Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¡Heyy! aqui una nueva leona llegando a las praderas
Hoy a las 7:26 pm por Whalia

» Marshall Lee y Fionna [Hora de aventura]
Hoy a las 1:35 pm por Aisha

» A quien quiso mas taka/scar?
Hoy a las 1:17 pm por Aisha

» Nuka no es hijo de Scar
Hoy a las 12:56 pm por Aisha

» La Guardia del Leon: De la amistad nace el amor (Kion x Fuli)
Hoy a las 2:10 am por Shaka

» (Juego) Comparte un momento gracioso de algún dibujo o anime
Ayer a las 11:53 pm por princesstwivinecadenza

» ¿Sabías que...(Juego)
Ayer a las 10:49 pm por princesstwivinecadenza

» Universo de pradera. [Rol público]
Ayer a las 8:56 pm por ALOR

» Historias Diferentes o Alternas (varios fan fic's)
Jue Jul 20, 2017 8:44 pm por Charles 575

» EL REY LEON UNA HISTORIA DISTINTA
Jue Jul 20, 2017 5:28 am por KIRAN27

» mi galeria de conita
Jue Jul 20, 2017 5:03 am por KIRAN27

» ¿Qué estás escuchando ahora mismo?
Miér Jul 19, 2017 8:26 am por Whalia

» El Rey León: la verdadera razón de la maldad de Scar
Miér Jul 19, 2017 3:55 am por KIRAN27

» Vasco[PJ de Rol]
Mar Jul 18, 2017 6:37 pm por Peter

» felicidades hermana LillyDiaz18
Mar Jul 18, 2017 8:51 am por Whalia

» felicidades hermana Shany
Mar Jul 18, 2017 5:15 am por KIRAN27

» Kopa Apologize
Mar Jul 18, 2017 2:44 am por KIRAN27

» En busca de nuestro destino (Rol Publico)
Lun Jul 17, 2017 12:55 pm por Shaka

» ¿Que melena les gusta mas?
Lun Jul 17, 2017 11:14 am por Shaka

» {juego} Cinco Mentiras sobre ti
Lun Jul 17, 2017 11:13 am por Shaka

Mejores posteadores
KIRAN27 (9440)
 
Kony (7693)
 
Aisha (5420)
 
Kopa1911 (3911)
 
Naranjada (3270)
 
.-Keira-. (3205)
 
Jasiri (2524)
 
Juligamer (2303)
 
BrendaKovu (2049)
 
Nya (2044)
 

Julio 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

El foro

Free TopSite

Reloj ELDS

Destino Difícil

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Destino Difícil

Mensaje por Kopa1556 el Sáb Nov 15, 2014 3:11 pm

Hola a todos en el foro. He decidido publicar una nueva versión de mi Fan-Fic T: Una vida difícil. La verdad, al principio modifiqué algunas partes de la historia, pero creo que cambié muchas y pasó a ser una versión mejorada. También modifiqué la apariencia y personalidad de algunos de los personajes, y algunos otros cambios más.

Bueno sin más rodeos, aquí está T: A difficult life


Prólogo
Este mundo, siempre cambiando… al igual que los seres que viven en él. Cada quien elige su camino, y con eso su vida cambia para siempre. ¿Y quiénes somos para juzgarlos? Ellos son dueños de su vida, y no podemos cambiar eso.

Todo en lo que creemos, lo que vivimos… lo que queremos… todo eso puedo desaparecer en un instante… sin que nos demos cuenta. El odio está determinado a destruirnos, y a este mundo también.

Hay cosas que sigo sin comprender, y ni siquiera planeo intentarlo. La vida, siempre creí que era juegos y diversión… pero no pude estar más equivocado.

Hay demasiadas cosas en este mundo que podría descubrir, pero solo me conformo con aprender lo simple. Cada día es igual… guiar, enseñar, proteger… y pelear contra todo aquello que intente destruir nuestros sueños.

Al principio, no tenía idea de quién era, ni tampoco el qué podría hacer, el miedo y el odio había hecho que lo perdiera todo, y realmente me sentía devastado. Entonces la escuché… y tomé valor para seguir viviendo, y poco a poco el miedo y el odio se alejaban completamente de mí.

Cada momento de mi vida me llenaba más y más de tranquilidad, y quienes estaban a mi lado podían sentirlo. Evitamos que el odio se apoderara de nosotros y logramos ser una familia…

…completamente unida.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Destino Difícil

Mensaje por KIRAN27 el Dom Nov 16, 2014 6:12 am

buen comienzo y  buen prolongo hermano kopa1556 espero que sigas pronto haber como sigue esta historia saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9440
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

T: A difficult life

Mensaje por Kopa1556 el Dom Nov 16, 2014 12:35 pm

Capítulo 1: Empieza…
El sol se alzaba en las grandes y vastas praderas, donde una gran manada aún se encontraba dormida, excepto por mí. Me levanté cuidadosamente de donde estaba, evitando despertar a mis padres o a mis hermanos. Caminé por unos cuantos espacios vacíos que encontraba y logré llegar a la salida de la cueva. Apenas di unos cinco pasos fuera, sentí que alguien caía encima de mí.
—Ya bájate de encima, Murk —dije molesto, sin necesidad de mirar hacia atrás.
—Buenos días a ti también, T —dijo mi hermano riendo—. Casi logras irte sin que yo lo supiera.
—Sí, sí, claro. Como digas. Ahora bájate de encima. —Me moví lo suficiente para que Murk lograra bajarse. Cuando sentí mi espalda libre, me incorporé rápidamente—. Creí que estabas dormido, hermanito —dije mirándolo mientras sonreía.
—¿Cuántas veces tengo que repetírtelo? No me digas así. Sabes que eso me molesta —dijo Murk con una cara molesta. Yo solo sonreí, me encantaba molestar a mi hermano haciéndolo sentir menor, aunque realmente lo era.
—Es la verdad, ahora regresa —dije mirándolo—. Recuerda que no puedes salir sin permiso.
—Deja de tratarme como un bebé —dijo Murk más molesto.
—¿Y qué si no lo hago? —dije retándolo. Murk se lanzó contra mí, logré esquivarlo y después lo lancé al suelo para subirme a él.
—Ya bájate. Eso duele —dijo Murk intentando moverse.
—¡Ja! ¡Gané de nuevo! —dije mirándolo—. Ya sabes, eres realmente muy malo para este juego.
—Déjalo tranquilo, T —Murk y yo nos sorprendimos al escuchar esa voz. Miré hacia atrás y mis sospechas se confirmaron, era nuestro padre.
—Eh… de acuerdo, papá —dije algo nervioso.
Mi padre era el líder de la manada, un león que con sólo verlo infundía algo de temor. Su pelaje era de un color gris completamente oscuro, que hasta parecía negro. Su hocico, estómago y patas eran de un color gris oscuro, su melena era completamente negra y sus ojos eran de un color café; además de que siempre usaba una especie de collar con el símbolo de la familia. Mi hermano Murk era algo parecido a él, con la diferencia de que el mechón de pelo que tenía era de un color gris y que sus ojos eran azules.
—Ahora díganme, ¿a dónde iban? —preguntó mi padre mirándonos fijamente.
—Pues nosotros… eh… verás… yo… —dijimos Murk y yo realmente nerviosos, sobre todo Murk.
—¿Por qué no dejas que se tranquilicen un poco y luego les preguntas? —dijo otra voz acercándose, era mi madre.
Ella era especial, siempre cuidaba de nosotros, en especial de Murk. Su pelaje era de un color grisáceo, su hocico, estómago y patas eran de un color gris un poco más claro y sus ojos eran azules.
—Tal vez tengas razón —dijo mi padre mirándola para luego mirarnos a mí y a Murk—. Dile a Bravesoul que venga. —Murk obedeció a mi padre y fue en busca de él.
—Papá, por favor. No es necesario que él venga. —Miré a mi padre algo molesto—. Ya puedo cuidarme sólo.
—No es tu decisión, T —dijo mi padre mirándome seriamente, yo sólo miré a un lado—. Es la única forma para que no te metas en problemas como la última vez –concluyó, señalando mi pata izquierda.
Yo… soy una mezcla entre mis padres, pues tengo el pelaje de mi madre, y los ojos de mi padre. El mechón que tengo es de un color gris muy oscuro -casi parecido al pelaje de mi padre- y uso lo que los humanos llaman una pulsera de color negro con un estampado de tablero de ajedrez en mi pata izquierda.
—Lo siento, ¿qué decías? —dije mirando a mi padre como si no lo hubiera escuchado.
—A eso me refiero. —Mi padre dio un largo suspiro, y luego miró hacia atrás—. ¡Hey, mira! —Cuando dijo esa frase miré hacia la cueva, Murk se acercaba con dos más.
—Lamento llegar tarde, es sólo que dormí un poco más. Además de que mi padre pidió que cuidara a mi hermano y…
—Deja las excusas, Bravesoul —dijo mi padre interrumpiéndolo—. Ya debes saber el por qué te llamé. —Bravesoul me miró, y sólo evité la mirada.
—Sí, lo sé. Descuide, lo vigilaré. —Mi padre sonrió y luego me volvió a mirar a mí y después a mi hermano.
—Tengan cuidado —dijo finalmente.
Bravesoul era la mano derecha de mi padre y, también podría decirse que era mi… niñero. Su pelaje era de un color naranja algo oscuro, de ojos verdes y una melena de un color café oscuro, aunque su melena no estaba completa ya que era un adolescente.
—Me da gusto verte de nuevo, Tuiz —dijo mi madre acercándose al cachorro que se encontraba al lado de Bravesoul, y después se acercó a mí—. Me gustaría que cuidaras a tu hermanita, T. —Mi madre tomó una pequeña cachorra que se encontraba en su lomo, era mi pequeña hermana Akhela, era la viva imagen de mi madre.
—No te preocupes, lo haré —dije sonriendo.
—Espero que se comporten —dijo mi padre seriamente—. Su madre y yo tenemos cosas que atender por ahora. Nos veremos en la noche. —Finalizada la conversación, ellos se alejaron.
—¿Y qué quieren hacer? —dijo Bravesoul acercándose a nosotros.
—Me gustaría alejarme de ti —dije tomando a Akhela y dirigiéndome al gran lago. Según mi padre, era el centro de nuestro hogar. Tomé a Akhela y empecé a jugar con ella—. Eres tan linda, hermanita. Me gustaría ver cuando crezcas y seas una gran leona. Apuesta a que serás hermosa como mamá. —Le dije con algo de ternura en mi voz.
—Her… ma… no.- Dijo Akhela mirándome fijamente.
—No puedo creerlo. Su primera palabra —dije alegre—. Eres tan tierna. Te quiero mucho Akhela —exclamé mientras me acercaba a ella—. Te haré una promesa, algo que nunca le he hecho a nadie. Te defenderé, no importa si arriesgo mi vida, lo haré aunque sea lo último que haga. —Cuando terminé de decir eso, Akhela puso sus patitas en mi nariz.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Destino Difícil

Mensaje por KIRAN27 el Dom Nov 16, 2014 2:02 pm

buen capitulo hermano kopa1556 espero que sigas pronto y veremos si no hay enemigos en su reino y veremos si los hermanos se caen mejor y nada de peleas espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9440
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

T: A difficult life

Mensaje por Kopa1556 el Jue Dic 04, 2014 4:44 pm

Capítulo 2: No dicho, no oído
Seguí divirtiéndome un poco con Akhela, hasta que sentí una presencia a mi lado.
—¿Qué quieres? —dije sin mirar, obviamente era Bravesoul.
—Solo quiero que nos acompañes —dijo, acercándose a mí—. Caminaremos por el lugar, mi hermano quiere conocerlo.
—¿Por qué no van ustedes? —dije molesto, aún sin mirarlo—. Prefiero estar aquí con mi hermanita.
—Entonces nos quedaremos —dijo Murk acercándose a mí—. Sabes que papá no quiere que estés solo.
—Bien, iré con ustedes —dije cediendo—. Sólo no me molesten.
—Eres algo arrogante —escuché decir al hermano menor de Bravesoul, cuyo nombre era Tuiz.
Ese cachorro era algo peculiar, ya que era alvino -completamente diferente a su hermano- y sus ojos… también eran de un color blanco.
—Y tú un cachorro muy observador —dije seriamente colocando a Akhela en mi lomo—. Vámonos, antes de que cambie de opinión.
Caminamos un tiempo. Realmente era algo aburrido recorrer el lugar, ya conocía todo y a todos. Miré hacia atrás y los tres estaban hablando con una leona de la manada. Sonreí, ese era el momento perfecto para alejarme de ahí, pero mi pequeña hermana mordió mi oreja antes de que hiciera movimiento alguno.
—Ya deja de morder mi oreja por favor —dije bajando a Akhela de mi lomo—. ¿Qué ocurre? ¿Por qué lo hiciste? —Akhela intentó ponerse de pie, pero no lo lograba, yo sólo sonreí—. Algún día lo lograrás, ya verás —le dije, colocándola de nuevo en mí lomo—. Tal vez quieras seguir conociendo tu hogar. De acuerdo, pero no los esperaré.
—¡T! ¡¿A dónde vas?! —dijo Bravesoul corriendo hacia mí, había logrado ver que me alejaba.
—Solo iba a caminar. ¿O acaso no puedo hacerlo? —dije algo molesto—. Volveré a la cueva, no quiero que me sigas —concluí y empecé a correr, aún con Akhela en mi lomo.
Realmente había tomado otro camino, y llegué al límite de mi hogar; un río algo ancho y con una corriente poderosa. Dejé a Akhela en una roca y me alejé un poco, miré al horizonte y sentí el viento rozar mi pelaje, y mis pensamientos se apoderaron de mí. Lo único en lo que pensé fue en la pesadilla que me atormentaba cada noche.
—¿En qué piensas? —preguntó una voz a mi lado, la cual hizo que me asustara un poco.
—¡AH! E… ¡En nada! —dije mirando a mi lado. Sólo era mi hermano Murk, quien sólo dio un suspiro.
—¿Aún crees que es real? Eso ya te está volviendo paranoico —dijo Murk mirándome mientras yo me alejaba—. Por qué no solo… lo ignoras o…
—¡No puedo! —grité interrumpiéndolo—. Creí habértelo dicho, parece tan real, como si hubiera estado en frente de mí. ¿Cómo se supone que pueda ignorar algo imaginado cuando parece tan real? —dije mirándolo algo molesto.
—Sólo estaba tratando de animarte —dijo Murk acercándose a mí—. Vamos, podríamos… —había dicho Murk, pero ya no le estaba prestando atención, ya que había escuchado unas voces cerca. Tomé a Akhela y me dirigí al lugar donde estaban esas voces—. Ahora qué —dijo Murk mientras me seguía—. Lo que sea que veas o escuches no es real. ¡Alto! —gritó más fuerte pero ya no le prestaba toda mi atención. Cuando llegué hacia el lugar donde se escuchaban esas voces, había dos leones hablando sobre algo. —Por Aiheu. Qué rayos te… —dijo Murk, pero logré callarlo y le hice una señal de que me siguiera.
—¿Quiénes son ellos? —le susurré a Murk.
—Creo que son de la manada de Sheik —dijo mirando a ambos leones—. ¿Pero qué hacen aquí? No tiene sentido. —Murk se alejó corriendo y yo lo seguí—. Hay que decirle a Bravesoul, para que avise a papá.
—¿Estás loco? Papá nos mataría si se entera —dije molesto mientras lo seguía—. Y si sabe que Akhela también estaba, hará algo más que matarnos.
—¿Entonces qué es lo que quieres hacer? —dijo Murk deteniéndose.
—No le diremos nada de esto a nadie. “No dicho, no oído” —dije mirando a mi alrededor—. Así de fácil.
—¿Esa es tu brillante idea? Eres un tonto —dijo Murk volviendo de regreso a la cueva.
—Al menos no nos castigarán. —Murk se detuvo un momento para pensar.
—Es un buen punto —dijo Murk volviendo a caminar—. Ahora, regresemos antes de que nos metamos en más problemas. —Ambos empezamos a correr, y logramos llegar a la cueva, donde, por suerte, no había nadie. Coloqué a Akhela en el suelo y me recosté acercándola a mí, tratando de dormir—. ¿Es en serio?
—Hay que mantener las apariencias. ¿No crees? —dije sin mirarlo.
—Iré de nuevo con los demás —dijo Murk alejándose.
—Recuerda no decir nada. —Logré decir antes de que se fuera. Desde ese momento, las cosas iban a ser más difíciles para ambos.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Destino Difícil

Mensaje por KIRAN27 el Vie Dic 05, 2014 3:05 pm

buen capitulo hermano kopa1556 espero que sigas pronto espero que su padre no sabra lo que pasa y que sus hijos no lo digan espero que sigas pronto se pone interesante saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9440
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

T: A difficult life

Mensaje por Kopa1556 el Jue Dic 25, 2014 12:06 pm

Capítulo 3: Un día más
El resto del día y toda la noche, seguía tenso por lo ocurrido pero logré disimularlo. A la mañana siguiente, me desperté un poco más tarde para no escuchar el sermón de mi padre. Murk trató de despertarme con un rugido, pero no lo lograba, haciendo que me riera.
—Entonces sí estabas despierto —dijo Murk molesto.
—Cálmate, tenía que simular —dijo sonriendo—. No quería escuchar el típico sermón de papá.
—Vámonos ya, Bravesoul nos está esperando. —Murk caminó seriamente hacia la entrada de la cueva.
—Oh, vamos. No es para tanto —dije deteniendo su paso—. ¿Aún crees que debimos haberle dicho?
—Sí —dijo Murk algo molesto—. Sabes que no soy bueno guardando secretos.
—Murk, no puedes hacerlo. —Me senté frente a él, ahora yo era el serio—. Hiciste una promesa, y sabes que no la puedes romper.
—T, por favor. Hay que decirle —dijo Murk sentándose también.
—¿Decirle qué a quién? —escuchamos decir a Bravesoul mientras entraba, lo que hizo que nuestro pelaje se erizara.
—Decirte que iré al manantial con T y Akhela, jeje —dijo Murk nervioso.
—¿Por qué no invitas también a Yinja? Así el grupo estaría completo —dije como broma.
—No importa. ¿Podrían hacerme un favor? —dijo Bravesoul despreocupado—. ¿Pueden cuidar a Tuiz por mí? Tengo que vigilar el reino con su padre y…
—¿De qué nos viste cara? ¿De niñeros? —dije mirándolo algo molesto.
—Cálmate, lo cuidaremos —dijo Murk mirando a Bravesoul, yo sólo lo miré más molesto.
—De acuerdo, tengan cuidado. —Bravesoul se alejó corriendo de ahí mientras entraba Tuiz, pareció haber escuchado la conversación.
—¿Qué vamos a hacer? —dijo Tuiz mirándome sonriendo, yo sólo me alejé de ahí para tomar a Akhela y colocarla en mi lomo—. ¿No te molesta llevarla así?
—Es mejor a que sienta que la estoy mordiendo —dije saliendo de la cueva con dirección al manantial, me sentía relajado. Hoy iba a ser un día libre de Bravesoul. Cuando llegamos, vimos a una cachorra recostada cerca del lago.
—¿Quieres hacerle una broma? —me susurró Murk.
—¿Por qué me tienes que involucrar? —dije molesto—. Hazlo tú solo.
—Como quieras, aguafiestas. —Murk se acercó sigilosamente hacia esa cachorra despreocupada, y, en cuestión de segundos, ella estaba en el agua.
—¡¿Qué acaso estás locos?! —gritó mientras Murk se reía—. Esto no tiene nada de gracioso.
—Claro que lo tiene, Yinja —dijo Murk sin dejar de reír.
Yinja era una cachorra de nuestra edad, y la mejor amiga de Murk. Tenía un pelaje de un color crema y sus ojos eran verdes. Ella se sacudió su pelaje aún mojado.
—¿De quién fue la idea? —dijo Yinja molesta.
—Fue de T —dijo Murk señalándome. Yo lo miré molesto y él solo reía.
—Que maduro eres principito. —Yinja se acercó a mí riendo.
—Oye, yo estoy aquí —dije confundido para luego mirarla a los ojos—. Sabes que Murk es el que te hace las bromas —dije alejándome.
—Murk —gritó Yinja, pero Murk ya se había alejado corriendo—. Vuelve aquí. —Yinja empezó a perseguir a Murk por todo el lugar, mientras Murk se reía.
—¿Ellos dos siempre son así? —preguntó Tuiz, quien se encontraba a mi lado.
—No tienes idea —le respondí mientras seguía viendo la persecución.
—Y… ¿qué es lo que haremos? —Me sorprendí escucharlo decir eso, aunque también me molestó.
—Oh. Espera, espera —dije mirándolo—. ¿Qué quieres decir con “haremos”?
—Bueno… creí que… —dijo Tuiz nervioso—. No, nada. Olvídalo. —Di un suspiro un poco largo.
—Escucha, cachorro. No creo que “hagamos” algo nosotros. —Tuiz bajó las orejas en señal de tristeza—. Pero… necesito un pequeño descanso y me gustaría que cuidaras a Akhela un momento.
—De… ¿de verdad? —preguntó Tuiz sorprendido. Yo asentí y empezó a saltar de alegría—. Muchas gracias, príncipe T —dijo, haciendo una reverencia, lo que hizo que riera un poco.
—Sólo dime T. Lo de príncipe no me queda muy bien. —Bajé a Akhela de mi lomo y la coloqué en frente de Tuiz—. ¿Quieres jugar con Tuiz un momento? Necesito descansar un poco. —Akhela pareció entenderme y se acercó a Tuiz, intentando caminar, causándome una pequeña sonrisa—. Los estaré vigilando —concluí alejándome y recostándome bajo un árbol.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Destino Difícil

Mensaje por KIRAN27 el Jue Dic 25, 2014 1:21 pm

buen capitulo hermano kopa1556 espero que sigas pronto haber como sigue la historia me parece que esos 4 pequeños veremos si en adultos hay amor ejej saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9440
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

T: A difficult life

Mensaje por Kopa1556 el Dom Ene 04, 2015 4:58 pm

Capítulo 4: Reunión
Una confortante tranquilidad me rodeó justo después de recostarme bajo ese árbol, hasta parecían haber pasado horas. Pero después de un tiempo, esa tranquilidad fue cortada.
—T, Murk. Su padre quiere hablar con ustedes. —Escuché una voz algo cerca, al darme la vuelta, vi a mi madre. Lo raro era que… estaba seria. Me levanté y me acerqué a Murk, quien se ocultaba todavía de Yinja.
—Murk, tenemos que irnos. Papá nos necesita —dije, serio y algo asustado.
—¿De qué crees que papá tenga que hablar con nosotros? —dijo Murk preocupado.
—No lo sé. Esperemos que no seamos los culpables –le respondí con la misma preocupación. Miré a Tuiz y Akhela antes de marcharme, sabía que ella estaba en buenas manos. Después, nos dirigimos hacia el lugar donde nuestro padre nos esperaba: El gran lago. Al llegar, lo vimos de espaldas.
—Acérquense —le escuchamos decir con un tono de voz algo extraño. Cuando nos acercamos a él, empezó a hablar, con el mismo tono de voz—. Como ustedes deben saber, sólo uno de ustedes puede ser el líder—. Empezó, sorprendiéndome al instante—. Hoy llegó el momento de elegir quién de ustedes será. —“¡¿Qué?! Es imposible, ¿tan pronto va a decidir?”. Pensé, aún más sorprendido.
—¿Papá? ¿Estás seguro de que ya es el momento de decirnos? ¿Por qué no esperas un poco más? —Fui un tonto al decirle eso. Él se molestó mucho más de lo habitual.
—¡No! Tengo que elegir ahora, antes de que esto empeore —dijo mi padre un poco molesto. “¿Antes de que esto empeore? ¿Qué quiso decir con eso?” Pensé un poco asustado—. El próximo líder será… será… —Un silencio invadió el lugar para luego escuchar un largo suspiro de mi padre—. Serás tú, T. —Sentí como si me hubiera atrapado una tormenta. Realmente él había enloquecido.
—¿Qué? —dijimos Murk y yo al unísono.
—Papá, no creo que sea una gran idea. —Cuestioné, aún en estado de shock.
—¿Por qué él? ¿Por qué siempre tiene que ser el mayor? —gritó Murk furioso.
—Murk, tranquilízate. —No debí haber dicho eso. Solo alimenté más las llamas.
—¿Tú… quieres que me tranquilice? ¿Ahora te comportas como un líder? Por favor. —Murk estaba más enojado que de costumbre—. Sólo dices eso porque todos te quieren y confían en ti, incluso después de que tú hayas cometido algún error. ¿Pero yo qué? Me tratan como tu sombra. —“¿De verdad él se siente así?”. La ira de Murk no parecía disminuir—. Me gustaría que dejaran de compararme contigo. ¿Sabes cómo me llaman? “El opuesto de T”. Tú opuesto —concluyó señalándome.
—Murk, ya basta. —Mi padre también estaba furioso, sabía que cuestionarlo no era una gran idea—. Ya tomé la decisión. Y debes aceptarla, te guste o no.
—¿Y si no la acepto? Dime, ¿Qué pasa si no acepto esa maldita decisión? —Murk estaba retando a nuestro padre, y parecía no detenerse.
—Entonces puedes marcharte de esta manada y crear la tuya. —Murk miró a papá sorprendido, logré notar que una lágrima salía de su ojo derecho. Después de esa enorme discusión, regresamos a la cueva. En todo el camino el aire estaba tenso, y aún más el viaje, nadie dijo nada hasta llegar. Cuando llegamos, nuestra madre nos estaba esperando.
—¿Cómo les fue? —dijo mi madre con su cariño habitual, pero Murk y mi padre sólo entraron a la cueva, sin siquiera mirarla—. ¿Se pelearon, no es así? —Yo solo asentí con la cabeza. “No tienes idea”—. Veo que Murk no tomó muy bien la decisión de tu padre.
—La odió por completo —respondí mientras observaba como mi hermano se alejaba de la manada y se iba a la parte más recóndita de la cueva mientras veía a Yinja acercarse a él—. Jamás creí ver a Murk tan molesto con papá.
—Sólo espero que mañana estén de mejor humor. —Lo único que logré hacer fue sonreír, para luego recordar algo.
—Por cierto, ¿dónde está Akhela? —pregunté algo confundido.
—Descuida, ella está durmiendo pacíficamente. —Me sentí más tranquilo al escuchar eso—. Por cierto, ¿no hay algo que me quieras decir de ella?
—¿Qué cosa? —pregunté confundido, para después darme cuenta de lo que hablaba—. Oh, creo que ya lo sabes. Sí, ella ya dijo su primer palabra, e incluso intentó caminar ayer.
—Eso es algo bueno, hijo. Eso significa que realmente te importa —dijo mientras entrábamos a la cueva.
—¿Qué? ¿A qué te refieres?
—Tal vez Akhela sea una bebé, pero aun así te quiere mucho. Será mejor que no la decepciones. —Yo asentí y busqué a Akhela, la encontré dormida al lado de Tuiz. Sonreí y después me recosté para después dormirme rápidamente, pues el día siguiente sería pesado para mí.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Destino Difícil

Mensaje por KIRAN27 el Lun Ene 05, 2015 10:58 am

buen capitulo hermano kopa1556 espero que sigas pronto y que murk no se enfade por una decision de su padre y espero que t sea un gran lider saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9440
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

T: A difficult life

Mensaje por Kopa1556 el Dom Feb 08, 2015 12:22 pm

Capítulo 5: Murk. Acción, reacción
“Odio esa decisión. ¿Por qué tuvo que escogerlo a él? Ni siquiera es responsable”. Pensé, completamente molesto.
—¿Cómo les fue? —Escuché decir a mi madre cariñosamente, pero no le hice caso y me dirigí a la parte más recóndita de la cueva. No quería hablar con nadie, y en ese momento llegó Yinja. Traté de evitar mirarla.
—¿Te ocurre algo, Murk? —preguntó algo confundida. 
—Déjame solo, Yinja. —Evité entablar una conversación con ella, en mi cabeza aún permanecía todo lo que había dicho mi padre—. No quiero hablar con nadie.
—Murk, sabes que puedes contar conmigo para lo que sea. Dime, ¿qué te ocurre? —dijo mientras sonreía, a lo que respondí con una sonrisa. Le conté todo lo que había ocurrido y la pelea que tuve con mi padre hace poco—. Vaya, eso debió ser muy duro para ti.
—No tienes idea— dije mientras la observaba fijamente, ella también me observaba y en ese momento nos sonrojamos.
—Será… será mejor que me vaya. Estoy algo cansada.- dijo mientras se alejaba.
—De… de acuerdo. Buenas noches, Yinja.
—Buenas noches, Murk. —Me respondió. Me dormí en ese instante pensando en lo que había ocurrido, y me di cuenta de que ya nada iba a ser como antes. 
Al día siguiente, me dirigí al gran lago, donde estaba a quien menos quería ver: T.
—Murk —dijo al verme ahí—. ¿Estás bien con la decisión de papá?
—Sí, lo estoy —dije, evitando el contacto visual con él—. Creo que papá te está esperando.
—¿Por qué no vienes también? Estoy seguro que papá lo permitirá. —“¿Qué rayos trata de hacer? ¿Por qué no me deja tranquilo?”
—No. Es tu entrenamiento, no el mío. No te preocupes por mí. Estaré bien —dije alejándome de todo, para después llegar a una zona sombría. No me había dado cuenta de eso hasta que varios leones empezaron a rodearme.
—Pero qué tenemos aquí —Dijo uno—. El hijo menor de Roho.
—Creo que a Sheik le encantará este obsequio— dijo otro acercándose más—. Llevémoslo con él. —Al terminar de hablar me acorralaron y me atraparon. Sabía que este iba a ser mi fin, pero qué me importaba ahora, ya nada me quedaba en la vida, pero al recordar lo que había ocurrido la noche anterior me daba cuenta de que tenía a alguien por quien vivir, así que empecé a moverme para tratar de soltarme pero no funcionó. Cuando llegaron a una cueva me soltaron y empezaron a rugir, yo tenía miedo en ese momento.
—¡Ya dejen de hacer ruido! —Se escuchó una voz fuerte dentro de la cueva, los leones dejaron de rugir y sólo se acomodaron en filas, cada vez tenía más miedo—. ¡¿Qué es lo que quieren?! --preguntó molesto un león que salía de la cueva, era Sheik.
—Señor, encontramos a este cachorro cerca del lugar —dijo el mismo león que me había capturado.
—¿Y eso por qué habría de importarme? —preguntó Sheik regresando a la cueva. Esa era la primera vez que lo veía. Un león oscuro, de pelaje marrón, melena negra y sus ojos eran rojos, con varias cicatrices en el cuerpo.
—¡Es uno de los hijos de Roho! —Sheik se detuvo al escuchar esa oración.
—Así que uno de los hijos de Roho. ¿Eh? —dijo maliciosamente. Sheik y mi padre jamás se han llevado bien, eran enemigos desde hace mucho (al menos eso decía mi padre). Él iba a usarme para que mi padre entregara a la manada, o podría hacer algo peor. Luego miró a los leones que se encontraban ahí—. ¿Tienen algo que hacer aquí? Váyanse. —Después de lo que ocurrió, Sheik me llevó dentro de la cueva y después me soltó.
—¿Qué… qué vas a hacerme? —dije lleno de miedo.
—Eres uno de los hijos de Roho —dijo Sheik algo molesto—. Puedes servirme de algo.
—E… entiendo —dije mirando al suelo.
—No pienses en escapar. Todos aquí están atentos a cualquier movimiento que tú hagas —concluyó saliendo de la cueva, después de eso dos leonas aparecieron en la entrada. Caí al suelo deprimido.
—Soy un tonto, ¿por qué no acepté ir con T a ese entrenamiento? —dije molesto golpeando el suelo—. El tonto de T tiene la culpa de que yo esté aquí. Como lo odio. Y más aún a mi padre, por esa patética decisión.
—Vaya, que cachorro tan agresivo —Escuché en la entrada de la cueva, al levantar la mirada vi a otro león, parecía algo mayor que Sheik. Su pelaje era de un color marrón algo rojizo, melena de color café y ojos verdes. Y justo en ese momento recordé que era uno de los dos leones que T y yo habíamos visto hace un par de días—. ¿Qué te ocurre? Parece que viste un fantasma.
—¿Qui… quién eres? —Pregunté con temor.
—Mi nombre es Mabezo, soy la mano derecha de Sheik.
—Mano… ¿derecha? —pregunté confundido—. ¿Por qué ayudas a un león como él?
—Porque él me ayudó antes. Estoy en deuda con él. —Lo miré confundido, y luego volví a mirar al suelo—. Pareces deprimido por algo.
—No es nada. Cosas de mi manada. —Evité mirarlo a la cara sin importar lo que podía hacerme. En ese momento lo único en lo que podía pensar era en T.
—Oh, ya veo. Entonces los rumores eran ciertos. —Levanté la mirada confundido y asombrado—. Tu hermano fue elegido como el próximo líder. ¿Me equivoco?
—No. Es cierto —dije serio mirando otra vez al suelo—. ¿Por qué lo eligió a él? Yo soy el más capacitado para ser el líder.
—¿Estás molesto con tu padre o con su decisión?
—¡A los tres! —grité demasiado molesto—. Todo es culpa de T, él fue quien empezó todo esto.
—¿Odias… a tu hermano? —preguntó ese tal Mabezo sorprendido y después sonrió—. ¿Sabes? Eres parecido a Sheik. Tal vez podríamos hacer algo con ese odio que tienes.
—¿Qué? ¿De qué rayos estás hablando? —Pregunté confundido y molesto.
—Podrías quedarte aquí con nosotros. Tendrías todo lo que quieras —dijo sonriendo. La verdad esa oferta sonaba algo tentadora.
—Te escucho —dije al final. Luego de unos minutos, llegó Sheik y Mabezo se acercó a él.
—Señor, tengo algo que decirle. —Sheik lo miró intrigado y luego volvió a su seriedad habitual—. Este cachorro puede sernos de verdadera utilidad.
—Eso ya lo sé, Mabezo. —Sheik lo miró un poco molesto—. Podemos hacer que Roho nos entregue su manada por su hijo.
—Señor, es algo más que eso —dijo Mabezo serio—. Traición. —Sheik lo miró asombrado, yo esperaba que esto funcionara—. Imagine, Roho jamás esperaría que su hijo lo traicionara. De esa manera, podemos hacer que caiga.
—Me agrada esa idea. —Sheik sonrió, pero logró notar que Mabezo seguía serio—. ¿Hay algo más?
—Señor, para eso usted tiene que entrenarlo. Nosotros no podemos, tenemos que vigilar el territorio. Así que si podría…
—Espera, espera… ¿Quieres decir que ese cachorro debe ser mi hijo? —Sheik empezó a reír sin control, me acerqué serio y molesto a él. Era hora de la verdad.
—Señor Sheik, debe creerme. —Sheik dejó de reír al escucharme—. Odio a mi padre y no quiero volver con ellos. Me traicionaron y quiero vengarme de ellos, sólo si usted me lo permite. —Al final hice una reverencia.
—Ya veo —dijo serio, apenas viéndome a la cara—. Odias a tu padre y a tu hermano, y eres respetuoso conmigo. Tal vez pueda darte una oportunidad. —Miró a Mabezo por un momento y al final habló—. De acuerdo, desde este momento serás mi sucesor. Tu entrenamiento empezará mañana.
—De acuerdo, majestad. —Le respondí volviendo a hacer una reverencia.
—Dime ‘padre’. —Me respondió y se fue a la parte más oscura de la cueva. Miré a Mabezo y le sonreí, me acerqué a la entrada de la cueva y me recosté, mientras veía a Mabezo salir. Ahora todo cambiaría desde ese momento.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Destino Difícil

Mensaje por KIRAN27 el Lun Feb 09, 2015 9:15 am

buen capitulo hermano kopa1556 valla murk quiere el camino de la oscuridad me parece que se equivoca ojala recapacite espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9440
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

T: A difficult life

Mensaje por Kopa1556 el Sáb Abr 25, 2015 11:15 am

Capítulo 6: Rompiendo la serenidad
Varios días después…
—¿Estás listo, T?
—Estoy listo.
—En ese caso. ¡Ahora!

Mi entrenamiento se intensificó desde hace unos días, días en los que Murk se comportaba extrañamente, además de desaparecer durante días entero. Aunque ya me estaba acostumbrando al entrenamiento, todavía seguía preocupado por Murk.
—Bien hecho, hijo. —Había logrado cazar una pequeña liebre en unos minutos. Según mi padre, cazar era algo que cada león obligatoriamente debía aprender—. Lograste tu primera cacería. Ahora es momento de que te enseñe cómo combatir.
—Sí —dije, sin apartar la mirada del suelo.
—¿Acaso te ocurre algo, hijo?
—Es Murk, me sigue preocupando. Sé que aún sigue molesto por lo de aquella vez. —Mi padre comprendió mis palabras, ahora era él quien miraba al suelo.
—Escucha, T. Tal vez pienses que lo que hice probablemente no sea lo correcto, pero... Olvídalo. Continuemos.
Justo en ese momento apareció mi madre con Akhela.
—Hola —dijo mientras se acercaba.
—Mamá, ¿Ocurre algo? —pregunté un poco confundido.
—Sólo vine a mostrarles algo emocionante. —dijo, dejando a Akhela en el suelo, y ella trató de levantarse. Al principio cayó, pero después empezó a caminar, directamente hacia mí.
—No puedo creerlo, sus primeros pasos —Mi padre ahora se encontraba completamente feliz, pues ver a Akhela hacer eso era muy tierno—. ¿Qué opinas, T?
—No lo sé —Me sentí feliz al verla, una emoción que pocas veces podía sentir. Finalmente volvió a caer, esta vez sobre mis patas. Minutos después, mi madre y Akhela nos acompañaron para ver mi progreso en el entrenamiento.

El entrenamiento había concluido, y el sol ya parecía ocultarse.
—Recuerda, T —dijo mi madre una vez terminado la práctica—. Debes estar siempre alerta para todo lo que ocurra. Un solo error y todo se podría llegar a perder.
—Sí.
—Te diré algo que aprendí hace mucho tiempo —dijo mi padre—. El león con fuerza es el que siempre tiene a una manada fuerte, pero el león inteligente tiene una manada fuerte y audaz, una manada que nadie podrá vencer. Debes recordarlo.
—De acuerdo. —Al mirar al cielo, logré notar unas nubes oscuras cerca de la cueva. Una tormenta estaba empezando.
—Será mejor volver —dijo mi padre mirando el ahora oscuro cielo—. Pronto lloverá.
Empezamos a caminar devuelta con la manada, pero antes de llegar, Tuiz y Bravesoul se acercaban a toda prisa.
—¿Qué ocurre? —preguntó mi padre confundido. Al acercarse más, pude notar que Bravesoul había sido herido.
—La manada de Sheik atacó, Murk está con ellos —dijo Bravesoul agitado.
—¿Murk? —pregunté asombrado—. ¿Quieres decir que él está aquí?
—Y nos ha traicionado. —Mi padre ahora estaba completamente furioso—. Bravesoul, aléjate lo más que puedas con los cachorros. —Bravesoul tomó a Akhela y luego se empezó a alejar con Tuiz, mientras yo seguía en el mismo punto, mirando al suelo impresionado, intentando comprender mejor la situación—. T, vete—. Levanté la cabeza y lo miré a los ojos, parecía ser otro.
—No, te ayudaré —dije molesto, pero mi padre sólo se enojó más—. Puedo hacer que Murk…
—¡Soy tu padre, no me cuestiones! —gritó molesto—. ¡Obedéceme y vete!
—¡No, no lo haré! —Mis padres se sorprendieron por mi respuesta, incluso yo lo hice—. Sé que puedo ayudar, pero no voy a pelear, sólo intentaré buscar a mi hermano. —Mis padres sonrieron y empezaron a alejarse. Antes de que yo diera un paso, sentí a alguien detrás mío.
—¿Así que quieres hacerte el héroe?
—No, sólo quiero hablar contigo —le dije, aún sin darme la vuelta—. ¿No crees que tomaste la decisión equivocada?
— Si no tengo lo que quiero, entonces nadie lo tendrá —Sólo fue en ese momento que giré, ahora podía ver a los ojos a Murk. Sus ojos… ahora de color rojo mostraban ira y odio, era otro Murk. Yo sólo esbocé una sonrisa.
—Parece que te volviste un gran rival. —Murk me miró confundido, pero después empezó a sonreír de una manera algo temible. Sólo cuando me di cuenta, él ya había saltado sobre mí—. ¿Pero qué?
—¿Qué te ocurre? ¿Acaso no estuviste entrenando? —dijo Murk golpeándome en la cara.
—Es demasiado fuerte. ¿Pero cómo? —dije molesto y después me lancé contra él, lográndole atinar un golpe a su pata derecha. Después lo lancé a una roca cercana. Él sólo se levantó riendo.
—Así que no eres tan débil después de todo. —Sólo lo miré molesto y después reanudamos la batalla. Sólo nos dábamos zarpazos y mordidas a diestra y siniestra. Ambos terminamos cansados después de unos minutos, pero Murk sabía disimularlo—. ¿Qué te ocurre? Te ves cansado.
—Aún no he terminado —dije moviendo mi pata izquierda, pero terminé cayendo, él me había logrado hacer una cicatriz profunda—. Rayos, no puedo ni siquiera moverme —susurré molesto.
—¿Acaso te ocurre algo? —dijo Murk riendo—. Fuiste un tonto al desafiarme. —Murk se acercaba más, pero yo no podía pelear. Sonreí de nuevo, ahora más decidido y, evitando sentir el dolor, volví a atacarlo—. ¿No crees que ya llegaste a tu límite? —dijo Murk evitando mis ataques.
—Seguiré luchando hasta el final, no creas que me rendiré tan fácil —dije molesto. Murk empezó a atacarme, pero yo no podía esquivarlo. Estaba recibiendo todos sus ataques, y en cuestión de segundos me tenía contra el suelo.
—Creo que terminaré con tu patética existencia de una vez por todas. —Murk levantó su pata, yo sólo miré a Murk, estaba muy lastimado.
—¡T! —Un grito sonó cerca, identifiqué la voz y vi a Bravesoul acercarse sólo.
—Bravesoul —dije sorprendido. Murk rio macabramente.
—No puedo creer que él esté aquí. Lástima que no durará mucho tiempo vivo. —Murk tronó los dedos y dos leones salieron de los arbustos—. Ya saben qué hacer. —Yo sólo miré cómo esos dos leones empezaron a atacar a Bravesoul, evité la mirada pero Murk me obligó a verlo—. ¿Acaso no quieres ver cómo asesinan a tu niñero? —dijo Murk riendo.
—¡No, déjenlo! —grité mientras las lágrimas empezaban a brotar—. Murk, diles que se detengan. ¡Hazlo!
—Lo lamento, pero una vez que empiezan, ya no puedes detenerlos. —Seguí mirando cómo atacaban a Bravesoul. Sólo duro unos minutos esa injusta pelea, pero esos minutos a mí me parecieron eternos—. Bien hecho, pueden retirarse. Yo me encargaré de él. —Ambos leones se fueron, y sólo quedábamos de nuevo Murk y yo. Lo miré molesto, pero él solo mostraba una sonrisa.
—Eres… un maldito —dije molesto, pero me quedaba poco a poco sin energías.
—Oh, muchas gracias. Ahora es tu turno. —Murk levantó su pata de nuevo, ahora nadie lo iba a detener. Lo único que pude hacer es cerrar los ojos, esperando el golpe final de Murk, pero al final no lo hizo. Abrí los ojos y vi a Murk sentado ahí, mirando al horizonte. Cuando traté de levantarme, él se molestó y después se alejó de ahí. Eso me confundió, pero no le di importancia. Caminé con dificultad hacia un fallecido Bravesoul.
—Lamento todo lo que tuviste que sufrir por mi culpa —dije mirando por última vez su rostro—. Para enmendar todo lo que te hice, cuidaré a Tuiz. Te lo prometo. —Empecé, con esfuerzo, a alejarme de ese lugar. Busqué por todos lados a Tuiz y Akhela, pero no los encontraba—. No, por favor. Ellos no. —Supliqué y enseguida escuché un potente rugido. —¡Tuiz! ¡Akhela! —grité mientras empezaba a correr—. ¡Tuiz! ¡Akhela! ¡¿Dónde están?! —Después de un momento buscando, Tuiz corría hacia mí con Akhela en su lomo—. ¡Chicos! Me alegra saber que están bien.
—¡T! —dijo Tuiz sorprendido—. ¿Qué… qué te ocurrió? ¿Dónde está mi hermano? —dijo Tuiz preocupado. Mi sonrisa había desaparecido, y Tuiz pareció entenderlo, puesto que empezó a llorar—. No te preocupes por eso, ahora debemos buscar a mis padres.
—Ellos... también lo están —dijo Tuiz con dificultad. Miré hacia el suelo, serio—. Llévame donde ellos se encuentran, por favor. —Tuiz empezó a caminar hacia la cueva, yo lo intentaba seguir, pero volví a caer al suelo—. ¡T!
—Estoy bien, continuemos —dije, fingiendo una sonrisa. Tuiz asintió y seguimos caminando. Cuando llegamos, me acerqué a mi padre. Él había muerto con una sonrisa en su rostro, debió saber que yo aún seguía vivo. Tomé su collar y lo coloqué alrededor de mi cuello.
Me alejé de ahí, miré por última vez el rostro de mi madre, pero no me acerqué, no podía derrumbarme en ese momento. Tomé a Akhela (quien por suerte estaba dormida) y la coloqué en mi lomo.
—Vámonos —dije, sin mirar a Tuiz.
—¿A dónde?
—Donde podamos seguir viviendo. —Empecé a caminar, pero después de dar varios pasos sentí que él no me seguía—. ¿Qué ocurre?
—No quiero irme de aquí. —Tuiz empezó a llorar desconsoladamente. Pensé en calmarlo, pero seguí dejando que llore, él lo necesitaba. Después, lo agarré de su espalda y empecé a caminar—. Déjame, yo puedo solo. —Tuiz logró soltarse y continuamos caminando, ahora éramos sólo nosotros tres.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Destino Difícil

Mensaje por KIRAN27 el Sáb Abr 25, 2015 12:07 pm

buen capitulo hermano kopa1556 espero que sigas pronto y pobre t perdio a sus padres a su hermano pequeño que paso a la oscuridad y solo tiene a su hermanita pequeña y a tuiz espero que sigas pronto saludos y rugidos y un fuerte abrazo hermano
avatar
KIRAN27
León legendario
León legendario

Mensajes : 9440
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Volver arriba Ir abajo

T: A Difficult Life

Mensaje por Kopa1556 el Mar Jun 16, 2015 2:19 pm

Capítulo 7: Dejando el nido
Éramos nosotros tres ahora, sin manada, ni hogar, y sin un camino fijo. Solo viajando y protegiéndonos entre nosotros, sobre todo yo a ellos. Nuestro viaje nos ha enseñado muchas cosas, especialmente el permanecer juntos. Ahora éramos una familia y no iba a dejar que alguien les hiciera daño. A Tuiz lo veo como un hermano menor; aunque a veces discutamos, siempre terminamos riendo como dos grandes e inseparables amigos.

Ambos han olvidado lo que ocurrió días atrás, pero yo no. El rencor y la debilidad presentes en mí, me hacen recordar ese momento a cada instante; es por eso que cada día, sin que ellos lo noten, entreno para poder enfrentar a mi hermano una vez más, y así poder lograr que comprenda.

Akhela ha progresado mucho, ya no es necesario que la lleve sobre mi lomo, aun así lo sigo haciendo. Tuiz parece estar mucho mejor, aunque a veces recuerde la muerte de su hermano, sigue adelante -ojalá yo fuera así-. Todavía recuerdo el día que nos fuimos…


—T, ¿cuánto más hay que caminar? ¬—Preguntó él cansado mientras miraba al suelo. Se veía débil y sus lágrimas caían desde el día anterior.

―No lo sé. Probablemente tengamos que seguir así por varios meses. ―Le respondí, sin siquiera mirarlo a la cara. Solamente me fijaba en el camino, no quería hablar.

―¿Podemos regresar a casa? ―dijo, casi sin poder continuar. La pregunta me había molestado, creía que había entendido. Tal vez él aún era muy joven para comprender la situación, pero debía entender que no podíamos dar marcha atrás.

―¡¿Qué no lo entiendes?! ¡Ya no podemos regresar! Ya… no. ―Ahora era yo el devastado, era imposible pensar ahora, por lo que sólo lo miré―. Deberíamos descansar, ¿no crees? ―dije, intentando esbozar una sonrisa, lo único que él pudo hacer fue sonreír. Caminamos un momento más hasta que pudimos encontrar una cueva. Bajé a Akhela y me recosté al lado de ella, mientras veía a Tuiz algo más alejado. Solté un suspiro, me sentía culpable pero… el pasado no se puede cambiar…―. ¿Por qué no descansas con nosotros? La tormenta empezará, y sería genial que no te congelaras. ―…Aun así, los errores del pasado pueden corregirse en el presente.

Tuiz sonrió y corrió directamente hacia mí, pude por primera vez sentir algo que no había sentido antes, un calor de hermano.


Con el pasar de los días, le enseñé a Tuiz a cazar, y él se divertía. Después las prácticas se convirtieron en juegos, y finalmente Akhela se unió. Cada noche, dormíamos juntos, y por el día seguíamos nuestro camino. En nuestro viaje conocimos a otras manadas y, por supuesto, a otros cachorros; Tuiz y Akhela se divertían con ellos, y aunque continuáramos con nuestro viaje, ellos siempre los recordarían.

Mientras viajábamos, casi todos parecían reconocernos, lo más probable es que sabían quiénes éramos y lo que nos había ocurrido. Nos trataban como héroes, aunque yo no lo viera así. Algunos de esos leones eran líderes de otras manadas, manadas que mi padre conoció en su pasado, por lo que nos quedábamos por un corto tiempo, el suficiente para comes algo y descansar, y después continuábamos con nuestro viaje; ellos ni siquiera nos lo impedían.

Pero el viaje no fue tal placentero como se veía. Hubo momentos de extremo peligro, normalmente por leopardos, otras veces por leones nómadas, pero siempre lográbamos salir con vida. Aunque yo siempre terminaba cansado y con algunas heridas menores. En uno de esos ataques, lograron herir a Tuiz. Dejándolo en una cueva con Akhela, salí mientras buscaba algo para poder evitar que su herida empeorara. Aunque logré hallar plantas medicinales cerca, cuando llegué a la cueva, un extraño babuino había logrado curar a Tuiz.

Después de presentarnos, descubrimos que ese babuino se llamaba Rafiki, aunque algo extraño parecía saber todo sobre nosotros, y algo más de mí que yo no conocía. Y antes de irse, me dijo algo que me dejo confundido y anonadado.

―Ve con calma y no tengas miedo ―dijo asombrándome al instante―. El valor está en ti. Si lo descubres… te dará fuerza. Y recuerda, confía en tu corazón.

Desapareció después de eso. Tuiz se mejoró y continuamos caminando, pero ahora ya no prestaba atención, ese simio me había dejado con muchas preguntas. Sin saber a dónde nos dirigíamos, llegamos a un desierto. Caminamos sin rumbo por ese desierto por tres días, hasta que pude divisar una extraña roca cerca.

―T. Ya… no puedo… más ―dijo Tuiz cayendo rendido. Corría hacia él preocupado, pero logré tranquilizarme al saber que sólo estaba cansado. Coloqué a Tuiz en mi lomo y después tomé a Akhela.
Seguí caminando, pero la nueva carga me lo hacía más difícil, caminé por dos horas más, hasta que por fin pude ver la sabana de nuevo. Pero, justo cuando llegué, caí completamente rendido y cansado. Al fondo, divisé dos sombras, antes de caer inconsciente. Ahora era cuestión del destino.
avatar
Kopa1556
Nivel 3
Nivel 3

Mensajes : 167
Fecha de inscripción : 15/02/2012

http://kopa1556.deviantart.com

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.