesar de la cantidad de nubes, se podía notar que había oscurecido hace horas. Luego regresó la mirada a Kion y pudo notar que le costaba mantenerse sentado pues en varias ocasiones temblaba y parecía como si en cualquier momento fuera a caer rendido al piso.

-¿Por qué no intentas volver a dormir?- sugirió su amiga.

-Ya dormí bastante-

-Bien… ¿Por qué no hablamos un poco para distraernos?-

Kion arqueó una ceja ante la sugerencia de ella.

-Mi mamá una vez me dijo que una forma de distraerse del dolor es hablando con alguien- complementó ella soltando una risita nerviosa.

-De acuerdo, ¿de qué quieres hablar?- en realidad aquello no sonaba una mal idea. Si algo le había enseñado su padre era a disfrutar los pequeños momentos.

-No lo sé… ¿Te gusta ser parte de The Lion Guard?-

-Por supuesto, pero ser el líder es… complicado- dijo Kion tratando de usar las palabras adecuadas.

-Bueno, sinceramente no he tenido la oportunidad de verte dirigir a tus amigos pero por lo que hiciste hoy contra ese espantoso león creo que serás un magnifico líder- se atrevió a decir Tiifu sonrojándose un poco y apartando la mirada una vez que Kion escuchó eso y volteó a verla.

-¿En verdad?-

Tiifu no contestó, se limitó a asentir con la cabeza y evitando a toda costa que sus miradas se cruzaran.

Kion no supo que fue pero al verla de aquel modo tan "tímida" le provocó una sensación agradable. Definitivamente era algo nuevo para ambos.

De la nada sintió sus mejillas arder.

Se había hecho un silencio en el lugar lo cual provocó que se sintieran un poco incomodos.

Tiifu ya no decía nada. Kion se aclaró la garganta y trató de eliminar ese ambiente que se sentía.

-Y… ¿Por qué tu mamá te dijo eso sobre el dolor?- fue lo mejor que se le ocurrió en ese momento.

Tiifu borró su sonrisa nerviosa, volteó a verlo y espero unos segundos para contestar.

De inmediato Kion sabía que eso no era buena señal.

-Mamá me lo dijo cuándo mi padre murió- contestó ella tratando de dar sus mejores ánimos pero era obvio que le dolía.

-Discúlpame, yo no sabía…-

-No te preocupes, eso fue hace ya tiempo- dijo tranquilamente la cachorra – ¿Sabes? Es mejor que duerma un poco. Parece que será una noche fría.

Repentinamente el ánimo de Tiifu había cambiado. Kion sabía que había tocado un tema muy delicado para ella pero ahora que la veía acurrucarse para dormir y lo pensaba bien, no sabía nada acerca de la vida de ella o de Zuri pues ambas habían llegado de la misma manada. Seguramente Kiara sabía de su vida antes de Prindelands pero él no, ni en lo más mínimo.

Ahora se sentía como un completo tonto.

Pasaron unas horas en las que él no había dormido pues ya lo había hecho durante un largo tiempo y no tenía sueño. Se limitaba estar acostado lamiendo sus heridas y a veces levantarse para mirar hacia afuera de la cueva pero no había ni un solo rastro de sus captores o de sus hermanos y Zuri.

Como lo predijo Tiifu, cada vez empezaba a refrescar más y más. No recordaba que en el reino hiciera tal frio. Dedujo que quizá se debía a la falta de árboles y plantas.

Pasó otro largo rato hasta que posó su vista hacia su amiga y compañera y notó como ella tiritaba de frio. No supo cuánto tiempo llevaba así pero inmediatamente se preocupó.

En la manada para quitarse el frio se juntaban todos para dormir y así se transmitían calor.

Dudo unos minutos en acercarse pero sabía lo que debía hacer, además él también comenzaba a sentir frio, aún más por las heridas.

Finalmente se acercó a ella y con cuidado de no despertarla se acotó a su lado tratando de transmitirle todo el calor posible. En minutos pudo notar que ella dejo de temblar y eso lo tranquilizó. Inconscientemente en cuestión de minutos el también calló rendido ante el sueño.

CONTINUARA…
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Mar Mayo 17, 2016 12:24 am

buen capitulo amigo bako espero que sigas pronto y que bonito momento entre hechos 2 y espero que sigas pronto y escucha que mas o menos lo lean pocas personas no signifique que lo quieras dejar sigue haciendo tu historia a mi me gusta mucho saludos y rugidos y un fuerte abrazo nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9439
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Lun Mayo 23, 2016 5:30 pm

Gracias a quienes siguen la historia.


Niho

No supo cuánto tiempo volvió a dormir, ahora estaba despierto pero aun cansado, no por el sueño si no por las condiciones y su estado. Sentía que cada minuto que pasaba él iba perdiendo más y más fuerza. Incluso en un momento de desesperación, Kion se había entregado a la idea de que posiblemente moriría por culpa de sus heridas, aunque el pensamiento no le duraba mucho ya que sabía que no iba a pasar. Su abuelo se lo había dejado claro y más aun con la imagen de sus hermanos en la mente ahora no podía irse de este mundo.

Durante minutos, que parecían eternos, se limitó a perderse en sus pensamientos y en ocasiones observar a Tiifu dormir. Ella se veía tan tranquila, como si lo sucedido nunca hubiera pasado pero sabía que en cuanto despertara la angustia volvería a ella.

Ya fastidiado de hacer nada, como pudo se levantó de su lugar y cojeando se dirigió a la roca que les impedía salir de ese infierno. Sus heridas ardían cada vez más y tuvo que ahogar un grito de dolor cuando casi cae al suelo rendido para no despertar a Tiifu.

A pesar de la corta distancia, tardó unos minutos en llegar a su objetivo. Una vez ahí dirigió su vista hacia afuera a través de la pequeña abertura a ver si algo había cambiado pero todo seguía igual. Lo único que pudo notar fue que en el cielo ya no estaban las espesas nubes y solo había un cielo estrellado.

Kion arrugó el entrecejo. No quería pasar más tiempo ahí.

-Si tan solo pudiera usar el rugido para salir de aquí- se dijo así mismo en voz baja.

Las ideas de Kion cada vez eran menos claras y eso comenzaba a nublarle el juicio.

Retrocedió un poco de la roca y se plantó firme en el suelo. Tomó su posición y lo intentó. Tomó todo el aire que pudo para soltarlo en un gran rugido que si al menos no destruía la roca seguro la movería. Lamentablemente ninguna de esas cosas pasó. Antes de tan siquiera generar el rugido en su garganta caía al suelo. Ahora se sentía mareado y tan solo estar de pie era un reto y las veces que lograba mantenerse, de su garganta solo salían suspiros leves.

Pasaron más minutos pero Kion estaba decidido.

Volvía levantarse una y otra vez pero era inútil. Necesitaba comida y agua.

Ahora estaba sentado mirando a esa gran piedra como si de un rival se tratase. No le apartaba la vista y su entrecejo permanecía arrugado. No, no se rendiría tan fácil… No era ningún débil, por algo lo eligieron como líder de The Lion Guard.

Con dificultad se volvió a poner de pie y en cuanto estaba por tomar aire para intentarlo de nuevo, escuchó una voz tras suyo.

-Kion –

Éste se detuvo y giro su cabeza. Tiifu lo llamaba desde atrás de la cueva y sus ojos mostraban preocupación por él.

-Lo lamento, no quería despertarte- dijo Kion. Se había olvidado de su amiga.

-Te estás lastimando –

-Tenemos que salir, Tiifu-

-Por favor, detente- La voz de Tiifu no lo expresaba pero sus ojos le imploraban.

Kion la observó por unos minutos. Era como si sus ojos le gritaran.

-Lo lamento, Tiifu, yo…-

Pero la voz de Kion su interrumpida por un sonido afuera de la cueva que si bien no fue fuerte se pudo escuchar claramente.

-¿Escuchaste eso?- le preguntó a su amiga volteando de nuevo a la roca.

-Sí, ¿Serán esos leones?-

-Puede ser- respondiendo Kion comenzando a caminar nuevamente hacia la abertura que había para comprobar – pero también puede ser ayuda.

Tiifu caminó rápidamente a su lado para acompañarlo a ver de qué se trataba pero en cuanto los dos cachorros estaban por asomarse por ese hueco, un pequeño pájaro azul de plumaje rosado en el pecho apareció rápidamente postrándose en dicho lugar, él fácilmente podía entrar y salir gracias a su tamaño. Debido a su repentina aparición ambos jóvenes pegaron un respingo.

Mala fue la suerte de Kion que el pobre cayó de espaldas por el susto. Tiifu, quien fue la que menos se sorprendió, ayudó rápidamente a Kion a ponerse de pie.

El ave solo los veía curioso sin decir nada.

-¿Estas bien? – preguntó preocupada Tiifu.

-Sí, solo es una tonta ave- dijo Kion levantándose y sobándose la nuca – Valla decepción-

Tiifu compartía miradas entre su amigo y esa ave celeste.

-Vamos, si no vas a ser de utilidad mejor lárgate- Kion seguía reprimiendo al ave quien no contestaba ninguna de sus quejas.

-No, espera Kion. Él puede ayudarnos- dijo Tiifu animada.

-¿Cómo? Si ni siquiera dice nada-

-Puede ir por ayuda-

-¡Es verdad!- apoyó esa idea, ¿Cómo no lo había pensado antes?

Ambos cachorros caminaron unos pasos hacia el ave.

-Oye, amigo, estamos en serios problemas. ¿Podrías avisarle a alguien que estamos aquí? Es urgente- pidió Kion al nuevo individuo pero éste no dijo nada, solo los miraba inexpresivo como la mayoría de las aves que habían visto.

Ambos amigos esperaron respuesta que obviamente no llegó.

-¡¿Acaso eres idiota?! ¡Te estoy diciendo que…!-

-¡Kion!- le cortó Tiifu enojada. –Debemos ser cordiales-

-Inténtalo, a ver si te sirve, parece que ni siquiera nos entiende- dijo Kion encogiéndose de hombros.

-Disculpa a mi amigo, es que hemos estado aquí un largo tiempo y estamos cansado y él está herido. ¿Nos podrías ayudar buscando a alguien que nos saque de aquí, por favor?- intentó arreglar Tiifu incluso regalándole una sonrisa al ave celeste pero una vez más no sirvió de nada pues no hubo respuesta.

De nuevo se plantó el silencio, un silencio "absurdo".

-Te dije que era tonto- dijo Kion abrumado por "su nuevo amigo".

De pronto el pájaro abrió las alas y tan pronto como llego se fue rápidamente de ahí.

-Bien hecho, Kion, hiciste que se fuera- le reprimió Tiifu

-¡¿Yo?!- dijo sorprendido.

-Sí, tú. No debiste ofenderlo. Ahora estaremos aquí para siempre-

-Él ni siquiera nos entendía- se defendía Kion a capa y espada.

Tiifu decidió no seguir con lo que se convertiría en una discusión para echarle la culpa al otro. Simplemente tomo aire y dio un largo suspiro. Sabía que la oportunidad de ser salvados se les había ido entre las garras.

Kion entendió todo y rápidamente sus ánimos la imitaron.

Pero sin previo aviso ambos pudieron escuchar a lo lejos las voces de Tiifu y Kiara y no solo eso. Parecía que ambas halaban entre susurros con otro león a quien rápidamente identificaron como Kopa.

Al mismo tiempo Tiifu y Kion se miraron a los ojos sorprendidos.

-Los chicos están afueran- comentó Kion como quien no lo creía.

Y sin previo aviso la roca que obstruía la salida se movió lentamente hasta hacerse un espacio lo suficientemente grande para salir.

No sabían bien que sucedía afuera pero sin pensarlo dos veces decidieron salir. Kion en todo momento fue ayudado por Tiifu ya que le resultaba difícil caminar.

Grata fue su sorpresa cuando salieron al ver a todos sus amigos reunidos que los miraban felices.

-¡Kion!- gritaron Kiara y Kopa al unísono corriendo hacia él para ver cómo estaba.

Claro que al verlos, a Kion se le ilumino el rostro. A pesar de donde se encontraban sentía un enorme alivio.

-¡Tiifu!-

-¡Zuri!-

Gritaron ambas acercándose para demostrar su preocupación con un abrazo y varias caricias fraternales.

Los tres hermanos miraron como sus amigas se abrazan y fue inevitable que el trio se sintiera raro pues aunque ellos fueran hermanos nunca mostraban aprecio abrazándose y dándoles carias de consuelo. Definitivamente no tenían la misma relación como Tiifu y Zuri.

Kion dejo ese pensamiento amargo a un lado y su mirada se enfocó en alguien más que se encontraba cerca de ellos…. Un nuevo león.

Kion lo miró curioso pues no sabía quién era. Aquel felino era un joven macho, seguramente cerca de la edad de los tres a quien le sobresalía un pequeño mechón de melena arriba de la cabeza. Su pelaje era café claro y la escaza melena de igual color pero con una tonalidad más oscura. Nada raro en él pero cabía señalar que sus ojos celestes sobresalían en la densa oscuridad.

Sin interferir en el "reencuentro", los miraba con una sonrisa. Como si estuviera ausente de lo que sucedía en ese lugar.

-Kiara, Kopa, ¿Quién es él?- les preguntó en voz baja.

-"¿Qué quién es él?"- preguntó Kopa con falsa sorpresa para después guardar silencio y pensarlo mejor – Mmm en realidad no sabemos-

-Gracias Kopa- respondió Kion con sarcasmo.

-Él nos ayudó a escapar- complementó Kiara a su hermano- Aunque su nombre no lo sabemos.

-Bueno, no importa. Lo que importa ahora es irnos de aquí.- dijo Kion. Dejaría todo el "misterio" y preguntas para después, no debían perder tiempo.

-Y debemos hacerlo rápido. Unos amigos nos están dando tiempo- dijo el extraño león acercándose a ellos, al parecer había escuchado todo.

-¿Qué amigos?- preguntó Tiifu acompañada de Zuri completando el grupo.

Justo en ese momento llegaron al lugar tres aves azules. Una de ella posándose en el hombro de aquel león, quienes Tiifu y Kion reconocieron rápidamente. Era el pájaro que había llegado a su cueva.

-Creo que si nos entendió- dijo con una sonrisa Tiifu a Kion.

-Entonces me retracto de lo que dije- contestó Kion mirando al ave.

-No hay tiempo de chistes ni de presentaciones, deben irse ahora- contestó el joven extraño.

-¿Qué hay de ti?- preguntó Kiara temerosa de la respuesta.

-Bueno, ellos eran los amigos que estaban distrayendo a Dejarhi pero como ahora están aquí, supongo que…-

-¡Niho! Sabía que ya había visto de algún lado esas estúpidas aves tuyas- gritó Dejarhi desde lo alto de uno de los bordes de esa "arena de lucha".

-… tendré que pelear con él- completó su propia frase el extraño león.

Con rapidez Dejarhi bajo desde las rocas y a paso lento se acercó al grupo.

-Váyanse ahora- indicó a los 5 dándoles la espalda encarando a Dejarhi y poniéndose en posición de combate.

-No podemos dejarte así como así- dijo inseguro Kopa.

-Su compañero está herido, tienen que llevárselo. Celeste les indicará el camino a un lugar donde recibirán ayuda- y terminando de decir esto las tres aves que lo acompañaban se separaron de él y permanecieron en el aire esperando a que los 5 los siguieran. Al parecer Celeste era el ave con quien se habían encontrado anteriormente.

-De acuerdo- dijeron todos comenzando a seguir al ave, todos menos Kopa que permanecía en su lugar.

Rápidamente Dejarhi comenzó a correr y se abalanzó sobre Niho comenzando así una batalla de garras y colmillos.

Mientras esto sucedía, Kiara se dio cuenta de Kopa no los había seguido y detuvo su marcha.

-Kopa, ¿Qué haces?- le preguntó a su hermana acercándose nuevamente a él.

-No podemos dejarlo. Le debemos nuestra libertad-

-Kopa, yo tampoco quiero dejarlo pero no podemos hacer nada, además Kion necesita ayuda-

Kopa lo dudó por unos segundos pero al ver como Dejarhi y Niho se despedazaban a zarpazos no podía quedarse sin hacer nada. Llenó de aire sus pulmones, infló el pecho y dirigiéndole una mirada seria y decidida a Kiara sabía lo que debía hacer.

-Ustedes avancen y lleven a Kion a ese lugar. Yo lo ayudaré a pelear-

-No Kopa, no podemos dejar que te pase lo mismo que a Kion- insistía Kiara pues temía la vida de su hermano.

-No me sucederá nada, lo prometo- dijo finalmente Kopa regalándole una sonrisa a Kiara para tranquilizarla para después dar vuelta y comenzar a correr hacia la batalla que se estaba llevando a cabo.

-Cuídate, Kopa- dijo Kiara. No estaba de acuerdo en la decisión de él pero estaba decidido, y orgullosa reconoció el valor de su hermano.

-¿Qué está haciendo Kopa?- preguntó preocupado Kion, quien era ayudado a caminar y subir las rocas por Tiifu y Zuri, una vez que Kiara los alcanzó para continuar su camino.

-Ayudará a ese león a pelear- contestó Kiara. Al igual que todos se notaba que estaba preocupada pero en sus ojos había una chispa de orgullo.

-¡¿Qué?! ¡¿Acaso está loco?! Lo mataran- dijo Zuri incrédula quien no sabía si lo que hacía Kopa era valentía o suicidio.

-Pero él no sabe pelear- Agregó Tiifu.

-No se preocupen, sé que ambos estarán bien. Los veremos después en nuestro destino- concluyó Kiara dando una última mirada atrás viendo como su hermano corría hacia los jóvenes leones para después continuar siguiendo a las aves.

(Del lado de Kopa)

La adrenalina se apoderó de él. Kopa ahora solo corría por instinto.

Mientras tanto Dejarhi con trampas y peleando sucio había logrado reducir al Niho al suelo. El joven león lleno de oscuridad y maldad presionaba su cuello fuertemente, estaba decidido a matarlo. Niho lo miraba a los ojos mientras se quedaba sin aire y clavaba sus garras a las patas de su atacante que presionaban contra él pero era un intento en vano. Parecía que Dejarhi no sentía aquello a pesar de que su pata comenzaba a sangrar, él no aflojaba su agarre.

-Es la última vez que metes tus sucias patas en mis planes- decía que Dejarhi con odio y entre risas que daban escalofríos a cualquiera excepto a Niho que se limitaba a permanecer serio a pesar de la circunstancias. No se dejaría intimidar.

El león sometido giro sus ojos a su derecho para luego volver a los ojos de Dejarhi.

-No… cuentes… con ello- decía entre partes debido a la falta de aire. Niho plasmo una sonrisa en sus labios a lo que Dejarhi dejo confundido para luego recibir un fuerte empujón por parte de Kopa. No logro hacerlo caer al suelo pero si consiguió apartar a Dejarhi de su salvador.

Rápidamente Niho se levantó y se colocó al lado de Kopa encarando a Dejarhi. Kopa quedó en shock, no podía creerlo lo rápido que se repuso. Estaba por morir asfixiado y al segundo siguiente ya estaba listo para seguir. A pesar de su rota edad aquel era un león bastante fuerte.

-Veo que decidiste darme una pata. Tienes agallas, amigo- dijo Niho mirándolo. Aun jadeaba por aire pero no borró su sonrisa hacia Kopa -¿Estás listo?-

-Sss..si…- tartamudeo Kopa aun un poco inseguro pero no había vuelta atrás. Trató de imitar a su nuevo amigo y se puso en posición de ataque- Aunque nunca he peleado antes-

-Entonces esto será nuevo para ti- contestó Niho ahora vigilando a Dejarhi.

Kopa tragó grueso e inmediatamente Niho y Dejarhi corrieron el uno al otro comenzando de nuevo una lluvia de zarpazos.

Al comienzo Kopa no sabía qué hacer, no podía solo entrar así porque sí pues sabía que solo conseguiría llevarse un buen golpe así que decidió usar la estrategia, esperar el momento exacto aunque ambos se movían demasiado rápido, tan solo seguir sus movimientos era difícil.

De un momento a otro Dejarhi retrocedió por culpa de un zarpazo a la cara por parte de Niho y entonces decidió atacar. Kopa dio un gran salto dando directo al cuello de Dejarhi el cual aún no estaba completamente cubierto de melena. Le era difícil aferrarse ya que Dejarhi se movía demasiado pero eso ayudó a distraerlo para que Niho con toda su fuerza soltara un golpe que le dio de lleno en la mandíbula. Esta vez Dejarhi cayó al suelo aturdido. Kopa se había soltado justo momentos antes.

-Bien hecho, mmm- dijo jadeante Niho.

-Soy Kopa y gracias- respondió con una sonrisa - tu eres Niho ¿verdad?-

-Así es-

Dejarhi emitió un leve quejido y comenzó a moverse despertando de su pequeño desmayo.

-Es mejor que dejemos esto para después. Esto aún no acaba- sugirió Niho.

-Estoy listo para continuar- exclamó Kopa dejándose llevar por el momento.

-Si peleamos con él nunca terminaremos, es mejor que planeemos algo pronto-

-¿A qué te refieres?

-Ya he coincidido con Dejarhi en otras veces y créeme que aunque quizá no tiene mucha fuerza, es muy persistente y puede hacer esto durante horas-

-¡¿Qué?! ¿Ósea que no podremos con él?-

-No, vencerlo no, pero podemos contenerlo – Una vez más Niho volteó hacia Kopa – "Ponerle cadenas"-

-"¿Cadenas?"- preguntó confuso Kopa.

-Bueno así se refiere mi padre. Él conoce bien a Dejarhi y a Mistah y sabe cómo tratar con ellos, todo lo que se me lo ha enseñado él-

-Parece ser muy sabio-

-Lo es-

Dejarhi comenzaba a levantarse. Agitó la cabeza para quitarse lo mareado del golpe.

-¿Y alguna idea?- preguntó Niho pues el tiempo se les acababa.

Kopa miró a su alrededor buscando algo y no le costó mucho para que se le ocurriera un plan.

-Lo tengo- exclamó después de examinar el entorno- ¿Ves esa cueva donde estaba encerrado?-

Niho volteo hacia esa dirección y asintió con la cabeza.

-Arriba de ella hay una enorme roca. Le pagaremos con la misma moneda-

-Entiendo lo que dices pero ¿cómo lo haremos? Se ve demasiada pesada-

-A veces debemos "ver más allá de lo que ves"- dijo Kopa con orgullo.

-No entiendo-

Kopa rodó los ojos. Dejarhi ya estaba de pie y comenzó a dirigirse de nuevo hacia ellos.

-¡Malditos, eso sí me dolió!- grito Dejarhi enfadado.

-Tú ve a la roca de arriba, yo lo distraeré- ordenó Kopa comenzando a correr hacia la dirección de la cueva- Ven por mi inmundo animal-

Kopa se burlaba de Dejarhi sacando la lengua mientras corría. La ira cegaba a Dejarhi haciendo que prestara más atención a Kopa y comenzando a seguirlo.

-Enano, tú serás el primero- gruñía Dejarhi y así cayendo en la trampa de Kopa.

Niho aprovecho para subir y dirigirse hasta la cima de la cueva donde se encontraba la gran roca que señalaba Kopa en su plan. Debia esperar el momento esacto pues si salía mal Kopa moriría en las garras de Dejarhi o aplastado.

Kopa estaba por llegar a la cueva y sabía que era el momento. Primero trató de mover la piedra con toda su fuerza pero era demasiado grande. Niho comenzaba a cansarse y el tiempo se le agotaba pues Kopa estaba a unos escasos pasos de la cueva.

-¿Qué hago?, ¿Qué hago?- se decía a sí mismo. De pronto las palabras de Kopa resonaron en s cabeza- "Ver más allá de lo que ves"-

No supo si fue coincidencia pero entonces se le ocurrió una idea. No era necesario "atacar" el problema directamente. Niho se colocó enfrente de la roca y pudo ver que entre el acantilado y la gran piedra había una pequeña distancia de tierra. Entonces comenzó a golpear el suelo para así provocar que este cediera y cayera la roca y para su suerte funcionó y justo a tiempo.

Kopa había logrado que Dejarhi lo siguiera hasta la cueva. Cuando estuvo seguro de que Dejarhi se encontraba dentro, Kopa frenó abruptamente girando hacia un lado. Logró esquivar las garras de Dejarhi y para su suerte él no fue tan rápido pues al momento de que Kopa hiciera tal movimiento Dejarhi tropezó dando de bruces al fondo de la cueva.

Kopa aprovecho y corrió todo lo que pudo hacia el exterior. Pudo sentir en sus patas como el suelo comenzaba a temblar, esa era señal de que Niho había logrado su cometido.

Solo a unos segundos de que Kopa salió, una gran roca cayó frente a la cueva encerrando a Dejarhi. Una enorme nube de polvo se levantó nublando por minutos la vista.

Niho bajo de nuevo rápidamente de donde estaba esperando encontrarse con Kopa.

-Por favor, por favor que no lo haya aplastado o ¿qué le diré a sus amigos?- se decía a sí mismo temeroso de lo que se pudiera encontrar.

Tiempo después vio un pequeña silueta entra la nube de polvo y entonces pudo respirar aliviado. Kopa apareció cubierto de tierra y con el pelaje despeinado y sucio. Sin contar que se veía bastante nervioso.

-Funcionó- celebró Niho feliz sin poder contener las risas al ver a su nuevo amigo como si hubiera visto un fantasma -¿Estas bien?-

-Sí. Siento como si el corazón se me saliera del pecho pero sí… estoy bien- dijo compartiendo finalmente un risa -Creo que lo que a mí me enseñaron más las enseñanzas de tu padre hacen buena mezcla-

-Sé que se llevarán bien, cuando lo conozcas. Ahora vámonos de aquí- dijo Niho comenzando a retirarse acompañado de Kopa –A por cierto, es mejor que lo llames por su nombre. Ni siquiera me deja llamarlo "papá"-

-¿Y cuál es su nombre?-

-Tojo-

Kopa se detuvo en seco.

-¿Sucede algo?- preguntó Niho, le extrañó la reacción de Kopa.

-Estoy seguro que he escuchado ese nombre antes pero no logro recordar-

-Bueno, ya lo recordarás en el camino. Lo importante ahora es salir de aquí. No sabemos dónde esté Mistah y en cuanto regrese y descubra que encerramos a su hijo no estará nada feliz-

-De acuerdo- fue lo único que contestó. No podía sacarse de la cabeza ese nombre, sabía que lo conocía pero entre el cansancio y lo ocurrido lo último que quería hacer era quebrarse la cabeza pensando en algo… ya tendría tiempo después.

Continuara...
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por gatobizco el Lun Mayo 23, 2016 7:01 pm

Excelente continuacion de tu fan fic bako n.n de hecho estaba esperando a que publicaras el sig capitulo xD que bueno que los cachorros hayan podido escapar de esos leones, buena redaccion, espero lo continues!nwn saludos!
avatar
gatobizco
Cachorro
Cachorro

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 01/03/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Mar Mayo 24, 2016 1:39 am

buen capitulo amigo bako espero que sigas pronto vaya enserio jejej que grande espero que le ayude al pobre kopa saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9439
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Mar Mayo 24, 2016 9:25 pm

Muchas gracias gatobizco y   KIRAN27 por sus comentarios :3
Un fuerte abrazo!


Tojo

Nuevos rayos de sol comenzaban a bañar las tierras acompañando a cuatro débiles y cansados cachorros. Llevaban horas caminando pero sus guías no se detenían ni hacían gestos de cansando, parecía como si pudieran mantener el vuelo por siempre.

Kion se encontraba caminando en medio de Tiifu y Kiara ya que en más de una ocasión habían tenido que ayudarlo a mantener el paso. El joven león cada vez caminaba más lento y tropezaba cada vez más seguido. Kiara había insistido en descansar en cada cierto tiempo pero Kion se reusaba. 

Debido a los “tropiezos” de Kion, los cachorros se encontraban detrás del pequeño grupo. Las aves azules los guiaban y Zuri se encontraba en medio de ambos grupos. Ella estaba igual de exhausta que todos pero para sorpresa de sus amigos no se había quejado en todo el camino.

Obviamente esto comenzaba a preocupar a sus dos amigas.

-Zuri, ¿todo bien?- preguntó Tiifu desde atrás.

-No- se limitó a contestar ella.

Kiara y Tiifu compartieron miradas.

-¿Qué ocurre?- le siguió Kiara.

-Sí, ya puedes despreocuparte. Ahora estamos a salvo- agregó Tiifu tratando de animar a su hermana.

-Yo no me confiaría tanto si fuera ustedes- respondió Zuri sin voltear. No perdía de vista a ese trio de aves delante suyo –La última vez que seguimos a un ave las cosas se complicaron-

-Esta vez es diferente. Esta vez estoy segura- comentó Tiifu pero no obtuvo respuesta. La actitud de Zuri cambiaba cada vez más y a Tiifu no le gustaba en nada eso.

De pronto Kion volvió a caer rápidamente al suelo alertando a los otros tres leones. Incluso Zuri se detuvo y volteo.

Las tres aves que iban delante suyo hicieron lo mismo manteniéndose en el aire.

-¡Kion!- grito Kiara asustada. En esta ocasión había caído fuertemente al suelo y le costaba respirar. 

Al no obtener respuesta de su hermano, Kiara le puso la pata en la frente y notó que tenía calentura.

-Está enfermando- aviso ella a los demás.

-Debemos parar. No puede seguir así- dijo Tiifu en el mismo estado que Kiara.

Zuri comprendía la situación completamente y no se opuso.

Desde hace unos minutos habían entrado a una especia de jungla muy parecida a Hakuna Matata, lo que lo diferenciaba de aquel lugar era el tipo de vegetación. Incluso había plantas que nunca habían visto antes.

Con cuidado llevaron a Kion a una densa sobra de un árbol cercano. Ahora el pobre estaba inconsciente y en ocasiones soltaba algunas palabras incomprensibles, como si estuviera teniendo pesadillas.

Mientras lo acomodaban en la base de aquel tronco Tiifu pudo ver de reojo como los pájaros azules comenzaban a continuar su camino.

-¡Hey, esperen!- Grito Tiifu tratando de seguirlos.

-¡No se vallan por favor!- Las lágrimas picaban los ojos de Kiara. Comenzaba a desesperarse. Ahora más que nunca necesitaban toda la ayuda posible y la idea de que los abandonaran despertó un miedo escondido en ella.

Zuri no dijo nada ni interfirió en la situación. Solo veía a su hermana y a su amiga paradas a unos metros de ella tratando de llamar la atención de los tres pájaros pero fue inútil. Tampoco pensaban seguirlos y abandonar a Kion. Simplemente detuvieron sus gritos una vez que ya no los tuvieron a la vista.

Tiifu y Kiara se quedaron unos minutos en su lugar en silencio, como si ninguna entendiera lo que acababa de pasar. Fue después de un tiempo que regresaron a donde se encontraba Kion.

-Les dije que no debíamos confiar- dijo Zuri, como quien comenta el clima, a Tiifu cuando caminó por su lado.

Tiifu ni siquiera la volteo a ver. Comenzaba a creer que su hermana tenía razón.

Paso otro rato y Kiara acompañaba a Kion a su lado. El seguía durmiendo pero aun así se podía ver que le dolía. Kiara sentía impotencia al verlo. Era obvio que quería ayudar pero no había mucho por hacer. Ella había pedido a Zuri que lo vigilara mientras ella y Tiifu buscaban un poco de agua para Kion pero en esa espesa jungla fue inútil encontrarla, incluso por miedo a perderse no se alejaban mucho.

Ahora ambas regresaban de lados opuestos esperanzadas de que la otra hubiera encontrado algo.

Mientras Kiara se encaminaba hacia Tiifu volteo a ver a Kion quien estaba exactamente como lo había visto antes de partir y luego hiso lo mismo con Zuri que estaban sentada, dándole la espalda a Kion y bastante lejos de él. Al parecer ni siquiera había cumplido con la tarea que le habían asignado. Eso le molesto bastante a Kiara. Era de su hermano de quien se trataba y a Zuri parecía no importarle.

-¿Tuviste suerte?- le preguntó Tiifu una vez que la tuvo enfrente.

-No y en esta jungla no creo que encontremos algo. Antes nos perderemos-

-¿Y qué hacemos?-

-No lo sé. Yo no sé dirigir. Kion es bueno para eso, si tan solo él estuviera…- pero Kiara dejo sus palabras en el aire. Dio un suspiro y cabizbaja camino a paso lento hacia Kion.

Tiifu no contestó. La destrozaba ver a su amiga hacia pero estaba en la misma situación.

Dirigió su mirada hacia Zuri que seguía sentada a unos metros de ellos viendo quien sabe qué cosa. No lo pensó dos veces y fue hacia ella.

-Zuri, sé que estás cansada y hambrienta, como todos, pero Kiara ahora está bastante preocupada por Kion y no creo que sea lo mejor ponerte en contra de nosotros en este momento- dijo Tiifu una vez que estuvo al lado de su hermana.

-¿En su contra?- dijo Zuri indignada –Yo nunca me he puesto en su contra-

-Pues apoyo de tu parte no estamos recibiendo. ¿Tanto te cuesta mostrar apoyo?-

-Sabes que no es lo mío, Tiifu-

-Lo sé pero en estas situaciones tienes que dejar esa actitud atrás. Nuestros amigos nos necesitan-

-¿Y crees que no he estado tratando de protegerlos?-

-Solo te has quejado-

-¡No! ¡Si me opongo a todo es porque no creo que sea lo mejor para ti!- grito Zuri pero en cuanto se dio cuenta de lo que dijo aparto la mirada de su hermana y la dirigió al suelo avergonzada.

Tiifu ni dijo nada al inicio, solo miro a Zuri.

-No, Zuri, esto no se trata de mí, ni siquiera de nosotras dos. Se trata de apoyar a Kiara-

-¿Y si te sucede algo? ¿O a ambas? – Respondió Zuri con la voz quebrada -¿Qué ocurrirá con nuestra madre? No podemos dejarla sola. Ya perdió a nuestro papá-

Las palabras de Zuri tenían demasiado peso. Tenía razón en lo que decía y gracias a eso ahora comprendía porque su hermana adoptaba casi siempre esa actitud. Solo trataba de protegerla y ella nunca se había dado cuenta.

-Es por eso que no confio en lo que nos rodea- agregó Zuri levantando la mirada al cielo despejado que se asomaba entre las ramas de los arboles- No confié en ese buitre, no confié en seguir a esas aves. Ni siquiera confio en ese león que nos rescató-

Tiifu no sabía que responder, simplemente se acercó a Zuri y le regalo una caricia de consuelo en su mejilla para después quedarse pegada a su cuerpo en forma de abrazo.

-Gracias por todo, Zuri. Siempre has estado ahí para mí y nunca te lo he agradecido- Zuri solo se quedaba en su misma posición- Pero debes aprender a confiar. Sé que con ese león a nuestro lado podremos olvidar lo que sucedió.-

-¿Cómo estás tan segura?- le preguntó Zuri separándose un poco de ella para verla a los ojos ya un poco más tranquila.

-Porque ese león tiene algo que nos dice que podemos confiar en él.- dijo Tiifu con una sonrisa.

-¿Y que es ese algo?-

-No lo sé pero Kopa pudo notarlo. Tanto así que estuvo dispuesto a pelear a su lado-

-Kopa es un tonto por esa decisión-

-Tonto o no, estuvo dispuesto a protegernos. ¿Qué acaso tú no te identificas con eso?-

Esa pregunta llego de improvisto para Zuri quien abrió la boca para decir algo pero no encontraba las palabras para responder a eso.

Antes que se le ocurriera algo escucharon unos sonidos que cada vez se hacía más fuertes.

Tiifu y Zuri se miraron preocupadas y rápidamente regresaron a donde estaba Kiara.

-¿Qué ocurre?- preguntó Kiara al ver a sus amigas llegar de esa forma.

-Alguien se aproxima y parece que viene a gran velocidad- respondió Tiifu.

-No, no. No más problemas por favor- dijo Kiara.

-¿Qué hacemos?- preguntó Zuri mirando a todos lados tratando de identificar la dirección correcta del responsable de ese ruido.

Kiara trataba de pensar pero no había tiempo. Ella también comenzó a escuchar esos pasos y ahora lo tenían frente a él.

-Manténganse juntas. Haremos lo necesario para protegernos- dijo Kiara poniéndose en posición de ataque que le había enseñado Nala en los entrenamientos de casería.

Zuri y Tiifu se miraron y asintieron para después imitar a Kiara ya que ellas también participaban en esos entrenamientos hacia que ya sabía la posición correcta.

El ruido se había localizado frente a ellas. El corazón se les quería salir del pecho por los nervios pero aun así no rompieron su posición. Por instinto las tres cachorras mostraron sus pequeños colmillos dispuestas a atacar.

De pronto un enorme león salió de la enorme vegetación con un salto cayendo delante suyo.

Aquel extraño al mirarlas puso de cara de confusión. En sus ojos no había rastro de maldad o algo que les indicara que estuvieran en peligro. Por tal razón las tres pequeñas calaron los gestos de confusión en sus rostros pero ninguna bajo la guardia.

Inevitablemente se formó un silencio en el lugar. Era como si esperaran alguna reacción por parte del otro/ de las otras.

-¡¿Y bien?! ¡¿Qué esperas?!- grito Zuri cerrando los ojos. Ese grito fue más por instinto y nervios que por otras cosa.

-Zuri, no lo hagas enojar- le susurro Tiifu.

Aquel extraño león ni se inmuto ante tales exclamaciones, solo arqueo una ceja curioso.

Kiara no se movía solo lo observaba y entre más lo hacía más se le hacía conocido. Entrecerró los ojos para enfocar bien y observó cada rasgo de ese adulto. Pelaje café claro con melena de igual color pero más oscura y esos ojos celestes que no se podían pasar inadvertidos. Rápidamente se le vino a la mente la imagen de aquel joven león que los libero. Era la viva imagen de él.

Kiara dio unos pasos hacia enfrente ignorando las voces de sus amigas diciéndole que se detuviera y que era peligroso.

-Tú debes ser la ayuda que esperábamos- comentó ella tranquilamente. De pronto el miedo había desaparecido.

El león le sonrió amablemente.

-Y ustedes deben ser quienes mando mi irresponsable hijo-

-¿Cómo supo que estábamos aquí?-

-Mis amigos me lo dijeron- respondió cuando las mismas aves salieron de tras de él postrándose en las ramas del árbol más próximo.

Kiara mostró una nerviosa sonrisa.

Aquel adulto paso su mirada por las tres cachorras y la detuvo en Kion que seguía en el suelo.

-Oh, no- dijo mientras se acercaba a él- ¿Qué le ocurrió a este pequeño?-

-Fue atacado por unos sucios leones- respondió Tiifu ya cerca de él.

-¿Y eso dónde fue?- volvió a peguntar mientras tocaba la frente de Kion y ponía su oreja en su pecho para escuchar su respiración.

-En las lejanías- Contestó Kiara.

El extraño abrio los ojos como platos ante esa respuesta.

-Eso es malo. Es un milagro que esté vivo-

-¿Puede ayudarnos?-

-No se preocupen mis niñas, ahora todo está bien. Por favor, síganme- dijo el león macho tomando a Kion con su hocico pero con mucho cuidado y comenzando a correr.

Las tres cachorras se miraron y sin dudarlo partieron siguiéndolo.

A ellas se les hacía difícil seguirle el paso. No tanto porque él ya era un adulto si no porque en ese terreno era muy difícil correr, el suelo estaba húmedo y el aire era pesado. Sin contar el calor que había en esa zona.

Al cabo de unos minutos llegaron una gran cueva cubierta de plantas e incluso arboles encima de ella.

El extraño león entro en ella pero Kiara, Zuri y Tiifu se detuvieron en la entrada.

-Genial, más cuevas- dijo con sarcasmo Zuri.

-No tenemos de otra. Entremos- indico Kiara.

Una vez adentro todas las expectativas de una cueva convencional cambiaron. Adentro había pequeños huecos en el techo por donde entraban leves rayos de sol más en suelo forrado de un hermoso pasto vivo que hacía de ese lugar un sitio bello. Todo esto sumado a la refrescante brisa de aire que entraba gracias a los huecos esparcidos por el lugar. 

Era bastante agradable estar ahí pero Kiara no debía distraerse. A unos pasos de ellas vieron que aquel león colocaba a Kion suavemente sobre el suelo donde caía en su cara un leve rayo de sol.

Las pequeñas se le acercaron.

-¿Estará bien?- preguntó Kiara mirando a Kion.

-Por supuesto, solo debo conseguir unas plantas medicinales para ponérselas por todas las heridas. Le traeré un poco de agua y con suerte un pocos días le bajara la fiebre-

-Gracias- dijo Kiara de corazón. Sentía que por fin ponía dejar de estar alerta en todo momento.

-Es lo menos que puedo hacer por quienes conocieron a Mistah y a Dejarhi y salieron vivos de ello-

-¿Los conoces?- preguntó sorprendida Tiifu.

-Por supuestos. Son los únicos que viven en las Lejanías pero dejemos de hablar. Necesitan descansar bien antes de que empiecen las preguntas como… ¿qué hacían cuatro cachorros de león solos en ese lugar?-

-Puedo ayudarle a conseguir las plantas u otra cosa…- prepuso Kiara.

-No, nada de eso. Ahora las tres dormirán mientras yo voy por eso y por comida para cuando despierten-

-Está bien- dijeron Kiara y Tiifu. En verdad se sentían fatigadas pero al menos ahora podrían descansar.

-Bien, “dulces sueños”- dijo el león adulto comenzando a dirigirse a la salida nuevamente- por cierto, me llamo Tojo-

-Espera un momento, “Tojo”- interrumpió Zuri haciendo que detuviera su marcha.

-¿Ocurre algo?- preguntó Tojo curioso.

-¿Por qué deberíamos creerle? ¿Quién dice que usted y su hijo no son más que farsantes o peor aún… iguales que Mistah y Dejarhi?-

-Zuri, no de nuevo- trato de detenerle Tiifu.

-No Tiifu, si vamos a estar aquí necesitamos saber quiénes son y si en verdad les interesa ayudarnos y no hacernos daño. No pasare por lo mismo otra vez-

Tiifu ya no trato de interrumpirla. Ahora sabía que Zuri lo hacía para protegerlos y eso la hacía sentir orgullosa de su hermana.

Tojo la miro por unos segundos. La miraba como buscando algo en ella y después sonrió-

-Me alegra que seas precavida y lo entiendo. No sé bien por lo que hayan pasado pero comprendo tu preocupación- dijo Tojo acercándosele más y agachándose para quedar a la altura de Zuri- Tendrás las respuestas a todas tus dudas pero eso será después de que descanses pequeña. Lo que te puedo decir ahora es que puedes confiar en mí. Después de todo… “Confiar es tan bonito como duro”-

Y después de terminar su oración le dio un leve golpecito en el hombro a Zuri en manera de juego y le regaló una sonrisa sincera para después seguir con su cometido y salir de la cueva.

Zuri se quedó en su lugar mirando la nada repasando las palabras de Tojo.

Kiara y Tiifu se miraron confundidas y ésta última caminó hacía su hermana para ver si se encontraba bien.

-¿Zuri?- le llamó Tiifu.

Ella la volteo a ver. Zuri miraba a su hermana como si esperara algo de ella pero Tiifu no entendía como esas simples palabras había logrado cambiar el animo de su hermana tan repentinamente. Tiifu no sabía lo que sucedía pero pudo ver que en los ojos de Zuri se asomaba una lágrima.

-¿Estás bien?- preguntó dulcemente Tiifu.

-Sí… Es mejor que descansemos- dijo tranquilamente Zuri pasando por el lado de su hermana y echándose en el suelo.

¿Qué ocurrió? Hace un momento Zuri no quería quedarse ahí y ahora estaba acurrucada en el césped. Tiifu tendría respuestas pero ahora debían dormir, sentía los parpados pesado y dejaría todo los problemas y dudas para después.

Por ultimo Tiifu miro a Kiara y sin decir nada ella comprendió. Kiara le regalo una sonrisa y se acostó al lado de Kion. Tiifu caminó hasta donde estaba Zuri y se acostó junto a ella colocando su cabeza suavemente sobre su espalda a lo que Zuri no se reusó para nada y por primera vez, desde que salieron del reino, durmieron plácidamente y en paz pues todos sentían que estaban protegidos… incluso la pequeña Zuri.


Continuara...
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Miér Mayo 25, 2016 5:45 pm

buen capituo amigo bako espero que sigas pronto y vaya me alegro que ese leon ayudo a los cachorros espero que kion este bien y que kopa vuelva pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo amigo
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9439
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Aisha el Jue Mayo 26, 2016 11:41 am

Excelente Capítulo!
La trama es bastante atrapante y los personajes mantienen su misma esencia, la aparición de Tojo fue algo que no me esperaba. En fin, espero ansiosa a que nos traigas la continuación Smile

Rugidos

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5417
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Jue Mayo 26, 2016 6:29 pm

Les agradezco infinitamente a quienes siguen la historia. Son los responsables de que se mantenga viva jaja
Por cierto, antes de comenzar les comparto que en futuros caps vendrán canciones que serán importantes para la historia. Espero les agrade la idea Smile

Verdades


El lugar estaba irreconocible, había rocas esparcidas por todos lados y no había rastro de sus prisioneros.

Mistah caminaba por el lugar revisando cada una de las tres pequeñas cuevas que estaban abiertas pero nada… vacías.

Hiso un gesto de asco y sintió el odio correr por su cuerpo. Estaba listo para azotar su pata contra el suelo cuando escuchó un leve sonido que provenía de la cuarta cueva y que estaba bloqueada por los restos de tierra y escombros.

Con el semblante serio el león de oscuro pelaje caminó hasta ella y poco a poco fue quitando esos estorbos. Su sorpresa fue grande al descubrir que adentro estaba su hijo quien lo miraba con miedo.

-Padre- dijo nerviosamente Dejarhi.

-¿Dónde están los cachorros?- Mistah lo miraba con cara de pocos amigos.

-Fue el maldito de Niho, volvió a entrometerse y me tendieron una trampa… yo…-

Pero antes de que terminara su oración, Mistah sujetó a Dejarhi del cuello con una pata y lo miro directo a los ojos.

-Has vuelto a fallar. ¡¿Qué no te he enseñado nada?!-

Dejarhi comenzaba a quedarse sin aire. Pudiera que ese león ya fuera alguien maduro pero la fuerza parecía que no la perdía.

Mistah notó que su hijo comenzaba a dejar de luchar y se asfixiaba rápidamente. Rodó los ojos y lo aventó a fuera de la cueva. De inmediato Dejarhi jadeaba para llenar sus pulmones nuevamente.

-Eres débil- dijo Mistah saliendo también de la cueva.

-Esta vez no estaba solo. Uno de esos malditos se le unió- se defendía Dejarhi sujetándose el cuello.

-¿Quién, el del mechon rojizo?-

-No. Fue el otro macho-

-¿Y no pudiste con ellos dos?- Mistah soltó un risa sarcástica ante lo que escuchaba.

-Niho se vuelve más fuerte cada vez, me pregunto qué tipo de entrenamiento recibe pero… ¿Por qué tanta importancia por ese enano que casi mato?- 

-Él no es un enano común y corriente. Es más, ni siquiera es como otros leones-

-Miren eso, papi tiene un nuevo favorito- Dejarhi no puedo evitar reírse de su mismo chiste.

Mistah sin previo aviso le soltó un golpe con el dorso de su pata haciendo que Dejarhi callera al suelo pero pareciera que él ni siquiera se inmutó.

-¡Cállate! Deberías agradecer que te salve esa vez de él-

-No sé de qué hablas, si solo tuvo suerte- dijo Dejarhi una vez levantado del suelo- pero ya déjate de misterios. Dime que te preocupa de ese chiquillo-

Mistah se le acercó y lo miro a los ojos.

-Ese león tiene el Rugido de los Ancianos-

-¿Te refieres a ese que tenía Scar antes de que…?-

-Scar fue y será siempre el mejor líder que cualquier generación de The Lion Guard podrá tener- interrumpió Mistah – Él tenía una visión clara de cómo utilizar ese poder-

-Sí, sí ya me sé la historia pero…- una nueva duda saltó la mente de Dejarhi - ¿crees que los cachorros que lo acompañaban era el resto de The Lion Guard?-

-No, de eso si estoy seguro. Ellos no son The Lion Guard?-

-¿Por qué tan seguro?-

-Porque los miembros de ese grupo deben de tener ciertas habilidades y ellos no las tenían-

-Es verdad, ninguno de ellos ni siquiera sabía pelear-


-No se tramaban en las Lejanías pero es obvio que sus planes no resultaron-

-Quizá están reclutando más leones para formar The Lion Guard-

-Si lo hacen todo se perderá. Debemos encontrarlos y ¡matarlos!- dijo Mistah ahogando un rugido en su garganta.

-Sé dónde encontrarlos. Escuché que el inútil de Niho les dijo que sus amigas aves los llevarían con ayuda-

Mistah cambió su actitud y  una pequeña risa brotó de sus labios. No podía creer lo tonto que podía llegar a ser Niho.

-Tojo- dijo sin duda alguna- Bien, ahora tienen el apoyo de esos dos pero no importa. Acabaremos con ellos primero y de una vez por todas los quitaremos del camino y entonces… ¡a por lo cachorros!-

-Estas seguro de ese plan. No es por nada pero cada día tu salud flaquea- se aventuró a decir Dejarhi. Era evidente que su padre ya tenía bastante edad.

-Tonterías. Eso no me detendrá. Tú te encargaras de Niho y yo de Tojo, ¿entendiste?-

Dejarhi solo se limitó a asentir con la cabeza.

-Además, contamos con una ventaja que ellos no- dijo finalmente sonriendo y comenzando su andar seguido por su hijo.

-------------------------------------------------------------------------------

Un suave rayo de sol comenzó a acariciar su rostro haciendo que Kion abriera despacio los ojos.

Cuando estuvo despierto  le tomó unos momentos entender lo que había pasado. Fue entonces cuando recordó  lo último que había sucedido. Recordaba que Kiara, Tiifu y Zura junto a él habían entrado a una espesa jungla pero era lo último.

Se levantó tan rápido como pudo pero un agudo dolor lo limitó en sus movimientos. Echó un vistazo a su costado y tenía una especia de plasta viscosa en sus heridas. Aun le ardían pero era mucho menos molesto ahora. Ahí comprendió que seguramente se trataba de alguna hierba medicinal así que no se la quitó.

Se dio cuenta de otra vez se encontraba en una cueva aunque esta era en realidad agradable y no había roca alguna que bloqueara la entrada así que se dispuso a salir.

Una vez afuera no pudo creer lo que veía. Kiara, Kopa, Tiifu y Zuri se encontraban reunidos en círculo charlando tranquilamente. Incluso escuchó y vio risas y sonrisas aunque pensó que podía tratarse de otro de sus extraños sueños.

Lo malo de la escena fue que había un león adulto en ese círculo pero lo paso de alto ya que al ver a sus hermanos no pudo evitar salir corriendo, o eso intento, hasta ellos.

-¡Kopa, Kiara!- grito Kion emocionado.

-¡Kion!- gritaron los dos al unísono.

Cuando se tuvieron enfrente Kiara no pudo evitar estrechar a Kion en un abrazo pasando su pata por la espalda de él y atrayéndolo hacia ella.

Kopa, Tiifu y Zuri abrieron la boca asombrados.

De pronto Kiara cayó en cuenta de lo que hacía y sonrojada se separó de su hermano quien estaba igual de sorprendido que el resto de sus amigos.

Tojo solo los miraba con una sonrisa, conmovido.

-Wow, es sí es nuevo- comentó Zuri mientras Kion y Kiara se miraban con los ojos abiertos como platos.

Kopa rompió con el incómodo momento con una risa y se acercaba a Kion.

-Me alegra ver que ya estás mejor, hermano- dijo Kopa con una sonrisa.

-A mí también me alegra verte… a todos- dijo Kion pasando la mirada a todos los que estaban ahí hasta enfocarse en el león que los miraba- pero… ¿Quién es él? y ¿Qué ocurrió?, ¿Dónde estamos? y te recuerdo regresando a enfrentar a Dejarhi, ¿Cómo saliste con vida de eso? Y…-

-Tranquilo pequeño- le detuvo Tojo entre risas- Obviamente tienes preguntas pero serán contestadas en orden-

-Sí, no te desesperes- dijo Niho saliendo de entre unas plantas altas.

-Tú, tú eres él que nos salvó- dijo Kion al verlo.

-Salvar es una palabra muy fuerte. Yo diría… ayudar- respondió Niho incorporándose al grupo.

-Niho, ¿tuviste suerte en la caza?- le preguntó Tojo.

-No, lo siento Tojo pero sabes que aún no he terminado mi entrenamiento y se me dificulta-

-¿Tojo?- dijo Kion al aire, volteando a ver al mencionado- Ese nombre se me hace conocido-

-Sí de hecho yo me he quebrado la cabeza por dos días tratando de recordar- agregó curioso Kopa.

-Parece que me he hecho fama- dijo Tojo en burla- Pero ahora que lo dicen… El nombre de Kiara también me suena- dijo mirándola y luego pasando su atención a los tres hermanos.

-¿Cómo puedes conocerlos? Tienen mi edad y nunca has salido de aquí- comentó Niho.

-Mmm no, hay algo en el rostros de ellos tres que se me hacen familiares… y esos ojos- trataba de recordar Tojo- ¿Cómo se llamaban, pequeños?-

-Él es mi hermano Kopa y yo soy Kion-

-Wow, los hermanos de la “K”- dijo Niho.

- Kiara… Kopa… y Kion- repetía Tojo hasta que por fin lo tuvo- ¡¿Cómo pude ser tan despistado?! ¡Pero sí son los hijos de Simba!-

-¿Nos conoces?- preguntó Kopa –Su nombre me suena pero no lo he visto nunca-

Tojo dio unos pequeños saltos emocionado, cual niño, al por fin recordar.

-En realidad no los conozco a ustedes pero a la princesa Kiara sí. Fui invitado a tu presentación en las tierras del reino-

-¿Princesa?- dijo confundido Niho.

-De acuerdo… ¿pero quién eres?- preguntó Kiara aun un poco insegura.

-Yo soy amigo de la infancia de tu padre y tu madre- decía Tojo feliz.

-¡Es verdad! Ahora recuerdo. Cuando éramos más pequeños, papá nos contaba de sus aventuras que tuvo con sus amigos y te mencionaba a ti- Recordó Kopa.

-Tienes razón- dijo Kion quien recordaba casi al mismo tiempo que Kopa.

-Yo no recuerdo esas historias- dijo Kiara.

-No importa, pequeña. Ahora que sé quiénes son, son bienvenidos por el tiempo que gusten a mi humilde morada. Por cierto, ¿Dónde etan sus padres? Muero por ver a Simba-

-Puesss…- Kion se rascaba la nuca sin saber cómo explicar su situación- La verdad es que…-

Los cinco cachorros comprendían que podían confiar en Tojo y en Niho para saber la verdad así que por largos minutos les contaron todo, desde que habían partido de la roca real y él porque, a lo que Kiara varias veces bajó la cabeza avergonzada. Tojo cada vez cambiaba su expresión de una alegre a una seria y preocupada.

-Ya veo- comentó él cuando terminaron con el relato- Así que ustedes cinco salieron solos de su reino en busca de un león que nunca han visto-

-Sé que suena tonto pero…- trató de decir Kiara pero fue interrumpida por Tojo.

-¿Tonto? Nada de eso. Su misión de algún modo es unir a los miembros del clan con los desterrados con ayuda de un extraño león que viste en tus sueños. Es como una increíble aventura, algo que le sucedería a Simba… y yo apoyo completamente eso-

-¿En verdad?- dijo completamente sorprendida Kiara.

-Claro que sí pero les recomiendo que se queden unos días aquí a descansar bien y que Kion sane completamente- ofreció Tojo.

-Suena bien- comentó Kion aliviado de que tenían apoyo.

-Gracias- le dijo Kiara a Tojo regalándole una sincera sonrisa.

-No hay de qué pero deben de saber que los leones que enfrentaron no son cualquier enemigo y es probable que intente encontrarlos, pero no se preocupen, con nosotros estarán a salvo-

-Por cierto, ¿cuál es el problema de esos dos? ¿Por qué nos querían hacer daño?- preguntó Tiifu.

-No es completamente su culpa. Dejarhi solo es manipulado por su padre y Mistah no toda la vida fue así. Comenzó con los malos pasos después de…- se cortó así mismo Tojo.

-¿Después de qué?- preguntó Kion.

-Bueno, su padre ya debió habérselos dicho pero…-Tojo tomó aire para después soltarlo lentamente- ¿Saben quién es Scar, cierto?-

-Sí- dijeron Kopa, Kion y Kiara un poco tristes ya que si algo involucraba a Scar seguramente era algo malo.

-Bueno, Scar contaba con ciertas “habilidades” que le dieron un papel muy importante en el ciclo de la vida pero las cosas salieron mal y lamentablemente Mistah fue involucrado-

-De que manera- preguntó muy interesado Kopa.

-Scar estaba reclutando leones para un formar un grupo con habilidades similares a las de él y Mistah fue uno de esos leones- agregó Tojo.

-¿Y… como se llamaba… ese grupo?- preguntó temeroso Kion quien la historia se le hacía familiar y temía la respuesta.

Tojo lo miró serio.

-The Lion Guard-


Continuara…
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Zeny el Jue Mayo 26, 2016 7:34 pm

Mas mas quiero mas jajajaja siempre que termino de leer un cap me dan ganas de leer otro pero todavía no lo haz publicado jejeje muy buen Capitulo Bako

RUGIDOS!!!!  :simba4:
avatar
Zeny
Cachorro
Cachorro

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 02/05/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Vie Mayo 27, 2016 10:10 pm

Gracias Zeny Very Happy para ti este nuevo cap.


El Líder Scar


-¡¿Qué?!- dijeron sorprendidos Zuri, Tiifu, Kiara y Kopa mirando a Kion.

Kion, quien ya sabía lo que iba a decir Tojo, tomó aire y lo retuvo en sus pulmones durante unos segundos para después soltarlo así tomándose de valor y encarándolos.

-Papá me contó todo sobre el antiguo The Lion Guard el mismo día que me nombró a mi nuevo líder- respondió Kion un poco inseguro pues nadie excepto él y sus padres sabían lo que sucedió hace tiempo con Scar.

-Espera, ¿Se ha vuelto a conformar The Lion Guard?- preguntó Tojo curioso- ¿Y tú eres el nuevo líder?-

-Así es- dijo Kion mostrando una sonrisa nerviosa pues en esos momentos no se sentía orgulloso de su puesto.

Tojo lo miró unos segundos sorprendido a lo que Kion se sintió más incomodo de lo que ya estaba. Después Tojo apartó su mirada y volteó hacia los cuatro cachorros restantes.

-¿Y ellos son el resto de The Lion Guard?- volvió a preguntar el león maduro.

-¿Nosotros? ¡Ja! – Zuri soltó una risa sarcástica- ¿Qué te hace pensar que nosotros cuatro pertenecemos a ese grupito de presumidos?-

A Kion no le gustó nada la “broma” de Zuri pero prefirió no decir nada.

-Bueno, son cinco cachorros y… son leones- Respondió Niho defendiendo a su padre.

Kopa junto a los demás no pudieron ahogar una pequeña risa que escapó de sus labios. Al parecer el comentario de Niho les había hecho gracia.

-Si supieran- comentó Kiara en voz baja.

-¿Qué es tan gracioso?- cuestiono Tojo pues no entendía nada.

-El nuevo The Lion Guard ya está conformado y sus miembros son…- comenzó a decir Kopa.

-Son los indicados- interrumpió Kion mirando a su hermano molesto. Rápidamente Kopa comprendió que lo mejor era cerrar la boca. Entonces el carácter de Kopa volvió a ser serio. Era obvio que Kion no quería revelar la identidad de sus amigos.

De pronto se formó un aire tenso en el lugar a lo que le siguió un silencio que parecía eterno y fue Tiifu quien decidió romper con ello.

-¿Y qué ocurrió con Scar y los leones que lo seguían?- preguntó ella tratando de retomar el tema.

-Papá me dijo que Scar trato de usar a los demás leones de su equipo en contra de Mufasa pero que ellos se negaron por lo cual Scar se enfureció y uso su rugido contra ellos y así terminando con el grupo y con él mismo ya que si se usa el Rugido para el mal, éste desaparecerá-

-Mmmm- interrumpió muy sutilmente Tojo.

-¿Qué ocurre?- preguntó Kion.

-¿Eso te dijo Simba?- preguntó Tojo al cachorro.

-Si…- Kion le lanzaba una pesada mirada al adulto frente a él. Parecía que ocultaba algo- ¿Acaso hay algo más?-

-Es que… bueno, no es lo que me dijo a mí-

-¿Qué te dijo?-

-No creo que deba hablar de eso. Si tu padre te dijo eso fue por algo-

-Ya dijiste suficiente como para saber que quizá mi padre me mintió-

-No, no es eso. Realmente él no te mintió en gran parte-

-Ya no le des más vueltas, ¿Cuál es la verdad?- Kion sentía un gran hueco en el corazón. Ahora sabía que le ocultó algo y eso le dolía- Como nuevo líder de The Lion Guard exijo saber-

Tojo dio un gran suspiro. Quizá no debía decir nada pero por un momento se puso en el lugar de Kion y el también estaría enfadado si le hubieran mentido por mucho tiempo.

-Está bien, pero si pregunta su padre yo no sé nada- Kion y los demás solo asintieron con la cabeza- No sé si lo que me dijo a mi Simba era la verdad pero puedes quedarte con lo la versión que quieras. Bueno, como dije, tu historia en parte es cierta pero todo cambia en el momento de que Scar se revela contra el futuro rey Mufasa. Es verdad que Scar puso en su contra a The Lion Guard pero en la historia que me contó Simba si lo logro. Ese grupo de leones no se opuso al ataque-

-¿Qué?- Kion no creía lo que escuchaba- ¿Entonces sí atacaron a mi abuelo?-

-Me temo que así fue. Todo esto desencadeno una guerra en el reino-

-Espera, después de eso Mufasa siguió con vida durante muchos años más, tuvo una familia, se convirtió en Rey…- comentó Kiara a quien no le convencía lo que escuchaba- si era superado en número, y peor aún, por miembros de The Lion Guard….¿Cómo fue posible que venciera y saliera vivo de eso?-

-De la única forma en que se pueda hacer frente a un grupo de leones con habilidades específicas… - Tojo hizo un breve corte a su relato observando a los jóvenes que lo veían interesados-…No por pertenecer a TLG quiere decir que esos leones sean únicos o los más poderosos y Mufasa lo sabía. Él contraatacó de la misma manera... reclutó a su propio equipo, a quienes llamó “The New Guardians” para combatir al corrompido grupo de defensores del ciclo de la vida, quienes pasaron a ser llamados como los “Impuros” pues no eran dignos de tales habilidades-

-¿Y quiénes eran los que reclutó Mufasa?- preguntó Kopa quien no perdía ningún detalle de la historia.

-Bueno, Simba en palabras de su padre me dijo que el reino en esos tiempos pasaba por una baja de leones, tanto hembras como machos. En ese tiempo los únicos jóvenes eran Scar y Mufasa. Scar hiso su grupo con leones que vivían en las lejanías o que eran de clanes de poco fiar- respondía lo mejor que recordaba Tojo. No era difícil hacerlo ya que esa era de las historias favoritas de él y de Simba cuando eran cachorros- Mufasa no tuvo de otra que buscar a leones con habilidades similares en otros reinos que estuvieran dispuestos a pelear y vaya que lo consiguió, obviamente no sabemos como pero lo logró. Volvió al reino acompañado de los nuevos guardianes y tuvieran una dura batalla de clanes. Afortunadamente Mufasa y sus compañeros vencieron. Desterraron a los leones corrompidos pues Mufasa ya comenzaba a actuar como un rey y les perdono la vida. Incluso a su hermano Scar después de lo ocurrido le permitió quedarse en el reino prometiendo que se reformaría. Durante meses Scar no fue visto, a pesar de que le permitieron quedarse. Cuando volvió, Mufasa y sus padres se dieron cuenta de que Scar había perdido el Rugido de los Ancestros lo cual representaba un peligro menos… o eso creyeron…- finalizó Tojo.

Todos estaban en shock, era demasiada información para entender. Nadie sospechaba que The Lion Guard tuviera un pasado tan oscuro.

-¿Pero qué paso después con los nuevos guardianes?- preguntó Kion que quería saberlo todo.

-Sí, papá nunca nos contó de eso. ¿Mufasa y ellos siguieron juntos acabando con la maldad de otros reinos? ¿Se convirtieron en leyendas?- comentaba Kopa soltando golpes torpes al aire inspirado por la historia que acababa de escuchar.

Zuri tuvo que moverse para evitar que le callera un golpe y solo rodó los ojos suspirando fastidiada de la actitud tan infantil de Kopa.

Tojo no pudo evitar soltar una pequeña risa para luego contestar.

-Bueno, el resto de la historia ya la conocen, ¿no? Su hermana lo dijo. Siguió adelante, se convirtió en Rey y tuvo familia. Por ende The New Guardians se separó el mismo día que triunfaron. Cada uno volvió a casa y a sus vidas, Mufasa sabía que no podía permanecer el grupo formado, esa no era su misión en la vida. El único grupo con ese objetivo era The Lion Guard, ellos solo se unieron porque así lo requerían-

-No estaban marcados en el ciclo de la vida- se aventuró a decir Kion quien ya comprendía muchas cosas.

-Así es pequeño, por eso Scar perdió su rugido- premió Tojo para después acercarse a él y agacharse hasta quedar a su altura- Desde lo ocurrido The Lion Guard ha sido mal visto, tiene mala fama y muchos animales no confían. Kion, debes ser consciente de la responsabilidad que implica esto y que no es un juego. No te conozco lo suficiente pero por ser hijo de Simba y Nala sé que harás un gran trabajo y levantaras el nombre de The Lion Guard pero recuerda que el poder corrompe, ahí es donde tú puedes hacer la diferencia. Siempre toma el ejemplo de Scar y su destino… No seas como él, ¿de acuerdo?-

-De… de…de acuerdo- tartamudeó Kion en voz baja. No supo porque pero sintió sus ojos picar por las lágrimas pero pudo contenerlo.

-Muy bien, ahora porque no se relajan y descansan un poco más, sobre tú Kion, aun estas herido y no has comido nada-

De pronto el estómago de Kion sonó fuertemente dándole la razón a Tojo, fue ahí cuando Kion calló en cuenta y recordó todo, su dolor y hambre aparecieron tan pronto como lo menciono Tojo.

Las mejillas de Kion se tiñeron de rojo y el resto de sus amigos se rieron.

-No se preocupen, al ver que Niho no consiguió nada de comer iremos a intentarlo de nuevo. Ustedes quédense aquí y relájense-

-Espera, ¿nos dejaras solos?- dijo un poco alarmada Kiara.

-En la mayoría de las ocasiones serían cuidados por Taara pero tuvo que salir por unos días-

-¿Quién es Taara?- preguntó Kopa.

-Mamá- se limitó a decir Niho con una sonrisa.

-Sí pero como no está serán cuidados por Celeste y los demás- agregó Tojo.

Inmediatamente los cachorros alzaron la vista a los árboles y en sus ramas se encontraban los mencionados.

-¿Aves?- cuestionó Tiifu.

-Esas aves me ayudaron a rescatarlos- dijo Niho comenzando a segur a Tojo a la caza.

Todos suspiraron resignados y decidieron que lo mejor era entrar en la cueva, ahí estarían más a salvo y frescos… todos excepto Zuri quien no había perdido rastro de Tojo y Niho y que en pocos segundos sin avisar desapareció de la vista de sus amigos. 

Aún tenía un asunto que resolver con Tojo…


Continuara…
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Bako el Sáb Mayo 28, 2016 11:02 pm

Ojos Tristes


-¿Dónde diablos se metió Zuri?- preguntó Tiifu preocupada.

-No te alarmes, ella no se iría así porque sí- le reconfortó Kiara a su lado- Seguramente fue al baño, por eso no aviso-

Kion y Kopa se miraron por un segundo y a modo de broma Kopa se sacudió y se le erizó su pelaje.

-Gracias por la escena en mi cabeza- dijo Kopa con sarcasmo.

-Que gracioso, Kopa- respondió Tiifu del mismo modo que él y con cara de pocos amigos. Si había algo que le molestara más a ella era que hablaran mal de su hermana- Ahora estoy entendiendo por que Zuri dice que eres un inmaduro-

-¿Inmaduro? Sigo escuchando eso una y otra y otra vez- Kopa le hiso frente a Tiifu, cosa que casi nunca pasaba pues Tiifu era de carácter tranquilo y siempre tenía una sonrisa para dar- Por si no se han dado cuenta… ¡Aún-somos-cachorros!-

-Pero estamos a nada de dejar de serlo y ustedes dos…-dijo Tiifu mirando a Kopa y a Kion, con el que no tenía ningún problema simplemente se dejó llevar por sus emociones y no le importó incluirlo-… más que nadie deben ser consciente de ello. Ustedes son hijos del rey y reina de prindelands y tienen un puesto importante, deben tomárselo en serio, así como Kiara lo hiso-

Nadie respondió.

Kion no entendía el porqué de las palabras de Tiifu y Kopa solo la miraba con el entrecejo arrugado.

Kiara prefirió no interponerse, en parte lo que dijo su amiga era verdad.

-¡Pfff! Empiezas a sonar como Zuri- se quejó Kopa molestó.

-Pues quizá ella tenga razón- fue lo último que dijo Tiifu.

-Tonterías- Kopa dio medio vuelta y comenzó a dirigirse a la salida de la cueva.

-Kopa, no salgas, es más seguro aquí- trato de detenerle Kiara pero fue inútil.

-No me quedaré aquí dentro- respondió su hermano y sin más desapareció en la entrada.

-Hermanos- dijo Kiara molesta rodando los ojos.

-No te preocupes, yo lo acompaño- se ofreció Kion saliendo de igual modo de la cueva.

Mientras tanto Tiifu también dio vuelta pero para los adentros de la cueva y se acostó sobre una suave alfombra de pasto natural que crecía en esa parte.

Definitivamente las cosas cada vez empeoraban. Kiara sabía que si seguían así no conseguirían nada, debían convertirse en un equipo.

------------------------------------------------------------------------------

Tojo se encontraba agazapado entre unas plantas altas. Frente a él se encontraba un pequeño mono que había bajado al suelo por una especie de fruta. No era una presa grande pero al menos ayudaría a saciar el hambre de Kion ya que él era el único que no había comido por estar inconsciente.

Ya hace unos años que las presas comenzaron a desaparecer poco a poco y no sabían la razón pero cada vez era más difícil conseguir comida en ese lugar. Se habían tenido que adaptar al ambiente a las situaciones. Tojo y Niho eran más rápidos y agiles que cualquier otro león. El aire de ese lugar era denso y cálido pero ellos lograron adaptarse a este a otros cambios.

Cuando Tojo estaba listo para atacar, sus patas listas para el salto y con sus garras afuera, el pequeño mono volteó rápidamente a una dirección, al parecer había escuchado algo y eso lo puso en alerta.

Tojo sabía que era ahora o nunca así que saltó lo más rápido posible pero el mono ya se esperaba algo así por lo cual logro dar un gran salto y escapó por las ramas de los arboles entre chillidos alertando a otros monos que se encontraban cerca. Rápidamente el lugar quedo “vacío”. Ningún otro animal parecía estar alrededor.

Tojo soltó un suspiro cansino y se talló los ojos con sus dedos, a este pasó nunca conseguiría nada. Solo esperaba que su hijo tuviera más suerte que él.

Cuando estaba dispuesto a seguir a los monos, escuchó algo que se movía entre unas hierbas, seguramente era lo que espantó a su presa. Inmediatamente se puso en postura de combate, sabía que por esa zona rondaban más leones solitarios.

Tojo comenzó a gruñir amenazando a quien sea que estuviera detrás y una vez más estaba listo para atacar.

-¡Espera!, no vayas a hacer algo estúpido- dijo Zuri saliendo de entre las hierbas.

Tojo se sorprendió, no esperaba a encontrarse con esa pequeña de ojos azules.

-¿Zuri? ¿Qué haces aquí?-

-Pues yo…- inició Zuri pero fue interrumpida.

-Espera… ¿vienes sola? ¿Cómo es que lograste seguirnos el paso en esta jungla?- preguntó Tojo sorprendido pues él mejor que nadie sabía lo difícil que era moverse en ese lugar.

-No fue fácil. Ni en los entrenamiento de caza en el reino nos hacen correr tanto y aquí todo se siente más pesado, incluso mi cuerpo- respondió ella quien aún jadeaba un poco por el cansancio.

-Mmmm que interesante. Niho la primera vez en su entrenamiento en este lugar casi se desmaya por el esfuerzo pero tú apenas estás un poco agitada. Tienes potencial, niña-

Zuri no puedo evitar sentirse alagada. Era la primera vez que le daban un cumplido de esa manera y es que la verdad era que en el reino nunca se había esmerado en los entrenamiento pero no era porque no quisiera hacerlo si no porque sabía que con Kiara como la futura líder de caza, ella no sobresaldría. Lo que al inicio la emocionaba (la caza) con el tiempo se le hiso una tarea aburrida y monótona.

-¿En verdad crees eso?- preguntó ella sin poder evitar una pequeña sonrisa.

-Así es. Sí ahorita tienes una gran condición natural, no me imagino lo que podrás hacer cuando seas mayor- le alentó Tojo- No me sorprendería que te nombraran líder de caza-

-Eso no sucederá. Nala nombró a Kiara como la líder- dijo Zuri mirando a un lado con un poco de indiferencia.

-Oh, ya veo. Bueno, que eso no te desaliente- Tojo miró de izquierda a derecha esperando a que estuvieran solos en ese momento para decirle algo en voz baja- ¿Sabes? Yo también sufrí de eso cuando era cachorro. Simba, al ser hijo del rey, siempre era a quien escogían para dirigir alguna tarea-

-¿Y no te molestaba eso?-

-Al ser un simple cachorro ¡claro que sí! Pero después uno crece y se da cuenta de que algunas cosas, aunque no sean las mejores elecciones, son así-

Zuri guardó silencio unos minutos pensando en sus palabras. Miró al suelo durante ese tiempo para después, con ojos tristes, levantar la mirada hacia el león adulto.

-Algunas veces yo…-

Pero la voz de Zuri fue interrumpida por los pasos ruidosos de Niho que se acercaba a ellos. En su hocico cargaba a un extraño roedor de buen tamaño que la pequeña nunca había visto en su vida. Supuso que era una especie que solo vivía ahí.

-Veo que me fue mejor a mí- dijo Niho con una sonrisa orgullosa y con burla en sus palabras cuando dejo al roedor en el suelo.

Tojo soltó una risa sarcástica.

-Sabes que ya no tengo la misma edad que antes-

-Excusas de viejos- bromeo Niho. De pronto desvió su mirada a la joven cachorra que se encontraba al lado de su padre- ¿Zuri? ¿Cómo llegaste aquí?-

Entonces Tojo recordó que tenía un asunto que atender con ella, por algo lo siguió.

-Niho ¿Por qué no te adelantas un poco, he?- interrumpió la pregunta de su hijo.

-He… ¿de acuerdo?- todo eso se le hiso extraño pero por la mirada seria de su padre sabía que era mejor obedecer. Sin decir más, tomó de nuevo a su presa con el hocico y se adelantó unos pasos de ellos.

Cuando estuvo lo suficientemente lejos, Tojo se levantó y comenzó su caminata de regreso acompañado de Zuri.

-¿Y bien? Supongo que tienes alguna pregunta para mí- Tojo retomó la conversación.

Ahora Zuri se notaba seria. Por un segundo se había olvidado de a lo que iba. Supuso que el reconocer sus talentos y fortalezas la había distraído un poco.

-“Confiar es tan bonito como duro”- dijo finalmente ella sorprendiendo a Tojo pues él esperaba literalmente una pregunta.

-¿Sí? Es lo que te dije cuando llegaron aquí- dijo él seguro- aunque eso no es una pregunta-

-No. Eso es lo que me decía mi padre- dijo Zuri firme observando cada movimiento de Tojo.

Tojo no respondió inmediatamente, solo le regreso la mirada sin detener su paso.

-¿Tu padre?- preguntó Tojo extrañado- Es lo que decía un amigo.

Zuri nunca mostraba sus emociones pero las lágrimas amenazaban con salir de sus ojos. 

-¿Conociste a mi padre?- dijo la leona suavemente.

-No muchos ven la vida como él. Sin decir su nombre estoy seguro que hablamos del mismo león pero…- Tojo no apartaba la mirada de la vista de Zuri, solo en ocasiones lo hacía para no tropezarse con los objetos de enfrente-… ¿Seih?-

Una sonrisa se dibujó en los labios de Zuri dándole la razón a Tojo.

-Era él-

-Mira eso. Sí que la sabana es pequeña-

-¿Cómo lo conociste?- quiso saber Zuri

-Bueno, cuando me aparte de prindelands como el resto de los chicos, una vez que Scar tomó el reino, decidí que quería encontré mi propio camino o más bien mi madre y yo ya que yo aún era solo un “cachorro ignorante”, como también solía decir Seih. En nuestro camino a un mejor hogar tuvimos varias complicaciones, sufrimos hambre y sed pero como un milagro encontramos un cachorro, o más bien, él nos encontró. Él era mayor que yo pero sin pensarlo dos veces nos tendió una pata, nos llevó con su manada y ahí nos recuperamos. Nos quedamos semanas con ellos hasta que decidimos volver a partir cuando nuestras fuerzas regresaron. Entre tu padre y yo surgió una gran relación de amistad. Tanto así que volvimos a vernos en varias ocasiones durante nuestra vida-

-Todo suena increíble pero él… ya no está- dijo Zuri quien estaba al borde del llanto. El solo recordarlo y escuchar más sobre él la conmovía.

-Sí me enteré hace unos años- se limitó a contestar, aquello era un tema delicado.

Pasó un buen rato hasta que por fin llegaron a la cueva. En todo ese tiempo Zuri y Tojo habían estado hablando de las experiencias, enseñanzas y aventuras que habían vivido con Seih.

Fuera de la cueva y para disgusto de Zuri, que hasta entonces todo pintaba de color de rosa y se había relajado un poco, se encontraban Kopa y Kion hablando y que por los gestos de Kopa, al verla, sabía que ellos opinaban lo mismo.

Entonces Zuri salió de esa burbuja donde todo era irreal y no había preocupación. La verdad es que hablar con Tojo había sido un alivio para su alma.

Niho se había detenido unos metros fuera de la cueva esperando las indicaciones de su padre.

-¿Por qué no le llevas eso a Kion para que se alimente un poco?- dijo Tojo a su hijo y sin poner peros, él obedeció.

Niho se adentró en la cueva dando indicaciones a Kion de que lo siguiera y así fue pero por alguna extraña razón Kopa no se movió de su lugar, solo observó cómo su hermano y Niho entraban.

-Zuri, me dio gusto hablar contigo. Ahora sé quién eres realmente- dijo Tojo en forma de broma.

-Lo mismo digo. Ahora puedo confiar en ti-

-Si necesitas un oído sabes que aquí estoy yo cuando lo necesites-

-Gracias, lo hare. Me gustaría escuchar más historias tuyas con mi padre- 

-Y así será- dijo finalmente guiñándole un ojo.

Zuri le regalo una última sonrisa sincera antes de comenzar a dirigirse a la cueva. En cuanto comenzó a caminar, su semblante cambió pues entre la cueva y ella obviamente se interponía un joven león de mecho marrón oscuro.

-Kopa- dijo fríamente ella.

-Tampoco me alegra verte, niña- contestó Kopa de mismo modo.

-¿Enserio? Porque yo si quería hablar contigo-

-¿Así, sobre qué?-

-Sobre lo que hiciste junto con Niho-

-¿Hablas de la pelea contra Dejarhi? ¿Acaso vienes a admitir que estas agradecida por salvar tu vida, gatita?- decía Kopa entre falsas carcajadas.

-No, vengo a decirte que fuiste un completo idiota-

La sonrisa de Kopa se esfumo tan pronto como Zuri dijo esto así como su humor cayó al piso.

-¿Qué?-

-Lo que escuchaste- dijo Zuri con indiferencia- Fue una completa estupidez-

-¿Cómo puedes decir eso después de lo que pasó? Estaba protegiendo la vida de mis hermanos, la de Tiifu e incluso la tuya- se defendía Kopa indignado.

-Estabas jugando al héroe. Si querías proteger a tus hermanos no debiste hacer eso-

-¿A qué te refieres? – Kopa trataba de calmarse pero era una lucha interna por no gritarle a Zuri.

-Tratabas de hacer sentir a salvo a tus hermanos pero solo te lanzas a lo tonto, ni siquiera lo pensaste. Kiara era la más preocupada porque Kion casi pierde la vida. ¿Qué hubiera pasado si él hubiera muerto? ¿Cómo crees que se hubiera sentido Kiara si encima TÚ hubieras muerto o si algo te pasaba?-

Kopa solo entreabría la boca pero de ella no salía nada. Simplemente no encontraba palabras.

-¿Crees que es fácil perder a alguien cercano?- continuó ella pasando por un lado de Kopa quien no se movía- Piensa mejor antes de actuar-

Finalmente ella se perdió dentro de la cueva dejando a un joven cachorro aturdido por sus palabras y no hubiera sido así si ella no hubiera tenido la razón en todo. No podía aceptarlo pero Zuri tenía la razón. Por unos minutos Kopa se quedó en su lugar mirando al suelo para después, una vez que pudo poner todo en su cabeza en orden, dirigirse a un árbol cercano donde se hecho a la sombra.

Tojo quien se había quedado en su lugar desde que llegaron, pudo ver todo, no pudo escuchar de lo que hablaban pero sabía por la cara de Kopa que era algo serio. El semblante de Tojo no era el mismo, ahora era serio y tenía leves rastros de preocupación. Él sin conocerla mucho se dio cuenta del lado suave de ella y como se sentía pero cuando estaba con los demás era alguien diferente.

Niho salió de la cueva y se dirigió hacia él. Su hijo se relamía los bigotes por la sangre que había quedado en su boca por cargar durante mucho tiempo a ese roedor.

-¿Todo bien?- preguntó Niho una vez a su lado y al ver la expresión en el rostro de su padre.

-Hay algo en Zuri que me preocupa-

-¿Qué quieres decir?-

-Hay cosas que no tienen sentido. Descubrimos que conozco a su padre pero de ella no hay nada. Estuve presente cuando presentaron a su primer hija y aunque era solo una recién nacida ahora puedo reconocerla y es obvio que se trataba de Tiifu pero de ella…nunca dijeron nada-

-Perdiste contacto con ellos durante mucho tiempo, pudieron pasar mil cosas-

-No. Hay algo más ahí ¿Si estaban tan orgullosos de sus hijos como con Tiifu porque no revelaron el nacimiento de Zuri? Y ¿cómo terminaron en la manada de Simba si ellos tenían su propia manada? Me enteré de la muerte de su padre hace tiempo pero nunca supe como sucedió-

-¿Y qué harás? ¿Crees que hay algo malo en ella?- preguntó Niho sin creer la actitud de Tojo. ¿Tanto drama por una pequeña cachorra de león? 

-Por supuesto que no. Zuri sabe tanto como lo que sé yo. Las respuestas no están en ella. Por ahora es mejor prestar nuestra atención en Dejarhi y Mistah-

-Bien- finalizó Niho con la charla mientras veía a Kopa echado bajo un árbol. Entonces una idea saltó en su cabeza haciendo que una sonrisa se formara en sus labios.

CONTINUARA…
avatar
Bako
Nivel 2
Nivel 2

Mensajes : 59
Fecha de inscripción : 26/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por KIRAN27 el Dom Mayo 29, 2016 8:51 am

buen capitulo amigo bako y bueno kopa quiere cuidar a sus hermanos y zuri tiene un poco de razon ojala que kopa y zuri se lleven bien y puedan ser amigos saludos y rugidos y un fuerte abrazo nwn
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9439
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Re: Kiara, Kion y Kopa: La historia de 3 Hermanos

Mensaje por Aisha el Dom Mayo 29, 2016 9:01 am

Estos tres últimos capítulos fueron excelentes ^^, me encanta tu forma de narrar, incluso en el momento que leo cada oración me imagino que es una película, de echo, debo admitir que aquí me he encariñado mas con los personajes que en la serie original, espero ansiosa la continuación Smile

__________________________________________________________


avatar
Aisha
León vigia
León vigia

Mensajes : 5417
Fecha de inscripción : 24/02/2013

http://tlk323.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.